Avión de caza

Avión de caza

Un moderno F-22 Raptor (izquierda) junto un P-47 Thunderbolt de la Segunda Guerra Mundial.
Historia de los cazas modernos según su país de origen y su rol.

Un avión de caza, también llamado avión de combate, o simplemente caza,[1] es una aeronave militar diseñada fundamentalmente para el combate aéreo con otras aeronaves, en oposición a los bombarderos, que están diseñados principalmente para atacar objetivos terrestres mediante el lanzamiento de bombas. Los cazas son pequeños, veloces y de gran maniobrabilidad. Muchos cazas poseen capacidades secundarias de ataque a tierra, y algunos son de doble propósito para actuar como cazabombarderos; el término «caza» a veces también es usado coloquialmente para nombrar a los aviones de ataque a tierra.

Los cazas son el principal medio con el cual las fuerzas armadas consiguen la superioridad aérea sobre sus oponentes en batalla. Por lo menos desde la Segunda Guerra Mundial, lograr y mantener la superioridad aérea viene siendo un componente clave a la hora de conseguir la victoria en la guerra, particularmente en una guerra convencional entre ejércitos regulares (no así en una guerra de guerrillas). De este modo, la adquisición, el entrenamiento y la manutención de una flota de cazas representa un parte muy sustancial de los presupuestos de defensa para las fuerzas armadas actuales.

Entre las principales misiones cumplidas por los cazas destacan la patrulla aérea de combate (CAP) y la intercepción de aeronaves enemigas. Además, cuando el enfrentamiento entre aviones de caza se produce a corta distancia, recibe el nombre de dogfight o combate cerrado.

Contenido

Cazas con motores de explosión

Triplano Fokker Dreidecker I, caza alemán de la Primera Guerra Mundial que pilotó el mítico as Manfred von Richthofen, conocido como el «Barón Rojo».

Primera Guerra Mundial

Véase también: Primera Guerra Mundial

El primer derribo aéreo de la historia ocurrió durante la Gran Guerra, el 5 de octubre de 1914, cuando los franceses Frantz y Quenaud, desde su avión de reconocimiento Voisin, derribaron un avión alemán con un fusil ametrallador de infantería.

Sin embargo, podemos considerar que la historia de los cazas comienza con el desarrollo del monoplano Fokker EI por Alemania. Este avión contaba con una novedosa característica: en vez de necesitar a un segundo tripulante que disparase la ametralladora, la tenía fija en la parte posterior, estaba asistida por el piloto y estaba sincronizada con las hélices, de tal modo que no las dañase al disparar. Este modelo y principalmente una versión mejorada (el Fokker E III) dieron a los alemanes una rápida superioridad aérea al principio de la guerra, apenas contestada por los Airco D.H.2 británicos.

No obstante, poco después harían su aparición los sobresalientes sesquiplanos Nieuport 11 bébé franceses, que con su gran maniobralidad pronto contuvieron a los Fokker monoplaza alemanes. Desde principios de 1916 hasta finales de ese mismo año, la Entente dominó los cielos del campo de batalla con aviones tales como el manejable Nieuport 17 francés y el Spad S.VII francés, mientras que nuevos desarrollos alemanes, como el Albatros D II y el menos capaz (aunque netamente superior en trepada a todos los anteriores) Halberstadt D II, comenzaron a contestar a dicho poderío.

El avión que devolvería el control del cielo a las potencias centrales sería el Albatros D III, que combinaría con gran éxito la robustez del Albatros D II con la célula sesquíplana de los Nieuport. Tuvo unos formidables competidores en los británicos Sopwith Pup y Spad S.XIII, que poco a poco devolverían a la Entente su superioridad.

Aparecerían por aquel entonces los primeros triplanos. El Sopwith Triplane volaría con la marina británica a partir de febrero de 1917. A pesar de su corta vida operativa, el Triplane impactaría tanto a los germanos que se apresuraron a desarrollar su propio triplano, el Fokker Dr I, muy famoso por ser la montura favorita del As Manfred von Richthofen, llamado "El Barón Rojo". Estos aparatos comenzaron a aparecer en los campos de batalla en octubre de 1917.

Por aquel entonces, el control aéreo ya era de la Entente. A principios de 1918, los británicos Sopwith Camel, R.A.F. S.E.5 y posteriormente el Sopwith Snipe dominaban los cielos de Francia frente a unos competentes, aunque numéricamente inferiores Pfalz DXII y Albatros D.V, y a pesar de enfrentarse al mejor caza de toda la guerra, el Fokker D.VII.

Un caza antiguo: el Boeing P26 Peashooter cuyo vuelo inaugural tuvo lugar en 1932.

Período de entreguerras (1919-1938)

Véase también: Período de entreguerras

Tras la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, las naciones triunfantes solicitaron aviones Fokker D.VII para su estudio aerodinámico. Obtuvieron grandes progresos y fue así como los perfiles de las alas comenzaron a evolucionar.

Aparecieron torneos como el trofeo Schneider para hidroaviones lo cual mantuvo el ritmo de avance de la industria por lograr mejores motores y superficies. Un ejemplo de esto fue que el Supermarine serie S, logró ganar la copa tres veces, y fue la base para el Supermarine Spitfire.

Los fuselajes se tornaron completamente metálicos y las alas eran lo suficientemente gruesas para alojar estructuras como el tren de aterrizaje, depósitos de combustible y ametralladoras.

Segunda Guerra Mundial

Supermarine Spitfire, caza británico.
Véase también: Segunda Guerra Mundial

Al comenzar la invasión de Polonia, la Luftwaffe alemana estaba perfectamente equipada con sus nuevos aparatos.

Los novedosos movimientos de la Blitzkrieg alemana necesitaban de un abundante apoyo aéreo y, por lo tanto, la superioridad sobre las zonas de combate era un objetivo primordial para la Luftwaffe. Los cazas alemanes utilizados para este propósito fueron unos 200 Messerschmitt Bf 109 y una centena de los novísimos cazas pesados Messerschmitt Bf 110, que debieron enfrentarse a unos 150 anticuados cazas polacos PZL P.11 y PZL P.7.

La guerra sorprendió a las fuerzas aéreas británicas y francesas en pleno proceso de rearme. El principal caza británico del momento era el Gloster Gladiator, un biplano. Los más modernos Supermarine Spitfire y Hawker Hurricane apenas acababan de hacer su aparición cuando comenzó la guerra.

Periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial

Cazas con motores cohete


Artículo principal: Avión cohete
El Messerschmitt Me 163 fue el avión más veloz de la Segunda Guerra Mundial y el único caza propulsado por cohete producido en masa.

El primer avión cohete fue el alemán Lippisch Ente, el cual realizó con éxito un primer vuelo en marzo de 1928.[2] El único avión cohete puro que llegó a ser producido en masa fue el Messerschmitt Me 163 en 1944, uno de los muchos proyectos alemanes destinados a desarrollar un avión cohete durante la Segunda Guerra Mundial.[3] Algunas versiones del Me 262 (los C-1a y C-2b) también fueron equipados con propulsores cohete, pero no fueron producidos en masa con esas modificaciones.[4]

La Unión Soviética experimentó con un interceptor propulsado por cohete en los años inmediatamente siguientes a la Segunda Guerra Mundial, el Mikoyan-Gurevich I-270, sin embargo sólo se llegaron a producir dos unidades.

En los años 1950, the British developed mixed-power jet designs employing both rocket and jet engines to cover the performance gap that existed in existing turbojet designs. The rocket was the main engine for delivering the speed and height required for high-speed interception of high-level bombers and the turbojet gave increased fuel economy in other parts of flight, most notably to ensure the aircraft was able to make a powered landing rather than risking an unpredictable gliding return. The Saunders-Roe SR.53 was a successful design and was planned to be developed into production when economics forced curtailment of most British aircraft programs in the late 1950s. Furthermore, rapid advancements in jet engine technology had rendered mixed-power aircraft designs like Saunders-Roe's SR.53 (and its SR.177 maritime variant) obsolete. The American XF-91 Thunderceptor (which was the first U.S. fighter to exceed Mach 1 in level flight) met a similar fate for the same reason, and no hybrid rocket-and-jet-engine fighter design has ever been placed into service. La única implementación operacional de propulsión mixta fue el despegue asistido por cohetes (RATO), un sistema raramente usado en los cazas.

Cazas con motores a reacción


El final de la Segunda Guerra Mundial trajo una revolución en los aviones y fue el turborreactor que eliminó la hélice de los aviones caza, abriendo una nueva época de estudios en cuanto a superficies de control, sistemas de puntería y armas de ataque.

Durante la década de los cincuenta se estudió la velocidad, se mejoraron los sistemas de control como los elevadores, que presentaban un problema a altas velocidades en cazas como el F-86 Sabre y comenzó el uso de sistemas de radar para la puntería. Este último detalle hizo la diferencia con los MiG-15 Fagot, que aunque maniobrables y fuertemente armados, no contaban con sistemas de puntería.

En los sesenta el caza supersónico fue prioridad, y se masifican los misiles guiados, por calor y radar. Modelos como el MiG-21 y el F-100 Super Sabre, comienzan a verse sobre los cielos.

En algún momento se pensó que los aviones de caza dejarían de utilizar el cañón y se llegaron a fabricar modelos de caza desprovistos de esta arma, portando solo misiles, pero tuvieron poco éxito y, aunque sea de forma testimonial, la mayor parte de los cazas actuales van provistos de él.

Primera generación (mediados de los 1940 - mediados de los 1950)

Artículo principal: Primera generación de cazas de reacción

La primera generación de cazas a reacción comprende los diseños iniciales de cazas a reacción subsónicos introducidos a finales de la Segunda Guerra Mundial y a principios del período de posguerra. Difieren ligeramente en apariencia de sus homólogos con motor de explosión, y muchos emplearon alas rectas. Los cañones continuaron siendo su armamento principal. The impetus for the development of turbojet-powered aircraft was to obtain a decisive advantage in maximum speed. Top speeds for fighters rose steadily throughout WWII as more powerful piston engines were developed, and had begun approaching the transonic flight regime where the efficiency of piston-driven propellers drops off considerably.

Los primeros reactores fueron desarrollados durante la Segunda Guerra Mundial y entraron en combate en los dos últimos años de la guerra. El fabricante alemán Messerschmitt desarrolló el primer caza de reacción operacional, el Me 262. Éste era considerablemente más veloz que los aviones contemporáneos propulsados por motores de pistón, y en manos de un piloto competente, era bastante difícil de derrotar por los pilotos aliados. El diseño nunca fue desplegado en un número suficiente como para parar la campaña aérea aliada, y la combinación de diversos factores como la escasez de combustible, las pérdidas de pilotos, y las dificultades técnicas con los motores mantuvieron un bajo número de salidas. Sin embargo, el Me 262 acusó la obsolescencia de los aviones de pistón. Estimulado por los informes sobre los nuevos cazas alemanes, el Gloster Meteor británico entró en producción poco después y los dos entraron en servicio prácticamente al mismo tiempo en 1944. Los Meteor normalmente fueron usados para interceptar las bombas voladoras V-1, ya que eran más rápidos que los cazas con motor de explosión disponibles. Hacia el final de la guerra ya casi se había parado de trabajar sobre cazas de pistón. Durante un breve tiempo hubo unos pocos diseños que combinaron motores de pistón y reactores, como el Ryan FR Fireball, pero a finales de los años 1940 virtualmente todos los nuevos aviones de combate eran de reacción.

Un de Havilland Sea Vampire Mk.10 despegando desde el HMS Ocean (R68) de la Royal Navy el 3 de diciembre de 1945, el primer despegue y apontaje de un caza de reacción en un portaaviones.

En 1947, se desarrolló en Argentina el [Pulqui I] (flecha en idioma mapuche), y fue el noveno avión autopropulsado a reacción en todo el mundo y primero en Latinoamérica. La responsabilidad de llevar a cabo el proyecto recae sobre el Instituto Aerotécnico de Córdoba (hoy Fábrica Militar de Aviones). Luego, en 1951 fue dado de baja para dar lugar al avión Pulqui II, que mejoró las probabilidades de llegar a altas velocidades ya que el Pulqui I sólo alcanzaba los 720 km/h.

A pesar de sus ventajas, los primeros cazas de reacción estaban lejos de ser perfectos, particularmente en los primeros años de la generación. Sus periodos de vida podía ser medido fundamentalmente en horas; los motores en sí mismo eran frágiles y voluminosos, y la potencia sólo podía ser ajustada despacio. Debido a esto, se mantuvieron muchos escuadrones de cazas propulsados por motores de pistón hasta principios y mediados de los años 1950, incluso en las fuerzas aéreas de las principales potencias (aunque los modelos mantenidos eran los mejores diseños de la Segunda Guerra Mundial). En este periodo fueron introducidas varias innovaciones, entre las que se incluyen los asientos eyectables y los estabilizadores horizontales de cola completamente móviles.

Los estadounidenses fueron unos de los primeros en comenzar a usar los cazas de reacción en la posguerra. El Lockheed P-80 Shooting Star (posteriormente llamado F-80) de alas rectas era menos elegante que el Me 262 de alas en flecha, pero tenía una velocidad de crucero (660 km/h) tan alta como la máxima en combate de muchos cazas de pistón. Los británicos diseñaron varios cazas nuevos, incluyendo el icónico de Havilland Vampire que fue vendido a las fuerzas aéreas de muchas naciones.

Irónicamente, los británicos transfirieron la tecnología del motor a reacción Rolls-Royce Nene a los soviéticos, quienes pronto la emplearon en sus avanzados cazas Mikoyan-Gurevich MiG-15, que fueron los primeros en introducir las alas en flecha en combate, una innovación antes propuestas por los investigadores alemanes que permitió volar mucho más cerca de la velocidad del sonido que los diseños con alas rectas como el F-80. Su velocidad máxima de 1.075 km/h dejó impresionados a los pilotos de caza estadounidenses que se los encontraron en la Guerra de Corea, junto con su armamento de dos cañones de 23 mm y otro de 37 mm frente a las ametralladoras de los cazas F-80. Nevertheless, in the first jet-versus-jet dogfight in history, which occurred during the Korean War on 8 November 1950, an F-80 (as the P-80 had been redesignated) intercepted two North Korean MiG-15s near the Yalu River and shot them down.

F-86 Sabre.

The Americans responded by rushing their own swept-wing F-86 squadrons to battle against the MiGs which had similar trans-sonic performance. The two aircraft had different strengths, but were similar enough that the superior technology such as a radar ranging gunsight and skills of the veteran United States Air Force pilots allowed them to prevail.

F9F Panther y AJ-2 Savage llevando a cabo prubas de reabastecimiento en vuelo en 1953.

Las marinas de guerra con portaaviones también realizaron la transición a los cazas de reacción durante este periodo, a pesar de que estos nuevos aviones necesitaban lanzamiento con catapulta para despegar desde los portaaviones. En primer caza de reacción de la Marina Real Británica fue el de Havilland Sea Vampire. La Armada de los Estados Unidos adoptó el Grumman F9F Panther como su principal caza de reacción en el periodo de la Guerra de Corea, éste fue uno de los primeros cazas de reacción en emplear un postquemador. Radar was used on specialized night fighters such as the F3D Skyknight which also downed MiGs over Korea, and later fitted to the F2H Banshee and swept wing F7U Cutlass and F3H Demon as all-weather / night fighters. Early versions of Infra-red (IR) air-to-air missiles (AAMs) such as the AIM-9 Sidewinder and radar guided missiles such as the AIM-7 Sparrow which would be developed into the 21st century were first introduced on swept wing subsonic Demon and Cutlass naval fighters.

La República Argentina desarrolló el primer avión a reactor en latinoamérica y noveno en el mundo, el I.Ae. 27 Pulqui I. Ésta aeronave realizó su primer vuelo el 9 de agosto de 1947 y fue cancelado en 1951 para dar lugar al proyecto I.Ae. 33 Pulqui II que también acabaría siendo cancelado.

Segunda generación (mediados de los 1950 - principios de los 1960)

El desarrollo de la segunda generación de cazas se llevó a a cabo por los adelantos tecnológicos, las lecciones aprendidas en las batallas aéreas de la Guerra de Corea, y un enfoque en conducir las operaciones militares hacia un entorno de guerra nuclear. Los avances tecnológicos en aerodinámica, propulsores y materiales de construcción aeroespacial (principalmente las aleaciones de aluminio) permitieron a los diseñadores experimentar con innovaciones aeronáuticas, como las alas en forma de flecha, las alas en delta, y fuselajes de acuerdo con la regla del área. El uso generalizado de motores turborreactores con postcombustión hizo posible que esos primeros aviones producidos de nueva generación rompieran la barrera del sonido, y que la capacidad de mantener velocidades supersónicas en vuelo nivelado pasara a ser una habilidad común entre los cazas de esta generación.

Los diseños de cazas de esta época también aprovecharon los avances en tecnología electrónica adoptando radares eficaces de tamaño suficientemente reducido como para ser llevados a bordo de pequeños aviones. Los radares de a bordo permitieron la detección de aeronaves enemigas más allá del alcance visual, thereby improving the handoff of targets by longer-ranged ground-based warning and tracking radars. De manera similar, con los avances en el desarrollo de misiles permitieron llegaron los misiles aire-aire para empezar a complementar al cañón como principal arma ofensiva por primera vez en la historia de los cazas. During this period, passive-homing infrared-guided (IR) missiles became commonplace, pero los primeros sensores infrarrojos de los misiles tenían poca sensibilidad y un campo de visión muy reducido (normalmente no mayor de 30°), which limited their effective use to only close-range, tail-chase engagements. Así mismo también se introdujeron los misiles guiados por radar, pero los primeros ejemplares demostraron ser poco fiables. Estos misiles semi-active radar homing could track and intercept an enemy aircraft "painted" by the launching aircraft's onboard radar. Medium- and long-range RF air-to-air missiles promised to open up a new dimension of "beyond-visual-range" (BVR) combat, and much effort was placed in further development of this technology.

Republic F-105 Thunderchief.
Interceptor MiG-21F.

The prospect of a potential third world war featuring large mechanized armies and nuclear weapon strikes led to a degree of specialization along two design approaches: interceptors (like the English Electric Lightning and Mikoyan-Gurevich MiG-21F) and fighter-bombers (such as the Republic F-105 Thunderchief and the Sukhoi Su-7). Dogfighting, per se, was de-emphasized in both cases. The interceptor was an outgrowth of the vision that guided missiles would completely replace guns and combat would take place at beyond visual ranges. As a result, interceptors were designed with a large missile payload and a powerful radar, sacrificing agility in favor of high speed, altitude ceiling and rate of climb. With a primary air defense role, emphasis was placed on the ability to intercept strategic bombers flying at high altitudes. Specialized point-defense interceptors often had limited range and little, if any, ground-attack capabilities. Fighter-bombers could swing between air superiority and ground-attack roles, and were often designed for a high-speed, low-altitude dash to deliver their ordnance. Television- and IR-guided air-to-surface missiles were introduced to augment traditional gravity bombs, and some were also equipped to deliver a nuclear bomb.

Tercera generación (principios de los 1960 - 1970)

La tercera generación presenció como continuaron madurando las innovaciones de la segunda generación, pero más marcado por el énfasis renovado en la maniobrabilidad y en las capacidades de ataque a tierra tradicionales. Durante los años 1960, la creciente experiencia en combate con misiles aire-aire demostró que el combate aéreo solía terminar en dogfights cerrados. Analog avionics began to be introduced, replacing older "steam-gauge" cockpit instrumentation. Enhancements to improve the aerodynamic performance of third-generation fighters included superficies de control como canards, slats móviles, y flaps soplados. Durante estos años se probaron numerosas tecnologías para realizar despegue y aterrizaje verticales/cortos (V/STOL), pero el método más exitoso sería el empuje vectorial aplicado al Harrier.

El aumento de la capacidad de combate aéreo se enfocó en la introducción de sistemas de radar, otra aviónica, y misiles aire-aire mejorados. Mientras los cañones continuaron como equipamiento estándar, los misiles aire-aire se convirtieron en el principal armamento de los cazas de superioridad aérea, which employed more sophisticated radars and medium-range RF AAMs to achieve greater "stand-off" ranges, however, kill probabilities proved unexpectedly low for RF missiles due to poor reliability and improved contramedidas electrónicas (ECM) para burlar los localizadores radar. Infrared-homing AAMs saw their fields of view expand to 45°, which strengthened their tactical usability. Nevertheless, the low dogfight loss-exchange ratios experienced by American fighters in the skies over Vietnam led the U.S. Navy to establish its famous "TOPGUN" fighter weapons school, which provided a graduate-level curriculum to train fleet fighter pilots in advanced Air Combat Maneuvering (ACM) and Dissimilar Air Combat Training (DACT) tactics and techniques.

This era also saw an expansion in ground-attack capabilities, principally in guided missiles, and witnessed the introduction of the first truly effective avionics for enhanced ground attack, including terrain-avoidance systems. Air-to-surface missiles (ASM) equipped with electro-optical (E-O) contrast seekers – such as the initial model of the widely used AGM-65 Maverick – became standard weapons, and laser-guided bombs (LGBs) became widespread in effort to improve precision-attack capabilities. Guidance for such precision-guided munitions (PGM) was provided by externally mounted targeting pods, que fueron introducidos a mediados de los años 1960.

It also led to the development of new automatic-fire weapons, primarily chain-guns that use an electric engine to drive the mechanism of a cannon; this allowed a single multi-barrel weapon (such as the M61 Vulcan) to be carried and provided greater rates of fire and accuracy. Powerplant reliability increased and jet engines became "smokeless" to make it harder to visually sight aircraft at long distances.

Los aviones de ataque puros (como el Grumman A-6 Intruder, el SEPECAT Jaguar y el LTV A-7 Corsair II) ofrecieron mayor alcance, sistemas para ataque nocturno más sofisticados o menor coste que los cazas supersónicos. Con ala de geometría variable, el supersónico General Dynamics F-111 introdujo el motor Pratt & Whitney TF30, el primer turbofán equipado con postquemador. The ambitious project sought to create a versatile common fighter for many roles and services. It would serve well as an all-weather bomber, but lacked the performance to defeat other fighters. The McDonnell F-4 Phantom was designed around radar and missiles as an all-weather interceptor, but emerged as a versatile strike bomber nimble enough to prevail in air combat, adopted by the U.S. Navy, Air Force and Marine Corps. Despite numerous shortcomings that would be not be fully addressed until newer fighters, the Phantom claimed 280 aerial kills, more than any other U.S. fighter over Vietnam.[5] Con un alcance y capacidad de carga similares a los bombarderos de la Segunda Guerra Mundial como el B-24 Liberator, el Phantom se convertiría en un avión polivalente de gran éxito.

Cuarta generación (1970 - mediados de los 1990)

Mikoyan MiG-29 "Fulcrum".

Fourth-generation fighters continued the trend towards multirole configurations, and were equipped with increasingly sophisticated avionics and weapon systems. Fighter designs were significantly influenced by the Energy-Maneuverability (E-M) theory developed by Colonel John Boyd and mathematician Thomas Christie, based upon Boyd's combat experience in the Korean War and as a fighter tactics instructor during the 1960s. E-M theory emphasized the value of aircraft specific energy maintenance as an advantage in fighter combat. Boyd perceived maneuverability as the primary means of getting "inside" an adversary's decision-making cycle, a process Boyd called the "OODA loop" (for "Observation-Orientation-Decision-Action"). This approach emphasized aircraft designs that were capable of performing "fast transients" – quick changes in speed, altitude, and direction – as opposed to relying chiefly on high speed alone.

F-16 Fighting Falcon.
Sujói Su-27 "Flanker".
A JF-17 on display at the IDEAS 2008 defense exhibition in Karachi, Pakistan.

E-M characteristics were first applied to the F-15 Eagle, but Boyd and his supporters believed these performance parameters called for a small, lightweight aircraft with a larger, higher-lift wing. The small size would minimize drag and increase the thrust-to-weight ratio, while the larger wing would minimize wing loading; while the reduced wing loading tends to lower top speed and can cut range, it increases payload capacity and the range reduction can be compensated for by increased fuel in the larger wing. The efforts of Boyd's "Fighter Mafia" would result in General Dynamics' (now Lockheed Martin's) F-16 Fighting Falcon.

The F-16's manoeuvrability was further enhanced by its being designed to be slightly aerodynamically unstable. This technique, called "relaxed static stability" (RSS), was made possible by introduction of the "fly-by-wire" (FBW) flight control system (FLCS), which in turn was enabled by advances in computers and system integration techniques. Analog avionics, required to enable FBW operations, became a fundamental requirement and began to be replaced by digital flight control systems in the latter half of the 1980s. Likewise, Full Authority Digital Engine Controls (FADEC) to electronically manage powerplant performance were introduced with the Pratt & Whitney F100 turbofan. The F-16's sole reliance on electronics and wires to relay flight commands, instead of the usual cables and mechanical linkage controls, earned it the sobriquet of "the electric jet". Electronic FLCS and FADEC quickly became essential components of all subsequent fighter designs.

Other innovative technologies introduced in fourth-generation fighters include pulse-Doppler fire-control radars (providing a "look-down/shoot-down" capability), head-up displays (HUD), "hands on throttle-and-stick" (HOTAS) controls, and multi-function displays (MFD), all of which have become essential equipment. Composite materials in the form of bonded aluminum honeycomb structural elements and graphite epoxy laminate skins began to be incorporated into flight control surfaces and airframe skins to reduce weight. Infrared search-and-track (IRST) sensors became widespread for air-to-ground weapons delivery, and appeared for air-to-air combat as well. "All-aspect" IR AAM became standard air superiority weapons, which permitted engagement of enemy aircraft from any angle (although the field of view remained relatively limited). The first long-range active-radar-homing RF AAM entered service with the AIM-54 Phoenix, which solely equipped the Grumman F-14 Tomcat, one of the few variable-sweep-wing fighter designs to enter production.

Another revolution came in the form of a stronger reliance on ease of maintenance, which led to standardisation of parts, reductions in the numbers of access panels and lubrication points, and overall parts reduction in more complicated equipment like the engines. Some early jet fighters required 50 man-hours of work by a ground crew for every hour the aircraft was in the air; later models substantially reduced this to allow faster turn-around times and more sorties in a day. Some modern military aircraft only require 10 man-hours of work per hour of flight time, and others are even more efficient.

Aerodynamic innovations included variable-camber wings and exploitation of the vortex lift effect to achieve higher angles of attack through the addition of leading-edge extension devices such as strakes.

Mikoyan MiG-31 "Foxhound".

Unlike interceptors of the previous eras, most fourth-generation air-superiority fighters were designed to be agile dogfighters (although the Mikoyan MiG-31 and Panavia Tornado ADV are notable exceptions). The continually rising cost of fighters, however, continued to emphasize the value of multirole fighters. The need for both types of fighters led to the "high/low mix" concept which envisioned a high-capability and high-cost core of dedicated air-superiority fighters (like the F-15 and Su-27) supplemented by a larger contingent of lower-cost multi-role fighters (such as the F-16 and MiG-29).

McDonnell Douglas F/A-18C Hornet.

Most fourth-generation cazabombarderos, como el F/A-18 Hornet y el Dassault Mirage 2000, son verdaderos aviones polivalentes, designed as such from the start. This was facilitated by multimode avionics which could switch seamlessly between air and ground modes. The earlier approaches of adding on strike capabilities or designing separate models specialized for different roles generally became passé (with the Panavia Tornado being an exception in this regard). Dedicated attack roles were generally assigned either to interdiction strike aircraft such as the Sukhoi Su-24 and Boeing F-15E Strike Eagle or to armored "tank-plinking" close air support (CAS) specialists like the Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II and Sukhoi Su-25.

Perhaps the most novel technology to be introduced for combat aircraft was "stealth", which involves the use of special "low-observable" (L-O) materials and design techniques to reduce the susceptibility of an aircraft to detection by the enemy's sensor systems, particularly radars. El primer avión furtivo en ser introducido fue el avión de ataque Lockheed F-117 Nighthawk (en 1983) and the Northrop Grumman B-2 Spirit bomber (which first flew in 1989). Although no stealthy fighters per se appeared amongst the fourth generation, some radar-absorbent coatings and other L-O treatments developed for these programs are reported to have been subsequently applied to fourth-generation fighters.

4,5ª generación (mediados de los 1990 - actualidad)

El final de la Guerra Fría en 1989 llevó a muchos gobiernos a disminuir significativamente los gastos militares como un "dividendo de la paz". Air force inventories were cut, and research and development programs intended to produce what was then anticipated to be "fifth-generation" fighters took serious hits; many programs were canceled during the first half of the 1990s, and those which survived were "stretched out". While the practice of slowing the pace of development reduces annual investment expenses, it comes at the penalty of increased overall program and unit costs over the long-term. In this instance, however, it also permitted designers to make use of the tremendous achievements being made in the fields of computers, avionics and other flight electronics, which had become possible largely due to the advances made in microchip and semiconductor technologies in the 1980s and 1990s. This opportunity enabled designers to develop fourth-generation designs – or redesigns – with significantly enhanced capabilities. Estes diseños mejorados pasaron a ser conocidos como cazas de "4,5 generación", recognizing their intermediate nature between the 4th and 5th generations, and their contribution in furthering development of individual fifth-generation technologies.

Las principales características de esta sub-generación son la aplicación de materiales aeroespaciales y aviónica digital avanzados, modest signature reduction (primarily RF "stealth"), y alta integración de sistemas y armas. Estos cazas han sido diseñados para operar en un entorno de batalla "network-centric" y principalmente son aviones polivalentes. Key weapons technologies introduced include los misiles aire-aire para "más allá del alcance visual" (BVR) AAMs; armas guiadas por sistema de posicionamiento global (GPS), radares phased-array de estado sólido; miras montadas en casco; y mejora de seguridad, jamming-resistant datalinks. El empuje vectorial to further improve transient maneuvering capabilities have also been adopted by many 4.5th generation fighters, and uprated powerplants have enabled some designs to achieve a degree of "supercruise" ability. Stealth characteristics are focused primarily on frontal-aspect radar cross section (RCS) signature-reduction techniques including radar-absorbent materials (RAM), L-O coatings and limited shaping techniques.

Lockheed Martin F-16E Block 60

"Half-generation" designs are either based on existing airframes or are based on new airframes following similar design theory as previous iterations; however, these modifications have introduced the structural use of composite materials to reduce weight, greater fuel fractions to increase range, and signature reduction treatments to achieve lower RCS compared to their predecessors. Ejemplos principales de tales aviones, que están basados en nuevos diseños estructurales haciendo uso extensivo de compuestos de fibra de carbono, son el Eurofighter Typhoon, el Dassault Rafale, el Saab 39 Gripen NG y el HAL Tejas.

Boeing F-15E Strike Eagle
Sukhoi Su-30MKI 'Flanker-H'

A parte de esos cazas de reacción, la mayoría de los aviones de la 4,5 generación son actually modified variants of existing airframes from the earlier fourth generation fighter jets. Such fighter jets are generally heavier and examples include the Boeing F/A-18E/F Super Hornet which is an evolution of the 1970s F/A-18 Hornet design, the F-15E Strike Eagle which is a ground-attack variant of the Cold War-era F-15 Eagle, the Sujói Su-30MKI which is a further development of the Su-30 fighter and the Mikoyan MiG-29M/35, an upgraded version of the 1980s MiG-29. El Su-30MKI y el MiG-35 usan empuje vectorial de dos y tres dimensiones respectivamente para aumentar la maniobravilidad. Most 4.5 generation aircraft are being retrofitted with Active Electronically Scanned Array (AESA) radars and other state-of-the art avionics such as electronic counter-measure systems and forward looking infrared.

Los primeros cazas de 4,5 generación entraron en servicio a principios de los años 1990, and most of them are still being produced and evolved. It is quite possible that they may continue in production alongside fifth-generation fighters due to the expense of developing the advanced level of stealth technology needed to achieve aircraft designs featuring very low observables (VLO), which is one of the defining features of fifth-generation fighters. Of the 4.5th generation designs, only the Super Hornet, Strike Eagle, and the Rafale have seen combat action. Some others, such as HAL Tejas, are yet to achieve full operational clearance.[6]

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos define como avión de caza de 4,5 generación aquel que "(1) dispone de capacidades avanzadas, incluyendo— (A) radar AESA; (B) enlace de datos de alta capacidad; y (C) aviónica mejorada; y (2) tienen la habilidad para desplegar armamento avanzado actual y el previsto para un futuro cercano razonable."[7]

Cabina de un caza moderno.

Quinta generación (2005 - actualidad)

Véase también

Referencias

  1. Jorge García de la Cuesta Terminología aeronáutica
  2. Darling, David. "Lippisch Ente", The Internet Encyclopedia of Science – Experimental Aircraft. Accessed 5 October 2008.
  3. "Me-163 Komet". Planes of Fame Air Museum. Accessed 5 October 2008.
  4. Munson, Kenneth. Fighters and Bombers of World War II. New York City: Peerage Books, 1983, p. 159. ISBN 0-907408-37-0.
  5. Where Have All the Phantoms Gone? Ralph Wetterhahn Air & Space Magazine, January 01, 2009
  6. IAF may not get to fly LCA before 2010
  7. CRS RL33543, Tactical Aircraft Modernization: Issues for Congress July 09, 2009

Enlaces externos

Commons

Obtenido de "Avi%C3%B3n de caza"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • avión de caza — ► locución AERONÁUTICA, MILITAR El que es pequeño, muy veloz y de gran maniobrabilidad, usado en reconocimientos y combates aéreos. SINÓNIMO caza …   Enciclopedia Universal

  • Caza polivalente — Saltar a navegación, búsqueda Dos Panavia Tornado de la Royal Air Force. El Panavia Tornado es un ejemplo de caza polivalente, y fue el primer avión con el que se comenzó a usar el término caza polivalente . Un caza polivalente o avión de combate …   Wikipedia Español

  • Caza de superioridad aérea — Saltar a navegación, búsqueda MiG 29 de la Luftwaffe disparando un misil Vympel R 27. Un caza de superioridad aérea es un tipo de avión de caza proyectado para entrar y tomar el control en el espacio aéreo enemigo. Los cazas de …   Wikipedia Español

  • Caza nocturno — Saltar a navegación, búsqueda Un Bf 110G 4 nazi caza nocturno en el Museo RAF en Londres. Un caza nocturno (también caza todo tiempo) es un Caza (avión) adaptado para el uso nocturno y para todo tiempo …   Wikipedia Español

  • Caza de escolta — Saltar a navegación, búsqueda El P 51 Mustang es uno de los cazas de escolta más conocidos de la Segunda Guerra Mundial. El caza de escolta fue un concepto de la Segunda Guerra Mundial para un avión de caza diseñado para escotar a los bombarderos …   Wikipedia Español

  • Caza pesado — Saltar a navegación, búsqueda De Havilland Mosquito. Un caza pesado es un avión de caza diseñado para cargar las armas más pesadas u operar a las distancias más largas. Para conseguir un desempeño aceptable, la mayoría de los cazas pesados fueron …   Wikipedia Español

  • Caza (desambiguación) — Saltar a navegación, búsqueda Caza puede aludir a: Caza, la actividad de capturar generalmente animales. Avión de caza, el avión de combate. Philippe Cazaumayou, un historietista francés que firma como Caza. Obtenido de Caza (desambiguaci%C3%B3n) …   Wikipedia Español

  • Caza — ► sustantivo femenino 1 CAZA Actividad u ocupación del que se dedica a cazar, por deporte o por necesidad. SINÓNIMO cacería 2 CAZA Conjunto de animales que se pueden cazar o han sido cazados: ■ en ese coto hay mucha caza. 3 COCINA Carne de un… …   Enciclopedia Universal

  • Avión — I (Del ant. gavión, de origen incierto.) ► sustantivo masculino ZOOLOGÍA Denominación genérica de varias especies de pájaros semejantes a la golondrina. II (Del fr. avion, aumentativo del lat. avis, ave.) ► sustantivo masculino 1 AERONÁUTICA… …   Enciclopedia Universal

  • caza — caza1 (De cazar). 1. f. Acción de cazar. 2. Conjunto de animales no domesticados antes y después de cazados. 3. alcance (ǁ seguimiento, persecución). 4. m. avión de caza. caza de brujas. f. Persecución debida a prejuicios sociales o políticos …   Diccionario de la lengua española


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.