Ilustración

ÔĽŅ
Ilustración
Para otros usos de este término, véase Ilustración (desambiguación).
Parte de la "Escuela de Atenas", por Rafael Sanzio
Historia de la
filosofía occidental
Períodos
Presocr√°tica
Griega
Helenística
Medieval
Renacentista
Moderna
Contempor√°nea
Siglos
XVII
XVIII
XIX
XX

La Ilustraci√≥n fue una √©poca hist√≥rica y un movimiento cultural e intelectual europeo que se desarroll√≥ ‚Äďespecialmente en Francia e Inglaterra‚Äď desde fines del siglo XVII hasta el inicio de la Revoluci√≥n francesa, aunque en algunos pa√≠ses se prolong√≥ durante los primeros a√Īos del siglo XIX. Fue denominado as√≠ por su declarada finalidad de disipar las tinieblas de la humanidad mediante las luces de la raz√≥n. El siglo XVIII es conocido, por este motivo, como el Siglo de las Luces.

Los pensadores de la Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia, la superstición y la tiranía, y construir un mundo mejor. La Ilustración tuvo una gran influencia en aspectos económicos, políticos y sociales de la época. La expresión estética de este movimiento intelectual se denominará Neoclasicismo.

Contenido

Definición

¬ęLa Ilustraci√≥n significa el movimiento del hombre al salir de una puerilidad mental de la que √©l mismo es culpable. Puerilidad es la incapacidad de usar la propia raz√≥n sin la gu√≠a de otra persona. Esta puerilidad es culpable cuando su causa no es la falta de inteligencia, sino la falta de decisi√≥n o de valor para pensar sin ayuda ajena. Sapere aude es, por consiguiente, el lema de la Ilustraci√≥n.¬Ľ
Immanuel Kant, ¬ŅQu√© es la Ilustraci√≥n?

La Ilustraci√≥n (Lumi√®res, en franc√©s; Enlightenment, en ingl√©s; Illuminismo, en italiano; Aufkl√§rung, en alem√°n), en frase de uno de sus m√°s importantes representantes, D'Alembert, ¬ęlo discuti√≥, analiz√≥ y agit√≥ todo, desde las ciencias profanas a los fundamentos de la revelaci√≥n, desde la metaf√≠sica a las materias del gusto, desde la m√ļsica hasta la moral, desde las disputas escol√°sticas de los te√≥logos hasta los objetos del comercio, desde los derechos de los pr√≠ncipes a los de los pueblos, desde la ley natural hasta las leyes arbitrarias de las naciones, en una palabra, desde las cuestiones que m√°s nos ata√Īen a las que nos interesan m√°s d√©bilmente¬Ľ. Esto mismo nos indica que, m√°s que el contenido mismo de sus doctrinas, lo original del movimiento fue la forma de pensamiento.

La Ilustraci√≥n puede ser definida como ¬ęuna etapa hist√≥rica de la evoluci√≥n global del pensamiento burgu√©s¬Ľ (L. Goldmann), que, como tal, inserta su filiaci√≥n doctrinal en el Renacimiento y, especialmente, en las corrientes racionalistas y empiristas del s. XVII (de Descartes, a Locke, pasando por Bacon, Bayle, Galileo, Grotius, Hobbes, Leibniz, Newton, Spinoza, o los libertinos), y basa su posibilidad sociol√≥gica de desarrollo en las revoluciones pol√≠ticas neerlandesa e inglesa, en el empuje de la burgues√≠a y en las transformaciones econ√≥micas en gestaci√≥n, apoyadas en una coyuntura en alza, que desembocar√°n en la revoluci√≥n industrial.

Ubicación del movimiento

Retrato de cuerpo entero de Jovellanos, pintado por Francisco de Goya y Lucientes en 1798, considerado uno de los m√°s emblem√°ticos personajes de la Ilustraci√≥n espa√Īola. Este intelectual espa√Īol accedi√≥ al cargo de ministro y emprendi√≥ reformas que no llegaron a consolidarse. En el fondo se aprecia una estatua de Minerva, diosa de la sabidur√≠a, que parece estar "bendici√©ndole".

Desde Gran Breta√Īa, donde algunos de los rasgos esenciales del movimiento se dieron antes que en otro lugar, la Ilustraci√≥n se asent√≥ en Francia, donde la anglofilia fue difundida por Voltaire, y produjo aqu√≠ su cuerpo ideol√≥gico, el enciclopedismo, y sus m√°s representativas personalidades (Montesquieu, Diderot, Rousseau, Buffon, etc); tambi√©n dio sus frutos, en ocasiones m√°s o menos aut√≥nomamente, pero en la mayor√≠a de casos dependientes de Gran Breta√Īa y, sobre todo, de Francia, en otras zonas europeas (Pa√≠ses Bajos, la pen√≠nsula italiana y la ib√©rica, el conglomerado germ√°nico, Polonia, Rusia, Suecia, etc.) o en sus colonias americanas; frutos condicionados por el grado de desarrollo ideol√≥gico y sociopol√≠tico adquirido en el momento de lanzamiento de la nueva ideolog√≠a y por el proceso interno seguido a lo largo de su desenvolvimiento.


La Ilustración en Hispanoamérica

A Hispanoamérica llegan las ideas de ilustración a través de la metrópoli.

En los ámbitos de la política y la economía, las reformas impulsadas por el despotismo ilustrado a finales del reinado de Fernando VI y durante el de su sucesor Carlos III tenían por objeto reafirmar el dominio efectivo del gobierno de Madrid sobre la sociedad colonial y contener o frenar el ascenso de las elites criollas.

Las autoridades espa√Īolas proced√≠an a una explotaci√≥n m√°s sistem√°tica y profunda de las colonias. Procuraban, adem√°s, fortalecer y aumentar la marina de guerra y establecer unidades del ej√©rcito regular espa√Īol en las diversas regiones de Am√©rica.

En la Nueva Espa√Īa (M√©xico), en el √°mbito de los colegios de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs, vemos surgir un importante grupo de cient√≠ficos y fil√≥sofos ilustrados, encabezados por Jos√© Rafael Campoy (1723-1777), que defienden una clara separaci√≥n entre la filosof√≠a y las ciencias naturales, una mayor especializaci√≥n en el estudio cient√≠fico y una simplificaci√≥n en el m√©todo de la ense√Īanza filos√≥fica, evitando las sutilezas silog√≠sticas, as√≠ como la sumisi√≥n incondicional a las autoridades. En este grupo de pensadores que trabaja principalmente en la ciudad de M√©xico, Tepotzotl√°n, Guadalajara y Valladolid (Morelia), destacan el historiador Francisco Javier Clavijero (1731-1787), que emplea un m√©todo hist√≥rico sistem√°tico y sorprendentemente moderno, y el fil√≥sofo Andr√©s de Guevara y Basoaz√°bal (1748-1801), que se basa en Bacon, Descartes y los sensistas para plantear la necesidad de una filosof√≠a moderna, justificar el m√©todo inductivo y experimental, y denunciar el abuso del m√©todo deductivo.

Contexto histórico

Introducción

El término Ilustración se refiere específicamente a un movimiento intelectual histórico. Existen precedentes de la Ilustración en Inglaterra y Escocia a finales del siglo XVII, pero el movimiento se considera originalmente francés. La Ilustración tuvo también una expresión estética, denominada Neoclasicismo. Desde Francia, donde madura, se extendió por toda Europa y América y renovó especialmente las ciencias, la filosofía,la política y la sociedad; sus aportes han sido más discutidos en el terreno de las Artes y la Literatura.

Siglo XVII: la era de la Razón

Estatua de Newton en Trinity College, Cambridge.

Seg√ļn muchos historiadores, los l√≠mites de la Ilustraci√≥n han alcanzado la mayor parte del siglo XVII, aunque otros prefieren llamar a esta √©poca la Era de la Raz√≥n. Ambos per√≠odos se encuentran en cualquier caso, unidos y emparentados, e incluso es igualmente aceptable hablar de ambos per√≠odos como de uno solo.

A lo largo del siglo XVI y siglo XVIII, Europa se encontraba envuelta en guerras de religión. Cuando la situación política se estabilizó tras la Paz de Westfalia (acuerdo entre católicos y protestantes, 1648) y el final de la guerra civil en Inglaterra, existía un ambiente de agitación que tendía a centrar las nociones de fe y misticismo en las revelaciones "divinas", captadas de forma individual como la fuente principal de conocimiento y sabiduría (Iluminismo). En lugar de esto, la Era de la Razón trató entonces de establecer una filosofía basada en el axioma y el absolutismo como bases para el conocimiento y la estabilidad.

Este objetivo de la Era de la Raz√≥n, que estaba construido sobre axiomas, alcanz√≥ su madurez con la √Čtica de Baruch Spinoza, que expon√≠a una visi√≥n pante√≠sta del universo donde Dios y la Naturaleza eran uno. Esta idea se convirti√≥ en el fundamento para la Ilustraci√≥n, desde Isaac Newton hasta Thomas Jefferson.

La Ilustración estaba influida en muchos sentidos por las ideas de Blaise Pascal, Gottfried Leibniz, Galileo Galilei y otros filósofos del período anterior. El pensamiento europeo atravesaba por una ola de cambios, ejemplificados por la filosofía natural de Sir Isaac Newton, un matemático y físico brillante. Las ideas de Newton, que combinaban su habilidad de fusionar las pruebas axiomáticas con las observaciones físicas en sistemas coherentes de predicciones verificables, proporcionaron el sentido de la mayor parte de lo que sobrevendría en el siglo posterior tras la publicación de sus Philosophiae Naturalis Principia Mathematica. Pero Newton no estaba solo en su revolución sistemática pensadora, sino que era simplemente el más famoso y visible de sus ejemplos. Las ideas de leyes uniformes para los fenómenos naturales se reflejaron en una mayor sistematización de una variedad de estudios.

Si el per√≠odo anterior fue la era del razonamiento sobre los principios b√°sicos, la Ilustraci√≥n se dedic√≥ a buscar la mente de Dios mediante el estudio de la creaci√≥n y por la deducci√≥n de las verdades b√°sicas del mundo. Esta visi√≥n de alg√ļn modo puede haber llegado hasta nuestros d√≠as, en los que la creencia de los individuos en las verdades es m√°s provisional, pero en aquel momento, la verdad era una noci√≥n poderosa, que conten√≠a las nociones b√°sicas sobre la fuente de la legitimidad de las cosas.

Siglo XVIII: el inicio de las revoluciones

Portada de Elementos de la filosof√≠a de Newton (1738), que Voltaire y √Čmilie du Ch√Ętelet publicaron con gran √©xito. En ella, explicaron de forma sencilla los principios b√°sicos de los descubrimientos de Newton en matem√°ticas, astronom√≠a y √≥ptica, haciendo accesible la nueva f√≠sica para el p√ļblico franc√©s.

El siglo XVIII constituye, en general, una época de progreso de los conocimientos racionales y de perfeccionamiento de las técnicas de la ciencia. Fue un período de enriquecimiento que potenció a la nueva burguesía, si bien se mantuvieron los derechos tradicionales de los órdenes privilegiados dentro del sistema monárquico absolutista. Sin embargo, la historia del siglo XVIII consta de dos etapas diferenciadas: la primera supone una continuidad del Antiguo Régimen (hasta la década de 1770), y la segunda, de cambios profundos, culmina con la Revolución Estadounidense, la Revolución francesa y Revolución industrial en Inglaterra.

Esta corriente abogaba por la razón como la forma de establecer un sistema autoritario ético. Entre 1751 y 1765 se publica en Francia la primera Enciclopedia, de Denis Diderot y Jean Le Rond D'Alembert, que pretendía recoger el pensamiento ilustrado. Querían educar a la sociedad, porque una sociedad culta que piensa por sí misma era la mejor manera de asegurar el fin del Antiguo Régimen (el absolutismo y las dictaduras se basan en la ignorancia del pueblo para dominarlo). En su redacción colaboraron otros pensadores ilustrados como Montesquieu, Rousseau y Voltaire.

Los l√≠deres intelectuales de este movimiento se consideraban a s√≠ mismos como la √©lite de la sociedad, cuyo principal prop√≥sito era liderar al mundo hacia el progreso, sac√°ndolo del largo periodo de tradiciones, superstici√≥n, irracionalidad y tiran√≠a (periodo que ellos cre√≠an iniciado durante la llamada Edad Oscura). Este movimiento trajo consigo el marco intelectual en el que se producir√≠an las revoluciones Guerra de la Independencia de los Estados Unidos y Revoluci√≥n francesa, as√≠ como el auge del capitalismo y el nacimiento del socialismo. En la m√ļsica estaba acompa√Īado por el movimiento barroco y en las artes por el movimiento neocl√°sico.

Kant en su madurez.

Otro destacado movimiento filosófico del siglo XVIII, íntimamente relacionado con la Ilustración, se caracterizaba por centrar su interés en la fe y la piedad. Sus partidarios trataban de usar el racionalismo como vía para demostrar la existencia de un ser supremo. En este periodo, la fe y la piedad eran parte integral en la exploración de la filosofía natural y la ética, además de las teorías políticas del momento. Sin embargo, prominentes filósofos ilustrados como Voltaire y Jean-Jacques Rousseau cuestionaron y criticaron la misma existencia de instituciones como la Iglesia y el Estado.

El siglo XVIII vio también el continuo auge de las ideas empíricas en la filosofía, ideas que eran aplicadas a la política económica, al gobierno y a ciencias como la física, la química y la biología.

En la historia nada es casual, un hecho es la consecuencia inevitable de otros que lo precedieron. La Revolución francesa, si bien tuvo otras causas, no hubiera sido posible sin la presencia del iluminismo que, poniendo luz sobre el oscurantismo de la Edad Media, época en que se impedía pensar libremente, se alejó de los dogmas religiosos para explicar el mundo y sus acontecimientos, para hacerlos a la luz de la razón.

El iluminismo tampoco hubiera existido de no haberlo precedido un debilitamiento del poder de la Iglesia a causa de la reforma protestante, que dividió al mundo cristiano; y del humanismo, movimiento filosófico que centró en el hombre el objeto de las preocupaciones terrenales, quitando a la religión ese privilegio y desechando el teocentrismo.


Contexto social, difusión y pensamiento

¬ę-¬ŅDeb√©is tener, le dijo C√°ndido al turco, una extensa y magnifica tierra?

-Solo tengo veinte arpendes, contestó el turco; los cultivo con mis hijos; el trabajo aleja de nosotros tres grandes males, el aburrimiento, el vicio y la necesidad.

-Tambi√©n s√©, dijo C√°ndido, que tenemos que cultivar nuestro jard√≠n.¬Ľ

Voltaire, C√°ndido

Ya se ha dicho que, socialmente, la Ilustraci√≥n se halla inscrita en el √°mbito de la burgues√≠a ascendente, pero sus animadores no fueron ni todas las capas burguesas, ni solamente √©stas. Por un lado, tuvo sus adversarios en determinados sectores de la alta burgues√≠a comercial (como, por ejemplo, el dedicado al tr√°fico negrero), y, por otra parte, ciertos elementos del bajo clero o de la nobleza cortesana (caso del Conde de Aranda en Espa√Īa, o de los Argenson en Francia), e incluso el propio aparato estatal de despotismo ilustrado (Federico II, Catalina II, Jos√© II), la apoyaron, aunque, en este √ļltimo caso, en sus manifestaciones m√°s t√≠midas y, muchas veces, como simple arma de pol√≠tica internacional.

Los medios de que se vali√≥ el movimiento para su difusi√≥n fueron m√ļltiples (entre otros, las sociedades secretas, como la masoner√≠a), pero, en primer lugar, hay que se√Īalar las sociedades de pensamiento, espec√≠ficas de la √©poca, como los Amigos del pa√≠s en Espa√Īa, o conocidas ya antes, pero potenciadas ahora, como las academias y los salones (√©stos en muchas ocasiones, regidos por ¬ęfemmes de lettres¬Ľ). Otros veh√≠culos de enorme importancia fueron la prensa peri√≥dica y la internacionalizaci√≥n de las ediciones. Por otra parte, la independencia econ√≥mica del profesional de las letras, antes sujeto al mecenazgo, dio mayor autonom√≠a a su pensamiento.

Aunque existieron diversas tendencias entre los ilustrados (que, a veces, dieron lugar a largas pol√©micas entre ellos ‚ÄĒpor ejemplo, en torno a problemas de la propiedad, que enfrent√≥ a fisi√≥cratas y ut√≥picos‚ÄĒ y a enemistades duraderas, como la de Diderot-Rousseau), reconocieron tambi√©n una l√≠nea maestra com√ļn, que los hizo solidarios en su lucha. Su arma es la raz√≥n, desprovista de contenido preestablecido y convertida en un seguro instrumente de b√ļsqueda, cuyo poder no consiste en poseer, sino en adquirir (libido sciendi). Con ella luchan contra la superstici√≥n las formas religiosas tradicionales y reveladas (llegando al de√≠smo o al ate√≠smo), al argumento de autoridad y las estructuras pol√≠ticas y sociales anquilosadas, intentando eliminar cualquier elemento de misterio, extra√Īeza o milagro; es, por lo tanto, una ideolog√≠a antropoc√©ntrica ‚ÄďPope dir√≠a que ¬ęel estudio propio del g√©nero humano es el hombre¬Ľ‚Äď, llena de un optimismo activo frente al futuro, porque cree en el progreso conseguido a trav√©s de la raz√≥n, en la posibilidad de instaurar la felicidad en la tierra y de mejorar a los hombres, de por s√≠ buenos (Rousseau). En este sentido es un movimiento entusiasta, basado no en un fr√≠o racionalismo, sino convencido de que la sensibilidad, como aptitud para la emoci√≥n, es una potenciadora de la raz√≥n, si viene guiada por la experiencia: ¬ęa medida que el esp√≠ritu adquiere m√°s luces, el coraz√≥n adquiere m√°s sensibilidad¬Ľ, se lee en L'Encyclop√©die (art√≠culo ‚Äúfoible‚ÄĚ). Al mismo tiempo, la Ilustraci√≥n, forma de pensamiento de una econom√≠a de intercambio basada en el contrato comercial, tiene como rasgos distintivos el individualismo, el igualitarismo formal, el universalismo iusnaturalista, la tolerancia y el postulado de la libertad.

Características

David Hume, retrato de Allan Ramsay (1766).
Voltaire, a la izquierda, en la corte de Federico II de Prusia. Fue √©ste √ļltimo quien pronunci√≥ la famosa frase ¬ęTodo para el pueblo, pero sin el pueblo¬Ľ, cita que resume el despotismo ilustrado.

En la segunda mitad del siglo XVIII, pese a que m√°s del 70% de los europeos eran analfabetos, la intelectualidad y los grupos sociales m√°s relevantes descubrieron el papel que podr√≠a desempe√Īar la raz√≥n, √≠ntimamente unida a las leyes sencillas y naturales, en la transformaci√≥n y mejora de todos los aspectos de la vida humana.

Para entender correctamente el fen√≥meno de la Ilustraci√≥n hay que recurrir a sus fuentes de inspiraci√≥n fundamentales: la filosof√≠a de Descartes -basada en la duda met√≥dica para admitir s√≥lo las verdades claras y evidentes- y la revoluci√≥n cient√≠fica de Newton, apoyada en unas sencillas leyes generales de tipo f√≠sico. Los ilustrados pensaban que estas leyes pod√≠an ser descubiertas por el m√©todo cartesiano y aplicadas universalmente al gobierno y a las sociedades humanas. Por ello, la √©lite de esta √©poca sent√≠a enormes deseos de aprender y de ense√Īar lo aprendido, siendo fundamental la labor desarrollada por Diderot y D'Alembert cuando publicaron la Encyclop√©die raison√©e des Sciences et des Arts entre 1751 y 1765, completada en 1764 con el Dictionnaire philosophique, de Voltaire.

Como caracter√≠stica com√ļn hay que se√Īalar una extraordinaria fe en el progreso y en las posibilidades de los hombres y mujeres, para dominar y transformar el mundo. Los ilustrados exaltaron la capacidad de la raz√≥n para descubrir las leyes naturales y la tomaron como gu√≠a en sus an√°lisis e investigaciones cient√≠ficas. Defend√≠an la posesi√≥n de una serie de derechos naturales inviolables, as√≠ como la libertad frente al abuso de poder del absolutismo y la rigidez de la sociedad estamental del Antiguo R√©gimen. Critic√≥ la intolerancia en materia de religi√≥n, las formas religiosas tradicionales y al Dios castigador de la Biblia, y rechaz√≥ toda creencia que no estuviera fundamentada en una concepci√≥n naturalista de la religi√≥n. Estos planteamientos, relacionados √≠ntimamente con las aspiraciones de la burgues√≠a ascendente, penetraron en otras capas sociales potenciando un √°nimo cr√≠tico hacia el sistema econ√≥mico, social y pol√≠tico establecido, que culmin√≥ en la Revoluci√≥n francesa.

Antropocentrismo: Hay un nuevo Renacimiento en que todo gira en torno al ser humano; alrededor de su raz√≥n material y sensible al mundo que en torno a su esp√≠ritu sensible hacia Dios, de forma a√ļn m√°s pronunciada, particularmente, que en el siglo XVI; si bien el papel que entonces jug√≥ Italia lo desempe√Īa esta vez Francia. La fe se traslada de Dios al hombre: hay confianza en lo que √©ste puede hacer, y se piensa en que el progreso (surge en este siglo la palabra) humano es continuo e indefinido, (Condorcet) y los autores modernos son mejores que los antiguos y los pueden perfeccionar. Se formula la filosof√≠a del optimismo (Leibniz) frente al pesimismo caracter√≠stico de la Edad Media y el Barroco. La sociedad se seculariza y la noci√≥n de Dios y la religi√≥n empieza a perder, ya definitivamente, la importancia que en todos los √≥rdenes hab√≠a tenido hasta ahora; se desarrolla una cultura exclusivamente laica e incluso antirreligiosa y anticlerical. Empiezan a formularse las expresiones m√°s tolerantes de espiritualidad: nihilismo libertario (Casanova, Pierre Choderlos de Laclos), Masoner√≠a, de√≠smo (Voltaire), agnosticismo; incluso se formulan ya claramente las propuestas del ate√≠smo (Pierre Bayle, Baruch Spinoza, Paul Henri Dietrich) y el satanismo, expuesto por algunos personajes de novelas escandalosas de la √©poca (Marqu√©s de Sade, etc.). La atenci√≥n a los aspectos m√°s oscuros del hombre constituye lo que se ha venido a llamar "la cara oscura del siglo de las luces".

Racionalismo: Todo se reduce a la raz√≥n y la experiencia sensible, y lo que ella no admite no puede ser cre√≠do. Durante la Revoluci√≥n francesa, incluso se rindi√≥ culto a la ¬ędiosa Raz√≥n¬Ľ, que se asocia con la luz y el progreso del esp√≠ritu humano (Condorcet). Las pasiones y sentimientos son un mal en s√≠ mismos. Todo lo desprovisto de armon√≠a, todo lo desequilibrado y asim√©trico, todo lo desproporcionado y exagerado se considera monstruoso en est√©tica.

Hipercriticismo: Los ilustrados no asumen sin cr√≠tica la tradici√≥n del pasado y por ello desde√Īan toda superstici√≥n y supercher√≠a, (incluyendo a menudo a la religion), consider√°ndolos signos de oscurantismo: es preciso depurar el pasado de todo lo que es oscuro y poco racional. La historia se empieza a documentar con rigor; las ciencias se vuelven emp√≠ricas y experimentales; la sociedad misma y sus formas de gobierno comienzan a ser sometidas a la cr√≠tica social, lo que culmina en las revoluciones al fin del periodo.

Charles Louis de Secondat, Barón de Montesquieu.

Pragmatismo: S√≥lo lo √ļtil merece hacerse; se desarrolla la filosof√≠a del Utilitarismo preconizada por Jerem√≠as Bentham, que halla un principio √©tico general en la felicidad preconizada por Epicuro, bajo la f√≥rmula de "la mayor felicidad para el mayor n√ļmero de gente". Las literaturas y las artes en general han de tener un fin √ļtil, que puede ser did√°ctico (ense√Īanza), moral (depurar de las insanas pasiones) o social (s√°tira de las malas costumbres, para corregirlas). De ah√≠ que entren en crisis g√©neros como la novela o que se cultiven las novelas de aprendizaje y que se pongan de moda las f√°bulas, las enciclopedias, los ensayos, las s√°tiras, los informes. El teatro pretende corregir las costumbres con la comedia y limpiar de pasiones el alma con la tragedia.

Imitaci√≥n: La originalidad se considera un defecto, y se estima que se pueden lograr obras maestras ¬ęcon receta¬Ľ, imitando lo mejor de los autores grecorromanos, que se constituyen en modelos para la arquitectura, la escultura, la pintura y la literatura. El academicismo impera en el terreno art√≠stico y sofoca toda creatividad. El buen gusto es el criterio principal y se excluye lo imperfecto, lo feo, lo decadente, lo supersticioso y oscuro, la violencia, la noche, las pasiones desatadas y la muerte. El teatro debe someterse a las reglas de las tres unidades estatuidas por Arist√≥teles: unidad de acci√≥n, lugar y tiempo; es m√°s, los franceses a√Īaden la unidad de estilo.

Idealismo: El buen gusto exige rechazar lo vulgar: no se cuenta con los criterios estéticos del pueblo y la realidad que ofrece la literatura es mejor de lo que la realidad es, es estilizada, neoclásica. El lenguaje no admite groserías ni insultos, no se presentan crímenes, y todo es amable y elevado. Se excluye lo temporal y lo histórico, el cambio, de la cosmovisión ilustrada.

Universalismo: Los ilustrados asumen una tradici√≥n cultural cosmopolita y todo tipo de tradiciones en la horma grecorromana que les sirve de fuente principal. Sienten inter√©s por lo ex√≥tico, pero no lo asumen. Todo lo franc√©s se pone de moda y poseer la lengua francesa se transforma en un signo de distinci√≥n: el arte y la cultura francesa influye en Alemania, Espa√Īa y Rusia.

La filosofía ilustrada

La Ilustraci√≥n se nutrir√° filos√≥ficamente de varios movimientos y corrientes del pensamiento. Entre ellos, cabe destacar el Antropocentrismo, el Racionalismo (Ren√© Descartes, Blaise Pascal, Nicolas Malebranche, Baruch Spinoza, Gottfried Wilhelm Leibniz), el Empirismo (Francis Bacon, John Locke y David Hume), el Materialismo (La Mettrie, D¬īHolbach), el Hipercriticismo, el Pragmatismo, el Idealismo (George Berkeley e Immanuel Kant) y el Universalismo. En los campos de la filosof√≠a, metaf√≠sica, geometr√≠a, astronom√≠a, astrof√≠sica, geograf√≠a, l√≥gica, √©tica, derecho, est√©tica, deontolog√≠a, religi√≥n, ciencia, pol√≠tica cabe destacar la obra de Immanuel Kant, que sigue teniendo sobrada vigencia, en esos temas, hoy en d√≠a.

Todo el movimiento filosófico tiene su expresión en el resto de los órdenes de la vida social nacional y europea.

La política en la Ilustración

¬ęLa guerra es el arte de destruir hombres, la pol√≠tica es el arte de enga√Īarlos¬Ľ, frase atribuida a Jean Le Rond d'Alembert (1717-1783). Cient√≠fico y pensador franc√©s de la Ilustraci√≥n, promotor de la Enciclopedia junto con Diderot.

En pol√≠tica surge el despotismo ilustrado que llevar√° pronto, a√ļn a su pesar, a la teor√≠a de la separaci√≥n de poderes. Se subordina el poder religioso al civil (secularizaci√≥n) y dentro del religioso aparecen las primeras se√Īales de independencia de las iglesias nacionales respecto al absolutismo del papa (regalismo) y aparece el concepto de contrato social que se har√° fuerte con Rousseau y el socialismo ut√≥pico.

Para los ilustrados, el destino del hombre es la epic√ļrea felicidad, y la propia Constituci√≥n de Estados Unidos acoger√° este prop√≥sito como uno de los derechos de los ciudadanos. Hacia el final del siglo el liberalismo, con la Revoluci√≥n francesa a partir de 1789 aunque iniciado en Gran Breta√Īa de forma menos traum√°tica con las ideas de John Locke, Adam Smith, Jerem√≠as Bentham y John Stuart Mill, expande las conquistas sociales de la Ilustraci√≥n por Europa y Norteam√©rica, d√°ndose fin al Antiguo R√©gimen.

Acaba la sociedad estamental que se viene arrastrando desde el feudalismo y emerge una nueva clase social, la burguesía, que adquiere conciencia de su poder económico y su impotencia política, de forma que conquistará el gobierno de su destino a lo largo del siglo siguiente a través de diversas revoluciones (1820, 1830, 1848) en que va ampliando su presencia en los órganos políticos del estado relegando a la aristocracia a un papel subalterno.

La religión en la Ilustración

Véase también: Ateísmo en la Ilustración

En la religión se realizan las primeras formulaciones del deísmo, el ateísmo y el satanismo y se estudia la naturaleza desde el punto de vista científico, abandonando las viejas concepciones. Para la mayoría de los filósofos, la ilustración incluía el rechazo del cristianismo tradicional. La aparición en el seno de la Ilustración de estas tendencias religiosas se terminaron de desarrollar en la Revolución francesa.

Se ten√≠a una concepci√≥n espiritual de la iglesia. La religi√≥n se convierte en un compromiso personal con Dios, abandonando las imposiciones de esta instituci√≥n, que seg√ļn los ilustrados ocupaban el lugar de Dios. La Ilustraci√≥n se caracterizaba por la pluralidad y la tolerancia. Convivir√°n ortodoxos, cat√≥licos y protestantes; de√≠stas y partidarios de la religi√≥n natural. Pero tambi√©n hab√≠a ateos.

La Iglesia estaba sometida al Estado absoluto, lo cual generó conflictos en los países católicos, ya que dependían a su vez de las decisiones del pontífice en Roma.

Las artes y las ciencias en la Ilustración

En geograf√≠a se termina de cartografiar todo el globo, a excepci√≥n de los c√≠rculos polares y algunas regiones de √Āfrica. En el arte se abre paso el Neoclasicismo tras el que surgir√° como rebeli√≥n el Romanticismo del siglo XIX. En f√≠sica, √≥ptica y matem√°ticas, los avances son impresionantes gracias a las contribuciones de sir Isaac Newton y otros estudiosos. Surge la econom√≠a pol√≠tica como ciencia moderna gracias a las aportaciones de los fisi√≥cratas y sobre todo del liberalismo de Adam Smith y su monumental obra La riqueza de las naciones.

Véase también

Bibliografía adicional


Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Antónimos:

Mira otros diccionarios:

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ sustantivo femenino 1. (no contable) Acci√≥n y resultado de ilustrar o ilustrarse: La t√©cnica de la ilustraci√≥n de los libros ha evolucionado mucho. 2. (no contable) Uso/registro: elevado. Cultura, conjunto de conocimientos: Es una persona de… ‚Ķ   Diccionario Salamanca de la Lengua Espa√Īola

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ 1. f. Acci√≥n y efecto de ilustrar. 2. Estampa, grabado o dibujo que adorna o documenta un libro. 3. Publicaci√≥n, com√ļnmente peri√≥dica, con l√°minas y dibujos, adem√°s del texto que suele contener. 4. Movimiento filos√≥fico y cultural del siglo XVIII ‚Ķ   Diccionario de la lengua espa√Īola

  • Ilustraci√≥n ‚ÄĒ ‚Ėļ sustantivo femenino 1 Operaci√≥n de ilustrar un libro o un escrito: ‚Ė† ya han empezado la ilustraci√≥n del texto. 2 ARTES GR√ĀFICAS Estampa, grabado o dibujo que aparece en un libro o texto ilustrado: ‚Ė† es muy bueno haciendo ilustraciones… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ s f 1 Dibujo, grabado, fotograf√≠a o estampa que se presenta en un texto o en una exposici√≥n para hacerlo m√°s claro o m√°s atractivo: Esta enciclopedia tiene m√°s de mil ilustraciones, las ilustraciones para las √Čglogas de Virgilio, En esta… ‚Ķ   Espa√Īol en M√©xico

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ {{ÔľÉ}}{{LM I20981}}{{„Äď}} {{SynI21518}} {{ÔľĽ}}ilustraci√≥n{{ÔľĹ}} ‚ÄĻi¬∑lus¬∑tra¬∑ci√≥n‚Äļ {{„Ää}}‚Ėć s.f.{{„Äč}} {{Ôľú}}1{{Ôľě}} Decoraci√≥n de un texto o de un impreso por medio de dibujos o l√°minas que generalmente sirven para aclararlos: ‚ÄĘ Este libro tiene una… ‚Ķ   Diccionario de uso del espa√Īol actual con sin√≥nimos y ant√≥nimos

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ sustantivo femenino 1) esclarecimiento, aclaraci√≥n, explicaci√≥n, comentario, ex√©gesis, exegesis. Por ejemplo: la ilustraci√≥n, con ejemplos, de una teor√≠a. 2) instrucci√≥n, civilizaci√≥n, cultura. ‚Ȇ ‚Ķ   Diccionario de sin√≥nimos y ant√≥nimos

  • Ilustraci√≥n ‚ÄĒ (f) (Intermedio) movimiento cultural europeo que se desarroll√≥ desde principios del siglo XVIII hasta el inicio de la Revoluci√≥n francesa Ejemplos: Los pensadores de la Ilustraci√≥n sosten√≠an que la raz√≥n humana pod√≠a combatir la ignorancia, la… ‚Ķ   Espa√Īol Extremo Basic and Intermediate

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ (f) (Intermedio) dibujo o fotograf√≠a que se a√Īade a un libro, haci√©ndolo m√°s atractivo para los lectores Ejemplos: Esta ilustraci√≥n explica perfectamente c√≥mo funciona la m√°quina. Estos textos contienen muchas ilustraciones de color. Sin√≥nimos:… ‚Ķ   Espa√Īol Extremo Basic and Intermediate

  • ilustraci√≥n ‚ÄĒ f. Estampa, figura, dibujo que ilustra o adorna un libro. Movimiento filos√≥fico del siglo XVIII que se basaba en la capacidad de la raz√≥n humana para resolver todos los problemas. √Čpoca de la cultura en que prevaleci√≥ esta doctrina ‚Ķ   Diccionario Castellano

  • Ilustraci√≥n Escocesa ‚ÄĒ Saltar a navegaci√≥n, b√ļsqueda La Ilustraci√≥n Escocesa fue un movimiento cultural del siglo XVIII escoc√©s caracterizado por la destacada producci√≥n intelectual, cient√≠fica, y cultural desarrollada en Escocia, sobre todo a partir de la segunda… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.