Idioma tartésico

ÔĽŅ
Idioma tartésico
Tartésico
Hablado en Actuales Espa√Īa y Portugal
Región Sudoeste de la Península Ibérica
Hablantes lengua muerta
Familia Lengua no clasificada
 Tart√©sico
Alfabeto Escritura tartesia
Estatus oficial
Oficial en Ning√ļn pa√≠s
Regulado por No est√° regulado
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2
ISO 639-3
Mapa lleng√ľes paleohisp√†niques-cast.jpg
La lengua tartesia en el contexto de las inscriptiones en Lenguas paleohisp√°nicas

Contenido

Acepciones del término

Idiomas en la Peninsula Ibérica circa de 300 AC[1].

El término de idioma tartesio tiene tres acepciones:

  1. la lengua propia de la ciudad de Tartessos ;
  2. la lengua correspondiente a los habitantes de la cultura orientalizante del Bajo Guadalquivir entre los siglos VIII y VI a. C. (que arqueol√≥gicamente se llama tartesia);
  3. la lengua correspondiente a una setentena de breves inscripciones que se han encontrado principalmente en el sur de Portugal (Algarve y Baixo Alentejo), mientras que algunas se han encontrado también en el Guadiana Medio (en Extremadura) y unas pocas en el Bajo Guadalquivir. Dado que en la zona propiamente tartesia su documentación es exigua, se ha discutido si esta escritura se corresponde efectivamente con la lengua tartesia o si se trata de una lengua periférica a lo tartesio.

Es por ello que cuando a la lengua de estas estelas se denomina "tartesio" o "tartésico" hay que tener en cuenta que dicho nombre no deja de ser una hipótesis: que sería la lengua del antiguo reino de Tartessos. Muchos historiadores se han decantado por una denominación diferente para la lengua de estas estelas: sudlusitana (Schmoll, Rodríguez Ramos y hasta hace poco también Untermann), puesto que los textos no aparecen en zona considerada tartésica (que estaría entre Huelva y el valle del Guadalquivir). Por otra parte, la denominación sudlusitano tiene el inconveniente de prestarse a confusión dando a entender la idea de una relación con la lengua lusitana. Otros nombres serían bástulo-turdetana (Gómez-Moreno), del Suroeste (Maluquer de Motes) o del Algarve (De Hoz).

Los turdetanos de √©poca romana son considerados los herederos de la cultura tart√©sica y posiblemente incluso la palabra turd-etano sea una variante de la misma de tart-esio. Estrab√≥n los menciona como "... los m√°s cultos de los √≠beros y tienen escritura y escritos hist√≥ricos en prosa y verso y leyes en forma m√©trica que seg√ļn se dice datan de 6000 a√Īos".

Testimonios no epigráficos de la lengua de la región de Tartessos

Además del testimonio de las inscripciones llamadas tartesias (sobre las que se centrará el resto del artículo), existe información adicional derivada de los nombres propios mencionados en textos principalmente greco-latinos. De un lado tenemos los nombres relacionados explícitamente con el reino de Tartessos; de otro los nombres indígenas conocidos en la región en época romana.

De los nombres del reino de Tartessos hay muy poco, aunque alguna interpretaci√≥n es interesante. Se ha indicado que el nombre del rey Arganthonio, de cuyo reino se dice que era opulento en plata, coincide con el t√©rmino celta para plata *argantom, de modo que ser√≠a el (hombre) de la plata; tambi√©n se ha sugerido que el rey m√≠tico G√°rgoris, podr√≠a entenderse en celta galo como un *gargo-rix "rey feroz" / "rey terrible". Sendas interpretaciones coincidir√≠an con la l√≠nea de quienes consideran que la lengua de las estelas tartesias ser√≠a c√©ltica. Por otro lado, del propio nombre de Tartessos, se ha se√Īalado la presencia del sufijo t√≠pico en t√©rminos egeos pre-griegos -essos. Sin embargo, como ha se√Īalado J√ľrgen Untermann, no puede descartarse que unos nombres ind√≠genas diferentes hayan sido deformados por los griegos seg√ļn secuencias que les eran familiares.

Del testimonio de la zona andaluza de √©poca romana, Untermann ha demostrado que la Pen√≠nsula Ib√©rica se divide en tres regiones seg√ļn los t√©rminos usados para los nombres de ciudades: unos son los √≠beros en iltiR- (b√°sicamente en la zona mediterr√°nea), otros son los celtas en -briga, mientras que en el sector del Bajo Guadalquivir predominan unos top√≥nimos que se pueden encontrar desde Lisboa a M√°laga y que presentan el elemento ipo-/ippo- o el oba: On-oba (Huelva), Cord-uba (C√≥rdoba), Oliss-ippo (Lisboa) y otros como Baes-ippo, Il-ipa, Ipo-lca, Ipo-noba, Maen-oba, Ob-ulco u Osson-oba. Estos top√≥nimos son √≠ndice de un estrato ling√ľ√≠stico sin determinar, que no es seguro si es la misma lengua que las estelas o que la ciudad de Tartessos, pero que por su dispersi√≥n geogr√°fica leg√≠timamente puede considerarse turdetano o tartesio.

Historia

No se sabe cu√°ndo apareci√≥ la lengua tart√©sica en la pen√≠nsula. Tampoco se conoce con exactitud cu√°ndo se comenz√≥ a usar la escritura. La lengua s√≥lo aparece en una serie de estelas cuya dataci√≥n es poco clara, pero que corresponder√≠a al menos a los siglos VII/VI al V a. C.; mientras que hay discrepancia sobre si la escritura/lengua de la ceca de Salacia (Alc√°cer do Sal, Portugal) de hacia el 200 a. C. corresponde a la lengua de las estelas, por lo que es realmente poco lo que puede decirse, si bien la transcripci√≥n de la ceca permite reconocer un significativo final en "-ipon".

Tampoco se conoce con exactitud cuándo dejó de hablarse, pero se puede suponer que, al igual que en el resto del sur peninsular, la aculturación por los romanos fue bastante rápida después de la conquista.

Escritura

Artículo principal: Escritura tartesia
Una de las propuestas de signario tartésico. Adaptado de Rodríguez Ramos 2000.

La escritura de las estelas es una escritura paleohisp√°nica muy similar, tanto por la forma de los signos como por el valor que los signos representan, a la escritura ib√©rica suroriental que expresa lengua ib√©rica. Sobre el origen de las escrituras paleohisp√°nicas no hay consenso: para algunos investigadores su origen esta directa y √ļnicamente vinculado al alfabeto fenicio, mientras que para otros en su creaci√≥n tambi√©n habr√≠a influido el alfabeto griego.

Con la excepción del alfabeto greco-ibérico, el resto de escrituras paleohispánicas comparten una característica tipológica distintiva: presentan signos con valor silábico para las oclusivas y signos con valor alfabético para el resto de consonantes y vocales. Desde el punto de vista de la clasificación de los sistemas de escritura no son alfabetos ni silabarios, sino escrituras mixtas que se identifican normalmente como semisilabarios. La particularidad de la escritura tartesia es la sistemática redundancia vocálica de los signos silábicos, fenómeno que en las otras escrituras paleohispánicas es residual. Algunos investigadores consideran esta escritura como un semisilabario redundante, mientras que otros la consideran un alfabeto redundante. El fenómeno de la redundancia vocálica de los signos silábicos fue descubierto por Ulrich Schmoll y permite clasificar la mayor parte de los signos de esta escritura en silábicos, vocálicos y consonánticos. Aun así, su desciframiento aun no se puede dar por cerrado, puesto que no hay consenso entre los diferentes investigadores que han hecho propuestas concretas.

Textos de Ejemplo

Reproducción de la Estela de Fonte Velha (Bensafrim, Lagos).


  • Fonte Velha (Bensafrim):

lokoobooniirabootooaŇēaiaikaalteelokonanenaŇē[-]ekaa?iiŇõiinkoolobooiiteerobaarebeeteasiioonii

(Untermann 1997).


  • Herdade da Abobada (Almod√īvar)

ir¬īualkuusie : naŇēkeentiimubaateerobaare?aataaneatee

(Untermann 1997).

La lengua de las estelas

Estela de Herdade de Abobada (Almod√īvar) en el museo de Beja.

El estado actual del desciframiento del semisilabario es parte provisional e inacabado. Existen signos cuya lectura no es segura y los textos casi nunca presentan separación entre palabras. Por ello, un intento de traducción o incluso de lectura es muy arriesgado, aunque sobre la mayoría de las inscripciones (dado su carácter breve, con una serie de palabras repetidas respecto a un aparente nombre propio siempre diferente) hay cierta unanimidad al respecto de que se tratarían de inscripciones funerarias.

En el estado actual de conocimientos poco puede decirse más que dar una visión genérica a partir de las transcripciones. Se distinguen 5 vocales: "a", "e", "i", "o" y "u"; habiéndose notado la presencia de los diptongos /ai/ y /oi/. También se ha apreciado el uso del signo "u" en función semiconsonática de /w/. Como en íbero se distinguen signos para los tres órdenes de oclusivas orales de tipo velar, dental y labial; pero debe notarse que aunque la transcripción se haga con las sordas "k", "t" y "p" no serían indicativas de si eran sordas o sonoras; de la misma manera, aunque en ocasiones se transcribe la labial como "b", ello no implica que sea sonora y no sorda (nótese pues que "paare" y "baare" son dos transcripciones distintas de las mismas letras tartesias. Están claramente documentadas las consonantes "l" y "n", así como dos "s" (tal vez una de ellas palatal) y dos "r" (de distinción desconocida); mientras que el uso de "m" sólo se produciría ante "u", así como una posible aspirada de tipo "h" (con un sonido del tipo jota) que solo se encontraría ante "a".

Los t√©rminos m√°s repetidos son las 'palabras': "paare" y "naŇēkeentii", del que existen diversas variantes en su final como "naŇēkeenii", "naŇēkeeii" o "naŇēkeenai" (entre otras) y formas tal vez abreviadas (?) como "naŇēkee" o "naŇēkeen". Es interesante indicar que, de forma excepcional, el primer t√©rmino presenta variantes con terminaciones similares a los del segundo ("paaren", "paarentii"; raz√≥n por la cual se ha propuesto que ambos fuesen verbos. En menor medida son recurrentes tambi√©n otros elementos como "(paa) tee ero", "iru" (para Untermann un pronombre o un adverbio), "paane" o "uarpaan", t√©rmino √©ste sobre el que Correa ha se√Īalado que podr√≠a ser un t√≠tulo honor√≠fico o magistratura que indicar√≠a el rango del difunto.

De los presuntos nombres propios se ha indicado que suelen presentar unos finales caracer√≠sticos (que podr√≠an ser sufijos t√≠picos de la formaci√≥n de antrop√≥nimos)como "-on", "-ir" o "ea"; que pueden ir tambi√©n juntos en casos como "on-ir" o "ir-ea". Algunos posibles antrop√≥nimos ser√≠an: aarkuuior, aipuuris, akoolion, arpuuiel, koopeelipoon, lokoopooniir, ooŇēoir, pootiiea, Ňõutuuiirea, taalainon, tiirtoos, uarpooiir o uursaar.

No est√° claro si la lengua era sufijal o aglutinante, aunque se ha se√Īalado la aparente existencia de sufijos, como los ya vistos al tratar de las variantes de la f√≥rmula y los de los antrop√≥nimos, as√≠ como otros relativamente frecuentes, como "-Ňõe" o "-ne".

Relación con otras lenguas

Estrabón comenta que

"(los turdetanos) tienen escritura... También los demás íberos tienen escritura, pero no la misma, siendo también sus idiomas distintos"

Desde 1966 se han producido diversos intentos de filiar la lengua de las inscripciones tartesias, yendo la totalidad de los intentos orientada a identificarla como una lengua indoeuropea, pero, por interesantes que estos intentos puedan ser, no han llegado a ninguna conclusión definitiva y, de hecho, recientemente se ha propuesto la hipótesis contraria: que los datos disponibles abogan porque sea una lengua no indoeuropea. Restando esta discusión pendiente, sí parece clara su falta de relación con las demás lenguas vecinas: ni con el íbero, ni con el vasco, ni con el bereber, ni con el fenicio.

El pionero de estos estudios fue Stig Wikander y, aunque sus propuestas est√°n lastradas por el uso de una transcripci√≥n obsoleta, su propuesta principal sigue siendo objeto de estudio: el ver en "keenii" y "keentii" dos formas verbales seg√ļn la conjugaci√≥n indoeuropea. En la primera forma se seguir√≠a el modelo de la conjugaci√≥n -hi de las lenguas anatolias en la que, como en griego antiguo, una desinencia "-i" es la marca de la tercera persona del singular. Mientras que en la segunda, tanto podr√≠amos tener una tercera del plural de la conjugaci√≥n "-hi" (desinencia "-nti") como una tercera del singular de la conjugaci√≥n "-mi" (desinencia "-ti"). Nac√≠a as√≠ la hip√≥tesis anatolia, que suger√≠a una relaci√≥n entre los pueblos anatolios y Andaluc√≠a muy en la l√≠nea de las reconstrucciones difusionistas de Shulten (para quien Tartessos era una colonia etrusca, quienes a su vez eran de origen egeo), de Gordon Childe y de Manuel G√≥mez-Moreno (para quien la cultura tartesia y m√°s concretamente su escritura ten√≠an parentesco con la cultura minoica). Ideas todas ellas hoy en d√≠a superadas.

Posteriormente Correa creyó encontrar algunos indicios de que la lengua de las inscripciones pudiera ser celta. La teoría celta es históricamente congruente, dado que las fuentes greco-latinas mencionan expresamente la presencia de "celtici" en la Bética, por más que su presencia es interpretable con una llegada tardía a partir del s. V aC (o incluso en el s. IIaC) y no parecen relacionables con la toponimia tartesia, sino con los topónimos en "briga".

Correa identific√≥ algunas interesantes interpretaciones sobre los t√©rminos tartesios. As√≠ en "uarpaan" tendr√≠amos el prefijo indoeuropeo "uper" con la ca√≠da de la /p/ t√≠pica de las lenguas celtas y el t√©rmino vendr√≠a a significar supremo, en el nombre "aipuuris" tendr√≠amos un indoeuropeo "aikwo-rex" (el rey justo) con una evoluci√≥n fon√©tica id√©ntica a la del galo; en el inicio "lokoopooniirapoo" habr√≠a que leer "Logo-bo Niira-bo" en donde tendr√≠amos una menci√≥n al dios celta Lug y a "ner" (hombre, guerrero), declinados seg√ļn un dativo plural "-bo" (lat√≠n "-bus") que indicar√≠a las divinidades a las que estar√≠a dedicada la inscripci√≥n.

Sin embargo, donde más hincapié ha efectuado Correa ha sido en la equiparación de algunos de los antropónimos que encabezan las inscripciones tartesias con nombres celtas conocidos, como Acco, Alburus, Ambatus y otros.

Con todos estos precedentes, finalmente Untermann ha intentado efectuar una s√≠ntesis en la que su principal contribuci√≥n m√°s all√° de las propuestas de Correa ha sido el intento de paralelizar la morfolog√≠a indoeuropea con las secuencias que se encuentran en las estelas. As√≠ sigue la consideraci√≥n de unos verbos con singular en "-i" y plural en "-nti" (con verbos "naŇēkee-" y "baare")y sugiere que los finales en "-a" y "-ea" fuesen nominativos femeninos, en "-on" un Acusativo singular o un Nominativo neutro, los finales en "-r" ser√≠an formas en "-r-os" contra√≠das como sucede en lat√≠n ("faber" < "fabrs" < "fabros"), los en "-kun" un genitivo plural de un nombre de familia en -k- como los celtib√©ricos.

Con todo, la hip√≥tesis celta va experimentando un cierto receso o desencanto. El propio Correa ha considerado sus resultados poco concluyentes y ha apreciado la falta de la t√≠pica flexi√≥n indoeuropea en las inscripciones, sugiriendo que aunque los antrop√≥nimos parezcan celtas la lengua no lo ser√≠a (se habr√≠a producido una entrada de gente celta en un entorno no celta). Por su parte, Rodr√≠guez Ramos, tras haberse mostrado partidario de la interpretaci√≥n indoeuropea es cr√≠tico respecto a todos los puntos de la misma. En el plano morfol√≥gico considera que los parecidos morfol√≥gicos son ocasionales, que no pueden explicar la totalidad de las variantes, dando como norma variantes minoritarias o excepcionales. Pero tambi√©n considera que el vocalismo de los antrop√≥nimos es incompatible con la fon√©tica celta y que, en conjunto, la lengua de las estelas no se podr√≠a relacionar con ninguna familia ling√ľ√≠stica indoeuropea conocida, considerando que su indoeuropeidad como no imposible, pero improbable.

En resumen, puede verse que todavía no se ha llegado a una conclusión clara respecto a la lengua tartesia.

Extensión geográfica

Los textos se han encontrado en el Algarve y el Bajo Alentejo, al sur de Portugal y en los cursos medios del Guadalquivir y el Guadiana.

Véase también

Bibliografía

  • Schmoll, U. (1961) : Die sudlusitanischen Inschriften Wiesbaden.
  • Correa, J. A. (1989): "Posibles antrop√≥nimos en las inscripciones en escritura del S.O. (o Tartesia)" Veleia 6, pp.243-252.
  • Correa, J.A. (1996): "La epigraf√≠a del Sudoeste. Estado de la cuesti√≥n" en Villar y D'Encarna√ßao (eds) La Hispania Prerromana Salamanca, pp. 65-76.
  • Untermann, J. (1997): Monumenta Linguarum Hispanicarum. IV. Die tartessischen, keltiberischen und lusitanischen Inschriften. Wiesbaden.
  • Untermann, J. (2000): "Lenguas y escrituras en torno a Tartessos" en ARGANTONIO. Rey de Tartessos (cat√°logo de la exposici√≥n), Madrid, pp. 69-77.
  • Rodr√≠guez Ramos, J. (2000): "La lectura de las inscripciones sudlusitano-tartesias" Faventia 22/1, pp. 21-48. Consultable en [2]
  • Rodr√≠guez Ramos, J. (2002): "Las inscripciones sudlusitano-tartesias: su funci√≥n, lengua y contexto socioecon√≥mico" Complutum 13, pp. 85-95.

Enlaces externos

  • Dos p√°ginas que agrupan fotos y dibujos de inscripciones tartesias copiados de diversas fuentes (escaneados de libros, im√°genes de internet, etc.) con lecturas e interpretaciones en IREA

y en A Escrita do Sudoeste (esta √ļltima con amplios comentarios a cada inscripci√≥n).


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Turdetanos ‚ÄĒ Informaci√≥n Idioma Tart√©sico Principales ciudades ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Escritura tart√©sica ‚ÄĒ Escrituras paleohisp√°nicas ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • T√ļrdulos ‚ÄĒ Informaci√≥n Ra√≠z √©tnica Preindoeuropeo  Iberos   T√ļrdulos ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Historia de Andaluc√≠a ‚ÄĒ Jinete, relieves √≠beros de Osuna, en el Museo Arqueol√≥gico Nacional de Espa√Īa ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Tartessos (drama) ‚ÄĒ Drama teatral de Miguel Romero Esteo. Descrita por el propio autor como un poema √©pico de la protohistoria de Andaluc√≠a, Tartessos se divide en ochenta y cuatro liturgias (agrupadas en dos jornadas y un ep√≠logo) en las que se combinan cantos,… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Idiomas de Espa√Īa ‚ÄĒ Lenguas maternas en las comunidades aut√≥nomas con idiomas cooficiales de Espa√Īa (porcentaje sobre la poblaci√≥n total)[1] Comunidad Aut√≥noma Lengua cooficial Castellano Lengua cooficial Ambas por igual Otras Catalu√Īa C ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Euskera ‚ÄĒ Euskera, vasco o vascuence Euskara Hablado en  Espa√Īa  Francia ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Lengua aislada ‚ÄĒ Una lengua aislada es una lengua natural para la que no se ha probado ning√ļn parentesco con otra lengua viva o muerta. Presumiblemente, una lengua aislada es aquella que no pertenece a ninguna familia de lenguas propiamente dicha (es decir, ella… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Lenguas preindoeuropeas ‚ÄĒ Localizaci√≥n de las lenguas preindoeuropeas documentadas: Pen√≠nsula ib√©rica: euskera, tartesio, ib√©rico; Pen√≠nsula it√°lica: etrusco, r√©tico, sicano, piceno septentrional, Pen√≠nsula anatolia: h√°tico, hurrito urartiano, Grecia y Chipre: lemnio,… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Romanizaci√≥n de Hispania ‚ÄĒ Se entiende por romanizaci√≥n de Hispania el proceso por el que la cultura romana se implant√≥ en la Pen√≠nsula Ib√©rica durante el periodo de dominio romano sobre √©sta. Jarra d ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.