S

ÔĽŅ
S
Para otros usos de este término, véase S (desambiguación).
Latin S.svg
Abecedario
Alfabeto espa√Īol

La S es la vig√©sima letra y la decimosexta consonante del alfabeto espa√Īol, y la decimonovena letra del alfabeto latino b√°sico. Su nombre en espa√Īol es femenino: la ese, en plural eses.

En espa√Īol representa un sonido consonante obstruyente, fricativo, alveolar (en las zonas donde existe el fonema "z") o dental-alveolar (en las zonas donde no existe el fonema "z") y sordo.[1]

Contenido

Historia

Se corresponde con la letra S del alfabeto latino o romano, que proviene del alfabeto griego: sigma.

Proto-Semítico
Ň°
Fenicio
S
Griego
Sigma
Etrusco
S
Latín
S
Proto-semiticS-01.png PhoenicianS-01.png Sigma uc lc.svg EtruscanS-01.png RomanS-01.png

Fonética

El espa√Īol conoce diversos tipos de /s/. En la norma castellana la /s/ es apico-alveolar, es decir, la punta de la lengua se aproxima a la "monta√Īa" alveolar que se encuentra justo encima de los dientes superiores. En las zonas de seseo de Andaluc√≠a y Am√©rica, la /s/ es predorsal o dental seg√ļn hablantes y regiones. Este tipo de /s/ se articula con la punta de la lengua dirigida hacia los incisivos inferiores, es la llamada "ese sevillana". Este tipo de /s/ alterna con una de tipo dentoalveolar, con la punta de la lengua dirigida hacia los dientes superiores, es la ese llamada "cordobesa (de la C√≥rdoba espa√Īola)". En algunas regiones de Am√©rica tambi√©n se oye una /s/ de tipo apical como la castellana, como por ejemplo en hablantes de Bolivia, del interior de Colombia (sobre todo Medell√≠n), zona andina de Per√ļ y aisladamente en la Rep√ļblica Dominicana.

En las zonas donde la /s/ es predorsal encontramos asimismo la articulaci√≥n dental o interdental ciceante, muy semejante o igual a la "z" castellana, aplicada tanto a las graf√≠as S como a la Z o la C. Esto ocurre particularmente en la zona costera de Andaluc√≠a y m√°s aisladamente en partes de Am√©rica (se ha observado en algunos hablantes coste√Īos de Per√ļ y de la Isla de Margarita en Venezuela).

En Andalucía, Extremadura, Murcia, en gran parte de la Mancha y Canarias, así como en buena parte de América, particularmente en las costas, la -s implosiva padece un debilitamiento histórico. Este debilitamiento de la articulación de -s genera una compleja variedad de soluciones:

  1. Elisi√≥n total de toda -s implosiva: tomates > tomate, este > ete. La elisi√≥n total de -s sin efectos compensatorios puede llegar a producirse de forma ocasional en casi toda Andaluc√≠a occidental y en buena parte del espa√Īol antillano, particularmente en el espa√Īol dominicano; tambi√©n es muy frecuente en el castellano rioplatense en muchos casos por influjo de la inmigraci√≥n italiana, llegando a ser particularmente notoria tal elisi√≥n en la gran ciudad de Rosario y su extensa √°rea de influencia fonol√≥gica.
  2. Glotalización de la -s implosiva. Por esta regla /s/ se articula como una suave aspiración glotal, semejante a la /h/ inglesa o el sonido de la "j" andaluza: mujeres > [muhéreh], los bosques [loh 'bohkeh]. La aspiración aparece en convivencia con otros tipos de debilitamiento de -s.
  3. Geminación consonántica. La -s implosiva genera un alargamiento o geminación de la consonante posterior: este > ette, esperanza > epperanza, whisky > wikki, isla > il·la. En Andalucía la tt geminada suele resolverse en una /t/ simple de tipo alveolar, como la /t/ inglesa. La geminación consonántica convive igualmente con los otros fenómenos de debilitación descritos.
  4. Alargamiento voc√°lico. En algunas zonas, particularmente en Am√©rica, la -s origina un alargamiento compensatorio de la vocal anterior, especialmente si es una vocal t√≥nica: este > e:te, isla > i:la. El alargamiento es una soluci√≥n poco extendida y tambi√©n convive con las otras soluciones se√Īaladas.
  5. Apertura voc√°lica. La ca√≠da de la /s/ abre la vocal anterior: tomates > tomatE, huertos > huertO, donde E y O representan unas vocales m√°s abiertas que /e/ y /o/. En los hablantes que presentan esta apertura se aprecia el uso distintivo del timbre voc√°lico y, por tanto, las cinco vocales fonol√≥gicas del espa√Īol se elevan a diez. Como ejemplo, la palabra "mano" tiene /o/ cerrada y "manos" tiene /O/ abierta, "casa" tiene una /a/ central o velar y "casas" tiene una /√§/ marcadamente palatal. Adem√°s, la mayor√≠a de las veces, esta apertura voc√°lica no s√≥lo afecta a la vocal que precede la /s/ implosiva, sino a las vocales integrantes de la palabra, as√≠ se dice /'mAnO/ o /tO'mAtE/. La apertura voc√°lica y la creaci√≥n de cinco nuevas vocales fonol√≥gicas es t√≠pico del sureste de Espa√Īa, provincias de Almer√≠a, sur de la de Alicante (Vega Baja del Segura), Granada, Ja√©n y Murcia principalmente, y la no tan surestina C√≥rdoba.

Los distintos tipos de debilitamiento de la -s implosiva nunca han gozado de prestigio en el espa√Īol est√°ndar, y los hablantes cultos de las regiones se√Īaladas intentan mantener la articulaci√≥n de -s. En aquellos dialectos donde la elisi√≥n de -s es completa (andaluz occidental y antillano) pueden darse casos de -s hipercorrecta, particularmente cuando hay una noci√≥n falsa del plural: "las doces" por "las doce", "las gentes" por "la gente", "las ropas" por "la ropa", "ellos no tienen trabajos" por "no tienen trabajo". La -s hipercorrecta es especialmente frecuente en los hablantes semicultos de la regi√≥n antillana.

Pese a no gozar de prestigio, en Espa√Īa la erosi√≥n de la -s implosiva se extiende progresivamente en zonas donde el fen√≥meno era desconocido. Es el caso de Madrid y zonas cercanas, donde la /s/ se asimila frecuentemente a una consonante velar: los bosques > "los bojques", los geranios > "loj geranios", etc. Pese a todo, el castellano del norte de Castilla-La Mancha, Castilla y Le√≥n, Asturias, Cantabria, la Rioja, Arag√≥n y en las zonas biling√ľes de Espa√Īa la -s implosiva se suele mantener con bastante firmeza. En Am√©rica las zonas donde la -s resiste de forma m√°s consistente son M√©xico (especialmente en las tierras altas), casi toda Costa Rica, interior de ,Colombia, Ecuador y Per√ļ, en toda Bolivia y zonas del norte de Argentina. Como dec√≠amos, en el resto del espa√Īol americano la -s sufre los diversos tipos de erosi√≥n se√Īalados, muy particularmente en la ribera caribe√Īa.

Ese larga (ŇŅ)

Véase también: S larga

El s√≠mbolo ŇŅ es conocido como "ese alta" y fue una representaci√≥n com√ļn para el mismo sonido hasta entrado el siglo XIX. La existencia de dos graf√≠as diferentes para la misma letra proviene del griego cl√°sico, en el que la ese griega (min√ļscula), la letra sigma, tiene dos graf√≠as: ŌÉ y Ōā, que se utilizan de forma parecida a como se empleaban la ese alta y baja. Se usa en min√ļscula a principio de palabra o dentro de √©sta, reservando la ese baja para final de palabra.

Segundo Tomo del ingenioŇŅo Hidalgo Don Quijote de la Mancha, que contiene ŇŅu Tercera Salida: i es la Quinta Parte de ŇŅus Aventuras, compueŇŅto por el Licenciado AlonŇŅo Fernandez de Avellaneda, natural de la Villa de TordeŇŅillas.[2]

Debido a que la graf√≠a de ŇŅ y de f son parecidas, suelen ocurrir confusiones con la f en la lectura de documentos antiguos.

Reglas para su uso ortogr√°fico

Se escriben con s:

  • Las palabras terminadas en √©simo, esco, isis, ismo, ista, osa, oso y sura, excepto d√©cimo y sus compuestos (und√©cimo, decimoquinto...) y dulzura, pues viene de dulce: p√©simo, vig√©simo, grotesco, parentesco, crisis, tesis, capitalismo, islamismo, violinista, ciclista, valiosa, escandalosa, glorioso, goloso, sabrosura, travesura.
  • Las palabras terminadas en si√≥n de los sustantivos que se deriven o tengan un af√≠n terminado en sible, sivo, so, sor y sorio : extensi√≥n (extensible), televisi√≥n (televisivo), propensi√≥n (propenso), agresi√≥n (agresor).
  • Las terminaciones ense y √©s que forman los gentilicios, menos vascuence: canadiense, costarricense, holand√©s, japon√©s.
  • Las terminaciones √≠simo de los adjetivos que est√°n en grado superlativo: rar√≠simo, car√≠simo, hermos√≠simo, grand√≠simo, dur√≠simo.

Representaciones alternativas

En alfabeto fonético aeronáutico se le asigna la palabra Sierra. En código Morse es: ···

Referencias

  1. ‚ÜĎ Ortograf√≠a de la lengua espa√Īola, 2010, p. 56.
  2. ‚ÜĎ May√°ns i Sisc√°r, Gregorio (1737). Vida de Miguel de Cervantes Saavedra. Briga-Real. p. 61. http://books.google.com/books?id=vb0GAAAAQAAJ&dq=don%20quixote%20de%20la%20ingeniofo&hl=es&pg=PR5#v=onepage&q&f=false. 

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.