Historia de la escultura


Historia de la escultura
Hermes con el niño Dioniso, (Praxíteles, Siglo IV a.C., Grecia), la figura humana ha sido un tema central y recurrente a lo largo de la historia de la escultura.

La historia de la escultura es muy variada e ilustra los cambios que sufrió esta forma de arte según lo interpretaron distintas culturas y regiones, y dependiendo del momento histórico. El arte de la escultura es una forma de expresión artística vital que cubre el mundo. Desde las civilizaciones pre-históricas y antiguas hasta la contemporánea, desde las manifestaciones utilitarias y religiosas hasta la abstracción modernista y conceptuales de la forma y el contenido, la escultura ha sido siempre un flujo continuo de creatividad y diferencias superpuestas.

La escultura ha desempeñado un rol central en la devoción religiosa en muchas culturas, y grandes esculturas han intentado expresar a lo largo de la historia ideologías o tendencias políticas, religiosas o filosóficas. Las culturas cuyas esculturas han sobrevivido en mayores cantidades incluyen las del Mediterráneo antiguo, India y China, así como muchas en América del Sur y África. El rechazo de Moisés del becerro de oro fue tal vez un acontecimiento decisivo en la historia de la escultura, ya que el aniconismo (evitar mostrar imágenes sagradas o de personas religiosamente relevantes) permaneció restringido a los actuales judíos y religiones derivadas. En los comienzos de la expansión del budismo y cristianismo, el aniconismo prevalecia en cuanto a las esculturas. Sin embargo en ambas religiones, se revirtió esta tendencia y la escultura cobró importancia, principalmente en el budismo. El cristianismo ortodoxo oriental nunca ha aceptado la escultura anicónica, y el islam ha rechazado también en forma sistemática toda escultura figurativa. Varias formas de protestantismo tampoco aprueban la escultura religiosa. Ha habido bastante iconoclasismo por motivos religiosos desde el principio del cristianismo hasta la destrucción de los Budas de Bāmiyān por parte de los talibanes. Sin embargo, la figura de Buda continua siendo un tema popular en el arte escultorico, y esculturos de todo el mundo, lo representan independientemente de su religión.


Contenido

Escultura prehistórica

La "Venus de Willendorf", de hace unos 22.000 años es un ejemplo de una escultura paleolítica tallada en roca.

El arte prehistórico se remonta al Paleolítico inferior, cuando el hombre cortaba el sílex golpeando el mismo contra otra piedra. De esta manera se conseguía el bifaz, una herramienta con punta y corte que utilizaban para defenderse y para descuartizar y aprovechar la carne de los animales, hacia el año 1800 aparece la primera representación de un bifaz, en una publicación inglesa de la mano de John Frere.[1] La mayoría de estatuillas de la edad de piedra fueron hechas de marfil o piedra blanda, sin embargo, han sido encontradas figuras de barro con forma humana y animal. Posteriormente usaron el grabado, el relieve en piedra y en huesos de animales. Aparecen representadas las primeras figuras humanas femeninas de piedra, que muestran una gran exuberancia en una exaltación a la fertilidad; hay ejemplos de entre 27.000 y 32.000 años de antigüedad.[2] Estas figuras se conocen con el nombre genérico de «Venus», y entre todas las que nos han llegado cabe destacar la Venus de Willendorf (24,000-22,000 aC) de la zona de Willendorf, la de Brassempouy y la de Lespugue.[2]

Vista frontal y lateral de la Venus de Brassempouy en marfil.

Durante la cultura Magdaleniense se utilizaron bastones y propulsores.[n. 1] Durante el Paleolítico superior, los ejemplos más abundantes son tallas u objetos grabados. Evolucionaron desde una fase más primitiva, con decoraciones esquemáticas, hasta llegar a la representación de figuras de animales que se adaptaban a la estructura del hueso.[3] En el análisis de este tipo de piezas realizado por Serguei A. Semenov se apreciaron incisiones realizadas con cuchillos de sílex y con alguna especie de buril que permitía hacer muescas, realizar determinados detalles y eliminar el material sobrante.[4]

La arcilla también fue un material utilizado ya en la prehistoria. Se cree que el descubrimiento del proceso de cocción y endurecimiento del barro fue casual, probablemente durante el uso de algún utensilio de barro en contacto con el fuego. Las primeras piezas escultóricas que se conocen proceden de Egipto, China, India y Oriente Medio, lugares donde hacia el 4000 aC ya existían hornos para fabricar objetos de barro.[5]

El Centauro de Royos, pieza fundida a la cera perdida en talleres peloponésicos del siglo VI a. C.

Más o menos por estas fechas se descubrió la fundición de los metales. Uno de los avances más importantes en la historia de la escultura fue el poder trabajar el metal -primero el bronce y después el hierro-, que sirvió para fabricar herramientas más eficientes y, además, obtener un nuevo material para realizar obras escultóricas. Las herramientas de metal permitieron mejorar la precisión y reducir el tiempo en el proceso de elaboración de las tallas, tanto de madera como de piedra. El trabajo realizado primero en arcilla y luego mediante vaciado en bronce ya se conocía en las antiguas civilizaciones griegas y romanas, y es el sistema que actualmente, en el siglo XXI, todavía se utiliza.[6] (Para más detalles véase el Fundición a la cera perdida).

A partir del siglo V aC, en el último período de la Edad del Hierro, los celtas desarrollaron la cultura de La Tène, propagándose por toda Europa; la misma representó una evolución del arte conseguido durante la cultura de Hallstatt. En la decoración de todos sus objetos, espadas, escudos, broches y diademas, representaron motivos de animales, plantas y figuras humanas. A partir del siglo III aC acuñan las primeras monedas siguiendo los modelos helénicos, así como obras figurativas como el "Dios de Bouray", realizado en en chapa de cobre repujada.[7]

Escultura de la Mesopotamia

Escultura en roca de Gilgamesh, rey de Uruk hace 4600 años. Palacio de Sargon II (Museo del Louvre).

En la Mesopotamia se desarrolló la civilización Sumeria. Para sus esculturas recurrieron a un espectro amplio de materiales que incluyen el basalto, la diorita o el alabastro. Utilizaron el cobre, el oro, la plata, las conchas, el lapislázuli y una gran variedad de piedras preciosas para las esculturas de mayor calidad y para las incrustaciones. La arcilla fue utilizada para modelar jarrones y la terracota para esculturas de pequeñas dimensiones. La piedra era generalmente rara en la escultura y debía importarse de otros lugares.

Las esculturas de los sumerios o del Imperio Acadio tenían generalmente ojos grandes, con la mirada fija, y grandes barbas en el caso de los hombres. Esculturas votivas de piedra de este tipo datadas en el 3100 a.C. incluyen la Dama de Uruk. Otras piezas del 2700 a.C. fueron descubiertas en Tell Asmar. Mientras que una serie de obras maestras han sido halladas en el Cementerio real de Ur. Entre ellas se encuentra un arpa de madera con oro y mosaico incrustado y una cabeza de un toro dorado con barba negra.

Escultura del Antiguo Egipto

Artículo principal: Escultura del Antiguo Egipto

Escultura de la Roma Antigua

Artículo principal: Escultura de la Antigua Roma

Escultura en el Renacimiento

Escultura del Renacimiento.

El Renacimiento se distingue por un interés renovado, en el siglo XV entre la elite mercantil y gobernante del norte de Italia, por la literatura, arte clásico y secular principalmente de Grecia y Egipto. Comienza así un proceso de secularización, en el que la libertad de expresión va en aumento, con el consiguiente impacto en las artes. Hay similitud de las esculturas de destacados escultores italianos tales como Miguel Ángel, Donatello o Verrocchio con las de la antigua Grecia, mientras que al norte de los Alpes se destaca la obra de Tilman Riemenschneider. Esta influencia e inspiración queda en evidencia por el uso de desnudos, bustos, erotismo y las poses utilizadas. Donatello es generalmente mencionado como el primer maestro del Renacimiento - destacándose por la gran complejidad que poseen sus relieves donde utiliza una perspectiva profunda y el virtuosismo en todo el trabajo que realiza. El Renacimiento termina a comienzos del siglo XVII, cuando la escultura y el arte en general son nuevamente, puestos al servicio de la difusión de la iglesia católica. Sin embargo, este período no dura mucho. La Ilustración sienta las bases para comenzar el proceso de secularización durante los siglos XVII, XVIII, XIX.


Las esculturas más famosas se llevaron a ciudades importantes. La más reconocida es, tal vez, Florencia, al norte de Italia. Además fue allí donde comenzó todo el movimiento del Renacimiento. Ahora es conocida como la cuna del arte y conocimientos renacentistas.

Algunas artes se desarrollan bastante en esta época, por ejemplo la arquitectura. Pasó por varias fases y transiciones, como la gótica, barroca, románica, neoclásica. Otras se desarrollaron más que otras, como la música y llegaron a ser un indicador de estatus social.

Escultura en Latinoamérica

Estela, producto de la cultura Maya.

Pueblos originarios

En Latinoamérica se desarrollaron tres grandes culturas en dos zonas. En América central (península de Yucatán) y en Perú. Hubo otras culturas menores en el resto de Latinoamérica, pero sin alcanzar la dimensión y desarrollo de las que florecieron en Yucatán y Perú.

En América central estuvieron los Mayas y los Aztecas. En Perú, los Incas. En ambas regiones, las primeras esculturas fueron realizadas en piedra, y más tarde utilizando terracota y metales. Con su progreso en tecnología, exploraron nuevos y diversos materiales. Los Incas lo hicieron, dada su abundancia en la zona, con oro, igual que otras pequeñas culturas, como la Muisca. Los Mayas y Aztecas son conocidos por sus estatuas y esculturas en relieve (bajo y alto) y estelas.

Modernidad

El rapto de Europa, Fernando Botero, Medellín.

Entre los escultores contemporaneos se destacan la obra del colombiano Fernando Botero, la argentina Lola Mora.

Escultura africana

Máscara en bronce del siglo XII de la cultura yoruba.

La escultura africana ha sido esencialmente de carácter religioso, del tipo animismo y por tanto su veneración ha sido la creencia en espíritus de la naturaleza y veneración a sus muertos, la muerte no supone su fin sino que vive en el reino de los espíritus. Esta creencia en la presencia de los espíritus hace que se realicen rituales, donde las obras de arte hacen de médium. Estas obras en general son máscaras, esculturas exentas antropomórficas u otros objetos de culto. Los objetos de madera se realizaban a partir de un tronco o rama de árbol con la técnica de la talla directa, es decir, de una pieza cilíndrica que con herramientas primitivas iban rebajando y cortante. También han utilizado la arcilla en Nigeria la cultura nok, cerca de 500 aC, la piedra o el marfil. Por casi todo el continente se hacen máscaras, los «baga» que ocupan la parte de Guinea usan una máscara con cabeza de cocodrilo y largos cuernos rayadas. Hay máscaras recubiertas de una costra formada por sangre seca, tierra y zumo de semillas trituradas, máscaras con una gran nariz que se alarga hasta formar un pico; hay con adornos de petxinetes y cristales. En Ife y Benín, los yoruba trabajaron la terracota y el bronce para sus reyes desde el siglo XIII, en placas con relieves o en fines de tamaño natural. En Costa de Marfil los baulé además de esculturas exentas y máscaras, cortaban los dinteles de las puertas de sus casas con motivos geométricos.[8]

Escultura de la India

La historia de la escultura india se inició hacia el 2500 aC en una zona a lo largo de 1500 kilómetros sobre las cuencas de los ríos Ravi y Sutlej, donde estaba establecida la cultura del valle del Indo. Sus principales poblaciones fueron Harappa y Mohenjo-Daro, donde en excavaciones arqueológicas del siglo XIX, se encontraron gran variedad de esculturas en terracota representando figuras humanas con símbolos relacionados con la fertilidad, así como una pequeña bailarina en bronce y un Busto de un rey-sacerdote en esteatita.[9]

Hacia el 1500 aC la cultura del Indo se extinguió y durante un largo tiempo se entró en un período sin manifestaciones artísticas conocidas, hasta el siglo III aC, cuando se forma el imperio Maurya y se construyeron grandes columnas, algunas todavía in situ, de manera escultórica remataban en un capitel que sostenía una escultura de algún tema animal, la más famosa es el Capitel de los leones en Sarnath. De esta misma época hay esculturas con representaciones de divinidades masculinas y femeninas, entre las que destaca la Yaksi del museo de Patna, que presenta una gran exuberancia de los pechos, amplias caderas y estrecha cintura, unos rasgos que se repiten en la demostración del ideal de la belleza femenina en la cultura india.[10]

Durante el imperio Kushan hubo un gran desarrollo cultural y se sumaron las tradiciones del budismo y el hinduismo en la región de Gandhara, el arte de la que se denomina «grecobúdico» por la influencia de la Grecia clásica a las imágenes de Buda realizadas en este período.[11] El imperio Gupta se convirtió en un «arte clásico» donde se consiguieron líneas puras y formas de armonioso equilibrio, se representaron las divinidades Brahma, Vishnú y Shiva. En la escultura del sur de la India, se encuentran en Mahabalipuram, templos excavados en la roca decorados con relieves magníficos, entre ellos el Descenso del Ganges de la época de la dinastía de los Pal·lava. Desde el siglo VIII el erotismo es tema principal de las escenas de muchos templos, donde se representa ilustraciones del Kama Sutra. A pesar de la conquista musulmana, en la parte sur del país continuó la tradición de su escultura que se fue transformando poco a poco en una fase clara de barroquismo vigente hasta el siglo XVIII.[12]


Escultura en China

Un guerrero en terracota de la dinastia Qin.

Durante la dinastía Tang (618-907) los chinos fabricaron gran cantidad de terracotas realizadas a presión por medio de moldes. En China hacia el 200 aC se moldearon siete mil guerreros en tamaño natural de la dinastía Qin, que aunque las caras son todas diferentes, y por tanto modeladas a mano, para los cuerpos parece que se utilizó un molde; este verdadero ejército permaneció enterrado hasta ser descubierto a fines del siglo XX.[13] Cuando el budismo se introdujo en China, surgio la necesidad de realizar representaciones escultóricas. La más antigua que se conoce es una de bronce dorado fechada en el año 338 y se cree que fue una réplica de una de Gandhara. Se fueron construyendo santuarios con estatuas colosales de Buda en las grutas de Yungang en la ciudad de Datong.

En la última etapa de la dinastía Tang las obras de figuritas de cerámica con variados temas, hacen tener una nueva visión a la escultura distinta y distante de la budista. A partir de aquí la escultura entra en una clara decadencia, aunque a la dinastía Ming, en sus obras arquitectónicas se instalan imágenes de grandes dimensiones como «guardianes» de las puertas de los grandes palacios o complejos funerarios, aunque siguen siendo las pequeñas esculturas de jade o cerámica donde pueden encontrarse las mejores representaciones. En el siglo XX y por transformaciones ideológicas de sus dirigentes, la escultura monumental se volvió a realizar con marcado estilo realista para exaltar las hazañas de la Revolución China.[14]

Escultura de Oceanía

El arte de los nativos australianos está restringido a sus tradiciones y los materiales que disponen, como la madera, corteza de árbol y punta de sílex, los escudos los decoran con líneas geométricas, realizan las «churingas» constituidas por piedras planas de carácter totémico donde graban motivos con relación a sus antepasados.

La creación de obras por parte de los melanesios tiene una gran variedad de estilos y formas. Nueva Guinea se destaca por los diseños de sus objetos, hay algunos de carácter sagrado que sólo pueden ser vistos por los «iniciados», existen unas casas para uso exclusivo de los hombres donde todos los troncos que forman los pilares que sostienen el techo están cortados representando seres totémicos, en estas casas se guardan las tallas que representan sus antepasados, máscaras, asientos completamente grabados con decoraciones de figuras humanas o animales.[15]

En las Nuevas Hébridas la escultura está relacionada con las ceremonias religiosas, las estatuas representan figuras de sus muertos y las máscaras son utilizadas para ceremonias funerarias. En Nueva Irlanda existe una gran abundancia de objetos, también de madera tallada donde se insertan conchas, cortezas de otros árboles y piedras, que están relacionados con actos rituales. En las islas Salomón, aunque realizan máscaras, lo más destacado son las figuras humanas o de animales. En las islas Marquesas, se llegó a un gran virtuosismo en la construcción de canoas donde la proa y la popa estaban adornadas con profusión de tallas, en estas islas antiguamente se cortaban imágenes con piedra volcánica en las islas Cook las imágenes veneradas mostraban unos rostros con grandes ojos y boca y el resto del cuerpo con una proporción muy pequeña.[16]

Los maoríes de Nueva Zelanda, construyeron casas con un gran frontón completamente decorado con figuras antropomorfas de expresión amenazadora, así como colgantes de nefrita cortada (hei tiki). En la isla de Pascua se encuentran las moai, enormes figuras antropomorfas de 4 a 5 metros de altura, realizadas en toba volcánica procedente del volcán Rano Raraku, donde se encuentran algunas figuras en diferentes etapas de construcción, por lo que se cree que se trabajaban in situ, y desde allí se supone que eran arrastradas utilizando cuerdas siendo distribuidas a los diversos puntos de la isla.[17]

Véase también

Bibliografía

  • Bailey, Douglass. (2005). Prehistoric Figurines: Representation and Corporeality in the Neolithic. Routledge Publishers. ISBN 0-415-33152-8
  • Ernest Henry Short. (2009). "A History of Sculpture", BiblioBazaar, LLC, ISBN 1-113-76480-5, 9781113764805
  • Alcolea i Gil, Santiago. Historia Universal del Arte:España y Portugal Volum VI (en castellà). Barcelona, Editorial Planeta, 1988. ISBN 84-320-8906-0.
  • Barral, Xavier; Duby, Georges; Guillot de Suduiraut, Sophie. Sculpture. The Great Art of the Middle Ages fron th Fifth Centurey to the Fiteenth Century (en anglès). Còlonia: Taschen, 1996. ISBN 3-8228-8556-8.
  • Barral i Altet, Xavier. Historia Universal del Arte. Volum II (en castellà). Barcelona: Planeta, 1987. ISBN 84-320-8902-8.
  • Bornay, Erika. Historia Universal del Arte:El siglo XIX Volum VIII (en castellà). Barcelona: Editorial Planeta, 1988. ISBN 84-320-6688-5.
  • Bozal, Valeriano. Historia del Arte. La escultura, Tomo II (en castellà). Barcelona: Carroggio, 1983. ISBN 84-7254-313-7.
  • Ceysson, Bernard. La Escultura:Siglos XV-XVI El renacimiento (en castellà). Barcelona, Carroggio, 1996. ISBN 84-7254-245-9.
  • DDAA. La Gran enciclopèdia en català: volum VII. Barcelona: Edicions 62, 2004. ISBN 84-297-5435-0.
  • DDAA. Historia Universal del Arte:Volum VIII (en castellà). Madrid: Sarpe, 1984. ISBN 84-7291-596-4.
  • Frere, John. Archeologia:Account of Flint Weapons Discovered at Hoxne in Suffolk, Volum XIII (en anglès). Londres, 1800.
  • Geese, Uwe. El Barroco. Arquitectura. Escultura. Pintura (en castellà). Colonia: Tandem Verlag, 2007. ISBN 974-3-8331-4659-6.

Heard Hamilton, George. Pintura y Escultura en Europa 1880-1940 (en castellà). Madrid: Cátedra, 1989. ISBN 84-376-00230-0.

  • Huera, Carmen. Historia Universal del Arte:Arte primitivo Volum X . Barcelona: Editorial Planeta, 1988. ISBN 84-320-6690-7.
  • Maltese, Conrado. Las tecnicas artísticas . Madrid: Cátedra, 2001. ISBN 84-376-0228-9.
  • Midgley, Barry. Escultura, modelado y cerámica . Madrid: Hermann Blume, 1982. ISBN 84-7214-159-0.
  • Monreal y Tejada, Luis. Historia Universal del Arte:Extremo oriente Volum X . Barcelona, Editorial Planeta, 1988. ISBN 84-320-6690-7.
  • Semenov, Serguei A. Tecnología prehistórica. Estudio de las herramientas y objetos antiguos a través de las huellas de uso (en castellà). Madrid: Akal Editor, 1981. ISBN 84-7339-575-1.
  • Suárez, Alícia; Vidal, Mercè. Historia Universal del Arte:El siglo XX Volumen IX . Barcelona: Editorial Planeta, 1989. ISBN 84-320-8909-5.
  • Sureda, Joan. Historia Universal del Arte:Las primeras civilizaciones Volumen I . Barcelona: Editorial Planeta, 1988. ISBN 84-320-6681-8.
  • Sureda, Joan; Barral i Altet, Xavier. Historia Universal del Arte:Edad Media Volumen III . Barcelona: Planeta, 1989. ISBN 84-320-8903-6.
  • Sureda, Joan. Historia Universal del Arte:Románico/Gótico Volumen IV . Barcelona: Editorial Planeta, 1988. ISBN 84-320-6684-2.


Enlaces externos

Referencias


Error en la cita: Existen etiquetas <ref> para un grupo llamado "n.", pero no se encontró una etiqueta <references group="n."/>


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Escultura inca — Saltar a navegación, búsqueda En escultura, los incas hicieron muchos trabajos bien elaborados. En su mayoría fueron hechos en piedra, pero también lo hicieron en metales como el oro y plata, así como en madera …   Wikipedia Español

  • Escultura de Italia — Saltar a navegación, búsqueda Contenido 1 Historia 1.1 Escultura etrusca 1.2 Escultura romana 1.2.1 República e imperio …   Wikipedia Español

  • Escultura de Roma — Saltar a navegación, búsqueda Estatua de Trajano, emperador romano del 98 al 117 a. C. La escultura en la Antigua Roma, al igual que la arquitectura, es original en el espíritu de su finalidad, pero en ella pesan mucho las aportaciones… …   Wikipedia Español

  • Escultura del Antiguo Egipto — Saltar a navegación, búsqueda Periodo Predinástico. Paleta …   Wikipedia Español

  • Escultura barroca — Saltar a navegación, búsqueda La escultura barroca se desarrolla a través de las creaciones arquitectónicas, sobre todo en estatuas, y también en la ornamentación de ciudades en plazas, jardines o fuentes. En España también se manifestó en… …   Wikipedia Español

  • Escultura románica — Saltar a navegación, búsqueda Relieve representando la duda de Santo Tomás. Monasterio de Silos …   Wikipedia Español

  • Escultura prehistórica — Saltar a navegación, búsqueda Las observaciones de los arqueólogos demuestran que el arte escultórico precedió a la arquitectura propiamente dicha y que se encuentra en la mayoría de las tribus antiguas estudiadas. Contenido 1 Paleolítico 2… …   Wikipedia Español

  • Escultura caldea — Saltar a navegación, búsqueda La escultura caldea se refiere al estilo escultórico que se desarrolló en la región del sur del actual Iraq denominada caldea, o Babilonia, a partir del 500 a. C. Escultura caldeo asiria Rivalizando en… …   Wikipedia Español

  • Escultura asiria — Saltar a navegación, búsqueda Escultura caldeoasiria Toro alado con cabeza humana (o toro androcéfalo) (Museo del Louvre) …   Wikipedia Español

  • Escultura ibérica — Saltar a navegación, búsqueda Guerrero ibero del yacimiento del Cerrillo Blanco de Porcuna (Jaén); primera mitad del siglo V a. C. Suele distinguirse con el nombre de arte ibérico el conjunto de estilos …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.