El ente de las revistas en la era nacionalsocialista

El ente de las revistas en la era nacionalsocialista


En el marco de la nueva organización de la prensa y de la propaganda NS el ente de las revistas - así como el resto de la prensa - fue controlado en tres niveles:

  • al interior del partido,
  • al interior del Estado, y,
  • dentro de la profesión misma.

El control al interior del partido, del estado y de las organizaciones gremiales recayó en un reducido número de jerarcas nacionalsocialistas ya que ellos representaban al mismo tiempo a las máximas autoridades en el sector y en sus respectivos campos de actividades en el Estado y en las corporaciones profesionales.

Al nivel del NSDAP, la responsabilidad directa del ente de la prensa escrita la tenían Max Amann, R. Rienhardt y Otto Dietrich, personas que a su vez detentaban los máximos cargos en la Cámara de la Cultura, en la Asociación de Editores de Periódicos y Revistas Alemanas y en el Ministerio de Propaganda. Es decir, ellos estaban investidos, paralelamente, con las funciones de editores, productores y controladores de los medios impresos.

Por ejemplo, la casa central editorial del NSDAP - "Franz Eher-Nachfolger GmbH" -, dirigida personalmente por M. Amann, no sólo fue la "cuna" oficial del órgano del NSDAP "Völkischer Beobachter" sino que al mismo tiempo, la casa editorial de revistas y semanarios más grande en la era de la Alemania-NS. Ya en 1937 M. Amann "adquirió" - después de su confiscación - la editorial "Ullstein-Verlag" (Ullstein era un editor de ascendencia judía), a partir de ese momento la editorial pasó a llamarse "Deutscher Verlag".

Hasta 1937 "Ullstein-Verlag" era la casa editorial que publicaba las revistas de contenidos generales de mayor tirada en Alemania, bajo ellas, la "Berliner Illustrirte Zeitung", una de las publicaciones semanales más vendida en Alemania. La "compra" del "Ullstein-Verlag" y su incorporación a la "Franz Eher-Nachfolger GmbH" permitió a M. Amann controlar - como empresario y editor - a una editorial que publicaba revistas de tirada masiva, determinar sus contenidos, sus diseños y decidir la tirada de las revistas del Ullstein-Verlag (y de la editorial central del NSDAP), pero al mismo tiempo, a través de su cargo como Presidente de la Cámara de la Prensa y - a través de R. Rienhardt como Presidente de la Asociación de Periódicos y Revistas Alemanes - dominar el ente de los medios impresos, que ya, de por sí, pertenecía en un 82 por cien al NSDAP.

O. Dietrich ejerció mayor influencia en los contenidos de las revista, en la medida que en él - como Vocero del Gobierno - recaía la responsabilidad de los despachos informativos, entre otros, de la NSK (Nationalsozialistische Korrespondenz = Correspondencia Nacionalsocialista), "agencia de noticias" a la cual todos los medios impresos estaban obligados de subscribir. Como Subsecretario del Ministerio de Propaganda, él tuvo la responsabilidad directa sobre las tres secciones que coordinaban y regulaban el quehacer de la prensa escrita (Prensa para el Interior de Alemania, Prensa para el Exterior y Prensa para Revistas). Max Stampe, Director del Departamento de Prensa para Revistas en el Ministerio de Propaganda, debía coordinar sus labores con O. Dietrich, su jefe directo.

La fusión de actividades partidarias, estatales y gremiales en una sólo persona así como la construcción del poder en forma piramidal permitió a NSDAP un control directo y absoluto sobre los medios impresos.

Contenido

La "mutilación" de ente de las revistas

En la Alemania previa al nacionalsocialismo(1929) existían 10.297 títulos de revistas de todo tipo y clase, de ellas, se publicaban en Berlín 2.486. En el año 1944, la cantidad de títulos publicados en el Tercer Reich era de sólo 458 (Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlín, 1948, p. 188 y 190.). Esta "mutilación" del ente de las revista no se debió únicamente al curso de la guerra, sino que en gran parte a la política del NSDAP para "adquirir" y controlar a toda la prensa. Estos mecanismos fueron variados y múltiples.

Así, por ejemplo, las disposiciones de M. Amann no sólo impidieron la creación de nuevas revistas, sino que obligaron a todos los editores de revistas a ingresar a la Cámara de la Prensa, y dentro de ella, a constituir un grupo específico: "Reichsverband Deutscher Zeitschriftenverleger" (Asociación Imperial Alemana de Editores de Revistas). Este grupo específico, a su vez, fue dividido en seis subgrupos:

  • las revistas especializadas,
  • revistas de contenido amplio, de entretención y juveniles,
  • revistas científicas,
  • revistas políticas,
  • revistas para la exportación, y,
  • revistas de subscripción.

Estos seis subgrupos de revistas al interior de la Cámara de la Prensa fueron asimismo dividido en otros 30 subgrupos. Cada editor de revista estaba obligado a pertenecer al grupo y/o subgrupo respectivo existente al interior de la Cámara de la Prensa.

Sin embargo, para poder pertenecer a un grupo o a un subgrupo había que cumplir una serie de requisitos (por ejemplo, ser de ascendencia aria, ser libre de partido, confesión religiosa, etc.), formalidades que significaron para miles de editores o la confiscación de sus editoriales o la prohibición de ejercer tal función. De esta manera se redujo en 1939 en la Alemania-NS la cantidad de títulos a 4.789 revistas de todo tipo, con una tirada total de 89.597.000 de ejemplares; en comparación a 1929 desaparecieron del mercado 5.508 títulos (13), es decir, el 53,5 % por cien de las revistas (Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlín, 1948, p. 190.).

Otra causa que restringió - y que además afectó al resto de los medios impresos - fue el curso de la guerra. Con el desarrollo de la guerra, se hizo cada vez más escaso y difícil el abastecimiento de papel, ya que para la elaboración de celulosa se necesitaba nitro-celulosa, materia que se utilizó también en la fabricación de explosivos. La racionalización de papel se hizo cada día más fuerte; por otra parte, los periódicos diarios tenían preferencia absoluta frente a las revista en lo referente a las cuotas de papel. La situación se agudizo aún más, cuando en el verano de 1944 las tropas de la Alemania-NS son derrotadas en Finlandia, país del cual la Alemania-NS extraían la madera necesaria que necesitaba el país, entre otras, también, para la fabricación de papel.

Las cifras de producción de papel en Alemania son claras: mientras en 1939 el consumo mensual promedio de papel durante los primeros 8 meses fue de 17.810 toneladas, fue el consumo mensual promedio en 1944 de 1.237 toneladas, es decir, sólo el 6,9 por cien del consumo correspondiente a 1939 (14) (Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlín, 1948, p. 182.).

El 19 de marzo de 1941 M. Amann despachó un decreto con el fin de "congelar" la tirada, con el cual se ordenó a todas las revistas de entretención, semanarios así como a las revistas de contenido general y actual a partir de abril de ese año mantener la tirada en la cantidad que tuvieron en noviembre de 1940. A los periódicos diarios así como a las revistas especializadas se le concedió la cantidad correspondiente a enero de 1941.

Por otra parte, se debe agregar, que las sociedades radiales (Reichsrundfunk-Gesellschaft m.b.H.) publicaban revistas semanales con sus programas de radio; estas publicaciones tenían, además, un carácter de entretención.

En la política de control absoluto de la prensa, las revistas de programas de radio pertenecientes a las sociedades de radio fueron agrupadas en la Cámara de la Prensa en un grupo especial llamado "Fachverband der Rundfunkpresse e.V." (Asociación Especializada de Prensa Radiofónica). El 1 de abril de 1934, la Asociación Especializada de Prensa Radiofónica firmó un acuerdo con la RRG en la Alemania-NS, por el cual sólo se permitió a las sociedades regionales y nacionales de radio editar revistas sobre programas radiofónicos, prohibiéndose al mismo tiempo a otras editoriales la publicación de revistas de programas radiales.

Las revistas de programas de radio editadas por las sociedades radiales alcanzaron tiradas masivas y representaban óptimas fuentes extras de ingreso para sus editores; por ejemplo, la revista editada en Berlín, con una población de varios millones de habitantes, "Berlin hört und sieht" ("Berlín escucha y ve") tenía una tirada en 1938 de 1.175.000 ejemplares semanales (Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlín, 1948, p. 190.). En otras regiones, donde la concentración de la población era menor a la Capital alemana, como en Colonia, la revista de programas de radio "Werag", conjuntamente con su suplemento "Westfunk", tuvo ventas semanales en 1933 de 154.600 ejemplares; cada ejemplar costaba 1.260 Reich-Marcos (Bauer, Thomas: "Deutsche Programmpresse 1923 bis 1941. Enstehung, Entwicklung und Kontinuität der Rundfunkzeitschriften", München, 1993, p. 126 y 127.).

Los responsables NS redujeron drásticamente la tirada de las revistas de programas radiales con el inicio de la guerra, y en 1941, prohibieron totalmente su publicaciones.

La función política de la revistas en la era NS

La función política de las revista durante el régimen nacionalsocialista alemán fue vista como un medio de conducción y guía política, es decir, la utilización de las revistas para transportar la ideología nacionalsocialista en la población, para fortalecer la moral, el espíritu y la conciencia "germana".

O. Dietrich enfatizó, una vez más, en enero de 1940, en un artículo destinado a los editores de revistas, la función política de las revistas en la "nueva Alemania-NS" como sigue:

"Mit jeder Ausgabe, mit jedem Artikel, tragen die deutschen Zeitschriften den deutschen Geist, die deutsche Auffassung über politische, kulturelle und fachliche Fragen hinaus in die Welt (...). Die hieraus resultierende ständige intensive und gezielte Einwirkungsmöglichkeit auf den Leser hat die deutsche Zeitschrift zu einem Führungsmittel werden lassen, das neben der Tagespresse zur Verbreitung und Vertiefung nationasozialistischen Gedankenguts und zur psychologisch abgewogenen Wirkung auf weite Kreise unentbehrlich ist." Compare: Dietrich, Otto: "Auch die deutsche Zeitschrift ist eine Macht", en: "Der Zeitschriften-Verleger", Berlín, enero de 1940, ejemplar Nº 5, p. 3. (Traducción libre: "En cada ejemplar, en cada artículo, las revistas alemanas portan el espíritu alemán, ellas portan hacia fuera la interpretación alemana de los problemas políticos, culturales y técnicos (...). La posibilidad de influencia permanente, intensiva y precisa que resulta de aquí sobre los lectores, ha convertido a la revista alemana en un medio de conducción, ella es imprescindible - conjuntamente con la prensa diaria - para la divulgación y ahondamiento del pensamiento nacionalsocialista y para el logro de un efecto psicológico en amplios círculos.".

Debido a las luchas políticas de las diversas tendencias al interior del NSDAP para ganar mayor influencia, los responsables NS del sector de las revistas (así como en las otras áreas) intentaron sistematizar en una "ciencia" el ente de las revistas. Primero, para presentar a sus adversarios argumentos "metódicos y científicos"; y, segundo, para lograr una homogeneidad en la argumentación política, y así, introducir pautas equivalentes de comportamiento en la función política de las revistas y - bajo el aspecto técnico - para crear una clara diferenciación con otros medios impresos utilizados por el NSDAP. En esa etapa se escribieron una serie de "obras científicas" en las cuales se explicó el fin político y social de las revistas.

Entre los "autores científicos" sobresalieron, por ejemplo, Ernst Herbert Lehmann, Max Stampe y Alfred Hoffmann. Bajo ellos Ernst Herbert Lehmann tuvo una gran "productividad"; éste "científico" escribió una serie de libros y manuales sobre el ente de las revistas, sobresaliendo el "libro" "Die Deutsche Zeitschrift im politischen Kampf" (La Revista Alemana en la Lucha Política), "libro" que durante una conferencia de prensa del gobierno, sostenida el 6 de octubre de 1938, fue presentado a la prensa, con la obligación de adquirirlo en el comercio y de aplicar, a partir de esa fecha, las indicaciones, instrucciones, teorías y métodos allí expuesto en la elaboración de las revistas (Hagemann, Jürgen: "Presselenkung im Dritten Reich", Bonn, 1970, pp. 20 y 21.).

No obstante a que la metodología y la base científica aplicada por aquellos "autores" no resiste la más leve crítica metodológica (y política), es necesario ilustrar - sin mayores comentarios - algunos puntos de estas "obras científicas" debido a que ellas fueron las pautas obligatorias para todo la gente de prensa de la era NS en Alemania, especialmente, para los periodistas y responsables del contenido y del diseño externo (portadas) e interno de las revistas.

Lehmann, en su "libro" "Die Deutsche Zeitschrift im politischen Kampf" (La Revista Alemana en la Lucha Política) parte a priori del principio básico que la prensa en general (también las revistas) siempre ha jugado un papel determinante en los acontecimientos políticos, inclusive antes del gobierno nacionalsocialista, independientemente de su tirada y de la cantidad de receptores a la que llega así como de su permanencia en el mercado medial: todas ellas (periódicos y revistas) tuvieron un ascendiente en la sociedad, permitiendo influir a la 'opinión pública'. Debido a ese peculiaridad de la prensa, utilizar a las revistas en la lucha política como un instrumento de influencia es legítimo. En esta lucha, la revista, sin embargo tiene claramente ventajas frente a la prensa escrita del día, entre otras por:

  • a diferencia de los periódicos diarios, que se dirigen a un "público amplio e indefinido", la revista tiene un grupo receptor que es específico y de intereses muy definidos,
  • esta característica de la revista permite unir al lector con la revista muy estrechamente,
  • por ley [Ley de Prensa del 4 de octubre de 1933] las revistas están obligadas sólo a tratar temas específicos y de intereses especiales,
  • de la revista surge una fuerza comunitaria en la medida que ella - en el cumplimiento de la ley - debe ocuparse de intereses especiales con la finalidad de otorgar al pueblo un bienestar general,
  • las revistas comprenden a los seres humanos individual y personalmente, y,
  • citando en una traducción libre a Lehmann: "Ni el periódico diario ni - por ejemplo - la pancarta tienen tanta variedad de procedimientos para trabajar y para influenciar profunda y precisamente como las revistas."(20) (Lehmann, Ernst Herbert: "Die Deutsche Zeitschrift im politischen Kampf", Leipzig, 1938, pp. 3 - 20; cita: p. 20).

Los puntos centrales del planteamiento de Lehmann en cuanto al "poder de las revistas" son dos: por una parte, la existencia de una cantidad inmensurable de títulos, los cuales cada uno tratan específicamente temas individuales; y, por la otra, el tratamiento de esos puntos específicos y especializados bajo la óptica ideológica del nacionalsocialismo, permite con ello una divulgación y ahondamiento preciso de la visión NS. Es decir, la revista ornitológica interpretará la ornitología bajo un punto NS, la revista de jardinería explicará la floricultura desde la posición NS, la de asuntos deportivos lo hará en el deporte y así sucesivamente. Lo 'político' debe nacer como algo natural e inherente del área específica, lo 'político' no se debe expresarse en forma forzada y abierta.

Gran parte del libro de Lehmann se ocupa en definir, seleccionar y dividir a los grupos de receptores de las revistas, y del lenguaje que se debe emplear para cada grupo y como en cada grupo - mediante un lenguaje adecuado - se puede transportar "naturalmente 'lo político'" sin que el receptor lo capte conscientemente.

Lehmann termina su escrito - en bases a mediciones y observaciones realizadas en el ente de las revistas alemanas antes de la toma del poder del Estado por el NSDAP -, con proposiciones de aspecto técnico, especialmente, con el diseño de las portadas de las revistas y de la utilización de fotos y gráficos. Las portadas eran - según Lehmann - las voces individuales dirigidas a cada individuo en particular, la portada debía magnetizar inmediatamente toda la atención del receptor, las portadas debía recibir la mayor atención de los diseñadores.

(Sobre este aspecto compare especialmente a: Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln", Berlin, 1948)


Bibliografía

Abel, Karl-Dietrich: "Presselenkung im NS-Staat. Eine Studie zur Geschichte der Publizistik in der nationalsozialistischen Zeit", Colloquium-Verlag, Berlin, 1968.

Arbeitsgemeinschaft von Verlegern offizieller Funkzeitschriften (Editores): "Rundfunk Jahrbuch 1933", Berlin, 1934.

Bauer,Thomas:"Deutsche Programmpresse 1923 bis 1941. Entstehung, Entwicklung und Kontinuität der Rundfunkzeitschriften", München, 1993.

Dietrich, Otto: "Auch die deutsche Zeitschrift ist eine Macht", in: "Der Zeitschriften-Verleger", Berlin, Jg. 42, Heft 5, Januar 1940.

Droemer, Willy; Zückler, Paul: "Zwischen den Zeilen. Der Kampf einer Zeitschrift für Freiheit und Rechte. 1932-1942. Aufsätze von Rudophl Pechel", Droemersche Verlagsanstalt, Wiesentheid (Ufr.), 1948.

Haacke, Wilmont: "Die politische Zeitschrift. 1665-1965", Band I, K.F. Koehler Verlag, Stuttgart, 1968.

Haacke,Wilmont;Pötter, Günter: "Die politische Zeitschrift. 1665-1965", Band II, K.F. Koehler Verlag, Stuttgart, 1982.

Hadamovsky,Eugen:"Dein Rundfunk. Das Rundfunkbuch für alle Volksgenossen, Franz Eher-Nachfolger Verlag GmbH, München, 1934.

Hagemann,Jürgen: "Die Presselenkung im Dritten Reich", H. Bouvier und Co. Verlag, Bonn, 1970.

Mendelssohn, Peter de: "Zeitungsstadt Berlin. Menschen und Mächte in der Geschichte der deutschen Presse", Ullstein-Verlag A.G., Berlin, 1959.

Hale, Oron J.: "Presse in der Zwangsjacke: 1933-1945", Droste-Verlag, Düsseldorf, 1965.

Heiber, Helmut; Kotze, Hildegard von (Editores):"Facsimile. Querschnitt durch das 'Schwarze Korps'", Band 12, Scherz-Verlag, München, Bern, Wien, 1968.

Hoffmann, Josef. Bearbeitet und eingeleitet von Morsey, Rudolf: "Journalist in Republik, Diktatur und Besatzungszeit. Erinnerungen 1916-1947", Matthias-Grünewald-Verlag, Mainz, 1977.

Hoffmann, Alfred:"Haben wir zuviel Zeitschriften?",in: "Der Zeitschriften-Verleger", Berlin, Jg. 42, Heft 16, April 1940.

Kemritz, Martin (Editor):"Rufer und Hörer. Monatshefte für den Rundfunk", unter Mitwirkung der Reichs=Rundfunk=Gesellschaft, Jg. 3, Januar-Dezember 1934, Max Hesses Verlag, Berlin-Schöneberg, 1934.

Kessemeier, Carin: "Der Leitartikler Goebbels in den NS-Organen 'Der Angriff' und 'Das Reich'". Verlag C.J.Fahle, Münster (Westf.),1967.

Lehmann, Ernst Herbert: "Die Deutsche Zeitschrift im politischen Kampf", Verlag Karl W. Hiersemann, Leipzig, 1938.

Lehmann, Ernst Herbert: Zeitschriften im Kriege",Berlin, 1939.

Lehmann, Ernst Herbert: "Gestaltung der Zeitschriften", Verlag Karl W. Hiersemann, Leipzig 1938.

Luft, Friedrich (Editor): "Facsimile. Querschnitt durch die 'Berliner Illustrierte Zeitung'", München-Bern-Wien, 1960.

Müller, George Wilhelm:"Das Reichsministerium für Volksaufklärung und Propaganda", Berlin, 1940.

Müller,Hans-Dieter (Editor):"Facsimile.Querschnittdurch 'Das Reich'", Band 4, Scherz-Verlag, München, Bern, Wien, 1964.

Noller,Sonja; Kotze, Hildegard von: "Facsimile. Querschnitt durch den 'Völkischen Beobachter'", Band 9, Scherz-Verlag, München, Bern, Wien, 1967.

Reichs-Rundfunk-Gesellschaft und Union Deutsche Verlagsgesellschaft, Zweigniederlassung Berlin (Editor): "Rundfunk Jahrbuch 1929", "Rundfunk Jahrbuch 1930", "Rundfunk Jahrbuch 1931", "Rundfunk Jahrbuch 1932" y "Rundfunk Jahrbuch 1933", Berlin.

Reichsverband der deutschen Zeitungsverleger (Editor): "Pressehandbuch, Gesetz, Anordnungen, Erlasse, Bekanntmachungen. Zusammengestellt und erläutert nach den Bedürfnissen der Praxis", Verlag des Reichsverbandes der deutschen Zeitungsverleger, Berlin, 1938.

Schmidt, Fritz: "Presse in Fesseln. Eine Schilderung des NS-Pressetrusts", Verlag Archib und Kartei, Berlin, 1948.

Stampe, Max: "Gestaltung der Zeitschriften", Leipzig, 1938.

Steinert, Marlis G.: "Hitlers Krieg und die Deutschen. Stimmung und Haltung der deutschen Bevölkerung im Zweiten Weltkrieg", Econ Verlag, Düsseldorf und Wien, 1970.

Storek,Henning:"Dirigierte Öffentlichkeit. Die Zeitung als Herrschaftsmittel in den Anfangsjahren der nationalsozialistischen Regierung", Westdeutscher Verlag, Opladen, 1972.

Weinbrenner, Hans=Joachim (Editor):"Handbuch des Deutschen Rundfunks 1938", Kurt Vowinckel Verlag, Heidelberg-Berlin, 1939.

Weinbrenner, Hans=Joachim (Editor):"Handbuch des Deutschen Rundfunks 1939/40", Kurt Vowinckel Verlag, Heidelberg-Berlin-Magdeburg, 1939.

Véase también


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Revistas en la era del nacionalsocialismo alemán — Saltar a navegación, búsqueda Berliner Illustrirte Zeitung e Illustrierter Beobachter: Reflexiones sobre dos Illustrierte en la era del nacionalsocialismo alemán y la Guerra Civil Española Contenido 1 Notas históricas sobre Berliner Illustrirte… …   Wikipedia Español

  • Prensa nacionalsocialista — Saltar a navegación, búsqueda La prensa en la Alemania Nacionalsocialista Después de la designación de Adolf Hitler como Canciller del Dritten Reich (Alemania nazi), el 30 de enero de 1933, así como la aprobación de la ley por la cual el… …   Wikipedia Español

  • Prensa de la Alemania Nazi — Este artículo o sección sobre historia y política necesita ser wikificado con un formato acorde a las convenciones de estilo. Por favor, edítalo para que las cumpla. Mientras tanto, no elimines este aviso puesto el 26 de febrero de 2008. Tambi …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.