3 Poco seso, canta en la mesa y silba en el lecho, (El)


Poco seso, canta en la mesa y silba en el lecho, (El)

Dice que en ambos casos, y también en otros, es reprensible el acto de silbar. De ahí que una vez, como quiera que mientras daba su lección el futuro Luis XVII, rompiese a silbar, el preceptor le reprendió severamente. En ello estaba aún cuando apareció la reina, quien, sin titubear, unió sus reproches a los del profesor. Pero entonces explicó el príncipe: «Mamá, me silbaba a mí mismo, créeme, por lo mal que estaba dando mi lección.».

Diccionario de dichos y refranes. 2000.

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.