Estrategia militar

ÔĽŅ
Estrategia militar

Estrategia militar

Mapa donde se muestra el planteamiento estrat√©gico de la campa√Īa de Waterloo.

Estrategia militar (Estrategia, del griego stratigos o strategos (ŌÉŌĄŌĀőĪŌĄő∑ő≥ŌĆŌā, pl. ŌÉŌĄŌĀőĪŌĄő∑ő≥őŅőĮ; en griego d√≥rico: ŌÉŌĄŌĀőĪŌĄőĪő≥ŌĆŌā, stratagos; literalmente significa: "l√≠der del ej√©rcito") es el esquema implementado por las organizaciones militares para intentar alcanzar los objetivos estrat√©gicos que se han fijado.[1]

La estrategia militar se ocupa del planeamiento y direcci√≥n de las campa√Īas b√©licas, as√≠ como del movimiento y disposici√≥n estrat√©gica de las fuerzas armadas. El padre de la estrategia militar moderna, Carl von Clausewitz, la defin√≠a como "el empleo de las batallas para conseguir el fin de la guerra". De esta manera, daba prioridad a los objetivos pol√≠ticos sobre los objetivos militares, apoyando el control civil sobre los asuntos militares.

En las guerras convencionales tiene por objeto dirigir las tropas en el teatro de operaciones hasta llevarlas al campo de batalla. Es una de las tres facetas del arte de la guerra, las otras dos serían la táctica militar, consiste en la correcta ejecución de los planes militares y las maniobras de las fuerzas de combate en la batalla. El tercer componente sería la logística militar, destinada a mantener el ejército y asegurar su disponibilidad y capacidad combativa.

Contenido

Historia

En la Europa Antigua y Media

Atenas nombraba todos los a√Īos por elecci√≥n sus diez estrategos o generales en jefe, uno por cada tribu.

Se caracterizaban por:

  • Ser iguales en categor√≠a.
  • Se turnaban diariamente en el mando.
  • A veces una batalla se adelantaba o atrasaba por intrigas del estratego que quer√≠a llevarse la gloria. Para evitar esto se decidi√≥ dejar en la capital 9 estrategos, cuando se pon√≠a en pie solamente un ej√©rcito.

En la antigua Roma stratiotes o stratioticus significaba soldado y stratiotica pecunia, caja o erario militar.

En el Imperio Bizantino strategium hacía referencia al cuartel de tropas imperiales en Constantinopla.

Términos relacionados

  • Estratag√©mico. Adjetivo que emple√≥ Lamarque para expresar los movimientos que se verificaban en un c√≠rculo m√°s extenso que los que pod√≠a alcanzar la vista. (Frontino titul√≥ los tres libros que se refer√≠an a grandes movimientos antes, mientras y despu√©s de la batalla Stratragematicon).
  • Stratitates. En la √≠nfima latinidad, este t√©rmino ten√≠a un significado similar al "estratego" de Grecia.
  • Estratarithm√©tria. En el siglo XVII, el arte de escuadronar, de formar las tropas en una figura dada, de hallar el n√ļmero de soldados que en ella cab√≠an.
  • Estratolog√≠a. Nombre griego que algunos autores como Myler y Wates dieron a la ciencia que trataba del derecho a la guerra.


La estrategia militar en la antigua China

En China, hubo dos grandes fases en la historia de la estrategia militar.

Estrategia militar en época de los reinos combatientes

Durante los reinos combatientes, la guerra quedaba librada por nobles en carros de combate. Estos comandaban a peque√Īos ej√©rcitos de campesinos armados con la espada. El combate entre nobles era de una manera m√°s cort√©s. De hecho, en el reino Zhou exist√≠a el li,un c√≥digo de conducta que exig√≠a el m√°ximo respeto al enemigo, siempre que este fuera noble y ambos contrincantes, del mismo linaje, pues las tribus b√°rbaras, otros reinos chinos o nobles que no fueran del mismo rango eran sometidos a una guerra sin cuartel.

En esta época destaca el brillante general Sun Tzu, que revoluciono la táctica militar con su libro "El arte de la guerra", libro imprescindible para cualquier general.

La estrategia en épocas posteriores a Qin Shi Huang

Con Qin Shi Huang las dimensiones de la guerra alcanzaron unas enormes dimensiones. Se armaron ejércitos gigantescos de miles. Las lanzas fueron el arma principal favorita de la infanteria china a corto alcance

Guerreros de Xian.

La infantería era apoyada por la caballería y más tarde, por las primeras piezas de artillería

La ballesta y la ballesta de repetici√≥n eran la mejor arma de largo alcance de la √©poca, pues era muy f√°cil y r√°pida de usar y fabricar. La enorme demanda de armas por parte de los emperadores hizo florecer la industria del metal, la cual se convirti√≥ en una industria masiva, la m√°s sofisticada en a√Īos.

La palabra estrategia en la Europa de los siglos XVIII-XIX

Se introdujo la palabra griega estrategia en la 2¬ļ mitad del siglo XVIII y la voz griega permaneci√≥ largos a√Īos como otras en misteriosa incubaci√≥n al calor exclusivo de los eruditos e incluso a finales del siglo XVIII era desconocida por generales de la √©poca de la Revoluci√≥n Francesa y del Imperio como Ney, Massena, Morat y hasta el √ļltimo tercio del siglo XVIII el "arte de la guerra" se consideraba como un todo indivisible.

Las victorias de Federico II de Prusia despertaron en la Europa militar cierta apatía y entumecimiento y hubo largos y ruidosos debates sobre todo lo concerniente al arte, especialmente sobre mejoras y perfección de la táctica a las que se atribuían las ventajas de, Federico II, filósofo y guerrero. La discusión de ello produjo una vuelta a los estudios y documentos olvidados hacía siglos, sobre las Falange griegas y las Legión Romana . Así se dieron nuevas opiniones e ideas sobre el arte de la guerra, algunas de las más destacadas las de Guibert , posteriormente todas estas opiniones generaron avances en la táctica militar. El primero en usar la palabra estrategia en esta época fue el archiduque Carlos , rival del terrible estrategísta de los tiempos modernos Napoleón I.

En competencia con el archiduque, los dos escritores primitivos de estrategia fueron Bulow y Barón de Jomini sin olvidarnos de Maizeroy a quien Bardín atribuye la invención de la palabra en 1771 y de otros como Berenhorst, Jabro, Silva, Lloyd y otros que no dijeron "stratégie" sino "estratégique" y que no explanaron en cuerpo de doctrina principios escolásticos.

Por tanto los primeros expositores y definidores de la palabra estrategia militar fueron el archiduque Carlos en forma geométrica, Bulow en forma escolástica y el Baron de Jomini en forma experimental.

No obstante esto, la estrategia militar existió en todas las Edades de la Historia y aun cuando sus principios no fueren establecidos hasta el siglo XIX, no puede negarse que la estrategia militar se aplicó:

  • All√≠ donde hubo operaciones de guerra de alguna extensi√≥n.
  • Caudillos de selecto entendimiento que supieron mover con habilidad las tropas que dirig√≠an para adquirir primac√≠a sobre el enemigo.
  • Se la encuentra por todas partes desde la primera guerra entre los hombres, unas veces enmascarada bajo diferentes nombres como "disposiciones generales" o Te√≥rica y pr√°ctica de la guerra . Por tanto desde que hubo en el mundo el 1¬ļ general que tuvo pericia y habilidad para conducir las tropas y que sus principios fueron observados y cumplidos en todas las √©pocas de la Historia, bien que no estuviesen consignadas sus reglas en cuerpos de doctrinas.
  • Algunas claves de la estrategia militar se encuentran en refranes populares como:
    • Quien da primero da dos veces
    • Cinco contra uno
    • Al enemigo que huye, puente de plata
    • No poner toda la carne en el asador
    • La uni√≥n hace la fuerza
    • Divide y vencer√°s
  • Para certificar lo dicho es curiosa una observaci√≥n de M. De Roure en su obra Historia del Teodorico El Grande, Par√≠s, 1846 Tomo II p√°gina 28 a 30 en el que este erudito hace notar la habilidad estrat√©gica de los b√°rbaros, cuyas operaciones militares, cuyas invasiones siempre fueron conducidas seg√ļn las reglas de la ciencia m√°s exacta. Y en el mismo tema se puede a√Īadir lo siguiente de La Barre Duparc: Los b√°rbaros ten√≠an la principal cualidad: vigor y en el "instinto de la estrategia" les hace seguir sus reglas invariables sin darse cuenta de ello. Esto consiste en la "nativa simplicidad de la estrategia", en la perpetuidad de sus reglas a trav√©s de las edades.
  • Incluso en la Reconquista de Espa√Īa sobre los √°rabes nos hace ver todo lo que tuvieron de estrat√©gico, de sistem√°tico aquellas largas y dram√°ticas guerras y sobre todo en la Conquista de Granada, en aquel ep√≠logo
digno de aquella magn√≠fica epopeya, que hasta en lo que dur√≥ se asemeja a las conquistas de Veyes por la Legi√≥n romana, de Tebas y de Troya por los griegos y ¬Ņpuede darse plan m√°s estrat√©gico, ejecuci√≥n m√°s t√°ctica, conjunto y pormenores m√°s cient√≠ficos?

Definidores y expositores primitivos de la palabra estrategia militar:Baron de Bulow, Baron de Jomini y archiduque Carlos

  • Enrique, baron de Bulow, oficial prusiano que sirvi√≥ en infanter√≠a y luego en caballer√≠a, fue en palabras de Napole√≥n I un "ide√≥logo" (como llamaba Napole√≥n a todo el que pensaba) y aventurero, algo estrafalario, escritor c√°ustico y atrevido. Principio por enredarse en la insurrecci√≥n de los Pa√≠ses Bajos en 1789 y recorri√≥ en larga peregrinaci√≥n los Estados Unidos, Inglaterra y Francia y son c√©lebres sus obras Geist des neven Kriega-Sistems traducida al franc√©s con el nombre Esprit du systeme de guerre moderne por T.Lave. que se public√≥ en Hamburgo en 1799 y la otra Lehs√§tze des newen Krieges... en Berl√≠n en 1805. La aceptaci√≥n fue inmensa y cautivo la atenci√≥n sobremanera la aplicaci√≥n feliz de la geometr√≠a a la guerra, la referencia al triangulo, las retiradas exc√©ntricas, las grandes l√≠neas, en una palabra, las grandes ideas y Prusia se envaneci√≥ llam√°ndolo el Folard prusiano.
  • Bar√≥n de Jomini es el sucesor estrat√©gico de Bulow, comandante de batall√≥n suizo a principios del siglo XIX, oficial luego al servicio de Francia y despu√©s de Rusia en la que lleg√≥ a la √ļltima jerarqu√≠a de ayudante de campo del emperador. Este autor desde 1803 en que el mismo confiesa que arroj√≥ al fuego el primer manuscrito por haber le√≠do a Lloyd. Este inagotable escritor, hizo sudar las prensas de las imprentas con obras voluminosas de historia cr√≠tica sobre las guerras de Federico II, de la Rep√ļblica de Francia, de Napole√≥n I y alternaron folletos con art√≠culos de peri√≥dicos con obras extensas como Tratado de las grandes operaciones militares en 3 vol√ļmenes de 1819, su traducci√≥n al franc√©s de la obra del archiduque Carlos Principios de Estrategia, su Introducci√≥n al estudio de las grandes combinaciones,..etc y por fin en 1829 escribi√≥ un Cuadro anal√≠tico para que sirviese de clave y complemento a aquella √ļltima obra y en su 2¬™ edici√≥n de 1837 tom√≥ el t√≠tulo de Compendio del arte de la guerra que se tradujo en 1840 al espa√Īol.
  • Archiduque Carlos, hijo del emperador Leopoldo II, era un t√°ctico de primer orden y uno de los mejores generales de su tiempo pero cansado de ver comprometidas sus mejores combinaciones por generales incapaces, resign√≥ el mando y vivi√≥ apartado del ej√©rcito y de la pol√≠tica. Sus dos obras c√©lebres son las siguientes:Principios de la estrategia explicados por las operaciones de la campa√Īa de Alemania en 1796,Viena, 1814 y Historia de la campa√Īa de Alemania y de Suiza en 1799,Viena, 1819.

Breve rese√Īa de algunas hist√≥ricas concepciones estrat√©gicas o movimientos estrat√©gicos en la Historia

  • Jenofonte, coron√≥ con brillante √©xito la conducci√≥n a su patria de los 10000 guerreros griegos despu√©s de la rota de Cunaxa, realizando en aquella memorable retirada actos de excelente pericia t√°ctica y estrat√©gica que a trav√©s de los siglos excitan hoy la admiraci√≥n de quienes los estudian. Dej√≥ escrita en su obra maestra An√°basis en la que aparte de la "retirada de los diez mil", est√° el relato de la expedici√≥n de Ciro el Joven al Asia Superior. Jenofonte estaba con ellos casi por casualidad como el mismo dice pero despu√©s de la muerte de los caudillos del ej√©rcito griego fue uno de los cinco nuevos jefes que se eligieron y que dirigieron la inmortal retirada. Describi√≥ minuciosamente los pa√≠ses que hab√≠a atravesado y traz√≥ cuadros completos de las costumbres y del car√°cter de sus moradores. Lo que m√°s encanta es la modestia del narrador y el hombre fue grande en terribles coyunturas y el historiador no se mostr√≥ indigno del hombre y trajo adem√°s con sus escritos y hechos militares el camino de la Gran Asia, seguida luego por el excelso caudillo maced√≥nico, Alejandro Magno. Aport√≥ tambi√©n adem√°s idea del √©xito posible de grandes marchas y expediciones conc√©ntricas.
  • Alejandro Magno, a los que nadie puede negar la calidad de movimientos estrat√©gicos concebidos por √©l y ejecutados por las tropas que dirigi√≥ el famoso capit√°n de la Antig√ľedad desde las riberas de Asia Menor hasta los margenes del Indo. Realiz√≥ la aspiraci√≥n suprema de los griegos en su pol√≠tica exterior que consisti√≥ en subyugar a la Persia y prepar√≥ al mundo para la dominaci√≥n romana. Uni√≥ dos civilizaciones, la de Oriente y Occidente y estableci√≥ un cambio fecundo de ideas entre ellas.
  • An√≠bal, con ese ejemplo casi insuperable y brillante, digno de la mayor alabanza, concibiendo y ejecutando la idea estrat√©gica de herir a Roma mortalmente, una Roma que fijaba toda su atenci√≥n sobre un posible ataque cartagin√©s por la parte meridional de Italia. Anibal pasando del Ebro a los Pirineos, dirigi√©ndose despu√©s al Rodano, remontando la cuenca de este caudaloso r√≠o, cruzando las elevad√≠simas cumbres de los Alp√®s y descendiendo luego a las f√©rtiles llanuras del r√≠o Po para internarse en Italia y dar en suelo italiano terribles y afortunados golpes a la poderos√≠sima e casi invencible Rep√ļblica de Roma. Se ve con este ejemplo que los movimientos estrat√©gicos deben tener siempre el objeto de llevar un ej√©rcito al punto o puntos donde menos sospecha el ej√©rcito enemigo que puede ser atacado. La estragegia de Anibal destaca por su rapidez y la llev√≥ a cabo o ejecut√≥ a pesar de los obst√°culos de todo g√©nero que tuvo que vencer y los romanos no sospecharon jamas que Anibal se propon√≠a ir a conquistar Italia tomando semejante rodeo, no adoptando las suficientes precauciones ni se preocuparon en reunir algunas tropas sobre Trebia y solo reunieron estas tropas despu√©s de haber sabido que Anibal hab√≠a atravesado los Alpes.
  • Julio C√©sar, con sus concepciones estrat√©gicas admirables a las que puso ideas y poner en ejecuci√≥n el famoso caudillo romano, para vencer y subyugar a las Galias (en las que fij√≥ entre otras cosas su penetrante mirada porque pod√≠a ser la entrada otra vez de m√°s Tribus B√°rbaras como ya sucedi√≥ anteriormente en la √©poca de Cayo Mario en la que Roma sufri√≥ lo indecible para acabar con ellas (teutones, cimbrios, ambrones..)), liderando a sus tropas como diestr√≠simo general en los valles del R√≥dano, Rhin y del Sena.
  • Tribus B√°rbaras o B√°rbaros que se√Īorearon a Roma, en las que seg√ļn Du Roure en su obra Histoire de Th√©oderic le Grand hay que destacar, aun cuando muchos lo pongan en duda, la habilidad estrat√©gica de esas Tribus, cuyas operaciones de guerra y atrevidas invasiones eran guiadas y realizadas siguiendo reglas de la ciencia militar.
  • Atila, rey de los hunos que concibi√≥ el proyecto de subyugar el Imperio Romano y se hizo el representante fiel de los instintos de su naci√≥n que secund√≥ de un modo irresistible sus miras ambiciosas. Seg√ļn algunos historiadores como Jornandes y Prisco, el Imperio de Atila comprend√≠a toda la Escitia, desde el Mar Negro a las orillas del B√°ltico, los s√°rmatas, escitas, g√©pidos, h√©rulos, ostrogodos y otros pueblos sometidos. Una multitud de reyes se rend√≠an ante √©l y 700.000 guerreros aguardaban ansiosos el momento de lanzarse a la pelea. Cuando muri√≥ en el a√Īo 453 su cad√°ver fue expuesto en el campo entre dos largas filas de tiendas de seda y los hunos cantaron alrededor con sombr√≠a fiereza lo siguiente: ‚Äė‚ÄėEste es Atila, rey de los Hunos, hijo de Mundzuck, se√Īor de brav√≠sima gente, que con inaudito poder posey√≥ la Escitia y la Germania y aterr√≥ a ambos imperios romanos de modo que por no entregar toda la presa le agobiaron con s√ļplicas y le ofrecieron un tributo anual. Dio feliz t√©rmino de sus empresas, y muri√≥, no de herida enemiga, ni por traici√≥n de los suyos, sino en medio del placer y sin sentir dolor.
  • La habilidad estrat√©gica de Tariq, de Muza y sus tenientes despu√©s de la Batalla de Guadalete para sojuzgar en dos a√Īos toda la pen√≠nsula ib√©rica siguiendo las mismas l√≠neas se√Īaladas por los romanos como mas conducentes al dominio del pa√≠s.
  • Gengis Khan que tras vencer a Ung-Jan tom√≥ posesi√≥n de los Estados T√°rtaros (A√ļn se llamaba Temug√≠n y se hizo coronar con el nombre de Gengis Khan o Rey de Reyes). Destac√≥ los primeros momentos de su reinado por grandes triunfos militares y declar√≥ la guerra al pr√≠ncipe juarezmita Mohammed tras haber subyugado a los pr√≠ncipes de Carakathai y de hacerse due√Īo de todas las provincias que habitaban mogoles y t√°rtaros y los pueblos de Khatai. Posteriormente llev√≥ a otro lado sus armas vencedoras y en 1214 se hab√≠a apoderado de Pek√≠n, capital de China. Sus Estados eran inmensos y cuatro a√Īos despu√©s de haber derrotado a Gelaledd√≠n muri√≥, dejando una posteridad digna de su nombre ya que sus Estados compon√≠an uno de los Imperios m√°s vastos que han existido, teniendo s√ļbditos desde el mar Negro hasta China y en concreto en Europa someti√≥ la parte meridional de la Moscovia, riberas del Dnieper, costas del Mar de Azof, Crimea y pa√≠s b√ļlgaro.
  • En el siglo XVI el grandioso periodo de la milicia espa√Īola en sus inmortales campa√Īas de Italia, de Flandes, de Francia y de Portugal se descubren concepciones estrat√©gicas dignas de admiraci√≥n de Gonzalo Fern√°ndez de C√≥rdoba, de Pedro Navarro, del duque de Alba, de Alejandro Farnesio, de Fuentes, de Ambrosio Spinola, del Cardenal Infante ect
  • Pachac√ļtec logr√≥ con inteligencia, perspicacia b√©lica, sagacidad y un poco de diplomacia salvar un reino casi perdido, el Cusco, de sus enemigos naturales, los Chancas, en la decisiva batalla de Yawarpampa, para as√≠ configurar el m√°s grande imperio austral, el Tawantinsuyo.
  • Toyotomi Hideyoshi de gran astucia y prudencia e ingenioso militarmente que completo la reunificaci√≥n nacional del Jap√≥n y planeo conquistar a Corea y sojuzgar a China pero fracaso.
  • En el siglo XVII con arreglo a los fundamentales principios de la estrategia se movieron las tropas acaudilladas por Gustavo Adolfo II, por Turena (conde), por Marlborough y el pr√≠ncipe Eugenio de Saboya.
    • De Gustavo Adolfo II destacar su gran genio estrat√©gico en la Guerra de los Treinta A√Īos de 1630 a 1632 de ocupar casi toda la Pomenaria y vencer a Tilly en la Batalla de Breitenfeld. Tras esta batalla realizar un movimiento estrat√©gico que en lugar de ir hacia Viena para salvar la Alemania protestante se dirigi√≥ a las orillas del Rin por la Franconia y el Palatinado y derrot√≥ nuevamente a Tilly en Wurzburgo y a los espa√Īoles en Openheim y Maguncia.
    • De Turena es digno de destacar entre otras cosas el movimiento estrat√©gico de trasladar su ej√©rcito colocado en Lorena detr√°s de los Vosges, entre Luneville y Befort a Alsacia, donde su enemigo Montecucolli con su ej√©rcito cometi√≥ la torpeza de situar sus tropas y sus cuarteles de invierno. Turena cay√≥ de improviso en medio de sus cantones y Montecucolli no pudo reunir su ej√©rcito por lo que fue completamente derrotado en Turwheim cerca de Colmar y obligado a repasar el Rin por las inmediaciones de Kehl. Montecucolli supon√≠a a Turena tranquilo en su acantonamiento detr√°s de los Vosges, pero cuando menos se lo esperaba Montecucolli, re√ļne Turena su ej√©rcito y se dirige r√°pidamente al centro de Alsacia y la situaci√≥n se convirti√≥ ya para Montecucolli en imposible cuyas tropas se hallaban dispersas desde Basilea a Landau, reunirlas a tiempo para parar a Turena, debido a los movimientos estrat√©gicos caracterizados por su rapidez y secretismo del general franc√©s.
  • Son ya en el siglo XVIII desechados de movimientos estrat√©gicos los guiados por el caudillo prusiano Federico II de Prusia en los valles del r√≠o Elba y Oder y muy principalmente los que guiaron a las tropas de Federico a los campos de batalla de Rosbach y de Leuthen, donde el famoso rey consigui√≥ sus dos m√°s grandes victorias.
  • En la causa de los primeros triunfos de Napole√≥n I en Italia que consisti√≥ en la maniobra estrat√©gica de conducir el grueso de sus fuerzas sobre una de las alas del enemigo (Napole√≥n I al arte de dirigir la guerra le llam√≥ "t√°ctica en grande" o "la grande tactique" y los preceptos por √©l establecidos lo mismo se aplicaban a los combates que a las marchas maniobras y por tanto no dividi√≥ nunca en dos partes el arte de la guerra). En 1800 es cuando se caracteriza el "sistema napole√≥nico" en el ramo de la estrategia, es decir, en el modo de disponer, dirigir y hacer la guerra y se revel√≥ en lo siguiente:
    • Aniquilar y destruir ej√©rcito enemigo
    • O de cogerlo materialmente prisionero
    • Desech√≥ a√Īejas rutinas, contra√≠das a la toma de una o dos plazas o bien en la ocupaci√≥n de una peque√Īa provincia lim√≠trofe.
    • El medio principal de hacer las cosas en grande, consist√≠a en aplicarse a desconcertar con preferencia al ej√©rcito enemigo arruin√°ndolo, persuadido que los Estados o Provincias se destru√≠an por si mismos, cuando no ten√≠an fuerzas organizadas que las protegieran (Con la excepci√≥n de las Guerras Nacionales como la de Espa√Īa en la 1¬ļ d√©cada del siglo XIX, aunque sin el socorro de un ej√©rcito organizado nacional o extranjero, en toda lucha parcial, las poblaciones acababan por sucumbir).
    • Calcular de una ojeada las probabilidades que ofrec√≠an las distintas zonas del teatro de la guerra.
    • Dirigir sus masas de tropas conc√©ntricamente sobre la zona que fuera m√°s ventajosa.
    • No descuidar nada para enterarse de la posici√≥n aproximada de las filas enemigas.
    • Lanzarse contra el ej√©rcito enemigo con la rapidez de un rayo:
      • Sobre su centro si estaba dividido.
      • Sobre una de las extremidades que conduc√≠an directamente a sus comunicaciones.
    • Por tanto envolver, cortar, esparcir, atacar, perseguir sin reposo al ej√©rcito enemigo, oblig√°ndolo a seguir direcciones divergentes.
  • Generales franceses Hoche y Pichegr√ļ.-En el oto√Īo de 1793 recibieron los generales Hoche y Pichegr√ļ el encargo de lanzar a los alemanes de la Alsacia y levantar el bloqueo de Landau, pero el ej√©rcito prusiano se hallaba en las m√°rgenes del Sarre y del Mosella y el ej√©rcito del Rin entre Estraburgo y Saverne. El movimiento estrat√©gico se realiz√≥ cuando el general Hoche, parti√≥ de Sarrelouis, Sarrebruck, Sarguemines y Hornbach. En esta provincia s√≥lo exist√≠a el campo de batalla de Kayserslautern.
  • La Feldmariscal, Helmuth von Moltke, c√©lebre oficial prusiano de origen danes que tras la paz firmada tras la guerra contra derecha del ej√©rcito franc√©s es la que marchaba delante mandada por el general Moreaux, as√≠ como la izquierda lo era por el general Ambert y la cual marchaba por San Vendel. El ej√©rcito prusiano receloso en su izquierda por el movimiento del general Moreaux, se reuni√≥ todo en Kayserslautern, donde tem√≠a que el general Moreaux, que marchaba por Pirmasesns y Tripstand, le cortase la l√≠nea de operaci√≥n sobre Maguncia. Entonces el general Hoche llama a s√≠ a su izquierda y √° su derecha y finge atacar al ej√©rcito prusiano en Kayserslautern y despu√©s aparenta ser batido y se retira por Dos Puentes hacia Bitche, desde donde se encamina por las gargantas del Lautern sobre Weissemburgo, Anweiter y Landau. Posteriormente ataca al ej√©rcito austriaco y el de los c√≠rculos de Alemania por el flanco derecho, al paso que el ej√©rcito del Rin, mandado por Pichegr√ļ, ataca de frente al ej√©rcito enemigo. Con este bello movimiento estrat√©gico se vieron obligados a retirarse en tropel los restos del ej√©rcito alem√°n, unos sobre Manheim y otros sobre la orilla derecha del Rin por el fuerte Luis, de que eran due√Īos y con tanta precipitaci√≥n, que los franceses entraron en ese fuerte al mismo tiempo que la retaguardia austriaca y se apoderaron de √©l sin disparar un solo tiro. Dinamarca, se dedic√≥ con ah√≠nco a la reforma del ej√©rcito alem√°n y su gran inteligencia previ√≥ los acontecimientos que hicieron de Alemania el imperio m√°s poderoso de Europa y quiso que el ej√©rcito estuviera preparado para llevar a cabo esta obra de engrandecimiento. Declarada la guerra contra Austria en 1866, se sigui√≥ el plan que Moltke hab√≠a trazado y despu√©s de una sola y r√°pida campa√Īa, se termin√≥ con la batalla de Sadowa e igualmente dirigi√≥ el movimiento sobre Viena, que decidi√≥ a Austria pedir la paz. Posteriormente se le encarg√≥ de los estudios y planes de la futura campa√Īa contra Francia y durante cuatro a√Īos se hablo del cerco de Par√≠s y las posiciones a tomar en profundas discusiones. Fue el verdadero art√≠fice de los triunfos de los alemanes en esta guerra franco-prusiana pues a √©l se debi√≥ el plan y √©l dirigi√≥ la campa√Īa.

Estrategia y t√°ctica en un punto decisivo en el campo de batalla

También decir que a veces sucede que para una misma operación de guerra las consideraciones estratégicas están en desacuerdo con las que se derivan del análisis del examen táctico de la situación del momento y en tal caso es conveniente dar preferencia á las consideraciones estratégicas que son absolutas y dependen de la configuración general del teatro de guerra, al mismo tiempo que las consideraciones tácticas puedan cambiarse.

No es extra√Īo el que suceda que un punto decisivo de un campo de batalla, aconsejado por las inconveniencias t√°cticas, sea distinto que el determinado por las conveniencias estrat√©gicas y en esa hip√≥tesis, si la variaci√≥n del punto de ataque no trae problemas insuperables que puedan hacer malograr el √©xito de la batalla, es m√°s decisivo dar preferencia al orden de combate que permita obtener mayores y m√°s r√°pidos resultados de la victoria, en consonancia con el objetivo final de las operaciones.

As√≠ se entiende que, estando en la batalla de Bautzen en el a√Īo 1813 el punto decisivo t√°ctico en el ala izquierda del ej√©rcito aliado, el emperador Napole√≥n I prefiri√≥, a costa de mayores esfuerzos, arrollar el ala derecha del enemigo, porque all√≠ ven√≠a a concurrir la √ļnica l√≠nea de retirada que ten√≠a el ej√©rcito enemigo.(Esto tambi√©n puso en evidencia que la l√≠nea de retirada y los flancos t√°cticos se deben guardar con tanto esmero como las l√≠neas de operaciones y los flancos estrat√©gicos).

Movimiento estratégico de Napoleón I que provoca pérdida de la Línea de Operación del Archiduque Carlos

Este movimiento estrat√©gico es el que hizo Napole√≥n I para conducir a su ej√©rcito en la campa√Īa del a√Īo V desde las m√°rgenes de Miacio hasta los muros de Viena caracterizado por lo siguiente:

  • Su base de operaci√≥n era Mantua, con su izquierda en Trento, su derecha en Legnano sobre el Tagliamento
  • El archiduque Carlos llegaba sobre la Carintia, sobre el Friul veneciano con refuerzos considerables sacados de Austria y del ej√©rcito austriaco de Alemania.
  • El objeto de esta campa√Īa era destruir el ej√©rcito austriaco de Italia antes de la llegada de aquel socorro.
  • Desde el 10 de marzo a fin del a√Īo V puso el general Bonaparte su ej√©rcito en movimiento y sucedi√≥ lo siguiente:
    • Dirigi√≥ su izquierda que mandaba Joubert por Rovedero y Trento, sobre Bautzen, y desde all√≠ sobre Tarvis, siguiendo la cumbre de las monta√Īas y al mismo tiempo marcha con su centro y su derecha sobre el Tagliamento, ataca en Vavassone al ej√©rcito austriaco, que hab√≠a tomado all√≠ posici√≥n por su derecha y rechaza aquel ej√©rcito austriaco sobre Palmonova y Gradiska.
    • Pero inmediatamente despu√©s de la batalla de Vavassono, dirige el general Massena que mandaba el centro, sobre Tarvis y con su izquierda persigue a los restos del ej√©rcito austriaco en la misma direcci√≥n de retirada que pudo tomar, es decir, hacia Trieste.
    • Luego que lleg√≥ a Gradiska con la izquierda de su ej√©rcito, remonta el mismo valle del Isonzo y se dirige sobre Tarvis, donde re√ļne en un solo d√≠a el ej√©rcito.
  • El archiduque Carlos, rechazado por la batalla de Vavassone o del Tagliamento sobre Trieste, hab√≠a perdido desde aquel momento su l√≠nea de operaci√≥n, cuya base hab√≠a establecido en Klagenfurt y a consecuencia de estos sucesos ocurri√≥ lo siguiente:
    • Perdi√≥ casi todo su material que hab√≠a introducido en el valle de Isonzo.
    • No le fue posible tomar otra l√≠nea de operaci√≥n, cuya base hab√≠a establecido en Klagenfurt.
    • Perdi√≥ su ej√©rcito su fuerza moral
    • Fue arrojado de posici√≥n en posici√≥n este ej√©rcito del archiduque Carlos hasta Leoben.
    • Se vio obligado Austria a pedir gracia al ej√©rcito franc√©s.

Concentración

Movimiento estratégico para reunir las columnas de un ejército de operaciones, que deben marchar separadas y abrazando el mayor frente estratégico posible, para lo siguiente:

  • Tener v√≠veres y holgura
  • Desorientar al enemigo sobre el verdadero objetivo, es decir, sobre el punto de ataque elegido
  • Requiere una inteligencia, un tino especial, en lo que se llama log√≠stica y la ciencia de las marchas
  • Seg√ļn Jomini, esta alternativa de los movimientos espaciosos y de los conc√©ntricos es el verdadero distintivo de un gran Capit√°n

Movimientos estratégicos concéntricos

Son los movimientos estratégicos que se verifican sobre arcos imaginarios de círculos, que van disminuyendo progresivamente en radio, supuesto centro el lugar que ocupa el enemigo y esta bien denominada la célebre invasión concéntrica de Francia por los aliados en 1814.

Picadas sobre el mapa las posiciones y etapas sucesivas se ven materialmente arcos de círculo, con radio cada vez menor y por consiguiente con disminución de intervalo entre los cuerpos invasores.

El adjetivo concéntrico esta tomado de la geometría, ya que los círculos o figuras poligonales, que tienen un mismo centro, cuando un compás manteniendo fija una punta, se va abriendo o cerrando, describe círculos concéntricos.

Se dirá con geométrica exactitud que un movimiento concéntrico se lleva a cabo por medio de líneas de operaciones convergéntes.

Gran movimiento concéntrico estratégico de Napoleón I en 1805

En 1805 el ej√©rcito franc√©s se hallaba entonces en las playas del Oc√©ano, su derecha en el Elba y su izquierda en Bayona.Su base de operaci√≥n era Bolo√Īa del Mar. Este ej√©rcito estaba destinado √° destruir el poder ingl√©s e Inglaterra cre√≥ contra Francia una nueva coalici√≥n formada por las siguientes naciones:

  • Prusia
  • Rusia
  • Austria

Después de enterarse Napoleón I de movimientos hostíles del ejército austriaco sobre Baviera, dirigió todo el ejército francés por un movimiento concéntrico sobre Ulm y debido a este gran movimiento concéntrico estratégico consiguió destruir al ejército austriaco en un solo día.

Despu√©s de esta campa√Īa de 1805 y la paz que fue su consecuencia, se form√≥ otra coalici√≥n con las siguientes naciones:

  • Rusia
  • Austria
  • Prusia
  • Inglaterra

Prusia fue la primera en demostrar sus intenciones hostiles contra Francia, apoderándose de Sajonia y vino a tomar posiciones sobre la izquierda del Saale y su derecha estaba en el Elba y su izquierda en Saafeld y Hof y su centro en Jena y Mersburgo. Napoleón tomó por base de su línea de operación á Maguncia y volvió a subir el Mein hasta cerca de su fuente y atacó a la izquierda del ejército prusiano en Hof y Paluen y se situó en la orilla derecha del Saale y á retaguardia del ejército prusiano entre el Saaler y el Elster. De este modo se apoderó de la línea de operación del ejército prusiano, que estaba sobre Leipsick y Dresde, pasó el Saale por Jena y Mersburgo atacando al ejército prusiano por su retaguardia y lo destruyó en menos de una hora, siendo admirables sin duda estos grandes movimientos estratégicos de Napoleón I.

Waterloo: Napoleón I concibe movimientos estratégicos de enorme brillantez y profundidad

En los Cien Días, la política de este gran general, Napoleón I, que por esta vez había caído en falta, había dado tiempo a los ejércitos prusiano e inglés para reunirse en Bélgica y el ejército prusiano estaba en Ligny y el inglés en Waterloo. Napoleón podía hacer lo siguiente:

  • Dar largas a sus enemigos y luego negociar, opci√≥n que desecho.
  • Mantenerse en defensiva, recibiendo el choque en Par√≠s y Lyon que se estaban poniendo apresuradamente en estado de defensa.
  • Anticiparse a la agresi√≥n, batiendo a los anglo-prusianos antes de que llegaran los otros contingentes.

Para el hombre de 1796 y 1800, para el general de Montenotte, Rivoli, Champaubert o Montmirail la elección no podía ser dudosa y el movimiento estratégico de Napoleón I tenía por objeto separar para siempre el ejército prusiano del inglés y contando con las siguientes líneas de operaciones que eran las siguientes:

    • El Mosa para cortar a los prusianos de su base:
    • El Mons
    • La de Sambra para interponerse, impidiendo la uni√≥n del ej√©rcito de Wellington y el de Bl√ľcher, escogiendo esta para echar a Bl√ľcher al Mosa y Wellington al mar y por tanto orden√≥:
      • Que su izquierda, mandada por Grouchy, que llevaba a sus √≥rdenes √° los generales Vandamme, Gerard y Excelmans atacase en Ligny al ej√©rcito prusiano, mandado por Blucher
      • Pero al mismo tiempo orden√≥ que su derecha, bajo el mando del mariscal Ney, se dirigiera a los Cuatro Brazos y oblig√≥ de este modo al ej√©rcito prusiano a retirarse sobre la derecha del Byle.

Por tanto el ataque previsto y fulminante se acomodaba más al índole de sus tropas y se llevaba la guerra fuera del suelo francés e intentando provocar el levantamiento de Bélgica y las provincias del Rin e eligió la tercera línea de operaciones, la de Sambra.

Por una consecuencia necesaria de esta gran combinación estratégica, los restos del ejército prusiano no tenía otra retirada posible que por Namur, Lieja y el Rhin ó Dusseldorf, pero el general francés Grouchy permitió al ejerció prusiano, tan completamente derrotado en Ligny, que se retirada sobre Vavre y enseguida se reuniese al ejército inglés en Waterloo.

Ya el ej√©rcito ingl√©s estaba completamente vencido, cuando el ej√©rcito prusiano lleg√≥ hasta la retaguardia del ej√©rcito franc√©s y Napole√≥n I crey√≥ por lo pronto que era Grouchy el que llegaba y no los prusianos (Un punto negro empez√≥ a se√Īalarse por la derecha del ej√©rcito imperial y se pens√≥ primero que era un grupo de √°rboles, luego un columna en descanso, luego Grouchy, para al final comprobar la tremenda verdad que se trataba de aquellos prusianos desechados en Ligny, supuestamente en precipitada fuga y acosados por el cuerpo de Grouchy, que desembocaron feroces por el flanco derecho en el revuelto y ensangrentado campo de batalla). La fr√≠a perseverancia de Wellington iba a ser coronada por el ardiente valor del prusiano Bl√ľcher.

La falta cometida en esta ocasión por Grouchy es indisculpable, por su falta de tacto, tino, oportunidad y en esta hecatombe de Waterloo para intereses franceses, Grouchy, destinado a perseguir las reliquias prusianas, se obstina en no verlas y las tiene muy frescas a su lado. Se debe decir que también los generales Vandamme, Gerard y Excelman, incurrieron también en grave responsabilidad, porque suponiendo como se dice, que Grouchy no quiso marchar al combate, el deber militar les obligaba á desobedecerle, pasar de la derecha a la izquierda del Byle e ir a interponerse entre el ejército prusiano y el inglés é impedir la reunión de los mismos.

Debieron hacer estos generales franceses, lo que el general Thareau, muerto en la batalla de la Moskowa y el general Allix hicieron en el combate de Valontina en Rusia, ya que estos generales marcharon al combate contra la voluntad de Junot y se saca la lección de que hay circunstancias en la guerra en que un oficial general no debe tomar consejo sino de sí mismo y en este caso lo fue el día de la Batalla de Waterloo.

Sin la falta del general Grouchy, el ejército inglés de Wellington le hubiera sucedido lo siguiente:

  • Hubiera sido rechazado sobre Amberes, que era su base de operaci√≥n
  • El ej√©rcito prusiano hubiera sido rechazado sobre la derecha del Rin, hacia Dusseldorf y Coblenza
  • El ej√©rcito franc√©s con otro movimiento estrat√©gico que estaba en el plan de campa√Īa, habr√≠a venido marchando por su derecha a atacar sobre el Rhin, en el Palatinado y la Alsacia, √° los ej√©rcitos rusos y austriaco que se aproximaban.

Dif√≠cilmente ser√≠a concebible movimientos de estrategia , m√°s brillantes y vastos de Napole√≥n I, y combinaci√≥n estrat√©gica tan atrevida, exacta y perfecta como las 1¬ļ en su carrera militar, pero fue en su ejecuci√≥n donde que hay de hallar el porque de la derrota en Waterloo.

Gran combinación estratégica de Carnot

Se debi√≥ a Carnot una sabia combinaci√≥n de movimientos estrat√©gicos que salvo en la √ļltima d√©cada del siglo XVIII a Francia de la invasi√≥n de ej√©rcitos coaligados europeos, en la campa√Īa de 1794.

En la campa√Īa de 1793 los buenos resultados dependieron del movimiento estrat√©gico del ej√©rcito del Mosela, de su izquierda hacia derecha, pero en la de 1794 se ejecut√≥ en sentido contrario el movimiento estrat√©gico y el ej√©rcito del Mosela, marchando de derecha a izquierda, bajo las √≥rdenes del general en jefe Jourdan vino a incorporarse con el ej√©rcito de los Ardennes sobre los m√°rgenes del Mosa y del Sambre, formando estos dos ej√©rcitos reunidos el de Sambre y Mosa.Este ej√©rcito atac√≥ y venci√≥ al austriaco en la batalla de Fleurus.

Al mismo tiempo que el general Jourdan ejecutaba su movimiento de derecha a izquierda por Sarrelonis, Bouzonville, Thionville y Longni, ect se formaba otro ejército del Mosela como por encanto detrás del Sarre, en Sarrebruck, Sarguemines, se dirigió por Pirmasens y Tripsfadt sobre Kayserslautern, de que se apoderó contra el ejército prusiano, que ocupaba a la sazón aquel hermoso campo de batalla.

El general Moreaux que mandaba este nuevo ejército del Mosela, dejó en Kayserslautern cerca de 10.000 hombres á las ordenes del general Ambert y con los 50.000 que le quedaban marchó por su izquierda, pasando por Bitche, Sarguemines y Bouzonville y viene á acampar sobre la orilla izquierda del Mosela entre Thionville y Hayange y forma allí la reserva del ejército del Sambre y Mosa.

Tan pronto como la marcha del ejército de Sambre y Mosa se decidió sobre Lieja, el Bajo Mosa, el Roer y Aquisgran, el general moreaux dejó su campo por Sielk y Cousarrebruck.

El nuevo ejército del Mosela quedó en Trevéris todo el tiempo necesario para dar al de Sambre y Mosa, que era la izquierda de aquella vasta combinación estratégica, de que era autor Carnot, el espacio suficiente para que el general Jourdan llegará sobre el Roer. El ejército del Rhin mandado por el general Michaut, formaba el eje del movimiento. Por este nuevo movimiento, tan hábilmente combinado, llegaron á ocupar los ejércitos las posiciones siguientes:

  • El de Sambre y Mosa entre D√ļsseldorf y Coblenza.
  • El nuevo ej√©rcito del Mosela, entre Coblenza y el Nahe, apoyando su derecha en Over-Ingelheim.
  • Los enemigos de Francia solo conservaron la ciudad de Maguncia sobre la orilla izquierda del Rin.

Estos movimientos estrat√©gicos fueron tan sabiamente concebidos y tan habilmente ejecutados, que los ej√©rcitos enemigos que entonces eran due√Īos de toda la orilla izquierda del Rhin, se vieron en la necesidad de retirarse casi sin combatir sobre la orilla derecha.

Pérdida de batallas por faltas estratégicas

A la grandeza de los movimientos estratégicos se debe siempre el triunfo en las batallas, pero también se pierden las batallas por faltas estratégicas como se muestra en los siguientes ejemplos:

  • Por un falso movimiento estrat√©gico perdieron los ej√©rcitos franceses la campa√Īa del a√Īo IV en Alemania.
  • Por otro falso movimiento estrat√©gico perdi√≥ tambi√©n Wurmser en la misma campa√Īa las batallas de Lonato y de Castiglione.
  • Por una forzosa consecuencia de falsos movimientos estrat√©gicos perdieron los ej√©rcitos franceses, mandados por Macdonald y Joubert, las batallas de Trebia y de Novi, seg√ļn se dice a continuaci√≥n:
    • Si al retirarse Macdonald de N√°poles a G√©nova hubiera seguido el litoral del mar por el Speznia, hubiese podido reunir su ej√©rcito al de Joubert en G√©nova, pero march√≥ de Florencia por Bolonia y Plasencia. Los ej√©rcitos enemigos se hallaban en el Piamonte hacia Tortona y Alejandr√≠a y en el centro de los dos ej√©rcitos franceses. Atacaron al general Macdonald al pasar el Trebia, derrot√°ndole, volvieron por su derecha sobre el ej√©rcito de Joubert, que desembocaba en las monta√Īas de G√©nova sobre Novi por la Borghetta y los dos ej√©rcitos franceses cogidos in fraganti de falsos movimientos estrat√©gicos, fueron sucesivamente derrotados. El general Mcdonald para evitar la p√©rdida de estas dos batallas hubo de haber seguido el camino natural de Florencia sobre G√©nova por el Spezia, pues entonces los dos ej√©rcitos franceses se habr√≠an reunido en las monta√Īas de G√©nova, lugar del que no hubiesen podido ser arrojados. La falta del general Mcdonal fue todav√≠a menos imperdonable que la de Grouchy en Waterloo.
    • La p√©rdida mayor que Francia sufri√≥ en la batalla de Novi fue la del general Joubert, como la mayor de la campa√Īa del a√Īo IV fue la del general Morceau.

Citas

  • Plinio.- Thracia in quincuaginta strategias divisa (LLamaba estrategia √° los gobernadores principales de un pueblo y hablando de Tracia dice que estaba dividida en 80 gobiernos que llama as√≠).
  • Plauto.- Strategum te facio huic convivo (Plauto emplea estrategia para indicar la primac√≠a, el mando, el general, el imperio y hace una met√°fora para expresar el jefe de un fest√≠n con la cita puesta, el destinado √° hacer los honores y arreglar los placeres).
  • Archiduque Carlos.- La estrategia es la ciencia de la guerra, bosqueja los planes, abraza y determina las empresas. Es, propiamente hablando la ciencia del general en jefe.
  • Joly de Mazeroy.- ..La estrategia es propiamente el arte de mandar, de emplear con tino y habilidad los medios todos de que dispone un general para dirigir cuanto se halla a sus ordenes. Tambi√©n dejo escrito lo siguiente:Todos los autores griegos han hecho siempre una diferencia marcad√≠sima entre la estrategia, ciencia del general y las partes de que se compone como son la t√°ctica, la estratopedia...
  • Jabro (1777).- Seg√ļn este autor la estrategia es el arte de formar los proyectos de guerra, encuadrarlos seg√ļn las posibilidades econ√≥micas del Estado, ejecutar los proyectos, marchas, campa√Īas...
  • Napoleon I.- Jam√°s dividi√≥ el arte de la guerra en dos partes, ni nunca us√≥ el vocablo estrategia ya que al arte de dirigir la guerra le llam√≥ "gran t√°ctica" (utilizaci√≥n de grandes unidades militares) y tras sus primeros triunfos en Italia adquiri√≥ la convicci√≥n seg√ļn Jomini de lo siguiente:..la clave de toda la ciencia de la guerra consiste en aplicar por la estrategia √° todo el teatro de una guerra el mismo principio que hab√≠a guiado a Federico II de Prusia en las batallas..
  • San Miguel (general).- La ciencia del general, √≥ la estrategia, es un vasto campo que no cabe un escrito. Entran en ella la t√°ctica propiamente dicha, la Historia, la Geograf√≠a, la Pol√≠tica, el Tacto de toda clase de negocios administrativos y un profundo conocimiento de las cosas y de los hombres
  • Ramonet.- Los l√≠mites que separan la estrategia de la t√°ctica son los que provienen entre la ciencia y el arte, entre el teatro de la guerra y el campo de batalla, entre el plan general de operaciones y la disciplina del combate.
  • Boiste.- Estrategia es la ciencia de los movimientos de un ej√©rcito alejado de otro
  • S√°nchez Osorio (general).- Tambi√©n hay diversidad en el modo de considerar √° la estrategia, si como ciencia o cualquier arte. Si por ciencia se comprende la que parte de axiomas que le sirven de base para sus deducciones, indudablemente no lo es aquella, pues que no se funda en principios incontrovertibles de innecesaria demostraci√≥n: as√≠ sucede que no puede aprenderse como las matem√°ticas, ni el profesor transcribir su saber al disc√≠pulo.La estrategia es una de las ciencias cimentadas en fundamentos que si bien ciertos, pueden tener alguna variaci√≥n, √≥ por los grandes descubrimientos mec√°nicos √≥ en las aplicaciones y son de tan dif√≠cil concepci√≥n estas que s√≥lo a los genios, que apenas produce uno cada √©poca secular, les es dado comprenderlas bien y ajustarlas √° las infinitas circunstancias...Puede compararse el estudio de dicha ciencia a la Poes√≠a, en el que se aprender√°n muy f√°cilmente sus reglas, pero si no hay un numen no se har√° un buen poema y s√≠ solo medianos versos
  • Bulow.- El arte de la guerra tiene dos ramas: la estrategia y la t√°ctica...la estrategia es la ciencia de los movimientos que tienen al enemigo por objeto, pero no por punto objetivo.. Cuando se llega a las manos es t√°ctica; cuando no se verifica el choque es estrategia. El arte de la guerra (adem√°s de las partes morales y filos√≥ficas) se compone de las cinco principales que dijimos al principio: la estrategia, la t√°ctica, log√≠stica, la t√°ctica de las armas y el arte del ingeniero.
  • Antonie-Henri Jomini.- Doscientos mil franceses, queriendo someter a Espa√Īa levantada en masa contra ellos, no maniobraran como otros doscientos mil que marchen contra Viena √ļ otra capital cualquiera para dictar la paz en ella, ni combatir√°n a las guerrillas de Mina como se combati√≥ en Borodino... Se concibe que un regimiento se bata siempre del mismo modo √≥ con corta diferencia, pero no sucede as√≠ con respecto √° las grandes masas.
  • Renard.- ..solamente que es necesario un verdadero genio, secundado por un Estado Mayor sabio, activo y vigoroso y por un servicio administrativo √≠ntegro y muy capaz, para aplicarlos en un vasto teatro de guerra y dominar los rozamientos y las dificultades que cada d√≠a surgen, al paso que un general de talento basta para un terreno de corta extensi√≥n
  • Carri√≥n Nisas.- Alejandro Magno estableci√≥ la estrategia sobre dimensiones gigantescas, aunque empleara m√°s fuerza de voluntad que finura y variedad de combinaciones...lo cierto que la estrategia..luci√≥ entre los romanos:estos han sido los primeros que construyeron la guerra en grande sobre un sistema seguido, sobrio y profundo... Los griegos nos han ense√Īado principalmente la t√°ctica, los romanos principalmente la estrategia
  • Jacquinot de Presle.- Estrategia es el arte de trazar un plan de campa√Īa y de dirigir un ej√©rcito sobre los puntos decisivos del teatro de guerra
  • Koch.- Estrategia es el arte de bosquejar un plan de campa√Īa y de trazar la direcci√≥n principal de las operaciones en oposici√≥n a la t√°ctica que dirige los movimientos de ejecuci√≥n que deben tener lugar en el mismo d√≠a
  • Jaime Balmes.- El gran Gonzalo leer√° con preferencia las haza√Īas de Escipi√≥n en Espa√Īa, desbaratando √° sus enemigos con su estrategia..
  • Opini√≥n de un distinguido escritor sobre las campa√Īas de Anibal en Italia:Prodigios de vigor y actividad, inagotables recursos de estrategia y t√°ctica se necesitaban, ciertamente, para detener y aun arrollar con imprevistas reacciones ofensivas, ej√©rcitos cada vez renacientes, que siempre se promet√≠an aplastar aquella vieja hueste mermada y descontenta.
  • Jos√© Almirante (Diccionario militar), hablando sobre la aparici√≥n de la estrategia, justo es recordar seg√ļn este autor que se encuentra por todas partes en el curso de la historia, unas veces √° trozos, otras enmascarada, bajo diversos nombres: Montecuculli, √° Feuquieres, a Bernardino de Mendoza ,que ya en 1595 titulaba su libro Teor√≠a y pr√°ctica de la guerra, parece que se les lee estrategia, sino que en los dos primeros aquello se llama disposiciones generales; el punto decisivo y el punto negativo, y en el cl√°sico espa√Īol se encontrar√°, v. g., la expresiva frase hacer espaldas por lo que ahora (finales siglo XIX) llamamos campanudamente reservas estrat√©gicas.
  • De Roure.- Este autor en una bien meditada s√≠ntesis, sobre la habilidad estrat√©gica en la √©poca de los B√°rbaros, pregunto con razonado criterio: ¬ŅSer√° posible que el arte de la guerra, tan noble por el conjunto de las raras cualidades espirituales que exige, tan complicado respecto √° la ordenaci√≥n, al entretenimiento, √° las armas, √° las maniobras peculiares de las diversas tropas, no reposa, no se basa de hecho en la pr√°ctica, m√°s que en un n√ļmero muy corto de principios evidentes como la luz, accesibles como el sentido com√ļn, constantes como la verdad?
  • Rocquancourt.- Estrategia es el arte de bosquejar un plan de campa√Īa, de fijar los puntos de partida y de trazar la direcci√≥n principal de las operaciones, cre√°ndose las posibles garant√≠as de √©xito y se entiende por estrategia la ciencia de las combinaciones y de las direcciones. Proyectos y ejecutar, dividen naturalmente en dos partes distintas las funciones del mando: trabajo de gabinete y √≥rdenes sobre el terreno. La 1¬ļ parte es toda entera del dominio de la estrategia y la 2¬ļ del de la t√°ctica.
  • Mackenna.- La estrategia es la parte directa de la guerra. La t√°ctica empa√Īa las masas de un ej√©rcito, en la ejecuci√≥n de cuanto proyecta y dispone la estrategia. Esta traza las operaciones y a la t√°ctica presta la pr√°ctica de todas ellas. La estrategia elige los puntos importantes y la t√°ctica las ocupa: aquella determina defender o atacar una l√≠nea defensiva y esta la lleva a cabo con sus maniobras y la estrategia fija la aportaci√≥n de las batallas y la t√°ctica dispone las acciones, como medios de su ejecuci√≥n y de obtener el objeto que se propone la estrategia
  • Sun Tzu.- No debes combatir demasiado a menudo con un dado enemigo, ya que le terminar√°s ense√Īando tus artes de la guerra. &ndash

Condiciones fundamentales para el completo éxito de un movimiento estratégico

Las condiciones fundamentales o esenciales ( mas otras que serán accesorias) para que un movimiento estratégico tenga un éxito completo son las siguientes:

  • Celeridad o prontitud de su ejecuci√≥n
  • El secreto o sigilo del mismo
  • Habilidad en los movimientos estrat√©gicos

Quizás sea Napoleón I (que opinaba que la mejor noticia de un plan estratégico era su ejecución) el general que reunió el grado más alto de estas tres condiciones y por tanto los movimientos estratégicos se caracterizaran por lo siguiente:

  • Se hacen fuera de la vista del enemigo
  • El objeto es conducir un ej√©rcito a un campo de batalla determinado
  • Ejecutado de tal forma que el enemigo no pueda presumir jam√°s cual es la intenci√≥n del adversario.

El general que efect√ļa un movimiento estrat√©gico debe combinar el conjunto de √©l y sus detalles de modo que inspire el mismo recelo sobre todos los puntos del frente del enemigo y obligue a este ej√©rcito a tomar iguales precauciones sobre todo su frente, quedando, por consecuencia en todas partes d√©bil y se conseguir√° tanto mejor este objeto cuando mayor sea el atrevimiento, la audacia y la celeridad con que se ejecuta este movimiento estrat√©gico.

Celeridad

Es una de las principales cualidades de un general en la guerra ya que ello asegura los sucesos, porque los acontecimientos inesperados abaten la constancia de todos los hombres y sin la celeridad no hay un gran general y adem√°s lo siguiente:

  • Se previene al enemigo en todas partes
  • Se entra con anticipaci√≥n en campa√Īa
  • Se apodera de un puesto importante
  • Se toma antes una posici√≥n ventajosa
  • Se forma 1¬ļ en batalla un d√≠a en acci√≥n y se emprende el ataque
  • Se corta la retirada a los fugitivos
  • Se sacan de una victoria todas las ventajas que se puedan

Ejemplos en la historia de celeridad en la ejecución movientos estratégicos se dan en los siguientes personajes históricos, de entre otros:

  • Ciro II el Grande, en la conquista de Lydia, que sabiendo que Creso se hab√≠a retirado hacia Sardes, deb√≠a dispersar su ej√©rcito, resolvi√≥ marchar con √©l con toda celeridad para atacarle antes de juntar sus Lidios y apenas forma el plan estrat√©gico o proyecto cuando lo puso en ejecuci√≥n y pasa a Lydia a grandes jornadas y lleg√≥ antes que Creso tuviese noticia de su marcha.Y Creso aunque sorprendido de tan inesperado suceso llev√≥ a su tropa al combate pero fueron derrotados y se vio obligado a refugiarse en Sardes.
  • Jas√≥n "El Thesaliense", del siglo IV antes de Jesucristo, se hizo proclamar jefe de toda la regi√≥n de Tesalia, reuni√≥ un ej√©rcito considerable y una escuadra y con gran celeridad y habilidad y aliado a Tebas contra Esparta devast√≥ la F√≥cida, se apoder√≥ de los pasos de Grecia central y a√ļn pens√≥ en hacerse reconocer como jefe de todos los griegos y conducirlos contra el rey de Persia pero muri√≥ asesinado antes de poder ejecutar estos planes.
  • Alejandro Magno, que por ejemplo despu√©s de la batalla de Gaugamela persigui√≥ a Dar√≠o III toda la noche y la noche y la ma√Īana siguiente hasta mediod√≠a. Tras breve reposo march√≥ toda la noche siguiente y lleg√≥ al amanecer al campo que Bagistanes acababa de dejar y encontr√≥ algunas tropas enemigas que le dieron noticias de Dar√≠o. Aunque los hombres y caballos se hallaban fatigados de esta marcha forzada la continuo toda la noche hasta al d√≠a siguiente hasta mediod√≠a. Lleg√≥ a un lugar donde Dar√≠o se hab√≠a detenido en la v√≠spera y queriendo hacer una diligencia orden√≥ a 500 caballeros echaran pie a tierra, ya que ni la infanter√≠a ni la caballer√≠a cargada de armas pod√≠an aguantar y que los m√°s vigorosos oficiles de infanter√≠a montaren a caballo, armados como estaban y que Nicator y √Ātalo siguiesen el camino que Dar√≠o con Beso hab√≠an cogido, mientras el prosigui√≥ por una camino m√°s corto pero sin agua y parti√≥ al ponerse el sol despu√©s de haber andado 400 estadios o 16 leguas, alcanzando al amanecer a Dar√≠o y su escolta y la atac√≥ (aunque Beso abandon√≥ a Dar√≠o despu√©s de haberle asesinado).
  • Julio C√©sar, que cuando la celeridad era necesaria, como con la sublevaci√≥n de Avernia por el caudillo galo Vercinget√≥rix o en las guerras civiles persiguiendo a Afranio y Petreyo y m√°s tarde a Pompeyo (al que despu√©s de la batalla de Farsalia crey√≥ Julio Cesar que el √ļnico objetivo de sus cuidados deb√≠a ser perseguir a Pompeyo en cualquier pa√≠s que fuera a ocultarse, por temor que Pompeyo juntara nuevas tropas y renovara la guerra ) nada le deten√≠a, nada le asustaba y despreciaba todas las intemperies de las estaciones y ning√ļn obst√°culo o fatiga pod√≠a contenerle. Y la celeridad con que hab√≠a sometido a la Galia sirvi√≥ para contenerla pues pasando Julio Cesar de una ciudad a otra, reprim√≠a el deseo que todos ten√≠an de renovar la guerra y los obligaba a ocuparse de su propia conservaci√≥n y a echar en olvido la de otros y esta conducta conten√≠a en la fidelidad a sus aliados y a los pueblos sometidos.
  • Carlomagno, que pasaba de un extremo de Europa a otro y las dificultades de los caminos, temporales, montes, r√≠os, no parec√≠an detener sus excursiones y las dilaciones de un enemigo insidioso, d√©bil o sorprendido no ten√≠an sobre el influencia alguna e iba siempre derecho a su fin sin perder un instante. Y su largo reinado tuvo dos objetivos, como fueron formar de todos los pueblos germ√°nicos un solo cuerpo de naci√≥n y dotarla de una organizaci√≥n completa (Empresa gigantesca porque los pueblos que encerraban la Europa Occidental se hallaban en perpetua guerra. Las fronteras del Reinado de Carlomagno estaban amenazadas; por la parte oriental por saj√≥nes, b√°varos, √°varos, daneses y eslavos; por la parte Sur y Sudeste por lombardos y sarracenos y por la parte interior, los aquitanios, bretones y turingios no fueron siempre muy leales y por √ļltimo la aparici√≥n de los normandos) y el ataque, la iniciativa siempre parti√≥ de Carlomagno y vivi√≥ en perpetua lucha con sus vecinos.
  • Bertrand Du Guesclin, general franc√©s que a pesar de haber recibido aviso que le descubr√≠a la facilidad de una empresa, part√≠a para ejecutarla, sin omitir las m√°s capaces precauciones de asegurar el suceso. Se caracteriz√≥ tambi√©n porque jam√°s dej√≥ escapar una ocasi√≥n, previno en todas partes al enemigo y sigui√≥ siempre sus objetivos, sin detenerse por las proposiciones capciosas que le hac√≠an,
  • Napole√≥n I con los siguientes ejemplos:
    • Cuando el general Bonaparte tom√≥ el mando del ej√©rcito de los Alpes, en la campa√Īa del a√Īo IV, comenz√≥ a molestar al ej√©rcito austro-sardo sobre su derecha √© izquierda y no hizo demostraci√≥n alguna sobre el centro. Enga√Īado por estas demostraciones, el general enemigo lleva todas sus fuerzas sobre su derecha √© izquierda y deja su centro desguarnecido. Cuando el general Bonaparte vio que el general enemigo hab√≠a cre√≠do en aquellas falsas demostraciones, cae sobre los desguarnecidos centros con toda las fuerzas que hab√≠a llamado de su derecha √© izquierda. De este movimiento resultaron los combates de Millesimo y de Diago, que hicieron penetrar al ej√©rcito franc√©s en el coraz√≥n de Italia. Este movimiento estrat√©gico separ√≥ para siempre al ej√©rcito austriaco del ej√©rcito piamont√©s y por una consecuencia necesaria de este movimiento y de resultas del combate de Ceva, el rey de Cerde√Īa se vio obligado a firmar una paz vergonzosa y abandonar a los franceses sus estados y por otra consecuencia de este mismo movimiento se hall√≥ el ej√©rcito austriaco en la necesidad de refugiarse detr√°s de la orilla izquierda del r√≠o Po. Bonaparte concluyo un armisticio con el rey de Cerde√Īa y no sigui√≥ al ej√©rcito austriaco en su retirada de Valencia a Milan ya que pod√≠an ponerle obst√°culos de todo tipo en los r√≠os Po, Doria, etc. Las fortalezas de Alejandr√≠a y Tortona fueron entregadas a Bonaparte por el rey de Cerde√Īa y estableci√≥ en ellas una nueva base de operaci√≥n contra su adversario y marcho r√°pidamente sobre Plasencia y desde all√≠ sobre Lodi para anticiparse al enemigo encontr√°ndose solo con un d√©bil obst√°culo que fue destruido de inmediato. Con tanta celeridad fueron los triunfos del movimiento estrat√©gico de las fuentes del Bormida hasta Lodi, que el general austriaco no pudo siquiera disponer la destrucci√≥n del puente de Lodi. Estando bien asegurada esta √ļltima l√≠nea de operaci√≥n, Lodi y Adda, el enemigo, colocado entre las monta√Īas de los Alpes suizos, corr√≠a presuroso por Mil√°n y Brescia y por Bassano y Chiari para volver a coger la l√≠nea de operaci√≥n sobre M√°ntua. Pero el ej√©rcito franc√©s de Bonaparte con gran celeridad evito que el ej√©rcito austriaco ganase las orillas del Mincio y despu√©s de p√©rdidas inmensas logr√≥ solamente salvar sus restos por el Norte del lago de Guarda. Es dif√≠cil encontrar en la historia militar un tan brillante movimiento estrat√©gico como el analizado y sin embargo, el general Bonaparte no ten√≠a m√°s que 26 a√Īos y luchaba con uno de los generales mas h√°biles del ej√©rcito austriaco.
    • Tras la batalla de Leipzig, Napole√≥n I regres√≥ a Par√≠s y organiz√≥ con gran celeridad otro ej√©rcito para oponerse a la invasi√≥n de los ej√©rcitos coaligados y al saber el paso del Rhin por los aliados, sali√≥ r√°pidamente de Par√≠s el 25 de enero de 1814 y comenz√≥ una de las campa√Īas en que su genio militar fue m√°s admirable con las siguientes victorias:
      • El 27 de enero de 1814 en Diezier
      • El 29 de enero en Brienne
      • El 1 de febrero en Miere, hicieron abrir en Chatillon del Sena un Congreso e incluso posteriores nuevas victorias en Chapaubert, Montmirail y Chateau-Thieny agobiaron tanto al ej√©rcito austriaco y le separaron del gran ej√©rcito de Bohemia. Pero el √ļltimo plan estrat√©gico de Napole√≥n I para cortar las comunicaciones con la frontera y destrozarlos al frente de Par√≠s fracas√≥ por la inexplicable rendici√≥n de esta plaza y por la pasividad de sus mismos oficiales el 31 de marzo y Napole√≥n I se vio obligado a abdicar de la Corona en Fontaineblau en 11 de abril.
  • Erwin Rommel
  • Otros

Secreto

Los movimientos estratégicos que se hacen siempre fuera de la vista del enemigo y que tienen por objeto conducir un ejército a un campo de batalla determinado, deben ser ejecutados de tal modo que el enemigo no pueda presumir jamás cual es la intención de su adversario.

Entre los brillantes movimientos de Turena, general francés se ha de citar el que hizo para trasladar su ejército, colocado en Lorena, detrás de los Vosges, entre Luneville y Béfort á Alsacia, donde su adversario Montecuculli, aunque general muy experto, cometió la torpeza de situar sus tropas y sus cuarteles de invierno. Turena cayó de improviso en medio de sus cantones y Montecuculli no pudo reunir su ejército, por lo cual fue completamente derrotado en el combate de Turkhejm, cerca de Colmar y obligado a repasar el Rhin por las inmediaciones de Kehl.

Se ve por este ejemplo que los movimientos estrat√©gicos deben tener siempre el objeto de llevar un ej√©rcito al punto o puntos, donde menos sospecha el enemigo que pueda ser atacado. Montecuculli supon√≠a a Turena tranquilo en sus acantonamientos detr√°s de los Vosges, pero cuando menos lo esperaba, re√ļne Turena su ej√©rcito y se dirige r√°pidamente al centro de Alsacia e imposible le fue a Montecuculli, cuyas tropas se hallaban dispersas desde Basilea a Landau reunirlas a tiempo por el tan r√°pido movimiento de Turena y tan bien guardado hab√≠a estado el secreto.

Habilidad en los movimientos estratégicos

A principios de la campa√Īa V, opuso Austria al general Bonaparte su general predileto, el archiduque Carlos. que en la campa√Īa del a√Īo IV hab√≠a ejecutado habilmente un hermoso movimiento estrat√©gico entre el Danubio y el Mein, contra los ej√©rcitos franceses del Rin y de Sambre y Mosa, mandados por los generales Marceau y Jourdan. En esta ocasi√≥n se mostr√≥ sumamente h√°bil el archiduque Carlos, pues ocultando diestramente un movimiento de su izquierda hacia la derecha, se dirige sobre los m√°rgenes del Danubio sobre el Mein y corta completamente la l√≠nea de operaci√≥n del ej√©rcito de Jourdan, cuya base era Neuwied y Coblenza sobre el Rin.

Tal vez no ha habido general hasta esta época de finales del siglo XVIII que se haya encontrado en posición más difícil que la que se encontró el general Bonaparte. Pero fue mucho más hábil estratégicamente, pues trajó sano y salvo su ejército á la orilla izquierda del Rin y en esta retirada francesa no hubo más que una pérdida considerable, la del general Marceau, cuya retaguardia mandaba y el cuerpo de este general fue enterrado en el fuerte de Erhensbreistein y con el mismo respeto de los dos ejércitos beligerantes, que se dieron la mano acaso por primera vez, en honra del gran general que Francia acababa de perder.

Diferencias entre estratagema y estrategia

La estratagema militar es un ardid de guerra, enga√Īo hecho con astucia y destreza y se caracteriza por lo siguiente:

  • Empleo de la astucia
  • Fingimiento
  • Enga√Īo artificioso
  • Destreza
  • Empleo del ingenio
  • C√°lculo

puestos en pr√°ctica y en acci√≥n para enga√Īar al enemigo y colocarlo en posici√≥n dif√≠cil o cr√≠tica que produzca su rendici√≥n o derrota.

Por otra parte la estrategia es la parte de la ciencia de la guerra que mueve a las tropas sobre el teatro de operaciones para colocarlas frente al enemigo en el campo de batalla.

Pero hablando de la estratagema ¬Ņ En que escala se toma ese ardid y ese enga√Īo?;¬ŅEn la del sargento que gu√≠a una patrulla o en la de Napoleon I en sus ardides con los de Marengo o de Ulma?

Las opiniones al respecto de diversos autores sobre la voz militar estratagema como los siguientes:

  • Moretti opina que la estratagema oculta lo cierto y hace creer al enemigo lo falso por veros√≠mil.
  • Seg√ļn el diccionario militar de J.D'W.M. en la estratagema se realizan movimientos falsos para entretener al enemigo y hacer pasar por incierta la verdad sobre el objeto real de las operaciones.
  • C. Nisas opina que es una especulaci√≥n establecida o fundada sobre el error que se pretende hacer caer al enemigo y es un calculo sobre lo que probablemente har√° el enemigo a consecuencia de este error y sobre lo que uno mismo debe hacer para aprovechar los movimientos que esta decepci√≥n le inspirase dentro de una guerra, de una campa√Īa, de una sola operaci√≥n. Afirma que la estratagema solo puede existir en los tiempos modernos solo en la estrategia no en la t√°ctica.
  • Jos√© Almirante opina que el estratagema se puede emplearse en las operaciones que se hacen al alcance del enemigo que fuera de la acci√≥n inmediata de este y estratagema es lo peque√Īo y estrategia lo grande, pero son ambas del mismo g√©nero y cita lo siguiente:El ardid, la estratagema del pobre guerrillero, del comandante del batall√≥n, toma los vuelos en el que manda 30, 60, 100000 hombres de movimientos, operaciones estrat√©gicas y as√≠ como el traidor pu√Īal, cuadruplicando su longitud, se convierte en noble espada, tambi√©n que en el valor de las palabras, dentro de la altiva estrategia, esta la humilde estratagema.

La conclusión es que no es posible analizando la voz militar estratagema rigurosamente reducir a reglas el modo de conducir y realizar las estratagemas ni reducirse a máximas la sagacidad, lo artificial y el terror y a lo largo de la historia operaciones militares de suyo difíciles, peligrosas y de éxito dudoso, si se intentaron por los procedimientos regulares y ordinarios, se hallaron siempre multitud de estratagemas que al ingenuo jefe u oficial que las ideó y ejecutó sugeridas por las circunstancias del caso.

Y aunque ha habido publicistas, eruditos y estudiosos que compilando estratagemas efectuadas en variedades de ocasiones, han formulado ciertos preceptos para llevar a cabo determinadas empresas de guerra, sirvi√©ndose m√°s de la sagacidad y del ingenio que de la fuerza y del valor. Pero Jos√© Almirante y otros opinan pretensi√≥n rid√≠cula el reducir a regla escrita el arte de enga√Īar, como el arte de conmover, como el arte de vencer e in√ļtil parece detenerse en instrucciones sobre el modo de combinar y ejecutar estratagemas y seguir con ello el ejemplo de Frontino (o de Polieno o el marques de la Roziere), cuyas a√Īejas historias, al decir de Jomini, m√°s bien parecen de otro mundo.

Por tanto reducir a m√°ximas la estratagema parece tarea harto dif√≠cil y no admiten principios fijos y com√ļnmente se idean y llevan a la pr√°ctica en cada caso concreto, seg√ļn el ingenio, la astucia y arte del que manda , en cambio la estrategia se puede reducir a m√°ximas y reglas generales que deben observar siempre en el gobierno y direcci√≥n de los ej√©rcitos en campa√Īa.

Para terminar decir que se debe huir del abuso y complicaciones en ardides y estratagemas porque algunas son cándidas y absurdas y como por su índole propia no pueden ser sistemáticas o metódicas, muchas fallan y hacen perder un tiempo precioso a quienes las utilizan.

Diferencia movimiento de estrategia y movimiento de t√°ctica

Algunos ejemplos de la diferencia entre movimiento estratégico y movimiento táctico podrían ser los siguientes:

  • Movimiento estrat√©gico.-En la Guerra de 7 a√Īos, sostenida por Federico II contra Austria, Rusia, Alemania, Inglaterra y Francia, por medio de un movimiento estrat√©gico sabiamente combinado fue como vino desde Silesia a dar al general contrario Soubise, la batalla de Rosbach, marchando de izquierda a derecha, apoyando su izquierda sobre el Oder y su derecha sobre el Elba y el Saale.
  • Movimiento de t√°ctica (maniobras).-Al llegar el ej√©rcito de Federico a la vista de Soubise hace ciertas demostraciones sobre la izquierda y le obliga a cambiar de posici√≥n y marchar por su derecha que era lo que deseaba Federico que pasase, el cual desde que comenz√≥ el movimiento de Sousibe y cuando vio que este no podr√≠a contener ya dicho movimiento, march√≥ inmediatamente a la izquierda, atac√≥ el flanco derecho de Soubise y destruy√≥ su ej√©rcito. Los movimientos de ambos ej√©rcitos son de t√°ctica.

Si hay que distinguir la 't√°ctica' de la 'estrategia', es que la maniobra es peculiar y exclusivamente de la 't√°ctica' y el movimiento de la 'estrategia'.

Movimientos tácticos de Napoleón Bonaparte precedidos de un movimiento estratégico

Los movimientos tácticos siempre se hacen en presencia del enemigo y en la batalla de Eckmul, por medio de sus movimientos estratégicos lleva Napoleón I el ejército francés hasta dar de frente al ejército austriaco del archiduque Carlos, que había tomado posición entre el Danubio y el Isar, apoyando su derecha en Ratisbona y su izquierda en Lanshut.Con fingidas demostraciones molesta Napoleón I á su adversario por su derecha en Abensberg y tan luego como obtiene el resultado de este movimiento estratégico, marcha por la derecha en frente del enemigo, ataca al ejército austriaco en su centro, arrolla á toda la izquierda del ejército austriaco sobre Landshut y en seguida por un movimiento á la derecha marcha sobre Eckmuhl y no deja al archiduque Carlos más retirada que Bohemia, demostrando estos movimientos tácticos la sublimidad misma del genio militar de Napoleón I.

Teatro de guerra

Seg√ļn Jomini, el territorio en conjunto donde la guerra se hace o tiene lugar y abraza todas las comarcas en que pueden atacarse sea propio territorio, sea en el de sus aliados o de potencias secundarias que arrastran en su torrente por temor o por inter√©s y cuando hay operaciones mar√≠timas (hoy ser√≠a aereomar√≠timas) no se limita al teatro de las fronteras de un Estado y se caracteriza por ser lo siguiente:

  • Cosa vaga
  • Sujeta a incidentes
  • No se debe confundir el teatro de guerra con el teatro de operaciones que cada ej√©rcito puede abrazar con independencia de toda complicaci√≥n.

Teatro de Operaciones de un ejército

Comprende todo el territorio que trata de invadir un ejército o todo el territorio que puede tener que defender un ejército.

Base desde un punto estratégico y táctico

Base a finales del siglo XIX tenía los siguientes significados:

T√°cticamente, base de alienaci√≥n de la compa√Ī√≠a, batall√≥n, una fracci√≥n cualquiera en la nueva l√≠nea o alienaci√≥n determinada por un despliegue, cambio de frente o maniobra an√°loga y la directriz, la l√≠nea de direcci√≥n de la marcha es generalmente perpendicular a la base.

Estrat√©gicamente, la base de operaciones era el punto, la l√≠nea, la frontera, la comarca donde se concentraba un ej√©rcito de operaciones al abrir una campa√Īa, donde se establec√≠a el n√ļcleo de todos los servicios y de donde hab√≠an de sacar sus recursos y fuerzas.

Frente

Terreno que se extiende delante de una tropa por oposición a flancos.

Frente Estratégico

La extensión del frente que abrazan y mira a la parte del enemigo

Frente de Operaciones

La posición del terreno desde donde el enemigo podrá pobablemente llegar sobre este frente en 1 o 2 marchas.

Es por tanto la parte del territorio que se extiende delante del Frente Estratégico a la zona hasta donde en un momento puede llegar la acción del ejército

Posiciones Estratégicas

Luego que un ej√©rcito se encuentra colocado en la zona del teatro que ha de abrazar para atacar o defenderse, ocupa en √©l, por lo com√ļn posiciones estrat√©gicas.

Líneas de defensa

Tan pronto como las operaciones de una campa√Īa est√©n a punto de empezar, uno de los dos ej√©rcitos tomar√° sin duda la resoluci√≥n de esperar al enemigo y en este caso cuidadr√° de apoyarse en una l√≠nea de defensa m√°s o menos preparada de antemano, la cual podr√° estar:

  • Sobre la misma l√≠nea del frente estrat√©gico
  • Un poco m√°s a retaguardia
  • De esto resultar√° naturalmente que a veces aparecer√° que este frente forma tambi√©n la l√≠nea de defensa como sucedi√≥ en 1795 y 1796 sobre la l√≠nea del Rin que sirvi√≥ al mismo tiempo de l√≠nea de defensa a los austriacos y a los franceses, al paso que el frente estrat√©gico y el de operaciones de ambos ej√©rcitos se hallaban a s√≠ mismo sobre la propia l√≠nea.

Diferencias Frente Estratégico y Frente de Operaciones

El Frente Estratégico conviene mejor para designar el de las posiciones realmente ocupadas por el ejército.

El Frente de Operaciones designa el espacio geográfico que separa los 2 ejércitos, extendiendóse a una o a muchas marchas más allá de cada extremidad de su Frente Estratégico y donde es probable que lleguen a chocar.

No obstante seg√ļn lo que dej√≥ escrito Jomini, otro autor como Vial no admiti√≥ la distinci√≥n de Jomini y que da al frente de operaciones el concepto que seg√ļn este tiene el frente estrat√©gico:

  • El frente de operaciones es enteramente distinto de la base
  • Es m√≥vil y avanza con el ej√©rcito
  • La base es un accidente estrat√©gico material e inm√≥vil
  • La extensi√≥n del frente de operaciones var√≠a no solo con la fuerza del ej√©rcito sino tambi√©n con las circunstancias y la naturaleza del terreno y se reduce en lo siguiente:
    • Pa√≠ses monta√Īosos
    • Cerca del enemigo
    • En la v√≠spera de la batalla
  • Se ensancha en lo siguiente:
    • Pa√≠ses llanos
    • Cuando el enemigo esta lejos
  • Se puede comparar un frente de operaciones estrat√©gicas con un frente de operaciones t√°cticas, cuando varias columnas marchan juntas sobre un terreno de maniobras o sobre un campo de batalla y tienen necesidad de detenerse en ciertos puntos para ponerse en contacto, colocarse a una misma altura y rectificar sus posiciones respectivas y lo mismo sucede en estrategia.

Frente de operaciones paralelo y frente de operaciones oblicuo

  • Un frente de operaciones paralelo presenta ventajas para las concentraciones r√°pidas y para los ataques centrales.
  • Un frente de operaciones oblicuo sirve generalmente para preparar los movimientos envolventes siempre que cubra bien las comunicaciones del ej√©rcito a la vez que amenaza las del enemigo.

Frente Estratégico del Teatro

Es el lado del teatro en que se libran los 1¬ļ combates o en el que el ej√©rcito que permanece a la defensiva establece l√≠nea de posiciones militares para resistir al invasor.

Frente Estratégico del ejército

La línea más o menos regular que forman las cabezas de los cuerpos de ejército que avanzan combinados o los extremos de las columnas que retroceden para tomar posiciones defensivas.

Cambio de Frente Estratégico

Es una de las maniobras m√°s importantes porque formando as√≠ el ej√©rcito una perpendicular con su propia base, se hace due√Īo de dos de los lados del teatro y se coloca desde luego en una situaci√≥n casi tan favorable como si tuviera una base con dos Frentes.

Dobles Frentes Estratégicos

Sucede con frecuencia que un ejército se ve obligado a tener dobles Frentes Estratégicos por lo siguiente:

  • La configuraci√≥n del Teatro de Guerra, y como ejemplos seg√ļn Jomini la frontera de Turqu√≠a y Espa√Īa y los ej√©rcitos que tratasen de pasar el Balc√°n o el Ebro se ver√≠an obligados a tener un doble frente, el turco para dar su frente al valle del Danubio y el segundo para atender a las fuerzas que pudieran destacarse de Zaragoza y de Le√≥n
  • Porque toda la l√≠nea de operaciones ofensiva prolongada exige que est√©n bien asegurados sus flancos y la defensa de un Frente Estrat√©gico es uno de los m√°s grandes inconvenientes para un ej√©rcito que opere a la ofensiva obligado a destacar grandes masas.

Batalla Estratégica

Para los que han estudiado las campa√Īas de Gonzalo Fern√°ndez de C√≥rdoba, "El Gran Capit√°n" caracterizadas por su sagacidad, tino maravilloso y tenaz perseverancia, con que luchando a brazo partido con la diosa "Fortuna", supo preparar sus victorias en Cerinola y otras, vi√©ndose lo siguiente:

  • Ordenada la batalla con preparaci√≥n
  • Es la verdadera batalla estrat√©gica caracterizada por lo siguiente:
    • Calculada
    • Prevista
    • Forzosa
    • No fueron el choque brutal y ciego de 2 masas errantes
    • No fueron encuentros fortuitos.
  • Fueron esas victorias el desenlace l√≥gico, previsto de una situaci√≥n militar creada y sostenidos por refuerzos y de ardidoso c√°lculo.

Por tanto una Batalla Estratégica se caracterizaba por lo siguiente:

  • Prevista
  • Preparada con un objetivo importante y decisivo
  • Que fuera producto de meditadas combinaciones
  • Que estuviese sometida a un plan anterior y estudiado
  • Pero que sea flexible este Plan en el que pudieran caber modificaciones adventicias que los sucesos impongan.
  • Que se tuviera muy en cuenta el terreno para adaptar a √©l la formaci√≥n y las maniobras.
  • Que el orden en conjunto presentase la debida trabaz√≥n, sin grandes claros o intersticios.
  • Ofrec√≠a al enemigo alg√ļn hueco para desorientarle
  • Que hubiera defensa y apoyo rec√≠proco
  • Que los flancos y la retaguardia estuvieran seguros
  • Que las armas se auxiliasen y combinasen, sin embarazarse, sin mezclarse, sin entorpecerse en su acci√≥n.
  • Que el orden se prestase con elasticidad a todo g√©nero de movimientos, sin que la derrota ni el desorden en un punto pudiera cundir y transtornar al resto.
  • Que el paso de l√≠neas o relevo se verificase sin confusi√≥n.
  • Que el fuego de las "Reservas" se dilatase, conteniendo todas las impaciencias hasta el momento supremo.
  • Que las impedimentas, parque, material, tren, equipajes no corriesen peligro, ni en caso de retirada embrollasen el movimiento ya de suyo angustioso y ocasional:
  • Que el √≠mpetu mismo del ataque se refrenara, contando con que la persecuci√≥n hab√≠a de ser inmediata e impacable.

Tratadistas y escritores sobre estrategia militar, hasta finales siglo XIX

Grecia y Roma de la Antig√ľedad

China

Sun Tzu , Zhuge Liang

Japón

Portugal

  • Luis Mendes de Vasconcelos

Francia

  • Joly de Maizeroy (Historiador y experto milicia griega) , Napole√≥n , Renard , Bard√≠n , Carri√≥n Nisas , La Barre Duparg , Du Roure , Guibert , Folard , Vauban , Ardant du Picq , Francois de Belleforest , F.A. Aubert de La Chesnave des Bois , Gabriel Daniel , Marmont, duque de Ragusa , Bourcet , Broglie (Tratadista militar) , Honorat de Meynier , A.Deville , Gabriel Naud√© , F.J. de Graindorge d'Orgeville (Bar√≥n de Mesnil-Durand) , Louis de Gaya , T.A. Le Roy de Grandmaison , Prosper de Sionville .

Suiza

  • Antoine Henri, bar√≥n de Jomini

Suecia

  • Menno van Coehoorn

Italia

Prusia

  • R√ľstow , B√ľlow , Carl von Clausewitz , Julius von Verdy du Vernois , Sigismund von Schlichting , Wihelm von Willisen , Federico II de Prusia .

Alemania

Austria

  • Archiduque Carlos .

Espa√Īa

  • Evaristo San Miguel (general) , S√°nchez Osorio (general) , Jos√© Almirante , Bernardino de Mendoza , G√≥mez de Arteche (general) , Francisco de Vald√©s , Bernardino de Escalante , √Ālvaro de Navia Osorio (Marqu√©s de Santa Cruz de Marcenado) , Crist√≥bal Lechuga , J. M. de Guzm√°n de Davalos y Spinola (Marques de la Mina) , Francisco Barado , Seraf√≠n Mar√≠a de Sotto (Conde de Clonard) , D. Francisco Villamart√≠n , Diego Enr√≠quez de Villegas , Pedro de Lucuce , Sancho de Londo√Īo , Tom√°s de Puga y Rojas , Garc√≠a Ram√≠rez de Arellano , Francisco de Francisco y D√≠az , Juan S√°nchez Cisneros .Gonzalo Fern√°ndez de C√≥rdoba y Aguilar,Don Juan de Austria

Inglaterra

  • Lloyd Memorias, Historia de la guerra de Alemania (1766) , Julian Corbett , John Colomb .

Bizancio

T√ļnez

Sajonia

  • Mauricio de Sajonia (conde) .

Rusia

Bélgica

  • General Renard .

Estados Unidos

  • Alfred Thayer Mahan , Stephen Luce .

Tratadistas y escritores sobre estrategia militar, siglo XX y XXI

  • Nicolas Falcon
  • J. F. C. Fuller
  • Heinz Guderian
  • Erwin Rommel
  • Winston Churchill
  • Jos√© Te√≥filo Goyret
  • Luis Alberto Leoni Houssay
  • Mao Zedong
  • Herman Khan
  • H. M. Catudal
  • Hugh Trenchard
  • Stuart W. Leslie
  • E. Cholet
  • Andre Corvisier
  • Anton Nijholt
  • Brian Bond
  • Y. Korabliov
  • Morris Janowitz
  • Antonio Mart√≠nez Teixid√≥
  • J. C. Venezia
  • Giulio Douhet
  • Mija√≠l Tujachevsky
  • Rafael de Nogales M√©ndez
  • Thomas Edward Lawrence
  • T. Schackley
  • Bill Custom
  • Basil Liddell Hart
  • Kalev I. Sepp
  • Lewis Sorley
  • Andrew F. Krepinevich
  • Randall W. Heather
  • E. G. Lansdale
  • Jos√© Luis Calvo Albero
  • M. Adkin
  • T. Marks
  • R. Clutterbuck
  • R. H. Spector
  • F. Osinga
  • J. M. House
  • A. Hillgruber
  • Carlos Santamar√≠a
  • M. A. Cabrera
  • V. Partal
  • Baader-Meinhof (grupo)
  • M. E. Howard
  • Jos√© Mar√≠a G√°rate C√≥rdoba
  • H. Guiheret
  • J. P. Charnay
  • J. Duran Tambo
  • M. Alonso Baques
  • H. Magenheimer
  • C. S. Gray
  • Juan Cano Hevia
  • A. Beaufre
  • C. Delmas
  • R. Aaron
  • Eliseo √Ālvarez Arenas
  • Eisenhower
  • J. L. Snyder
  • Henry Alfred Kissinger
  • J. L. Gaddis
  • E. Murillo G√≥mez
  • S. S. Gartner
  • B. Buzan
  • C. Rose
  • L. J. Halle
  • A. Romero
  • Samuel Phillips Huntington
  • R. S. Mcnamara
  • A. Livesey
  • A. H. Burne
  • A. Castex
  • Zbigniew Brzezinski
  • V. D. Sokolovski
  • K. Werner
  • G. Dottori
  • G. Cardona
  • O. Groos
  • Edwrad N. Luttwak
  • V. Mart√≠nez
  • J. Borrero
  • M. Ailleret
  • B. Brodie
  • R. L. Garthoff
  • G. B. Turner
  • F. O. Miksche
  • W. W. Kauffmann
  • Billy Mitchell
  • Alvin Toffler
  • Heidi Toffler

Véase también

Véase también

Fuentes

  • Diccionario Enciclop√©dico Hispano-Americano, Barcelona,1887-90, Montaner y Sim√≥n (editores) tomo 7
  • Enciclopedia moderna: Diccionario universal de literatura, ciencias, artes, agricultura, industria y comercio , Madrid, 1855, Francisco de Paula Mellado (Tomo 32)
  • Encyclopedia Met√≥dica (Arte Militar, Tomo 2), Madrid, 1792.
  • Jos√© Almirante.-Diccionario militar, Madrid, 1869.

Bibliografía complementaria

  • M. Cuartero Larrea.-Comentarios de estrategia y pol√≠tica militar, Madrid, 2004
  • R. Greene.-Las 33 estrategias de la guerra, Pozuelo de Alarc√≥n, Madrid, 2007
  • B.M.W. Knox.-The dynamics of military revolution, 1300-2050, Cambridge, 2001
  • T.N. Dupuy.-La comprensi√≥n de la guerra:historia y teor√≠a del combate(Traducido al espa√Īol por J.L Tamayo Monedero),Madrid,1990

Referencias

  1. ‚ÜĎ pp.163, Gartner
Obtenido de "Estrategia militar"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Estrategia militar medieval ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda La batalla de Agincourt (1415). Las batallas campales no eran muy usuales en la guerra medieval, pues, como es el caso de Agincourt, sol√≠an suponer la destrucci√≥n del ej√©rcito perdedor. Por estrategia militar… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Estrategia ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Una estrategia es un conjunto de acciones que se llevan a cabo para lograr un determinado fin. Proviene del griego ő£ő§ő°őĎő§őóőďőôőöőóő£ Stratos = Ej√©rcito y Agein = conductor, gu√≠a. Se aplica en distintos contextos:… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • estrategia ‚ÄĒ (f) (B√°sico) arte de aplicar los conocimientos log√≠sticos y organizativos para planificar y dirigir algo, especialmente durante las operaciones militares Ejemplos: Necesitamos una buena estrategia para nuestro negocio. He comprado un juego de… ‚Ķ   Espa√Īol Extremo Basic and Intermediate

  • militar ‚ÄĒ (adj) (B√°sico) que proviene del ej√©rcito Ejemplos: La estrategia militar debe ser trabajada por si hay que usarla en tiempos de guerra. En su casa tiene implantado un r√©gimen militar, es muy estricto. Sin√≥nimos: guerrero, b√©lico (m) (B√°sico)… ‚Ķ   Espa√Īol Extremo Basic and Intermediate

  • Estrategia de las armas nucleares ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda La estrategia de las armas nucleares o Destrucci√≥n Mutua Asegurada es el conjunto de conceptos y estrategias ideadas bien para evitar la utilizaci√≥n de este tipo de armas o bien para obtener una hipot√©tica ventaja en ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Estrategia Europea de Seguridad ‚ÄĒ Javier Solana, art√≠fice de la EES vigente. La Estrategia Europea de Seguridad (titulada Una Europa segura en un mundo mejor ) es el documento que define, ordena, contiene, sintetiza y expresa los intereses y el enfoque asumido por la Uni√≥n… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Estrategia ‚ÄĒ (Del gr. strategia, aptitudes de general.) ‚Ėļ sustantivo femenino 1 MILITAR T√©cnica y arte de concebir, preparar y dirigir las operaciones militares. 2 Habilidad para dirigir un asunto y lograr un objetivo. SIN√ďNIMO t√°ctica * * * estrategia (del… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Ciencia militar ‚ÄĒ La ciencia militar es el estudio de la t√©cnica, psicolog√≠a, pr√°ctica y otros fen√≥menos que constituyen la guerra y el conflicto social armado. Se esfuerza en convertirse en un sistema cient√≠fico que, si se emplea apropiadamente, incrementar√° la… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • T√°ctica militar ‚ÄĒ Este art√≠culo o secci√≥n necesita una revisi√≥n de ortograf√≠a y gram√°tica. Puedes colaborar edit√°ndolo (lee aqu√≠ sugerencias para mejorar tu ortograf√≠a). Cuando se haya corregido, borra este aviso por favor. La t√°ctica militar es la parte de la… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Log√≠stica militar ‚ÄĒ La Log√≠stica militar (del griego logistikos, que sabe calcular) fue introducida en Europa por el bar√≥n de Jomini en su obra titulada Compendio del arte de la guerra o Pr√©cis de l Art de la Guerre: Des Principales Combinaisons de la Strat√©gie, de… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.