¡viva Cartagena!

Se usaba esta exclamación como extrañeza ante el éxito alcanzado por alguien considerado como mediocre; actualmente se emplea más para destacar irónicamente el comportamiento descuidado, extraño o desahogado de alguien. <<A ti te da igual cómo combine la ropa. Te pones unos pantalones azules, una camisa naranja y una corbata negra y, hala, ¡viva Cartagena! >> A principios de siglo, durante una representación de la zarzuela <<Marina>> en Cartagena, un tenor mediocre dejó escapar un horrísono gallo. Sin dar tiempo a que el público le pitase, se adelantó hacia el proscenio, carraspeó y soltó un agudo «¡Viva Cartagena!», lo que le valió el gran y unánime aplauso del público. La anécdota se hizo tan famosa que se afincó en la lengua popular.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.