Jorge Denegre Vaught Peña

Jorge Denegre Vaught Peña
Nacimiento 29 de septiembre, 1916
Mamantel, Campeche
Fallecimiento 28 de febrero, 1998 (81 años)
Ciudad de México
Nacionalidad Bandera de México México
Ocupación Historiador, Bibliófilo, historiador, editor, paleógrafo, periodista, polígrafo, poeta.
Cónyuge Julia María del Carmen Alcocer Méndez.
Hijos Manuel Augusto Walter Livingston; María Elena Gladys; Jorge Ramiro.
Padres Thomas Levingston Baynes Vaught; Elena Peña Barrera.

Jorge Denegre Vaught Peña fue un abogado, historiador, bibliógrafo, paleógrafo, bibliófilo, editor, polígrafo y poeta mexicano. Nació en Mamantel, Campeche el 29 de septiembre de 1916 y falleció en la Ciudad de México el 28 de febrero de 1998.[1]


Contenido

Estudios

Estudió primaria en la ciudad de Mérida, Yucatán, en la "Escuela Modelo". Poco antes de ingresar al famoso internado peninsular, tuvo una experiencia maravillosa al encontrarse por vez primera en su vida en una biblioteca particular, en su afortunado caso, la perteneciente al célebre historiador yucateco Eligio Ancona. Cuenta en sus Memorias, que gozó ese día el privilegio de tener en sus manos libros que despertaron su enorme amor por cualesquier impreso, Las Mil y una Noches, una biografía de David Lívingston, y un libro de aventuras de Emilio Salgari, sobre románticos piratas. Como Vasconcelos, años antes, en su propia tierra natal, en el Instituto Campechano, entonces supo que consagraría su vida a la persecución del ideal de formar una gran biblioteca. Pero, tras esas horas de deleitosa lectura tuvo que despedirse de la hija del Maestro Ancona y lo llevaron ante su madre, la señora Elena Peña Viuda de Vaught --quien se hallaba convaleciendo de una operación en un hospital emeritense-- y luego lo condujeron al internado. En éste encontró en el Director, Don José G. Novelo, un padre afectuoso y severo que imprimió en el niño una proclividad al estudio, a la práctica de los deportes y un respeto a principios morales que sustituyeron la ausencia del Dr. Thomas Lívingston Baynes Vaught , su padre fallecido tres años después de su nacimiento.

Allí mismo, entre otras actividades literarias, colaboró en el periódico El Modelista. Continuó sus estudios en el "Liceo Carmelita", en Ciudad del Carmen, Campeche. Ahí dirigió, en 1934 y 1935, las revistas El Estudiante Carmelita, Iris y Pro Patria. Tal como escribe José Rogelio Álvarez, al describir esta parte de la vida de Jorge Denegre Vaught, la crítica valiente y constante en contra del "reyezuelo" local, al que fustigaba frecuentemente con satíricos artículos que titulada "Los Vampiros del Civismo", le valió el destierro y tuvo que emigrar rumbo a la Ciudad de México junto con su joven esposa, Julia Alcocer Méndez, leal compañera de toda la vida, y su primogénito en sus brazos. En el centro de la gran ciudad, comenzó su carrera de librero, al obtener una generosa autorización del entonces Secretario de Educación Pública, el campechano Manuel Gual Vidal, para poner un improvisado tenderete para exhibir libros que previamente había leìdo, en el fondo del patio central del edificio recién inaugurado por José Vasconcelos. Esa modalidad de manifestar el conocimiento adquirido ante profesores, escritores e intelectuales que acudìan al edificio sede de la SEP -Secretaría de Educación Pública-, le valió buenas ventas y buenos amigos. Entretanto, continuó sus estudios en los cursos nocturnos impartidos por la Escuela Nacional Preparatoria dentro del Antiguo Colegio de San Ildefonso de la Universidad Nacional recién inaugurada por el ministro Vasconcelos. Posteriormente, cursó la carrera de Derecho (1945-1949) en la misma Universidad Nacional Autónoma de México.

Trabajo editorial y obra

Para sostener a su pequeña familia y continuar sus estudios,así como para hacerse acreedor de un pequeño fideicomiso que un tío (Georges Denegre) había negociado con su padre, el Dr. Thomas Baynes Vaught, y que condicionaba su entrega hasta que demostrara fehacientemente haber terminado una carrera universitaria, se dedicó a la compraventa de libros, terminando por establecer una pequeña librería a la que denominó "Rabrindranath Tagore" como un reconocimiento al gran poeta hindú, del que era devoto lector y quien había llegado a la Ciudad de México, invitado por Vasconcelos, habiéndole prometido que en cuanto pudiera tener una librería le pondría su nombre, lo que realizaría pronto, en la misma calle de Argentina, en el Centro Històrico, y en el mismo sitio donde fortuitamente se había fundado la primera Imprenta de América, en el S. XVI. Con el intenso estudio bibliográfico que el joven bibliófilo llevó a cabo para fortalecer su negocio librero, acabó por especializarse en Historia de México y otros aspectos de la cultura nacional a los que se consagró con un auténtico amor patriótico.

En 1955 fundó la Editorial Academia Literaria en la que publicó grandes obras históricas mexicanas. Comenzó esta tarea con la aparición de la crónica de Dávila Padilla con prólogo del inmortal polígrafo y bibliógrafo español Dr. Agustín Millares Carlo y con la publicación de la crónica franciscana de la Provincia de San Pedro y San Pablo de Michoacán escrita por Fray Alonso de la Rea, cubrió la editorial la primera mitad del programa que se fijó para su colección de Grandes Crónicas Mexicanas. Todos los historiadores y estudiosos de la época colonial saben de la extraordinaria rareza de esas obras que eran casi desconocidas. El ejemplar que utilizó Jorge Denegre para la reproducción facsimilar de la crónica michaocana perteneció a la maravillosa biblioteca de libros antiguos mexicanos del notable bibliófilo Martín Carrancedo. A propósito, el historiador Denegre escribió en la Introducción de la obra citada: "Al mencionar a la biblioteca Carrancedo no puedo dejar de señalar que me invade una tristeza profunda que se deriva de un sentimiento intenso de índole nacional. Don Martín fue a la vez un apasionado bibliófilo, un eminente hombre de negocios y uno de los fundadores de la industria mexicana.

Durante alguno de sus viajes a España, asesorado por el grupo de sus amigos intelectuales, entre los que destacan Luis Araquestain y ya en contacto con los más notables libreros anticuarios españoles adquirió una considerable cantidad de libros e impresos coloniales mexicanos o de otros diversos lugares, todos ellos referentes a México en general y a América. La mayoría estaban relacionados con los temas de la conquista, evangelización, exploración y gobierno de las Indias Occidentales. No faltaban una primera edición de las Décadas de Herrera de la Monarquía de Torquemada, de Fernando de Oviedo, de los Tratados de las Casas" de Vetauncourt, de López de Cogolludo, de González de la Puente, etc., etc. Este extraordinario lote fue transportado de inmediato a su biblioteca en la ciudad de México, luego de las dificultades inherentes a las barreras aduanales. Otros viajes y envíos directos de libreros europeos y norteamericanos y adquisiciones a diversos libreros nuestros, enriquecieron su hiblioteca a tal grado que puedo afirmar que llegó a ser la más completa biblioteca particular de temas mexicanos que hubo en esta época en la República. Sin embargo, un día me sorprendió una noticia: don Martín tomó la resolución de vender su biblioteca y me comisionó para hacer las listas de sus diversas colecciones y ponerlas de inmediato a la venta. Tuve que hacerlo y confieso, que lo que yo deseaba era realizar un catálogo bibliográfico razonado de las obras y publicarlo.

Terminadas la listas de las diversas colecciones que integran el conjunto, la biblioteca fue puesta en venta. Numerosos historiadores, bibliófilos y funcionarios del gobierno tuvieron la oportunidad de visitarla sin resolver absolutamente nada. Yo tomé particular empeño en que la Biblioteca Nacional adquiriera los acervos de la colección colonial y que la Biblioteca Central de la UNAM, los que corresponden al período de Independencia. En mis Memorias particulares que estoy a punto de terminar, narro detenidamente lo que corresponde a este asunto. Sólo puedo decir que logré que Don Martín accediera a que lo que correspondía al parte colonial se vendiera a la Biblioteca Nacional en dos pagos anuales y que ésta ya tenía un presupuesto que permitía la compra en esas condiciones. Añado que a pesar de mis idas y venidas esto no se pudo lograr y se perdió la oportunidad por falta de interés. Lo mencionado resalta el mérito que tiene la publicación de esta colección de Grandes Crónicas Mexicanas para cuya difusión y conocimiento esperamos seguir adelante." JORGE DENEGRE VAUGHT PEÑA.

  • En la Colección de Grandes Crónicas Mexicanas publicó Historia de la fundación y discurso de la provincia de Santiago de México de la Orden de Predicadores, de Fray Agustín Dávila Padilla, con un erudito estudio de Millares Carlo. Primera de una serie de crónicas las cuales, por su importancia capital como fuentes para la historia antigua de México, por su extraordinaria rareza en el mercado de libros y por el exagerado precio de una especulación inmoderada les impone, han de constituir para el acervo, tanto del estudioso como del aficionado a la historia, una valiosa adquisición. Por su singular hermosura como por su imponente majestad, se ha editado en facsímile. Fue asesor bibliográfico el Dr. Agustín Millares Carlo, bibliógrafo de prestigio universal. En la advertencia preliminar del propio Dr. Millares se asienta: “Se ha elegido para la reproducción, hecha con toda diligencia y cuidado, la segunda edición, que publicada en 1625 por Juan de Meerbeque en Bruselas, corrió con dos portadas distintas. Hánsele adicionado la Tabla de los Capítulos Particulares y la Suma de los Capítulos Celebrados en la Provincia, partes que fueron omitidas en la citada segunda edición; la Suma aparece ahora completada hasta 1858 por benevolencia del sabio religioso y escritor Fray Vicente Beltrán de Heredia, de la Orden de Predicadores. El prólogo que sigue a esta advertencia consta de dos partes: I. Noticias Biográficas del autor, en las que esperamos haber utilizado algunas especies nuevas acerca de las tres etapas, particularmente la primera, de la vida del padre Dávila Padilla... II.- Estudio bibliográfico de los escritos de nuestro autor... “Además, la obra incluye tres índices: I.- Índice de Capítulos de la Provincia de Santiago. II).- Índice de personas y lugares. III).- Índice general de la obra. La edición fue de 500 ejemplares en papel biblios de 52 kilos. A la fecha, quedan sólo unos cuantos ejemplares; estamos a punto de declarar agotada la edición.

Historia de la provincia de la Compañía de Jesús de Nueva España de Francisco de Florencia;prólogo de Francisco González de Cossío.

Esta reedición es el primer tomo de la que sobre la materia debemos a Florencia, por no haber sido impreso el resto de la obra, que a la fecha debemos considerar perdido. La historia contiene rica documentación que con acierto la ilustra éste que es uno de los más prolíficos escritores de ese grupo brillante y barroco de la segunda mitad del Siglo XVII, en que descuellan Sigüenza y Góngora, Juana Inés de la Cruz, Baltasar de Medina, Francisco Betancourt y otros, todos ellos nuncios de un México que se encuentra plena y definitivamente cincuenta años después. Dentro de la general importancia que la obra de Florencia tiene para el investigador o para el amante de las glorias de la patria, es verdaderamente apasionante, y a ella consagra buena parte de su atención y de su libro, la cuestión relativa a los colegios, en que tanto descollaron los jesuitas.

La obra contiene en su edición facsimilar, relación de las obras citadas o consultadas, el prólogo y las bibliografías de las obras del P. Florencia; siete láminas en color, reproduciendo obras del mismo autor; reproducción de la obra de 1694 y tres índices: de los libros y capítulos de la historia; índice de las cosas notables e índice onomástico complementario.

La edición constó de 500 ejemplares numerados, impresos en papel biblios de 52 kilos.

Historia de Yucatán de Fray Diego López de Cogolludo,Madrid 1688, con un tomo in separatta, de prólogo, notas y acotaciones de Jorge Rubio Mañé). Dos tomos. Esta reedición es el primer tomo de la que sobre la materia debemos a Florencia, por no haber sido impreso el resto de la obra, que a la fecha debemos considerar perdido. La historia contiene rica documentación que con acierto la ilustra éste que es uno de los más prolíficos escritores de ese grupo brillante y barroco de la segunda mitad del Siglo XVII, en que descuellan Sigüenza y Góngora, Juana Inés de la Cruz, Baltasar de Medina, Francisco Betancourt y otros, todos ellos nuncios de un México que se encuentra plena y definitivamente cincuenta años después. Dentro de la general importancia que la obra de Florencia tiene para el investigador o para el amante de las glorias de la patria, es verdaderamente apasionante, y a ella consagra buena parte de su atención y de su libro, la cuestión relativa a los colegios, en que tanto descollaron los jesuitas.

La obra contiene en su edición facsimilar, relación de las obras citadas o consultadas, el prólogo y las bibliografías de las obras del P. Florencia; siete láminas en color, reproduciendo obras del mismo autor; reproducción de la obra de 1694 y tres índices: de los libros y capítulos de la historia; índice de las cosas notables e índice onomástico complementario.

La edición constó de 500 ejemplares numerados, impresos en papel biblios de 52 kilos.

Crónica de la Santa Provincia de San Diego de México de Balthasar de Medina, México 1682, prólogo de Fernando Sandoval. Esta reedición es el primer tomo de la que sobre la materia debemos a Florencia, por no haber sido impreso el resto de la obra, que a la fecha debemos considerar perdido. La historia contiene rica documentación que con acierto la ilustra éste que es uno de los más prolíficos escritores de ese grupo brillante y barroco de la segunda mitad del Siglo XVII, en que descuellan Sigüenza y Góngora, Juana Inés de la Cruz, Baltasar de Medina, Francisco Betancourt y otros, todos ellos nuncios de un México que se encuentra plena y definitivamente cincuenta años después. Dentro de la general importancia que la obra de Florencia tiene para el investigador o para el amante de las glorias de la patria, es verdaderamente apasionante, y a ella consagra buena parte de su atención y de su libro, la cuestión relativa a los colegios, en que tanto descollaron los jesuitas.

La obra contiene en su edición facsimilar, relación de las obras citadas o consultadas, el prólogo y las bibliografías de las obras del P. Florencia; siete láminas en color, reproduciendo obras del mismo autor; reproducción de la obra de 1694 y tres índices: de los libros y capítulos de la historia; índice de las cosas notables e índice onomástico complementario.

La edición constó de 500 ejemplares numerados, impresos en papel biblios de 52 kilos.

Teatro Ecleseástico de la primitiva iglesia de las Indias Occidentales, vidas de sus Arzobispos, Obispos y cosas memorables de sus Sedes, Madrid 1645-1555, de Gil González Dávila. Prólogo enjundioso de Agustín Millares Carlo.

Crónica de la Orden de N.S.P.S. Francisco, Provincia de San Pedro y S. Pablo de Michoacán. México 1643. Introducción de Manuel Septién y Septién. Índices de Livingston Denegre Vaught. México, 1991. El cronista Larrea “dedica a su tierra natural varios capítulos que constituyen una preciosa relación de Querétaro del siglo XVII. En realidad, es la única fuente sobre los sucesos de esa época. Esta crónica es difícil de encontrar en nuestro país, ya que por el descuido de nuestras bibliotecas y como consecuencia del paso del tiempo, aunado a razones económicas, prácticamente están extinguidas las fuentes de historia. Nuestros libros fundamentales y rarísimos se encuentran en las bibliotecas principales de Europa y de Estados Unidos”. Explicó lo anterior el Dr. Lívingston Denegre-Vaught A.lcocer, profesor titular del Área Semiológica de la Carrera de Comunicación del Departamento de Educación y Comunicación de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco. El Boletín Informativo de esa institución publicó el día 9 de noviembre, de 1992 una extensa entrevista sobre esta obra.

Con esta crónica la Editorial Academia Literaria llegó a la primera mitad del programa que se fijó para su Colección de Grandes Crónicas Mexicanas. Esta empresa cultural fue fundada por el padre del Dr. Lívingston Denegre Vaught,, Lic. Jorge Denegre, hace 50 años, con el propósito de aportar a la historia del país libros esenciales para el conocimiento de nuestro pasado.

El Dr. Lívingston Denegre Vaught, colaboró en la reproducción facsimilar de esta crónica que perteneció a la maravillosa biblioteca de libros antiguos mexicanos del notable bibliógrafo don Martín Carrancedo. Su trabajo consistió en hacer el índice, construyó la tabla de contenidos de manera que el lector encuentre una rápida referencia de los principales personajes, lugares y materias que vienen en la obra. De esta manera coadyuva a que un experto en asuntos de Michoacán, pueda encontrar las referencias fácilmente. El historiador comienza por leer el índice que naturalmente ha sido trasladado del español del S. XVI al lenguaje moderno a través de un estudio paleográfico. Además se consignan datos geográficos; toponímicos, biográficos y, en fin se hace un resumen de cuestiones esenciales.

Quedaron sin publicarse: Crónica Apóstolica y Seráfica de todos los Colegios de Propaganda Fide de esta Nueva España.de Fray Isidro Félix de Espinosa. Primera Parte. México, 1746. Crónica Seráfica y Apóstolica del Colegio de Propaganda Fide de la Santa Cruz de Querétaro en la Nueva España. de Fray Juan Domingo Arricivita Segunda Parte. México 1792. Crónica de la Orden de N.P.S.Agustín, en las Provincias de la Nueva España. México, 1642.de Fray Joan de Grijalva. Historia de la Provincia de San Vicente de Chyapa y Guatemala de la Orden Ntro. Glorioso Padre Santo. Domingo. Madrid, 1619. Prólogo de Agustín Millares Carlo. Teatro Mexicano. México, 1697. Menologio Franciscano. Tratado de la Ciudad de México. Tratado de la Ciudad de Puebla. Dos tomos, de Fr. Agustín de Vetancourt. Crónica Histórica-Religiosa de la Provincia de la Compañía de Jesús en México. México, 1896, de Andrés Pérez de Rivas. No obstante, JDVP contaba no sólo con las obras que serían litografiadas en offset sino con los estudios que habían sido preparados por eruditos en cada materia.


  • En la colección Reforma e Imperio, se publicaron: Don Juan Álvarez; José María Lafragua político y romántico e Historia de la intervención y del imperio de Maximiliano de Manuel Rivera Cambas.
  • En la colección de Joyas bibliográficas mexicanas: Rasgo breve de la grandeza guanajuateña.
  • En la colección de Guerras de México con Estados Unidos, Exposición al Público sobre los asuntos de Texas de Esteban F. Austin y Las siete guerras por Texas de Pablo Herrera Carrillo.
  • En Testimonios documentales de México, Ricardo Flores Magón y su actitud en la Baja California, de Jesús González Monroy.

En 1962 publicó la Bibliografía de Manuel Rivera Cambas, de la que es autor, habiendo recibido críticas muy favorables de Europa, Estados Unidos y de historiadores nacionales como Francisco González de Cossío, por la erudición desplegada en este trabajo monumental.

En {(1964)} dio a la luz pública, en coedición con el World Press Institute y con introducción, prólogo y proemio de Antonio Pompa y Pompa, Harry W. Morgan y Antonio Carrillo Flores, a la sazón embajador de México en los Estados Unidos, La Eterna Antorcha de Arlington de su hijo Manuel Augusto Walter Livingston Denegre Vaught Alcocer.

En 1989. Conaculta, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, le hicieron un reconocimiento en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, en ocasión de la conmemoración de los 450 años de la imprenta en México. En el evento dedicado a las facetas Dde Jprge Denegre Vaught de historiador, bibliógrafo, bibliófilo y coleccionista de obras señeras para los anales históricos de la nación y, fundamentalmente, librero anticuario, rindieron testimonio de su trabajo bienhechor, junto con otros personajes notables como Antonio Pompa y Pompa, Fernando Benitez, José Rogelio Álvarez, Guillermo Tovar y de Teresa, Alejandro Ainslie, Yolanda Mercader y otros amantes de los libros.

En ese mismo año 1989 escribió junto a Elías Trabulse, Miguel León Portilla, Virginia Armella y otros autores el libro El galeón del Pacífico, que versa sobre las piraterías ocurridas en nuestro territorio y sobre ese mar. Fue editado por el gobierno del Estado de Guerrero.

Obras inconclusas

Al morir en la Ciudad de México el 28 de febrero de 1998, dejó inconclusos:

Colaboró en 'México en la Cultura' y estuvo a cargo de todo lo relacionado con el Estado de Campeche en la 'Enciclopedia de México'.[3]

Se le consideró como uno de los bibliógrafos, libreros e historiadores mexicanos más reputados del siglo XX.

Referencias y notas

  1. Datos biográficos de Jorge Denegre Vaught (Consultado el 13/07/2010)
  2. Denegre Vaught Peña, Jorge (2007). Piraterías en la Nueva España (1a. edición). México: Banorte, Gobierno del Estado de Campeche. ISBN 978 968 9324 26 3. 
  3. Nota: Da cuenta de ello el editor de la Enciclopedia de México, José Rogelio Álvarez, en el prólogo que ha escrito para el libro de Jorge Denegre, Piraterías en la Nueva España.

Bibliografía

  • Álvarez, José Rogelio, (1978). «Tomo IV», Enciclopedia de México, pp. 2208-2209.
  • Jorge R. Denegre Vaught Ramírez; Fundación Nueva Academia Literaria (12 de noviembre). «Jorge Denegre Vaught Peña por Jorge R. Denegre Vaught Ramírez» (en español)

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • LX Legislatura del Congreso de la Unión de México — La LX Legislatura del Congreso de la Unión está conformada por los Senadores y los Diputados miembros de sus respectivas cámaras. Inició sus funciones el día 1 de septiembre de 2006 y concluyo el día 31 de agosto de 2009. Los Senadores fueron… …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.