Luis carbonnell

Luis carbonnell



Contenido

Luis Carbonell El acuarelista de la poesía

Más allá del tiempo su arte depurado nos acompaña a partir de la década del cuarenta del pasado siglo. Una voz de matices sorprendentes que germina en las raíces profundas que se funden en el habla popular del cubano.El es Acuarelista de la poesía Antillana, es una persona vinculada a las mejores tradiciones literaria y causas del arte latinoamericano, entre dos siglos y durante más de seis décadas. Su nombre real es Luis Mariano Carbonell Pullés .Nace en el seno de una prestigiosa familia en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1923. Su padre se llamo Luis Carbonell y su madre Amalia Pullés quien distribuyó sus siete hijos a su manera y dispuso que el declamador, pianista y profesor fuera médico o abogado.

Vida Artística

Comenzó a tocar el violín pero a los 15 años se inclinó más por el piano porque dos de sus hermanas lo habían estudiado,luego estudió con su maestra de piano,Josefina Farret y se adentro tanto en esta materia que solía tocar en emisoras con sus amigos. La música fue su gran inspiración, pero el amor a la literatura también llegó desde una edad temprana. En 1938 comenzó en la radio santiaguera en calidad de pianista, pero ya comenzaba a perfilarse con esporádicas presentaciones su forma única de recitar. Para 1944 dirigía programas y era una figura destacada de la cadena radial. La música y la poesía lo modelaron, pero la tradición familiar del magisterio lo convirtieron en educador por excelencia y su carrera artística se esbozó desde su mismo nacimiento como un proceso perpetuo de aprendizaje y enseñanza. Empezó en la radio al mismo tiempo que ejercía de profesor de inglés ya que este le era muy fácil y lo impartió en dos prestigiosas academias una se llamaba Academia Videaux y la otra Academia Pérez Acosta. Siempre estuvo muy feliz pues se mantuvo realizando las 3 cosas que le gustaban : la música, la poesía y el magisterio. El estilo único que lo hizo brillar durante tantos años y que lo convirtió en una referencia mundial de la oralidad, surgió de la voluntad de innovación y una curiosidad constante que lo animó a poner a prueba los límites del arte declamatorio. Empezó recitando de casualidad porque se aprendía lo que su hermana recitaba, la primera vez que recitó en un programa también fue de casualidad y se le dio la oportunidad, ya en la emisora, de poner en práctica algo que se le había ocurrido, y que Alejo Carpentier elogió cuando lo escuchó en Venezuela y predijo que aquello se prestaba a una elaboración artística importante. Pensó que no era suficiente con declamar los poemas sino que debían ser enmarcados en un ambiente para darles más prestigio, más valor. Fue cuando se le ocurrió acompañar el poema con ritmo. También recitó con acompañamiento musical. Tuvo oportunidad de trabajar con el dúo de Las Hermanas Reyes y se le ocurrió también imbricar la música dentro del poema, no simplemente como un telón. Los dos años que vivió en Nueva York fueron su trampolín a la fama y marcaron la consolidación de su peculiar arte oral. Fue allí donde se perfiló su predilección por la poesía negra y antillana. Eso ocurrió a los 23 años que una artista muy reconocida llamada Esther Borja lo encaminó al camino de la fama presentándole a numerosos artistas también reconocidos en esa época como: Lecuona, La Diosa Costelo, una gran actriz puertorriqueña . Al llegar a La Habana en 1948 llamó mucho la atención en un homenaje a René Cabel, el tenor de las Antillas, en el Auditórium Amadeo Roldán en el que Esther Borja logró que participara. Allí lo vio Viondi, integrante de un grupo de cómicos argentinos muy buenos, y por su recomendación logró el contrato que marcó un gran desarrollo como profesional, que fue su debut en el Teatro Wagner, hoy Yara, donde tuvo un éxito muy grande.

¨Violinista,
¨Pianista,
¨profesor de inglés,
¨educador por excelencia,
¨Luis Carbonell encuentra su yo espiritual en la expresión oral que lo consagra durante más de sesenta años.

Lo importante de su carrera ha sido la circunstancia de que tuvo la oportunidad de desarrollar una forma de creación dentro de la declamación de la poesía. Añadió percusión y música, y para eso utilizó muchos cuartetos, de los que se hizo aficionado. Le gustaba mucho la música coral, y debutar con el cuarteto de Facundo Rivero fue otro precedente de mucho éxito. Uno de sus grandes éxitos fue un disco que Esther Borja grabó con él, titulado Esther Borja canta a dos, tres y cuatro voces canciones cubanas. Esta modalidad de formar un cuarteto de una sola persona no se había hecho nunca en Cuba se gravo por el afán y la aficion de Carbonell. También grabó otro disco con Esther Borja titulado Rapsodia de Cuba que fue distribuido por la firma española Montilla. Sus éxitos primarios en la patria los reiteró el 25 de febrero de 1949 al estrenarse el programa radial De fiesta con Bacardí, del Circuito CMQ, espacio en el que se mantuvo casi siete años y consolidó su prestigio a escala nacional. En su primera actuación ante esos micrófonos surgió un calificativo que generalmente aún lo identifica El Acuarelista de la Poesía Antillana. A lo largo del tiempo, compartiría aplausos en «De fiesta con Bacardí» con la mayoría de los más renombrados artistas criollos y figuras y agrupaciones de prestigio internacional. Se presentó en los principales programas de variedades de toda la década de los años cincuenta, concibiendo espectáculos en los cuales declamaba, indistintamente secundado en ocasiones por un piano, guitarra, percusión, orquesta, bailarines y conjuntos vocales ─ o reuniendo algunos de esos elementos ─ para propiciar un ambiente sonoro que enriquecía sus actuaciones.

Principales Figuras con quien compartió su arte

Josèphine Baker, Jorge Negrete, Pedro Vargas, Nini Marshall, Sara Escarpanter, Olga Guillot, Orlando de la Rosa, Carlos Barnet, Luis Sagi Vela, José Zacarías Tallet, la actriz y cantante española Paquita Rico, el conjunto folklórico vasco Los Xey y el trío mexicano Los Panchos. Entre otros autores que escriben estampas para que sean acariciadas por Luis Carbonell se encuentran: Enrique Martínez, Rafael Sanabria, José Miguel Botardi, Enrique Núñez Rodríguez , Los 15 de Florita, del prolífero autor de La amorosa guajira, Jorge González Allué.

Referencias

  1. http://www.cmbfradio.cu/cmbf/Noticias/actualidad/actualidad_000000000000000000085.html
  2. http://www.bohemia.cu/2003/10/02semana/sumarios/cultura/articulo2.html
  3. http://www.lajiribilla.cubaweb.cu/2008/n378_08/378_15.html
Obtenido de "Luis carbonnell"

Wikimedia foundation. 2010.


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.