La Dictadura de Ulises Heureaux

La Dictadura de Ulises Heureaux

Ulises Heureaux (21 de octubre 184526 de julio 1899) fue un militar y abogado dominicano. Presidente de República Dominicana desde el 1 de septiembre de 1882 al 1 de septiembre de 1883, desde el 6 de enero al 27 de febrero de 1887 y nuevamente desde el 30 de abril de 1889 hasta su asesinato en 1899. Estos períodos de gobierno Heureaux son conocidos en la historia dominicana, como "La Dictadura de Lilís". Heureaux se valió del terror y la intimidación paara mantener su proyecto de gobierno. Esto condujo a la joven república a la bancarrota , situación que provocaría una fuerte inestabilidad política y seria la causa principal de la posterior intervención norteamericana de 1916.

Contenido

Llegada de Lilís al poder

Tras los problemas y embastes que recibió el gobierno de Fernando Arturo de Meriño, este tuvo que implementar un plan emergente para mantener su gobierno, por lo que realizó un decreto llamado Decreto de San Fernando el 30 de mayo de 1881, mediante el cual asumía el poder temporal como dictador, y abolía el derecho de asilo en los consulados extranjeros. Cabe destacar que esta es la única dictadura oficialmente que ha tenido el país, la cual fue establecida por los disgustos que había entre el presidente y el Congreso, la cual exigía que la administración pública diera cuenta de las erogaciones realizadas por su gobierno.

Las disposiciones recibió el respaldo de los líderes azules, incluyendo la del Gral. Luperón, quien se encontraba en el exterior, por lo que Meriño no tuvo ningún problema para continuar su mandato posteriormente promulgar un decreto estableciendo los días 1, 2 y 3 de julio de 1882 para elegir al próximo presidente de la República.

Las elecciones para elegir al sustituto de Meriño fueron celebradas, y resultó electo el Gral. Ulises Heureaux y el Gral. Casimiro Nemesio de Moya como presidente y vicepresidente respectivamente. Ambos asumieron sus respectivos cargos el 1 de septiembre de 1882, fecha en que formaron parte del gabinete los generales Wenceslao Figuereo, Segundo Imbert, Generoso de Marchena, Alejandro Woss y Gil y Juan Tomás Mejía.

La elección de Heureaux constituyó un hecho de significativa importancia para la democracia dominicana, ya que fue la segunda vez que en el país se eligió un presidente y fue instalado su gobierno de acuerdo a lo establecido en la Constitución.

Primer gobierno de Ulises Heureaux (1882-1884)

El Gral. Ulises Heureaux llegó al poder el 1 de septiembre de 1882 en un momento en el que existían en el país unos 30 ingenios azucareros con una población empleada de 5000 trabajadores. Los principales ingenios se encontraban en las inmediaciones de la capital y los obreros recibían un salario promedio a los 75 centavos.

Heureaux realizó su gestión presidencial conforme los estatutos de su partido, aunque aspiraba a atraerse los seguidores del Partido Rojo, cuyo máximo líder era Buenaventura Báez, el cual falleció el 4 de marzo de 1884.

Los preparativos para las elecciones de 1884 ya se acercaban, y el gran Maestro, Gregorio Luperón, como era costumbre designaba a un presidente, pero este ya era un riesgo, ya que Luperón no contaba con el liderazgo que obtuvo en los años pasados, ni podía continuar imponiendo presidentes que no cumplieran con los interese de algunos, además de que no contara con la simpatía del pueblo. Ante esta situación, Lilís convocó una reunión secreta el 24 de marzo de 1884 con los integrantes del Gabinete y los candidatos presidenciales existentes, en la que sugirió que se presentara un solo aspirante a las elecciones lo que no fue aceptado.

Heureaux, de esta manera logró su objetivo, o sea, la división del Partido Azul y además, desprestigiar a su máximo líder, por lo que convocó una segunda reunión en la casa de éste, el 14 de mayo de 1884, que fue denominada Capitulaciones de Puerto Plata, donde se hicieron los siguientes acuerdos:

  • Los tres candidatos presidenciales: Francisco Gregorio Billini, Casimiro Nemesio de Moya y el Gral. Segundo Imbert, podrían seguir haciendo campaña de manera individual.
  • Los candidatos perdedores se comprometieron a respaldar al triunfador.
  • El candidato ganador designaría en su Gobierno a las personas que respaldaron a los candidatos contrarios.
  • El presidente de la República garantizaba la imparcialidad de las autoridades del gobierno durante el proceso electoral.
  • El presidente y el general Luperón se responsabilizaban en velar por el cumplimiento de las Capitulaciones.

Todos los puntos acordados fueron de las conveniencias de Heureaux, y no tuvieron ninguna efectividad, que no fuese en beneficio del mandatario de la Nación, y ejemplar discípulo del héroe de la guerra de Restauración.

Los comicios fueron celebrados y los candidatos respaldados por Luperón fueron Imbert y Moya a la presidencia y vicepresidencia respectivamente, mientras que Billini y Woss y Gil contaron con el apoyo de Lilis. Estos últimos lograron alcanzar la presidencia el 1 de septiembre de 1886.

Aspectos principales del 1er. Gobierno de Lilís

  • Continuación de la política del Partido Azul.
  • Libertad de prensa y de expresión.
  • Los ingresos del país aumentaron considerablemente.
  • Pago de 50 mil dólares al gobierno haitiano, presidido por Salomón, al gobierno dominicano.
  • El gobierno dominicano pagó las reclamaciones de ciudadanos dominicanos por gastos incurridos en levantamientos y contiendas.
  • Aplastamiento del movimiento revolucionario del 16 de noviembre de 1883 dirigido por el general *Cartagena en la villa de Moca.
  • Organización de elecciones, para elegir al presidente, las cuales fueron fraudulentas.

Segundo gobierno de Ulises Heureaux (1887-1889)

La llegada al poder de Lilis por segunda ocasión se produce 1887 tras el fracasado gobierno de Francisco Billini y Alejandro Woss y Gil posteriormente. Durante este gobierno, Lilis hizo un gabinete mixto, en los cuales figuraban líderes de los partidos rojo, azul e independiente, con el único propósito de eliminar el poderoso Partido Azul. Entre los nombramientos que hizo sobresalió Don María Gautier, como Ministro de Relaciones Exteriores, quien fue un radical defensor de los intereses de Báez durante los funestos seis años. Lilis también designó como Ministro de Guerra y Marina, al general Miguel A. Pichardo, uno de los principales adversarios en la pasada sublevación.

La composición del gobierno tuvo como objeto desintegrar los partidos existentes aglutinando a todos los individuos que incidían directa e indirectamente en la vida nacional. Heureaux consciente de las ambiciones personales de muchos de esos individuos, los atrajo para luego utilizarlo a su conveniencia, práctica que le dio excelentes resultados. Asimismo, se interesó en atraer a aquellas personas que son militancia partidista, sobresalían en distintas áreas. Los que se negaron a aceptar colaborar con su régimen fueron intimidados, encarcelados, repatriados o asesinados.

Una de sus principales maniobras legales fue la de reformar la Constitución en lo relativo a extender el periodo presidencial, de dos a cuatro años. La reforma constitucional, que contó con el apoyo de miles de firmas obtenidas a través de la represión, fue promulgada en noviembre de 1888, y entre las modificaciones introducidas figuraron:

  • El inicio del segundo mandato para el 27 de febrero del 1889.
  • Fue extendido a cuatro años la gestión del Poder Ejecutivo.
  • Modificación del sistema de elecciones, anulando el voto directo y secreto por el sistema de elección del Jefe de Estado a cargo de un Colegio Electoral.

La modificación de la Constitución constituyó uno de los primeros objetivos de Heureaux, ya que de esa manera se colocó por encima de Luperón, quien fue el ideólogo del periodo de dos años para dar mayores oportunidades a los líderes azules. Los partidarios del Partido Rojo, que estuvieron consciente de ello, apoyaron al presidente, quien les prometió realizar un gobierno de Unidad Nacional.

El gobierno de Lilis tuvo que enfrentarse una sublevación dirigida por Moya, la cual fue una de las revoluciones donde el gobierno invirtió mas recursos económicos, ya que esta revolución estuvo respaldada por una gran parte mayoritaria de la población cibaeña. Ante el temor al resurgimiento de otro levantamiento similar, motivó la creación del Batallón del Yaque en 1887. el indicado batallón estuvo formado por 800 hombres denominados “Perros de Presa”, y dada la fidelidad de éstos hacia el gobierno, les llamaban “Querido Papá”.

Empréstito con la Westendorp y Cía.

Al iniciar su nuevo mandato, Heureaux envío al general Generoso de Marchena hacia Europa con el objetivo de gestionar un préstamo para cubrir las necesidades económicas que confrontaban.

El comisionado estuvo en Londres, Inglaterra y en Ámsterdam, Holanda, en ésta última sostuvo reuniones con grupos financieros, obteniendo, en junio de 1888 un empréstito por 770,000 libras esterlinas, al 6%de interés anual, pagándose en 30 años. El préstamo con la Westendorp y Compañía constituyó el punto de partida para el endeudamiento del país a todo lo largo de la dictadura de Heureaux.

El acreedor, la Westendorp y Compañía, tenía derecho a cobrar hasta un 30% de los ingresos aduanales, para lo cual nombró en el país a varias agentes fiscales encargados de retener en las aduanas el dinero correspondiente y entregar el resto a las autoridades dominicanas, además de que estos agentes estaban organizados en una Junta denominada “Caja de Recaudación o Regie”.

Mediante este préstamo se pagaron 142,860 libras esterlinas reclamadas por la firma Hartmont, se saldó parte de la deuda interna que tenía el gobierno con los servidores públicos y los prestamistaslocales, y se engrasó la maquinaria política que mantenía a Ulises Heureaux en el poder con la compra de lealtades, armamentos, uniformes para el ejército y la adquisición y construcción de barcos de guerra.

Poco tiempo después, en 1890, Heureaux obtuvo otro préstamo con la Westendorp y Cía. por valor de 900,000 libras esterlinas, al 6% anual y por 50 años. Presentó como justificación la construcción de una vía de ferrocarril entre Santiago y Puerto Plata, aunque en realidad buena parte del dinero fue destinado al soborno y al pago de prebendas políticas.

El contrabando generalizado auspiciado por el propio Gobierno como forma de evadir el pago a los agentes aduanales de la Westendorp hizo caer en la quiebra a dicha compañía en 1893, que prefirió entonces aprovechar las negociaciones en torno al arrendamiento de la bahía y península de Samaná a los Estados Unidos para vender sus acreencias en la República Dominicana a capitalistas norteamericanos. Éstos se constituyeron en la Santo Domingo Improvement Company, y entre sus inversionistas principales se encontraban un secretario de Estado y otros funcionarios del gobierno estadounidense.

Elecciones y convulsiones de 1889

Los fracasos militares para derrocar a Heureaux motivaron que sus enemigos estimaran que podrían lograrlo a través de los comicios, por lo que llamaron a Luperón a fin de que éste reorganizara el Partido Azul y fuese el candidato presidencial en 1889. Al conocer los planes de sus adversarios, Lilis se les adelantó y escribió a Luperón, expresándole su apoyo a su candidatura presidencial, consciente de que éste no lo aceptaría, como ocurrió.

En cambio, Luperón autorizó a los miembros del Partido Azul que hicieran campañas a su favor, provocando de esta manera que Lilís desatara una tenaz represión en contra de ellos, los cuales comprendieron que por la vía electoral no podrían enfrentar al ex alumno de su líder al que trataron de convencer de que lo enfrentara militarmente, pero éste rehusó hacerlo. No obstante, el Gral. Manuel María Almonte lo hizo y penetró en Puerto Plata declarando a Luperón como Jefe del movimiento, para de esa manera comprometerlo.

Sin embargo, no logró sus propósitos, ya que el propio Luperón lo desautorizó públicamente, por lo que Almonte tuvo que huir de la población al ser atacado por las autoridades. Sin embargo, luego se presentó ante las autoridades al recibir garantías de su integridad física, pero posteriormente fue asesinado en la cárcel.

Las revueltas no cesaron, y por el contrario se incrementaron, lo que obligó a Heureaux a trasladarse al Cibao para personalmente combatirla, y en particular la surgida el 17 de febrero de 1889 en Santiago y La Vega, dirigido por el gral. Samuel de Moya, quien fue derrotado.

A pesar de las grandes luchas y levantamientos en contra de Heureaux, no se descuidó el aspecto político-legal y se presentó a los comicios como candidato presidencial, acompañado del baecista, Manuel María Gautier. La farsa electoral fue montada sin oposición alguna, ya que Luperón, tal y como lo previó Heureaux, abandonó el país, y lo mas connotados dirigentes liberales fueron encarcelados. Lilís obtuvo, de acuerdo a la Gaceta oficial Número 748 del 22 de diciembre de 1888, un total de 558 votos, mientras que Luperón solo recibió uno.

Tercer mandato de Heureaux

El tercer mandato de Heureaux se inauguró el 1 de marzo de 1889, en momentos en que éste se encontraba en el Cibao, por lo que la presidencia de la República fue asumida provisionalmente por Gautier. Heureaux lo hizo luego de sofocar las rebeliones en su contra, y de inmediato puso atención a los asuntos externos, principalmente a los que ocurrían en Haití donde, desde principios de ese año habían dos gobiernos, el legal con sede en Puerto Príncipe y encabezado por el Gral. François Denis Légitime, y el otro en Cabo Haitiano, presidido por el Gral. Louis Mondestin Florvil Hyppolite.

Esta situación del vecino país fue aprovechada por el gobernante dominicano, facilitando ayuda al general Hippolite, por lo que Legitime empezó a colaborar con Casimiro Nemesio de Moya, quien planeaba invadir el territorio nacional. Sin embargo, Heureaux fue enterado de esos planes y procedió a enviar a su Ministro de Relaciones Exteriores, Ignacio María González, a Puerto Príncipe con instrucciones de ofrecerle a Legitime colaboración para capturar a los revolucionarios de Hippolite, a cambio de la deportación de Moya, a lo que accedió el presidente haitiano.

Heureaux, de esta manera volvió a salir airoso, pero las conspiraciones en su contra continuaron, principalmente en el Cibao, donde los liberales hicieron grandes esfuerzos por desplazarlo del poder. A pesar de todo ello, Heureaux no descuidó la política exterior, y entre otras cosas se interesó por el establecimiento en el país de una misión diplomática norteamericana, logrando que el gobierno de esa Nación designara en 1889 a Frederick Douglass encargado de negocios.

El funcionario estadounidense, tenía 19 años sin retornar al país luego de haber realizado las funciones de secretario de la Comisión Investigadora enviada por el presidente Ulysses S. Grant. Douglas quedó sorprendido al llegar a Santo Domingo, el 23 de febrero de 1890 por los adelantos que se habían registrados, pese a las convulsiones políticas que se producían continuamente. La ciudad contaba desde 1888 con red de teléfonos con línea telegráfica, de coches y carruajes, así como servicios policiales que sorprendieron a Douglas.

El funcionario norteamericano rindió a su Gobierno un informe en el que reflejó su gran impresión, y presumiblemente motivó la formación de un nuevo tratado entre los dos países. En el mismo, terminado el 14 de junio de 1891, se estableció que el gobierno estadounidense otorgaba el privilegio de entrada de determinados productos criollos libre de derecho como azúcar, melazas y café. Por su parte, el Gobierno Dominicana debía permitir la entrada libre de impuestos de determinadas exportaciones americanas, las cuales eran de 26 clasificaciones.

Los tabacaleros en acción

El presidente Heureaux no solo tuvo que hacer frente a las conspiraciones en su contra, sino también a los productores de tabaco, quienes reaccionaron airados contra el Tratado de Reciprocidad Comercial firmado por Heureaux con los Estados Unidos.

Las actividades comerciales para la época era principalmente con los países de Europa y no con los Estados Unidos, por lo que el tratado fue visto como una amenaza para los países europeos, particularmente Alemania, que era la tradicional compradora de tabaco, y no estaba dispuesta a perder el mercado de Santo Domingo.

El tabaco en 1850 se convirtió en el producto de mayor exportación, lo que dinamizó las actividades de Puerto Plata y de compañías de Curazao y de las Islas Vírgenes Holandesas. Los comerciantes alemanes, que se convirtieron en los principales exportadores, enviaban el producto hacia Hamburgo y lo comercializaban por toda Europa, de ahí, su oposición al tratado de Reciprocidad.

A esta actitud de Alemania se sumaron Francia, Italia y Holanda, países que amenazaron al Gobierno dominicano con descontinuar la compra del producto si se aplicaba el señalado tratado. La posición de los alemanes surtió los efectos deseados, ya que todos los que tenían que ver con la producción y mercalización del tabaco en toda la región del Cibao, se opusieron al Tratado en momentos en que ésta cosecha se estimaba en 175 mil quintales.

Los tabacaleros cibaeños se encontraban en 1892 en pié de lucha contra el tirano, dispuestos a desatar una nueva guerra, similar a la que financiaron desde 1863 a 1865. Esas intenciones se pusieron de manifiesto al circular rumores en el sentido de que le dictador negociaba con Estados Unidos el arrendamiento de Samaná. Los planes en ese sentido fracasaron, debido a la actitud de los cibaeños de enfrentar con las armas a Heureaux, quien decidió aplazar las negociaciones para otra ocasión.

El tirano no satisfecho con el préstamo que recibió de la Westendorp, nuevamente recurrió a otro en septiembre de 1890, ésta vez por 900,000 libras esterlinas para ser pagado en 56 años, a razón de 6% de interés. Las condiciones de este empréstito fueron las siguientes:

  • El préstamo sería garantizado por una primera hipoteca sobre el ferrocarril que se construiría con una parte del empréstito.
  • Sería también garantizado por una segunda hipoteca sobre los derechos aduaneros.
  • La Regie de nuevo se encargaría de la recaudación de los fondos para el cumplimiento del servicio del préstamo, cuyo pago alcanzaba un cargo adicional de 57,000 mil libras anuales sobre los escasos ingresos del Gobierno.

Éste préstamo constituyó un fraude mayor que el de Harmont y los trabajos del ferrocarril de Puerto Plata a Santiago tuvieron que ser financiados con nuevos empréstitos. El presidente Heureaux gestionó otros préstamos con Juntas de Créditos y permitió a los comerciantes traer al país todos los contrabandos que desearan.

La política de endeudamiento efectuada por Heureaux perjudicó considerablemente a la Westendorp, que incluso se fue a la quiebra debido a que los contrabandos que se practicaban les impedían cobrar los ingresos que programó, por lo que no podía cubrir los pagos de sus accionistas y tenedores de bonos.

Ante esta situación la compañía rehúso a atender peticiones de Heureaux en el sentido de nuevos avances, por lo que el gobernante vio entonces las puertas cerradas por todos los lados. El mandatario ya no podía acudir a la acuñación fraudulenta de moneda de plata, como hizo en 1891, lo que provocó la ruina de muchos comerciantes y el desprestigio del gobierno, ni tampoco encontraba quien le prestara un sólo centavo. Sin embargo, al mandatario aun le quedaba una carta por jugar en 1892: el arrendamiento a los Estados Unidos de la península de Samaná.

El desempolvamiento del viejo proyecto de arrendamiento de Samaná fue aprovechado por la Westendorp para vender sus acciones a un grupo de capitalistas norteamericanos, los cuales crearon la compañía: San Domingo Improvement Company, de Nueva York, cuyos objetivos principalmente eran apoderarse de todo el país.

La empresa surgió de un sindicato financiero, cuyos directivos al conocer de las ganancias que podrían obtener con la bahía y península de Samaná, les facilitaron el dinero al gobernante dominicano luego de producirse la venta de las acciones de la Westendorp. De esta manera, concluiría las influencias financieras europeas en la República Dominicana, específicamente en marzo de 1893 cuando la Improvement inició sus operaciones.

Heureaux y la farsa electoral de 1892

Uno de los atributos mas destacable de Heureaux era el manejarse simultáneamente, en dos esferas: el económico y el político, por lo que al mismo tiempo que negociaba con un sindicato financiero estadounidense, a espalda de los europeos en 1892, no perdía de vista la proximidad de las elecciones presidenciales.

Para 1892, Heureaux ya tenía todo bien calculado, había informado a todo el país que no se presentaría en las próximas eyecciones, puesto que estaba cansado y no le interesaba participar nuevamente como presidente. De esa manera, aparentó brindar la oportunidad a los aspirantes a que salieran a la luz pública para así conocerlos y poder eliminarlos como lo había hecho en otras ocasiones.

Ésta estrategia llevada a cabo por Heureaux le dio los resultados esperados, ya que el principal aspirante fue uno de sus mas allegados colaboradores, el Gral. Generoso de Marchena, quien desaprobaba la influencia norteamericana y favorecía la europea, al fungir como inspector del Banco Nacional de Santo Domingo, creado por un sindicato francés con la autorización del gobierno para operar de manera exclusiva en el país.

Marchena obtuvo el apoyo de una gran parte de la población en momento en que Heureaux trataba de obtener el respaldo de los Estados Unidos, en su afán de mantenerse en el poder. El presidente consciente del peligro que representaba Marchena y sus amplias posibilidades de desplazarlo del poder no perdió tiempo en maniobrar las elecciones como en ocasiones anteriores.

Lilís recurrió a su acostumbrada farsa electoral y en 1893 ganó las elecciones de manera abrumadora por cuarta vez, ahora frente a Marchena, quien no aceptó la derrota y procedió a tramar una conspiración en su contra adoptando las siguientes medidas:

  • Dispuso que el Banco Nacional de Santo Domingo suspendiera el crédito concedido a Heureaux, argumentando que éste no saldó deudas contraídas.
  • Ordenó congelar los demás fondos del tirano.
  • Dispuso el embargo de las garantías que el dictador había ofrecido para satisfacer sus obligaciones.

Cuarto mandato de Heureaux (1892-1896)

El presidente Heureaux pretendió darle siempre carácter de legalidad e institucionalidad a su régimen, de ahí que se interesa en la organización de elecciones en la que él figuraba triunfador de manera avasalladora.

La farsa montada en 1892 no podía ser una excepción, y en esos comicios alegadamente obtuvo 393 votos al ganar en los Colegios Electorales de la capital, Santiago, La Vega, Puerto Plata, Monte Cristi, Azua y Barahona. En segundo lugar quedó Tomás Demetrio Morales, quien triunfó en el Colegio Electoral del Seibo, mientras que Marchena, que era el principal candidato opositor, quedó en tercer lugar al recibir 37 votos en los Colegios de la capital, El Seibo, Santiago y La Vega. Heureaux de esta manera logró presentarse como el gran triunfador, mientras que Marchena quedó como el gran perdedor electoralmente, y preso al ser acusado de conspirador.

Encarcelamiento y fusilamiento de Marchena

El general Marchena fue introducido fue introducido en una celda solitaria en la Torre del Homenaje y sólo era sacado encadenado de la misma cuando el dictador realizaba alguna travesía en uno de sus barcos. Heureaux retuvo durante más de un año el fusilamiento de su ex –colaborador hasta producirse la eliminación del general Joaquín Campos, delegado del Gobernador de Azua. Campos fue muerto de un balazo al caer en una emboscada hacha por enemigos del gobierno que iniciaron una rebelión denominada Rebelión de los Azuanos, con el propósito de derrotar a Heureaux. Sin embargo, el dictador logró sofocar la rebelión y aprovechar la ocasión para fusilar a Marchena, junto a otros seguidores suyos.

Invasión en contra de Heureaux

La situación siguió difícil para el dictador en el plano político y militar al sufrir un duro revés al huir su Ministro de Relaciones Exteriores, Ignacio María González, quien también estaba implicado en la rebelión de los azuanos.

González huyó hacia Puerto Rico y desde allí lanzó un manifiesto revelando las negociaciones secretas de Lilís para arrendar a Samaná a los norteamericanos. El ex –ministro, quien alegó que desconocía esas negociaciones hasta que decidió abandonar el país, viajó entonces a Puerto Príncipe donde concertó una alianza con Luperón y Moya para planear una invasión a finales de marzo de 1894 con el pleno respaldo del presidente Hippolite, quien derrocó al Gral. Legitime, con el apoyo del gobierno norteamericano.

Heureaux, al tener conocimiento de la invasión procedió a intimidar nuevamente al mandatario haitiano comunicándole que de seguir apoyándola entonces entregaría armas a sus compatriotas adversarios en el exilio para que fuesen a derrocarlo. El dictador, que conocía al gobernante haitiano, sabía que su intimidación lograría su propósito y que éste procedería a retirarle el apoyo a los revolucionarios por lo que asumió el mando de su tropa para enfrentar a los invasores. Sin embargo, el presidente Hippolite se atemorizó con las amenazas de Lilís, traicionando a los patriotas, que contaban con el prestigio de Luperón y el apoyo de los generales Casimiro Nemesio de Moya, González y Villanueva.

Los revolucionarios cruzaron la frontera el 25 de marzo de 1894, luego de recibir armas y municiones en Cabo Haitiano, pero fueron fácilmente vencidos por Heureaux. A este nuevo fracaso de los enemigos del presidente dominicano, el pueblo lo denominó La Revolución de los Bimbines. El calificativo hace referencia al hecho de que los expedicionarios estaban dirigidos por hombres, que en mas de una ocasión demostraron su hombría, pero esta vez se comportaron como niños.

Heureaux chantajeó al presidente haitiano y lo obligó a entregarle determinada cantidad de dinero, basado en el tratado de 1874. el dictador dominicano con esos recursos pagó a Francia, en 1895 las compensaciones que ese país exigió luego de éste haber violado las Cajas del Banco Nacional de Santo Domingo en repuestas a las medidas que Marchena adoptó en su contra en 1892.

La agudización de la crisis económica, provocada, en gran medida por el extraordinario gasto militar en que incurría el gobernante para poder sostenerse lo obligó a buscar recursos en el extranjero sin tener en cuenta las consecuencias. La alianza que concertó con los directivos de la Improvement fue una demostración de ello, ya que aceptó que éstos fundaran dos compañías subsidiarias, The San Domingo Finance Company y San Domingo Railways Company, cuyos únicos objetivos fueron entregarle dinero al gobierno a cambio de grandes comisiones para los directivos de Improvement y para el propio Heureaux.

Las papeletas de Lilís

Como la política de endeudamiento externo hacia posible el mantenimiento de su maquinaria política y su enriquecimiento personal, Heureaux seguía endeudándose mediante préstamos secretos con la San Domingo Improvement Company, con productores azucareros y comerciantes locales.

En 1897, con el país al borde de la bancarrota, Lilís decide imprimir el equivalente de cinco millones de dólares en papel moneda carente de respaldo, las que fueron conocidas como las papeletas de Lilís. Esta impresión de dinero sin respaldo provocó la quiebra de muchos comerciantes locales. Esto contribuyó a fomentar el descontento de los comerciantes y plantadores de tabaco del Cibao, lo que desembocó en el ajusticiamiento de Lilís en Moca en julio de 1899. Al momento de su muerte, la deuda nacional era de $35 millones, suma quince veces mayor al presupuesto nacional.

Al expirar su mandato, la economía terminaría bajo el control de los Estados Unidos. Al asumir el nuevo gobierno, en medio de una calamitosa situación económica, este se declara en bancarrota lo que provocara posteriormente la intervención militar de Estados Unidos en 1916.

Heureaux y el año 1898

Ulises Heureaux llegó gobernando al año 1898 de manera inexplicable al carecer de dinero y de crédito, además de confrontar una fuerte presión social que amenazaba estallar en cualquier momento debido a que hasta los campesinos se negaron a visitar las ciudades para vender sus productos a cambio de las denominadas "Papeletas de Lilís".

Las exigencias que le hicieron a Lilís procedieron de todos los puntos. Por un lado, la Improvement le cobraba diferentes obligaciones de tantos acuerdos anteriores que accedían a más de 15 millones de pesos, y por otro lado, las Juntas de Créditos también le hicieron presiones para que saldara las deudas contraídas. Los comerciantes tampoco se quedaron atrás, ni los empleados gubernamentales que demandaron sus pagos en metálicos de los varios meses adeudados.

Las presiones no sólo fueron de tipo económico en este año, ya que tuvo que enfrentar lo que puede calificarse como el último intento revolucionario en su contra dirigido por Juan Isidro Jiménez, quien organizó una invasión marítima por Montecristi. Jiménez llegó a Montecristi en el barco norteamericano Fanita, con un pequeño grupo de hombres, pero con tres mil rifles, dos millones de cartuchos y 250 sillas de montar y frenos. Además, trajo una cantidad indeterminada de dinamitas, así como 12 cañones, ropas y comestibles, por lo que se deduce que su sola presencia en Montecristi levantaría la población en su favor, lo que no ocurrió por lo que Jiménez tuvo que abandonar el lugar en la embarcación que lo trajo para no ser capturado.

Las victorias militares no redundaron en triunfos económicos para Lilís, muy por el contrario, conllevaron a nuevos gastos y urgentes necesidades de buscar recursos para poder mantenerse en el poder. No obstante, logró un nuevo préstamo en Europa por 600 mil dólares, los que utilizó para pagar a los comerciantes de Santo Domingo y San Pedro de Macorís, marginando a los del Cibao, a los que también debía.

La ambición de poder de Heureaux motivó que fijara su vista hacia Haití, y el 31 de octubre vendió secretamente al gobierno del presidente Hippolite, por la suma de 400 mil pesos el territorio, ubicado al Noroeste de la Isla, que ambas naciones se disputaban desde casi un siglo. El dictador procedió, a cambio de ese dinero, a firmar un recibo por la suma de un millón de pesos, quedando establecido que en caso de que el territorio en disputa le fuera acordado por la Santa Sede de Haití, y al Gobierno Dominicano le correspondiera una indemnización en tal virtud, la suma pagadera sería rebajada por Haití al realizar el pago de las compensaciones decretadas por el arbitro quien era el Papa.

La trama para ejecutar a Lilís

La agudización de la crisis económica incentivó a los integrantes de la Junta de Jóvenes a programar la eliminación física del tirano. La entidad fue creada por Horacio Vásquez, quién participó en la fracasada Revolución de los Bimbines y fue posteriormente indultado por Heureaux.

Los jóvenes integrantes de la Junta estuvieron esperando el momento adecuado para levantarse en arma, y en la primavera de 1899 recibieron a Ramón de Lara, quien retornó de París con instrucciones de Juan Isidro Jiménez de ajusticiar a Lilís. Sin embargo, estas instrucciones no fueron aceptadas por la unanimidad del seno de la Junta, ya que mientras Ramón Cáceres se manifestó de acuerdo con la misma, Vásquez sugirió el derrocamiento de la dictadura a través de una revolución.

Vásquez posteriormente fue convencido y apoyó los planes de Jiménez iniciándose los preparativos de eliminación del tirano, quien se presentó el 25 de julio en la tarde a la población de Moca, hospedándose en la casa de Don Carlos Rojas, donde pasó la noche.

El dictador, al día siguiente, después del mediodía, luego de conversar con los comerciantes y obtener de éstos seguridades de que lo respaldarían en sus nuevos planes financieros se dispuso a abandonar la población los jóvenes revolucionarios momentos antes de la partida del tirano se presentaron al lugar con el propósito de materializar su plan. Sin embargo, se produjo un momento de indecisión en el grupo por lo que Ramón Cáceres se dirigió hacia el tirano con el objetivo de cumplir lo acordado, encontrando el respaldo de Jacobito de Lara, de 16 años de edad, quien se les unió y ambos dispararon en contra de Lilís la tarde del 26 de julio de 1899.

El primer disparo lo recibió Heureaux del jovencito Lara y luego otro de Cáceres, quien de esta manera cumplió la promesa de vengar la muerte de su padre, Manuel Altagracia Cáceres.

Véase también

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Ulises Heureaux — Lilís en su despacho presidencial en 1893 …   Wikipedia Español

  • Ulises Heureaux — (1845, Puerto Plata – 1899, Moca) fue un militar y político dominicano. Llamado el negro Lilís, gobernó según la Constitución entre 1882 y 1884, pero desde 1887 y hasta su asesinato impuso una sanguinaria [dictadura[. Suprimió los derechos y… …   Enciclopedia Universal

  • Historia de la República Dominicana — La República Dominicana ocupa las dos terceras partes de la isla La Española, en las Antillas Mayores. Las sucesivas olas de inmigrantes Arahuacos, moviéndose hacia el norte desde el delta del Orinoco en América del Sur, se establecieron en las… …   Wikipedia Español

  • Cesáreo Guillermo y Bastardo — Saltar a navegación, búsqueda Cesáreo Guillermo y Bastardo Presidente de República Dominicana 5 de marzo de 1 …   Wikipedia Español

  • Manuel Decamps — Este artículo o sección sobre biografías necesita ser wikificado con un formato acorde a las convenciones de estilo. Por favor, edítalo para que las cumpla. Mientras tanto, no elimines este aviso puesto el 1 de junio de 2008. También puedes… …   Wikipedia Español

  • Presidente de la República Dominicana — Estandarte Presidencial …   Wikipedia Español

  • República Dominicana — Saltar a navegación, búsqueda República Dominicana …   Wikipedia Español

  • Joaquín Balaguer — 67º presidente de la República Dominicana 16 de agosto de …   Wikipedia Español

  • Marina de Guerra Dominicana — Este artículo o sección necesita una revisión de ortografía y gramática. Puedes colaborar editándolo (lee aquí sugerencias para mejorar tu ortografía). Cuando se haya corregido, borra este aviso por favor …   Wikipedia Español

  • Francisco Henríquez y Carvajal — Saltar a navegación, búsqueda Francisco Henríquez y Carvajal (14 de enero de 1859 1935) Médico, abogado, escritor, pedagogo y político. Nació en Santo Domingo el 14 de enero de 1859, hijo de la pareja compuesta por Noel Henríquez, de origen… …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.