Plateresco

ÔĽŅ
Plateresco
Fachada de la Universidad de Salamanca.

El Plateresco, tambi√©n llamado g√≥tico plateresco, Protorrenacimiento, estilo Isabel, estilo Reyes Cat√≥licos (estos dos √ļltimos en referencia a su primera fase) y estilo Pr√≠ncipe Felipe (referido a su fase renacentista), fue una corriente art√≠stica, especialmente arquitect√≥nica, tradicionalmente tenida por exclusiva de Espa√Īa y sus territorios, que apareci√≥ entre el √ļltimo G√≥tico y el Renacimiento, a finales del siglo XV, extendi√©ndose durante los dos siglos siguientes. Resulta de una modificaci√≥n del espacio g√≥tico y de una fusi√≥n ecl√©ctica de componentes decorativos mud√©jares, del g√≥tico flam√≠gero y lombardos, as√≠ como primerizos elementos renacentistas de origen toscano.[1] Ejemplos son la inclusi√≥n de escudos y pin√°culos, las fachadas divididas en tres cuerpos (mientras que las renacentistas est√°n divididas en dos) y las columnas de tradici√≥n renacentista. Lleg√≥ a su m√°xima expresi√≥n durante el reinado de Carlos I,[2] especialmente en Salamanca, aunque tambi√©n floreci√≥ notablemente en otras ciudades de la pen√≠nsula Ib√©rica como Le√≥n y Burgos y en el territorio de Nueva Espa√Īa que hoy es M√©xico.[2] [1] Considerado a veces corriente renacentista y otras estilo propio, recibe a veces los nombres de Protorrenacimiento[3] [4] y Primer Renacimiento como rechazo a considerarlo un estilo en s√≠ mismo.[5]

El estilo se caracteriza por una decoraci√≥n prol√≠fica que cubre las fachadas con elementos vegetales, candelabros, festones, criaturas fant√°sticas y todo tipo de figuraciones.[2] La configuraci√≥n espacial, sin embargo, segu√≠a m√°s claramente un referente g√≥tico. Esta fijaci√≥n por partes concretas, sin modificaciones estructurales respecto del g√≥tico y apenas espaciales, hacen que sea clasificado muchas veces como variaci√≥n y no como estilo.[6] En Nueva Espa√Īa el Plateresco adquiri√≥ una configuraci√≥n propia, aferrado fuertemente a su herencia mud√©jar y mezcl√°ndose con influencias ind√≠genas.[2] Tambi√©n puede hablarse de un estilo plateresco en las primeras d√©cadas del siglo XVI del sur de Francia, de Portugal[6] y de Italia ("Barroco de Lecce").[cita requerida]

En el siglo XIX, con el auge de los historicismos, la arquitectura plateresca revivi√≥ bajo los nombres de estilo Monterrey y estilo espa√Īol.[6]

Contenido

Etimología

El nombre Plateresco hace referencia al oficio de platero. Diego Ortiz de Z√ļ√Īiga lo utiliz√≥ por primera vez, aplic√°ndolo a la Capilla Real de la catedral de Sevilla en el siglo XVII.[1] [2]

Problemática de la extensión geográfica y de la consideración como estilo

Altar plateresco del monasterio cisterciense de Santa Mar√≠a del Salvador, en Ca√Īas (La Rioja).
Sepulcro de Juan de Ortega en la iglesia del convento de Sta. Dorotea, en Burgos.

Tradicionalmente se ha considerado un estilo (o corriente) exclusivamente espa√Īol, entendiendo por espa√Īoles los territorios que estaban en poder de la Corona entre los siglos XV y XVII. Sin embargo a mediados del siglo XX esta acotaci√≥n geogr√°fica qued√≥ en tela de juicio bajo los argumentos de diversos autores, en especial de Cam√≥n Aznar (en 1945) y Rosenthal (en 1958), quienes al definir el plateresco gen√©ricamente como una amalgama unitaria de elementos encontrados (g√≥ticos, musulmanes, renacentistas), deja de considerarlo un estilo el primero para incluirlo en el Renacimiento, y advierte el segundo su asociaci√≥n con ciertas edificaciones de otros pa√≠ses europeos, fundamentalmente Francia y Portugal, pero tambi√©n en Alemania y otros.[3] [5] [7]

Esta problemática realza la improcedencia del nombre Plateresco y la catalogación como estilo, inclinándose a considerarlo un periodo de confusión y transición entre estilos, caracterizado por la profusión decorativa al no ser capaces los arquitectos de desarrollar nuevas tendencias espaciales ni estructurales. En ocasiones, incluso, esto se reduce incluso a tratar el Plateresco como la sustitución de la decoración gótica por los grutescos italianos de inspiración serliana.[8]

Cualquiera de las tesis, sin embargo, admiten al Plateresco o Protorrenacimiento como un arte que respondi√≥ a las exigencias de Espa√Īa, pa√≠s que acababa de concluir la Reconquista y de llegar a Am√©rica, empezando a percibir sus riquezas, y entraba en una espiral de grandes construcciones que hoy consideramos monumentos.

Características

Plateresco espa√Īol ole

Fueron típicas las fachadas-retablo, realizadas como si de cuidadosas obras de orfebrería se tratara, prolíficamente decoradas. La decoración, si bien obtuvo diversas inspiraciones, fue fundamentalmente vegetal, aunque también tuvo profusión de medallones, elementos heráldicos y figuraciones animales, entre otros. Se produce también una riqueza en los materiales: chapas doradas en cresterías y remates, jarrones, etc. Al concluir el primer tercio del siglo XVI se observan mayores policromías y aparecen cresterías de base histórica y las balaustradas, amén de una decoración más prolija.[9]

La extensión de la decoración por todas las superficies arquitectónicas redunda en la creación de nuevas superficies y subespacios, fundamentalmente decorativos del lugar donde se hayan, que a su vez se ornamentan profusamente, tales como hornacinas, nichos y edículos.[10]

Así mismo fueron incluyéndose progresivamente elementos italianos como decoración: almohadillados, capiteles clásicos, arcos romanos y sobre todo grutescos.[11]

La decoración empleada tenía significados concretos, no pudiéndose leer tan sólo descriptivamente. Así, los laureles, los motivos bélicos y la abundancia de cuernos se colocaban en las viviendas de militares destacados. Por lo mismo la escenificación de fábulas griegas y romanas abstraía ideales humanistas, con lo que la lógica decorativa se convertía en un medio para expresar y difundir ideas renacentistas.[10]

También se implementaron y prefirieron ciertos aspectos espaciales. De este modo se construyeron escaleras caustrales de caja abierta.[12] No obstante, apenas hubo modificaciones espaciales con respecto al gótico.

Plateresco americano

En Am√©rica, especialmente en el actual M√©xico, ciertas culturas aut√≥ctonas estaban en fases art√≠sticas que pueden considerarse barrocas cuando los espa√Īoles llevaron con ellos el Plateresco. √Čste se mezcl√≥ simbi√≥ticamente con las tradiciones locales, de modo que la arquitectura g√≥tica no lleg√≥ a Am√©rica propiamente dicha, sino a trav√©s de un Plateresco que r√°pidamente mud√≥ primero con las influencias ind√≠genas y despu√©s con las africanas, evolucionando en lo que dio en llamarse un Barroco americano.[13]

Historia

El plateresco sigue la l√≠nea del Estilo Isabel, donde los elementos decorativos de tradiciones ib√©ricas e italianizantes forman complejos ornamentos que se superponen a las estructuras g√≥ticas. Posteriormente se puede hablar de un Plateresco que conserva las formas g√≥ticas como base hasta 1530. Despu√©s de esa fecha, aunque contin√ļan utiliz√°ndose y evolucionando los ornamentos platerescos, √©stos pasan a formar parte de una arquitectura que ya comienza a asumir las ideas renacentistas. En 1563, con el comienzo de la construcci√≥n del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, la arquitectura renacentista se depura gracias a las intervenciones de Juan de Herrera, dando fin al esplendor y la extensi√≥n del Plateresco en la pen√≠nsula Ib√©rica.[3] En M√©xico sin embargo no se olvid√≥, dando lugar a un Neoplateresco en el siglo XVIII.

En cualquier caso el Plateresco, considerado o no como estilo y exclusivamente espa√Īol o por otro lado europeo, representa la transici√≥n entre los estilos g√≥tico y renacentista.

Estilo Isabel (siglo XV)

Artículos principales: Gótico isabelino y Manuelino

En el siglo XV comienza a desarrollarse en la Corona de Castilla una tendencia a decorar con motivos flamígeros, procedentes de Flandes, e islámicos la arquitectura castellana, que recibió el nombre de estilo Isabelino porque la mayor parte de los encargos procedían de Isabel la Católica. Estos ornamentos, que se fueron complejizando progresivamente, no influyeron en la estructura interna de las construcciones.

Algo similar sucedió por la misma época en Portugal, en lo que se dio en llamar estilo Manuelino.

Gótico plateresco (finales del siglo XV - 1530)

A finales del siglo XV comienzan a enmascararse los edificios g√≥ticos, en especial con grutescos, sin que √©stos cambien en principio sus espacios ni sus estructuras. Este proceso comenz√≥ al llegar a Espa√Īa los elementos renacentistas, que se aplican copi√°ndolos, figurativamente, pero sin entenderlos; es decir, sin desprenderse de las ideas y las formas medievales.

Incluso, muchos de los edificios platerescos ya estaban construidos, con lo que s√≥lo se les a√Īadieron capas de ornamentaci√≥n renacentista, en especial en torno a los huecos (ventanas y puertas), y en general, con excepciones, a todo elemento no tect√≥nico.[10]

Aunque se suele aplicar el apelativo plateresco a la arquitectura, el acto de superponer elementos renacentistas nuevos sobre formas regidas por par√°metros medievales tambi√©n es visible en la pintura y la escultura espa√Īolas de la √©poca.[4]

Renacimiento plateresco (1530 - 1560)

Periodo en que el Renacimiento ya hab√≠a sido plenamente asumido en la pen√≠nsula Ib√©rica, si bien a√ļn no hab√≠a llegado a su m√°xima expresi√≥n. √Čsta ser√° la de las modificaciones de Juan de Herrera y Felipe II en los planos del monasterio de El Escorial, cuya construcci√≥n comenz√≥ en 1563.

En estas fechas la decoraci√≥n, aunque profusa, sigue par√°metros totalmente italianizantes y se aplica sobre construcciones dise√Īadas seg√ļn la l√≥gica renacentista.

Estilo Monterrey (siglo XIX y primer tercio del XX)

El Palacio de Monterrey.
Fachada de la Ayuntamiento de Sevilla a la Plaza de San Francisco obra de Diego de Ria√Īo.
Artículo principal: Estilo Monterrey

En el siglo XIX apareci√≥ el estilo Monterrey -nombre dado por el palacio de Monterrey (Salamanca)-, estilo Espa√Īol o Neoplateresco, un historicismo centrado en el Plateresco, entendiendo √©ste como un estilo nacional.[6] [14]

El estilo sobrevivió hasta las primeras décadas del siglo XX, inmerso en los revivals nacionales y regionales, enormemente propagado aunque difícilmente aceptado, pudiéndose encontrar algunos ejemplos en la Gran Vía de Madrid.[15] [16]

En M√©xico tambi√©n se produjo una nueva expresi√≥n del Plateresco, cuyo √©xito se extendi√≥ hasta el suroeste de Estados Unidos, y que se inici√≥ en la primera mitad del siglo XVIII.[17] No hay que confundir este Neoplateresco con el de la Espa√Īa de finales del XIX y principios del XX, el llamado estilo Monterrey.

Ejemplos

Arquitectos y artistas platerescos

Arquitecturas y otras obras platerescas

Referencias

  1. ‚ÜĎ a b c Bozal, Valeriano; Historia del arte en Espa√Īa. Desde los or√≠genes hasta la Ilustraci√≥n, pp 157 y 165. Ed. Istmo (1978). ISBN 978-84-7090-025-9.
  2. ‚ÜĎ a b c d e Arellano, Fernando; El arte hispanoamericano, pp 13-14. Ed. Universidad Cat√≥lica Andr√©s (1988). ISBN 978-980-244-017-7.
  3. ‚ÜĎ a b c Arias de Coss√≠o, Ana Mar√≠a; El arte del Renacimiento espa√Īol, pp 90-91. Ed. Encuentro (2009). ISBN 978-84-7490-909-8.
  4. ‚ÜĎ a b Mar√≠as, Fernando; El siglo XVI: G√≥tico y Renacimiento, p. 24. Ed. Silex Ediciones (2002). ISBN 978-84-7737-037-6.
  5. ‚ÜĎ a b Alonso Ruiz, Bego√Īa; Arquitectura tardog√≥tica en Castilla: los Rasines, p. 23. Ed. Universidad de Cantabria (2003). ISBN 978-84-8102-304-6.
  6. ‚ÜĎ a b c d Bendala Gal√°n, Manuel; Manual del arte espa√Īol, p. 416. Ed. Silex Ediciones (2003). ISBN 978-84-7737-099-4.
  7. ‚ÜĎ Nieto Alcaide, V√≠ctor Manuel; Morales, Alfredo Jos√©; Checa Cremades, Fernando; Arquitectura del renacimiento en Espa√Īa, 1488-1599, p. 60. Ed. C√°tedra (1989). ISBN 978-84-376-0830-3.
  8. ‚ÜĎ a b Bassegoda Nonell, Juan; Historia de la arquitectura, p. 224
  9. ‚ÜĎ Quesada Marco, Sebasti√°n; Diccionario de civilizaci√≥n y cultura espa√Īolas, p. 64. Ed. Akal (1997). ISBN 978-84-7090-305-2.
  10. ‚ÜĎ a b c √Āvila, Ana; Im√°genes y s√≠mbolos en la arquitectura pintada espa√Īola (1470-1560), pp 80-83. Ed. Anthropos (1993). ISBN 978-84-7658-417-0.
  11. ‚ÜĎ Amor√≥s, Andr√©s, y Camarero, Manuel; Antolog√≠a comentada de la literatura espa√Īola: historia y textos : siglo XVI, p. 183. Ed. Castalia (2006). ISBN 978-84-9740-125-8.
  12. ‚ÜĎ Mar√≠as, Fernando; El siglo XVU: G√≥tico y Renacimiento, p. 163. Ed. Silex Ediciones (1992). ISBN 978-84-7737-037-6.
  13. ‚ÜĎ Carpentier, Alejo; M√°rquez Rodr√≠guez, Alexis; y Garc√≠a Carranza, Araceli; Los pasos recobrados: ensayos de teor√≠a y cr√≠tica literaria, p. 37. Ed. Fundaci√≥n Biblioteca Ayacuch (2003). ISBN 978-980-276-354-2.
  14. ‚ÜĎ Navascu√©s Palacios, Pedro, y Quesada, Mar√≠a Jes√ļs; El siglo XIX: bajo el signo del Romanticismo, p. 16. Ed. Silex (1992). ISBN 978-84-7737-043-7.
  15. ‚ÜĎ Navascu√©s Palacio, Pedro, y Alonso Pereira, Jos√© Ram√≥n; La Gran V√≠a de Madrid. Ed. Encuentro (2002). ISBN 978-84-7490-667-7.
  16. ‚ÜĎ De San Antonio G√≥mez, Carlos; El Madrid del ', 98: arquitectura para una crisis. 1874-1918, p. 132. Ed. Comunidad de Madrid, Consejer√≠a de Educaci√≥n y Cultura (1998). ISBN 978-84-451-1485-8.
  17. ‚ÜĎ Zuno Hern√°ndez, Jos√© Guadalupe; Historia de las artes pl√°sticas en la Revoluci√≥n Mexicana, vol. 2, p. 41. Ed. Instituto Nacional de Estudios Hist√≥ricos de la Revoluci√≥n Mexicana (1967).
  18. ‚ÜĎ Chueca Goitia, Fernando; Ars Hispaniae: Arquitectura del siglo XVI. Ed. Plus-Ultra (1953).
  19. ‚ÜĎ Cam√≥n Aznar, Jos√©; La arquitectura plateresca. Ed. Instituto Diego Vel√°zquez (1945).
  20. ‚ÜĎ a b c Aguado Bleye, Pedro, y Alc√°zar Molina, Cayetano; Manual de historia de Espa√Īa: Reyes Cat√≥licos. Casa de Austria (1474-1700), p. 1064. Ed. Espasa-Calpe (1963).
  21. ‚ÜĎ Soldevila, Ferr√°n; Historia de Espa√Īa, vol. 3. Ed. Ariel (1999).
  22. ‚ÜĎ Rivas Carmona, Jes√ļs; Los trascoros de las catedrales espa√Īolas: estudio de una tipolog√≠a arquitect√≥nica, p. 93. Ed. Editum (1994). ISBN 978-84-7684-572-1.
  23. ‚ÜĎ Bozal, Valeriano; Historia del arte en Espa√Īa. Desde Goya hasta nuestros d√≠as, p. 67. Ed. Istmo (1991). ISBN 978-84-7090-027-3.
  24. ‚ÜĎ Bueno Fidel, Mar√≠a Jos√©; Arquitectura y nacionalismo: pabellones espa√Īoles en las exposiciones universales del siglo XIX, cap. 6. Ed. Universidad de M√°laga y Colegio de Arquitectos (1987).

Véase también


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • plateresco ‚ÄĒ |√™| adj. Diz se de um estilo de arquitetura da primeira Renascen√ßa espanhola, caracterizado por uma ornamenta√ß√£o compar√°vel √† das pe√ßas de ourivesaria ‚Ķ   Dicion√°rio da L√≠ngua Portuguesa

  • plateresco ‚ÄĒ plateresco, ca 1. adj. Se dice del estilo espa√Īol de ornamentaci√≥n empleado por los plateros del siglo XVI, aprovechando elementos de las arquitecturas cl√°sica y ojival. U. t. c. s. m.) 2. Arq. Se dice del estilo arquitect√≥nico en que se emplean… ‚Ķ   Diccionario de la lengua espa√Īola

  • Plateresco ‚ÄĒ ‚Ėļ adjetivo ARQUITECTURA, ARTE Se aplica a un estilo art√≠stico espa√Īol, desarrollado en el siglo xvi, que se caracteriza por la utilizaci√≥n del repertorio decorativo renacentista. * * * plateresco, a adj. y n. m. Se aplica al estilo de las obras… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • plateresco ‚ÄĒ {{ÔľÉ}}{{LM P30676}}{{„Äď}} {{ÔľĽ}}plateresco{{ÔľĹ}}, {{ÔľĽ}}plateresca{{ÔľĹ}} ‚ÄĻpla¬∑te¬∑res¬∑co, ca‚Äļ {{„Ää}}‚Ėć adj.{{„Äč}} {{Ôľú}}1{{Ôľě}} Del plateresco o con rasgos propios de este estilo. {{„Ää}}‚Ėć s.m.{{„Äč}} {{Ôľú}}2{{Ôľě}} Estilo arquitect√≥nico espa√Īol de los siglos XV y… ‚Ķ   Diccionario de uso del espa√Īol actual con sin√≥nimos y ant√≥nimos

  • Plateresco ‚ÄĒ Universit√§t Salamanca Casa de las Conchas, Stadtpalast in Salamanca Der platereske Stil ( ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • plateresco ‚ÄĒ pla¬∑te¬∑r√©¬∑sco agg. TS arch. di stile architettonico sviluppatosi in Spagna tra la fine del XV e la fine del XVI sec., caratterizzato da sovrabbondanza di elementi decorativi desunti dal Rinascimento italiano, dallo stile tardogotico francese e da ‚Ķ   Dizionario italiano

  • plateresco ‚ÄĒ s m y adj Estilo arquitect√≥nico espa√Īol que tuvo su auge en el siglo XVI; se caracteriza por su gran ornamentaci√≥n y lujo y por la reuni√≥n de diferentes estilos, como el clasicismo renacentista, el g√≥tico, el mud√©jar, etc, con las formas y los… ‚Ķ   Espa√Īol en M√©xico

  • plateresco ‚ÄĒ plat¬∑e¬∑res¬∑co ‚Ķ   English syllables

  • plateresco ‚ÄĒ adjective see plateresque ‚Ķ   Useful english dictionary

  • plateresco, estilo ‚ÄĒ Estilo arquitect√≥nico predominante en Espa√Īa y en sus colonias del Nuevo Mundo a fines del s. XV y durante el s. XVI. El nombre (el cual proviene de una comparaci√≥n con el intrincado trabajo de un platero) se aplica por lo general a la… ‚Ķ   Enciclopedia Universal


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.