Arquitectura de Espa√Īa

ÔĽŅ
Arquitectura de Espa√Īa

Arquitectura de Espa√Īa

Cscr-featured.svg
La Mezquita de Córdoba

Por arquitectura de Espa√Īa se entiende la existente en lo que actualmente es territorio espa√Īol y la realizada por arquitectos espa√Īoles en el mundo. Debido a la amplitud temporal y geogr√°fica que tiene la historia de Espa√Īa, la arquitectura espa√Īola ha tenido multitud de influencias y manifestaciones.

Incluso desde antes de los poblados que pudieron describir las fuentes romanas (como los de iberos, celtíberos, cántabros...), existen en la Península Ibérica vestigios de formas arquitectónicas comparables a otros ejemplos de las culturas mediterráneas y semejantes a los de Europa del norte.

Un aut√©ntico desarrollo vino con la llegada de los romanos, que dejaron atr√°s algunos de sus monumentos m√°s impresionantes en Hispania. La llegada de los v√°ndalos, suevos y visigodos supuso una profunda decadencia en las t√©cnicas romanas pero tambi√©n el aporte de t√©cnicas constructivas m√°s austeras de vinculaci√≥n religiosa, al igual como ocurri√≥ en el resto de occidente. La invasi√≥n musulmana en el a√Īo 711 supuso un cambio radical en los siguientes ocho siglos y llev√≥ a grandes avances en la cultura, incluyendo la arquitectura. C√≥rdoba, capital de la dinast√≠a Omeya y Granada, de la nazar√≠, fueron centros culturales de extraordinaria importancia.

En los reinos cristianos surgieron gradualmente y desarrollaron estilos propios, inicialmente aislados de las influencias europeas y más tarde integrados en las grandes corrientes arquitectónicas europeas románica y gótica, las cuales llegaron a alcanzar un auge extraordinario, con numerosas muestras religiosas y civiles a lo largo de todo el territorio. Simultáneamente se desarrolló el estilo mudéjar, del siglo XII al XVII, que se caracterizó por una mezcla de corrientes culturales de herencia estructural europea y decoración árabe.

Hacia finales del siglo XV y antes de colonizar Am√©rica hispana con la arquitectura colonial y barroca, en Espa√Īa se experiment√≥ con la arquitectura renacentista, desarrollada principalmente por arquitectos locales (Pedro Machuca, Gaspar de Vega, Juan Bautista de Toledo, Juan de Herrera, Andr√©s de Vandelvira...). El barroco espa√Īol se caracteriza sobre todo por el exuberante churrigueresco, distingui√©ndose de las influencias internacionales posteriores, y dando sus obras m√°s importantes en desarrollo en el Imperio Espa√Īol americano, principalmente misiones, catedrales y arquitectura p√ļblica. El estilo colonial, que se mantuvo durante siglos, aun tiene una gran influencia en M√©xico, centroam√©rica y los pa√≠ses del Pac√≠fico sudamericano. El neoclasicismo tuvo su cumbre en el trabajo de Juan de Villanueva y sus disc√≠pulos.

El siglo XIX tuvo dos facetas: el esfuerzo en ingeniería para alcanzar un nuevo lenguaje y mejoras estructurales con hierro y vidrio como principales materiales, y la corriente académica que primero se enfocó en el historicismo y el eclecticismo y más tarde en los regionalismos. La entrada del modernismo en las corrientes académicas produjo figuras como Antonio Gaudí en la arquitectura del siglo XX. El estilo internacional fue liderado por grupos como el GATEPAC.

Espa√Īa est√° sufriendo una verdadera revoluci√≥n t√©cnica dentro de la arquitectura contempor√°nea y los arquitectos espa√Īoles como Rafael Moneo, Santiago Calatrava y Ricardo Bofill se han convertido en referentes internacionales.

Por la relevancia art√≠stica de muchas de las estructuras arquitect√≥nicas de Espa√Īa, incluyendo partes enteras de ciudades, han sido designadas Patrimonio de la Humanidad. El pa√≠s posee el segundo puesto en n√ļmero de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, superado solamente por Italia.

Contenido

Prehistoria

Arquitectura megalítica

Durante la Edad de Piedra el megalito m√°s extendido en la Pen√≠nsula Ib√©rica era el dolmen. Los planos de estas c√°maras funerarias sol√≠an ser seudoc√≠rculos o trapezoides, formados por enormes piedras hincadas en el suelo y otras que las cubr√≠an, formando un techo. Seg√ļn iba evolucionando la tipolog√≠a, apareci√≥ una entrada en corredor llamada dromos, que gradualmente fue tomando importancia hasta ser tan ancho como la c√°mara. En el estadio m√°s avanzado, eran comunes techos abovedados y falsas c√ļpulas. El complejo de Antequera contiene los d√≥lmenes m√°s grandes de Europa. El mejor conservado, la Cueva de Menga, tiene 25m de profundidad, cuatro metros de alto y fue construido con 32 megalitos. En la actualidad, en el interior se ha descubierto un pozo, cuyo origen es desconocido. En la Edad de Bronce, los ejemplos mejor conservados est√°n en las Islas Baleares, donde aparecen tres tipos de construcciones: la taula, en forma de T, el talayot y la naveta. Los talayots eran torres de defensa troncoc√≥nicas o troncopiramidales. Sol√≠an tener un pilar central. Las navetas eran construcciones realizadas con grandes piedras y su forma era similar a los cascos de los barcos.

Arquitectura íbera y céltica

Asentamiento castre√Īo en Galicia: Castro de Baro√Īa

La cultura castre√Īa, surgida en el norte y centro peninsular y relacionada directa o indirectamente con los pueblos celtas, desarroll√≥ unas construcciones caracter√≠sticas llamadas castros. Son pueblos amurallados, habitualmente situados en lo alto de una colina o un monte. Existen asentamientos castre√Īos a lo largo de toda la regi√≥n cant√°brica y en la meseta. Abundan especialmente en el valle del Duero y en Galicia. Ejemplos notables son Las Cogotas Y Ulaca en (√Āvila) y el Castro de Santa Tecla (Pontevedra).

Las casas en los castros tienen de unos 3,5 a 5 m de longitud y son generalmente circulares, existiendo algunas rectangulares, de piedra y con techos de paja, con una columna central. Sus calles eran generalmente regulares, sugiriendo alg√ļn tipo de organizaci√≥n central.

Las ciudades construidas por los arévacos están relacionadas con la cultura íbera, cuyas ciudades tuvieron un desarrollo urbano notable, como Numancia. Otras son más primitivas y a menudo excavadas en la roca, como Termantia.

√Čpoca romana

Desarrollo urbano

La conquista romana de Hispania, comenzada en el 218 a. C., supuso una romanizaci√≥n casi completa del a Pen√≠nsula Ib√©rica. La cultura romana fue asumida profundamente por la poblaci√≥n: antiguos campamentos militares y asentamientos iberos, fenicios y griegos fueron transformados en grandes ciudades, como por ejemplo Emerita Augusta en la Lusitania, Corduba, It√°lica, Hispalis, Gades en la B√©tica, Tarraco, Carthago Nova, Caesar Augusta, Asturica Augusta, Legio Septima Gemina y Lucus Augusti en la Tarraconensis, unidas por una compleja red de carreteras. El desarrollo de la construcci√≥n incluye algunos monumentos de calidad comparable a los de la capital, Roma.[1]

Construcciones

La ingenier√≠a civil est√° representada en imponentes construcciones como el Acueducto de Segovia o el de M√©rida (Acueducto de los Milagros), en puentes como los de Alc√°ntara, (Alc√°ntara, C√°ceres) sobre el Tajo o el de C√≥rdoba sobre el Guadalquivir. Tambi√©n se construyeron faros como el que aun est√° en uso en La Coru√Īa, la Torre de H√©rcules. Las construcciones civiles se vieron impulsadas sobre todo bajo el emperador Trajano (98 a. C. ‚Äď 117 a. C.).

La arquitectura l√ļdica est√° representada por edificios como los teatros de M√©rida, Cartagena, Sagunto, Tiermes o C√°diz, los anfiteatros de M√©rida, It√°lica, Tarraco y Seg√≥briga y los circos de M√©rida, C√≥rdoba, Toledo, Sagunto y muchos otros.

La arquitectura religiosa también se extendió por la península como se puede ver en los templos de Córdoba, Vic, Mérida (Diana y Marte) y Talavera la Vieja, entre otros. Los principales monumentos funerarios son las torres de los Escipiones de Tarragona, el dístilo de Zalamea de la Serena y los mausoleos de la familia Atilii en Sádaba y Fabara. Arcos de triunfo se pueden encontrar en Cáparra, Bará y Medinaceli.

Arquitectura prerrom√°nica

El t√©rmino prerrom√°nico se refiere al arte cristiano tras la antig√ľedad cl√°sica y antes del arte rom√°nico. Cubre realizaciones art√≠sticas muy diversas, puesto que fueron realizadas en siglos distintos y por culturas diferentes. El territorio espa√Īol tiene una gran variedad en arquitectura prerrom√°nica: alguna de sus ramas, como el arte asturiano, llegaron a un gran nivel de refinamiento para su √©poca y contexto cultural.

Véase también: Arte prerrománico

Arquitectura visigoda

San Pedro de la Nave, en Zamora

Del siglo VI cabe mencionar los restos de la bas√≠lica de Cabeza de Griego, en Cuenca y la peque√Īa iglesia de San Cugat del Vall√©s, en Barcelona. √Čsta, aunque muy deteriorada, muestra claramente una planta de nave √ļnica que termina en un √°bside. Del siglo siguiente son las de San Pedro de la Nave, San Juan de Ba√Īos, Santa Mar√≠a de Quintanilla de las Vi√Īas, cuya traza se repetir√° luego en otros templos posteriores pertenecientes al ¬ęestilo de repoblaci√≥n¬Ľ (mal llamados ¬ęmoz√°rabes¬Ľ). Por lo dem√°s, en esta √©poca se sigue b√°sicamente la tradici√≥n paleocristiana en la arquitectura religiosa. Como edificios m√°s representativos pueden relacionarse los siguientes:

Véase también: Arte visigodo

Commons

Arquitectura asturiana

El Reino de Asturias aparece en 718, cuando las tribus astures, reunidas en asamblea, deciden nombrar a Don Pelayo su jefe. Pelayo reunió a las tribus locales y a los refugiados visigodos bajo sus órdenes con la intención de restaurar progresivamente el orden godo.

El prerrománico asturiano es un estilo singular, que, combinando elementos de otros estilos, como el visigodo y las tradiciones locales, creó y desarrolló su propia personalidad y características, alcanzando un notable nivel de refinamiento, no sólo en cuanto a la construcción, sino también en cuanto a estética.

En cuanto a su evoluci√≥n, el prerromano asturiano sigui√≥ una ¬ęevoluci√≥n estil√≠stica claramente asociada a la evoluci√≥n pol√≠tica del reino, sus etapas marcadas con nitidez¬Ľ. Fue principalmente una arquitectura de la corte y se distinguen cinco etapas: primer periodo (737‚Äď791) desde el reino de Favila al de Bermudo I de Asturias. El segundo periodo incluye los reinos de Alfonso II de Asturias (791‚Äď842), entrando en una etapa de definici√≥n estil√≠stica. Estos dos periodos se incluyen dentro del llamado prerramirense. La iglesia m√°s importante es la de San Juli√°n de los Prados, en Oviedo, con un sistema de vol√ļmenes interesante y un programa de frescos iconogr√°ficos interesantes, estrechamente relacionados con las pinturas murales romanas. Las celos√≠as y las ventanas trifoliadas en el √°bside aparecen por primera vez en esta etapa. La C√°mara Santa de la Catedral de Oviedo, San Pedro de Nora y Santa Mar√≠a de Bendones tambi√©n pertenecen al prerramirense.

El tercer periodo comprende los reinos de Ramiro I (842‚Äď850) y Ordo√Īo I (850‚Äď866). Es el llamado ramirense y es considerado como la culminaci√≥n de este estilo, debido al trabajo de un arquitecto desconocido que trajo nuevos estilos ornamentales y estructuras, como la b√≥veda de ca√Ī√≥n y el uso consistente de arcos transversales y contrafuertes, acercando el estilo a los logros obtenidos por la arquitectura rom√°nica dos siglos m√°s tarde. Algunos autores han se√Īalado una inexplicable influencia siria en la ornamentaci√≥n. En este periodo florecieron la mayor√≠a de las obras maestras de este estilo: los pabellones del palacio del Monte Naranco (Santa Mar√≠a del Naranco y San Miguel de Lillo) y la iglesia de Santa Cristina de Lena.

Un cuarto periodo se extiende durante el reinado de Alfonso III (866‚Äď910), en la que se detecta la llegada de una fuerte influencia moz√°rabe a la arquitectura asturiana, expandi√©ndose el uso del arco de herradura. Una quinta y √ļltima etapa coincide con el traslado de la corte a Le√≥n, con lo que deja de hablarse propiamente de Reino de Asturias, prefiri√©ndose el t√©rmino Reino de Le√≥n. El prerrom√°nico entra en la fase que puede denominarse arte de repoblaci√≥n.

Véase también: Arte asturiano

Commons

Arquitectura moz√°rabe

La arquitectura moz√°rabe fue llevada a cabo por los moz√°rabes, cristianos que viv√≠an en la Espa√Īa musulmana desde la invasi√≥n √°rabe (711) hasta finales del siglo XI, y que mantuvieron su personalidad diferenciada tambi√©n frente a los cristianos de los reinos del norte, a los que fueron emigrando en oleadas sucesivas o siendo incorporados por la Reconquista. Un ejemplo de esta arquitectura es la iglesia de Bobastro, un templo rupestre que se encuentra en el lugar conocido como Mesas de Villaverde, en Ardales (M√°laga), de la que s√≥lo quedan algunas ruinas. Otro edificio representante de esta arquitectura es la iglesia de Santa Mar√≠a de Melque, situada en las proximidades de La Puebla de Montalb√°n (Toledo). Con respecto a este templo se duda en su filiaci√≥n estil√≠stica, pues comparte rasgos visigodos con otros m√°s propiamente moz√°rabes, no estando tampoco clara su dataci√≥n. La ermita de San Baudelio de Berlanga presenta una tipolog√≠a in√©dita, incluyendo en su planta rectangular una tribuna sobre una peque√Īa sala hip√≥stila, a la manera de las mezquitas, y siendo sustentada su cubierta por un √ļnico pilar central con forma de palmera. Tanto dicho pilar como los muros interiores est√°n profusamente decorados con frescos representando escenas de caza y animales ex√≥ticos. Se puede establecer cierta conexi√≥n tipol√≥gica como templo inici√°tico, ya en √©poca rom√°nica, con la iglesia Santa Mar√≠a de Eunate y las dem√°s construcciones templarias de planta centralizada, como la de Torres del R√≠o o la Vera Cruz de Segovia.

Como ya se ha dicho, la identificación con lo mozárabe de construcciones en los reinos cristianos del norte peninsular es problemática.

Arquitectura de repoblación

Entre finales del siglo IX y comienzos del siglo XI se desarrolla en los reinos cristianos del norte una evoluci√≥n del prerrom√°nico que tradicionalmente se ha atribuido a la influencia moz√°rabe,[2] aunque en la actualidad √©sta se han puesto en discusi√≥n y se prefiere considerarla como una tercera fase del prerrom√°nico, tras el visigodo y el asturiano. Hist√≥ricamente coincide con la repoblaci√≥n de la Meseta del Duero y la cabecera del Ebro. Ejemplos de estos templos son los de iglesia de San Cebri√°n de Mazote (Valladolid), el monasterio de San Miguel de Escalada (Le√≥n), la iglesia de Santiago de Pe√Īalba de Santiago (Le√≥n), Iglesia de San Vicente del Valle (Burgos), Iglesia de Santa Mar√≠a de Lebe√Īa (Cantabria), Ermita San Baudelio de Berlanga de Caltojar (Soria), el Monasterio de San Juan de la Pe√Īa de Jaca (Huesca), la iglesia prerrom√°nica del Monasterio de Leyre (Navarra), el Monasterio de San Mill√°n de Suso (La Rioja) y algunos otros ejemplos zamoranos o asturianos. Similar argumento podr√≠a hacerse para incluir algunas peque√Īas iglesias catalanas consideradas ¬ęmoz√°rabes¬Ľ, como las de San Juli√°n de Boada o la iglesia de Santa Mar√≠a de Matadars.

Véase también: Arte de repoblación

Arquitectura de Al-√Āndalus

El Califato de Córdoba

Maqsura de la Mezquita de Córdoba

La conquista musulmana de Hispania por las tropas de Musa ibn Nusair y T√°riq ibn Ziyad y la ca√≠da de la dinast√≠a Omeya de Damasco, llevaron a la creaci√≥n por Abderram√°n I, el √ļnico pr√≠ncipe sobreviviente que escap√≥ de los abbas√≠, de un Emirato independiente con capital en C√≥rdoba. La ciudad se convertir√≠a en la capital cultural de occidente de 750 a 1009.

La arquitectura construida en Al-√Āndalus bajo los omeyas evolucion√≥ a partir de la de Damasco, con a√Īadidos est√©ticos locales: el arco de herradura, distintivo de la arquitectura hispano-√°rabe, fue tomada de los visigodos. Arquitectos, artistas y artesanos llegaron desde oriente para construir ciudades como Medina Azahara, cuyo esplendor no pod√≠a ni imaginarse en los reinos europeos contempor√°neos.[3]

La construcción más importante de los Omeyas en Córdoba fue la Mezquita de Córdoba, construida en etapas consecutivas por Abderramán I, Abderramán II, Alhakén II y Almanzor.

Véase también: Arte emiral y califal

Los reinos taifas

Con la desaparici√≥n del Califato, el territorio se vio dividido en peque√Īos reinos llamados taifas. Su debilidad pol√≠tica fue acompa√Īada de un conservadurismo cultural, que, junto con el avance de los reinos cristianos, llev√≥ a que los taifas se agarrasen al prestigio de las estructuras y formas del estilo de C√≥rdoba.

La recesión se manifestó en las técnicas de construcción y en los materiales empleados, aunque no en la profusión de la ornamentación. Los arcos polilobulados fueron multiplicados y adelgazados y todos los elementos califales fueron exagerados.

Algunos magn√≠ficos ejemplos de la arquitectura taifal han llegado hasta nuestros d√≠as, como el Palacio de la Aljafer√≠a en Zaragoza o la peque√Īa mezquita de Bab-Mardum en Toledo, m√°s tarde convertida en uno de los primeros ejemplos de arquitectura mud√©jar como la Ermita del Cristo de la Luz.

Véase también: Arte taifa

Almor√°vides y almohades

Minarete almohade en parte inferior de La Giralda, Sevilla.

Los almor√°vides irrumpieron desde el norte de √Āfrica en Al-√Āndalus en 1086 y unificaron los reinos taifas bajo su poder. Desarrollaron su propia arquitectura, pero es muy poco lo que ha sobrevivido, ya que la siguiente invasi√≥n, la de los almohades, impuso un islamismo ultraortodoxo y destruy√≥ pr√°cticamente todos los edificios almor√°vides importantes, junto con Medina Azahara y otras construcciones califales.

La arquitectura almohade es extremadamente sobria y desnuda. Emplearon el ladrillo como principal material de construcci√≥n. Pr√°cticamente la √ļnica decoraci√≥n empleada, la sebka, eran rejillas de rombos realizados con ladrillo. Tambi√©n emplearon la palma como decoraci√≥n, pero no era m√°s que una simplificaci√≥n de la m√°s ornamentada palma almor√°vide. Con el paso del tiempo, el arte almohade se fue haciendo ligeramente m√°s decorativo.

El elemento mejor conocido de la arquitectura almohade es La Giralda, antiguo minarete de la mezquita de Sevilla. Clasificada como mud√©jar, pero inmersa en la est√©tica almohade, la sinagoga de Santa Mar√≠a la Blanca, en Toledo, es un raro ejemplo de colaboraci√≥n arquitect√≥nica de las tres culturas medievales espa√Īolas.

Véase también: Arte almohade
Véase también: Arte almorávide

Arquitectura nazarí del reino de Granada

Tras la disolución del imperio almohade, los reinos musulmanes del sur de la Península se reorganizaron y en 1237 se estableció el reino nazarí con capital en Granada.

La Alhambra, patio de los leones

La arquitectura producida por los nazar√≠s iba a ser una de las m√°s ricas del Islam. Fue heredera de los otros estilos musulmanes de Al-√Āndalus, que los nazar√≠s combinaron, y del estrecho contacto con los reinos cristianos del norte. Los elementos de la ornamentaci√≥n y estructurales fueron tomados de la arquitectura cordobesa (arcos de herradura), de los almohades (sebka y palma), pero tambi√©n de creaci√≥n propia, como los capiteles prism√°ticos y cil√≠ndricos y arcos de moc√°rabe, en una alegre combinaci√≥n de espacios interiores y exteriores, de jardines y arquitectura, pensados para agradar a todos los sentidos. Al contrario que la arquitectura omeya, que empleaba materiales caros e importados para la construcci√≥n, los nazar√≠s emplearon s√≥lo materiales humildes: barro, escayola y madera. Sin embargo el resultado est√©tico est√° lleno de complejidad y es desconcertante para el expectador: la multiplicaci√≥n de la decoraci√≥n, el uso sabio de la luz y las sombras y la incorporaci√≥n del agua a la arquitectura, son algunas de las claves del estilo.[4] Tambi√©n se integr√≥ la epigraf√≠a en las paredes de las diferentes habitaciones, con poemas alusivos a la belleza de los espacios.[5] Los palacios de la Alhambra y el Generalife son las construcciones m√°s importantes del periodo.

Véase también: Arte nazarí

Arquitectura mudéjar

Iglesia mud√©jar de Sahag√ļn, Le√≥n

La arquitectura realizada por los musulmanes que permanecieron en territorio cristiano y que no se convirtieron es llamado estilo mud√©jar. Se desarroll√≥ principalmente del siglo XII al XVI con fuertes influencias del gusto y arte √°rabe, pero adaptado al gusto de los se√Īores cristianos. Por ello, el mud√©jar es apenas un estilo puro: se combina frecuentemente t√©cnicas y lenguaje art√≠stico con otros estilos dependiendo del momento hist√≥rico. As√≠, nos podemos referir al mud√©jar, pero tambi√©n al rom√°nico mud√©jar, al g√≥tico mud√©jar o al mud√©jar renacentista.

El estilo mud√©jar es una simbiosis de t√©cnicas y formas de entender la arquitectura, resultado de la convivencia de las culturas musulmana, jud√≠a y cristiana. Emergi√≥ como un estilo arquitect√≥nico en el siglo XII. Se suele aceptar que el estilo nace en Sahag√ļn.[6] Se extendi√≥ al resto del Reino de Le√≥n, Toledo, uno de los centros m√°s antiguos e importantes, √Āvila, Segovia, y m√°s tarde a Andaluc√≠a, especialmente a Sevilla y Granada. En Toledo hay que destacar las sinagogas de Santa Mar√≠a la Blanca y El Tr√°nsito, ambas mud√©jares pero no cristianas. En Sevilla, las habitaciones del Alc√°zar,[7] a pesar de ser clasificadas como mud√©jar, est√°n m√°s relacionadas con el arte nazar√≠ de la Alhambra que al resto del mud√©jar, puesto que fueron creados por arquitectos de Granada con poca influencia cristiana tra√≠dos por Pedro I de Castilla. Tambi√©n en Sevilla hay que destacar la Casa de Pilatos.

Otros centros importantes del mudéjar se encuentran en ciudades como Toro, Cuéllar, Arévalo y Madrigal de las Altas Torres, destacando el Monasterio de Las Claras, en Tordesillas. Un desarrollo especial lo tuvo el mudéjar aragonés, especialmente en Zaragoza y Teruel durante los siglos XIII, XIV y XV, destacándose las torres mudéjares de Teruel.

Se caracteriza por el uso del ladrillo como material principal. No cre√≥ estructuras propias, al contrario que el g√≥tico o el rom√°nico, sino que reinterpret√≥ los estilos occidentales a trav√©s de una perspectiva musulmana. El car√°cter geom√©trico, distintivo de Islam, aparece en las artes accesorias, empleando materiales baratos ‚ÄĒazulejo, ladrillo, madera, yeso, metales‚ÄĒ trabajados de forma elaborada, destacando el artesonado. Incluso despu√©s de que los musulmanes ya no fueran empleados en la construcci√≥n, sus contribuciones se mantuvieron como parte integral de la arquitectura espa√Īola.

Véase también: Arte mudéjar

Arquitectura rom√°nica

Vista del interior de la Catedral de Santiago de Compostela
Claustro de Santo Domingo de Silos, con el famoso ciprés que cantó Gerardo Diego

El rom√°nico de desarroll√≥ inicialmente en los siglos X y XI, anterior a la influencia de Cluny, en los Pirineos catalanes y aragoneses, simult√°neamente con el norte de Italia, en lo que se ha llamado ¬ęprimer rom√°nico¬Ľ o ¬ęrom√°nico lombardo¬Ľ. Es un estilo muy primitivo, cuyas caracter√≠sticas son paredes gruesas, falta de escultura y la presencia de ornamentaci√≥n r√≠tmica con arcos, tipificada en las iglesias del valle de Boh√≠ (San Clemente de Tahull) y los monasterios de San Pedro de Roda y Santa Mar√≠a de Ripoll.

La arquitectura rom√°nica plena lleg√≥ con la influencia de Cluny a trav√©s del Camino de Santiago, que finaliza en la Catedral de Santiago de Compostela. El modelo de rom√°nico espa√Īol del siglo XII era la Catedral de Jaca, con su plano y √°bsides caracter√≠sticos de la planta de peregrinaci√≥n basada en San Sernin de Toulouse y el ¬ęajedrezado¬Ľ o ¬ętaqueado jaqu√©s¬Ľ. Seg√ļn avanzaban los reinos cristianos hacia el sur, este modelo se extendi√≥ por las √°reas reconquistadas con algunas variaciones. Los monasterios siguieron una estructura similar (Santo Domingo de Silos, en Burgos).

De influencia francesa es la magn√≠fica fachada de iglesia de Santo Domingo de Soria. La fachada de Nuestra Se√Īora de Poitiers sirvi√≥ posiblemente de modelo para la de Santo Domingo y fueron maestros poitevinos los que intervinieron en su realizaci√≥n. Lo cierto es que este frente representa uno de los mayores logros del rom√°nico espa√Īol. Para Gaya Nu√Īo ¬ę...su distribuci√≥n decorativa es la m√°s rica, la m√°s homog√©nea y armoniosa de la Pen√≠nsula, y no reconoce como m√°s bella ni a la de Ripoll¬Ľ.

El rom√°nico espa√Īol tambi√©n muestra influencias de los estilos prerrom√°nicos, principalmente el asturiano y el moz√°rabe, pero tambi√©n de la arquitectura √°rabe, tan pr√≥xima, sobre todo de los techos de la Mezquita de C√≥rdoba y los arcos polilobulados. As√≠ se advierte en San Juan de Duero (Soria), San Isidoro de Le√≥n o en la peculiar iglesia poligonal de Eunate en Navarra (con muy pocos ejemplos comparables, como la Vera Cruz segoviana). El rom√°nico segoviano se caracteriza por sus torres solemnes y por el p√≥rtico de arquer√≠as sobre columnas sencillas o pareadas, que cumplieron una importante funci√≥n en la vida urbana medieval (San Esteban). Las catedrales de Zamora, vieja de Salamanca, vieja de Plasencia, as√≠ como la Colegiata de Toro, se caracterizan por sus peculiares cimborrios y c√ļpulas, denomin√°ndose habitualmente como grupo de cimborrios del Duero.

En algunas zonas, hubo una verdadera fiebre constructiva (del rom√°nico palentino hay m√°s de seiscientas iglesias catalogadas). Tambi√©n hay un rom√°nico civil (o m√°s bien militar, como las murallas de √Āvila y castillos como los de Pedraza o Sep√ļlveda). Tal esfuerzo s√≥lo puede entenderse como consecuencia de la pujanza de la sociedad de los reinos cristianos, capaces incluso de extraer recursos (pago de parias) de los divididos reinos taifas. La oscilante frontera de la reconquista en los siglos XI y XII produce que el rom√°nico pueda encontrarse fundamentalmente en la mitad septentrional de la Pen√≠nsula Ib√©rica.

En el siglo XIII, algunas iglesias alternan el estilo románico con el naciente gótico.

Véase también: Arte románico

Commons

Arquitectura gótica

Art√≠culo principal: Arquitectura g√≥tica en Espa√Īa

El estilo g√≥tico comenz√≥ en Espa√Īa debido a la creciente comunicaci√≥n e influencia de Europa central y del norte durante el siglo XII, cuando el rom√°nico tard√≠o alternaba con un estilo de transici√≥n como es la arquitectura cisterciense y con algunas expresiones de g√≥tico puro, como la Catedral de √Āvila; √©sta y la de Cuenca son las m√°s tempranas del estilo. El g√≥tico pleno llega con toda su fuerza a trav√©s del Camino de Santiago en el siglo XIII, con la creaci√≥n de algunas de las m√°s puras catedrales g√≥ticas, de influencia francesa: las catedrales de Burgos, Le√≥n y Toledo.

Posteriormente al siglo XIII, el estilo se extiende con creativas variantes locales como el gótico levantino y el gótico isabelino. El gótico levantino, que florece en el siglo XIV, está caracterizado por sus logros estructurales y la unificación del espacio, siendo sus obras maestras la Catedral de Palma de Mallorca, la Lonja de la Seda de Valencia y la Iglesia de Santa María del Mar de Barcelona. Guillermo Bofill realizará en la catedral de Gerona un extraordinario atrevimiento al unificar las tres naves de la cabecera en una sola de extraordinaria amplitud.

En la Castilla del siglo XV la estrecha relaci√≥n comercial y pol√≠tica con el norte de Europa convoca a arquitectos como Juan y Sim√≥n de Colonia, Hanequ√≠n de Bruselas, Juan Guas y Enrique Egas que crean escuela adapt√°ndose a la sensibilidad local. Se sigue trabajando en las √ļltimas grandes catedrales g√≥ticas (Sevilla, nueva de Salamanca y Segovia). El g√≥tico isabelino, llamado as√≠ por coincidir con el reinado de los Reyes Cat√≥licos, supone una transici√≥n al renacimiento, pero a la vez una f√©rrea resistencia a dejar los principios g√≥ticos tradicionales. Sus obras maestras son San Juan de los Reyes en Toledo, la Capilla Real de Granada y la Cartuja de Miraflores en Burgos. Las fronteras cronol√≥gicas y formales con el simult√°neo plateresco son imprecisas.

Véase también: Arquitectura gótica

Commons

Arquitectura del Renacimiento

Palacio de Carlos V en Granada.

En Espa√Īa, el Renacimiento comenz√≥ unido a las formas g√≥ticas en las √ļltimas d√©cadas del siglo XV. El estilo comenz√≥ a extenderse sobre todo a manos de arquitectos locales: es la raz√≥n de un estilo renacentista espec√≠ficamente espa√Īol, que reuni√≥ la influencia de la arquitectura del sur de Italia, a veces proveniente de libros ilustrados y pinturas, con la tradici√≥n g√≥tica y la idiosincrasia local. El nuevo estilo se llama plateresco, debido a las fachadas decoradas en exceso, que recuerdan a los intrincados trabajos de los plateros. √ďrdenes cl√°sicas y motivos de candeleros (candelieri) se combinan con libertad en conjuntos sim√©tricos.

En este contexto, el Palacio de Carlos V realizado por Pedro Machuca, en Granada, supuso un logro inesperado dentro del renacimiento m√°s avanzado de la √©poca. El palacio puede ser definido como una anticipaci√≥n al manierismo, debido a su dominio del lenguaje cl√°sico y sus logros est√©ticos rupturistas. Fue construido antes de las principales obras de Miguel √Āngel y Palladio. Su influencia fue muy limitada y mal entendida, las formas platerescas se impon√≠an en el panorama general.

Seg√ļn pasaban las d√©cadas, la influencia g√≥tica decae y la b√ļsqueda de un clasicismo ortodoxo alcanz√≥ niveles muy altos. Aunque el plateresco es un t√©rmino usado habitualmente para definir a la mayor√≠a de la producci√≥n arquitect√≥nica de finales del siglo XV y primera mitad del siglo XVI, algunos arquitectos adquirieron un gusto m√°s sobrio, como Diego de Silo√©, Rodrigo Gil de Honta√Ī√≥n y Gaspar de Vega. Ejemplos de plateresco son las fachadas de la Universidad de Salamanca y del Hostal San Marcos de Le√≥n.

La cumbre del renacimiento espa√Īol est√° representado por el Real Monasterio de El Escorial, realizado por Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, en el que una inicial adherencia excesiva al arte de la antigua Roma fue superado por un estilo extremadamente sobrio. La influencia de los tejados y chapiteles flamencos y norteeuropeos, el simbolismo de la escasa decoraci√≥n y el preciso corte del granito establecieron la base para un estilo nuevo, el herreriano, que form√≥ escuela durante muchos a√Īos.

Con un estilo más próximo al manierismo, el siglo se cierra con arquitectos como Andrés de Vandelvira (Catedral de Jaén).

Véase también: Arquitectura del Renacimiento

Commons

Arquitectura barroca

Fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago de Compostela.

Cuando las influencias barrocas italianas llegaron a Espa√Īa, gradualmente sustituyeron en el gusto popular al sobrio gusto clasicista que hab√≠a estado de moda desde el siglo XVI. Tan pronto como en 1667, las fachadas de la Catedral de Granada de Alonso Cano y la de Ja√©n de Eufrasio L√≥pez de Rojas indican la facilidad de su interpretaci√≥n a la manera barroca de los motivos tradicionales de las catedrales espa√Īolas.

El barroco local mantiene raíces en Herrera y en la construcción tradicional en ladrillo, desarrollada en Madrid a lo largo del siglo XVII (Plaza Mayor y Ayuntamiento de Madrid).

En contraste al barroco de la Europa septentrional, el arte espa√Īol de la √©poca busca agradar a los sentidos m√°s que al intelecto. La familia Churriguera, que se especializ√≥ en altares y retablos, se rebelaron contra la sobriedad del clasicismo herreriano y promocionaron un estilo intrincado, exagerado y casi caprichoso de decoraci√≥n superficial, conocido como churrigueresco. En medio siglo, convirtieron Salamanca en una ciudad churrigueresca ejemplar.

La evoluci√≥n del estilo pas√≥ por tres fases. Entre 1680 y 1720, los Churriguera popularizaron la mezcla de columna salom√≥nica de Guarini y el orden compuesto, conocido como ¬ęorden suprema¬Ľ. Entre 1720 y 1760, la columna churrigueresca o est√≠pite, en forma de cono o obelisco invertido, se estableci√≥ como elemento principal de la decoraci√≥n ornamental. Los a√Īos 1760 a 1780 vieron un desplazamiento gradual del inter√©s desde el movimiento retorcido y excesivo de la ornamentaci√≥n hacia el equilibrio y la sobriedad del neocl√°sico.

Dos de las m√°s espectaculares creaciones del barroco espa√Īol son las fachadas de la Universidad de Valladolid (Diego Tom√©, 1719) y del Hospicio de San Fernando en Madrid (Pedro de Ribera, 1722), cuya extravagancia curvil√≠nea parece anunciar a Antonio Gaud√≠ y el modernismo. En este caso y en muchos otros, el dise√Īo incluye el juego de techos y elementos decorativos con poca relaci√≥n con la estructura y funci√≥n. sin embargo, el barroco churrigueresco ofrece alguna de las combinaciones de luz y espacio m√°s espectaculares, como en la Cartuja de Granada, considerada la apoteosis del churrigueresco aplicado a espacios interiores, y el ¬ętransparente¬Ľ de la Catedral de Toledo de Narciso Tom√©, donde escultura y arquitectura se integran para conseguir un efecto dram√°tico de la luz.

El Palacio Real de Madrid y las construcciones del Paseo del Prado (Sal√≥n del Prado y Puerta de Alcal√°) tambi√©n en Madrid, merecen ser mencionados. Fueron construidos en el sobrio barroco internacional, a menudo confundido con el neocl√°sico, por los reyes borbones Felipe V y Carlos III. Los palacios reales de La Granja de San Ildefonso, en Segovia, y el de Aranjuez, en Madrid, son buenos ejemplos de la integraci√≥n de arquitectura y jardines del barroco, con notable influencia francesa (La Granja es conocido como el ¬ęVersalles espa√Īol¬Ľ), pero con concepci√≥n espacial local, que de alguna manera muestra herencia de la ocupaci√≥n musulmana.

El rococ√≥ se introdujo en Espa√Īa por primera vez en la Catedral de Murcia, en 1733, en su fachada occidental. Tambi√©n en la zona levantina, se destaca la exuberante decoraci√≥n de la puerta del palacio del Marqu√©s de Dos Aguas en Valencia, dise√Īada por el pintor y grabador Hip√≥lito Rovira (1740‚Äď1744). El mejor representante del estilo fue el maestro espa√Īol Ventura Rodr√≠guez, responsable de la Santa Capilla de la Virgen del Pilar (1750) en el interior del templo de Nuestra Se√Īora del Pilar en Zaragoza.

Véase también: Arquitectura barroca

Commons

Arquitectura colonial

Iglesia de Santa Prisca en Taxco: churrigueresco mexicano.

El estilo colonial espa√Īol de arquitectura dominaba en las primeras colonias espa√Īolas de las Am√©ricas y tambi√©n en las Filipinas. Se distingue por el contraste entre la construcci√≥n simple y s√≥lido que demanda el lugar nuevo y la ornamentaci√≥n barroca que viene de Espa√Īa. La zona colonial de Santo Domingo, fundada en 1498 es la ciudad occidental m√°s antigua en el Mundo Nuevo y es un buen ejemplo de este estilo.

La combinaci√≥n de influencias decorativas nativas americanas y √°rabes, con una interpretaci√≥n extremadamente expresiva del churrigueresco, podr√≠a explicar la variedad y intensidad del barroco en las colonias americanas de Espa√Īa. A√ļn m√°s que en su equivalente espa√Īol, el barroco americano se desarroll√≥ como un estilo de decoraci√≥n del estuco. Fachadas con torres gemelas de muchas catedrales americanas del siglo XVII tienen ra√≠ces medievales. El barroco pleno no aparece hasta 1664, cuando los jesuitas construyeron su santuario en la Plaza de Armas en Cuzco.

El barroco peruano es especialmente exuberante, como evidencia el monasterio de San Francisco en Lima (1673), que muestra una fachada oscura y muy intrincada entre dos torres gemelas de piedra local amarilla. Mientras que el barroco rural de las misiones jesu√≠ticas (estancias) en C√≥rdoba (Argentina) siguieron el modelo de Il Ges√Ļ, estilos provinciales ¬ęmestizos¬Ľ aparecieron en Arequipa, Potos√≠ y La Paz. En el siglo XVIII, los arquitectos de la regi√≥n se inspiraron en el arte mud√©jar de la Espa√Īa medieval. El estilo de fachada del barroco tard√≠o surge por primera vez en la Iglesia de Nuestra Se√Īora de La Merced en Lima (1697‚Äď1704). De forma similar, en la Iglesia de La Compa√Ī√≠a en Quito (1722‚Äď1765), la fachada parece un retablo ricamente esculpido con un exceso de columnas salom√≥nicas.

Al norte, la provincia m√°s rica del siglo XVIII, Nueva Espa√Īa, el actual M√©xico, produjo una arquitectura fant√°sticamente extravagante y visualmente fren√©tica que es el churrigueresco mexicano. Este estilo ultrabarroco culmina en los trabajos de Lorenzo Rodr√≠guez, cuya obra maestra es el Sagrario Metropolitano en Ciudad de M√©xico (1749‚Äď1769). Otros ejemplos notables se encuentran en remotos pueblos mineros. Por ejemplo el santuario de Ocotl√°n (comenzado en 1745) es una catedral barroca de primer orden, cuya superficie est√° cubierta de baldosas rojas brillantes, que contrastan con una pl√©tora de ornamentos comprimidos aplicados generosamente en la portada y los flancos de las torres. La autentica capital del barroco mexicano es Puebla, donde la abundancia de baldosas pintadas a mano y piedra local gris llevaron a una evoluci√≥n muy personal y localizada del estilo, con un pronunciado sabor indio.

Arquitectura neocl√°sica

Museo del Prado, de Villanueva

Los postulados extremadamente intelectuales del neoclasicismo tuvieron menos √©xito en Espa√Īa que el mucho m√°s expresivo barroco. El neoclasicismo espa√Īol se expandi√≥ a partir de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, fundada en 1752. Su principal figura fue Juan de Villanueva, que adapt√≥ las ideas de Edmund Burke sobre la belleza y lo sublime a los requerimientos del clima y la historia locales. Construy√≥ el Museo del Prado (que en principio iba a tener funciones de Gabinete de Ciencias), combinando tres elementos: una academia, un auditorio y un museo, en un edificio con tres entradas separadas. El Prado formaba parte del ambicioso programa de Carlos III que pretend√≠a convertir Madrid en la capital de las Artes y las Ciencias. Muy pr√≥ximo al museo, Villanueva construy√≥ el observatorio astron√≥mico de El Retiro y el Jard√≠n Bot√°nico, todo ello en el conjunto del eje del Paseo del Prado, con sus emblem√°ticas fuentes de Neptuno y Cibeles (dise√Īadas por Ventura Rodr√≠guez) y cerrado por el Hospital y Real Colegio de Cirug√≠a de San Carlos. Tambi√©n dise√Ī√≥ algunas de las residencias de verano de los reyes en El Escorial y Aranjuez y reconstruy√≥ la Plaza Mayor de Madrid, entre otras obras importantes. Los disc√≠pulos de Villanueva Antonio L√≥pez Aguado e Isidro Gonz√°lez Vel√°zquez diseminar√°n el estilo por el centro del pa√≠s.

V√©ase tambi√©n: Neoclasicismo en Espa√Īa

El siglo XIX

Eclecticismo

Palacio de Comunicaciones de Madrid.

La arquitectura eclecticista es aquella que combina varios estilos en un edificio, sin seguir un solo orden arquitect√≥nico. Esta corriente lleg√≥ a Espa√Īa en los √ļltimos a√Īos del siglo XIX. Uno de los edificios eclecticistas m√°s importantes es el Palacio de Comunicaciones de Madrid, dise√Īado por Antonio Palacios y Joaqu√≠n Otamendi. Fue inaugurado en 1909.

Historicismo

Desde Europa lleg√≥ en el siglo XIX el historicismo, cuyos estilos m√°s destacados son el neog√≥tico y el neorrom√°nico. Del neog√≥tico hay que destacar el Palacio Episcopal de Astorga y el Palacio de Sobrellano en Comillas], la fachada de la Catedral de Barcelona, la Catedral de San Crist√≥bal de La Laguna en Tenerife y la Catedral del Esp√≠ritu Santo de Tarrasa. Del neorrom√°nico, menos importante que el anterior, hay que mencionar la cripta de la Catedral de Madrid y la Bas√≠lica de Nuestra Se√Īora de Covadonga, en Asturias.

A finales del siglo XIX un nuevo movimiento arquitect√≥nico surgi√≥ en Madrid: un resurgimiento de la arquitectura mud√©jar, el neomud√©jar, que enseguida se extendi√≥ por otras regiones. Arquitectos como Emilio Rodr√≠guez Ayuso ve√≠an el arte mud√©jar como un estilo exclusivo y caracter√≠stico de Espa√Īa. Se comenzaron a construir edificios empleando algunas de las caracter√≠sticas del antiguo estilo, como los arcos de herradura y el empleo de ornamentaci√≥n abstracta en ladrillo para las fachadas. Se populariz√≥ sobre todo en la construcci√≥n de plazas de toros y otros edificios p√ļblicos, pero tambi√©n para la construcci√≥n de viviendas, debido al uso de materiales baratos, principalmente ladrillo para los exteriores. A destacar la portada de la Catedral de Teruel y La Escalinata de la misma ciudad, obra de Aniceto Marinas, y la plaza de Toros de Las Ventas de Madrid.

Véase también: Arquitectura historicista

Commons

Arquitectura del vidrio y el hierro

A imitaci√≥n del Palacio de Cristal construido en Londres para la Gran Exposici√≥n de 1851, tambi√©n se construyeron palacios de cristal en Espa√Īa. Los dos ejemplos m√°s notables son el Palacio de Cristal de la Arganzuela y el Palacio de Cristal del Retiro en Madrid.

El siglo XX

Modernismo

Interior de la Casa Batlló, de Antonio Gaudí

En Espa√Īa, el modernismo tuvo su centro en Barcelona. Cuando la ciudad de Barcelona se ampli√≥ m√°s all√° de sus l√≠mites hist√≥ricos, resultando el Eixample (¬ęEnsanche¬Ľ; de Ildefons Cerd√°), en el que se desarrollar√° el llamado modernismo catal√°n o modernisme. El modernisme rompi√≥ con estilos anteriores y emple√≥ para su inspiraci√≥n formas org√°nicas, al igual que hac√≠a el Art Noueveau en Francia y el Jugendstil en Alemania. El arquitecto m√°s famoso es Antoni Gaud√≠, cuya obra en Barcelona (los m√°s conocidos La Sagrada Familia, el Parque G√ľell, la Casa Mil√† y la Casa Batll√≥) y en otros lugares de Espa√Īa (Capricho de Gaud√≠, Casa Botines y Palacio Episcopal de Astorga) mezcla la arquitectura tradicional con otros estilos nuevos, siendo precursor de la arquitectura moderna. Otros arquitectos catalanes notables de la √©poca fueron Llu√≠s Dom√®nech i Montaner y Josep Puig i Cadafalch.

El modernismo tambi√©n tuvo desarrollo en otras ciudades de Catalu√Īa, como Tarrasa (Masia Freixa y Vapor Aymerich, Amat i Jover) y Reus (Casa Nav√†s), y del resto de Espa√Īa, como Teruel (Casa de Tejidos el Torico o Casa Ferr√°n), Zaragoza (Casino Mercantil o Quiosco de m√ļsica del Parque Primo de Rivera) o Comillas, donde, a parte del Capricho de Gaud√≠, se puede admirar la Universidad Pontificia Comillas.

Véase también: Modernismo

Arquitectura moderna

La creaci√≥n en 1928 del grupo GATCPAC en Barcelona, seguido de la creaci√≥n del GATEPAC (1930) por arquitectos principalmente de Zaragoza, Madrid, San Sebasti√°n y Bilbao, estableci√≥ dos grupos de j√≥venes arquitectos que segu√≠an los dictados de la arquitectura moderna en Espa√Īa. Josep Llu√≠s Sert, Fernando Garc√≠a Mercadal, Jos√© Mar√≠a de Aizpur√ļa y Joaqu√≠n Labayen entre otros, se organizaron en tres grupos regionales.[8] Otros arquitectos exploraron el estilo moderno desde puntos de vista particulares: Casto Fern√°ndez Shaw con su trabajo visionario, casi todo en papel, Josep Antoni Coderch, con su integraci√≥n de la vivienda mediterr√°nea y los conceptos del nuevo estilo o Luis Guti√©rrez Soto, muy influenciado por tendencias expresionistas.

En la Exposici√≥n Mundial de 1929 de Barcelona el Pabell√≥n alem√°n dise√Īado por Mies van der Rohe se convirti√≥ instant√°neamente en un icono; amalgamando el minimalismo de Mies van der Rohe y nociones de fidelidad a los materiales con influencias de De Stijl en el tratamiento de los planos en el espacio. El famoso techo se cierne sobre el espectador aparentemente sin soportes.

Durante y despu√©s de la Guerra Civil Espa√Īola y la II Guerra Mundial, Espa√Īa estuvo aislada pol√≠tica y econ√≥micamente. Como consecuencia, unido a la preferencia de Franco por un ¬ętipo de kitsch nacionalista cl√°sico y mortecino¬Ľ, la creaci√≥n de arquitectura vanguardista fue suprimida en su mayor√≠a.[9] Sin embargo, en las obras de algunos arquitectos pudieron coexistir la aprobaci√≥n oficial y el avance del dise√Īo arquitect√≥nico, como es el caso de Luis Guti√©rrez Soto, interesado en la tipolog√≠a y la distribuci√≥n racional de los espacios, cuya prol√≠fica obra alterna con facilidad el redescubrimiento de estilos hist√≥ricos con un estilo racionalista, o los encargos de los Sindicatos Verticales a Francisco de As√≠s Cabrero. Los logros de Luis Moya Blanco en la construcci√≥n de b√≥vedas de ladrillo tambi√©n merecen una menci√≥n; su inter√©s en la construcci√≥n tradicional en ladrillo lo llev√≥ a un estudio profundo de las posibilidades formales modernas del material, destacando su uso de la b√≥veda tabicada.

En las √ļltimas d√©cadas de la vida de Franco, una nueva generaci√≥n de arquitectos rescat√≥ con fuerza el legado del GATEPAC: Alejandro de la Sota fue pionero en este nuevo camino, y j√≥venes arquitectos como Francisco Javier S√°enz de O√≠za, Fernando Higueras y Miguel Fisac, a menudo con presupuestos modestos, investigaron en los tipos de vivienda prefabricada y colectiva.

Véase también: Arquitectura moderna

Arquitectura contempor√°nea

Ciudad de las Artes y de las Ciencias en Valencia, de Santiago Calatrava
El Auditorio de Tenerife (Canarias, Espa√Īa), de Santiago Calatrava.
Museo Guggenheim de Bilbao, de Frank Gehry

La muerte de Franco y la vuelta de la democracia trajo un nuevo optimismo arquitect√≥nico al pa√≠s a finales de los 70 y en los 80. El regionalismo cr√≠tico se convirti√≥ en la escuela dominante para la arquitectura seria.[10] El flujo de dinero proveniente de la Uni√≥n Europea, el turismo y una econom√≠a floreciente, fueron campo f√©rtil para la arquitectura espa√Īola. Una nueva generaci√≥n de arquitectos emergi√≥, entre los que se cuentan Enric Miralles, Carme Pin√≥s, y el arquitecto e ingeniero Santiago Calatrava. Los Juegos Ol√≠mpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla, ambos en 1992, impulsaron internacionalmente aun m√°s la reputaci√≥n de Espa√Īa, hasta el punto de que muchos arquitectos de pa√≠ses en recesi√≥n se desplazaron a Espa√Īa para participar en el boom. En reconocimiento al apoyo a la arquitectura realizado por la Ciudad de Barcelona, el Royal Institute of British Architects le entreg√≥ la Royal Gold Medal en 1999, la primera vez en la historia que el premio se entregaba a una ciudad.[11]

Bilbao atrajo a la Fundaci√≥n Solomon R. Guggenheim para construir una nueva galer√≠a que abri√≥ sus puertas en 1997. Dise√Īado por Frank Gehry en estilo deconstructivista, el Museo Guggenheim de Bilbao se ha hecho famoso mundialmente y por s√≠ s√≥lo ha aumentado el prestigio mundial de Bilbao. El √©xito del museo al crear una arquitectura ic√≥nica se conoce en la planificaci√≥n urbana como el ¬ęefecto Bilbao¬Ľ.[12]

Arquitectos espa√Īoles famosos del siglo XX

Torre Agbar en Barcelona, de Jean Nouvel.

En el siglo XXI

Rascacielos del complejo empresarial CTBA de Madrid. La imagen fue tomada en agosto de 2008.

En 2006, la Terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas de Richard Rogers y Antonio Lamela gan√≥ el Premio Stirling. En abril de 2007, el Musac (Museo de Arte Contempor√°neo de Castilla y Le√≥n, en Le√≥n) de los arquitectos Emilio Tu√Ī√≥n y Luis M. Mansilla recibi√≥ el premio de Arquitectura Contempor√°nea Mies van der Rohe de la Uni√≥n Europea,[13] que ya hab√≠a ganado en 2001 el Kursaal (San Sebasti√°n) de Rafael Moneo.

La Torre Agbar es un rascacielos de Barcelona realizado por el arquitecto franc√©s Jean Nouvel. Mide 144,4 metros y tiene 38 pisos, incluyendo 4 niveles subterr√°neos. Su dise√Īo combina una serie de conceptos arquitect√≥nicos distintos, cuyo resultado es una sorprendente estructura construida con hormig√≥n armado, cubierta con una fachada de vidrio y m√°s de 4.400 ventanas cortadas en el hormig√≥n estructural.

Del 12 de febrero al 1 de mayo de 2006 el MoMA, Museo de Arte Moderno de Nueva York, dedic√≥ la exposici√≥n On-Site: New Architecture in Spain a la nueva arquitectura en Espa√Īa.[14] El MoMA define Espa√Īa como un pa√≠s que se ha convertido en los √ļltimos a√Īos en un centro internacional de innovaci√≥n y excelencia arquitect√≥nica como demuestra el hecho de que siete premios Pritzker (Rafael Moneo, √Ālvaro Siza, Thom Mayne, Zaha Hadid, Jacques Herzog, Pierre de Meuron, Frank Gehry y Rem Koolhaas) hayan sido seleccionados para la exposici√≥n.[15] Terence Riley, a cargo del Departamento de Arquitectura y Dise√Īo del MoMA, que se despidi√≥ del museo con esta exposici√≥n, comenta:

No hay un estilo espa√Īol en arquitectura, no existe. Pero lo que s√≠ hay en Espa√Īa actualmente es un porcentaje muy elevado de calidad en los proyectos, m√°s que en ning√ļn otro sitio del mundo, seg√ļn mi percepci√≥n. En Espa√Īa se construye mucho, en China a√ļn m√°s. Sin embargo, mientras que en China apenas hay propuestas interesantes, en Espa√Īa existen muchas.[16]

En Madrid se lleva a cabo actualmente la construcci√≥n de cuatro rascacielos, de los cuales, el m√°s alto medir√° 250 metros. Este parque empresarial se llamar√° Cuatro Torres Business Area, y la Torre Caja Madrid, que es la m√°s alta, est√° dise√Īada por Norman Foster.

Arquitectura popular

Debido a las grandes diferencias clim√°ticas y topogr√°ficas del pa√≠s, la arquitectura popular muestra una gran variedad. Piedra caliza, pizarra, granito, arcilla (cocida o no), madera o paja son empleadas en las diferentes regiones. Tambi√©n las estructuras y distribuci√≥n var√≠an muchos seg√ļn las costumbres regionales. Algunas de estas construcciones tienen nombres propios: cortijo, carmen, barraca, caser√≠o, palloza, alquer√≠a, etc.

Commons

Véase también

Referencias

Notas

  1. ‚ÜĎ Chueca Goitia, Fernando. De Grecia al Islam. Seminarios y Ediciones, 1974. ISBN 84-299-0054-3, p√°ginas 172‚Äď174, 179. DOSSAT, 2000, ISBN 84-95312-32-8
  2. ‚ÜĎ G√≥mez Moreno, Manuel. Iglesias moz√°rabes, Madrid, 1917
  3. ‚ÜĎ Descripciones de Ibn Arabi, Ibn Bashkuwal, Al-Maqqari y cronistas contempor√°neos.
  4. ‚ÜĎ Chueca Goitia, Fernando: Invariantes castizos de la Arquitectura Espa√Īola. Manifiesto de la Alhambra, ISBN 84-237-0459-9
  5. ‚ÜĎ Garc√≠a Gomez, Emilio: Poemas √°rabes en los muros y fuentes de la Alhambra, Instituto Egipcio de Estudios Isl√°micos en Madrid, ISBN 84-600-4134-4
  6. ‚ÜĎ Arquitectura Mudejar (ARTEGUIAS)
  7. ‚ÜĎ L√≥pez Guzm√°n, Rafael. Arquitectura mud√©jar. Manuales Arte C√°tedra. ISBN 84-376-1801-0
  8. ‚ÜĎ http://bibliotecnica.upc.es/bib210/consultesib/GATCPAC_GATEPAC.pdf
  9. ‚ÜĎ ¬ęGains in Spain: Once-Staid Architecture Soars Ahead of the Curve¬Ľ ‚ÄĒ The Washington Post (en ingl√©s)
  10. ‚ÜĎ V√©ase Zabalbeascoa
  11. ‚ÜĎ List of medal winners (PDF)
  12. ‚ÜĎ Bacharach, Jacob (2002) The Bilbao Effect
  13. ‚ÜĎ ¬ęLa Uni√≥n Europea premia la arquitectura del Musac¬Ľ (en espa√Īol). El Pa√≠s (2007). Consultado el 26 abril de 2007.
  14. ‚ÜĎ ¬ęArranca en el MoMA de Nueva York una muestra sobre nueva arquitectura espa√Īola¬Ľ (en espa√Īol). El Mundo (2006). Consultado el 26 abril de 2007.
  15. ‚ÜĎ ¬ęOn-Site: New Architecture in Spain¬Ľ (en ingl√©s). El Mundo (2006). Consultado el 26 abril de 2007.
  16. ‚ÜĎ ¬ęArquitectura: Nueva York se abre a la arquitectura en Espa√Īa¬Ľ (en espa√Īol). arq.com.mx (2006). Consultado el 26 abril de 2007.

Bibliografía

  • Chueca Goitia, Fernando: Historia de la arquitectura espa√Īola, dos vol√ļmenes. Diputaci√≥n de √Āvila, 2001. ISBN 84-923918-7-1
  • Bru i Bistuer, Eduard (1984) Arquitectura espa√Īola contempor√°nea. Editorial Gustavo Gili. ISBN 84-252-1045-3
  • New Architecture in Spain (PB) ‚ÄĒ Editado por y con un ensayo de Terence Riley. ISBN 0-87070-499-0
  • Carver, Norman F. Jr. (1982) Iberian Villages Portugal & Spain. Documan Press Ltd. ISBN 0-932076-03-3
  • Newcomb, Rexford (1937). Spanish-Colonial Architecture in the United States. J.J. Augustin, New York. Dover Publications; reedici√≥n (1 de abril de 1990). ISBN 0-486-26263-4
  • Zabalbeascoa, Anatxu. Igualada Cemetery: Barcelona, 1986‚Äď90 ‚ÄĒ Enric Miralles and Carme Pinos (Architecture in Detail S.) (en ingl√©s). Phaidon Press, pp. 60 p√°ginas. ISBN 0-7148-3281-2.

Enlaces externos

Commons

Obtenido de "Arquitectura de Espa%C3%B1a#Arquitectura colonial"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Arquitectura de Espa√Īa ‚ÄĒ La construcci√≥n m√°s caracter√≠stica de los celtas son los castros, poblados con recintos amurallados levantados en las cimas de los montes, que se localizan en las √°reas ocupadas por los celtas en el valle del Duero o en Galicia: Las Cogotas… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Premio Nacional de Arquitectura de Espa√Īa ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda El Premio Nacional de Arquitectura es un galard√≥n de arquitectura concedido anualmente a un edificio en Espa√Īa. Galardonados Lista incompleta de arquitectos galardonados: 1932: Manuel S√°nchez Arcas y Eduardo Torroja… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura rom√°nica en Espa√Īa ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Iglesia rom√°nica ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura perdida ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Como Arquitectura perdida, se conocen aquellas obras arquitect√≥nicas que han desaparecido, bien por sucesos externos, bien por su demolici√≥n total, bien por un derribo parcial, bien por abandono, bien por una reforma ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura de Cantabria ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura isl√°mica ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda La c√ļpula de la Mezquita Selimiye en Estambul. La Arquitectura isl√°mica (en √°rabeōĻŔÖōßōĪō© ō•ō≥ŔĄōßŔÖŔäō©) es un t√©rmino amplio que agrupa los estilos art√≠sticos propios de la cultura isl√°mica desde los tiempos de Mahoma ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura roja ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda La arquitectura roja es un tipo de arquitectura popular que se aplica a las construcciones t√≠picas de los pueblos de la vertiente norte de la sierra de Ayll√≥n, al sur de la provincia de Segovia (Espa√Īa). Se utilizan… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura negra ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Viviendas representativas de la arquitectura negra en Majaelrayo (provincia de Guadalajara). La arquitectura negra es un tipo de arquitectura popular que emplea como elemento constructivo principal la pizarra ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura de Colombia ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Arquitectura de la √©poca colonial espa√Īola en Cartagena de Indias. Por arquitectura de Colombia se entiende la existente en lo que actualmente es territorio colombiano y la realizada por arquitectos colombianos en el ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Arquitectura neoplateresca ‚ÄĒ El Palacio de Monterrey (Salamanca) fue un edificio inspirador del estilo historicista que se desarrollar√≠a en Espa√Īa a comienzos del siglo XX. El Neoplateresco arquitect√≥nico (denominado a veces tambi√©n como arquitectura neoplateresca) es una… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.