Escuela cínica

ÔĽŅ
Escuela cínica

Se denomina escuela c√≠nica (del griego őļŌćŌČőĹ kyon: ‚Äėperro‚Äô, denominaci√≥n atribuida debido a su frugal modo de vivir) a la fundada en Grecia durante la segunda mitad del siglo IV a. C. El griego Ant√≠stenes fue su fundador y Di√≥genes de Sinope uno de sus fil√≥sofos m√°s reconocidos y representativos de su √©poca. Reinterpretaron la doctrina socr√°tica considerando que la civilizaci√≥n y su forma de vida era un mal y que la felicidad ven√≠a dada siguiendo una vida simple y acorde con la naturaleza. El hombre llevaba en s√≠ mismo ya los elementos para ser feliz y conquistar su autonom√≠a era de hecho el verdadero bien. De ah√≠ el desprecio a las riquezas y a cualquier forma de preocupaci√≥n material. El hombre con menos necesidades era el m√°s libre y el m√°s feliz. Figuran en esta escuela, adem√°s de los ya citados, Crates de Tebas, disc√≠pulo de Di√≥genes, su esposa Hiparqu√≠a, y Menipo de Gadara.

Los cínicos fueron famosos por sus excentricidades, de las cuales cuenta muchas Diógenes Laercio, y por la composición de numerosas sátiras o diatribas contra la corrupción de las costumbres y los vicios de la sociedad griega de su tiempo, practicando una actitud muchas veces irreverente, la llamada anaideia. Ciertos aspectos de la moral cínica influyeron en el estoicismo, pero, si bien la actitud de los cínicos es crítica respecto a los males de la sociedad, la de los estoicos es de mera indiferencia.

Contenido

Cinismo

El cinismo es un movimiento que se desarroll√≥ en Grecia, durante los siglos III y IV a.C., y sigui√≥ en las grandes ciudades del Imperio Romano: Roma, Alejandr√≠a y Constantinopla hasta el siglo V. Uno de los or√≠genes del nombre est√° asociado a uno de sus fundadores, el primero fue Ant√≠stenes, que le puso este nombre por el lugar donde sol√≠a ense√Īar, que era un gimnasio llamado Cinosarges, lo que traducido, vendria a ser perro blanco o perro veloz. Despu√©s, por el comportamiento de Ant√≠stenes y Di√≥genes les apodaron k√≠nicos, ya que sus comportamientos se asemejaban al de los perros. Aunque al principio esta escuela fue llamada ‚Äúescuela socr√°tica menor‚ÄĚ. La actitud c√≠nica fue iniciada en Occidente por Di√≥genes de Sinope en el siglo IV a.C.

El cinismo no fue una escuela a pesar de este título. Una escuela filosófica era un establecimiento en el cual se impartía una doctrina o inspiración intelectual mantenida por un grupo de personas dirigidas por un superior. Antístenes fue uno de sus fundadores y las reuniones las realizaban en un gimnasio que frecuentaban. Ellos estaban en contra de la escuela, repudiaban las ciencias, las normas y las convenciones, en especial Antístenes.

Al no tener los integrantes de este movimiento los mismos comportamientos, pensamientos o actitudes, se puede pertenecer al debido a la locura, a ser un filósofo cínico o a una actitud cínica ante la vida.

Es una filosofía que pretende alcanzar la felicidad mediante la sabiduría, la liberación del espíritu y el logro de la virtud. Son estos rasgos importantes los que diferencian al cinismo de otros movimientos de la filosofía. La escasez está indisolublemente ligada a esta filosofía. Los cínicos se desprenden de sus bienes para no sentir apego por ellos. Son ajenos a los placeres para no ser sus esclavos. El cinismo correspondiente expandible alas diferentes proclamaciones dela epoca,alcanzando el mayor grado comprendido para establecer ente las dotrinas inspiradas el pensamiento occidental,sintetizados por los grandes representantes de este pensamiento,compuesto de por actitudes inspiradas en el pensamiento occidental.

El cinismo moderno

El uso moderno sugiere la definición de cinismo como la de una disposición a no creer en la sinceridad o bondad humana, ni en sus motivaciones y acciones, así como una tendencia a expresar esta actitud mediante la burla y el sarcasmo.

Casi 2000 a√Īos despu√©s de que ciertos fil√≥sofos griegos hubieran abrazado el cinismo cl√°sico, en el siglo XVII y XVIII escritores como Shakespeare, Swift, Voltaire y, siguiendo las tradiciones de Geoffrey Chaucer y Fran√ßois Rabelais, utilizan la iron√≠a, el sarcasmo y la s√°tira para ridiculizar la conducta humana y reactivar el cinismo. En el aspecto literario, figuras del siglo XIX y XX como Oscar Wilde, Mark Twain, Dorothy Parker, HL Mencken, utilizaron el cinismo como forma de comunicar sus opiniones bajo algunas manifestaciones de la naturaleza humana. En 1930, Bertrand Russell en el ensayo sobre El cinismo Juvenil pudo describir la medida en que (a su modo de ver) el cinismo hab√≠a penetrado en las conciencias occidentales en masa, y puso nota especial en las √°reas parcialmente influenciadas por el cinismo: la religi√≥n, la patria (el patriotismo), el progreso, la belleza, la verdad. La primera mitad del siglo 20, con sus dos guerras mundiales, ofrece pocas esperanzas a las personas que deseen adoptar un idealismo diametralmente opuesto al cinismo.

Anécdotas de cínicos

‚ÄĘ Di√≥genes de Sinope

- Cuando Di√≥genes lleg√≥ a Atenas, quiso ser disc√≠pulo de Ant√≠stenes, pero este no quiso. Ante su insistencia, Ant√≠stenes le amenaz√≥ con su cayado, pero Di√≥genes le dijo: ‚Äúno hay un bast√≥n lo bastante duro para que me aparte de ti, mientras piense que tengas algo que decir‚ÄĚ.

- Cuando fue puesto a la venta como esclavo, le preguntaron que era lo que sab√≠a hacer, y el contest√≥: ‚Äúmandar, comprueba si alguien quiere comprar un amo‚ÄĚ.

- Una vez le preguntaron por qu√© la gente daba limosna a los pobres y no a los fil√≥sofos, a lo que respondi√≥: ‚ÄúPorque piensan que pueden llegar a ser pobres, pero nunca a ser fil√≥sofos ‚ÄĚ

- Cuando le invitaron a una lujosa mansi√≥n le advirtieron de no escupir al suelo, acto seguido escupi√≥ al due√Īo, diciendo que no hab√≠a encontrado otro sitio m√°s sucio.

- En un banquete, algunos, para re√≠rse de √©l le pusieron unos huesos, como un perro. √Čl, acto seguido, les orino encima, como un perro.

‚ÄĘ Ant√≠stenes

- Una vez le preguntaron que hab√≠a aprendido de la filosof√≠a, respondi√≥: ‚ÄúA ser capaz de hablar conmigo mismo‚ÄĚ

- Hay que prestar atención a nuestros enemigos, porque son los primeros en descubrir nuestras debilidades.

- La virtud del hombre y de la mujer son la misma.

- Decía que por todo equipaje se debería llevar solo el que en el caso de naufragio, pudiera nadar con él.

- Al preguntarle qué cosa era mejor para los hombres, dijo: "Morir felices".

Descripción de una persona cínica

Estos individuos aspiraban a identificarse con la figura del perro, por la sencillez y desfachatez de la vida canina. Usaban barba, llevaban alforja y cayado, practicaban juegos de palabras a manera de metodología: a aquellos que proponían ideas y teorías incomprensibles, ellos ponían el gesto, el humor y la ironía.

Los cínicos tomaron como modelo a la naturaleza y los animales, invitaban al alboroto de repudio de toda sepultura.

Teofrasto retrata a un c√≠nico de la siguiente manera: ‚ÄúEs un hombre que maldice y tiene una reputaci√≥n deplorable. Es sucio, bebe y nunca est√° en ayunas. Cuando puede hacerlo, estafa y golpea a quienes descubren el enga√Īo antes de que puedan denunciarlo. Ninguna actividad le repugna: ser√° patr√≥n de una taberna y, si es necesario, encargado de un burdel, pregonero e incluso, si se quiere, recaudador de impuestos. Ladr√≥n, habituado a las comisar√≠as y a los guardias civiles, a menudo se lo encuentran locuaz, en la plaza p√ļblica, a menos que se convierta en abogado de todas las causas, aunque sean las m√°s indefendibles. Prestamista con fianza, tiene adem√°s la soberbia de un famoso y no cuesta mucho imaginarlo. Para completar el cuadro, no olvidemos que el c√≠nico deja sin sentir verg√ľenza que su madre se muera de hambre‚Ķ ‚ÄĚ

Personajes importantes del Cinismo

Antístenes

Fue uno de los filósofos más relevantes de su época, discípulo directo de Sócrates, tuvo a su vez una influencia decisiva en algunas de las escuelas que se formaron en este periodo, tanto por sus teorías, como por su actitud y su forma de vida.

Ant√≠stenes naci√≥ en Atenas, entre los a√Īos -450 y -445 y muri√≥ en al a√Īo -366. Su padre fue un ciudadano ateniense y su madre una esclava tracia, este mestizaje le imped√≠a conseguir la ciudadan√≠a ateniense, pero no parece que esto le importunara demasiado.

Su andadura filos√≥fica comenz√≥ como disc√≠pulo del famoso sofista Gorgias, que como todo sofista cobraba por ense√Īar, por lo cual se podr√≠a deducir que Ant√≠stenes gozaba de una buena posici√≥n econ√≥mica. En este mismo tiempo se inici√≥ tambi√©n en los misterios √≥rficos. Sin embargo, su principal aprendizaje fue con S√≥crates, de quien se hizo disc√≠pulo y amigo hasta la muerte de √©ste.

Antístenes estuvo presente en la muerte de Sócrates, mientras discutían sobre la inmortalidad del alma y esperaban a que llegara el momento de beber el veneno que le causaría la muerte.

La tranquilidad del viejo maestro en tan decisivos momentos causó una profunda impresión en todos los que estaban allí presentes. Probablemente esto influyera en la insistencia posterior de Antístenes en la ataraxía.[1] Un buen día Antístenes decidió prescindir de todo lo superfluo y fundar su propia escuela. Lo hizo en un gimnasio en las afueras de Atenas llamado cinosarges, que quiere decir perro blanco. El cambio es tan radical que se manifiesta también externamente, viste ahora un manto, un zurrón y un bastón, indumentaria que se convierte en el uniforme del cínico. Prescinde de una manera decisiva de todo lo que no puede llevar encima, con la intención de librarse de los caprichos de la fortuna y regir su propio destino.

El objetivo es alcanzar la felicidad y esto se consigue si uno depende solo de sí mismo. Lo fundamental para el cínico es la autarquía, es decir la independencia de todo condicionamiento exterior, la autosuficiencia, que puede aprenderse pero que requiere un esfuerzo. Atrás queda todo aquello que considera que ya no le pertenece al sabio, la familia, el dinero, la fama y sobre todo sus antiguos pensamientos. En cierta ocasión afirmó que la mayor dicha era sin duda, morir feliz.

Ant√≠stenes viv√≠a seg√ļn su propia ley, la que √©l mismo eligi√≥ para s√≠. Las leyes establecidas, las convenciones sociales no eran para este sabio, que como todos los c√≠nicos despreciaba las normas, las instituciones, las costumbres y todo lo que representa una atadura para el hombre. Predicaba una vuelta a la naturaleza como revulsivo a la domesticaci√≥n social y cultural que se impon√≠a en las ciudades. Pose√≠a una amplia cultura y escribi√≥ numerosos libros, de los cuales actualmente tan solo se conservan 2 breves fragmentos.

Crates de Tebas

Era un ciudadano adinerado y de buena posici√≥n social, que renunci√≥ a toda su fortuna para hacerse fil√≥sofo c√≠nico. Fue disc√≠pulo de Di√≥genes y maestro de Zen√≥n de Citio. Crates, a diferencia de su maestro, era un hombre amable y tranquilo, que le vali√≥ el sobrenombre de "el fil√°ntropo", as√≠ como el de "abrepuertas" porque la gente le llamaba a sus casas para pedirle consejo y charlar con √©l. Naci√≥ en Tebas aproximadamente en el a√Īo -368, pero enseguida se march√≥ a Atenas, para hacerse seguidor de Di√≥genes, muri√≥ hacia el a√Īo -288. Como todos los c√≠nicos predicaba la autarqu√≠a y la sencillez dando ejemplo con su vida y sus actos, y aunque de estilo menos agresivo que sus predecesores, su actitud es la misma que los dem√°s.

Para Crates la filosofía le libera de su esclavitud externa, en cuanto a la familia, la propiedad o las costumbres sociales y le libera también de esclavitud interna, de sus opiniones, manteniendo su radical libertad individual. Para conseguir vivir feliz, es suficiente con lo mínimo, es esencial la frugalidad y la distancia con las instituciones y las leyes. Crates escribió bastantes obras de literatura en las que consiguió mantener un buen nivel. Eran parodias que escondían mensajes éticos. Pretendía propagar los principios de Diógenes, de una manera atractiva, y de esta manera consiguió llegar a una audiencia bastante amplia.

Diógenes de Sinope

Naci√≥ en Sinope (Asia Menor) entre los a√Īos -413 y -400 y muri√≥ en Corinto en el a√Īo -323. Fue desterrado de Sinope. Forzado por estas circunstancias deambul√≥ por Esparta, Corinto y Atenas, y en esta ciudad frecuent√≥ el cinosarges y se hizo disc√≠pulo de Ant√≠stenes, opt√≥ por llevar una vida austera y adopt√≥ la indumentaria c√≠nica, como su maestro. Desde sus comienzos en Atenas mostr√≥ un car√°cter apasionado. Pone en pr√°ctica de una manera radical las teor√≠as de su maestro Ant√≠stenes. Lleva al extremo la libertad de palabra, su dedicaci√≥n es criticar y denunciar todo aquello que limita al hombre, en particular las instituciones. Propone una nueva valoraci√≥n frente a la valoraci√≥n tradicional y se enfrenta constantemente a las normas sociales. Se considera cosmopolita, es decir, ciudadano del mundo, en cualquier parte se encuentra el c√≠nico como en su casa y reconoce esto mismo en los dem√°s, por tanto el mundo es de todos. La leyenda cuenta que se deshizo de todo lo que no era indispensable, incluso abandon√≥ su escudilla cuando vio que un muchacho beb√≠a agua en el hueco de las manos. Todo esto es posible pero se necesita un duro entrenamiento. Di√≥genes, como todos los c√≠nicos recomienda el entrenamiento para adquirir la aret√©, ejercitarse tanto f√≠sica como mentalmente para endurecerse y llegar a la impasibilidad y a la autosuficiencia. La independencia se consigue con el esfuerzo. Escribi√≥ algunos libros, que se han perdido. Eran de car√°cter breve y en forma de m√°ximas o sentencias agudas e ir√≥nicas. Su muerte ha dado que hablar y actualmente no se sabe la verdadera causa. Seg√ļn algunos muri√≥ por su propia voluntad, suicid√°ndose mediante la "contenci√≥n del aliento", due√Īo de su destino y del momento de su muerte, aunque esto ser√≠a algo metaf√≥rico, pues es imposible morir por dejar de respirar voluntariamente. Seg√ļn otros muri√≥ de las mordeduras de un perro, esta vez de los de cuatro patas o de una indigesti√≥n por comer pulpo crudo.

Metrocles e Hiparquía

Metrocles hermano de Hiparqu√≠a y proveniente de una familia rica, naci√≥ en Marinea (Tracia). Desde muy peque√Īo empez√≥ a tener inquietudes filos√≥ficas, y gracias a que ten√≠a mucho dinero se pudo dedicar a ello. Era un ni√Īo t√≠mido y para reforzar su car√°cter sus padres decidieron confiarlo al maestro Crates que con fama de duro aconsej√≥ a Metrocles fortificar su cuerpo. Estando un d√≠a en uno de sus entrenamientos se le escap√≥ una ventosidad involuntariamente, el hecho le pareci√≥ tan sumamente humillante que √©ste se encerr√≥ en su habitaci√≥n con la intenci√≥n de dejarse morir de hambre. Crates entr√≥ en el habit√°culo e intento convencer con palabras de que no hab√≠a hecho nada absurdo sino que lo ser√≠a para la naturaleza, no expulsar los flatos; luego √©ste empez√≥ a soltar flatos para alentarlo con razones, y as√≠ fue, tantas ventosidades escuch√≥ el alumno que acab√≥ acostumbr√°ndose a ello y rechaz√≥ la idea de quitarse la vida. Desde entonces Metrocles fue disc√≠pulo de Crates y fue un c√©lebre fil√≥sofo. Muri√≥ a edad tard√≠a estrangul√°ndose con las manos.

Su hermana Hiparqu√≠a fue una de las primeras mujeres fil√≥sofas, la √ļnica c√≠nica. Cuando ten√≠a quince a√Īos sinti√≥ un profundo inter√©s por la Escuela C√≠nica y decidi√≥ seguir los pasos de Crates. Convivi√≥ con √©l y finalmente se cas√≥ con √©ste a pesar de la oposici√≥n de su familia. Tanto deseaba casarse con Crates que amenaz√≥ con suicidarse si no lo hac√≠a. Hiparqu√≠a deseaba convertirse en c√≠nica ya que el modo de vida de una persona c√≠nica era algo inusual. Con √©l comparti√≥ una forma muy peculiar de vida c√≠nica. Ambos decidieron llevar √©ste estilo de vida. Tuvieron al menos un hijo educado bajo los valores c√≠nicos. Durante el embarazo no abandon√≥ sus ejercicios y cuando naci√≥ su hijo Pas√≠cles lo lavaba en la concha de una tortuga y adem√°s con agua fr√≠a. Hiparqu√≠a siempre acud√≠a a todas y cada una de las reuniones a las que acud√≠a su marido. √Čsta era rechazada radicalmente por la sociedad de la antigua Grecia ya que en √©sta √©poca las mujeres deb√≠a ocuparse solo y exclusivamente a las labores dom√©sticas y de tejedur√≠a.

Diógenes Laercio

De √©ste fil√≥sofo griego poco se sabe; se duda si Laercio proviene por apellido, porque su padre se llamaba Laertes o Laerte o bien porque era natural de Laerta (Cecilia). Famoso por sus diez vol√ļmenes respecto a la filosof√≠a griega ‚ÄúDiez libros sobre la vida. Sentencias de los fil√≥sofos m√°s ilustres‚ÄĚ. Su trabajo se conserva pero falta una peque√Īa parte. La obra de Di√≥genes en su totalidad es una recopilaci√≥n de biograf√≠as, res√ļmenes de doctrinas, y hasta rumores que no son ciertos de la vida de los fil√≥sofos griegos. En el primer libro Di√≥genes subraya que la filosof√≠a comenz√≥ en Grecia y tambi√©n presenta la prehistoria del pensamiento filos√≥fico. Del segundo al s√©ptimo volumen habla sobre los fil√≥sofos jonios como Anax√≠menes o Anax√°goras y comenta las diferentes opiniones de S√≥crates y su disc√≠pulo Jenofonte. Uno de los vol√ļmenes habla s√≥lo y exclusivamente del fil√≥sofo Plat√≥n. El octavo volumen trata sobre el matem√°tico y fil√≥sofo Pit√°goras y sobre el matem√°tico y astr√≥nomo Eudoxo. En el noveno volumen habla sobre el pensamiento metaf√≠sico cl√°sico y prosigue con fil√≥sofos como Parm√≠nedes, Zen√≥n, Dem√≥crito, Prot√°goras y Pirr√≥n, fundador de la Escuela Esc√©ptica. El d√©cimo esta dedicado exclusivamente a Epicuro y su escuela. No se sabe de que secta filos√≥fica fue Di√≥genes Laercio. Algunos autores dicen que fue epic√ļreo

Menedemo

Fil√≥sofo de de la secta de Fed√≥n y disc√≠pulo de Caloto Lampsaceno. Proven√≠a de una familia noble. Se dice que era un gran supersticioso llegando a tal extremo que algunos fil√≥sofos dicen que iba vestido por las calles de furia y diciendo que ven√≠a del infierno para observar a los pecadores y luego bajar y cont√°rselo al demonio. Su vestimenta constaba de una t√ļnica oscura, en la cabeza un casco arc√°dico que ten√≠a dibujado doce signos, con calzado tr√°gico, barba bastante larga y un bast√≥n de fresno en la mano. Los eretrienses lo enviaron a Megara a la escuela de Plat√≥n donde dejo la milicia; all√≠ conoci√≥ a Estilp√≥n y ambos navegaron a √Člide y conocieron a Mosco y a Anquipilo, ambos disc√≠pulos de Fel√≥n. Menedemo fue un hombre muy serio por raz√≥n de Crates, que lo llamaba toro Eretrio y el esculapio Fliasio. Y Tim√≥n dice que era muy vocinglero y f√ļtil en cuanto hablaba. Dicen que era un hombre sencillo y muy descuidado; adem√°s no guardaba ning√ļn orden para la gente que le o√≠a porque no hab√≠a asientos a su alrededor, sino que cada uno se sentaba donde quer√≠a. Apreciaba bastante a Arato y a Licofr√≥n, poeta tr√°gico; tambi√©n a Ant√°goras Rodio; pero m√°s que a todos veneraba a Homero, despu√©s a los l√≠ricos. Los discursos de Menemo eran muy dif√≠ciles de comprender. Era de ingenio cambiante e inventor de nuevas frases. Se dice que no escribi√≥ ni compuso nada. Al principio √©ste fue muy despreciado por la sociedad y los eretrienses lo llamaban perro, m√°s tarde rectificaron y lo admitieron en el gobierno de la rep√ļblica. Fue embajador de Lis√≠maco y embajador de las cortes de Tolomeo.

Finalmente seg√ļn Her√°clides muri√≥ a los setenta y cuatro a√Īos de edad.

Menipo

De origen fenicio fue fil√≥sofo y poeta en la escuela c√≠nica. Se cree que fue el propulsor de la s√°tira menipea escrita en verso y prosa. Se conocen muy poca informaci√≥n sobre su vida en general. Fue esclavo liberto. Algunos fil√≥sofos afirman que los libros donde se encuentra su nombre no son suyos, sino de Dionisio y de Zopiro que se lo entregaron a Menipo para que los pusiese en orden. Los libros c√≠nicos son trece: Funerarias, Testamentos, Cartas elegantes, En persona de los dioses, A los f√≠sicos, Matem√°ticos y gram√°ticos, La generaci√≥n de Epicuro, La supersticiosa celebraci√≥n epic√ļrea del d√≠a vig√©simo del mes y otras obras.

Onesícrito de Astipalea

Su vida transcurri√≥ entre el a√Īo ‚Äď 380 a -300. Acompa√Ī√≥ a Alejando Magno una de sus investigaciones en la India. Este intelectual est√° relacionado con la ‚Äúescuela c√≠nica‚ÄĚ. Se conservan pocos testimonios que hablen sobre √©l. Fue disc√≠pulo de Di√≥genes, aunque este c√≠nico no es muy conocido; empez√≥ a ser m√°s popular a partir de la llegada del ej√©rcito maced√≥nico a la India en su viaje con Alejandro Magno.

Onesícrito al igual que ocurrió con otros autores, escribió sobre la India en muchas de sus obras.

A lo largo de su vida viajo por muchos países. Se dice de él que no se consideraba un auténtico cínico, no fue como sus predecesores, pero su actitud y la propagación del cinismo hizo que Diógenes Laercio le incluyera en su libro; el nombre de Onesícrito figura en cualquier lista de filósofos cínicos.

Notas

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Escuela c√≠nica ‚ÄĒ Se denomina escuela filos√≥fica c√≠nica (del griego kyon, perro, denominaci√≥n despectiva por su frugal modo de vivir) a la fundada en Grecia durante la segunda mitad del siglo IV a.C. Los griegos Di√≥genes de Sinope y Ant√≠stenes son habitualmente… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Escuela filos√≥fica ‚ÄĒ es un concepto ambiguo muy extendido en la bibliograf√≠a,[1] que la mayor√≠a de las veces no apunta a una realidad hist√≥rica de escuela entendida como una instituci√≥n jerarquizada y con continuidad, sino a una simple agrupaci√≥n de fil√≥sofos… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Escuela cirenaica ‚ÄĒ Para otros usos de este t√©rmino, v√©ase Cirenaica (desambiguaci√≥n). Aristipo de Cirene. La escuela cirenaica fue una escuela filos√≥fica fundada por Aristipo de Cirene, disc√≠pulo de S√≥crates, en el siglo V a. C., emparentada con las… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Escuela cirenaica ‚ÄĒ La escuela cirenaica fue una escuela filos√≥fica fundada por Aristipo de Cirene, disc√≠pulo de S√≥crates, en el siglo V adC, emparentada con las escuelas meg√°rica y c√≠nica. Los cirenaicos se ocuparon fundamentalmente de cuestiones de √©tica. En su… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Filosof√≠a helen√≠stica ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Plat√≥n. La filosof√≠a helen√≠stica es el periodo de la filosof√≠a occidental que se desarroll√≥ en el per√≠odo helen√≠stico. Comenz√≥ con Arist√≥teles y termin√≥ con la extinci√≥n del Neoplat ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Di√≥genes Laercio ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Edici√≥n en castellano de Vidas de los Fil√≥sofos Ilustres de D.Jos√© Ortiz y Sanz. Di√≥genes Laercio fue un importante historiador griego de filosof√≠a cl√°sica que, se cree, naci√≥ en el siglo III d.C, durante el reinado… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Autonom√≠a (filosof√≠a y psicolog√≠a) ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Autonom√≠a (del griego auto, uno mismo , y nomos, norma ) es, en t√©rminos generales, la capacidad de tomar decisiones sin ayuda de otro. Se opone a heteronom√≠a. Es un concepto moderno, procedente de la Filosof√≠a y,… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Ant√≠stenes ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Para el almirante espartano, v√©ase Ant√≠stenes de Esparta. Ant√≠stenes Ant√≠stenes ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Di√≥genes de Sinope ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Diogenes (őĒőĻőŅő≥ő≠őĹő∑Ōā ŠĹĀ ő£őĻőĹŌČŌÄőĶŌćŌā) Diogenes por John William Waterhouse, representa su l√°mpara, su tinaja y las cebollas de las que se alimentaba ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Crates de Tebas ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Crates de Tebas (368 ‚Äď 288 a. C.) fue disc√≠pulo de Di√≥genes de Sinope y seguidor, como √©l, de la escuela c√≠nica. Como explica Di√≥genes Laercio, Crates don√≥ a la ciudad una grandiosa fortuna y adopt√≥, junto… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.