BDSM


BDSM

BDSM

Para el término BDSM referente a quemaduras, véase Branding (quemadura).
Cscr-featured.svg
El collar D/s: símbolo de sumisión y entrega en la subcultura BDSM.

BDSM es la denominación usualmente empleada para designar una serie de prácticas y aficiones sexuales relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidad extrema convencional.

El término se emplea a menudo, de forma equivocada, como sinónimo de sadomasoquismo. En realidad, es una sigla que describe prácticas de sexualidad no convencional, y que da nombre a lo que hoy en día es considerado como una subcultura específica. El BDSM se halla estrechamente asociada con la subcultura leather. El acrónimo está formado por las iniciales de algunas de dichas prácticas:

Contenido

Generalidades

Existen muchas prácticas fetichistas, entre ellas el fetichismo de los tacones, el de la ropa de cuero, y los juegos de rol en los que cada parte asume uno de los papeles, tales como los de maestro/a-alumno/a, doctor(a)-paciente, niñero/a-bebé, juegos de entrenamiento de mascota, y otros.

Todas las actividades enmarcadas en el BDSM tienen un elemento común: los participantes construyen, de forma voluntaria y partiendo de una situación de consenso, relaciones con marcado traspaso de poderes, Erotic Power Exchange (EPE o Intercambio Erótico de Poder) en donde una parte ejerce el rol dominante o activo, y otra parte el sumiso o pasivo.

Algunas de las prácticas que engloba el término, como la humillación erótica, el dolor, la sumisión y otras, no podrían entenderse al margen de su implicación con una específica forma de placer mutuo, sin la cual las citadas prácticas se asociarían con sensaciones desagradables. Durante una sesión (el tiempo en que se practica ese intercambio de poder) los participantes acuerdan determinadas reglas para garantizar que las prácticas se realizan en un entorno de consenso y libre voluntad (conocido con las siglas SSC o sano,sensato y consensuado). Se puede practicar en algunos clubes o bares en Madrid y Barcelona especializados en la temática BDSM ([Asociación A.F.R.A.L (Satén), Madrid])aunque lo más normal es jugar mezclando esta práctica con otros juegos eróticos o sexuales más convencionales en un entorno de pareja(casi nunca son parejas estables).Desde 1999 ha nacido un nuevo modo de BDSM llamado dominacion profesional que incluye practicas consensuadas con clientes sumisos de ambos sexos;practicas llamadas sesiones,internamientos y otras que es considerado por la sociedad y por todos los practicantes un nuevo tipo de Prostitución que intentan poner de moda (también llamado Femdom si la dominante es mujer o Master Dom si es un hombre el dominante). Se anuncian en páginas webs o blogs personales en internet. Casi todos son de mujeres que cobran dinero por sus servicios de prostitucion profesionales especializados en BDSM y se hacen llamar Amo o Master (si el dominante es hombre )y si es mujer Ama,Mistress o Domina. Muchas de ellas ponen como requisito no tener coito (penetracion de hombre a mujer ) o sexo explícito para acceder a sus servicios eróticos ([Asociación A.F.R.A.L (Satén), Madrid]).

Historia

Artículo principal: Historia del BDSM

El término BDSM aparece por primera vez en abril de 1991, en torno al foro de noticias por Internet denominado alt.sex, como la yuxtaposición de dos abreviaturas contrapuestas, BD (bondage y Dominación) y SM (Sadomasoquismo), que en realidad se habían creado, precisamente, para distinguir del sadomasoquismo (que gozaba de una conocida mala imagen) a las "otras" aficiones. Paradójicamente, es desde el momento en que se trata de unificar ambas corrientes, cuando la subcultura que las engloba comienza un desarrollo vertiginoso. Dado que BDSM es una palabra que abarca términos muy dispares, no es fácil dotarla de una historia más allá del comienzo de su uso como acrónimo, al margen del que corresponda a cada uno de sus componentes.

Como elemento globalizador, el BDSM tiene escasas décadas de vida y comienza cuando diversas asociaciones de activistas homosexuales S/M de EE. UU. e Inglaterra tratan de crear un mismo espacio subcultural para actividades hasta ese momento bien distintas, como la Dominación, el Bondage, el Fetichismo o el Sadomasoquismo. Es la época de la Old Guard, mediados de los 70, y su libro de cabecera es Leatherman's Handbook. Durante este periodo, el movimiento conserva su vinculación con el mundo homosexual masculino, sin abrirse a los espacios hetero o de homosexualidad femenina y rechazando la idea de admitir a activistas switch (es decir, quienes se confesaban cómodos en ambos roles) entre sus filas. También rechazaban frontalmente la admisión de quienes quiera que considerasen las relaciones B/D y S/M como solo juego.[1]

No es hasta principios de los 80 cuando el movimiento BDSM comienza a englobar también a la cultura heterosexual y lésbica, siendo promotores de ese sustancial cambio grupos como el colectivo lésbico Samois y otros.[2]

A principios de los 90, comienza lo que hoy conocemos como el periodo de la New Guard (Guardia joven o nueva), que se caracteriza por la decidida apertura hacía el mundo heterosexual y de la homosexualidad femenina, la aceptación del fenómeno switch, la inclusión de elementos de sensibilidad interior (dominación psicológica, relaciones D/S sin inclusión de rasgos sadomasoquistas, etc. ), la aceptación de quienes practicaban el solo juego, y la participación activa de la mujer heterosexual en el asociacionismo BDSM.[3]

Robert Bienvenu, reputado conocedor de la temática y catedrático de sociología en la universidad de Indiana, Estados Unidos, expone una visión alternativa de la historia del BDSM, que él asienta sobre tres pilares: el fetichismo europeo de finales de los años 20, el estadounidense (desde 1934), y el movimiento del cuero a partir de los años 50.[4]

Conceptos básicos

SSC y RACSA

Artículo principal: SSC

La comunidad internacional vinculada al BDSM, viene poniendo especial énfasis en que las prácticas sean SSC, es decir Safe, Sane and Consensual (seguro, sensato y consensuado), término acuñado en 1983 por David Stein. Su ideólogo lo definió del siguiente modo:

Las relaciones BDSM deben seguir un modo seguro, sensato y consensuado respecto a sus prácticas:

  • seguras, en cuanto al conocimiento necesario sobre su desarrollo y sobre el material usado, así como sobre la prevención de riesgos.
  • sensatas, en cuanto a la capacidad razonable de decisión por parte de los actores, no alterada por drogas o bebidas y acorde con la experiencia de cada participante, sabiendo diferenciar fantasía y realidad.
  • consensuadas, en cuanto a que los participantes estén de acuerdo sobre la forma e intensidad con la que se realicen, e igualmente que dicho acuerdo pueda rescindirse en cualquier momento.[5]

Sin embargo, lo que en su inicio fue una definición creada para deslindar el campo del sadomasoquismo consensuado del de los malos tratos (sobre el que la sociedad estadounidense mantenía una severa prevención), fue desarrollando en algunos pequeños grupos modelos de intransigencia muy alejados del propósito inicial y de la metodología de sus creadores. Esto llevó al propio David Stein a distanciarse del abuso que algunas personas hacían de su eslogan.[6]

Desde los años noventa surge un nuevo concepto, el Rack, que reúne en torno a su definición un elevado número de activistas. Rack es el acrónimo de Risk Aware Consensual Kink, que viene siendo traducido en la comunidad hispano parlante como riesgo asumido y consensuado para prácticas de sexualidad alternativa (o no convencional): racsa. El racsa pone los acentos en la responsabilidad propia de los participantes en una actividad BDSM, responsabilidad informada y consensuada para evaluar y asumir los riesgos de dicha actividad. Más que una diferencia semántica o de concepto, los partidarios del racsa tratan de modernizar una definición (la del SSC) que se concibió fundamentalmente para trazar una línea divisoria con los malos tratos o la violencia de género, pero que sus mismos impulsores han tenido que reconocer, una y otra vez, que su propósito original estaba siendo defraudado y prostituido por el uso intolerante, extremista y poco inteligente por parte de algunos grupos marginales dentro de la comunidad BDSM.[7]

La mayor parte de los activistas de la escena adoptan actualmente la postura de señalar la definición SSC como adecuada para comunicarse con el mundo de la sexualidad convencional o vainilla, mientras que sostienen que el término racsa define con mayor rigor y precisión las prácticas BDSM reales.[8]

Palabra de seguridad

Dado que muchas de las situaciones durante una sesión contienen elementos de fantasía y/o rol, y que en algunos de ellos se escenificaba la "protesta" del participante sumiso, era necesario crear un sistema de comunicación que le permitiera a este dejar claro el momento en que su protesta era real y equivalía al deseo de no continuar. Y era preciso que el Dominante pudiera percibir nítidamente este deseo y diferenciarlo de la escenificación del "¡no, no más!" que podía ser parte del juego sexual pactado. La solución, fue la denominada Palabra de Seguridad. Puede ser una palabra de rápida dicción y sonora (“stop”, “tango”), una que sea significativa para quien la debe recordar (por ejemplo el nombre de una persona familiar), etc.

La palabra-código (también así llamada) es usada por la parte sumisa para indicar de forma rápida que el grado, las circunstancias o la actividad que se está desarrollando, no es de su gusto y que desea parar. La ética del BDSM prefija que en todo momento la parte dominante respetará dicha manifestación e interrumpirá la actividad.

La primera mención constatable del concepto se registra a finales de 1992 y se refiere a unas precisiones fonéticas aparecidas en el círculo activistas alemanes S/M-Szene :

La palabra de seguridad no debe contener sonidos fonéticamente tenues, para evitar su mala audición con música ambiental. Tampoco debe contener la vocal "i", ya que esta es difícil de entender si la voz está tomada.[9]

La palabra de seguridad es el medio a utilizar en casos de verdadera urgencia, cuando surge la necesidad de ir al baño, se recuerda que se ha dejado el grifo de la bañera abierto, la otra parte está deslizando una pluma de ganso por las plantas de los pies de la persona sumisa, sin saber que esta tiene insoportables cosquillas en esa zona, o cuando se quiere interrumpir la sesión por otras razones.

Su uso es generalmente indiscutido, especialmente en los comienzos de una relación, pero contiene también algún riesgo, como deja claro Datenschlag:

Abandonarse demasiado a la palabra-código, puede a veces perjudicar la seguridad. En el caso de juegos emocionalmente profundos, puede encontrarse la parte sometida demasiado abstraída e inmersa en sus emociones como para usarla.[8]

Dentro de la comunidad BDSM, existen otras formas minoritarias de contemplar el empleo de la palabra de seguridad, especialmente para los practicantes del metaconsenso. Para ellos, la parte pasiva o sumisa cede voluntariamente y previo consenso, la completa responsabilidad sobre el desarrollo de la sesión a la parte activa o dominante. En esos casos es la parte activa la que decide si interrumpir o no la sesión, lo que presupone (además del previo consenso) un elevado grado de confianza y conocimiento entre ambas partes. Por último, los activistas de la Old Guard rechazan el uso de la palabra de seguridad, por entender que es un límite no deseado en la entrega.[10]

Roles

En el BDSM se identifican dos roles: dominante (también usado el término top, o activo ) y sumiso (también bottom o pasivo). El dominante es el que disfruta de estas prácticas manteniendo la iniciativa y el control de la acción, mientras que la parte sumisa obtiene placer al entregarse en manos del dominante, para que sea éste quien le dirija.

Además, algunas personas gustan de ejercer ambos roles, dependiendo del momento o de la persona con la que actúe. En ese caso se habla de un activista switch, término inglés con el que se designa aquello capaz de conmutar o invertir una acción o un fenómeno.

Consenso

Ponygirl folsom2005.jpg
Consensuar - Consensualmente : Se refiere a la voluntariedad y mutuo acuerdo en relaciones BDSM.[11]

El consenso que se establece en todas las relaciones BDSM, es precisamente lo que le dota de un contenido específico, distanciándolo de cualquier situación de violencia no-pactada, como los malos tratos, la violencia de género, etc. Al igual que el consenso sexual permite distinguir con claridad cuando dos personas están haciendo el amor y cuando, al faltar este, se produce una violación, de igual manera comparar una sesión BDSM (pese a la apariencia de violencia verbal o física) con una situación de malos tratos, sería como pretender comparar la noche de amor de una pareja con la infamia de una violación.

Esta forma de consenso puede revestir múltiples formas. Por ejemplo, mediante la escenificación de una negociación previa a la sesión, en la que se establece el cómo, el cuando y el grado de las actividades a realizar, la palabra de seguridad a emplear, etc. Pero también puede adoptar la forma de acuerdo menos elaborado, cuando existe amplia confianza por ambas partes. En todo caso, siempre su existencia es básica para que la actividad a desarrollar esté encuadrada en lo que se denomina BDSM. También existen fórmulas de consenso global, especialmente en parejas que se conocen o se relacionan habitualmente. En estos casos, no siempre se da una negociación previa antes de cada sesión, sino que a menudo se establecen pactos más abiertos y a más largo plazo.[8]

Metaconsenso

El metaconsenso es una forma evolucionada de consenso, propia de algunas relaciones BDSM muy avanzadas en el mutuo conocimiento y donde se producen situaciones de profunda confianza entre la parte sumisa y su dominante, además de suponer una amplia experiencia por parte de esta última.

En dichas relaciones, la parte sumisa manifiesta explícitamente que no desea asumir la responsabilidad de interrumpir la sesión en el caso de sentir que ésta supera sus límites o su capacidad, sino que desea que sea la parte dominante quien tome esa responsabilidad y decida en todo momento al respecto. Esto implica, por ejemplo, que la parte sumisa asume de forma responsable, consensuada y sensata, su deseo de que, en caso de rogar dar por finalizada una actividad concreta (o la sesión en su conjunto), sea la dominante quien decida aceptar o no esa petición. El metaconsenso se practicaba de forma muy generalizada en los inicios históricos del BDSM, la época denominada de la Old Guard, aunque era más conocido en los círculos anglosajones con la denominación, algo confusa, de no-consenso consensuado (consensual non-consensuality).[12]

A raíz de popularizarse en la comunidad el concepto SSC, el metaconsenso pasó a estar más en desuso y no volvió a vivir un relativo relanzamiento hasta la década de los 90, aunque su práctica continua siendo minoritaria en la comunidad BDSM. Ofrece la "ventaja", para la parte sumisa, de no tener que preocuparse por el desarrollo de la sesión, ya que será la misma dominante el que la interrumpa, si cree que está siendo demasiada intensa, sin necesidad de esperar que aquella lo manifieste. Esto es especialmente importante en los casos en donde la parte sumisa se encuentra en un estado cercano al éxtasis, el llamado sub-space que puede sobrevenir durante una sesión.[8] Pese a ello, muchas de las personas incorporadas al BDSM tras el periodo de la Old Guard, opinan que el metaconsenso es una práctica que arrastra importantes riesgos y la consideran, por tanto, en los límites de la comunidad.

Diversidad

Algo que sorprende al estudiar la evolución del BDSM es su diversidad. Aunque históricamente sus raíces surgen del movimiento sadomasoquista, cuando se desarrolla verdaderamente como aglutinador, a partir de 1992, lo hace agrupando una amplia diversidad de prácticas, aficiones e identidades sexuales, hasta el punto de que esa misma diversidad le confiere uno de sus aspectos más sobresalientes.

Desfile BDSM en Colonia (Alemania), año 2006

Actualmente, el BDSM aglutina como subcultura a individuos estrictamente heterosexuales, a homosexuales de ambos sexos y a bisexuales. A cristianos practicantes y militantes, a agnósticos y a personas relacionadas con otras religiones o misticismos. En cuanto a las prácticas, van desde la mujer que le gusta usar zapatos de tacón de aguja como elemento fetichista, constituyendo esto su única aportación no-convencional, hasta el masoquista de alto grado que vincula dolor y placer[11]

Todos ellos comparten una cierta estética y un elemento común: el consenso y la tolerancia adulta, bajo el lema: “Tu gusto no es el mío, pero me gusta que lo puedas practicar”. Solamente en la periferia del BDSM se pueden dar algunos casos de intransigencia, hacía el resto de la sociedad o hacía otros segmentos de la comunidad, pero es algo escasamente habitual en una cultura que se suele distinguir por la tolerancia hacía formas de pensamiento alternativas.[13]


Bondage

Bondage o shibari, fiesta BDSM en Madrid, 2006.
Artículo principal: Bondage
Artículo principal: Shibari

El bondage es la práctica de encordamientos o ataduras sobre el cuerpo humano, con fines estéticos o sexuales. Es un anglicismo (de to bind) que asume a su vez la tradición del shibari, palabra japonesa para el arte del encordamiento. Puede conllevar la inmovilización de la persona pasiva, o no. Asimismo, puede incluir o no la sujeción de esta a un elemento fijo, la suspensión parcial o total, etc. Las cuerdas suelen ser de algodón, o fibras artificiales, pero también pueden ser de yute, paja de arroz, esparto, mezcla, etc. También se entiende de forma extensiva como bondage las inmovilizaciones con esposas, pañuelos, cadenas, etc.

El bondage puede formar parte de una relación más amplia, o practicarse de forma exclusiva.[14]

Disciplina

Véase también: Flagelación y Disciplina Inglesa
flogger o pequeño látigo de colas, empleado en rituales de flagelación

Disciplina es un término genérico que describe las actividades de quienes gustan, por activa o por pasiva, de la flagelación erótica, también llamada la práctica de los azotes eróticos. Consiste en el uso de la mano para azotar principalmente las nalgas de la persona pasiva (recibiendo en este caso el nombre específico de spanking) o bien usando algún instrumento, en cuyo caso se extiende la zona azotada a piernas, senos, tórax, etc., y se habla de flagelación. Los instrumentos de azote clásicos en este último tipo de práctica son los floggers o gatos de cola, la paleta, la canne o vara fina y flexible de fresno o similar, la fusta y el látigo, entre otros. Y también un sinfín de instrumentos diseñados en principio con otro propósito, como cepillos para el pelo, zapatillas, etc.

Dominación y sumisión

Artículo principal: Dominación y sumisión

En la escena BDSM se define como relación D/s o de dominación-sumisión, la integrada por una parte pasiva, que adopta el rol sumiso, y una parte activa, que hace lo propio respecto del rol dominante. En todo caso se concreta en torno a un modelo de Intercambio Erótico de Poder, (EPE), basado en el consenso.

Esta práctica, al contrario que muchas otras que forman parte del BDSM, no se define con un término anglosajón, sino que se deriva del latín y así se conoce también en los países anglosajones (por su abreviatura D/s), al margen de que estos usen frecuentemente el término EPE. Algunos estudiosos en la materia pretenden ver en ello una prueba más de las raíces mediterráneas de este tipo de relaciones y su mayor auge en países del Mediterráneo, respecto a los países anglosajones, donde son más extendidas las relaciones S/M.

En la D/s se emplean las denominaciones de sumisa o sumiso, en un caso, y las de Amo - Ama, en el otro. La denominación de Dómina o Mistress (para dominantes femeninos), suele ser más usada en la llamada dominación femenina profesional, más cerca de la prostitución especializada que de las relaciones D/s. Otras denominaciones usuales aunque no tan frecuentes, son esclavo/a, Señor/a, Tutor/a y Master/Lady. A menudo se designan con una inicial mayúscula las denominaciones del dominante, y en minúscula las de sumisas y sumisos.[11]

Este tipo de relaciones con frecuencia asumen rituales altamente elaborados y con contenidos simbólicos complejos, que enlazan a sus practicantes de una forma mucho más intensa que en otras actividades del BDSM. A su vez, una pareja D/s no desdeña el uso de ninguna de las otras prácticas contenidas en el BDSM. Una sesión durante un ritual D/s puede ser breve e improvisada, o prolongarse durante horas, incluyendo bondage, disciplina, fetichismo, suspensiones, sexo explícito, uso del binomio placer-dolor, etc. Pero siempre como un medio más de expresión de su relación; por eso algunos la tienen como la forma más extensiva, interdependiente y sofisticada dentro del BDSM.[11]

Determinados símbolos propios de las relaciones D/s, como el collar de sumisión y el anillo, que en su origen se usaban como instrumento de mutuo reconocimiento social (al igual que los gestos masónicos en la logia), se han extendido a lo largo y ancho de la escena BDSM, perdiendo parte de su carácter diferenciador en el interior de la propia escena y pasando a convertirse poco menos que en símbolos genéricos del BDSM. En algunos casos, incluso, han transcendido los límites de la comunidad y forman parte hoy en día de algunas de las expresiones populares de moda vanguardista.[15]

Sadomasoquismo

Artículo principal: Sadomasoquismo

El sadomasoquismo es un término genérico que define relaciones en las cuales el binomio dolor-placer tiene una gran importancia como medio de materializar relaciones de intercambio de poder. Se denomina sadismo, por otra parte, a la práctica activa que realizan las personas que sienten un placer sexual al castigar a otra. Masoquismo, sería la práctica pasiva, la de aquellas personas que experimentan un placer sexual al sufrir determinada intensidad de dolor.[16] Las investigaciones de cierto peso científico realizadas en las dos últimas décadas, conducen a pensar que ambas tendencias coexisten en mayor o menor grado en todo ser humano.[17]

Fetichismo

Artículo principal: Fetichismo sexual

El fetichismo es el uso de símbolos o fetiches a los que se les asocia, por parte de quien lo practica, un valor especial, más allá de su uso cotidiano o de su valor intrínseco. Puede ser una figura religiosa que se lleva en el coche para protegerse de un accidente (fetichismo religioso), una prenda a la que se concede por quien la lleva el poder de traer buena suerte (fetichismo socio-cultural) o unas medias enmarcando unas piernas femeninas, que despiertan en quien las contempla una fuerte motivación erótica (fetichismo sexual).

En el marco del BDSM, los fetichismos que se relacionan son aquellos de contenido sexual, y los más comunes son los relacionados con los pies, las medias, las botas, los zapatos de tacón alto de aguja, la ropa interior, los uniformes, el vello corporal -o la ausencia del mismo-, etc. Existen por tanto dos tipos de fetichismo en el BDSM: el de la persona que gusta despertar motivaciones sexuales, por ejemplo llevando altos tacones de aguja, y el de las personas que se sienten atraídas por la exhibición del correspondiente fetiche.[18]

Juegos de rol

Artículo principal: Juego de rol (BDSM)

Es el tipo de práctica en la que se asumen diferentes roles sociales o de género durante una sesión BDSM. Comúnmente el juegos de roles representa a través de fetiches la condición dominante y sumisa, incorporando elementos al vestuario que refuerzan la intencionalidad de control y entrega. Uno de los juegos de rol mas comúnmente utilizado es el de feminización, situación en la cual la mujer dominante (Dominatriz) obliga al Dominado a vestir atuendos y maquillaje femenino.

El concepto de juego es muy usual en una parte importante de la comunidad BDSM. Se trata de personas que consideran las prácticas relacionadas con su afición como algo de contenido, forma y fondo eminentemente lúdico-sexual, escénico. En el vocabulario de estos activistas, se habla de juego, de jugar, y de juegos de rol, refiriéndose generalmente a quienes toman y representan un papel dentro de una escenografía formada por un par complementario: maestro-alumna, cuidador-mascota, enfermera-paciente, amo-esclava, etc. Existen algunos que reciben una denominación especifica, como los juegos de edad o Age play (los de Adulto/a o Cuidador/a y bebé, y otros). Un elemento esencial de este tipo de relación es el EPE (Erotic Power Exchange o Intercambio Erótico de Poder).[11] Este tipo de fantasías escenifican en la práctica una situación no-igualitaria como elemento de juego sexual, pero se enmarcan en relaciones que, paradójicamente, suelen ser más igualitarias (fuera del juego) que muchas otras del resto de la sociedad.[19]

Durante la sesión (o más bien, en este caso, durante el juego) los practicantes actúan siguiendo los modelos de comportamiento supuestos en el personaje que interpretan: si se trata de un rol cuidador-mascota, aquel utilizará el lenguaje propio de quien habla cariñosamente (o con enfado) con su mascota, mientras que quien se atribuye este último papel, imitará en parte los movimientos, comportamientos e incluso sonidos de dicha mascota. Al finalizar la sesión, la pareja recobra su relación habitual.

Muy diferente es la visión de otra parte de la comunidad BDSM, respecto a los mismos elementos. En este caso, los participantes perciben igualmente que la relación tiene amplios componentes de fantasía, pero rechazan considerarlo exclusivamente como un juego escénico, sino que lo dotan de elementos profundos y de un complejo simbolismo, que trasciende el espacio-tiempo de una sesión, impregnando también otras facetas de la vida de la pareja.[20]

Tipos de relaciones

EPE (Cesión erótica de poder)

Artículo principal: EPE

Erotic power exchange, abreviadamente EPE o EPC para otros, significa en el seno de la comunidad BDSM "Intercambio erótico de poder", Actividades consensuadas de cesión erótica de la voluntad (o del poder). Dada la influencia cultural del ámbito anglosajón, es probable que en años venideros la definición de EPE, vaya desplazando gradualmente a la de D/s. Ambas describen la misma situación, como atestigua la E.P.E.I.C. (Erotic Power Exchange Information Center), una de las organizaciones mundiales más reconocidas dentro del BDSM, que trabaja en común con la International Maledom/femsub Guild, sociedad que ampara a los grupos BDSM con presencia en Internet:

EPC es toda relación entre adultos que de forma voluntaria incorporan los elementos de dominación (poder) en sus relaciones amorosas -y usualmente asimismo en una gran parte de sus vivencias diarias. E.P.C es más conocido como BDSM, S/M, D/s o sadomasoquismo, pero todos esos términos son demasiado limitados, incorrectos y a menudo se confunden con estereotipos y afecciones mentales, por lo que preferimos la denominación E.P.C. Esta puede tomar cualquier forma, dentro de una relación. Desde los juegos de sumisión amorosa en una pareja que hace el amor, hasta las relaciones totales 24/7, 24 horas al día, 7 días a la semana[21]

El perfil que adopta una u otra relación dependerá enteramente de las fantasías de sus integrantes, de los pactos entre ellos, etc. En tanto sean consensuadas, informadas, sensatas, presididas por el sentido común y voluntarias, la comunidad BDSM las entenderá como D/s, o en la terminología anglosajona EPE, Erotic Power Exchange.

BDSM y sexo

La importancia del sexo (entendido como sexo directo) en las prácticas BDSM es variada. Coexisten en la comunidad dos tipos de sensibilidades hacia la cuestión. Por un lado aquellos que opinan que el BDSM es algo que trasciende lo directamente sexual y no precisa de su concurso, y por otro quienes lo consideran una parte no ya importante, sino insustituible de la vivencia BDSM. En este caso, se puede observar con claridad una controversia norte-sur: de una parte los países anglosajones, y sus áreas de influencia, más propensos a la primera concepción, y de la otra los países y zonas del sur, más afines a la segunda.[22]

Polyarmonía

La práctica sexual actual no puede ya ser explicada por las viejas teorías y todavía no la entendemos a la luz de las nuevas. Adelantándonos a la historia, nos encontramos a nosotros mismos en un nuevo territorio.[23]

Polyarmonía (o poliarmonía) es un concepto derivado y relacionado con el poliamor, que se define como un estado donde coexisten más de una relación íntima y simultánea, con el pleno consentimiento y conocimiento de todas las partes involucradas, enfatizando las esencias de honestidad y compromiso. Pero a diferencia de esta última, la polyarmonía pone el enfasis en el mantenimiento armónico de una relación constituida por una persona dominante, y dos o más que desarrollan el rol sumiso.[24]

Aunque en el BDSM este tipo de relaciones no es infrecuente (especialmente en D/s y S/M), sus integrantes suelen encontrar algunas dificultades para la socialización en el seno de la comunidad. No hay estudios conocidos sobre el tema, por lo que opiniones en el sentido de que dichas dificultades responden a una visión tradicionalista de la pareja por parte del colectivo, o bien a que este reprocha a los dominantes poliarmónicos el que estos “cacen” con frecuencia en cotos ajenos, no dejan de ser meras conjeturas.[8]


24/7

Algunas parejas dentro de la comunidad BDSM no enmarcan su relación en base a las estructuras de poder configuradas en el llamado Intercambio Erótico de Poder. La forma más extrema de este tipo de relación sería la denominada 24/7, donde la pareja (generalmente en los roles Amo/a-sumiso/a) extiende la escenificación de su vivencia hasta la totalidad del tiempo disponible, es decir, como si vivieran permanentemente (24 horas al día, siete días a la semana) en la situación escenificada. En estos casos se sigue hablando de roles, pero se evita cuidadosamente anteponer la palabra juego. Al mismo tiempo, se elaboran sofisticadas formas para compaginar la vida social, laboral o familiar de la pareja, con su propósito de permanecer en la relación 24/7. Este tipo de relación recibe también el nombre de TPE o Total Power Exchange, una denominación desarrollada por el conocido activista Steven S. Davis en los debates de lo que ha sido el mayor enclave intelectual para el desarrollo del BDSM mundial, el alt.sex.bondage. El TPE se diferencia de todos las demás relaciones BDSM, al rechazar los frenos y las limitaciones que estas se autoimponen, pero mantiene estrictamente el único elemento que dota de común marco a toda la comunidad BDSM: el consenso. El mismo Davis escribía:

Cosas como la palabra de seguridad, el contrato de relación, la negociación de límites y cualquier otra que reconozca, acepte o formalice límites a la capacidad de decisión del dominante, le son ajenos al TPE[25]

En el año 2006, el director Roland Reber estrenó un película sobre el tema titulada 24/7 - The Passion of Life.

Servicios profesionales

En el BDSM, por su fuerte implicación con el sexo, se encuentran también una serie de ofertas de servicios contra pago, por las que una mujer (generalmente) ofrece determinado tipo de servicios relacionados con las prácticas del BDSM, en el rol de Lady, Dómina o Dominatrix (en un 95% de los casos) o en el de sumisa (muy infrecuentemente). Mucho menos frecuente es la oferta de servicios de varones tipo "dominante" o "sumiso", y casi siempre relacionados con la homosexualidad masculina. En todos los casos anteriores se dan las premisas de la prostitución especializada: acuerdo previo sobre el precio y delimitación de los servicios que se ofrecen. No siempre se incluye el sexo penetrativo en ellos, incluso esto es poco frecuente en el tipo más conocido (el de las dominatrix ), en el que -caso de solicitarlo el cliente- a veces se encomienda dicho servicio, sustitutoriamente, a otra profesional que actúa como doncella o sumisa de la primera. Las actividades se suelen desarrollar en los llamados estudios, con mayor o menor acondicionamiento estético-fetichista. Los no-profesionales prefieren para esos lugares la denominación de mazmorra o sala de juego.

La sensibilidad de la comunidad BDSM hacía la llamada [[dominación profesional]], es compleja. Oscila entre la comprensión, la aceptación forzada, el rechazo y la adoración. Buena prueba de ello es lo que ocurre con los dos locales de ambiente BDSM que existen en Barcelona: mientras que en uno de ellos las profesionales de la dominación tienen prohibida la entrada y se mantiene la norma de expulsar a cualquier persona que en el local ofrezca, contrate o use servicios profesionales -al menos así consta en sus normas-, el otro local es en realidad la extensión de un conocido estudio profesional y las profesionales de la dominación son absolutamente bienvenidas.)[11]

El mundo de la [[dominación profesional]] o de la prostitución especializada, suele recibir un amplio tratamiento en los medios de difusión masivos (prensa y TV), al hablar de BDSM. Este tratamiento es muy superior en grado al que representan dichas actividades en el global de la comunidad. Esto se debe, probablemente, a la mayor dificultad de contactar, entrevistar y grabar a miembros no-profesionales, en contraste con la facilidad de acceso a los profesionales y a la disponibilidad de estos a escenificar cualquier actividad solicitada por los medios, a cambio de la esperada promoción que la difusión del programa pudiera significar. Lo descrito es una situación válida para casi todos los países europeos, incluida especialmente España. Recientemente TVE ha emitido bajo el nombre Sexo secreto un documental sobre esa misma dominación profesional, centrada esta vez en Barcelona. Véase también el epígrafe sobre Televisión en este mismo artículo.([26]

En 1997 aparece a 150 kilómetros de Praga, Checoslovaquia, el "Other World Kingdom", un centro de la denominada dominación femenina profesional un lugar de pago o finca constituida alrededor de unas antiguas mansiones ducales, en las que "reina" la mujer dominante o soldada(profesional) bajo la atenta mirada de la Reina Patricia I(personaje metido en ese papel ) y en la que todos los hombres son "esclavos" que pagan puntualmente sus "impuestos" a la femenina y monárquica sociedad[27]

Películas y documentales que muestran escenificaciones del mundo de la prostitución especializada en el BDSM, además del ya citado, son, entre otros: Maîtresse, Domina - Die Last der Lust, Tokyo Decadence, Exit to Eden, Ach, Hilde, Gib´s uns a bissle, Besuch bei einer Domina, Nightlife in Tokyo, Wildly Available, Fetishes. (Ver BDSM en el Cine)

Prácticas en el BDSM

Dada la diversidad que caracteriza al BDSM, es difícil hacer una descripción (ni tan siquiera una enumeración) de las prácticas que más frecuentemente se dan en ese tipo de relaciones. Hay que recordar que, por ejemplo, es muy posible que activistas del bondage jamás practiquen ninguna de las opciones habituales en la subcultura S/M. Quizás sea la Dominación – sumisión (D/s) la familia BDSM que mayor número de prácticas reúna, ya que en principio asume indiscriminadamente todas las de los otros grupos, si a la pareja D/s les parecen adecuadas para canalizar su relación.

De todos modos algunas de las prácticas más comunes pueden ser, sin olvidar las limitaciones antes mencionadas:

  • Bondage (atamientos, ritualizados o no)
  • Cera (derramada sobre el cuerpo)
  • Pinzas (colocadas habitualmente en lugares estratégicos: pezones, zona inguinal, etc.)
  • Sumisión ritual
  • Humillación ritual
  • Flagelación erótica
  • Sexualidad dirigida
  • Uso de determinadas señales (collar de sumisión)
  • Dominación ecuestre (Monta y/o exhibición)
  • Código de vestuario (por ejemplo la renuncia al uso de prendas de lencería interior, de pantalones en las mujeres de rol sumiso, etc.)
  • Lactancia Erotica
  • Prácticas de sexo extremo (fisting, lluvia dorada, etc.)

Sin embargo, muchas de las prácticas y usos, sí revisten una común importancia, como el Collar, las Ceremonias de Iniciación, los anillos, las marcas y tatuajes, la ropa y las señales de código, etc.[11] [15]

Rituales y símbolos

La bandera de orgullo leather.

Como toda cultura con complejas y ritualizadas formas de expresión, el BDSM muestra una serie de símbolos a los que sus integrantes dan un valor más o menos esencial. Entre ellos, destacan algunos de particular incidencia en los círculos D/s, como el Anillo de O, o el collar de sumisión, y otros con un valor más genérico para el conjunto del BDSM, como el triskel o la bandera del Movimiento del Cuero, la denominada Leather-Pride[11]

El primero está basado en el triskel de origen céltico, usado por los druidas y abusado en el pasado siglo por movimientos y organizaciones de ideología fascista, y no en el triskelion, de origen griego. Sin embargo, Quagmyr (su diseñador) lo aleja del triskel céltico y de las otras manifestaciones simbólicas similares, como los pertenecientes al nacionalismo bretón, al budismo o al taoísmo. El simbolismo que encierra para su creador (y que surge de la lectura de la novela Historia de O) está suavemente encadenado con el del ying y el yang.

Los tres bordes curvos, representarían las subculturas B/D, D/s y S/M que dieron lugar al término genérico BDSM. El metal representa los grilletes que simbolizan servicio y posesión, los tres círculos negros escenifican el control sobre el lado oscuro de la sexualidad BDSM, mientras que la esquemática figuración de los brazos en aspa representa al spanking erótico. El círculo externo es significativo de la unidad en torno a la protectora comunidad.[28]

La bandera del Leather Pride (“orgullo del cuero”), fue diseñada por el activista estadounidense Tony DeBlase en mayo de 1988, para la celebración ese año del certamen International Mr. Leather en Chicago. Cuenta con muchos adeptos entre los grupos homosexuales S/M, aunque se ha extendido como símbolo de identidad para toda la cultura BDSM. Su diseño original se encuentra en el primero de los museos de la comunidad, el Leather Archives & Museum de esa misma ciudad. El museo mantiene una sala con el nombre de su diseñador, uno de los activistas estadounidenses que más intensamente promovió el intercambio de conocimientos y experiencias en el seno de la comunidad.[29]

Collar

El Collar en el BDSM, de cuero o metal, simboliza la entrega. Pueden ser tremendamente sofisticados, estilizados o bastos y de castigo, destinados a su uso en sesiones íntimas o para llevar en público. Suelen llevar uno o más ganchos para completarlos con un tirante-guía, que el dominante maneja o usa para inmovilizar, y pueden estar adornados con abalorios, campanillas, cascabeles, púas o incluso aplicaciones de oro y plata. Su uso simbólico se da fundamentalmente en las relaciones D/s (dominación-sumisión, es decir, las que incorporan elementos de cesión de poder o EPE).

Collar de sumisión

La importancia del collar para la comunidad BDSM, y esencialmente para los practicantes de D/s, se puede medir en las declaraciones de una mujer sumisa, firmante como cinnamon^, que escribe lo siguiente:

El collar no es un elemento de juego, no es un accesorio que señala el estatus. Es un acuerdo serio, si así lo quieres, entre dos partes envueltas en amor y devoción la una para la otra: la/el sumis@ debe tomarse su tiempo, porque al colocarse un collar, entrega su corazón, su cuerpo, su mente, su alma, se entrega enteramente a otra persona. Al ofrecer un collar, un Master se compromete a cuidar, proteger y aceptar la sumisión entregada en todas sus formas, apreciando el regalo que recibe, sin abusar nunca de él. Un collar envuelve corazón y alma de ambos, Master y sumis@.[30]

Sin embargo, en la última década y paralelamente al uso de collares de este tipo como elemento de moda entre los jóvenes, se advierte un uso menos ritualizado pero no por ello menos simbólico. Diseñadores como Joop, Gucci o Vivienne Westwood lo usan ya hace tiempo en sus creaciones. Sinnead O'Connor, Jennifer Aniston, Madonna y Britney Spears los portan con toda naturalidad. Por ello, quizás, muchas personas dentro de la comunidad BDSM portan un collar D/s en fiestas, eventos, etc., no ya como muestra de una relación de sumisión existente, sino como prueba de su estatus de sumis@. Igual ocurre con las personas sadomasoquista, que ni busca ni desea una relación BDSM, incluso con la mujer dominante, que puede portarlo como símbolo de identidad genérico. En la D/s, sigue siendo un elemento de simbólica trascendencia, y su entrega y aceptación suele ir unida a ceremonias y rituales específicos.[31]

Ceremonias de iniciación

Las ceremonias de iniciación suelen darse, casi en exclusiva, entre la subcultura D/s y son prácticamente desconocidas en el resto del BDSM. Al margen de escenificaciones de juego, suelen ser más propias de aquella parte del D/s que se identifica con los conceptos del TPE o Total Power Exchange (Intercambio Total de Poder), más conocidas como relaciones 24/7.

En la D/s, la ceremonia iniciática cumple un doble objetivo y se forma en torno a un doble origen: aquellas personas que nunca anteriormente habían sostenido una relación D/s (Rito Iniciático) y aquellas que, teniendo experiencias anteriores, entran en una nueva relación (Rito Inicial). En cuanto al doble objetivo, se trata por parte de sus practicantes de enlazar con el sentimiento del TPE al mismo tiempo que de dotar de un sentido trascendente, suprasexual y filosófico a la relación. Muchos de los rituales se basan en las triangulaciones típicas de las sociedades secretas medievales y de la masonería, y en algún caso se incorporan elementos de la fantasía literaria contemporánea (Mundos de Gor, Historia de O, etc.).[11]

Marcas y tatuajes

En el BDSM, junto con el uso de símbolos externos como collares, anillos, etc., se da con cierta frecuencia la utilización de adornos de modificación corporal suave, como tatuajes, marcas, piercings, etc. El tatuaje suele ser muy frecuente en las mujeres que adoptan el rol sumiso, bien en forma de símbolos étnicos inconcretos, bien con figuraciones de su estatus como sumisa: cadenas, esposas, el nombre de su dominante, etc. Igualmente frecuentes son en este caso los piercings, especialmente los realizados sobre los pezones. Menos frecuentes son aquellos que se llevan en ombligo o en la zona genital. Entre los varones sumisos también se dan dichas manifestaciones, si bien en menor número.

En el caso de señales que no derivan de los habituales tatuajes, nos encontramos con una práctica inusual pero curiosamente muy deseada (especialmente en entornos D/s), a juzgar por las manifestaciones de sus practicantes: las marcas. Estas pueden ser a fuego, (branding(BDSM)) o con otros sistemas (escarificación) y suelen realizarse en estudios profesionales de tatuaje, con amplias garantías sanitarias. Lo habitual suele ser el símbolo del nombre de la persona dominante, sea este una abreviatura, un ideograma o cualquier otro elemento simbólico. La ceremonia del marcado puede revestir una singular importancia y acompañarse de una fiesta entre los miembros de la comunidad relacionados con la pareja de “contrayentes”.

Ropa y señales de código

Véase también: Cuadro de Señales en el BDSM

Por ropa de código suele entenderse en la escena BDSM aquella con la que a la mayor parte de sus activistas les gusta identificarse. En determinadas fiestas y reuniones puede pedirse a los asistentes que vengan vestidos de esa manera (código estricto), aconsejarse el vestuario de código o indicarse que la asistencia no obliga al código (código libre).

El tipo de ropa suele estar basado, para ellas, en el látex, el cuero y el vinilo, como elementos básicos, y suele incluir a menudo elementos de connotaciones abiertamente fetichistas: corsé, medias de rejilla y ligueros, botas o zapatos de tacón alto, bustiers, etc. Adornos como collares y medallones, no son infrecuentes. Para ellos, suele diferenciarse mucho si se trata de la escena heterosexual o de la escena homo-S/M. En el primer caso, pantalones y camisas negras u obscuras, pudiendo ser de seda o cuero, aunque no es lo habitual. En el segundo caso, los materiales son prácticamente los mismos que los de ellas: cuero, látex y vinilo. La escena heterosexual es mucho más permisiva y abierta, en cuanto a los códigos de vestuario, mientras que en los ambientes homo-S/M se suele dar una mayor importancia al mismo.[11]

Existen una serie de señales relacionadas con la vestimenta, generalmente basadas en la situación específica del BDSM en la escena angloestadounidense, y fundamentalmente en la necesidad de saber rápidamente si la otra persona comparte afición o no. Esta situación se debe en gran medida a la imposibilidad de interactuar con normalidad en público, como sucede en la Europa continental, y más exactamente en España, Alemania, Francia, etc. En la escena angloestadounidense sucede frecuentemente que en los locales afamados del mundillo BDSM, se reúnen en un fin de semana varios cientos de personas, en su mayor parte absolutamente desconocidas entre sí. Las posibilidades de interacción son muy limitadas: cualquier situación de sexo explícito, especialmente de tipo S/M, y especialmente si en el local se consume alcohol, es un riesgo de tipo penal. Queda por tanto la escenificación, los ropajes atrevidos y los códigos de color en el vestuario.[32]

El proceso de convergencia social

Existe un doble proceso de convergencia social, en el seno del BDSM. Por una parte, aquél que realiza todo el que se acerca a la comunidad BDSM, desde la inexperiencia y el deseo latente, deseando acabar con una y saciar el otro. Y de otra parte, el que realiza la propia comunidad, en su conjunto, hacía el reconocimiento social pleno por parte de la sociedad.

Acercamiento individual al BDSM

Artículo principal: Estadios en el BDSM

Toda persona que se acerca al BDSM suele recorrer una serie de estadios o niveles de aproximación social y de autoreconocimiento, que a menudo son comunes e independientes del sexo, inclinación de rol o educación. En la literatura especializada se habla en este sentido de los estadios de iniciación.

Evolución social del BDSM

El colectivo BDSM ha recorrido en la última década un complejo camino desde la alegalidad ribeteada de leyes francamente punitivas, hasta el estatus actual de “un poco locos pero no peligrosos”. Puede parecer que ese estado no se corresponde con el esfuerzo realizado por toda la comunidad, pero es un enorme salto cuantitativo y cualitativo. La inclusión de la temática BDSM –y no de forma peyorativa- en el marketing, la publicidad, la cultura social, incluso en el arte y la política, hace que ese proceso de convergencia social vaya superando decenios de incomprensión en espacios de tiempo que se miden actualmente en meses. Como todo grupo cultural con identidad propia, la comunidad BDSM ha desarrollado en las diferentes ciudades de los cinco continentes sistemas de comunicación directa, en forma de clubs, fiestas privadas o públicas, pubs, asociaciones y federaciones, etc.[16] Internet ha supuesto un gran avance para la difusión del conocimiento del BDSM y como medio de relación entre personas a través de foros, canales de chat, grupos, redes sociales, blogs personales, etc.

Locales y clubes

En los clubs BDSM se encuentran elementos auxiliares como esta Cruz de San Andrés.

El núcleo original de los locales BDSM estuvo formado por establecimientos que emergieron desde los años 50 (movimiento del cuero), de ámbito exclusivamente homosexual y masculino. La necesidad de dichos locales se basa en que poseen instalaciones y accesorios que son difíciles de encontrar en el ámbito privado (cruces de San Andrés, potros, etc.) y que al mismo tiempo favorecen la socialización durante el juego, deseada por muchos de los practicantes del BDSM. Esto impulsó también la creación de locales para la comunidad hetero en prácticamente todas las grandes ciudades estadounidenses y europeas, la mayoría de tipo mixto(es decir, compartiendo el escenario con otras culturas del sexo no-convencional, como el movimiento swinger). No sucede del mismo modo con la comunidad homosexual, que mantiene gran número de locales destinados de forma exclusiva y excluyente al S/M y a la D/s.[33]

Actualmente, las grandes asociaciones estadounidenses suelen tener sus fiestas temáticas y sus reuniones sectoriales en locales amigos, pero son infrecuentes en la escena hetero los locales exclusivos. A veces, esto conduce a errores cómicos, como el del diario español que definió a la más antigua asociación pansexual del BDSM, la estadounidense The Eulenspiegel Society como “una disco de ambiente BDSM”. Esta asociación, con más de 5000 afiliados, no mantiene ni auspicia ningún pub (y menos una discoteca).[34] [35]

Los locales estrictamente BDSM en Europa y Estados Unidos suelen tender a imponer un riguroso código de vestuario y comportamiento escénico para sus visitantes, mientras que en los locales mixtos (salvo fiestas ocasionales) se mantiene una postura más tolerante al respecto. En todo caso, se trata de locales en los que la seguridad y la armonía social suele estar mejor y más representada que en el resto de locales de ocio en la noche urbana: la seña de identidad principal de la comunidad, el consenso, hace que estos establecimientos sean más seguros que una discoteca convencional, por ejemplo para una mujer que los visite sin compañía y sin conocer la escena ( Club Afterly, Preston, Inglaterra ). Salvo el dato de que en Japón las actuaciones BDSM públicas, especialmente las de tipo bondage y S/M, son socialmente aceptables, no parece existir informaciones fiables acerca de la situación de locales BDSM en otros continentes.

En España la evolución es muy similar: junto a locales míticos y esencialmente S/M de la escena homo, se encuentran docenas de establecimientos del entorno swinger que mantienen una sala de juegos o mazmorra decorada y habilitada con mejor o peor gusto. Algunos realizan eventos fetichistas de forma periódica, en los que suele ser habitual una singular mezcla de identidades y estilos. Actualmente solo existen tres locales con esencias de BDSM-pansexual y de apertura pública continuada en España: dos en Barcelona y otro en Madrid.

Organizaciones

Artículo principal: Organizaciones BDSM

Las organizaciones BDSM, tanto heteros, homos como pansexuales, han desarrollado y desarrollan un amplio espectro de actividades: informativas, formativas, defensa legal, promoción de eventos, talleres, investigación, etc. Son especialmente activas y reputadas en Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Suiza, Austria, y Escandinavia. En esos países, sus estructuras son profundamente democráticas –pese a la jerarquización de roles en sus prácticas privadas– y con una sobreentendida tolerancia interna y externa, derivada del concepto unificador del consenso. No ocurre lo mismo en el área hispanohablante, donde no suelen existir organizaciones inscritas y registradas como tales, una situación que se extiende también a las zonas latinas y mediterráneas, salvo excepciones (como en el caso particular de México, donde esta práctica se ha venido desarrollando en los últimos años con las mismas características que en los países anglo-sajones, y donde, además, su mestizaje e idiosincrasias particulares han hecho que su estilo sea muy particular y variado). Sin embargo, en el área hispanohablante, como en otras muchas partes del mundo, Internet ha propiciado la formación de comunidades virtuales y grupos organizados alrededor de foros, canales de chat o redes sociales.

Empirismo: Informes y encuestas

EL BDSM, como cultura de sexualidad alternativa, aflora en amplias capas de la sociedad, algo que se puede constatar en los diferentes estudios sociológicos que se han realizado sobre el tema, desde que en en 1977 se publica el primero realizado con técnicas empíricas modernas.[16] En ese mismo año, un informe realizado sobre universitarios estadounidenses llegó al resultado de que un 15% de los interrogados reconocían fantasías de tipo BDSM, porcentaje que llegaba al 21% en las estudiantes bisexuales y lésbicas.[36]

En general, y dependiendo de la encuesta especifica, los datos ofrecen un porcentaje de entre el 8 y el 25% del total de la población euro-estadounidense con un interés claro en las prácticas BDSM.,[37] [38] En ese sentido, un estudio del Institut für rationale Psychologie realizado en 1999 llegó a la conclusión que entre un 65 y un 70% de las mujeres encuestadas deseaban ocasionalmente experimentar la sumisión sexual ante sus parejas, mientras que más de un 40% aceptaban relaciones claramente BDSM (Frankfurter Rundschau del 5 de noviembre de 2002). Una encuesta supranacional desarrollada en más de 40 países, cifró en un 20% de la población los que habían realizado prácticas de BDSM, desde suaves a severas.[38]

En España, las encuestas realizadas sobre el tema no ofrecen unos ratios fiables, dado el escaso universo sobre el que se realizaron. Aun así, los datos de una de ellas, realizada en 1999, parecen refrendar los obtenidos en otras encuestas europeas: un 23 % de los hombres y un 19 % de las mujeres encuestadas admitía haber realizado algún tipo de práctica BDSM, mientras que un 33 y un 45 %, respectivamente, tenían fantasías BDSM. Entre quienes lo practicaban, un 65 % afirmaban relaciones de tipo dominación - sumisión (D/s), mientras que un 17 % se reconocían como practicantes del sadomasoquismo. En cuanto a los roles, un 32% de los varones y un 11% de las mujeres que practicaban BDSM y escogieron un rol en la encuesta, se consideraban prefentemente dominantes, mientras que respectivamente un 33 % y un 72 % reconocían tendencias fundamentalmente sumisas. Un 23 % y un 9 %, respectivamente, afirmaban sentirse switch.[11]

Mucho más fiables son los estudios sociológicos realizados entre la propia comunidad BDSM por instituciones y colectivos estadounidenses y europeos. A destacar:[8]

  • Spengler, Andreas: Sadomasochisten und ihre Subkulturen, 1977
  • Breslow, Evans & Langley, 1985
  • Breslow, Evans & Langley, 1986
  • Moser & Levitt, 1987
  • Wetzstein, 1993
  • Levitt, Moser & Jamison, 1994
  • Gloria Brame, 1999
  • Datenschlag, 2000, 2001

BDSM y psiquiatría

La psiquiatría se ha acercado a las prácticas BDSM principalmente a través del masoquismo y el sadismo. En EEUU, en el pasado, dichas fantasías y prácticas eran consideradas patológicas. Sin embargo hoy día ya no son considerados como tal en sí mismos. Según los revisados criterios del DSM-IV la condición patológica es determinada por los significativos perjuicios en las esferas social, laboral así como en las otras áreas principales de actividad que deben presentar las fantasías, pulsiones sexuales o actividades para ser considerdas patológicas.

Legislación

Artículo principal: BDSM y legislación

La relación del BDSM con la Ley es compleja, dada la especial naturaleza de estas relaciones. No conviene olvidar que las leyes que regulan la interacción sexual, son muy diferentes según país. La legislación holandesa permite las relaciones entre adultos y menores de 16 años, si estas no son forzadas. Pero, además, lo que le presta una especial configuración al BDSM, es su premisa de consenso, la voluntariedad que impregna todas sus actividades. Y esa es, a menudo, la piedra de toque en los casos de conflicto legal.

BDSM Y cultura

Teatro

Aunque sería posible establecer ciertos elementos relacionados con el BDSM en el teatro clásico, no es hasta la aparición del contemporáneo cuando se puede comenzar a hablar con propiedad de una proyección de la temática en el arte escénico. En este sentido, cabe destacar dos obras, una austriaca y otra alemana, en las que el BDSM no solo se ve incorporado, sino que traza la línea argumental de las piezas.

Worauf sich Körper kaprizieren, Austria. Peter Kern dirige y escribe el libreto para esta comedia que se apoya en el film de Jean Genets, Un chant d'amour, cine de autor de 1950, adaptándolo a la Viena de hoy. Un matrimonio en el que una vieja gloria del cine (Miriam Goldschmidt) somete bajo su sadismo de portería al esposo (Heinrich Herki) y al camarero (Günter Bubbnik), hasta que entran en la densa tela de araña de su gris existencia dos nuevos personajes.[39]

Ach, Hilde (Ay, Hilda ), Alemania. Una obra de teatro de Anna Schwemmer, estrenada en Berlín. La joven Hilde queda embarazada y tras el abandono de su novio, decide hacerse Dómina profesional. Toda la obra contiene una visión lúdica y cuidadamente frívola -con todo propósito por parte de su autora- de la subcultura de la prostitución que imita escenarios BDSM, también llamada dominación profesional. [40]

Cine

Artículo principal: BDSM en el Cine
Con el cine, el ser humano alcanza la plenitud de su condición de mirón. El cine, casi no hace falta mencionarlo, forma parte indivisible de la condición humana de inicio de siglo y de milenio.[41]

Al margen de las películas que forman parte de los circuitos de la pornografía comercial, el Cine ha tratado desde sus inicios en profundidad las relaciones BDSM; desde 1909 hasta la década actual, un periodo este último con abundante muestras: Sade, Quills, La profesora de piano, Beyond Vanilla, Ichi- the Killer, Secretary, Wir leben... SM!, Bettie Page: Dark Angel, Ma Mére, Ecstasy in Berlin 1926, The Magdalene Sisters, Gib´s uns a bissle, 24/7:The Passion of Life, Surrender, Bathory, Besuch bei einer Dominam, Futei no kisetsu- I Am an S/M Writer, Shibari, Hostel, Jackass: The Movie, The Isle, Hwal, Sin City, Headspace y Un año sin amor, entre otras.

Naturalmente, existen miles de películas con "acentos" o "toques" de sadomoasoquismo o de bdsm genérico, sin que puedan ser consideradas, en sentido estricto, películas con escenarios bdsm: El Último Tango en Paris, Emanuelle, Instinto básico, Eyes Wide Shut, La Naranja Mecánica o Personal Services, por no citar otras muchas, son películas con pinceladas de ese tipo, pero difícilmente pueden entenderse como parte de una filmografía del BDSM. Igual ocurre con toda la obra de Luis Buñuel, todas las conversiones cinematográficas de algunos clásicos españoles, como Ramón Gómez de la Serna, Emilia Pardo Bazán, Ramón María del Valle-Inclan, todas las películas de Federico Fellini, Fassbinder, Stanley Kubrick, Jan Svankmajer, Carlos Saura, Ingmar Bergman, etc. Autores y directores con una marcada tendencia a usar sus obras como reflejo de una postura personal abierta, cuando no claramente propicia, a esa temática. Pero que no pueden considerarse como "películas BDSM". Por ello, una película como El graduado, por más que la escena de los piés femeninos observados con adoración desde el quicio de la puerta sea sustantiva de ser considerada como fetichista, no debería citarse como referencia filmográfica de esa subcultura, al contrario que las anteriormente citadas como ejemplo de la proyección cinematográfica del género en la década del 2000.[42] En el artículo principal, BDSM en el Cine, se encuentra ampliamente referenciada dicha filmografía, con un listado detallado de las 100 películas más notables del género.

Literatura

Al igual que ocurre respecto a la historia del BDSM, conviene recordar que al definir la literatura sobre el BDSM no se puede simplificar y recurrir a un listado de las obras escritas sobre todas y cada una de las partes que lo integran, sadomasoquismo, flagelación, D/s, etc. En primer lugar ese listado seria materia de los artículos sobre cada uno de esos conceptos, y en segundo lugar faltaría el elemento integrador que da sentido al BDSM, el concepto del consenso y la tolerancia activa para con los practicantes de otras variantes. Por lo tanto, y por la propia definición de BDSM, no pueden buscarse ejemplos literarios mucho más atrás de la II Guerra Mundial.

Una pieza fundamental es sin duda Historia de O, junto a Retorno a Roissy (Pauline Réage),1954, además de 9 semanas y media, de Elizabeth McNeill (1978), Dezemberkind de Leander Sukov (2003, 2004), algunas obras de la escritora Anne Rice (Exit to Eden, The Claiming of Sleeping Beauty (1983), Beauty's Punishment (1984) y Beauty's Release (1985)), Jeanne de Berg (L'Image, 1956, dedicado a Pauline Réage), la novela Topping from Below de Laura Reese (1999). Más recientemente, las novelas de Marthe Blau, Submissión y Entre Sus Manos (2005). Algunas obras de la saga GOR , de John Norman. Y, naturalmente, todas las obras de Pat Califia, Gloria Brame, del colectivo Samois y muchas del escritor Georges Bataille (Histoire de l'œil-Historia del ojo-, Madame Edwarda, 1937), así como de Bob Flanagan: Slave Sonnets (1986), Fuck Journal (1987), A Taste of Honey (1990). Una importante parte del poemário de Pablo Neruda refleja sentimientos y sensaciones derivadas de las relaciones de EPE o intercambio erótico de poder.

Un nuevo subgénero: el BDSM romántico

El aumento exponencial de la comunidad BDSM en los últimos 10 años ha originado la aparición de un subgénero literario que previamente no existía como tal: el BDSM romántico. Siempre hubo relatos de bondage, sadomasoquistas, etc., al menos de forma constatable desde el siglo XIV, y anteriormente en formas literarias poco investigadas al respecto ( ver el Cantar de Mio Cid, la escena de los condes y las hijas de Rodrigo, o algunos poemas de la lírica provenzal), pero este es un género surgido en el siglo XXI. Podríamos definirlo como una especie de novela rosa con sexo duro y explícito, y con personajes, escenarios y lenguaje BDSM. Actualmente muchos autores se dedican a escribir prolíficamente hasta media docena de novelas por autor y año, en algún caso partiendo de experiencia propias como practicantes del BDSM y en otros desembarcando desde géneros literarios ajenos, y siendo más frecuente autoras que autores.[43]

Un ejemplo es Meet Claire Thompson, autora de Slave Girl, Bird in a Cage, Julie's Submission, Closely Held Secrets, Club De Sade, Turning Tricks, Eros, Slave Gamble, Slave Castle, Face of Submission, Jewel Thief, Confessions of a Submissive, Slaves to love, Tracy in chains, The Toy, The Stalker. Un espacio que también navegan numerosos otros autores angloestadounidenses, como JW McKenna (Office Slave I y II, Kept Woman, Naughty Girl, The Politician's Wife, Lord of Avalon, Sold, Controlled, The Hunted, Trackers, Slave Planet, Darkest Hour, etc.), Bonnie Hamre, Alice Gaines, Cheyenne McCray y otros, creando a menudo series con personajes de ficción BDSM que se repiten a través de sus novelas.[44]

Arte

Al igual que en el caso de la literatura, una muestra del arte BDSM no debería incluir obras de la protohistoria cultural del sadomasoquismo, la flagelación, el fetichismo, etc, y solo comenzar cuando se perciben los aspectos integradores del BDSM. En ese sentido, son poco relevantes para el presente concepto las figuras de las Venus de Kostienki, Rusia ( 3000 a. C.) o los grabados en la tumba y el sarcófago de la aristócrata egipcia Bastret ( 1376 a. C.).

Por el innegable potencial de fetichismo visual del BDSM, es lógico que la mayor parte de los artistas que han dedicado parte o la totalidad de su obra a esta temática, lo hagan en el campo de

  • la fotografía: Eric Kroll e Irving Klaw (con la primera modelo de bondage, Bettie Page) y el mundialmente famoso fotógrafo japonés Nobuyoshi Araki, cuyas obras se exponen en algunos de los principales museos de arte moderno, galerías y colecciones privadas, como la de la baronesa Marion Lambert, la mayor del mundo en arte fotográfico contemporáneo.
  • el dibujo de comics: Guido Crepax con los comics Histoire d'O (1975), Justine (1979) y Venere in pelliccia (1984), inspirados en la obra de Pauline Réage, Sade y Leopold von Sacher-Masoch, respectivamente. John Willie y su Adventures of Sweet Gwendoline, que fue en 1984 la base para el film Gwendolyn.
  • el grafismo: Eric Stanton y sus impresionantes trabajos sobre la dominación femenina y el bondage, Hajime Sorayama, Robert Bishop y Dolcett.

Televisión

La irrupción del BDSM en los canales de televisión se ha producido en los últimos diez años. Gran número de canales comenzaron a realizar programas monográficos sobre el BDSM o el sadomasoquismo (con mucha más frecuencia centrándose en ese último aspecto) o incorporándolo a los programas tipo docudrama de cada canal generalista. Este ha sido el caso de Alemania, Francia, etc. En España, tanto TVE, como Antena3 y Telecinco han realizado, con mejor o peor fortuna, programas de este tipo. Muchos canales han reproducido documentales de larga duración (Besuch bei einer Domina, Alemania, ARD) y casi todos han incluido en su programación películas de temática BDSM (Historia de O, que tan solo hace una década hubieran sido impensables en España].

Recientemente, el afamado programa Documentos TV, de TVE, ha emitido un documental de 55 minutos de duración sobre la temática. En la web del programa se incluye un texto en el que se cita, entre otros, lo siguiente:

Se muestran auténticas sesiones de BDSM en las que participan los protagonistas del documental. Imágenes crudas y sorprendentes que tratan de manera respetuosa estas relaciones de una minoría que reivindica su sexualidad.[45]

Pese a ello, el documental ofrece exclusivamente una visión parcial de la llamada dominación profesional en Barcelona. Más exactamente, del sadomasoquismo profesional –es decir, contra pago- en dicho ámbito local, incidiendo en la ya habitual confusión entre BDSM –el concepto genérico, el todo englobador- y el sadomasoquismo –tan solo una de sus partes y no la más practicada. Véase también el epígrafe sobre Servicios Profesionales en este mismo artículo. Sin embargo, según los más recientes estudios sociológicos realizados en Alemania, solo un 18 % de la comunidad BDSM recurrió a servicios de pago por profesionales en los seis meses anteriores a la encuesta.[46]

De este panoráma se distingue favorablemente la cadena canadiense Showcase, que emite cada semana una serie tipo docudrama, Kink, enteramente dedicada al BDSM y con un total de 63 capítulos. En su cuarta temporada, ha sido valorada por la crítica como la de mayor calidad erótica en la televisión actual.[47]

Por último, algunas conocidas series de televisión comoBones, El Comisario y CSI han grabado capítulos dedicados monográficamente a las relaciones sadomasoquistas o (con menor frecuencia) genéricamente BDSM.

Diccionario Temático

Artículo principal: Términos BDSM

Como toda cultura estructurada, el BDSM tiene un lenguaje propio, un argot, entrelazado de palabras que se usan de forma casi exclusiva en dicha comunidad (24/7), palabras de extracción general pero de significativa importancia en ella (dominante) y palabras con un sentido completamente diferente en el seno del BDSM respecto al resto de la sociedad (vainilla).

Por el contrario, muchas de las palabras que figuran en una buena parte de los breviarios sobre el BDSM, impresos o publicados en la Red, pertenecen en realidad a un vocabulario más extendido, que podría definirse como vocabulario sexológico (fisting, lluvia dorada, cunnilingus, etc.).

Referencias

  1. Leatherman's Handbook, 1972 Larry Townsend
  2. Comming to Power, Samois collective, 1981
  3. LeatherFolk, Thompson, 2001
  4. The Development of Sadomasochism as a Cultural Style in the Twentieth-Century United States, Robert Bienvenu, 1994
  5. Safe Sane Consensual: The Evolution of a Shibboleth, David Stein, 1999
  6. David Stein, 2000
  7. El uso indebido de un eslogan, David Stein, 2000
  8. a b c d e f Enzyklopädie des Sadomasochismus, Datenschlag, 2004
  9. S/M-Szene Intern, 1992
  10. Leatherman's Handbook, Larry Townsend, 1972
  11. a b c d e f g h i j k BDSM: Teoría y Práctica, 1996
  12. Joseph W. Bean, Leathersex Q&A, 1994, pag. 59-61
  13. Brame, Gloria y otros, 1993
  14. Das Handbuch der Bondage, Matthias TJ, 2001
  15. a b Wetzstein, Thomas y otros, 1993
  16. a b c Andreas Spengler, Manifest Sadomasochism of Males: Results of an Emperical Study, 1977
  17. Chancer, L., 2003
  18. Etxebarria y Nuñez, Lucía y Sonia. En brazos de la mujer fetiche. 2001
  19. Olga Viñuales, Poder y Deseo, 2005
  20. Pat Califa& Robin Sweeney, 1996
  21. (EPEIC, diciembre de 2000
  22. Encuesta Z+H 2000, Wunibaldonline.de
  23. June Singer. The Energies of Love
  24. Glosario, Poliamoria.com
  25. Steve S. David, 1998
  26. Documentos TV, 2006
  27. OWK, www.owk.cz
  28. Quagmyr, 2002
  29. LA & M, 2005
  30. cinnamon, El Collar, 1996
  31. LustSchmerz, Fetisch: Halsbänder, 2004
  32. Breviario BDSM: Códigos de señales, 1998
  33. John Smeisser, 2004
  34. El Mundo, 18 de agosto de 2002
  35. T.E.S., 2006
  36. Elliott, Leland / Brantley, Cynthia, Sex on Campus, 1997, Random House, New York
  37. Janus, Samuel S. / Janus, Cynthia L., 1993 The Janus Report on Sexual Behavior, Wiley, New York
  38. a b Durex Global Sex Survey, Encuesta 2005
  39. Der Standard, edición del 03.09.2006
  40. BILD-Zeitung, Berlín, 15 de marzo de 1998
  41. Revista Cinefagia, noviembre 2003
  42. Sanchidrián, I (IKARA) Filmofilia, 1999
  43. BISAM, 2005
  44. clairethompson.net, 2005
  45. Documentos TV , 2006
  46. Encuesta Datenschlag, 2003
  47. Stephen Cole, mayo de 2005

Bibliografía

  • Andreas Spengler, Manifest Sadomasochism of Males: Results of an Emperical Study, 1977
  • Bartomeu Domènech y Sibila Martí, Diccionario multilingüe de BDSM, Ed. Bellaterra, 2004. ISBN 84-7290-248-X.
  • Baldwin, Guy, The SM/Leather/Fetish Erotic Style: Issues, Commentaries and Advice (Daedalus Publishing, ISBN 1-881943-09-7, 1993).
  • Brame, G.y otros, Different Loving. An exploration of the World of Sexual Dominance and Submission New York: Villard Books, 1993.
  • Bruckner P., El nuevo desorden amoroso. Barcelona, Ed. Anagrama, 1979
  • David Stein, Safe Sane Consensual: The Evolution of a Shibboleth. Ed.pr., 1987
  • David Stein, Origins of Safe, sane, consensual, The Leather History Group
  • Etxebarria y Nuñez, Lucía y Sonia. En brazos de la mujer fetiche, 2001, Ed. Booket
  • Chancer, L. Definiendo una dinámica básica: paradojas en el corazón del sadomasoquismo Antropología de la sexualidad y diversidad cultural. Madrid:Talasa, 2003
  • Grahamm Scott, G. (1991) Los atractivos de la dominación femenina Colección Master en Sexualidad Humana, Madrid: Fundación Universidad y Empresa
  • Pat Califia & Robin Sweeney, The Second Coming (Alyson Publishers, 1996, ISBN 1-55583-281-4)
  • Saez, Fernando y Viñuales, Olga, Armarios de Cuero, Ed. Bellaterra, 2007. ISBN 84-7290-345-6
  • Sanchidrián, I. (IKARA). Apuntes para una Historia del Cine BDSM, Filmofilia, 1999
  • Samois collective: Coming to Power -- Escritos y grafismo de S/M lésbico (1981; edición revisada por Alyson en 1982 y 1987).
  • Tasso, Valerie, El Otro Lado del Sexo, Plaza & Janes, 2004
  • Thompson, Mark, LeatherFolk (Alyson Publishers, 2001, ISBN 1-55583-630-5)
  • Wiseman, Jay, BDSM. Introducción a las técnicas y su significado, Ed. Bellaterra, 2004. ISBN 84-7290-264-1.
  • Wetzstein, Thomas A. / Steinmetz, Linda / Reis, Christa / Eckert, Roland: Sadomasochismus - Szenen und Rituale. 1993 ISBN 3-499-19632-8

Véase también

Enlaces externos

Commons

Obtenido de "BDSM"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • BDSM — Not to be confused with DBMS. BDSM Aspects B D, B/D, or BD Bondage and Discipline D s, D/s, or Ds …   Wikipedia

  • BDSM — Das Halsband ist neben dem Ring der O ein gebräuchliches Symbol des BDSM BDSM ist die heute in der Fachliteratur gebräuchliche Sammelbezeichnung für eine Gruppe miteinander verwandter sexueller Vorlieben, die oft unschärfer als… …   Deutsch Wikipedia

  • BDSM — Bondage et discipline, domination et soumission et sado masochisme ██████████ …   Wikipédia en Français

  • BDSM — …   Википедия

  • BDSM — noun (initialism, uncountable) sexual practices or activities involving bondage, discipline, sadism, masochism, or acts of domination and submission …   Wiktionary

  • BDSM — Bondage Discipline Sadism Masochism (Miscellaneous) * BioDiversity System Management (Academic & Science » Botany) * Blood Directional System Motinery (Medical » Laboratory) * Blood, Discipline, Sanity, And Maturity (Governmental » Military) …   Abbreviations dictionary

  • BDSM — Bondage, Dominance, Sadism, Masochism …   Glossary of chat acronyms & text shorthand

  • BDSM — abbr. Bondage and Discipline Dominance and Submission Sadism and Masochism …   Dictionary of abbreviations

  • BDSM — /bi di ɛs ˈɛm/ (say bee dee es em) noun 1. sexual practice involving bondage, domination and sadomasochism. 2. the subculture which adopts these sexual practices. {B(ondage and discipline), D(omination and submission), S(adism), M(asochism)} …   Australian English dictionary

  • BDSM y legislación — Saltar a navegación, búsqueda La relación del BDSM y la legislación es compleja, dada la especial naturaleza de estas relaciones. No conviene olvidar que las leyes que regulan la interacción sexual, son muy diferentes según país: En Arkansas, una …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.