Espacio natural de las Sierras de la Paramera y Serrota


Espacio natural de las Sierras de la Paramera y Serrota

Espacio natural de las Sierras de la Paramera y Serrota

Sierras de la Paramera y Serrota
La Serrota desde el Valle de Amblés
La Serrota desde el Valle de Amblés
Situación
País Bandera de España España
División Bandera de Castilla y León.svg Castilla y León
Subdivisión Bandera de la provincia de Ávila.svg Ávila
Coordenadas 40°29′54″N 5°5′7″O / 40.49833, -5.08528
Datos generales
Administración Junta de Castilla y León
Grado de protección Espacio natural
Legislación Ley 08/1991
Nº de localidades 19 municipios
Superficie 41.000 ha


Las Sierras de la Paramera y Serrota son un espacio natural protegido[1] perteneciente a la provincia de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León, España.

La Sierra de la Paramera y La Serrota conforman una de las tres alineaciones que tiene el Sistema Central en la provincia española de Ávila, separadas por fosas. Son sierras muy deforestadas por las quemas realizadas por los pastores mesteños para conseguir pastos desde muy antiguo. En la Edad Media todavía debían de quedar bosques densos, ya que en textos medievales se cita al oso como habitante de La Serrota.

Contenido

Geomorfología

Predominan los paisajes graníticos, con su clásico modelado en berrocales (bolos, piedras caballeras, tors, etc). También quedan restos de morfología glaciar sobre todo en La Serrota (2.294 m), con pequeños circos orientados a NE y E y morrenas terminales a 1.600-1.800 m. Los ríos que nacen en estas sierras se encajan formando algunas gargantas excavadas en granito, desprovistas de acumulaciones en su fondo, en las que se pueden observar algunos saltos de agua. La red fluvial está bien adaptada al sistema de fallas. El periglaciarismo fue importante en áreas por encima de los 1.600 m, donde puede observarse todo tipo de morfología relacionada con estos procesos fríos, tales como laderas de bloques, grèzes litées, solifluxión, etc. En la actualidad todavía siguen vigentes muchos de estos procesos, especialmente los debidos a la gelifracción, como es el caso de los canchales; o la crioturbación y cuñas de hielo, como micropolígonos y cesped almohadillado; o por acción de la solifluxión (guirnaldas, lóbulos).

Mole granítica. Al fondo Garganta de los Hornos.

Otro aspecto destacable es el modelado granítico generado por la covergencia de varios factores favorables, tales como la composición mineralógica de estas rocas granudas, la red de diaclasado o los climas (o paleoclimas) adecuados para su alteración. El resultado es la elaboración de grandes formas graníticas, con una variada tipología: cúpulas o domos, lanchares, dorsos de ballena, formas fungiformes, tors residuales, piedras caballeras, bolos etc., formando berrocales o pedrizas, también son frecuentes los pasillos o callejones y los bloques partidos, que ayudan a conferirle un carácter caótico a estos paisajes.

Los procesos dominantes son el lajamiento, la descamación y la disgregación granular por procesos físico-químicos. En muchos casos se trata de formas heredadas, generadas bajo potentes horizontes de arenización, en condiciones climáticas subtropicales de sabana, seguramente en el Terciario superior, y posteriormente exhumadas.

A estas morfologías se le sobreimponen formas menores de meteorización, como las gnammas o pilancones, con formas muy evolucionadas (aros de piedra o rock doughnuts), tafonis, estrías y surcos de disgregación a modo de un pseudo-lapiaz.[2]

Flora

Roble melojo de gran porte en Navacepedilla de Corneja

En cuanto a la vegetación predomina el matorral. Algunas plantas características de estas sierras son: el piorno (Cytisus purgans), el erizo serrano (Armeria caespitosa), el enebro rastrero (Juniperus nana), la genciana (Gentiana pneumonanthe), la hepática blanca (Parnassia palustris), la escoba (Cytisus scoparius), la hiniesta (Genista cinerascens), el azafrán serrano (Crocus carpetanus), la botonera (Santolina rosmarinifolia), el tomillo (Thymus zygis), la mejorana (Thymus mastichina), el berceo (Stipa gigantea), la dedalera (Digitalis thapsi), la flor de leche (Luzula lactea) y el cantueso (Lavandula pedunculata).

En zonas basales pueden encontrarse algunos bosques de robles, rebollos o melojos (Quercus pyrenaica). El bosque de rebollos mejor conservado se sitúa en La Bardera de Villatoro, en las cercanías del nacimiento del río Adaja. También pueden encontrarse alisos (Alnus glutinosa), servales (Sorbus aucuparia), bosquetes de álamos temblones (Populus tremula), majuelos (Crataegus monogyna), endrinos (Prunus spinosa), espinos cervales (Rhamnus catharticus), escaramujos (Rosa canina) y madreselvas.

Patrimonio histórico

Castillo de Villaviciosa

En el área del espacio natural se encuentran el castro vetón de Ulaca, que junto con otros castros de la provincia forman un conjunto con gran interés arqueológico, el yacimiento visigodo de la Cabeza de Navasangil y los castillos de Manqueospese y de Villaviciosa

Municipios

El espacio natural de las Sierras de la Paramera y Serrota pertenece a la provincia de Ávila, está situado en su zona central, afectando total o parcialmente a los términos municipales de:


Límites

Carros en chozo (raíces vetonas). Garganta del Villar

Los límites geográficos son los siguientes:

  • Límite este.- Se inicia en el cruce de la carretera AV-900 con la que conduce a Mironcillo; recorre dicha carretera AV-900 en dirección sur hasta Navalmoral.
  • Límite sur.- Desde Navalmoral sigue la comarcal C-500 hasta el cruce con la carretera que conduce a la nacional N-502 recorriéndola en toda su longitud, continúa por la N-502 hasta el norte hasta la Fonda de Santa Teresa, donde toma la carretera que, en dirección oeste, conduce a Garganta del Villar. En este pueblo se desvía siguiendo la carretera que lleva a Navacepedilla de Corneja y Villafranca de la Sierra. Desde este último enlaza con la N-110 a la altura de la Venta de Juan Lorenzo.
  • Límite norte.- Recorre la N-110 desde dicha Venta hasta el pueblo de Villatoro. Desde éste continúa por los caminos carreteros que unen Villatoro con Pradosegar, éste con Muñotello y Muñotello con Narros del Puerto. Desde Narros del Puerto toma la carretera que llega a La Hija de Dios, donde toma la C-502 hasta, en dirección NE, llegar a Solosancho. Aquí toma el camino que conduce a Riatas y, siguiendo, a Sotalvo. De Sotalvo se dirige a Mironcillo y desde éste, recorriendo la carretera que para por Riofrio, se llega al cruce inicial.

Bibliografía

Corral en la dehesa de Serrota. Villafranca de la Sierra
  1. Dinámica de la vegetación durante los últimos 3000 años en las Sierras de La Paramera, La Serrota y Villafranca (Ávila), a partir del análisis polínico. Antonia Andrade Olalla. 1994.
  2. Análisis y valoración del paisaje en las Sierras de la Paramera y La Serrota (Ávila). Jesús Abad Soria y Fernando García Quiroga. 2006. [1]
  3. Análisis y valoración zoogegráfica de las rapaces y vida animal en la vertiente norte de la Sierra de la Paramera (Ávila). Diputación Provincial de Ávila. Jesús Abad Soria . 2005.

Referencias

Enlaces externos

Murallas de Ulaca en Solosancho

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.