√Ārea ambientalmente fr√°gil

ÔĽŅ
√Ārea ambientalmente fr√°gil

Las √°reas ambientalmente fr√°giles son aquellas en que una peque√Īa intervenci√≥n de car√°cter andr√≥geno puede desencadenar una serie de alteraciones del ecosistema que pueden ser irreversibles.

Algunas comunidades humanas han vivido en las √°reas ambientalmente fr√°giles durante miles de a√Īos, pero otras se han establecido en estas √°reas solamente en a√Īos recientes. Debido a la fragilidad de los recursos ambientales de estas √°reas, las poblaciones humanas normalmente son peque√Īas y, a menudo, no han aumentado de tama√Īo ni densidad durante muchos siglos. A m√°s de ser un grupo reducido, estos moradores, tradicionalmente, constitu√≠a poca amenaza para las √°reas ambientalmente fr√°giles, porque sus sistemas de producci√≥n eran sustentables y estuvieron dispersados a lo largo de un territorio grande; adem√°s, ten√≠an la fuerza necesaria para impedir el ingreso de los intrusos, cazadores legales y otros. Esto est√° cambiando para cada una de las principales categor√≠as de las √°reas, ambientalmente, fr√°giles. Por tanto, la evaluaci√≥n ambiental, que debe realizarse antes de cualquier intervenci√≥n en una de estas √°reas, debe considerar los cambios sociales que puedan acompa√Īar a la inversi√≥n de desarrollo, y que tengan el potencial para cambiar el acceso y uso de los recursos en las √°reas ambientalmente fr√°giles, como son:.

Contenido

Bosques

Se considera a los bosques tropicales y templados de las regiones monta√Īosas como ecosistemas fr√°giles. En parte, los bosques tropicales son fr√°giles, porque el alto nivel de precipitaci√≥n anual se concentra en las tempestades cortas pero violentas, de modo que a√ļn las √°reas poco inclinadas se exponen a un alto nivel de erosi√≥n si no las protege la vegetaci√≥n. Los bosques templados de las faldas empinadas de las monta√Īas tienen un alto riesgo de erosi√≥n. Los bosques que se corten en las zonas propensas a la erosi√≥n y otras formas de degradaci√≥n del suelo, pueden ser regenerados solamente bajo condiciones controladas y a gran costo.

En los bosques las comunidades humanas dependen de la agricultura, recolección de productos del mismo bosque, pesca y caza para la mayor parte de su dieta. Recogen resinas, semillas, nueces, frutas, raíces, fibras y productos medicinales de muchas clases, para ganar dinero. Los cambios sociales introducidos por los proyectos realizados en las áreas frágiles de los bosques, pueden significar el desplazamiento de la gente o variaciones en las políticas y/o recursos forestales que, a su vez, requerirán que las poblaciones que viven allí modifiquen sus modelos de subsistencia o que se implementen asentamientos adicionales.

√Āreas mar√≠timas de la costa

Las √°reas mar√≠timas de la costa son algunas de las zonas ambientales biol√≥gicamente m√°s productivas del mundo. Incluyen las playas, dunas, esteros, manglares y otros pantanos, humedales y arrecifes de coral. Los esteros, manglares, pantanos y otros humedales constituyen las √°reas de reproducci√≥n, los criaderos y los h√°bitat de muchas de las principales especies comerciales de crust√°ceos y peces, que se consumen en todo el mundo. Las √°reas ambientales de la costa son fr√°giles, porque al ser afectadas por los cambios ambientales, se perjudican f√°cilmente las complejas cadenas de alimentos y ciclos de vida de las especies. Por eso, al arrojar los desperdicios urbanos e industriales, o afluentes de los qu√≠micos agr√≠colas, si bien se perjudica un √°rea relativamente peque√Īa, los efectos se sienten en todo el ecosistema.

Los proyectos de desarrollo que pueden tener un efecto negativo sobre las √°reas mar√≠timas de la costa, se relacionan, a menudo, con la maricultura, el turismo, las mejoras portuarias, la generaci√≥n de energ√≠a el√©ctrica mediante represas y estaciones de energ√≠a termoel√©ctrica, la descarga de desperdicios industriales, los afluentes de los qu√≠micos y pesticidas agr√≠colas y el manejo inadecuado de las cuencas. La abundancia de los recursos marinos durante ciertas temporadas va acompa√Īada de una escasez en otras √©pocas, produciendo el ciclo de "bonanza y quiebra" que caracteriza a las aldeas pesqueras. Por esta raz√≥n, las comunidades humanas de las zonas mar√≠timas de la costa, tradicionalmente, explotan no solo el mar, sino tambi√©n la playa y las √°reas que se encuentran tierra adentro, mediante agricultura, caza y recolecci√≥n. Hasta la mitad de su dieta e ingresos puede provenir de la playa y las √°reas de la zona que se encuentran tierra adentro. Las mujeres manejan las comunidades cuando los hombres est√°n trabajando en el mar o tierra adentro, durante los apogeos de los per√≠odos de bonanza y quiebra. Los cambios sociales que acompa√Īan a la inversi√≥n en el desarrollo de las √°reas mar√≠timas de la costa, toman la forma de restricciones sobre el acceso a una o m√°s de las sub-zonas del √°rea, explotaci√≥n excesiva de ciertas especies para satisfacer las demandas de los nuevos mercados, desplazamiento de la poblaci√≥n y atracci√≥n de nuevos asentamientos. El ajuste a estos cambios sociales produce, con frecuencia, impactos ambientales en otras partes de la zona mar√≠tima de la costa.

Terrenos de pasto o praderas

Las tierras con vegetaci√≥n natural o semi-natural, que proporcionan un h√°bitat para los rumiantes dom√©sticos y la fauna, en general, se denominan terrenos de pasto. A menudo, la palabra se utiliza indistintamente para describir a las tierras √°ridas o semi√°ridas, zonas de arbustos, yermos, sabana y prado. Estas √°reas se caracterizan por la baja densidad de la poblaci√≥n, por los grupos humanos que dependen principalmente de sus reba√Īos de ganado dom√©stico, moviliz√°ndose en √°reas muy amplias y, por las culturas complejas especialmente adaptadas a las condiciones severas que son propias de las √°reas propensas a la sequ√≠a.

Los proyectos de desarrollo que afectan a los terrenos de pasto, a menudo, implican el cultivo seco, silvicultura, riego, inactividad y asentamientos, ganader√≠a, producci√≥n de leche, turismo y parques de conservaci√≥n de la fauna. Es una costumbre pensar que los terrenos de pasto son poco utilizados, de modo que posiblemente no se percaten de los efectos sociales a simple vista. Las poblaciones humanas se movilizan dentro de un territorio que muchas veces incluye tierras marginales con recursos pobres que, en la mayor√≠a de los a√Īos, no se utilizan; sin embargo, adquieren importancia decisiva durante los a√Īos de sequ√≠a. Estas √°reas pueden contener los "alimentos de hambruna" tradicionales, que se consumen solamente cuando no existe otro recurso para el ganado y la gente hambrienta. A diferencia de las suposiciones populares, en la mayor√≠a de los terrenos de pasto la propiedad de los bienes es muy distorsionada; a menudo, un peque√Īo porcentaje de las familias controla la mayor√≠a del ganado. Muchas de las comunidades que utilizan los terrenos de pasto son tribus, y los ancianos del clan regulan el derecho al agua y al pastoreo. En otros casos, las fuentes de agua y el pastoreo pueden ser controlados por ciertas familias que tienen la fuerza suficiente para dominar a las dem√°s. Los cambios sociales que, normalmente, se relacionan con las inversiones de desarrollo en los terrenos de pasto son: peores relaciones de tierra/poblaci√≥n, exacerbaci√≥n de las desigualdades econ√≥micas, p√©rdida de territorio y el desplazamiento consiguiente de la poblaci√≥n, y, riesgos para la salud que se relacionan con la conversi√≥n de los productos de subsistencia, como la leche, y mercanc√≠as de consumo urbano. La sedentarizaci√≥n de los pastores migratorios o n√≥madas lleva, casi invariablemente, al deterioro ambiental y empobrecimiento de la gente afectada.

Zonas de diversidad biol√≥gica √ļnica

Muchas zonas de diversidad biol√≥gica han permanecido distantes o aisladas de los procesos de desarrollo hasta los a√Īos recientes, y, es posible, que sea incompleto el conocimiento de los cient√≠ficos con respecto a toda la gama de especies que est√°n presentes, y, tal vez, no est√©n bien definidas las funciones ambientales que cumplen. Por ejemplo, los bosques tropicales proporcionan h√°bitat para una variedad de especies de plantas, que es mayor que la de cualquier otro ecosistema; sin embargo, solamente una peque√Īa parte de √©stas han sido identificadas, estudiadas sistem√°ticamente y sujetas a una evaluaci√≥n de su valor biol√≥gico, medicinal y econ√≥mico. Asimismo, pueden ser consideradas zonas de diversidad biol√≥gica, los bosques fr√°giles, las √°reas mar√≠timas de la costa y los terrenos de pasto, que constituyen los h√°bitat √ļnicos de las especies nativas de plantas y animales que, al mismo tiempo, cumplen funciones ambientales a un costo m√≠nimo o gratis. Las inversiones de desarrollo que introducen los cambios sociales que afectan a las zonas de diversidad biol√≥gica √ļnica, generalmente, son aquellas que "abren" las √°reas anteriormente remotas para la extracci√≥n de los recursos y el establecimiento de nuevos asentamientos humanos. Bajo estas circunstancias, el papel del conocimiento local nativo adquiere m√°xima importancia para la definici√≥n de las zonas de diversidad biol√≥gica √ļnica, y la identificaci√≥n de los aspectos relacionados con la protecci√≥n de recursos que podr√≠an ser deteriorados por los proyectos de desarrollo.

Zonas de recargas de acuíferos

Las zonas de recargas de acu√≠feros pueden encontrarse tanto en zonas elevadas de monta√Īas, donde la precipitaci√≥n, en alguna de sus formas, es alta, como en llanuras de poca declividad en cotas intermedias de los diversos sistemas monta√Īosos, con significativas precipitaciones de car√°cter orogr√°fico. El drenaje de estas √°reas puede tener efectos impredescibles en el r√©gimen de caudales de los r√≠os y en la recarga de los aqu√≠feros.


Wikimedia foundation. 2010.


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.