Pío Baroja

ÔĽŅ
Pío Baroja
Pío Baroja
PioBaroja.JPG
Pío Baroja
Nacimiento 28 de diciembre de 1872
Bandera de Espa√Īa San Sebasti√°n
Defunci√≥n 30 de octubre de 1956 (83 a√Īos)
Bandera de Espa√Īa Madrid
Ocupación Doctor en medicina y escritor
Nacionalidad Bandera de Espa√Īa Espa√Īa
Período Siglo XX
Movimientos Generación del 98

P√≠o Baroja y Nessi (San Sebasti√°n, 28 de diciembre de 1872 ‚Äď Madrid, 30 de octubre de 1956) fue un escritor espa√Īol de la llamada Generaci√≥n del 98 y m√©dico. Fue hermano del pintor y escritor Ricardo Baroja, de la escritora Carmen Baroja y t√≠o del antrop√≥logo Julio Caro Baroja y del director de cine y guionista P√≠o Caro Baroja.

Contenido

Biografía

P√≠o Baroja perteneci√≥ a familias muy distinguidas y conocidas en San Sebasti√°n relacionadas con el periodismo y los negocios de imprenta. Su bisabuelo paterno, Rafael, fue en Oyarzun impresor del peri√≥dico La Papeleta de Oyarzun y de otros textos durante la guerra contra Napole√≥n. Su abuelo del mismo nombre, P√≠o Baroja, edit√≥ en San Sebasti√°n el peri√≥dico El Liberal Guipuzcoano (1820‚Äď1823) durante el Trienio Liberal e imprimi√≥ la Historia de la Revoluci√≥n francesa de Thiers en doce tomos, con traducci√≥n de Sebasti√°n de Mi√Īano y Bedoya. Los hijos de Rafael Baroja, Ignacio Ram√≥n y P√≠o, continuaron con el negocio de imprenta y un hijo de este √ļltimo, Ricardo, t√≠o del novelista, ser√°, con el tiempo, editor y fact√≥tum del peri√≥dico donostiarra El Urumea. Entre los ascendientes de la madre hab√≠a una rama italiana lombarda, los Nessi, a la que el escritor debe su segundo apellido.

Su primer apellido s√≠ es de origen vasco si bien de etimolog√≠a incierta. En sus Memorias[1] el propio don P√≠o aventura una fant√°stica etimolog√≠a, seg√ļn la cual ¬ęBaroja¬Ľ ser√≠a un ap√≥cope de (i)bar (h)otza, que en euskera significa 'valle fr√≠o' o 'r√≠o fr√≠o'. Tambi√©n podr√≠a proceder de Bar + oitz, 'r√≠o rojo'.

P√≠o fue el tercero de tres hermanos: Dar√≠o, que muri√≥ joven a√ļn en 1894; Ricardo, que ser√≠a en el futuro tambi√©n escritor y un importante pintor, conocido sobre todo por sus espl√©ndidos aguafuertes, y P√≠o, el hermano menor, que dejar√≠a la profesi√≥n de m√©dico por la de novelista hacia 1896. Ya muy separada de ellos, naci√≥ Carmen, que habr√≠a de ser la inseparable compa√Īera del novelista y la mujer del futuro editor de su hermano, Rafael Caro Raggio, ocasional escritora tambi√©n. El padre de los Baroja, Seraf√≠n, era, al par que hombre inquieto y periodista de ideas liberales, un ingeniero de minas del Estado, lo que llev√≥ a la familia a constantes cambios de residencia por toda Espa√Īa. El continuo ir y venir de su familia inculc√≥ al futuro novelista la afici√≥n a los viajes y le permiti√≥ conocer bien el pa√≠s, pero lo transform√≥ en un desarraigado. A los siete a√Īos march√≥ con su familia a Madrid, donde el padre obtuvo una plaza en el Instituto Geogr√°fico y Estad√≠stico; sin embargo, volvieron a Pamplona y otra vez de nuevo a Madrid. Baroja se aficion√≥ a la literatura mientras era joven, habiendo devorado buena parte de la literatura contempor√°nea desde el siglo XVIII despu√©s de cl√°sicos juveniles como Stevenson, Julio Verne, Thomas Mayne-Reid y Daniel Defoe. Se libr√≥ del servicio militar, que le repugnaba. En 1891 termin√≥ la carrera de medicina en Valencia[2] y se doctor√≥ en 1894 en Madrid con una tesis sobre El dolor, estudio psicof√≠sico.

Formación académica

Como estudiante no destac√≥, m√°s por falta de inter√©s que de talento, y ya por entonces se le apreci√≥ un car√°cter cr√≠tico; ninguna profesi√≥n le atra√≠a, solamente escribir no le disgustaba. Se decidi√≥ a publicar a fines del siglo XIX, cuando regentaba una panader√≠a propiedad de un t√≠o suyo, D. Mat√≠as Lacasa (la primera Viena Capellanes, en Madrid). Por entonces ley√≥ bastante filosof√≠a alemana, desde Inmanuel Kant a Arthur Schopenhauer, decant√°ndose finalmente por el pesimismo de este √ļltimo. Su amigo suizo Paul Schmitz le introducir√≠a m√°s tarde en la filosof√≠a de Nietzsche. Era un hombre de pensamiento y no de acci√≥n, pensaba y no actuaba; dicho apocamiento y la dificultad de encontrar esposa de su nivel intelectual, contribuy√≥ a que no se casara. El mero hecho de que buscara una relaci√≥n basada en la intelectualidad con las mujeres, descarta la misoginia que largamente se le ha imputado.

Tras defender su tesis, march√≥ en ese mismo a√Īo de 1894 a Cestona, en Guip√ļzcoa, con una plaza de m√©dico que hab√≠a le√≠do anunciada en un diario. Esa vida le parec√≠a mon√≥tona, dura y no muy bien remunerada: p. ej. en invierno ten√≠a que ir en mula con nieve, viento, etc. a los pueblos de donde le llamaban; prefer√≠a volver a Madrid e intentarlo como escritor; tuvo alguna diferencia de criterio con el m√©dico viejo, con el alcalde, con el p√°rroco y con el sector cat√≥lico del pueblo, que le acusaba de trabajar los domingos en su jard√≠n y de no ir a misa, pues, en efecto, era agn√≥stico; nunca simpatiz√≥ con la Iglesia desde su misma ni√Īez, como cuenta en una de sus autobiograf√≠as, Juventud, egolatr√≠a; tras pasar un a√Īo all√≠ volvi√≥, pues, a San Sebasti√°n, dispuesto a probar suerte en el mundo literario, y encontr√≥ su oportunidad en la bulliente villa de Madrid, donde su hermano Ricardo dirig√≠a una panader√≠a (Viena Capellanes) porque una t√≠a materna les hab√≠a legado el negocio; Ricardo le hab√≠a escrito que estaba harto y quer√≠a dejarlo y P√≠o decidi√≥ encargarse √©l mismo de regentar la tahona. Sobre eso le gastaron bastantes bromas que le agradaban poco: ¬ęEs un escritor de mucha miga, Baroja¬Ľ ‚ÄĒ dijo de √©l Rub√©n Dar√≠o a un periodista. A lo cual respondi√≥ el escritor: ¬ęTambi√©n Dar√≠o es escritor de mucha pluma: se nota que es indio¬Ľ. Instalado en Madrid, empez√≥ a colaborar en peri√≥dicos y revistas, simpatizando con las doctrinas sociales anarquistas, pero sin militar abiertamente en ninguna. Al igual que su contempor√°neo Miguel de Unamuno, abomin√≥ del nacionalismo vasco, contra el que escribi√≥ su s√°tira Momentum catastrophicum.

P√≠o Baroja pensaba que hab√≠a que acercar el Pa√≠s Vasco al resto de Espa√Īa, a Madrid, y no al contrario. Daba por sentada la existencia de Espa√Īa, con su tierra natal incluida en ella.

Escritor

En 1900 public√≥ su primer libro, una recopilaci√≥n de cuentos titulada Vidas sombr√≠as, la mayor√≠a compuestos en Cestona sobre gentes de esa regi√≥n y sus propias experiencias como m√©dico. En esta obra se encuentran en germen todas las obsesiones que reflej√≥ en su novel√≠stica posterior. El libro fue muy le√≠do y comentado por prestigiosos escritores como Miguel de Unamuno, que se entusiasm√≥ con √©l y quiso conocer al autor, por Azor√≠n y por Benito P√©rez Gald√≥s. Baroja fue as√≠ acerc√°ndose cada vez m√°s al mundillo literario y abandonando el negocio de panader√≠a hasta dejarlo por completo. Estrech√≥ una especial amistad con el anarquista Jos√© Mart√≠nez Ruiz, m√°s conocido como Azor√≠n, e hizo, impulsado por √©l, alg√ļn intento de entrar en pol√≠tica, present√°ndose de concejal en Madrid y de diputado por Fraga, pero fracas√≥. Al acercarse Azor√≠n al partido de Antonio Maura, rompi√≥ su antigua amistad. De igual manera cultiv√≥ la amistad de Maeztu. Con √©l y Azor√≠n formaron durante un breve per√≠odo el grupo de los Tres.

A principios del siglo XX (1903) estuvo en T√°nger como periodista corresponsal de prensa escrita de El Globo, impreso en Madrid. Viaj√≥ despu√©s por toda Europa (residi√≥ varias veces en Par√≠s, estuvo alg√ļn tiempo en Londres, y pas√≥ por Italia, B√©lgica, Suiza ‚ÄĒdonde tuvo un gran amigo, el filonazi nietzscheano Paul Schmitz‚ÄĒ, Alemania, Noruega, Holanda y Dinamarca) y acumul√≥ una impresionante biblioteca especializada en ocultismo, brujer√≠a e historia del siglo XIX, que instal√≥ en un viejo caser√≠o del siglo XVII destartalado pero con magn√≠fica construcci√≥n, que compr√≥ en Vera de Bidasoa y restaur√≥ paulatinamente y con gran gusto, convirti√©ndolo en el famoso caser√≠o de ¬ęItzea¬Ľ, donde pasaba los veranos con su familia.

Prefería el clima, luz, paisaje y vegetación del Norte, por eso eligió Navarra para veranear. Esto le salvó la vida en 1936 permitiéndole huir a Francia tras el Alzamiento del 18 de Julio. Pasó una noche detenido por carlistas, que le odiaban al ser agnóstico. Su parecer sobre el clima cambió circunstancialmente en tiempos posteriores, debido a razones de salud (reumatismo, etc.).

Sus viajes por Espa√Īa los hizo casi siempre acompa√Īado por sus hermanos Carmen y Ricardo, pero tambi√©n por Ramiro de Maeztu, Azor√≠n, Schmitz e incluso Jos√© Ortega y Gasset en una ocasi√≥n, en la que recorrieron en autom√≥vil gran parte del recorrido realizado por el general G√≥mez con su famosa expedici√≥n durante la Primera Guerra Carlista. En 1921 fue operado, con cirug√≠a abierta, de pr√≥stata, y, tras 37 d√≠as en cama, logr√≥ recuperarse; pero qued√≥ impotente. Es muy probable que la impotencia le volviera un poco adusto. Siempre neg√≥ la existencia de la ¬ęGeneraci√≥n del 98¬Ľ por considerar que carec√≠an sus pretendidos componentes de las necesarias afinidades y similitudes.

Su principal aporte a la literatura, como √©l mismo confiesa en Desde la √ļltima vuelta del Camino (sus memorias compendiadas, Ed. Tusquets, 2006), es la observaci√≥n y valoraci√≥n objetiva, documental y psicol√≥gica de la realidad que le rode√≥. Ten√≠a conciencia de ser persona dotada de una especial agudeza psicol√≥gica a la hora de conocer a las personas. Es un mito su pretendida misoginia, habiendo descrito numerosos personajes femeninos encantadores o sin denigraci√≥n alguna hacia √©stos, m√°s bien al contrario, mostr√°ndose un observador imparcial de la mujer con sus virtudes y defectos. Valoraba las razas humanas, las formas de las cabezas de las personas, con cierto toque antropol√≥gico, hall√°ndose en este particular muy influido por concepciones del siglo XIX y los estudios de su propio sobrino Julio Caro Baroja, quien fue en su juventud ayudante suyo.

En sus novelas reflej√≥ una original filosof√≠a realista, producto de la observaci√≥n psicol√≥gica y objetiva (¬ęVer en lo que es¬Ľ, como dec√≠a Stendhal), impregnada quiz√° con el profundo pesimismo de Arthur Schopenhauer, pero que predicaba en alguna forma una especie de redenci√≥n por la acci√≥n, en la l√≠nea de Friedrich Nietzsche: de ah√≠ los personajes aventureros y vitalistas que inundan la mayor parte de sus novelas, pero tambi√©n los m√°s escasos ab√ļlicos y desenga√Īados, como el Andr√©s Hurtado de El √°rbol de la ciencia o el Fernando Ossorio de Camino de perfecci√≥n (pasi√≥n m√≠stica), dos de sus novelas m√°s acabadas. Ideol√≥gicamente, termin√≥ por identificarse con las doctrinas liberales y por abominar del Comunismo, aunque, sin abandonar en ning√ļn momento sus ideas anticlericales, fue ‚ÄĒsolamente de nombre‚ÄĒ cofundador el 11 de febrero de 1933 de la Asociaci√≥n de Amigos de la Uni√≥n Sovi√©tica, creada en unos tiempos en que la derecha condenaba los relatos sobre las conquistas y los problemas del socialismo en la URSS. En 1935 fue admitido en la Real Academia Espa√Īola; fue acaso el √ļnico honor oficial que se le dispens√≥.

Guerra Civil

Cuando estall√≥ la Guerra Civil veraneaba en su casa de Vera de Bidasoa, junto a la frontera con Francia. Lo detuvo la columna carlista que desde Pamplona se dirig√≠a a Guip√ļzcoa. Tras pasar un d√≠a en prisi√≥n, fue puesto en libertad por intervenci√≥n del militar Carlos Mart√≠nez Campos, duque de la Torre (a√Īos m√°s tarde preceptor del pr√≠ncipe de Espa√Īa, don Juan Carlos). Se traslad√≥ inmediatamente a Francia en un autom√≥vil, estableci√©ndose en Par√≠s, en el Colegio de Espa√Īa de la Ciudad Universitaria, gracias a la hospitalidad que le ofreci√≥ el director de dicho colegio, el Sr. Establier (hospitalidad que le fue agriamente reprochada al director por el entonces embajador de la Rep√ļblica en Francia, Luis Araquist√°in, que personalmente y a trav√©s de su esposa hizo repetidas gestiones ante el director Establier para que expulsase a Baroja de su alojamiento, gestiones que gracias a la caballerosidad de dicho director no dieron el menor resultado).

En el periodo 1936‚Äď1939 regres√≥ a Espa√Īa (¬ęzona nacional¬Ľ) varias veces, y una de ellas fue a Salamanca (enero de 1938) para jurar como miembro del reci√©n creado Instituto de Espa√Īa y para gestionar la publicaci√≥n de art√≠culos period√≠sticos muy cr√≠ticos con la Rep√ļblica en general y con los pol√≠ticos republicanos (como el muy famoso ¬ęUna explicaci√≥n¬Ľ, publicado en el Diario de Navarra, 1‚ÄďIX‚Äď1936).

Posguerra

De alg√ļn modo, su mejor literatura termina con la guerra, salvo la composici√≥n de sus memorias Desde la √ļltima vuelta del camino, uno de los mejores ejemplos de autobiograf√≠a en lengua castellana.

Terminada la Guerra Civil, residió todavía una corta época en Francia y se estableció más tarde definitivamente entre Madrid y Vera de Bidasoa. Siguió escribiendo y publicando novelas, sus Memorias (que alcanzaron gran éxito) y una edición de sus Obras completas. Sufrió algunos problemas con la censura, que no le permitió publicar su novela sobre la Guerra Civil, Miserias de la guerra, ni su continuación, Los caprichos de la suerte. La primera fue publicada por sus sucesores en 2006, en edición del escritor Miguel Sánchez-Ostiz, precedida, entre otros títulos, por Libertad frente a sumisión en 2001. Sostuvo en su domicilio de Madrid una tertulia de sesgo escéptico (en la cual participaban diversas personalidades, entre ellas novelistas como Camilo José Cela, Juan Benet y otros).

Su hotelito de la calle Mendiz√°bal (paralela a la calle de la Princesa, cerca de la Plaza de Espa√Īa) fue destruido por una bomba nacional durante la Guerra Civil, perdi√©ndose much√≠simos documentos de valor que all√≠ ten√≠a archivados. Tras la Guerra Civil, se mud√≥ a la calle Ruiz de Alarc√≥n, cerca de la Bolsa.

Toda su vida fue un gran andar√≠n, habiendo paseado por Madrid y todos sus alrededores en su juventud, como queda reflejado en su trilog√≠a La lucha por la vida (La busca, Mala hierba y Aurora roja). sin embargo, en sus √ļltimos a√Īos, fue un gran paseante por el Parque del Buen Retiro madrile√Īo, de forma que se le levant√≥ all√≠ la estatua que guarda su memoria (cruce con la Cuesta de Moyano y Alfonso XII).

Su hermana Carmen muri√≥ en 1949 y su hermano Ricardo en 1953. Afectado poco a poco por la arterioesclerosis, muri√≥ en 1956 y fue enterrado en el Cementerio Civil de Madrid (junto al de La Almudena) como ateo, con gran esc√°ndalo de la Espa√Īa oficial, a pesar de las presiones que recibi√≥ su sobrino, el antrop√≥logo Julio Caro Baroja, para que renunciase a la voluntad de su t√≠o. Ello no obstante, el entonces ministro de Educaci√≥n Nacional, Jes√ļs Rubio Garc√≠a-Mina, asisti√≥ en su calidad de tal al entierro. Su ata√ļd fue llevado a hombros entre otros por dos de sus admiradores, Ernest Hemingway y Camilo Jos√© Cela, el uno era premio Nobel de literatura y el otro llegar√≠a a serlo a√Īos m√°s tarde. Tambi√©n el escritor norteamericano John Dos Passos declar√≥ su admiraci√≥n y su deuda con el escritor.

Obra

Baroja cultivó preferentemente el género narrativo, pero se acercó también con frecuencia al ensayo y más ocasionalmente al teatro, la lírica (Canciones del suburbio) y la biografía.

El propio autor agrup√≥ sus novelas, un poco arbitrariamente, en nueve trilog√≠as y una tetralog√≠a, aunque es dif√≠cil distinguir qu√© elementos pueden tener en com√ļn: Tierra vasca, La lucha por la vida, El pasado, El mar, La raza, Las ciudades, Agon√≠as de nuestro tiempo, La selva oscura, La juventud perdida y La vida fant√°stica.

  • Tierra vasca agrupa La casa de Aitzgorri (1900), El mayorazgo de Labraz (1903) y Zalaca√≠n el aventurero (1909).
  • La lucha por la vida integra La busca (1904), Mala hierba (1904) y Aurora Roja (1904).
  • La raza est√° formada por El √°rbol de la ciencia (1911), La dama errante (1908) y La ciudad de la niebla (1909).
  • El pasado agrupa La feria de los discretos (1905), Los √ļltimos rom√°nticos (1906) y Las tragedias grotescas (1907).
  • La vida fant√°stica est√° formada por Aventuras, inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox (1901), Camino de perfecci√≥n (pasi√≥n m√≠stica) (1901) y Paradox rey (1906).
  • Las ciudades agrupa C√©sar o nada (1910); El mundo es ans√≠ (1912); La sensualidad pervertida: ensayos amorosos de un hombre ingenuo en una √©poca de decadencia (1920).
  • El mar: Las inquietudes de Shanti And√≠a (1911); El laberinto de las sirenas (1923); Los pilotos de altura (1931); La estrella del capit√°n Chimista (1930).
  • Los amores tard√≠os: El gran torbellino del mundo (1926); Las veleidades de la fortuna (1927); Los amores tard√≠os (1942).
  • La selva oscura: La familia de Errotacho (1932); El cabo de las tormentas (1932); Los visionarios (1932).
  • La juventud perdida: Las noches del Buen Retiro (1934); Locuras de carnaval (1937); El cura de Monle√≥n (1936).

A las novelas de la √ļltima etapa de la vida del escritor se las suele llamar ¬ęNovelas sueltas¬Ľ porque no terminaron de formar trilog√≠a, pero no por intenci√≥n del autor, ya que debido en primer lugar a su agotamiento como escritor propio de un hombre de m√°s de 70 a√Īos, como por razones de censura (as√≠ las de tema de la Guerra Civil) u otras razones no se hicieron as√≠: Susana y los cazadores de moscas (1938), Laura o la soledad sin remedio (1939), El caballero de Erlaiz (1943), El puente de las √°nimas (1944), El hotel del Cisne (1946) y El cantor vagabundo (1950). Tanto el Puente de las √°nimas como El cantor vagabundo formar√≠an con otra no publicada o nunca escrita la trilog√≠a Saturnales. El hotel del cisne serie la primera pieza de otra inconclusa trilog√≠a que llevar√≠a por nombre D√≠as aciagos. En sus √ļltimos a√Īos intent√≥ escribir una nueva trilog√≠a sobre la Guerra Civil, pero la censura franquista impidi√≥ la publicaci√≥n; sin embargo, con la llegada de la democracia, han empezado a imprimirse algunas de ellas; la primera ha sido Miserias de la guerra, y se anuncia la publicaci√≥n de la siguiente, A la desbandada.

Entre 1913 y 1935 aparecieron los 22 vol√ļmenes de una larga novela hist√≥rica, Memorias de un hombre de acci√≥n, basada en la vida de un antepasado suyo, el conspirador y aventurero liberal y mas√≥n Eugenio de Aviraneta (1792‚Äď1872), a trav√©s del cual refleja los acontecimientos m√°s importantes de la historia espa√Īola del siglo XIX, desde la Guerra de la Independencia hasta la regencia de Mar√≠a Cristina, pasando por el turbulento reinado de Fernando VII. Son las siguientes: El aprendiz de conspirador (1913), El escuadr√≥n del ¬ęBrigante¬Ľ (1913), Los caminos del mundo (1914), Con la pluma y con el sable (1915), que narra el per√≠odo en que Aviraneta fue regidor de Aranda de Duero, Los recursos de la astucia (1915), La ruta del aventurero (1916), Los contrastes de la vida (1920), La veleta de Gastizar (1918), Los caudillos de 1830 (1918),La Isabelina (1919), El sabor de la venganza (1921), Las furias (1921), El amor, el dandysmo y la intriga (1922), Las figuras de cera (1924), La nave de los locos (1925, en cuyo pr√≥logo se defiende de las cr√≠ticas hacia su forma de novelar vertidas por Jos√© Ortega y Gasset en El Espectador), Las mascaradas sangrientas (1927), Humano enigma (1928), La senda dolorosa (1928), Los confidentes audaces (1930), La venta de Mirambel (1931), Cr√≥nica escandalosa (1935) y Desde el principio hasta el fin (1935).

Baroja apareció publicado en 1938 en la editorial Reconquista: Comunistas, judíos y demás ralea, libro formado por fragmentos de obras y artículos de Baroja anteriores a 1936 y del tiempo de la propia guerra.[3]

Baroja public√≥ tambi√©n cuentos, como los que recogi√≥ en Vidas sombr√≠as (1900) e Idilios vascos (1902); libros autobiogr√°ficos y de memorias (Juventud, egolatr√≠a y los ocho vol√ļmenes Desde la √ļltima vuelta del camino, compuestos por El escritor seg√ļn √©l y seg√ļn los cr√≠ticos, 1944; Familia, infancia y juventud, 1945, Final de siglo XIX y principios del XX, 1946; Galer√≠a de tipos de la √©poca, 1947; La intuici√≥n y el estilo, 1948; Reportajes, 1948; Bagatelas de oto√Īo, 1949; y La Guerra Civil en la frontera, 2005).[4] Adem√°s redact√≥ biograf√≠as como Juan van Halen o Aviraneta o la vida de un conspirador (1931); ensayos, como El tablado de Arlequ√≠n (1904), La caverna del humorismo (1919), Momentum catastrophicum, Divagaciones apasionadas (1924), Las horas solitarias, Intermedios. Vitrina pintoresca (1935), Rapsodias. Peque√Īos ensayos, El diablo a bajo precio, Ciudades de Italia, La obra de Pello Yarza y otras cosas, Art√≠culos period√≠sticos y algunas obras dram√°ticas: La leyenda de Jaun de Alzate (1922), Nocturnos del hermano Beltr√°n, Todo acaba bien... a veces, Arlequ√≠n, mancebo de botica, Chinch√≠n, comediante y El horroroso crimen de Pe√Īaranda del Campo.

Defensor de una novela abierta, ya que considera √©sta como un fluir en sucesi√≥n (¬ęLa novela en general es como la corriente de la historia: no tiene principio ni fin; empieza y acaba donde se quiera¬Ľ), compone sus obras a trav√©s de una serie de episodios dispersos, unidos, muchas veces, por la presencia de un personaje central.

La mayor parte de los personajes barojianos son seres inadaptados, que se oponen al ambiente y a la sociedad en la que viven, aunque impotentes, incapaces de demostrar energía suficiente para llevar lejos su lucha, acaban frustrados, vencidos y destruidos, en ocasiones físicamente, en muchas otras moralmente, y, en consecuencia, condenados a someterse al sistema que han rechazado.

El escepticismo barojiano, su idea de un mundo que carece de sentido, su falta de fe en el ser humano le llevan a rechazar cualquier posible solución vital, ya sea religiosa, política o filosófica y, por otro lado, le conducen a un marcado individualismo pesimista, y no por ello anarquizante.

A menudo se ha reprochado a Baroja su descuido en la forma de escribir. Eso se debe a su tendencia antirret√≥rica, pues rechazaba los largos y laber√≠nticos periodos de los prolijos narradores del Realismo, actitud que comparti√≥ con otros contempor√°neos suyos, as√≠ como el af√°n de crear lo que denomina una ¬ęret√≥rica de tono menor¬Ľ, caracterizada por:

  • Empleo del per√≠odo corto.
  • Sencillez y econom√≠a expresiva: ¬ęEl escritor que con menos palabras da una sensaci√≥n de que es mejor¬Ľ.
  • Impresionismo descriptivo: selecci√≥n de rasgos significativos m√°s que reproducci√≥n fotogr√°fica al detalle caracter√≠stica de los minuciosos y documentados narradores del Realismo.
  • Tono agrio, selecci√≥n de un l√©xico que degrada la realidad a tono con la actitud pesimista del autor.
  • Breves ensayos e intensos intermedios l√≠ricos.
  • Tempo narrativo r√°pido, cronotopo dilatado.
  • Di√°logos respetuosos con la oralidad y la naturalidad.
  • Deseo de exactitud y precisi√≥n, rasgos estil√≠sticos que confieren la amenidad, el dinamismo y la sensaci√≥n de naturalidad y vida que el escritor pretend√≠a para sus novelas.

Cabe destacar tambi√©n su colaboraci√≥n con el cine en las dos adaptaciones de su novela Zalaca√≠n el aventurero. En la versi√≥n de finales de los a√Īos veinte de Francisco Camacho √©l mismo interpreta el papel de carlista. En la de Juan de Ordu√Īa de los cincuenta hace de s√≠ mismo junto con el propio director, que va a visitarle como pr√≥logo a la historia.


Predecesor:
Leopoldo Cano y Masas
Acad√©mico de la Real Academia Espa√Īola
Sillón a

1935 - 1956
Sucesor:
Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo

Véase también

Referencias

  1. ‚ÜĎ Desde la √ļltima vuelta del camino. Tomo IV (Galer√≠a de tipos de la √©poca). Biblioteca Nueva, Madrid 1947, p√°gs. 342 y 343.
  2. ‚ÜĎ VV.AA. ¬ęLos estudiantes liberales¬Ľ, en Historia de la Universidad de Valencia: la universidad liberal (siglos XIX‚ÄďXX) [volumen 3 de la Historia de la Universidad de Valencia]. Valencia: Universidad Polit√©cnica, 2000; p√°g. 100.
  3. ‚ÜĎ Un extracto de la obra: ¬ęEsta √ļltima √©poca ha demostrado lo que muchos hemos cre√≠do: Que el parlamentarismo no es fecundo. Es imposible. El parlamentarismo es una hoguera que lo consume todo a su lado; la dictadura puede ser la salvaci√≥n...¬Ľ.
  4. ‚ÜĎ La guerra civil en la frontera ‚ÄĒ P√≠o Baroja ‚ÄĘ Hislibris.

Bibliografía

  • Alarcos Llorach, E. Anatom√≠a de ¬ęLa lucha por la vida¬Ľ. Oviedo: 1973.
  • Arregui Zamorano, M. T. Estructuras y t√©cnicas narrativas en el cuento literario de la generaci√≥n del 98: Unamuno, Azor√≠n y Baroja. Pamplona: 1998.
  • Baeza, F. (ed.). Baroja y su mundo, 3 vols. Madrid: 1961.
  • Caro Baroja, J. Los Baroja. Madrid: 1973.
  • Caro Baroja, P. Gu√≠a de P√≠o Baroja. El mundo barojiano. Madrid: 1987.
  • Cipliajauskaite, B. Baroja, un estilo, Madrid: √ćnsula, 1972.
  • Cueto P√©rez, Magdalena. Aspectos sistem√°ticos en la narrativa de P√≠o Baroja: El √°rbol de la Ciencia. Oviedo: Universidad de Oviedo, 1985.
  • del Moral, C. La sociedad madrile√Īa fin de siglo y Baroja. Madrid: 1974.
  • Elizalde, I. Personajes y temas barojianos. Bilbao: 1975.
  • Gonz√°lez L√≥pez, E. El arte narrativo de P√≠o Baroja en las trilog√≠as. Nueva York: 1972.
  • Iglesias, C. El pensamiento de P√≠o Baroja. M√©xico: 1963.
  • Navarro, K. P√≠o Barojaren Donostia. Ir√ļn: Alberdania: 2006.
  • S√°nchez-Ostiz, Miguel. P√≠o Baroja, a escena Madrid: Espasa-Calpe, 2006.
  • S√°nchez-Ostiz, Miguel. Tiempos de tormenta. P√≠o Baroja 1936‚Äď1941. Pamplona: Pamiela, 2007.
  • S√°nchez-Ostiz, Miguel. Derrotero de P√≠o Baroja. Ir√ļn: Alberdania, 2000.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Pio Baroja ‚ÄĒ P√≠o Baroja P√≠o Baroja P√≠o Baroja y Nessi, n√© le 28 d√©cembre 1872 √† Saint S√©bastien et d√©c√©d√© le 30 octobre 1956 √† Madrid, √©tait un √©crivain espagnol. Membre d une famille illustre, il fut l un des principaux membres ‚Ķ   Wikip√©dia en Fran√ßais

  • P√≠o Baroja ‚ÄĒ y Nessi, n√© le 28 d√©cembre 1872 √† Saint S√©bastien (Pays basque, Espagne) et d√©c√©d√© le 30 octobre 1956 √† Madrid, √©tait un √©crivain espagnol. Membre d une famille illustre, il fut l u ‚Ķ   Wikip√©dia en Fran√ßais

  • P√≠o Baroja ‚ÄĒ y Nessi (San Sebasti√°n, 28 de diciembre de 1872 Madrid, 30 de octubre de 1956), escritor espa√Īol ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Pio Baroja ‚ÄĒ Das Denkmal f√ľr P√≠o Baroja im Parque del Buen Retiro in Madrid P√≠o Baroja y Nessi, (* 28. Dezember 1872 in San Sebasti√°n; ‚Ć 30. Oktober 1956 in Madrid) war ein spanischer ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • P√≠o Baroja ‚ÄĒ Das Denkmal f√ľr P√≠o Baroja im Parque del Buen Retiro in Madrid P√≠o Baroja y Nessi, (* 28. Dezember 1872 in San Sebasti√°n; ‚Ć 30. Oktober 1956 in Madrid) war ein spanischer Schriftsteller ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • P√≠o Baroja ‚ÄĒ Infobox writer name = P√≠o Baroja caption = P√≠o Baroja imagesize = 250px caption = Statue of P√≠o Baroja in Retiro Park, Madrid birth date = birth date|1872|12|28|mf=y birth place = San Sebasti√°n nationality = Spanish death date = death date and… ‚Ķ   Wikipedia

  • P√≠o Baroja ‚ÄĒ Adversidad La vida de sacrificios es m√°s agradable casi siempre que la de amarguras. Arte El p√ļblico cree con la mayor facilidad las m√°s grandes necedades. La m√ļsica es un arte que est√° fuera de los l√≠mites de la raz√≥n. Lo mismo puede decirse que ‚Ķ   Diccionario de citas

  • Pio Baroja y Nessi ‚ÄĒ Das Denkmal f√ľr P√≠o Baroja im Parque del Buen Retiro in Madrid P√≠o Baroja y Nessi, (* 28. Dezember 1872 in San Sebasti√°n; ‚Ć 30. Oktober 1956 in Madrid) war ein spanischer ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • P√≠o Baroja y Nessi ‚ÄĒ Das Denkmal f√ľr P√≠o Baroja im Parque del Buen Retiro in Madrid P√≠o Baroja y Nessi, (* 28. Dezember 1872 in San Sebasti√°n; ‚Ć 30. Oktober 1956 in Madrid) war ein spanischer ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • Estaci√≥n de P√≠o Baroja ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda P√≠o Baroja EuskoTran ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.