A santo que no me agrada, ni padrenuestro ni nada.

En sentido general, se utiliza como expresión de antipatía personal, si bien no faltan aquellos que, llegado el caso, interpretan literalmente el refrán, como lo hizo el tirano argentino Rosas, que un buen día depuso a Martín de Tours, santo patrón de Buenos Aires, «por flojo y mal liberal».

Diccionario de dichos y refranes. 2000.


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.