Imperio brit√°nico

ÔĽŅ
Imperio brit√°nico
Territorios que en un momento u otro han formado parte de Inglaterra y posterior Reino Unido a través de la historia.

El Imperio británico comprendió los dominios, colonias, protectorados y otros territorios gobernados o administrados por el Reino Unido entre los siglos XVI y XX.

Durante las primeras décadas del siglo XX, el Imperio británico abarcaba una población de cerca de 458 millones de personas y unos 33.700.000 km², lo que significaba aproximadamente una cuarta parte de la población mundial y una quinta parte de las tierras emergidas.[1]

El pico propiamente dicho se desarroll√≥ durante unos 100 a√Īos (el llamado siglo imperial desarrollado entre 1815 y 1914), a trav√©s de una serie de fases de expansi√≥n relacionadas con el comercio, la colonizaci√≥n y la conquista, adem√°s de per√≠odos de actividad diplom√°tica. Probablemente, el punto de m√°ximo auge imperial puede situarse entre 1890 y 1920. El Imperio facilit√≥ la extensi√≥n de la tecnolog√≠a, el comercio, el idioma y el gobierno brit√°nicos por todo el mundo. La hegemon√≠a imperial contribuy√≥ al espectacular crecimiento econ√≥mico de Gran Breta√Īa y al peso de sus intereses en el escenario mundial. En la actualidad pa√≠ses que son potencias mundiales o de una gran importancia pol√≠tica mundial son herederos del imperio brit√°nico: Estados Unidos, India, Canad√°, Australia o Sud√°frica.

El primero en utilizar la expresi√≥n ¬ęImperio brit√°nico¬Ľ fue el doctor John Dee, astr√≥logo, alquimista y matem√°tico de la reina Isabel I de Inglaterra, 1558-1603.

Bandera del Imperio brit√°nico.

Contenido

Nacimiento del Imperio

Expansión en las Islas Británicas y Francia

Tras la conquista normanda en 1066, Inglaterra defendió las posesiones de Guillermo el Conquistador en Francia.

Los siguientes siglos vieron los inicios de la expansión inglesa, con la conquista de Gales (1282) e Irlanda (desde 1169). Se produjo un intento en Escocia, que no fue exitoso (1296).

Crecimiento del Imperio en ultramar

El Imperio brit√°nico de ultramar, ‚ÄĒen el sentido de la exploraci√≥n y los asentamientos brit√°nicos a lo largo y ancho de los oc√©anos fuera de Europa y las Islas Brit√°nicas‚ÄĒ ,comienza a partir de la pol√≠tica mar√≠tima del Rey Enrique VII, que rein√≥ entre 1485 y 1509. Iniciando l√≠neas comerciales para el comercio de la lana. Enrique VII estableci√≥ un moderno sistema para la marina mercante brit√°nica, que contribuy√≥ al crecimiento de los astilleros y la navegaci√≥n de la isla. La marina mercante aport√≥ las bases para instituciones mercantiles que desempe√Īar√≠an un importante papel en la aventura imperial posterior, como las compa√Ī√≠as: Massachusetts Bay Company o la British East India Company. Enrique VII orden√≥ tambi√©n la construcci√≥n del primer dique seco en Portsmouth, y mejor√≥ notablemente la peque√Īa Marina Real (Royal Navy).

Enrique VIII y la Marina Real

Los cimientos del poder mar√≠timo de Inglaterra, que fueron establecidos durante el reinado de Enrique VII, se ampliaron gradualmente para proteger los intereses comerciales ingleses y para abrir nuevas rutas. El rey Enrique VIII fund√≥ la moderna Marina inglesa, triplicando el n√ļmero de barcos de guerra que la compon√≠an y construyendo los primeros bajeles con armamento pesado de largo alcance. Comenz√≥ la construcci√≥n de su Marina a trav√©s del aparato administrativo centralizado del reino. Adem√°s hizo construir muelles y faros que facilitaban la navegaci√≥n costera. Enrique VIII cre√≥ la Royal Navy, cuyas inovaciones fueron la base del dominio mar√≠timo de Inglaterra durante los siguientes siglos.

La era isabelina

Isabel I de Inglaterra ser√≠a la gobernante que sentara las bases del Imperio Brit√°nico, librando las primeras batallas con su mayor enemigo en la expansi√≥n colonial: El Imperio Espa√Īol.

Durante el reinado de la reina Isabel I, entre 1577 y 1590, fue la √©poca de mayor esplendor para los inicios del Imperio brit√°nico, Inglaterra comenzaba su expansi√≥n ultramarina con Sir Francis Drake y tambi√©n con Guerras contra el Imperio espa√Īol de Felipe II. dio la vuelta al mundo, y fue el segundo hombre en conseguirlo, tras la expedici√≥n de Fernando de Magallanes y Juan Sebasti√°n Elcano. En 1579, Drake atrac√≥ en alg√ļn lugar del norte de California y reclam√≥ para la Corona lo que llam√≥ Nova Albion ('Nueva Inglaterra'), aunque su reivindicaci√≥n no fue seguida de ning√ļn asentamiento. Los siguientes mapas situaron Nova Albion al norte de la Nueva Espa√Īa. En consecuencia, los intereses de Inglaterra fuera de Europa aumentaron considerablemente. Humphrey Gilbert sigui√≥ el curso de Cabot cuando parti√≥ hacia Terranova en 1583 y la declar√≥ colonia brit√°nica el 5 de agosto en San Juan. Sir Walter Raleigh organiz√≥ la primera colonia de Virginia en 1587, en el lugar llamado Roanoke. Tanto el asentamiento de Gilbert en Terranova como la colonia de Roanoke duraron poco tiempo, y tuvieron que ser abandonados debido a la escasez de alimentos, el duro clima, los naufragios y los encuentros con tribus ind√≠genas hostiles.

La era Estuardo

Se cuenta que la derrota de la Armada Invencible espa√Īola en 1588 consagr√≥ a Inglaterra como potencia naval, aunque lo cierto es que despu√©s de la derrota de la Contraarmada Espa√Īa sigui√≥ como imperio dominante en los mares, hasta la paz finalmente, en 1604, el rey Jacobo I de Inglaterra negoci√≥ el Tratado de Londres con el que acababan las hostilidades con Espa√Īa, y el primer asentamiento permanente de Inglaterra en Am√©rica se estableci√≥ en 1607 en Jamestown (Virginia). Sin embargo, la pol√≠tica exterior se vio detenida por una serie de problemas internos: la guerra civil (1642-1645), la Rep√ļblica y el protectorado de Cromwell (1649-1660) y la posterior restauraci√≥n, todo ello aderezado con luchas internas entre cat√≥licos y protestantes. No fue hasta la Revoluci√≥n Gloriosa de 1688 cuando el reino recuper√≥ la necesaria estabilidad interna. Durante los siguientes tres siglos, Inglaterra extendi√≥ su influencia internacional y consolid√≥ su desarrollo pol√≠tico interior. En 1707, los parlamentos de Inglaterra y Escocia se unieron en Londres dando lugar al parlamento de Gran Breta√Īa. En 1704, en el contexto de la Guerra de Sucesi√≥n Espa√Īola, Gibraltar es entregado al Pr√≠ncipe de Hesse-Darmstadt que representaba al Archiduque Carlos de Austria. La posesi√≥n ser√≠a reconocida como brit√°nica en el Tratado de Utrecht de 1713, que puso fin a la guerra. Espa√Īa ced√≠a a perpetuidad el pe√Ī√≥n a Gran Breta√Īa sin jurisdicci√≥n alguna, estableci√©ndose, no obstante, una cl√°usula por la cual si el territorio dejaba de ser brit√°nico, Espa√Īa tendr√≠a la opci√≥n de recuperarlo.

Colonización de América

El Mayflower, el barco que transport√≥ colonos brit√°nicos a la colonia de Plymouth en el a√Īo de 1620.

El Imperio brit√°nico comenz√≥ a tomar forma a principios del siglo XVII, mediante el establecimiento por parte de Inglaterra de las 13 colonias de Norteam√©rica, que fueron el origen de los Estados Unidos as√≠ como de las provincias mar√≠timas de Canad√°. Tambi√©n se produjo la colonizaci√≥n de peque√Īas islas en el Mar Caribe como Jamaica y Barbados.

Las colonias productoras de az√ļcar del Caribe, donde la esclavitud se convirti√≥ en la base de la econom√≠a, eran las colonias m√°s importantes y lucrativas para Inglaterra. Las colonias americanas produc√≠an tabaco, algod√≥n, y arroz en el sur y material naval y pieles de animales en el norte.

El imperio de Inglaterra en Am√©rica se iba expandiendo gradualmente mediante guerras y colonias. Inglaterra consigui√≥ controlar Nueva √Āmsterdam (despu√©s llamada Nueva York) tras las guerras anglo-holandesas. Las colonias americanas se extend√≠an hacia el oeste en busca de nuevas tierras para la agricultura. Durante la Guerra de los Siete A√Īos, los ingleses vencieron a los franceses y se quedaron con Nueva Francia, en 1760, lo que convert√≠a a Inglaterra en due√Īa de casi toda Am√©rica del Norte.

Intento de colonización del Río de la Plata

Artículo principal: Invasiones Inglesas

El Imperio brit√°nico intent√≥ dominar la zona del R√≠o de la Plata (Buenos Aires y Montevideo), a trav√©s de dos intentos de dominaci√≥n, denominados ¬ęInvasiones Inglesas¬Ľ. El primer intento de invasi√≥n se realiz√≥ en el a√Īo 1806 con la ocupaci√≥n de Buenos Aires y su recuperaci√≥n posterior con tropas llegadas desde Montevideo, lo que le vali√≥ a esta √ļltima ciudad el recibir el t√≠tulo de "Muy fiel y Reconquistadora" por parte de la corona espa√Īola. El segundo intento de invasi√≥n se inici√≥ esta vez en la Banda Oriental (actual territorio de la Rep√ļblica Oriental del Uruguay) al ocupar los ingleses Maldonado y luego Montevideo en enero de 1807. La invasi√≥n fue finalmente rechazada a mediados del mismo a√Īo en Buenos Aires, retir√°ndose las tropas inglesas del R√≠o de la Plata.

Colonización de Oceanía

Despu√©s, los asentamientos en Australia (que comenzaron con las colonias penales en 1788) y Nueva Zelanda (bajo el dominio de la Corona desde 1840) crearon una nueva zona para la migraci√≥n desde las islas brit√°nicas, por lo que las poblaciones ind√≠genas tuvieron que sufrir guerras y, especialmente, enfermedades, reduci√©ndose su tama√Īo en alrededor de un 60‚Äď70% en algo menos de un siglo. Estas colonias obtuvieron despu√©s autogobierno y se convirtieron en rentables exportadoras de lana y oro.

Libre comercio, el ¬ęimperio informal¬Ľ

La Guerra de la Independencia de Estados Unidos cambió la concepción del Imperio Británico, lo que se buscaba era mantener el comercio con las antiguas colonias, que ya independientes, podían sufragar sus gastos en defensa y administración.

El antiguo sistema colonial brit√°nico comenz√≥ a declinar durante el siglo XVIII. Fue un per√≠odo de dominaci√≥n Whig en la vida pol√≠tica nacional (1714‚Äď1762), el Imperio se convirti√≥ en algo de menor importancia, hasta que un intento de subir los impuestos en las colonias norteamericanas desat√≥ la Guerra de Independencia y la independencia de las mismas (1776).

A menudo se alude a este per√≠odo como el del ¬ęPrimer Imperio brit√°nico¬Ľ, indicando el cambio de direcci√≥n en la expansi√≥n brit√°nica, que se dirigi√≥ fundamentalmente a las Am√©ricas durante los siglos XVII y XVIII, mientras que durante el ¬ęSegundo Imperio brit√°nico¬Ľ se centr√≥ en Asia y √Āfrica (a partir del siglo XVIII). La p√©rdida de los Estados Unidos mostr√≥ que poseer colonias no era necesariamente una ventaja en t√©rminos econ√≥micos, ya que Gran Breta√Īa pod√≠a a√ļn controlar el comercio con sus ex-colonias sin tener que pagar por su defensa y administraci√≥n.

El mercantilismo, la doctrina económica que presupone la competición entre naciones por una cantidad de riqueza finita, había caracterizado el primer período de expansión colonial, pero cedió paso al laissez-faire económico, el liberalismo de Adam Smith y sus sucesores.

La lecci√≥n aprendida por Gran Breta√Īa tras la p√©rdida de Norteam√©rica ‚ÄĒque el comercio puede seguir aportando prosperidad, incluso en ausencia de dominio colonial‚ÄĒ contribuy√≥ durante los a√Īos cuarenta y cincuenta del siglo XIX a la extensi√≥n del modelo de colonia autogobernada, que se concedi√≥ a las colonias pobladas por blancos en Canad√° y Australasia. Irlanda tuvo un trato diferente, siendo incorporada al Reino Unido de Gran Breta√Īa e Irlanda en 1801.

En este per√≠odo, Gran Breta√Īa prohibi√≥ el comercio de esclavos (1807) y pronto comenz√≥ a forzar a otras naciones a hacer lo mismo. A mediados del XIX, se hab√≠a conseguido erradicar la esclavitud de la mayor parte del mundo. La esclavitud fue abolida en las colonias brit√°nicas en 1834.

Entre el Congreso de Viena de 1815 y la Guerra franco-prusiana de 1870, Gran Breta√Īa fue la √ļnica potencia industrial del mundo, con m√°s del 30% de la producci√≥n industrial global en 1870. En su papel de ¬ętaller del mundo¬Ľ, Gran Breta√Īa pod√≠a producir manufacturas de modo tan eficiente y econ√≥mico que pod√≠a vender m√°s barato que los productores locales en los mercados extranjeros. A partir de condiciones pol√≠ticas estables en ciertos mercados de ultramar, Gran Breta√Īa pudo prosperar gracias al comercio, sin necesidad de recurrir al gobierno formal en su √°rea de influencia.

El Imperio brit√°nico en Asia

La victoria de las fuerzas de la British East India Company en la Batalla de Plassey en 1757 abri√≥ la provincia india de Bengala al dominio brit√°nico, aunque la posterior hambruna (1770) exacerbada por las expropiaciones realizadas por el gobierno provincial fue controvertida en la metr√≥poli. El siglo XIX vio como el control de la Compa√Ī√≠a se extend√≠a sobre toda la India. Tras el mot√≠n de 1857 los territorios de la Compa√Ī√≠a pasaron a estar bajo la administraci√≥n de la Corona (1858). La Reina Victoria (1837‚Äď1901) fue proclamada Emperatriz de la India en 1876.

Ceil√°n (actual Sri Lanka) y Birmania se unieron a la lista de territorios brit√°nicos en Asia, que se extend√≠an por el este hasta Malasia y, desde 1841, a Hong Kong tras la Primera Guerra del Opio en defensa de las exportaciones de opio de la Compa√Ī√≠a a China.

Los intereses brit√°nicos en China comenzaron a finales del siglo XVIII, cuando Gran Breta√Īa se convirti√≥ en un gran importador de t√©. El comercio del t√© creo un d√©ficit que los brit√°nicos trataron de corregir exportando opio de la India a China, a pesar de la oposici√≥n de las autoridades chinas. El conflicto dio lugar a las Guerras del Opio, en las que Gran Breta√Īa derrot√≥ por dos veces a China.

Tras las Guerras del Opio, Gran Breta√Īa mantuvo unas complejas relaciones con China. Aunque se anexion√≥ Hong Kong, la mayor parte de su comercio con China se regulaba mediante tratados que permit√≠an el comercio a trav√©s de un cierto n√ļmero de puertos. Como resultado, Gran Breta√Īa estaba interesada en mantener un estado chino independiente, ya que su destrucci√≥n hubiera abierto la posibilidad de ganancias territoriales para otras potencias occidentales.

A la vez, Gran Breta√Īa no quer√≠a que el Estado chino fuera demasiado fuerte, ya que ello hubiera supuesto que China pudiera cancelar o renegociar sus tratados. Estos intereses explican la aparente contradicci√≥n de las actuaciones brit√°nicas respecto de China: Gran Breta√Īa apoy√≥ a la dinast√≠a Qing durante la rebeli√≥n de Taiping, pero al mismo tiempo, mediante una alianza con Francia, se embarc√≥ en la Segunda Guerra del Opio contra la corte Qing.

Ruptura de la Paz Britanica

El Imperio Brit√°nico en 1897, en rosa, que era el color en que se coloreaban los dominios brit√°nicos en los mapas.

En su condici√≥n de primer pa√≠s industrializado, Gran Breta√Īa fue capaz de conseguir materias primas y mercado en la mayor parte del mundo accesible. Esta situaci√≥n empeor√≥ gradualmente a lo largo del siglo XIX en la medida en la que otras potencias comenzaron a industrializarse y comenzaron a utilizar la maquinaria del estado para garantizar sus mercados y fuentes de abastecimiento. En los a√Īos setenta del XIX, los fabricantes brit√°nicos en los sectores clave de la Revoluci√≥n Industrial, comenzaron a experimentar una competencia real.

La Industrializaci√≥n progres√≥ r√°pidamente en Alemania y los Estados Unidos, permitiendo a estos pa√≠ses superar el modelo brit√°nico y franc√©s del ¬ęviejo¬Ľ capitalismo. Las industrias alemanas en el sector textil y el del metal, hab√≠an sobrepasado a las de Gran Breta√Īa en 1870, en cuanto a su organizaci√≥n y eficiencia y hab√≠an derrotado a los fabricantes brit√°nicos en su mercado nacional. Con el cambio de siglo, la industria alemana estaba produciendo para el antiguo ¬ętaller del mundo¬Ľ.

Mientras que las exportaciones invisibles (banca, seguros y transporte de mercanc√≠as) mantuvieron a Gran Breta√Īa a salvo de los n√ļmeros rojos, su porci√≥n en el comercio mundial pas√≥ de ser un cuarto del mismo en 1880 a un sexto 1913. Gran Breta√Īa estaba perdiendo no s√≥lo los mercados de los pa√≠ses que se estaban industrializando, sino tambi√©n la competici√≥n por los mercados de terceros pa√≠ses menos desarrollados. Incluso comenzaba a perder su hegemon√≠a en zonas como la India, China, Am√©rica del Sur o las costas de √Āfrica.

Las dificultades comerciales de Gran Breta√Īa se agudizaron con la ¬ęLarga Depresi√≥n¬Ľ de 1873‚Äď1896, un per√≠odo prolongado de deflaci√≥n, acentuado por las continuas quiebras de negocios que a√Īadieron presi√≥n para que los gobiernos favorecieran la industria nacional, lo que condujo al masivo abandono del libre comercio entre las potencias europeas (en Alemania desde 1879 y en Francia desde 1881).

La limitaci√≥n tanto de los mercados nacionales como de las exportaciones que se produjo como resultado hizo que los gobiernos y los sectores econ√≥micos, tanto de Europa como de los Estados Unidos, vieran la soluci√≥n en mercados de ultramar protegidos que actuaran unidos al mercado nacional, defendido por aranceles y barreras aduaneras: las colonias ofrecer√≠an un mercado para las exportaciones, a la vez que proveer√≠an a la metr√≥poli de materias primas baratas. Aunque adherida al libre comercio hasta 1932, Gran Breta√Īa se uni√≥ al nuevo √≠mpetu por un renovado imperio formal, lo cual era preferible a permitir que sus √°reas de influencia fueran tomadas por el comercio de las potencias rivales.

Gran Breta√Īa y el Nuevo Imperialismo

La pol√≠tica e ideolog√≠a de la expansi√≥n colonial europea entre 1870 y el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914 se denominan a menudo como el ¬ęNuevo Imperialismo¬Ľ. El per√≠odo se caracteriza por una b√ļsqueda sin precedentes de ¬ęel imperio por el imperio¬Ľ, una competici√≥n agresiva entre las potencias para conseguir territorios de ultramar y la aparici√≥n en los pa√≠ses conquistadores de doctrinas que justifican la superioridad racial y que niegan la aptitud de los pueblos subyugados para gobernarse por s√≠ mismos.

Durante este per√≠odo, las potencias europeas sumaron casi 23.000.000 km¬≤ a sus posesiones coloniales. Dado que antes de 1880 estaba pr√°cticamente desocupada por las potencias occidentales, √Āfrica se convirti√≥ en el principal objetivo de la ¬ęnueva¬Ľ expansi√≥n imperialista, aunque esta conquista afect√≥ igualmente a otras √°reas; en especial el Sudeste asi√°tico y el Pac√≠fico, donde los Estados Unidos y Jap√≥n se unieron a las potencias europeas en su lucha por territorios.

La entrada de Gran Breta√Īa en la nueva era imperial se fecha a menudo en 1875, a√Īo en que el gobierno conservador de Benjamin Disraeli compr√≥ al endeudado gobernante de Egipto, Ismail Pasha, su parte en el Canal de Suez para asegurarse el control de esta v√≠a estrat√©gica, un canal para el tr√°fico entre Gran Breta√Īa y la India desde su apertura seis a√Īos antes, bajo el Emperador Napole√≥n III. El control financiero conjunto de Inglaterra y Francia sobre Egipto acab√≥ en la ocupaci√≥n brit√°nica del pa√≠s en 1882.

Gran Breta√Īa y √Āfrica

En 1875 las dos posesiones europeas m√°s importantes en √Āfrica eran Argelia y la Colonia del Cabo. En 1914 tan s√≥lo Etiop√≠a y la rep√ļblica de Liberia permanec√≠an fuera del control europeo. La transici√≥n entre un ¬ęimperio informal¬Ľ que controlaba a trav√©s de la dominaci√≥n econ√≥mica y el control directo supuso una lucha por el territorio entre las potencias europeas.

La actividad francesa, belga y portuguesa en la zona del R√≠o Congo amenazaba con debilitar la ordenada colonizaci√≥n del √Āfrica tropical. La Conferencia de Berl√≠n de 1884‚Äď85 pretend√≠a regular la competici√≥n entre las potencias, definiendo la ¬ęocupaci√≥n efectiva¬Ľ como el criterio para el reconocimiento internacional de las reivindicaciones territoriales, una f√≥rmula que precis√≥ del recurso habitual a la violencia contra los estados y pueblos ind√≠genas.

La ocupaci√≥n de Egipto por parte de Gran Breta√Īa en 1882 (a ra√≠z de los intereses en el Canal de Suez) contribuy√≥ a un aumento de la preocupaci√≥n respecto del control del valle del Nilo, que condujo a la conquista del vecino Sud√°n en 1896‚Äď98 y al enfrentamiento con fuerzas expedicionarias francesas en Fashoda en septiembre de 1898).

En 1899 Gran Breta√Īa se lanz√≥ a completar la conquista de Sud√°frica, que hab√≠a comenzado con la anexi√≥n en 1795 de El Cabo, a trav√©s de la invasi√≥n de las rep√ļblicas afrikaner en la regi√≥n productora de oro del Transvaal y del vecino Estado Libre de Orange. La British South Africa Company ya hab√≠a tomado las tierras al norte, rebautiz√°ndolas como Rodesia en homenaje a su jefe, el magnate del Cabo Cecil Rhodes. Las cr√≠ticas por estas anexiones condujeron al ¬ęEspl√©ndido aislamiento¬Ľ de Gran Breta√Īa.

Las conquistas brit√°nicas en el √Āfrica meridional y oriental, lanzaron a Rhodes y a Alfred Milner, el Alto Comisionado brit√°nico en Sud√°frica, a solicitar con urgencia un Imperio unido por ferrocarril ¬ędesde el Cabo hasta El Cairo¬Ľ, que unir√≠a el estrat√©gicamente importante Canal de Suez con el sur, rico en minerales, aunque la ocupaci√≥n alemana de Tanganyika evit√≥ su realizaci√≥n hasta el final de la Primera Guerra Mundial.

En 1903, el sistema de telégrafo ya comunicaba las partes más importantes del Imperio.

Parad√≥jicamente, Gran Breta√Īa, ac√©rrima defensora del libre comercio, emergi√≥ en 1914 no s√≥lo con el mayor imperio de ultramar gracias a su larga presencia en la India, sino como vencedora en la lucha por √Āfrica, dada su ventajosa posici√≥n al comienzo de la misma. Entre 1885 y 1914 Gran Breta√Īa tom√≥ aproximadamente al 30% de la poblaci√≥n africana bajo su control, comparado con el 21% de Francia, el 9% de Alemania, el 7% de B√©lgica o el 1% de Italia: s√≥lo Nigeria contribu√≠a con 15 millones de s√ļbditos, m√°s que todo el √Āfrica Occidental Francesa o todo el imperio colonial de Alemania.

Autonomía en las colonias

El Imperio británico comenzó su transformación hacia lo que hoy en día es la Commonwealth con la extensión del estatus de Dominio a las colonias con autogobierno de Terranova (1855), Canadá (1867), Australia (1901), Nueva Zelanda (1907), y la recién creada Unión de Sudáfrica (1910). Los dirigentes de los nuevos estados se reunían con los estadistas británicos en cumbres periódicas llamadas Conferencias Coloniales (y desde 1907, Conferencias Imperiales), la primera de las cuales se mantuvo en Londres en 1887.

Las relaciones exteriores de los dominios las dirig√≠a a√ļn el Foreign Office del Reino Unido: Canad√° cre√≥ un Departamento de Asuntos Exteriores en 1909, pero las relaciones diplom√°ticas con otros gobiernos se segu√≠an llevando desde Londres. La declaraci√≥n de guerra por parte de Gran Breta√Īa en la Primera Guerra Mundial afect√≥ a todos los dominios.

Los dominios pose√≠an un gran margen de maniobra a la hora de elaborar sus pol√≠ticas hacia el exterior, siempre que √©sta no entrara directamente en conflicto con los intereses de Gran Breta√Īa: El gobierno del Partido Liberal de Canad√° negoci√≥ un acuerdo bilateral de libre comercio con los Estados Unidos en 1911.

En asuntos de defensa, la concepci√≥n original que entend√≠a los dominios como parte integrante de la estructura militar y naval de un solo Imperio acab√≥ por ser insostenible en la medida en que Gran Breta√Īa se compromet√≠a en Europa y ante el reto de una emergente flota alemana desde 1900. En 1909 se decidi√≥ que los dominios tuvieran sus propias armadas.

El impacto de la Primera Guerra Mundial

Tras la Primera Guerra Mundial el Imperio brit√°nico vio su per√≠odo de m√°xima extensi√≥n, ya que Gran Breta√Īa obtuvo el control de Palestina y Mesopotamia a trav√©s del mecanismo del mandato de la Sociedad de Naciones, tras la ca√≠da del Imperio otomano en el Oriente Pr√≥ximo, as√≠ como las antiguas colonias alemanas en Tanganica, √Āfrica Sudoccidental (actual Namibia) y Nueva Guinea Alemana (las dos √ļltimas quedaron bajo control de Sud√°frica y Australia, respectivamente). Las zonas ocupadas por Gran Breta√Īa en Alemania tras la guerra no fueron consideradas parte del Imperio.

Aunque Gran Breta√Īa emergi√≥ como uno de los vencedores de la guerra y su dominio se extendi√≥ a nuevas √°reas, los elevados costes de la guerra minaron su capacidad financiera para mantener aquel vasto imperio. Los brit√°nicos hab√≠an sufrido miles de bajas y liquidado sus recursos financieros a un ritmo alarmante, que condujo al aumento de la deuda. El sentimiento nacionalista creci√≥ tanto en las colonias nuevas como en las antiguas, alimentado por el orgullo derivado de la participaci√≥n en el conflicto de muchos de aquellos s√ļbditos, como tropas imperiales.

Durante los a√Īos veinte, el estatus de dominio se transform√≥ notablemente. Aunque los dominios no tuvieron voz en la declaraci√≥n formal de guerra en 1914, todos ellos fueron incluidos por separado entre los firmantes del tratado de paz de Versalles en 1919, que hab√≠a sido negociado por una delegaci√≥n del Imperio encabezada por Gran Breta√Īa. En 1922 los reparos por parte de los dominios para apoyar la acci√≥n militar brit√°nica contra Turqu√≠a influyeron en la decisi√≥n de buscar un compromiso.

La independencia de los dominios se formaliz√≥ en 1926 mediante la Declaraci√≥n Balfour y el Estatuto de Westminster de 1931: de entonces en adelante, cada dominio era igual en estatus a la misma metr√≥poli, libre de interferencias legislativas provenientes de Gran Breta√Īa y aut√≥nomo en sus relaciones internacionales.

Canadá fue pionera, convirtiéndose en el primer dominio que concluyó de modo totalmente independiente un tratado internacional (1923). La primera representación diplomática permanente de Canadá en un país extranjero se abrió en Washington en 1927: Australia le siguió en 1940.

El Estado Libre de Irlanda, acord√≥ el estatus de dominio en 1922 tras una amarga guerra contra Gran Breta√Īa, aunque anul√≥ su relaci√≥n constitucional con la corona en 1937 (cambiando su nombre por el de √Čire), convirti√©ndose en la Rep√ļblica de Irlanda fuera de la Commonwealth desde 1949. Egipto, formalmente independiente desde 1922 pero vinculado a Gran Breta√Īa por tratado hasta 1936 y bajo ocupaci√≥n militar parcial hasta 1956 (por el Tratado Anglo-Egipcio de 1936: ocupaci√≥n militar del Canal de Suez, base naval de la "Mediterranean Fleet" en Alejandr√≠a, base militar en El Cairo, condominio sobre Sud√°n y promesa de ayuda de Egipto al Imperio en caso de guerra) mantuvo una estrecha vinculaci√≥n al Imperio. Irak, que se convirti√≥ en Protectorado Brit√°nico en 1922, alcanz√≥ la independencia en 1932, aunque qued√≥ bajo tutela (Tratado Anglo-Iraqu√≠ de 1930) hasta la caida de la monarqu√≠a en 1958 gracias al mantenimiento de ciertas bases militares brit√°nicas en su territorio y a los acuerdos de colaboraci√≥n militar y petrolera.

Descolonización

El crecimiento de los movimientos nacionalistas anticolonialistas en los territorios s√ļbditos durante la primera mitad del siglo XX desafi√≥ a una potencia imperial, que cada vez ten√≠a que preocuparse m√°s por asuntos m√°s cercanos, en especial tras la Segunda Guerra Mundial. Aprovechando esta oportunidad, primero la India, y tras ella otros territorios de Asia y de √Āfrica reclamaron convertirse en estados independientes. Tras algunos intentos desastrosos de evitarlo, Gran Breta√Īa tuvo que aceptar la nueva situaci√≥n que condujo al antiguo Imperio a convertirse en lo que hoy en d√≠a es la Commonwealth.

El final del Imperio se uni√≥ a los problemas econ√≥micos que Gran Breta√Īa tuvo que afrontar tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. La crisis econ√≥mica de 1947 oblig√≥ al gobierno laborista de Clement Attlee a abandonar el puesto de primera potencia mundial y a aceptar la preponderancia estrat√©gica de los Estados Unidos. Gran Breta√Īa se embarc√≥ en un tortuoso realineamiento con Europa Occidental que permanece a la espera de una soluci√≥n definitiva.

La declaraci√≥n de hostilidades contra Alemania en septiembre de 1939 no compromet√≠a a m√°s dominios que a Australia, que a√ļn no hab√≠a adoptado legalmente el Estatuto de Westminster. Los otros dominios declararon la guerra de modo independiente, excepto Eire, que hab√≠a negociado la retirada de las fuerzas brit√°nicas de su territorio el a√Īo anterior y que prefiri√≥ ser neutral durante la guerra.

La segunda Guerra Mundial debilit√≥ el ya d√©bil liderazgo financiero y comercial de Gran Breta√Īa, acentuando la importancia de los dominios y de los Estados Unidos como fuente de asistencia militar. El primer ministro australiano John Curtin tom√≥ la decisi√≥n sin precedentes en 1942 de retirar las tropas australianas que defend√≠an Birmania demostrando que no se pod√≠a esperar que los gobiernos de los dominios actuaran en defensa de la metr√≥poli y no de sus propios intereses nacionales.

Tras la guerra, Australia y Nueva Zelanda se unieron a los Estados Unidos a trav√©s del tratado regional de seguridad (ANZUS), en 1951. Gran Breta√Īa buscaba desde 1961 lo que consigui√≥ en 1973, unirse a la Comunidad Europea, lo que debilit√≥ los v√≠nculos comerciales con los dominios en lo referente a su acceso privilegiado al mercado brit√°nico.

En el Caribe, √Āfrica, Asia y el Pac√≠fico, la descolonizaci√≥n durante la posguerra se efectu√≥ con prisa, dado el crecimiento de los cada vez m√°s poderosos movimientos nacionalistas. Gran Breta√Īa rara vez luch√≥ para retener alg√ļn territorio. Las limitaciones de Gran Breta√Īa se mostraron de modo humillante durante la Crisis de Suez de 1956 en la que los Estados Unidos se opusieron a la intervenci√≥n anglo-francesa en Egipto; puesto que aquella aventura pod√≠a poner en riesgo los intereses estadounidenses en el Pr√≥ximo Oriente.

La independencia de la India en 1947 acab√≥ con la lucha mantenida por el Congreso Nacional Indio durante 40 a√Īos; primero por el autogobierno y despu√©s por la soberan√≠a. La divisi√≥n territorial entre la India y Pakist√°n desat√≥ la violencia y supuso la p√©rdida de cientos de miles de vidas. La aceptaci√≥n por parte de Gran Breta√Īa y de los otros dominios en (1950) del nuevo estatus de rep√ļblica de la India se considera en la actualidad como el inicio de la moderna Commonwealth.

Birmania obtuvo la independencia en (1948) fuera de la Commonwealth, Ceilán (1948) y Malaya (1957) dentro de la misma. El mandato británico en Palestina concluyó en (1948) con la retirada de las tropas y una guerra abierta entre la población árabe y la población judía del territorio. En el Mediterráneo, la guerrilla chipriota promovida por partidarios de la unión con Grecia concluyó en 1960 con un Chipre independiente.

El final del Imperio brit√°nico en √Āfrica lleg√≥ con una rapidez excepcional, a menudo dejando a los nuevos estados en una mala situaci√≥n para abordar los retos que planteaba la soberan√≠a: La independencia de Ghana en (1957) tras diez a√Īos de lucha pol√≠tica, fue seguida por la de Nigeria (1960), Sierra Leona y Tanganyika (1961), Uganda (1962), Kenia y Zanz√≠bar (1963), Gambia (1965), Botsuana (antigua Bechuanalandia) y Lesotho (antigua Basutolandia) (1966), y Suazilandia (1968).

A la retirada brit√°nica del sur y del este de √Āfrica la complicaba la situaci√≥n de los pobladores blancos de las regiones: El levantamiento Mau Mau en Kenia ya hab√≠a mostrado las posibilidades de conflicto, en un contexto en el que los blancos eran terratenientes reluctantes a las reformas democr√°ticas. El gobierno minoritario de los blancos en Sud√°frica continu√≥ siendo un quebradero de cabeza para la Commonwealth hasta el final del sistema de apartheid en 1994.

Aunque la Federaci√≥n de Rhodesia y Nyasaland, dominada por los blancos, concluy√≥ con la independencia de Malawi (antigua Nyasaland) y Zambia (antigua Rhodesia del Norte) en 1964, la minor√≠a blanca de Rhodesia del Sur, (una colonia autogobernada desde 1923) declar√≥ su independencia. El apoyo del gobierno de Sud√°frica mantuvo el r√©gimen hasta 1979, a√Īo en el que se alcanz√≥ un acuerdo, basado en la voluntad de la mayor√≠a, del que surgi√≥ un independiente Zimbabue.

La mayor parte de los territorios brit√°nicos en el Caribe opt√≥ por una independencia por separado, tras el fracaso de la Federaci√≥n de las Indias Occidentales (1958‚Äď1962): a Jamaica y Trinidad y Tobago (1962) las sigui√≥ Barbados (1966) y las islas m√°s peque√Īas del Caribe oriental alcanzaron la independencia en los a√Īos setenta y ochenta. Al final de la cesi√≥n por 99 a√Īos de los Nuevos Territorios, todo Hong Kong fue devuelto a China en 1997.

Extensión

En 1921, el Imperio brit√°nico constaba de los siguientes territorios:

Imperio Brit√°nico en 1921.

√Āfrica

América y el Atlántico del norte

Asia

Europa

Gibraltar, territorio de Reino Unido es reclamada por Espa√Īa. Se encuentra en la lista del Comit√© de Descolonizaci√≥n de las Naciones Unidas.

Pacífico

Territorios perdidos por el Imperio brit√°nico antes de 1921

Territorios de Ultramar actuales

En la actualidad, solamente unos pocos territorios permanecen bajo administraci√≥n brit√°nica, principalmente debido a que no ser√≠an viables como Estados soberanos. Los √ļltimos Territorios de Ultramar son:

Territorios de Ultramar que poseen un autogobierno importante

Otros Territorios de Ultramar

Dependencias de la Corona en las Islas Brit√°nicas (fuera del Reino Unido y la UE)

Véase también

Bibliografía

Referencias

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Imperio brit√°nico ‚ÄĒ Durante las primeras d√©cadas del siglo XX, el Imperio brit√°nico abarcaba una poblaci√≥n de entre 400 y 500 millones de personas y unos 30 millones de kil√≥metros cuadrados, lo que significaba aproximadamente una cuarta parte de la poblaci√≥n mundial ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Imperio Brit√°nico y el Museo de la Commonwealth ‚ÄĒ el Imperio Brit√°nico y el Museo de la Commonwealth era un museo en Bristol, Reino Unido para explorar la historia del Imperio Brit√°nico y el efecto de la dominaci√≥n colonial brit√°nica en el resto del mundo. El museo ten√≠a un d ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Orden del Imperio Brit√°nico ‚ÄĒ Este art√≠culo o secci√≥n necesita referencias que aparezcan en una publicaci√≥n acreditada, como revistas especializadas, monograf√≠as, prensa diaria o p√°ginas de Internet fidedignas. Puedes a√Īadirlas as√≠ o avisar ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Conferencia Econ√≥mica del Imperio Brit√°nico ‚ÄĒ La Conferencia Econ√≥mica del Imperio Brit√°nico (tambi√©n conocida como la Conferencia Econ√≥mica Imperial o la Conferencia de Ottawa) fue una conferencia que tuvo lugar en 1932, entre colonias brit√°nicas y los dominios aut√≥nomos, con el objetivo de ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Oficial del Imperio Brit√°nico ‚ÄĒ Anverso y reverso de la Medalla de la Orden del Imperio Brit√°nico. La Excelent√≠sima Orden del Imperio Brit√°nico es una Orden de Caballer√≠a brit√°nica, instituida el 4 de junio de 1917 por el rey Jorge V. La pertenencia a la orden es otorgada por… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Brit√°nico (Racine) ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Estrenada el 16 de diciembre de 1669, Brit√°nico (Britannicus) es la segunda de las grandes tragedias del dramaturgo franc√©s Racine. Por primera vez, el autor usa un tema procedente de la historia romana. El emperador ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Imperio lunda ‚ÄĒ 1665‚Äď1884 ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • imperio ‚ÄĒ sustantivo masculino 1. Organizaci√≥n pol√≠tica superior al reino, en que un Estado extiende su dominio a otros pa√≠ses: el imperio espa√Īol, el imperio brit√°nico. 2. Conjunto de territorios que se hallan bajo esta organizaci√≥n: Hispania formaba… ‚Ķ   Diccionario Salamanca de la Lengua Espa√Īola

  • brit√°nico ‚ÄĒ brit√°nico, ca adjetivo britano, ingl√©s. Britano y brit√°nico se refieren a la antigua Britania. Brit√°nico tambi√©n hace referencia a las cosas y personas del Reino Unido (imperio brit√°nico, s√ļbdito brit√°nico), que es sustituido con frecuencia por… ‚Ķ   Diccionario de sin√≥nimos y ant√≥nimos

  • Imperio ruso ‚ÄĒ –†–ĺ—Ā—Ā–ł–Ļ—Ā–ļ–į—Ź –ė–ľ–Ņ–Ķ—Ä–ł—Ź Ras√≠yskaya Imp√©riya Imperio ruso ‚Üź ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.