Consecuencias de la Guerra de las Malvinas

ÔĽŅ
Consecuencias de la Guerra de las Malvinas
Seg√ļn la Constituci√≥n argentina, la causa Malvinas es un asunto irrenunciable del pueblo argentino. Pintada en Los Antiguos, provincia de Santa Cruz.

Las consecuencias de la Guerra de las Malvinas fueron políticas, militares y sociales. La Guerra de las Malvinas fue el primer conflicto aeronaval moderno en que se enfrentaron armas de alta tecnología. Fue un enfrentamiento entre dos naciones occidentales, aliadas de Estados Unidos en la Guerra Fría que se libraba por aquel entonces. Se violaron tratados, se cometieron excesos, hubo guerras secretas paralelas. La Guerra de las Malvinas tuvo consecuencias.

Contenido

Consecuencias militares

SALDO GENERAL DE LA GUERRA DE LAS MALVINAS
Pérdidas argentinas Pérdidas británicas
Buques de guerra:
Hundidos: 4 6
Da√Īados de gravedad: 1 15
Buques de apoyo: 6 9
Aviones de guerra: 58 11
Aviones de apoyo: 2 0
Helicópteros: 11 24
Vidas humanas: 649 258
Heridos: 1.068 777

La Guerra de las Malvinas revel√≥ que en entornos costeros, la guerra aeronaval no hab√≠a variado gran cosa desde la Segunda Guerra Mundial. La mayor√≠a de buques hundidos se perdieron a manos de aviones realizando ¬ępasadas¬Ľ con bombas, cohetes y ca√Īones. Esto condujo a la implementaci√≥n de poderosos medios de defensa terminal antia√©rea en los buques de las siguientes d√©cadas.

  • El misil ya era un arma apreciada en 1982, pero a partir de ese momento adquiri√≥ una relevancia enorme tanto en sus variantes a√©reas como de superficie. En particular, la letal eficacia demostrada por los Exocet en lucha antibuque como la demostrada por los Sidewinder en combate a√©reo influy√≥ decisivamente en la mentalidad militar mundial. Todos los buques de guerra posteriores a 1982 llevan alg√ļn tipo de defensa antimisil, aunque √©sta nunca se haya demostrado demasiado efectiva.
  • Se puso en evidencia que el concepto de ¬ęproyecci√≥n de fuerza¬Ľ era especialmente v√°lido, pues pueden producirse conflictos imprevistos que no se libren en las inmediaciones del propio territorio o pa√≠ses aliados.
  • Qued√≥ n√≠tidamente demostrada la eficacia de los submarinos modernos a la hora de contener a una flota enemiga. La carencia de submarinos modernos por parte de Argentina y su disponibilidad por parte del Reino Unido fue decisiva para otorgar a este √ļltimo el dominio del mar.
  • La vulnerabilidad de los buques brit√°nicos frente a los ataques a√©reos por parte de la aviaci√≥n argentina resultaron en una dura ense√Īanza no solo para el Reino Unido, sino para casi todas las fuerzas navales del mundo, que vieron la necesidad de modernizar los radares y las defensas misil√≠sticas de sus buques con nuevas protecciones como el sistema de defensa en zona.[1]
  • Se demostr√≥ que aviones de caza modernos subs√≥nicos pero con electr√≥nica de punta (medidas, contramedidas electr√≥nicas y misiles aire-aire) y pilotos bien preparados (Harrier brit√°nicos) eran superiores sobre aviones de caza supers√≥nicos de alta velocidad pero con una electr√≥nica m√°s antigua y misiles de primera generaci√≥n Matra 530 y Magic I (Mirage argentinos).
  • El conflicto dej√≥ a las Fuerzas Armadas de Argentina completamente debilitadas tanto en sus equipos, como en el personal y en su moral. Perdi√≥ supremac√≠a en la regi√≥n y con una desprestigiada c√ļpula militar, las inversiones y gastos militares fueron anulados hasta el presente, ya que los sucesivos gobiernos fijaron como pol√≠tica de estado no tener hip√≥tesis de conflictos y resolver todo por v√≠a diplom√°tica.
  • Qued√≥ establecido que la superioridad de entrenamiento de los recursos humanos es decisiva para la victoria. Fue el principio del fin de los ej√©rcitos de recluta obligatoria, un proceso de desaparici√≥n a√ļn en curso, y el disparadero de los ej√©rcitos profesionales de voluntarios altamente especializados. Dicho en otras palabras: se pudo comprobar que era mucho m√°s efectivo contratar tropas profesionales como hizo Gran Breta√Īa, que mantener un ej√©rcito regular sobre la base de reclutas de un servicio militar obligatorio.
Port Stanley (Puerto Argentino) en 2003. Catedral de la Iglesia de Cristo.

Consecuencias políticas

Monumento conmemorativo a los caídos argentinos en la Guerra de las Malvinas en Ushuaia (Argentina).
  • La derrota argentina en la guerra impidi√≥ la invasi√≥n a Chile que hab√≠a planeado Galtieri y la marina de guerra tras una exitosa campa√Īa en las Malvinas/Falklands. En una entrevista con la revista Perfil, el entonces Comandante en Jefe de la Fuerza A√©rea Argentina, Basilio Lami Dozo, dio a conocer las intenciones de Galtieri: ‚ÄúQue [los chilenos] saquen el ejemplo de lo que estamos haciendo ahora porque despu√©s les toca a ellos‚ÄĚ.[2] Tambi√©n Oscar Camili√≥n, el √ļltimo ministro de Relaciones Exteriores de Argentina antes de la guerra (29 marzo 1981 al 11 diciembre 1981), en sus "Memorias Pol√≠ticas", confirm√≥ el plan argentino de invasi√≥n: ¬ęLos planes militares eran, en la hip√≥tesis de resolver el caso Malvinas, invadir las islas en disputa en el Beagle. Esa era la decisi√≥n de la Armada‚Ķ¬Ľ.[3] Algunos sectores de la opini√≥n p√ļblica argentina ya anunciaban abiertamente en los medios la pr√≥xima invasi√≥n a Chile, como el periodista Manfred Sch√∂nfeld en el peri√≥dico "La Prensa" del 2 de junio de 1982: ¬ęPara nosotros no lo estar√° [terminada la guerra], porque, inmediatamente despu√©s de barrido el enemigo de las Malvinas, debe serlo de las Georgias, Sandwich del Sur y de todos los dem√°s archipi√©lagos australes argentinos,...¬Ľ.[4] Estos planes, de larga data, son ampliamente conocidos[5] con excepci√≥n de Argentina, donde no son a√ļn reconocidos por la dirigencia pol√≠tica, mas a√ļn se queja p√ļblicamente de la falta de apoyo de Chile. Posteriormente fue posible la firma del tratado de 1984 con Chile[6] [7]
  • La guerra empeor√≥ a√ļn m√°s la situaci√≥n econ√≥mica argentina y signific√≥ un severo golpe para la moral del pa√≠s, del que tardar√≠a mucho en recuperarse. Leopoldo Galtieri cay√≥ en desgracia y tuvo que renunciar a la presidencia a los tres d√≠as de la derrota, siendo sustituido por Alfredo Oscar Saint-Jean, que a su vez fue suplantado dos semanas despu√©s por Reynaldo Bignone. Pero la Junta Militar estaba herida de muerte. Un a√Īo y medio despu√©s el √ļltimo militar entregaba el poder a Ra√ļl Ricardo Alfons√≠n, primer presidente elegido democr√°ticamente desde el golpe de Estado de 1976.
  • El sector de la sociedad que antes se hab√≠a girado siempre a los militares para que ¬ęenderezaran¬Ľ las cosas cuando √©stas iban mal, comenz√≥ a pensar que √©stos carec√≠an en realidad de habilidades pol√≠ticas, con lo que la mentalidad golpista fue disolvi√©ndose en Argentina durante los siguientes a√Īos.
  • En el Reino Unido, la victoria sac√≥ al gobierno de Margaret Thatcher del agujero en que se encontraba por sus duras pol√≠ticas sociales de corte neoliberal y gan√≥ las elecciones de 1982 con la m√°s amplia mayor√≠a que hab√≠a tenido un candidato desde 1935. Esto le permiti√≥ afrontar con mucha fuerza todos los conflictos con amplias capas de la poblaci√≥n derivados de las pol√≠ticas mencionadas que se produjeron en los a√Īos subsiguientes y seguir en el poder hasta 1990.
"Qué pasó con el chocolate que le envié a un soldado". Detalle de la portada de una revista Gente de 1982: Investigación sobre el destino incierto de las donaciones argentinas al Fondo Patriótico.[8]
  • La Guerra de las Malvinas signific√≥ el final, en la pr√°ctica, del Tratado Interamericano de Asistencia Rec√≠proca (TIAR), pues el m√°s poderoso de sus componentes, Estados Unidos, decidi√≥ deshonrarlo de facto para aliarse con la otra parte en el conflicto. Tambi√©n signific√≥ un fracaso para la ONU y para la diplomacia de numerosas naciones.
  • Por el contrario, la Guerra de las Malvinas reforz√≥ la ¬ęrelaci√≥n especial¬Ľ entre Estados Unidos y el Reino Unido, dando lugar a un atlantismo extremo que en tiempos recientes ha significado profundas divisiones en el proceso de construcci√≥n de la Uni√≥n Europea. No obstante, Estados Unidos vot√≥ en noviembre de 1982 a favor de una resoluci√≥n de Naciones Unidas instando a las partes a renegociar el conflicto. Por su parte, el resto de los pa√≠ses de la Uni√≥n Europea levant√≥ las sanciones a Argentina en cuanto la guerra hubo terminado.
  • En la actualidad, las relaciones entre Argentina y el Reino Unido pueden calificarse de regulares. Hay un ¬ępar√©ntesis de silencio¬Ľ sobre la cuesti√≥n malvinense. En 1985 Londres concedi√≥ a los habitantes el derecho a la autodeterminaci√≥n; teniendo en cuenta que √©stos son y se sienten brit√°nicos en su inmensa mayor√≠a, no parece que signifique gran cosa. En 1990 se restablecieron las relaciones diplom√°ticas entre ambos pa√≠ses. En 1999 desapareci√≥ del aeropuerto de Buenos Aires el cartel ¬ęLas Malvinas son nuestras¬Ľ. En 2001, el Primer Ministro brit√°nico Tony Blair visit√≥ oficialmente Argentina. Los archipi√©lagos siguen en las mismas manos que estaban el d√≠a anterior al inicio del conflicto. Las relaciones bilaterales son igualmente cordiales, aunque los sucesivos gobiernos argentinos desde la guerra no cedieron jam√°s en su reclamo.

La información clasificada

Usualmente los gobiernos suelen mantener secretas durante 25 √≥ 30 a√Īos ciertas informaciones delicadas para la opini√≥n p√ļblica. En el caso de las informaciones clasificadas en manos de la corona brit√°nica acerca de la Guerra de las Malvinas, una vez finalizado el conflicto, ¬ęel gobierno de ese pa√≠s decret√≥ que su publicaci√≥n s√≥lo podr√° realizarse en el a√Īo 2082¬Ľ.[cita requerida]

En el a√Īo 2005, en el programa Informe Especial[9] sali√≥ a luz el apoyo que Chile le prest√≥ al Reino Unido. Uno de los miembros de la Junta Militar de Chile, el General Fernando Matthei, afirm√≥ que Chile apoy√≥ al Reino Unido. Aviones brit√°nicos con insignias chilenas sobrevolaban la Patagonia chilena y usaban bases chilenas como centros de operaciones. Adem√°s un gran n√ļmero de soldados chilenos se trasladaron al sur de Chile a las fronteras, alarmando a Argentina y provocando que tropas argentinas se trasladaran a esa zona. Finalmente se supo que Chile hab√≠a ayudado al Reino Unido porque en caso de una victoria argentina, el pr√≥ximo objetivo ser√≠an ellos, dado que saldr√≠an fortalecidos de la guerra y volver√≠an a reflotar el conflicto por las islas Nueva, Picton y Lennox (Operaci√≥n Soberan√≠a), con el cual ambos pa√≠ses estuvieron a pocas horas de una guerra en 1978 [10] Seg√ļn Basilio Lami Dozo, jefe de la Fuerza A√©rea Argentina durante la guerra de las Malvinas, el propio Galtieri le comunic√≥ en una reuni√≥n que Chile ser√≠a el siguiente en la guerra:

‚ÄúQue [los chilenos] saquen el ejemplo de lo que estamos haciendo ahora porque despu√©s les toca a ellos‚ÄĚ.[11]

Tambi√©n Oscar Camili√≥n, el √ļltimo ministro de Relaciones Exteriores de Argentina antes de la guerra (29 marzo 1981 al 11 diciembre 1981), en sus "Memorias Pol√≠ticas", confirm√≥ el plan argentino de invasi√≥n:

¬ęLos planes militares eran, en la hip√≥tesis de resolver el caso Malvinas, invadir las islas en disputa en el Beagle. Esa era la decisi√≥n de la Armada‚Ķ¬Ľ.[12]

Algunos sectores de la opini√≥n p√ļblica argentina ya anunciaban abiertamente en los peri√≥dicos la pr√≥xima invasi√≥n a Chile, como el periodista Manfred Sch√∂nfeld en el peri√≥dico "La Prensa" del 2 de junio de 1982 (cuando en Argentina la guerra a√ļn se consideraba ganada):

¬ęPara nosotros no lo estar√° [terminada la guerra], porque, inmediatamente despu√©s de barrido el enemigo de las Malvinas, debe serlo de las Georgias, Sandwich del Sur y de todos los dem√°s archipi√©lagos australes argentinos,...¬Ľ.[13]

Se supo tambi√©n que Per√ļ, gobernado en esos a√Īos por Fernando Bela√ļnde Terry, no s√≥lo apoy√≥ a Argentina diplom√°ticamente, sino tambi√©n militarmente y con acciones de inteligencia, pertrechos militares y medicinas. Adem√°s Per√ļ moviliz√≥ su flota naval al sur, frontera que comparte con Chile, con el prop√≥sito de neutralizar el movimiento militar chileno a la Patagonia. Las fuerzas armadas peruanas estaban listas para entrar en acci√≥n si Chile tomaba parte en el conflicto[cita requerida]. Per√ļ fue uno de los pocos aliados de Argentina que la apoy√≥ abiertamente durante el conflicto.

Supuesto uso de armamento nuclear

En 2003, el Reino Unido reconoció que su flota durante la Guerra de las Malvinas había contado con cargas de profundidad nucleares, si bien el ministro británico de defensa confirmó que esos navíos no estuvieron próximos de la zona del conflicto. Independientemente, el entonces presidente argentino Néstor Kirchner exigió que el Reino Unido presentara disculpas a la Argentina por "el lamentable y monstruoso acto" de desplegar armas nucleares en sus buques de guerra.[14]

La publicaci√≥n del libro "Rendez-vous: The Psychoanalysis of Francois Mitterrand‚ÄĚ, de Ali Magoudi, psicoanalista de Mitterrand, que sali√≥ a luz 10 a√Īos despu√©s de la muerte del mismo, caus√≥ revuelo. En el libro se afirma que Thatcher amenaz√≥ con el uso de armas nucleares a menos que Francia cediera al Reino Unido los c√≥digos de los misiles Exocet. Estos misiles los compr√≥ Argentina a Francia y fueron utilizados con √©xito en el conflicto. Las afirmaciones del libro de Magoudi nunca fueron confirmadas por fuentes oficiales brit√°nicas o francesas.[15] Otros informes incluso desmienten la existencia de ese tipo de c√≥digos.[16] [17]

Crímenes de guerra contra soldados argentinos en las Malvinas

Seg√ļn el informe de la comisi√≥n militar argentina, soldados brit√°nicos mataron a siete soldados heridos y a tres prisioneros de guerra argentinos, a los que obligaron a realizar tareas peligrosas en el campo de batalla.[18] El 1 de junio de 1982, una patrulla de soldados del Regimiento 12 de Infanter√≠a fue obligada a realizar tareas peligrosas bajo amenaza de pasar la noche a la intemperie, y durante una explosi√≥n murieron tres de sus compa√Īeros.[19] El diario ingl√©s ¬ęThe Independent¬Ľ tambi√©n se√Īal√≥ como responsable de cr√≠menes de guerra contra soldados correntinos y chaque√Īos a un piloto de helic√≥ptero brit√°nico, quien rehus√≥ evacuar a un malherido joven conscripto, quien tiempo despu√©s falleci√≥.[20] Los soldados brit√°nicos tambi√©n mataron a cinco soldados argentinos que se replegaban luego de haberse ordenado la rendici√≥n, seg√ļn asegur√≥ V√≠ctor Cat√°, vicepresidente en 1996 de la Casa del Veterano de Guerra.[21]

En 2009, ex combatientes de las Malvinas contaron las vejaciones a las que fueron sometidos por parte de 70 oficiales y suboficiales durante el conflicto b√©lico. El veterano Jos√© Mart√≠n Aran√≠bar, que apoy√≥ la investigaci√≥n que lleg√≥ a la Justicia, coment√≥ a El Mundo que "esta megacausa contiene todos los delitos: vej√°menes, torturas, servidumbre, heridas graves, abandono de persona e incluso dos muertes; la de un soldado que al parecer fue fusilado por un cabo y otro que muri√≥ de hambre al ser abandonado".[22] Todas las fuentes militares coinciden que los soldados Roque Evaristo S√°nchez y Avelino Nestor Oscar Pegoraro murieron combatiendo heroicamente, mientras que pudieron haber muerto por expresas √≥rdenes de sus jefes, seg√ļn unas o otras fuentes.[23] Tambi√©n existe pol√©mica por la muerte del soldado Rito Portillo,[24] que muri√≥ por fuego amigo seg√ļn la versi√≥n militar, mientras que otros tienden a considerar que se lo fusil√≥ por orden de un cabo. ‚ÄúNuestros compa√Īeros murieron por las balas‚Ķ no de hambre y fr√≠o‚ÄĚ, asegur√≥ Walter Rogido, de la Federaci√≥n de Veteranos de Malvinas de Corrientes, al hacer referencia ‚Äďsin nombrarlos‚Äď a lo relatado por los testimonios presentados por los ex soldados correntinos que denunciaron muertes por fusilamiento y por inanici√≥n de parte de algunos militares argentinos.[25] El veterano C√©sar Trejo se√Īal√≥ en una entrevista por radio que la ministra de Defensa, Nilda Garr√©, estaba "promoviendo una pol√≠tica de Estado confusa".[26] Uno de los impulsores de la investigaci√≥n, el presidente del Centro de Ex Combatientes de Malvinas (CECIM La Plata),[27] Ernesto Alonso dijo que "A Malvinas no fueron las Fuerzas Armadas del Ej√©rcito del general San Mart√≠n, sino una banda de asesinos entrenados en reprimir y desaparecer".[22] No todos est√°n de acuerdo con esta afirmaci√≥n. El ex conscripto Fernando Cangiano mantiene que: "Desde el fin de la guerra se ha pretendido, no sin √©xito, urdir una trama discursiva en torno a un supuesto sadismo enfermizo de los oficiales y suboficiales argentinos, en contraposici√≥n con la pueril ingenuidad e impotencia de los soldados conscriptos, a quienes se calific√≥ piadosamente de "chicos de la guerra"".[28] Luego de la determinaci√≥n judicial en noviembre de 2009, que no considera a los estaqueamientos en Malvinas como delitos de lesa humanidad, Mauricio Ramos, Presidente de la Asociaci√≥n veteranos de guerra continentales, legitim√≥ la decisi√≥n argumentando que ‚Äúno olvidemos que estaban en vigor las leyes del r√©gimen militar que establec√≠an que si uno comet√≠a traici√≥n a la Patria, podr√≠a ser fusilado‚ÄĚ.[29] En diciembre de 2009, despu√©s del esc√°ndalo que caus√≥ la revelaci√≥n de c√≥mo el Dr. Pablo Andr√©s Vassel habr√≠a conseguido que varios ex combatientes testificaran contra sus oficiales y suboficiales, el Dr. Vassel, quien inici√≥ las denuncias de ex combatientes correntinos por vej√°menes y torturas en Malvinas, renunci√≥ como Subsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Corrientes.[30]

Veteranos de guerra de Malvinas no reconocidos

Durante el a√Īo 1982, en plena guerra de Malvinas, muchos soldados en el continente, como marineros en el mar, cumplieron misiones de alto riesgo. Michael Beetham, Jefe del Estado Mayor A√©reo le propuso al gabinete brit√°nico atacar al continente argentino con bombarderos argumentando que hab√≠a muchas bases a√©reas importantes entre Trelew y Rio Grande.[31] El portaaviones ARA Veinticinco de Mayo particip√≥ en la captura de las islas y a principios de mayo estaba prepar√°ndose para un enfrentamiento con la flota brit√°nica, que no fue posible por mal tiempo. La Armada Argentina en 1994 inform√≥ que ten√≠an derecho a considerarse veteranos de Malvinas a las tripulaciones del Portaaviones 25 de Mayo, los destructores H√©rcules, Sant√≠sima Trinidad, Comodoro Py, Comodoro Segui, Hip√≥lito Bouchard y Piedrabuena, las corbetas Drummond, Guerrico y Granville, los buques Punta M√©danos, Cabo San Antonio, Gurruchaga, Somellera, los petroleros Campo Durand, Puerto Rosales y R√≠o Cincel, los transportes Mar del Norte y C√≥rdoba y los submarinos San Luis y Santa Fe. Sin embargo, no se reconoce a los m√°s de 10.000 marineros que participaron en las riesgosas misiones como veteranos. M√°s de 10.000 soldados[32] que cumplieron misiones custodiando la Patagonia, as√≠ como en Tierra del Fuego, tampoco son reconocidos como veteranos y son denunciados como ¬ęfalsos ex combatientes¬Ľ.[33] No obstante, los primeros argentinos muertos despu√©s de la recuperaci√≥n de las Malvinas, fueron los tripulantes de un helic√≥ptero de Bell UH-1H, muertos posiblemente por el accionar de los comandos brit√°nicos al que fueron a interceptar en la zona de Caleta Olivia.[34] Al anochecer del 16 de mayo, un submarino brit√°nico intent√≥ dejar comandos en la base de R√≠o Grande, siendo repelido por fuego del destructor ARA Bouchard.[35]

El 20 de mayo, un helic√≥ptero brit√°nico Sea King fue baleado al sobrevolar posiciones de los soldados del Regimiento 24 destacados en Santa Cruz y a los d√≠as siguientes afirman que se produjo un intercambio de fuego con los infiltrados de la tripulaci√≥n.[36] El incidente, que desencaden√≥ una de las noches m√°s movidas en Comodoro Rivadavia para las tropas argentinas, se produjo entre la noche del 22 y la madrugada del 23 de mayo de 1982. ¬ęFue una de las alertas rojas m√°s grandes que hubo¬Ľ, record√≥ Marcelo D√≠az, quien integraba el Regimiento de Infanter√≠a 1. ¬ęA la ma√Īana, ya con la luz del d√≠a, se encontraron cuatro o cinco gomones en la costa. Hab√≠a gente que hab√≠a desembarcado. A los cinco d√≠as se encontraron cuatro o cinco personas que eran ingleses, vestidos de civil, de traje y corbata, con maletines que adentro ten√≠an armas¬Ľ, agreg√≥.[37] A partir del 22 de mayo, la Fuerza A√©rea de Chile env√≠a a la base a√©rea Punta Arenas un escuadr√≥n de 12 cazabombarderos Hawker Hunter (Las Panteras Negras) reci√©n llegados de Gran Breta√Īa poniendo en alerta a toda la guarnici√≥n de Rio Grande.[38] Al d√≠a siguiente, en el transcurso de un vuelo de reconocimiento ofensivo fallece, al precipitarse sobre el Golfo de San Jorge, el alf√©rez Mario Luis Valko pilotando un avi√≥n IA-58 Pucar√°. Tambi√©n muere el subteniente Juan Omar Abraham, quien se hab√≠a internado diez kil√≥metros al sur de Caleta Olivia con la playa bajante y desapareci√≥. Fue encontrado ahogado, al sur de la r√≠a, el 25 de mayo. El 4 de junio, una secci√≥n del Regimiento del Infanter√≠a de Monta√Īa 37, en las cercan√≠as de la frontera chilena, observ√≥ a dos hombres a los cuales dio el alto.[39] Los individuos portaban mochilas y al ser advertidos de parar uno se dio a la fuga esgrimiendo un arma y el otro fue capturado. Dec√≠a ser un ciudadano con pasaporte neozeland√©s. Tras su captura las noticias se propagaron r√°pidamente sobre un turista neozeland√©s apresado en R√≠o Gallegos y el tipo fue liberado a pesar de las protestas del General de Brigada Osc√°r Guerrero, jefe de la guarnici√≥n R√≠o Gallegos.

Hoy los ex movilizados que pelearon desde el continente exigen ser reconocidos como veteranos de guerra. La esperanza de los ex movilizados se basa en un proyecto de ley presentado por el senador nacional Miguel √Āngel Pichetto, que propone reconocer como veteranos a todos los conscriptos movilizados en el sur del continente. ‚ÄúSer√≠a una estafa moral equiparar a los veteranos con los movilizados‚ÄĚ, afirm√≥ Ernesto Alonso,[40] presidente del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas de La Plata (CECIM).

Referencias

  1. ‚ÜĎ Juan Jos√© Fern√°ndez Mart√≠n, Fragata √Ālvaro de Baz√°n, cuesti√≥n de tecnolog√≠a, n¬ļ 18 de Fuerza Naval, MC Ediciones, Valencia, febrero de 2004.
  2. ‚ÜĎ Revista Perfil, Despues Chile del 22 de noviembre de 2009, retrieved 22 November 2009
  3. ‚ÜĎ Oscar Camilion, Memorias pol√≠ticas, Editorial Planeta, Buenos Aires, 1999, pag. 281
  4. ‚ÜĎ Todos los art√≠culos de Sch√∂nfeld en la Prensa desde el 10.01.82 al 02.09.82 est√°n publicados en "La Guerra Austral", Manfred Sch√∂nfeld, Desaf√≠o Editores S.A., 1982, ISBN 950-02-0500-9
  5. ‚ÜĎ por ejemplo Kalevi Jaakko Holsti, The State, War, and the State of War Cambridge Studies in International Relations, 1996, 271 pages, ISBN 0-521-57790-X. en here en la p√°gina 160:
    ¬ęDisplaying the mentality of the Argentine military regime in the 1970s, as another example, there was "Plan Rosario" accordingto which Argentina would attack the Malvinas and then turn to settle the Beagle Channel problem by force. The sequence, according to the plan, could also be reversed.¬Ľ
  6. ‚ÜĎ "A history of Chile, 1808-1994" de Simon Collier and William F. Sater, Cambridge University Press, aqu√≠, p√°g. 364:
    "La derrota argentina ante Gran Breta√Īa en la guerra de las Malvinas (Abril-Junio 1982) - durante la cual Chile dio asistencia discreta y confidencial a los Brit√°nicos - impidi√≥ la alternativa de aventuras militares en la zona"
    (original en inglés: "Argentina's defeat by Great Britain in the brief Falklands War (April-June 1982) - during which Chile gave descreet and totally unpublicized assistance to the British - dispelled the prospect of further military adventures from that quarter.")
  7. ‚ÜĎ "The Vatican Mediation of the Beagle Channel Dispute: Crisis Intervention and Forum Building", de Mark Laudy, aqu√≠, p√°g. 306:
    "Lo que definitivamente cambió la situación y facilitó el acuerdo sobre la disputa [del Beagle] fue la guerra de las Malvinas y el subsecuente retorno a un gobierno democrático en Buenos Aires"
    (Original en inglés: "What ultimately changed that situation and facilitated the eventual settlement of the dispute was the Falkland Islands War and the subsequent return to democratic government in Buenos Aires.")
  8. ‚ÜĎ Calvo, Pablo (03). Grupo Clar√≠n (ed.): ¬ęEl oro de Malvinas: c√≥mo se esfum√≥ la mayor colecta de la historia argentina¬Ľ. Zona (suplemento del Diario Clar√≠n). Consultado el 28 de marzo de 2009.
  9. ‚ÜĎ "Informe Especial" de Televisi√≥n Nacional de Chile.
  10. ‚ÜĎ C√≥mo Juan Pablo II evit√≥ una guerra entre Argentina y Chile, Diario Digital ForumLibertas, 5 de diciembre de 2008
  11. ‚ÜĎ Revista Perfil, Despues Chile del 22 de noviembre de 2009, retrieved 22 November 2009
  12. ‚ÜĎ Oscar Camilion, Memorias pol√≠ticas, Editorial Planeta, Buenos Aires, 1999, p√°g. 281
  13. ‚ÜĎ Todos los art√≠culos de Sch√∂nfeld en la Prensa desde el 10.01.82 al 02.09.82 est√°n publicados en "La Guerra Austral", Manfred Sch√∂nfeld, Desaf√≠o Editores S.A., 1982, ISBN 950-02-0500-9
  14. ‚ÜĎ Argentina demands UK nuke apology, CNN News, December 7, 2003.
  15. ‚ÜĎ Margaret Thatcher Threatened to Use Nukes During Falkland Islands War
  16. ‚ÜĎ Stopping accidents before they've happened
  17. ‚ÜĎ De-alerting and De-activating Strategic Nuclear Weapons
  18. ‚ÜĎ El Mundo, 10 de agosto de 1994, Argentina afirma que posee pruebas de los cr√≠menes de guerra brit√°nicos en las Malvinas
  19. ‚ÜĎ Cuatro chaque√Īos excombatientes en Malvinas pedir√°n a Cristina una denuncia por cr√≠menes de guerra
  20. ‚ÜĎ War heroes or murderers?: A police inquiry must rule when death on the battlefield is a crime
  21. ‚ÜĎ Reclamo argentino por los cr√≠menes en Malvinas
  22. ‚ÜĎ a b Las torturas a soldados en Malvinas, un delito de 'lesa humanidad'
  23. ‚ÜĎ [http://www.momarandu.com/amanoticias.php?a=7&b=0&c=65168 25 DE ANIVERSARIO. Momarandu.com con un ex soldado que presenci√≥ torturas en Malvinas]
  24. ‚ÜĎ De acuerdo al mayor m√©dico Andino Luis Francisco Quinci: Recuerdo el nombre de un soldado que muri√≥, al que yo mismo enterr√©. Se llamaba Rito Portillo, un morochito de Marina. Vino muy mal herido, ten√≠a una profunda herida en el abdomen con exposici√≥n de v√≠sceras. Lo atendimos pero... Llegu√© a conversar bastante con √©l. Lo √ļnico que me dec√≠a es que eso le dol√≠a mucho. No lloraba, no gritaba, no se quejaba en forma desmesurada. Se muri√≥ mansamente, mansamente... No dijo ninguna frase heroica ni nada. Solo se muri√≥ mansamente, diciendo que a √©l le dol√≠a. No fue ning√ļn sargento Cabral ni nada por el estilo. Se muri√≥, pero lo hizo sin gritos, hasta sin demagogia. Humildemente, como debe haber sido su vida... Asi quisiera morirme yo, de la misma manera.(HECTOR RUBEN SIMEONI, Malvinas: Contrahistoria, p√°ginas 152/153, Editorial In√©dita, 1984)
  25. ‚ÜĎ A 25 a√Īos de una guerra que duele. Veteranos negaron denuncias de los ex combatientes de Malvinas
  26. ‚ÜĎ Cr√≠ticas a Garr√© y respaldo para Bendini
  27. ‚ÜĎ El CECIM La Plata es un grupo de ex combatientes de la guerra de Malvinas que se form√≥ por ex combatientes del partido comunista de la Plata, liderados por Rodolfo Carrizo, ex soldado que realiz√≥ el servicio militar en el a√Īo 1981, luego de solicitar varias pr√≥rrogas por estudio. En 1983 se cambi√≥ el nombre a CECIM y Fernando Magno fue el primer presidente.
  28. ‚ÜĎ Malvinas y el ‚ÄúC√≥digo de honor‚ÄĚ. FERNANDO CANGIANO. Izquierda Nacional. Art√≠culo cargado en febrero de 2002
  29. ‚ÜĎ Estaqueamientos: ‚Äúel que dirig√≠a, deb√≠a tomar determinaciones dr√°sticas‚ÄĚ, sostienen los veteranos continentales
  30. ‚ÜĎ El denunciante por los estaqueos en Malvinas a punto de ser denunciado. 17/12/2009. www.cescem.org.ar.
  31. ‚ÜĎ De-ranged: global power and air mobility for the new millennium, Por Robert A. Colella, p. 56 DIANE Publishing, 2002
  32. ‚ÜĎ Veterano no reconocido Por Laura Alonso La Plata (diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires)
  33. ‚ÜĎ SOLIDARIDAD CON LOS COMPE√ĎEROS REPRIMIDOS Y DETENIDOS. Centro de Ex-Combatientes Islas Malvinas La Plata (CECIM)
  34. ‚ÜĎ Malvinas: submarinos ingleses y misiones secretas en Santa Cruz. Por Alberto Amato
  35. ‚ÜĎ [VETERANOS Y EXCOMBATIENTES DE LA GUERRA DE MALVINAS Y LA FUERZA A√ČREA SUR. Por el Brigadier General Ernesto Horacio Crespo. La Gaceta Malvinense]
  36. ‚ÜĎ La compa√Ī√≠a fantasma que le dispar√≥ al misterioso Sea King. Por Alberto Amato
  37. ‚ÜĎ Excombatientes de Malvinas denunciaron ataques brit√°nicos al continente durante el conflicto
  38. ‚ÜĎ New statesman, Volume 109 ,p. 8, Statesman and Nation Publication Co., 1985
  39. ‚ÜĎ Special Ops in the Malvinas, Por Javieri Aristu, Soldier of Fortune Magazine 1986
  40. ‚ÜĎ La batalla entre excombatientes y movilizados

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Guerra de las Malvinas ‚ÄĒ Este art√≠culo o secci√≥n sobre guerra e historia necesita ser wikificado con un formato acorde a las convenciones de estilo. Por favor, ed√≠talo para que las cumpla. Mientras tanto, no elimines este aviso puesto el 10 de febrero de 2011. Tambi√©n… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Guerra Sucia en la Argentina ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Para el t√©rmino en otros pa√≠ses, v√©ase Guerra sucia (desambiguaci√≥n). Con el t√©rmino Guerra Sucia en la Argentina se designa internacionalmente de modo habitual al r√©gimen de violencia indiscriminada, persecuciones,… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Guerra hispano-sudamericana ‚ÄĒ Para otros conflictos armados protagonizados en el Oc√©ano Pac√≠fico, v√©ase Guerra del Pac√≠fico (desambiguaci√≥n). Guerra hispano sudamericana (Primera) Guerra del Pac√≠fico Guerra contra Espa√Īa Combate del 2 de mayo , pintur ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Historia de las islas Malvinas ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Mapa de las islas Malvinas, con la toponimia argentina. Las islas Malvinas son un archipi√©lago ubicado en el mar Argentino, en el oc√©ano Atl√°ntico Sur, a una distancia m√≠nima de la Patagonia d ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Historia de las Islas Malvinas ‚ÄĒ Este art√≠culo o secci√≥n puede ser demasiado extenso(a). Algunos navegadores pueden tener dificultades al mostrar este art√≠culo. Por favor, considera separar cada secci√≥n por art√≠culos independientes, y luego resumir las secciones presentes en… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Terrorismo de Estado en Argentina en las d√©cadas de 1970 y 1980 ‚ÄĒ Este art√≠culo o secci√≥n puede ser demasiado extenso(a). Algunos navegadores pueden tener dificultades al mostrar este art√≠culo. Por favor, considera separar cada secci√≥n por a ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Periodismo de guerra ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda Desde la Antig√ľedad cl√°sica, la guerra ha sido contada y representada de mil modos. La An√°basis de Jenofonte es un espl√©ndido reportaje de guerra. Cuando Julio C√©sar escrib√≠a la Guerra de las Galias la hac√≠a llegar… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Anexo:Cronolog√≠a de la Guerra Fr√≠a ‚ÄĒ Aunque habitualmente se considera que la Guerra Fr√≠a se inici√≥ en 1947, en esta cronolog√≠a se tiene en cuenta algunas otras fechas importantes para los or√≠genes. Contenido 1 D√©cada de 1910 1.1 1914 1.2 1917 1.3 ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Los chicos de la guerra ‚ÄĒ Ficha t√©cnica Direcci√≥n Bebe Kamin Guion Bebe Kamin Daniel Kon Sonido Dolby ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Comandancia Pol√≠tica y Militar de las islas Malvinas ‚ÄĒ La Comandancia Pol√≠tica y Militar de las Islas Malvinas fue la segunda de las entidades pol√≠tico militares por v√≠a de las cuales las Provincias Unidas del R√≠o de la Plata ejercieron el control del archipi√©lago de las islas Malvinas. Contenido 1… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.