Jalisco

ÔĽŅ
Jalisco
Estado Libre y Soberano de Jalisco
Estado de M√©xico
Bandera de Jalisco
Bandera

Escudo de Jalisco
Escudo

Himno: Himno del Estado de Jalisco
Ubicación de Jalisco
 ‚ÄĘ Latitud 22¬ļ 45' - 18¬ļ 55'
 ‚ÄĘ Longitud 101¬ļ 28' - 105¬ļ 42'
Capital Guadalajara
Entidad Estado
 ‚ÄĘ Pa√≠s Bandera de M√©xico M√©xico
Gobernador

Senadores







Diputados
Emilio Gonz√°lez M√°rquez PAN Party (Mexico).svg (ver)
Alberto Cárdenas Jiménez PAN Party (Mexico).svg
Héctor Pérez Plazola PAN Party (Mexico).svg
Ramiro Hernández García PRI Party (Mexico).svg
(ver)
19 (ver)
Subdivisiones Municipios 125
 ‚ÄĘ Fundaci√≥n 23 de diciembre de 1823[1]
Superficie Puesto 6.¬ļ
 ‚ÄĘ Total 80.386 km¬≤
Altitud  
 ‚ÄĘ M√°xima (Nevado de Colima)
4 260 msnm
Poblaci√≥n (2010) Puesto 4.¬ļ
 ‚ÄĘ Total 7 350 682 hab.[2]
 ‚ÄĘ Densidad 84 hab/km¬≤ (13)
Gentilicio Jalisciense
IDH 0,842 (12.¬ļ) ‚Äď Alto
Huso horario Centro, UTC-6
ISO 3166-2 MX-JAL
Orden 9¬ļ Estado fundador de la Federaci√≥n.
Sitio web oficial

Jalisco es uno de los 31 estados que junto con el Distrito Federal conforman las 32 entidades federativas de México.

Se encuentra situado en la zona occidental del país. Colinda con el Estado de Nayarit hacia el noroeste; Zacatecas, Aguascalientes hacia el norte; Guanajuato hacia el este y Colima y Michoacán hacia el sur. Hacia el poniente, Jalisco tiene una importante franja costera en el Océano Pacífico.

Jalisco es la cuarta entidad federativa m√°s poblada de M√©xico y uno de los Estados m√°s desarrollados en el pa√≠s en cuanto a actividades econ√≥micas, comerciales y culturales. En ciertas partes de la capital y de algunos municipios el nivel de vida es comparable a pa√≠ses como Espa√Īa e Italia, pero al igual que en el resto de M√©xico no es representativo de todos los municipios. Su capital es Guadalajara, cuya zona metropolitana est√° compuesta por los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonal√°, Tlajomulco, El Salto, Ixtlahuac√°n de los Membrillos y Juanacatl√°n, haciendo de √©sta la segunda aglomeraci√≥n urbana m√°s grande de M√©xico despu√©s de la capital. Es la tierra de los charros, jaripeos, palenques, mariachi, tequila y muchas de las tradiciones que en el mundo se asocian con lo aut√©nticamente mexicano.

El clima en el Estado de Jalisco va de c√°lido subh√ļmedo a semiseco templado, destacando el semic√°lido subh√ļmedo con lluvias en verano.[3]

Contenido

Etimología

Xalisco.

El nombre del estado proviene de la mezcla de tres palabras del náhuatl: xalli, que significa arena, ixtli, cara o superficie y la desinencia de lugar -co,significa, de este modo, "En la superficie de arena" o "En el arenal". Durante varios siglos, hasta alrededor de 1836, Jalisco se escribió "Xalisco", con X inicial, letra que reflejaba el fonema "sh" de su nombre original en náhuatl.

Historia

Artículo principal: Historia de Jalisco

√Čpoca precolombina

Artículo principal: Reino de Xalisco

En la regi√≥n ha existido presencia humana desde hace alrededor de 15.000 a√Īos seg√ļn lo indican restos humanos (entre ellos fragmentos de cr√°neos) y diversidad de vestigios de animales, junto con otros testimonios de objetos manufacturados, descubiertos alrededor de las lagunas de Zacoalco y Chapala, que entonces estaban unidas entre s√≠. Se han podido localizar puntas de flecha, raspadores de cuerno de venado, agujas, punzones, silbatos, anzuelos y colgantes de hueso o colmillos, percutores de hueso de caballo, e incluso una v√©rtebra de ballena con dos golpes producidos por el filo de un instrumento tosco, que fue localizada a fines del siglo pasado en Zacoalco de Torres.

En 618 d. C. se funda el Reino de Xalisco por los toltecas Xalisco, su origen y desarrollo se ubica en el horizonte cl√°sico y en el Poscl√°sico.Por lo que se conoce actualmente, el se√Īor√≠o de Xalisco fue uno de los m√°s importantes en la regi√≥n, con relaciones comerciales que se extendieron hacia los pueblos del centro de Mesoam√©rica con los que realizaban intercambios de productos agr√≠colas, as√≠ como de art√≠culos necesarios en la vida diaria y de ornato.

El se√Īor√≠o de Xalisco comprendi√≥ poblaciones localizadas en el occidente hacia la Bah√≠a de Banderas. En esta regi√≥n se han localizado importantes restos arqueol√≥gicos que demuestran el nivel alcanzado. Entre sus poblaciones principales estaban Tepique, Atemba, Pochotit√°n, Tecuitazco, Xalcocotan, Zacualpan, Xaltemba, Mazat√°n. El centro de este se√Īor√≠o se localizaba en las faldas del cerro del Coat√©pec, elevaci√≥n que alcanza los 1.560 metros de altitud sobre el nivel mar y que domina todo el valle de Matatipac, en el actual municipio de Xalisco.

En 1112, la rebelión de las tribus dominadas por los toltecas fue invadida por tribus chichimecas e inició la caída de este imperio. Los chichimecas, en 1129 conquistaron esta zona y sometieron a los pobladores.

Conquista espa√Īola

Artículo principal: Conquista de México

Una vez sometidos los tarascos, en lo que hoy es el Estado de Michoac√°n, dos razones primordiales hicieron que los espa√Īoles siguieran incursionando en direcci√≥n al poniente. Por un lado, la b√ļsqueda de un puerto adecuado para establecer un astillero y zarpar de ah√≠ en busca de las costas asi√°ticas; por otro, localizar los yacimientos que hab√≠an abastecido a los tarascos de metales preciosos, despu√©s de haberles arrebatado todo el oro y la plata que hab√≠an encontrado en su posesi√≥n.

Así, a fines de 1522, Cristóbal de Olid penetró por la sierra de Mazamitla hasta llegar a lo que hoy es Tamazula. Pronto regresó a Tzintzuntzan, la antigua capital purépecha que servía de base de operaciones, dejando a un primo de Hernán Cortés, llamado Hernando de Saavedra, a cargo de las minas del área explorada.

Por instrucciones de Hernando, Gonzalo de Sandoval fund√≥ una villa de espa√Īoles entre Tecom√°n y el mar, a la que le dio el nombre de Colima el 25 de julio de 1523, con lo que se estableci√≥ otra plataforma para dominar la regi√≥n. Como consecuencia, durante el mes de agosto de 1524, Cort√©s dispuso que otro pariente suyo, Francisco Cort√©s de San Buenaventura, fuese su lugarteniente en la Villa de Colima y sus comarcas, que repartiera tierras e indios y realizara expediciones hacia el norte para conocer la costa y buscar metales preciosos.

Los pueblos por los que pasaron y los recibieron en paz fueron convertidos en encomiendas de los espa√Īoles, m√°s destacados en la destrucci√≥n de los que s√≠ se opusieron a su presencia. De esta manera, desde Colima hasta Etzatl√°n, adem√°s de ruinas, tambi√©n se fueron asentando algunos expedicionarios que servir√≠an tanto para facilitar el regreso por el mismo camino que sigui√≥ de ida, como para asegurar la potestad de Hern√°n Cort√©s en toda el √°rea, pues era √©l, en primera instancia, el promotor de la empresa.

A fines de diciembre de 1529, parti√≥ Nu√Īo de Guzm√°n de la Tenochtitl√°n comandando a 300 espa√Īoles que a√ļn no hab√≠an encontrado la fortuna anhelada, adem√°s de siete u ocho mil indios bien provistos de bastimento y a cargo del transporte de 12 piezas de artiller√≠a ligera. De paso por Tzintzuntzan trat√≥ de obtener todo el oro que pudiera haber quedado en poder de los tarascos, haciendo incluso que su Caltzontz√≠n fuese muerto despu√©s de grandes torturas. Sin embargo, los invasores se encontraban lejos de consumar la dominaci√≥n por completo, ya que mientras algunos grupos de abor√≠genes se remontaron y asentaron en sitios muy poco accesibles de la Sierra Madre, otros causar√≠an a√ļn m√°s problem√°tica antes de someterse por completo al orden colonial.

Vuelto a la vertiente del Pac√≠fico, despu√©s de su malhadada incursi√≥n por Durango, el contingente de Guzm√°n tuvo de permanecer varios meses en Culiac√°n: debi√≥ dejar que pasara la √©poca de lluvias para que bajaran los r√≠os y consolidar el dominio en la comarca. Para esto √ļltimo conven√≠a fundar una villa de espa√Īoles, fundada el d√≠a 29 de septiembre de 1531, con un grupo de espa√Īoles y con indios que no ser√≠an necesarios para el retorno, mismo que habr√≠a de iniciarse el 15 de octubre siguiente.

Despu√©s de disponer la fundaci√≥n de Chiametla para que sirviera de apoyo a la comunicaci√≥n con el norte, Nu√Īo de Guzm√°n comand√≥ que se adelantara hasta ah√≠ Crist√≥bal de O√Īate para prevenir su arribo. Ante el vac√≠o que encontr√≥ en Tepic, O√Īate sigui√≥ hasta Ahuacatl√°n, donde supo que un enviado de la Audiencia, Luis de Castilla, se encontraba con instrucciones de fundar un poblado espa√Īol por el rumbo de Xalisco para acrecentar el territorio espa√Īol.

La Corona deseaba reproducir en lo posible el mapa peninsular en Am√©rica, de manera que el noroeste de lo conquistado hasta entonces ten√≠a que llamarse igual que el noroeste ib√©rico, y Nu√Īo procuraba de nuevo conectar Nueva Galicia con la Provincia del P√°nuco asentando espa√Īoles cerca de Nochistl√°n.

Vuelto a Nueva Espa√Īa desde principios de 1530, Hern√°n Cort√©s esper√≥ a que fuesen cambiados los funcionarios de la Real Audiencia de M√©xico para reclamar la posesi√≥n de Tamazula y Amula; pero, adem√°s, contraatac√≥ solicitando tambi√©n Ahuacatl√°n y Xalisco, argumentando que su enviado Francisco Cort√©s de San Buenaventura hab√≠a sido el primero en ocuparlas.

Las cinco villas fundadas por iniciativa de Nu√Īo de Guzm√°n, San Miguel, Chiametla, Compostela, Purificaci√≥n y Guadalajara, dieron lugar a la primera divisi√≥n administrativa del territorio. Sin embargo, el n√ļmero de ellas era demasiado peque√Īo para imponer el modo de vida a que aspiraban los espa√Īoles, y su inestabilidad inicial una muestra de que los lugares elegidos con criterio de conquistador no resultaron ser los m√°s convenientes para la colonizaci√≥n. En efecto, al cabo de una d√©cada ninguna villa permanec√≠a en el mismo sitio.

Cuando a principios de 1533 Nu√Īo iba rumbo al P√°nuco, visit√≥ el solar donde esta villa se encontraba y comprendi√≥ que era demasiado grande el esfuerzo requerido para vivir ah√≠ a cambio de las magras ventajas. En consecuencia, accedi√≥ a la petici√≥n de buscar otra sede, pero sin que los colonos cruzaran la barranca hacia el sur, a efecto de mantener su presencia en la cazcana. Sin embargo, los moradores no acataron este requisito y, cuando Guzm√°n volvi√≥ a mediados de 1534, se los encontr√≥ instalados en el valle de Tonal√°, m√°s f√©rtil y poblado que cualquier lugar de toda la cazcana; con la ventaja adicional de que eran una mano de obra m√°s apta por tratarse de ind√≠genas sedentarios.

La presencia de una población hispana en estos lugares no era sólo del interés de Guzmán, como lo muestra el hecho de que, para mejorar la situación jurídica de Guadalajara, en 1539 el Rey atendió la solicitud del cabildo de la villa y le concedió las prerrogativas de ciudad y un flamante escudo de armas. De tal modo los aborígenes de Nueva Galicia pasaron a su nuevo estado llenos de virulencia y, por lo mismo, propensos a insubordinarse.

Poco a poco algunos de estos grupos aislados ir√≠an adquiriendo mayor coherencia, de manera que, en 1538, empezaron a surgir s√≠ntomas de una incipiente revuelta, llamada Rebeli√≥n de los Cazcanes, pues se dio en la regi√≥n que se conoce como Cazcanes, en Jalisco y Zacatecas; a la larga, acarrear√≠a serias mortificaciones a los espa√Īoles y provocar√≠a cambios sustanciales en el mapa pol√≠tico de Nueva Galicia.

Los dos principales jefes indígenas rebeldes que se recuerdan son Coaxícar, en la zona de Hostotipaquillo, y Tenamaxtli, vencedores de Pedro de Alvarado, en Nochistlán, Zacatecas. Este murió a causa de una herida en la Guerra del Mixtón. A esta rebelión también se le conoce como La Guerra del Miztón, por que así se llama el monte en donde se dio la batalla más importante; el virrey Antonio de Mendoza aniquiló la resistencia en el Míztón, en octubre de 1541.

Fue al mediar 1540 cuando O√Īate comprendi√≥ que no bastaban los recursos neogallegos para hacer frente a la situaci√≥n y pidi√≥ ayuda a Mendoza. Este le mand√≥ algunos refuerzos directamente a Guadalajara y orden√≥ a Pedro de Alvarado que acudiese perentoriamente en defensa de sus paisanos en peligro. Finalmente el Virrey logr√≥ ponerse al frente de uno de los mayores ej√©rcitos que se vieran en acci√≥n durante toda la √©poca colonial para acudir a pacificar Nueva Galicia. Se dice que sobrepasaba los 50 mil individuos, mismos que el 29 de septiembre emprendieron el camino de Guadalajara a toda la velocidad que le era posible a un contingente de tal magnitud.

Nueva Galicia hab√≠a sido "pacificada" "a fuego y sangre", "de seis partes de indios murieron cinco", lo cual significa, simple y llanamente, que hab√≠a sido asolada por el ej√©rcito de Mendoza, pero no que se hubiera instaurado la paz completa. Su debilidad, que le impidiera defenderse por s√≠ sola de la revuelta, se hab√≠a incrementado. Ahora, a causa de ella, quedaba bajo la autoridad militar del virrey de la Nueva Espa√Īa y √©ste cargar√≠a a su vez la responsabilidad de protegerla, estableci√©ndose un lazo de dependencia respecto de la ciudad de M√©xico que persistir√≠a durante toda la √©poca colonial.

Las noticias sobre la sangrienta Guerra del Mixt√≥n no s√≥lo corrieron por toda la Nueva Espa√Īa, sino tambi√©n llamaron la atenci√≥n de las autoridades peninsulares, quienes decidieron, en 1544, que uno de los oidores de la Audiencia de M√©xico, se presentase en Nueva Galicia, ordenase su gobierno en forma provisional y rindiese un informe de la situaci√≥n. En cuanto al obispo, propon√≠a que fuese alguien del clero regular para que fomentara la evangelizaci√≥n y, en cuanto a la Audiencia, que tuviera injerencia tambi√©n sobre las comarcas de Zacatula y Colima, y que, para evitar abusos, se diluyese su autoridad entre cuatro oidores. Constancia de que el Consejo de Indias tom√≥ en cuenta lo dicho por el oidor es que no pas√≥ mucho tiempo sin que se llevara a cabo lo que solicit√≥.

Ambos grupos, colonos y funcionarios, se caracterizar√≠an por su voracidad y deseo de volver enriquecidos a Espa√Īa lo m√°s pronto posible, lo cual ten√≠a que provocar con frecuencia enfrentamientos entre individuos de uno y otro bando: unos comet√≠an todo tipo de abusos sobre los nativos a fin de que rindieran m√°s, otros expoliaban a los colonos y mermaban los dineros destinados al Rey; unos esgrim√≠an en su favor la confianza y la representaci√≥n real, otros el haber sido ellos o sus padres quienes hab√≠an ganado tales tierras para el Rey, arriesgando sus vidas e invirtiendo sus bienes.

En efecto la mayor√≠a de las encomiendas neogallegas fueron concedidas por Nu√Īo de Guzm√°n a sus seguidores, a m√°s de otras que fueron dispuestas por Antonio de Mendoza en manos de aquellos acompa√Īantes suyos que buscaron radicar en las tierras "pacificadas" y hab√≠an hecho m√©ritos suficientes durante la campa√Īa.

√Čpoca colonial

V√©ase tambi√©n: Virreinato de Nueva Espa√Īa

Tras la conquista de Tenochtitl√°n por parte de los espa√Īoles, el resto del territorio nacional y parte de lo que hoy son los Estados Unidos de Am√©rica pasaron a dominio hispano. Debido a la baja densidad de poblaci√≥n, el territorio de la Nueva Galicia no ocasion√≥ problemas para ser conquistado; sin embargo, en Michoac√°n, los espa√Īoles tuvieron que enfrentarse a los ind√≠genas que ofrecieron fuerte resistencia al invasor.

Es evidente que la colonización representó para los naturales una calamidad mayor que la misma guerra para sojuzgarlos. Trabajos excesivos, escasa alimentación, castigos, epidemias, etc., fueron las causas directas del mayor descalabro demográfico de la historia de México. Se calcula aproximadamente una reducción de un 91% entre 1550 y 1650.

Finalmente, hab√≠a sido en 1560 cuando Guadalajara se convirti√≥ en capital de la Nueva Galicia. Tanto el presidente Morones como el nuevo obispo, Pedro de Ayala, apoyaron la pretensi√≥n guadalajare√Īa y el 10 de mayo del a√Īo referido se despach√≥ la c√©dula que concedi√≥ el cambio de residencia. Morones hizo su entrada el 10 de diciembre, pero el franciscano Ayala no tuvo que movilizarse ya que estaba residiendo desde hac√≠a doce meses en el convento que su Orden ten√≠a establecido en Guadalajara.

Los habitantes del occidente neogallego, donde la miner√≠a no es una actividad econ√≥micamente importante, no pod√≠an permanecer imp√°vidos ante la evidencia de que los mayores recursos emigraban sin dejarles provecho, pero no pudieron lograr m√°s, en tanto que el Virrey pretendi√≥ incluso pasar la capital de Nueva Galicia a Zacatecas, a lo que s√≠ se neg√≥ la Corona espa√Īola. Pero lo que s√≠ se hizo, en 1571, fue establecer una Caja Real en Zacatecas con todas las de la ley y por completo independiente de la Caja tapatia.

Entre las dificultades m√°s graves enfrentadas por los espa√Īoles en su af√°n de armar una nueva sociedad en el territorio sometido, figur√≥ el problema de la comunicaci√≥n; en primer t√©rmino, porque el vencedor a√ļn no acertaba a implantar su idioma; en segundo, porque en la tierra se hablaban diferentes lenguajes, propiciando que hasta el trato entre los mismos nativos fuera incierto.

De tal manera, a pesar de las disposiciones oficiales y de los esfuerzos del clero secular en favor de la castellanizaci√≥n, Nueva Galicia vivi√≥ durante el siglo XVI un proceso de nahuatlizaci√≥n, tanto de indios con otras lenguas como de los pocos habitantes espa√Īoles, tras el cual sobrevendr√≠a el mestizaje de usos y costumbres.

La vida de los neogallegos adinerados, como en el resto de la Am√©rica espa√Īola, giraba en torno de sus domicilios. En ellos se nac√≠a y mor√≠a; se conmemoraban las festividades privadas y algunas comunes; se divert√≠an y atend√≠an negocios, y sobre todo, se jugaba a los naipes de muy diferentes maneras.

De no ser para acudir al templo o a los eventos p√ļblicos, aquella oligarqu√≠a sal√≠a a las calles s√≥lo para lo imprescindible. Raras veces se mov√≠an a pie; casi siempre recurr√≠an al caballo o al coche, aunque el tramo por recorrer fuese corto. El medio de locomoci√≥n estaba tan ligado al estatus que dif√≠cilmente se prescind√≠a de √©l.

De las casas de espa√Īoles s√≥lo sal√≠an de vez en cuando a la v√≠a p√ļblica, sirvientes y empleados de bajo nivel. Las plazas, con abrevaderos al centro, cumpl√≠an m√°s bien una funci√≥n comercial. En sus contornos se instalaban los vendedores que pon√≠an sus comercios por la ma√Īana y los retiraban por la tarde a fin de guardar la mercanc√≠a en los almacenes que cada quien pose√≠a en su casa.

Tres cosas llamaban sobremanera la atenci√≥n al reci√©n llegado de Europa hacia 1621: una era la propensi√≥n a ba√Īarse en los numerosos manantiales, por simple gusto o para curarse llagas y dolores; la segunda consist√≠a en el consumo generalizado de chocolate y la √ļltima ven√≠a a ser el uso del tabaco (mascado o fumado) reiteradamente.

Los pudientes gustaban de vivir en el centro; de modo que entre m√°s hacia las afueras habitaba una familia, era, sin duda, m√°s pobre. Hasta fines del siglo XVII, no se sabe de una sola casa particular que haya sido toda de cantera. En realidad, ni los edificios p√ļblicos lo eran, excepto la catedral y la iglesia de San Francisco.

De acuerdo con el nivel alcanzado por la educaci√≥n y la arquitectura neogallegas en el siglo XVII, casi nada puede decirse del desarrollo de las letras y de las artes. Tonal√°, por caso, uno de los lugares m√°s poblados cuando los espa√Īoles llegaron, mantuvo una destreza alfarera que adquirir√≠a gran renombre gracias al consumo que los habitantes de Guadalajara realizaban de sus productos y a las adquisiciones para enviar a M√©xico e, inclusive, a Espa√Īa.

En el campo de las letras, el panorama se vio m√°s retr√≥grado, debido al hecho de que Guadalajara no dispuso de una imprenta hasta el a√Īo 1793.

De tal modo, si no lograban los escritores que sus trabajos se imprimieran fuera de Nueva Galicia, sólo podían aspirar a que se hicieran unas cuantas copias de sus originales y circulasen de mano en mano entre un raquítico grupo de lectores. De cualquier forma, algunos pocos acertaron a ver sus textos en letras de molde.

Bajo tales condiciones, pronto se sintieron los primeros efectos de un incremento de los recursos humanos y económicos que se manifestaría, entre otras cosas, en un acelerado desarrollo de Guadalajara y demás poblaciones importantes del nuevo Reino de Galicia.

A comienzos del siglo XVIII, franceses e ingleses daban ya claras muestras de estar interesados en participar tambi√©n de la colonizaci√≥n en Am√©rica. Pronto se sumaron los rusos, aumentando la preocupaci√≥n de las autoridades espa√Īolas que vislumbraban una competencia y un peligro para sus dominios m√°s septentrionales, adem√°s del riesgo de perder las probables riquezas de las tierras a√ļn no colonizadas. De cualquier modo, la colonizaci√≥n de las tierras a√ļn ajenas a la conquista espa√Īola ocup√≥ un importante sitio en la historia de Nueva Galicia, sobre todo porque dio lugar a una mayor trascendente metamorfosis econ√≥mica, pol√≠tica y demogr√°fica experimentada por la regi√≥n. Guadalajara, por lo tanto, pas√≥ a ser el punto de concentraci√≥n para una larga serie de intereses de toda √≠ndole, principalemte econ√≥micos. En 1767, la situaci√≥n cambiar√≠a s√ļbitamente donde imperaban las misiones de los jesuitas. Carlos III, molesto por su resistencia al poder real m√°s las numerosas acusaciones de que era objeto la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs, se dispuso a proscribirla y expulsar a todos sus miembros de los dominios espa√Īoles.

En Guadalajara el trámite se desarrolló sin mayores contratiempos. La madrugada del 25 de junio, por órdenes del Gobernador, se aprehendió a los 12 jesuitas que había en la ciudad y al día siguiente se les envió a Veracruz, donde fueron embarcados con rumbo a Italia. Después siguieron los jesuitas de lo que hoy son los estados de Nayarit, Sonora, Sinaloa y California.

Los jesuitas fueron sin embargo reemplazados por los franciscanos. Tras el descenso de habitantes sufrido por casi todo el Virreinato hasta mediados del siglo XVII, a causa de las continuas guerras con los ind√≠genas, Nueva Galicia inici√≥ un considerable crecimiento que se acentu√≥ a partir de 1720, y m√°s a√ļn despu√©s de 1760. Siempre se conserv√≥ la misma proporci√≥n entre los diferentes tipos de habitantes que, al comenzar el siglo XIX, se manifestaba con estas cifras:

  • Una tercera parte de indios, (172.676),
  • Otra de espa√Īoles peninsulares y criollos (164.420)
  • Y el resto, negros, mestizos, mulatos y dem√°s castas (179.720).

Alrededor de 1713, la población de Guadalajara llegaba a unos siete mil habitantes, en tanto que para 1738 se estimaba en alrededor de 12.000 habitantes, 20.000 a mediados de siglo y casi 35.000 al comenzar el siglo XIX. Guadalajara se transformó rápidamente en un centro de comercio privilegiado. Las alcaldías mayores y los corregimientos pasaron a denominarse "partidos", permaneciendo sujetos a su respectiva intendencia mediante subdelegados impuestos por el propio intendente. Se pensaba acabar con el antiguo contubernio de comerciantes y alcaldes, así como imponer orden en el manejo oficial y, sobre todo, en evitar la evasión de impuestos. La Caja Real de Guadalajara engrosó beneficios, aumentando, por ejemplo, al doble sus ingresos entre 1770 y 1800.

Con un total de 26 partidos pol√≠ticos, inici√≥ en su comando la Intendencia de Guadalajara, pero no tardaron en suscitarse algunos cambios importantes. Despu√©s de 1803, Juchipila y Aguascalientes se unieron a Zacatecas; Colima pas√≥ a Guadalajara, y desapareci√≥ por completo el gobierno de las fronteras de San Luis de Colotl√°n, cuyo territorio se adhiri√≥ al partido de Bola√Īos, aunque el subdelegado fij√≥ su residencia en Colotl√°n. Finalmente, Compostela y el departamento naval de San Blas se convirtieron tambi√©n en partido de la Intendencia de Guadalajara.

Para dar lugar a la independencia debieron enfrentarse criollos contra peninsulares, formando bandos opuestos perfectamente definidos. A este supuesto se contrapone el hecho ya establecido de c√≥mo muchos de los espa√Īoles peninsulares estaban, de por s√≠, m√°s al servicio de los n√ļcleos criollos privilegiados que al del mismo Rey; ello sin considerar que el criollaje no favorecido, al margen de las familias prominentes, recelaba de ambos grupos, y que m√°s de alg√ļn miembro de estas esferas encumbradas a√ļn no diger√≠a ni olvidaba su profundo resentimiento por haber sido desplazado por unos y relegado por otros. Con la implantaci√≥n de las intendencias a partir de 1786, se agrav√≥ todav√≠a m√°s la repulsa criolla hacia los empleados p√ļblicos "gachupines".

Independencia

Véase también: Independencia de México

La noticia de que Carlos IV hab√≠a abdicado a favor de su hijo Fernando se conoci√≥ en Guadalajara en julio de 1808, y sus autoridades se aprestaron a organizar la jura del nuevo Rey, tal como se hab√≠a hecho veinte a√Īos atr√°s con Carlos IV. Sin embargo, el reporte luego inform√≥ de 16 de julio de la presionada decisi√≥n de Fernando VII de abdicar en favor de su padre y √©ste en favor de Napole√≥n Bonaparte. Esta maniobra, conocida como la Farsa de Bayona por los espa√Īoles, desat√≥ una vertiente oposici√≥n de casi todos los americanos. En Espa√Īa y sus colonias se sosten√≠a la Doctrina Suareciana del Poder, cobrando auge la idea de que el pueblo era la fuente originaria del poder y que el Rey no pod√≠a disponer de √©l sin su anuencia. Es por eso que Jos√© I, hermano de Napole√≥n, era considerado como el rey ileg√≠timo. En Espa√Īa se desat√≥ una serie de oposiciones que involucraban el movimiento juntista y la guerra de la independencia espa√Īola ante Francia.

Así pues, en el caso particular de México, y ante los hechos que agitaban a la Península, correspondía a los componentes de los ayuntamientos decidir que se haría. Durante los días sucesivos se presentaron ante el Presidente personas de todas las órdenes ofreciéndose en defensa de "Religión, Rey y Patria". Incluso llegaron enviados de las comunidades indígenas a la capital de Nueva Galicia, para ofrendarse también en aras de Fernando VII.

En abril de 1809, las autoridades de la Intendencia juraron obedecer a la Suprema Junta Central Gubernativa de Espa√Īa e Indias, tal y como se hab√≠a hecho en la ciudad de M√©xico, en tanto que eleg√≠an al obispo Caba√Īas como su delegado en la Suprema Junta. Pero como el suelo hispano, durante el primer semestre de 1809, result√≥ atacado por la fuerza invasora, y las perspectivas del triunfo espa√Īol parec√≠an muy remotas, Caba√Īas no se movi√≥ de Guadalajara. Por otro lado, del sur de Am√©rica empezaron a llegar noticias revolucionarias: ciudades como Caracas, Buenos Aires y Bogot√° hab√≠an decidido prescindir del gobierno espa√Īol y aspiraban a tomar la direcci√≥n de sus respectivas provincias.

Miguel Hidalgo.

Guadalajara tuvo noticia de la insurrecci√≥n encabezada por Miguel Hidalgo en Dolores el 25 de septiembre de 1810. El can√≥nigo Jos√© Sime√≥n de Ur√≠a, reci√©n electo diputado a las Cortes espa√Īolas por la Intendencia de Guadalajara, desde las proximidades de Quer√©taro envi√≥ la voz de alerta a las autoridades neogallegas. Para fines de septiembre, el grito de Dolores resonaba en la Nueva Galicia; dos peque√Īos grupos sublevados hac√≠an acto de presencia: uno, acaudillado por Navarro, Portugal y Toribio Huidrobo, se desplazar√≠a entre Jalostotitl√°n, Arandas, Atotonilco y La Barca; otro, guiado por Jos√© Antonio "El Amo" Torres, recorrer√≠a Sahuayo, Tizap√°n el Alto, Atoyac y Zacoalco.

El 28 de noviembre, los insurgentes de Mercado se emplazaron frente al puerto requiriendo su rendici√≥n, lo cual ocurri√≥ tres d√≠as despu√©s, no obstante que hab√≠a elementos suficientes para la defensa. Al apoderarse Torres de Guadalajara, de inmediato inform√≥ a Hidalgo y a Allende de sus logros y los invit√≥ a tomar posesi√≥n de la reci√©n sometida ciudad. Hidalgo recibi√≥ la oferta en Valladolid (hoy Morelia) y, sin tardanza, se traslad√≥ a la sede neogallega al frente de casi siete mil jinetes. El 25 de noviembre acudieron a Tlaquepaque las diversas corporaciones civiles y eclesi√°sticas de la ciudad para recibirlo y escoltarlo durante su entrada. El 29 de noviembre expidi√≥ un primer decreto de abolici√≥n de la esclavitud dirigido a toda la Naci√≥n, pero una semana m√°s tarde, el 6 de diciembre, emiti√≥ otro, m√°s conciso, donde su firma se acompa√Īaba por la de Ignacio L√≥pez Ray√≥n, en calidad de secretario.

A fin de sofocar la rebeli√≥n, avanzaron rumbo a Guadalajara los brigadieres F√©lix Mar√≠a Calleja y Jos√© de la Cruz. Hidalgo, al enterarse de ello, sali√≥ a encontrarlos al frente de su "ej√©rcito", compuesto por ochenta mil hombres. Entre ellos, iban los siete mil indios de Colotl√°n que comandaba el cura Calvillo, que s√≥lo sab√≠an manejar la flecha y la honda. A√ļn cuando la superioridad num√©rica insurgente logr√≥ poner en graves aprietos a su contrario, la mejor disciplina y t√©cnica de √©ste le hizo ganar la batalla. Acto seguido, los principales caudillos rebeldes, acompa√Īados por una peque√Īa escolta, escaparon hacia el norte, donde tendr√≠a lugar el ep√≠logo de la audaz empresa. Calleja, por su parte, entr√≥ en Guadalajara el 21 de enero. Esa misma tarde Jos√© de la Cruz apareci√≥ tambi√©n en la ciudad. Desde ese mismo momento se propusieron borrar cualquier vestigio de Hidalgo y acabar con los insurgentes que subsistieran en la Intendencia.

Félix María Calleja del Rey.

No obstante, all√≠ las ideas de independencia permanecieron en el √°nimo popular. M√°xime que el gobierno del virreinato continu√≥ mostr√°ndose incapaz de oponer las soluciones conducentes a esa desatada disconformidad. Entre 1811 y 1817 se produjo una "guerra de guerrillas" con tres principales y distintos focos de rebeli√≥n: el sur de la Intendencia, el lago de Chapala y la zona alte√Īa vecina al Baj√≠o. A fines de 1812 se levantaron tambi√©n en armas los pueblos ind√≠genas asentados en la ribera de Chapala y en la isla de Mezcala. La causa directa fue la persecuci√≥n emprendida contra Encarnaci√≥n Rosas, un excombatiente aborigen. Para evitar ser aprehendido, Rosas arm√≥ a un grupo con hondas y piedras y "recibieron a los gachupines con tanta furia, que derrotados volvieron a Chapala...". Sigui√≥ una larga serie de enfrentamientos entre ribere√Īos y soldados de la Intendencia que se prolongar√≠an hasta 1816.

La situaci√≥n se tranquiliz√≥ en Guadalajara en 1814 y la econom√≠a criolla experiment√≥ un notable desarrollo. El comercio, por ejemplo, recibi√≥ un gran impulso al abrirse el puerto de San Blas al comercio extranjero. Por otro lado, a partir de 1811, un n√ļmero elevado familias hab√≠an emigrado del resto de la Intendencia y otros lugares m√°s remotos a la tranquilizada capital neogallega en busca del refugio y amparo que a sus personas y fortunas se les negaba en los convulsionados lugares donde resid√≠an. De esa suerte, Guadalajara alcanz√≥ en 1814 los 60 mil moradores, comparada con la cifra de 30 mil, calculada a principios del propio siglo XIX.

Dado el peligro que la Constitución y el liberalismo imperante en las nuevas Cortes representaban para los grupos más privilegiados de todo el Virreinato, un primer mecanismo defensivo sería el de la oposición dentro de las mismas Cortes. La provincia de Guadalajara colaboró con Iturbide, cuando éste hizo su triunfal entrada a la ciudad de México, al frente del Ejército Trigarante, el 27 de septiembre de 1821. Más tarde, la Constitución Particular de 1824 de la Nueva Galicia prohibió expresamente la esclavitud en su territorio y sobre cada jefe político recayó la responsabilidad de liberar a cuantos conservaran esa condición.

Lo que enderezar√≠a la nave del pa√≠s con s√≥lo consumar la Independencia no hab√≠a sobrevenido como se anhelaba, y hasta hubo quien empezara a considerar err√≥neo el haberse separado de Espa√Īa. En √ļltima instancia, se hab√≠a realizado un viraje pol√≠tico importante: la Independencia, no esperada especialmente por grandes sectores de la poblaci√≥n, ni consumada en la forma imaginada por los insurrectos de 1810. O sea que no se hab√≠an realizado las transformaciones sociales indispensables para contrarrestar el agobio en que viv√≠a la inmensa mayor√≠a de los habitantes.

De una o de otra forma, los neogallegos debieron adaptar a su cambiante escenario desde las m√°s sencillas e √≠ntimas costumbres hogare√Īas, hasta los complejos e impostergables mecanismos de subsistencia. En ello quedaba impl√≠cito el allegamiento de nuevas f√≥rmulas de diversi√≥n, de transporte, de proceder religioso, de educaci√≥n y de trato con visitantes ‚Äď nacionales o extranjeros ‚Äď que empezaron a recorrer la entidad en busca de contactos mercantiles y de otra √≠ndole.

En síntesis, los tiempos de la apacible vida neogallega yacían sepultados en el recuerdo de sus antecesores. El Reino de la Nueva Galicia era a partir de ese momento el Departamento de Jalisco.

Siglo XIX

Véase también: Porfiriato

Al desaparecer el Imperio, los l√≠deres locales pretendieron una completa autonom√≠a, por lo cual se desat√≥ una intensa campa√Īa en favor del federalismo que se apoy√≥ en dos grandes figuras: Francisco Severo Maldonado y Prisciliano S√°nchez, ambos respaldados por el propio jefe pol√≠tico Quintanar.

Desde marzo de 1821, hab√≠a circulado en Guadalajara el Contrato de asociaci√≥n para la Rep√ļblica de los Estados Unidos del An√°huac, donde Maldonado sosten√≠a que el sistema federal era el m√°s apropiado para gobernar un territorio de grandes dimensiones y para darle mayor cohesi√≥n a los habitantes de cada provincia.

Por su parte, el Pacto Federal de An√°huac, de Prisciliano S√°nchez, aparecido en 1823, aseguraba que el federalismo constitu√≠a "un invento feliz" de la pol√≠tica porque se ajustaba a las condiciones naturales del hombre, a fin de representar el √ļnico medio capaz de moderar la fuerza del gobierno central y la manera m√°s eficaz para que cada individuo desarrollara con plenitud sus virtudes c√≠vicas. Sobre Don Prisciliano S√°nchez existe un muy completo estudio biogr√°fico denominado Reivindicaci√≥n de Don Prisciliano S√°nchez, Precursor del Federalismo Mexicano y Fundador del Estado de Jalisco, publicado en 2003 por el historiador Marco Antonio Cuevas Contreras.

Mapa de Jalisco en el México de 1824, incluía el territorio del Nayar (Nayarit).

Por su parte, en M√©xico se instal√≥ finalmente el nuevo Congreso Nacional el 7 de noviembre de 1823 y, despu√©s de acalorados debates, el 31 de enero de 1824 se aprob√≥ el Acta constitutiva federal, cuyo art√≠culo 50. estipulaba que la rep√ļblica habr√≠a de ser organizada bajo las bases del federalismo. Fue remitida de inmediato a todos los estados, siendo jurada el 7 de febrero de 1824 por las autoridades de Jalisco, no obstante que en ella se conced√≠an facultades tales al Congreso General y al Ejecutivo que les permitir√≠an controlar desde el Centro a toda la Naci√≥n.

El primer gobernador constitucional, Prisciliano Sánchez, y su vicegobernador, Juan N. Cumplido, lo mismo que la I Legislatura del estado, tomaron posesión de sus cargos el 24 de enero de 1825.

La gesti√≥n del primer gobernador, que deb√≠a concluir en 1829, se vio interrumpida por su muerte repentina v√≠ctima de una infecci√≥n, el 30 de diciembre de 1826, dando lugar a que Juan N. Cumplido se convirtiera ya en la pieza pol√≠tica principal de Jalisco. Hasta el d√≠a de su muerte (en 1851) fue nombrado seis veces gobernador interino en periodos que abarcaron de dos meses a un a√Īo, a m√°s de resultar electo en tres ocasiones diputado local.

En general, los sucesores de Prisciliano S√°nchez continuaron con la misma l√≠nea pol√≠tica de √©ste. En el a√Īo de 1827, el Gobierno logr√≥ intervenir en el manejo de los diezmos y, en marzo de 1829, se priv√≥ a la Iglesia de su opci√≥n de adquirir bienes ra√≠ces y fundar obras p√≠as.

Por otra parte, el uso extensivo de la libertad de imprenta dio lugar a una profusa Boletería que posibilitó la expresión escrita de todas aquellas ideas que las restricciones anteriores habían acallado. Ahora, ni censura ni tribunal alguno podían impedir y, mucho menos, castigar la crítica abierta de cuanto asunto anduviera en boga.

De 1821 data la primera escuela en Guadalajara sostenida exclusivamente con fondos del Ayuntamiento; pero no fue hasta el gobierno de Prisciliano S√°nchez cuando se llev√≥ a cabo una intensa campa√Īa de escolarizaci√≥n, en tanto que la Constituci√≥n local sentaba el compromiso de crear escuelas de primeras letras en todos los pueblos de la entidad y de elaborar un plan general de estudios. Este fue publicado el 20 de marzo de 1826 y establec√≠a que la ense√Īanza oficial en Jalisco habr√≠a de ser "p√ļblica, gratuita y uniforme", en sus cuatro niveles: municipal, departamental, cantonal y estatal. Asimismo, se clausuraron el colegio de San Juan Bautista y la Universidad de Guadalajara a causa de su marcada tendencia colonial, y se fund√≥ el Instituto del Estado con un programa acad√©mico m√°s amplio y acorde a lo que el Gobierno esperaba de la educaci√≥n superior.

En cuanto a la educaci√≥n de ni√Īas, el Plan prescrib√≠a que tambi√©n se estableciesen escuelas p√ļblicas "en todos los pueblos de Estado" para que aprendieran a "leer, escribir, contar, el dibujo y las labores convenientes a su sexo".

Aunque de hecho ya lo estaba desde el triunfo de los planteamientos de Cuernavaca, no fue sino el 23 de octubre de 1835 cuando el federalismo quedó oficialmente suprimido en todo el país. Jalisco y las demás entidades pasaron por entero a depender de México, mientras los partidarios del centralismo, entusiasmados por el triunfo, se lanzaban a demostrar que las cosas iban a marchar mejor en lo sucesivo.

En junio de 1836, José Antonio Romero cesó como gobernador interino de Jalisco pues pasó al gabinete presidencial, tomando sa lugar el vicegobernador Antonio Escovedo, a quien correspondió dar a conocer las llamadas Siete Leyes Constitucionales que fueron proclamadas en la ciudad de México el 30 de diciembre de 1836.

En el ahora "departamento" de Jalisco, los tres gobernadores habidos entre 1835 y 1841: Romero, Escobedo y Jos√© Justo Corro ‚Äď quien cubri√≥ un interinato de noviembre a diciembre de 1837 ‚Äď, fueron fieles ejecutores de la voluntad del Centro, a pesar de que los tres eran jaliscienses de nacimiento.

El entusiasmo que despert√≥ el advenimiento del federalismo se vio empa√Īado pronto por las noticias acerca de la invasi√≥n de fuerzas militares de Estados Unidos y de que la corbeta de guerra estadounidense Cyane hab√≠a anclado en San Blas el 2 de septiembre de 1846. No se sabe con certeza cu√°nto tiempo permaneci√≥ el referido buque bloqueando el puerto, pero es evidente que impidi√≥, o cuando menos dificult√≥, las operaciones de los comerciantes comarcanos, aparte del sobresalto que sembr√≥ entre los moradores.

Si bien es cierto que Jalisco veía transcurrir el asedio de las tropas norteamericanas a distancia, por cuanto éstas no daban trazas de intentar un avance o un desembarco por tierras occidentales, el Gobierno del estado no dejó de preparar dispositivos para la defensa en prevención de que la guerra cambiara su curso inesperadamente. Así, al mediar 1847 cristalizaban las negociaciones tendentes a constituir una alianza con los estados de México, Querétaro, San Luis Potosí, Zacatecas y Aguascalientes, pues se reunió en Lagos con representantes de ellos a discutir las maniobras militares conducentes. A mediados de agosto, el gobernador Angulo concurrió a Zamora con sus colegas de México, Zacatecas y Guanajuato para definir nuevas prevenciones destinadas a la salvaguardia del área.

A principios de enero de 1848 arribaron a San Blas los buques Lexington y Whiton, cuya tripulaci√≥n se apoder√≥ de algunos bagajes sin importancia. El puerto no fue atacado ni retenido por el enemigo; de cualquier forma, la cercana presencia extranjera intimid√≥ al Gobierno de Jalisco. Muy pronto ‚Äď el 2 de febrero de 1848 ‚Äď sobrevino el tratado de Guadalupe Hidalgo que puso fin a la guerra. Conforme a tal pacto, M√©xico perd√≠a, adem√°s de Texas, la Alta California, Arizona y Nuevo M√©xico, que en su conjunto significaban un poco m√°s de la mitad del territorio nacional.

Francia, Espa√Īa e Inglaterra acordaron el 31 de octubre de 1861 intervenir militarmente en la Rep√ļblica Mexicana, en virtud de la suspensi√≥n de pagos ordenada por el presidente Ju√°rez. Posteriormente, s√≥lo los franceses continuaron con la empresa, en aras de otros fines. Al contrario de la indiferencia mostrada cuando la invasi√≥n estadounidense 15 a√Īos atr√°s, esta vez Jalisco se apront√≥ a movilizarse verdaderamente en defensa de la Naci√≥n. El propio Congreso estatuy√≥, antes de disolverse, que los jaliscienses entre los 18 y los 50 a√Īos de edad deb√≠an prestar servicio militar, de manera que el 2 de mayo, el gobernador Ogaz√≥n pudo disponer la organizaci√≥n de 10 cuerpos de infanter√≠a y de caballer√≠a.

El 6 de enero de 1864, arrib√≥ a la capital de Jalisco el ej√©rcito franc√©s llevando a la cabeza al mism√≠simo mariscal Bazaine, substituto de Forey. Nadie opuso resistencia, pues Arteaga ten√≠a dos d√≠as de haber salido con la tropa hacia el sur de Jalisco, dando lugar a las expresiones despectivas de los soldados jaliscienses que hizo p√ļblicas Bazaine, vaticinando que la "pacificaci√≥n ser√≠a muy r√°pida". Mas la guerra de guerrillas result√≥ a la larga mucho m√°s da√Īina para el invasor que el enfrentamiento abierto.

A consecuencia de las derrotas sufridas por los franceses en Europa en octubre de 1866, se hizo inminente el total retiro de las fuerzas expedicionarias en México, máxime que el ejército imperial ya mostraba serias cuarteaduras y empezaba a dar graves tumbos en distintas partes del país.

Eran tiempos malos los que ven√≠an: la dictadura de Santa Anna, la Revoluci√≥n de Ayutla y la Guerra de tres a√Īos, causaron serios da√Īos a la educaci√≥n. De este modo, en 1860 ‚Äď un a√Īo antes de la muerte de L√≥pez Cotilla ‚Äď s√≥lo subsist√≠an 19 escuelas oficiales en Guadalajara y, peor a√ļn, al restablecerse en 1867 el r√©gimen republicano, luego de la invasi√≥n francesa, Guadalajara no contar√≠a m√°s de 11 planteles municipales que atend√≠an un total de 590 ni√Īos y 69 ni√Īas.

Benito Ju√°rez fue reelecto Presidente de la Rep√ļblica por resoluci√≥n mayoritaria del Congreso; pero se mantendr√≠a en el poder muy debilitado por la disidencia de Lerdo de Tejada y Porfirio D√≠az que ya encabezaban sendas facciones de liberales. Debilitamiento que no dej√≥ de repercutir en Jalisco, por cuanto la "Uni√≥n Liberal" se erigi√≥ en el principal enemigo del Gobernador, propiciando una enconada lucha pol√≠tica que s√≥lo terminar√≠a cuando los vallartistas consiguieron consolidarse en el poder en 1871. Mientras los diputados esperaban a que concluyera el periodo constitucional de G√≥mez Cuervo, √©ste complet√≥ el n√ļmero necesario de magistrados para reinstalar en noviembre al Supremo Tribunal de Justicia, suspendido a ra√≠z del cese de su presidente. En febrero de 1871, la Legislatura estuvo ya constitucionalmente en tiempo h√°bil para regularizar sus funciones, mas el Gobernador, alegando su mala conducta anterior, no la reconoci√≥.

Hacia 1878, la superficie de Jalisco ‚Äď calculada entonces en 115.000 km¬≤ ‚Äď albergaba en sus doce cantones, 30 departamentos y 118 municipalidades que conformaban la estructura territorial del estado, m√°s del 10% de los 9,5 millones de mexicanos; aunque el S√©ptimo cant√≥n ‚Äď Tepic ‚Äď, con seis departamentos y 28 municipios, de hecho ya no pertenec√≠a a Jalisco desde que, en 1867, hab√≠a sido convertido en distrito militar. Comoquiera, sus pobladores llegaban a la cifra de 857.000, mayor que la de cualquier otra entidad. M√°s del 70% viv√≠a en √°reas rurales y ten√≠a a la agricultura como principal ocupaci√≥n, tanto que, en 1877, las cosechas jaliscienses alcanzaron el 16,5% de la productividad de todo el campo nacional. Jalisco era el mayor cultivador de ma√≠z, frijol y trigo. El primer lugar correspond√≠a al ma√≠z y el segundo a los otros dos cereales acompa√Īados de algod√≥n, la ca√Īa de az√ļcar y el tabaco, cuyos respectivos vol√ļmenes, a m√°s de satisfacer la industria local, lograban colocar excedentes en otras partes. En seguida estaba el cultivo del agrave que, a√Īo tras a√Īo, se convert√≠a en creciente riqueza agroindustrial a consecuencia del mayor consumo del "vino mezcla" o tequila, que hab√≠a sobrevenido a ra√≠z de la fiebre del oro en la Alta California. Asimismo, aunque en cantidad mucho menor, los suelos jaliscienses cosechaban ajonjol√≠, papa, lenteja, arroz, cebada, chile, comino, garbanzo, haba, etc.

Cuando Porfirio Díaz fue elegido por gran mayoría en febrero de 1877, Ignacio L. Vallarta ganó la presidencia de la Suprema Corte de Justicia, lo que dio vuelo a sus aspiraciones de suceder a Díaz y ocasionó la escisión entre ambos comandantes.

Entre las principales acciones del nuevo gobierno estuvo la de fundar un Monte de Piedad y Caja de Ahorros. Asimismo, promulgar en mayo de 1887 un nuevo Reglamento de Instrucci√≥n Primaria por medio del cual el Gobierno del estado absorb√≠a los gastos de la educaci√≥n elemental y, en junio de 1889, otra Ley Org√°nica de Instrucci√≥n P√ļblica que impon√≠a el laicismo. Adem√°s, a mediados de 1888 inici√≥ la construcci√≥n de un mercado en Guadalajara y dispuso convenientes reformas a la Escuela de Medicina.

Asimismo, en 1889, Corona pudo vanagloriarse de que la tranquilidad p√ļblica se hab√≠a mantenido "sofoc√°ndose pronto y en√©rgicamente la intentona de algunos malhechores".

La principal acción del gobierno de Ramón Corona se enfocó a promover el comercio mediante la supresión de las alcabalas, a partir de marzo de 1888, y la introducción en Guadalajara del ferrocarril procedente de la ciudad de México, cuyo primer viaje concluyó el 15 de mayo de 1888 en medio de grandes fiestas.

Desde 1882, el gobernador Riestra hab√≠a conseguido la autorizaci√≥n para fundar el "Banco de Jalisco". Sin embargo, los estatutos propuestos no fueron aprobados porque se contrapon√≠an con varios art√≠culos de la Constituci√≥n. No fue sino hasta un a√Īo despu√©s, cuando Tolentino volvi√≥ a la carga y el Congreso local lo autoriz√≥ para que designara al grupo de accionistas que habr√≠a de establecer en definitiva el Banco de Jalisco, instituci√≥n que efectuar√≠a, exenta de cualquier gravamen, operaciones de dep√≥sito, descuento, circulaci√≥n y emisi√≥n de dinero.

En cambio, antes de concluir 1883, s√≠ pudo establecerse una sucursal del Banco Nacional de M√©xico, que termin√≥ por potenciar en Jalisco el inicio de las actividades crediticias, en las cuales, adem√°s de participar como socio de algunos capitales, el estado se vio favorecido con la apertura de una cuenta de cr√©dito hasta por 30 mil pesos. A√Īos despu√©s, en 1889, se establecer√≠a tambi√©n en Guadalajara una sucursal del Banco de Londres y M√©xico.

La ganader√≠a, que desde tiempos antiguos hab√≠a sido una de las actividades econ√≥micas m√°s importantes, al declinar el porfiriato tambi√©n registr√≥ un cierto descenso. De tal suerte, si en 1903 ten√≠a un valor superior a 18,5 millones de pesos, para 1909 se hallaba en menos de 17; tal descenso tambi√©n puede ser valorado por medio del n√ļmero de bovinos; un mill√≥n en 1903 que en 1909 baj√≥ a 735.000. A pesar de ello, hasta 1902 Jalisco fue el primer productor de ganado vacuno y de leche con el 10% de la existencia nacional, y de ganado porcino con el 9%. En lo que se refiere a su precio tambi√©n subi√≥ casi un 40% entre 1890 y 1910.

Para 1895 el valor total de las cosechas en Jalisco casi alcanzó 15 millones de pesos, 8% del total nacional; en 1901 subió a 23 millones (casi el 9%) pero en 1904 bajó a 17 millones (el 7%), y aunque en 1906 tornó a subir, ya no recuperó el nivel de 1901.

El creciente inter√©s por perpetuar el rostro propio encontr√≥ un nuevo satisfactor en la c√°mara fotogr√°fica. Sobre todo porque el costo de una fotograf√≠a, mucho m√°s bajo que los honorarios de cualquier pintor, permitieron a muchas m√°s personas poseer la reproducci√≥n. En efecto, a√ļn cuando los primeros en fotografiarse fueron los m√°s acaudalados, pronto innumerables fot√≥grafos ambulantes recorrer√≠an pueblos y ciudades en busca de clientes de menores recursos dispuestos a posar frente a sus voluminosos aparatos. Parece ser que fue Jacobo G√°lvez, en 1853, uno de los primeros en traer a Guadalajara, despu√©s de su viaje por Europa, los elementos t√©cnicos para reproducir im√°genes casi instant√°neas: una c√°mara obscura para fijar im√°genes, no en l√°mina como se hac√≠an ya en aquella √©poca y seg√ļn el m√©todo de Daguerre, sino en papel.

Al finalizar el siglo XIX, quienes se hab√≠an mantenido en la c√ļspide de la pir√°mide socioecon√≥mica de Jalisco se encontraban de hecho concentrados en Guadalajara, donde gozaban de las crecientes comodidades y mejores perspectivas pecuniarias que el medio ofrec√≠a. Mas ahora esta minor√≠a se encontraba rodeada por una buena cantidad de europeos que se hab√≠an asentado en Guadalajara, atra√≠dos por sus posibilidades comerciales, y muchos hasta casados con hijas de los m√°s opulentos, incorporando as√≠ sus apellidos a la flor y nata de aquella sociedad.

De 1904 a 1909, Porfirio D√≠az eligi√≥ Chapala para descansar cada a√Īo durante las semanas Santa y de Pascua, con lo cual tambi√©n colabor√≥ a poner de moda a la poblaci√≥n entre las ricas familias tapat√≠as, quienes acabaron transformando la aldea en un verdadero sitio de descanso.

Hacia 1909, aparecieron las lanchas de motor y los deportes acu√°ticos; en 1910 se fund√≥ el Yacht Club y la Compa√Ī√≠a de Fomento, misma que construy√≥ la estaci√≥n y la v√≠a ferroviaria y fue propietaria del servicio de vapores Vicking y La Tapat√≠a, ambos destrozados por un fuerte oleaje en 1926. Un a√Īo antes se hab√≠a acondicionado el antiguo Camino Real de Guadalajara que mucho impulsar√≠a el flujo tur√≠stico sobre Chapala.

Siglo XX y siglo XXI

Antes de 1908, no hubo en Jalisco una oposición al Gobierno verdaderamente organizada. Más bien se manifestó en reducidos grupos de estudiantes, profesionistas y ciertos mineros y obreros textiles que llevaron a cabo algunas huelgas. De hecho, la crítica de mayor trascendencia se debió a personajes como Roque Estrada, Ignacio Ramos Praslow y Miguel Mendoza López, aglutinados en torno a un partido de nombre "Obrero Socialista", del que emergió una publicación llamada Aurora Socialista. Pero en febrero de 1908, Porfirio Díaz manifestó a un periodista estadounidense su deseo de retirarse pronto del poder y el agrado con que vería a un partido de oposición para las elecciones de 1910.

Acompa√Īado de Roque Estrada, Francisco I. Madero estuvo en Guadalajara en diciembre de 1909. Pese a los obst√°culos puestos por el Gobierno, pudo llevar a cabo un mitin que patentiz√≥ una gran popularidad; pero mayor a√ļn result√≥ la concurrencia en mayo de 1910, cuando volvi√≥ a Guadalajara ya como candidato formal a la Presidencia de la Rep√ļblica y con un proyecto m√°s preciso en el que, adem√°s de las instancias de corte pol√≠tico que hab√≠a manejado antes.[4]

Tan pronto como se dieron a conocer los resultados de los sufragios que dieron a Madero el triunfo, el Gobierno de Jalisco se dio a la tarea de restaurar el orden constitucional. Se convocó a elecciones municipales para el 5 de noviembre, manifestándose ya una clara preponderancia del Partido Católico Nacional (PCN), que ganó la mayor parte de las alcaldías. Ello se refrendó al restaurarse el Poder Legislativo local, en marzo de 1912, con doce diputados propuestos por el partido de referencia.[5]

En Jalisco, adem√°s de que su Congreso enunci√≥ su propuesta de que la propiedad territorial fuese accesible a un mayor n√ļmero de habitantes, se declar√≥ tambi√©n en favor de que la condici√≥n de los trabajadores mejorara y de que se diera fin a las injusticias. Los cambios, dec√≠an, habr√≠an de realizarse mediante una evoluci√≥n lenta y firme, "sin lucha de clases, pero con medidas en√©rgicas".

En marzo fue establecido el descanso dominical obligatorio y en julio se reconoció el derecho de los trabajadores a organizarse y se confirió personalidad jurídica a los sindicatos, a la sazón controlados por el clero en su mayoría. Mas, por otro lado se dispuso la militarización de los empleados comerciales y que cualquier huelga no autorizada fuese reprimida con celeridad.

El 8 de julio de 1914, con √Ālvaro Obreg√≥n al frente, las fuerzas constitucionalistas desplegaron mismo su triunfalismo demostrando su √°nimo anticlerical. El avance hab√≠a transcurrido por la costa del Pac√≠fico, donde las fuerzas de vanguardia de Manuel Di√©guez, Rafael Buelna y Lucio Blanco hab√≠an abierto el camino despu√©s de apoderarse de Acaponeta, San Blas y Tepic.

La ocupación de la capital tapatía se realizó pacíficamente, pues la plaza había sido evacuada, pero el gobernador huertista José María Mier y sus tropas fueron sorprendidos en El Castillo por Lucio Blanco y Enrique Estrada: el ejército fue desbandado y Mier resultó muerto.

Las fuerzas revolucionarias no fueron bien recibidas en la capital de Jalisco. No sólo los miembros del clero, como afirmó Obregón, se opusieron al nuevo gobierno. El rechazo se hizo más patente a medida que empezaron a implantarse las reformas y decretos expedidos por el Gobierno constitucionalista.

El 11 de diciembre, Medina derrotó a los carrancistas e hizo que Diéguez se retirara a Ciudad Guzmán, de manera que, en cuanto lo alcanzó Villa, pudieron entrar juntos a Guadalajara sin mayor dificultad. Aquí fueron recibidos con grandes muestras de entusiasmo, dada la esperanza de que anularían las disposiciones constitucionalistas. En primer lugar, Villa nombró gobernador de Jalisco a Julián Medina, quien de inmediato prohibió la moneda carrancista y puso en circulación la propia; a su vez, prometió seguridad tanto al trabajo como a la capital y decretó que los inmuebles de la clase acomodada, confiscados por el general Diéguez, volviesen a sus antiguos propietarios, en tanto que ordenaba reabrir al culto los templos que fueron cerrados durante el gobierno de Diéguez y liberar a los sacerdotes presos.

Para los primeros d√≠as de 1915, Di√©guez hab√≠a fortalecido a su ej√©rcito y retornaba a Guadalajara, as√≠ que reinstal√≥ su gobierno en Guadalajara sin mayor represalia y, de inmediato, se aprest√≥ para continuar la campa√Īa. El 18 de abril de 1915, Di√©guez se apoder√≥ nuevamente de Guadalajara, tras derrotar al general Medina que huy√≥ rumbo a Lagos. Despu√©s design√≥ a Manuel Aguirre Berlanga, una vez m√°s, como gobernador interino, en tanto √©l iba en busca de Obreg√≥n, que daba los √ļltimos toques a su campa√Īa contra los restos del ej√©rcito enemigo.

Por otra parte, el pleito en las entra√Īas mismas de la Revoluci√≥n hizo que las resoluciones referentes a un cambio radical en las estructuras socioecon√≥micas nacionales, reflejadas principalmente en las relaciones obrero-patronales y en la tenencia de la tierra, adquirieran un car√°cter ambiguo, destac√°ndose mejor la precisi√≥n de las propuestas de la doctrina social cat√≥lica.

La legislaci√≥n agraria carrancista del 6 de enero de 1915 ‚Äď incorporada al estado por Di√©guez en marzo del mismo a√Īo ‚Äď no hab√≠a resultado prevalecedora. De ah√≠ las reclamaciones campesinas y que pronto algunos trabajadores agr√≠colas pasaran a tomar tierras, no obstante que Aguirre Berlanga amenaz√≥ con castigar severamente a los autores de tales "atropellos". Los conflictos siguieron hasta el extremo de que el propio Di√©guez pidi√≥ al Constituyente de Quer√©taro que la nueva Carta tuviera en mente a los campesinos mestizos pobres y no s√≥lo a los ind√≠genas.

Resultado de la Constitución de 1917 fue también el incremento de la entrega de tierras;[6] sin embargo, no todos los demandantes y necesitados la recibieron de momento. Como la reforma agraria funcionó en relación directa con el apremio campesino, los primeros grupos beneficiados fueron, o bien comunidades indígenas despojadas no mucho antes, o aquellos pueblos mayormente afectados por la crisis de principios de siglo que se habían distinguido por su participación activa en el movimiento revolucionario.

Siendo ya presidente electo, en octubre de 1920, √Ālvaro Obreg√≥n se manifest√≥ partidario de la peque√Īa propiedad y de que cada campesino tuviese una parcela cedida por los latifundistas. En consecuencia, despu√©s de tomar posesi√≥n el 1 de diciembre, expidi√≥ una serie de decretos encaminados a regular la extensi√≥n y funcionamiento de los ejidos e instaur√≥ las procuradur√≠as de pueblos para proporcionar a las comunidades el auxilio legal preciso, mas tambi√©n legisl√≥ sobre las grandes y peque√Īas propiedades privadas, declarando inafectables a las que constitu√≠an unidades agr√≠cola-industriales de producci√≥n.[7]

En el mes de octubre de 1921 fue celebrado en Guadalajara un Congreso de Obreros Libres, en el que estuvieron representados 35 mil trabajadores adheridos a las uniones católicas del país. Todos se manifestaron contra la sindicalización y a favor del mutualismo como forma de organización laboral, además de que condenaron las huelgas y todo aquello que tuviera que ver con los "obreros rojos" de la CROM (Confederación Regional Obrera Mexicana) y de la recién fundada CGT (Confederación General de Trabajadores).[8]

Si bien es cierto que en 1926 las condiciones laborales garantizadas por el poder civil sobrepasaban a las que estaba dispuesto a conceder un régimen presidido por católicos, no menos lo es que el problema de la tenencia de la tierra distaba de estar resuelto satisfactoriamente.

Por eso fue que, al iniciarse el choque violento entre la Iglesia y el Estado, mientras los obreros desertaban de las filas católicas, éstas se engrosaban con campesinos dispuestos a defender sus medios de subsistencia.

Gobierno

Jalisco es un estado libre, aut√≥nomo y soberano a la federaci√≥n de M√©xico. Su gobierno se divide en tres poderes que son el ejecutivo, legislativo y judicial. El poder ejecutivo esta a cargo del gobernador del estado con un per√≠odo de gobierno de seis a√Īos, que es elegido democr√°ticamente, el gobernador es el que tiene que coordinar todos los programas de desarrollo para el estado. El poder legislativo est√° conformado por los diputados locales que forman el congreso del estado y los eligen por tres a√Īos, en el se discuten las reformas a las leyes del estado y el presupuesto. Por √ļltimo al poder judicial le corresponde aplicar las leyes, el gobernador nombra a los miembros del poder judicial. El actual gobernador es el panista Emilio Gonz√°lez M√°rquez para el per√≠odo 2007-2013.

División administrativa

Artículo principal: Regiones del Estado de Jalisco
Regiones de Jalisco.

En total el estado comprende 125 municipios, distribuidos en 12 regiones con una subregión, cada región tiene un municipio sede designado por la importancia y ubicación estratégica de dicho municipio en la región respectiva. La división en regiones es una simple división administrativa que facilita el manejo del estado. Las regiones administrativas son las siguientes:

  • Reg√≠√≥n Norte
  • Regi√≥n Altos Norte
  • Regi√≥n Altos Sur
  • Regi√≥n Ci√©nega
  • Regi√≥n Sureste
  • Regi√≥n Sur
  • Regi√≥n Sierra de Amula
  • Regi√≥n Costa Sur
  • Regi√≥n Costa Norte
  • Regi√≥n Sierra Occidental
  • Regi√≥n Valles
  • Regi√≥n Centro

Geografía

Artículo principal: Geografía de Jalisco
Barra de Navidad.
Arroyo de Atenguillo.

El Estado de Jalisco se localiza en la zona occidente de la Rep√ļblica Mexicana. Se encuentra limitado al norte por los Estados de Zacatecas, Aguascalientes; al noroeste con Nayarit; al noreste con Guanajuato y San Luis Potos√≠; al sur con Colima; al sureste con Michoac√°n y al suroeste con el Oc√©ano Pac√≠fico. Tiene una extensi√≥n territorial de 80.137 km¬≤, lo que representa el 4,09% de la superficie total de M√©xico.

Jalisco tiene problemas de l√≠mites territoriales con sus vecinos, en especial con el Estado de Colima, con quien disputa una muy importante zona de la costa. Tradicionalmente los l√≠mites entre entidades se han definido por l√≠mites naturales, en este caso el l√≠mite es un r√≠o, casi en su desembocadura en el oc√©ano Pac√≠fico. El conflicto lim√≠trofe inici√≥ cuando se modific√≥ el curso del r√≠o, quedando la zona de playa en la parte que pertenece a Colima y que Jalisco tiene intenci√≥n de reclamar por su capacidad econ√≥mica, a trav√©s del turismo que actualmente recibe como en el Complejo Grand Bay - Isla Navidad. Actualmente la soluci√≥n del problema entre estos dos estados depende del Senado de la Rep√ļblica.

Actuamente Jalisco cuenta ya con la más grande tecnología en cuanto a prevención de desastres naturales, hace poco se colocaron en las costas del estado de Jalisco alarmas de tsunamis las cuales no contaba.[1]

El estado de Jalisco encierra áreas que corresponden a 4 provincias fisiográficas de México: Eje Neovolcánico, Mesa Central, Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre del Sur.

Provincia del Eje Neovolcánico Representada en el estado por las subprovincias: Bajío Guanajuatense, Sierras y Bajíos Michoacanos, Altos de Jalisco, Chapala, Guadalajara, Sierras de Jalisco, Sierras Neovolcánicas Nayaritas, Volcanes de jalisco y Escarpada Limítrofe del Sur.

Subprovincia del Baj√≠o Guanajuatense S√≥lo una peque√Īa porci√≥n, al sureste del municipio de San Diego de Alejandr√≠a, penetra en el estado de Jalisco y se asocia a un solo sistema de topoforma; el llano de piso rocoso que representa el 0,001% de la superficie total del estado.

Subprovincia de las Sierras y Baj√≠os Michoacanos Es un rinc√≥n muy peque√Īo de esta subprovincia el que penetra en el estado de Jalisco y abarca parte de los municipios de Ayo el Chico y Degollado; presentando tres sistemas de topoformas: Mesetas L√°vicas, Lomerios de Colinas Redondeadas con Terrenos Ondulados y Valles de Laderas Tendidas.

Subprovincia de los Altos de Jalisco La mayor parte de esta subprovincia queda dentro del estado de Jalisco, se caracteriza por amplias mesetas de origen volc√°nico y presenta la mayor densidad de topoformas degradativas, generadas por disecci√≥n h√≠drica y abundancia de valles profundos de laderas escarpadas a fines de los ca√Īos de la Sierra Madre Occidental. Representa el 17,51% con respecto a la superficie total de la entidad y se distinguen en ella los siguientes sistemas de topoformas: Escudo-Volcanes Aislados o en Conjunto, Peque√Īa Meseta asociada con lomer√≠os, Gran Meseta con Ca√Īadas, Meseta L√°vica, Meseta L√°vica asociada con lomer√≠os, Meseta Escalonada, Lomer√≠o de Colinas Redondeadas, Lomer√≠os Suave en Arenisca Conglomerado, Valle de Laderas Escarpadas asociadas a lomer√≠os, Valle con Terrazas, Ca√Ī√≥n y Depresi√≥n.

Subprovincia de Chapala Esta subprovincia alcanza una magnitud significativa en afallamiento asociado con manifestaciones volc√°nicas y grabens (√°reas hundidas entre sistemas de fallas). Se tiene aqu√≠ a 1.500 msnm el mayor lago del pa√≠s, cuyas aguas ocupan un enorme graben ubicado entre sistemas de grandes fallas este-oeste y otras m√°s peque√Īas dirigidas burdamente de norte a sur. Por otro lado, el vulcanismo se desarroll√≥ a lo largo de algunas l√≠neas de fallas y levant√≥ las sierras que bordean el lago. El resultado es un paisaje de origen unitario pero de morfolog√≠as combinadas que aportan una notable singularidad a la provincia.

En la subprovincia de Chapala se distinguen 4 regiones o sectores:

1. Una región occidental con importantes sistemas de fallas noroeste-sureste y norte-sur que han generado grabens con esos mismos rumbos y que forman los vasos de los lagos Atotonilco, Zacoalco, San Marcos y Sayula, situados a una altitud de 1.350 msnm.

2. El propio lago de Chapala y las Sierras de Laderas de Escarpa de falla que lo circundan, más su extensión cenagosa al este: La Ciénega de Chapala. El lago, bastante somero, mantenido fundamentalmente por los aportes del río Lerma al que recibe en el extremo oriental.

3. Las sierras afalladas y llanos al norte de los lagos.

4. Las sierras afalladas y la región de lomeríos al sur de los lagos

Dentro del estado de Jalisco la subprovincia de Chapala presenta los siguientes sistemas de topoformas: Sierras de Laderas Abruptas con Ca√Īadas; Sierra de Laderas Tendidas; Sierra con Laderas de Escarpa de Falla; Sierra con Ladera de Escarpa de Fallas y Mesetas; Escudo-Volcanes Aislados o en Conjuntos; Sierra Volc√°nica con Mesetas; Lomer√≠os Asociados con Llanos; Lomer√≠os Suave (tobas); Lomer√≠os Suaves (conglomerados y areniscas); Valle de Laderas Tendidas; Valle de Laderas Tendidas con Terrenos Ondulados; Depresi√≥n; Gran Llano; Peque√Īo Llano Aislado y Llano Salino.

Huentitan.
Nevado el "Colima".
Costa del sur.

Subprovincia de Guadalajara Esta peque√Īa subprovincia queda toda dentro del estado de Jalisco ocupando el 3,73% de la superficie. Cubre totalmente los municipios de Antonio Escobedo, El Arenal, Guadalajara y Zapopan, Ahualuco de Mercado, Amatit√°n, Etzatl√°n, Hostotipaquillo, Magdalena, San Marcos, Tala, Tequila, Teuchitl√°n, Tlaquepaque y Tonal√°.

La subprovincia se caracteriza por las notables manifestaciones de vulcanismo explosivo, que data de tiempos relativamente recientes y cuyas huellas se observan en la ciudad de Guadalajara y en la sierra de la Primavera.

A pesar de ser una subprovincia peque√Īa es la menos uniforme, teniendo una gran complejidad en su panorama fisiogr√°fico, en el que se encuentran sistemas tan distintos como sierras, mesetas, lomer√≠os y llanos; sin embargo, en general su litolog√≠a est√° constituida por rocas √≠gneas extrusivas √°cidas, vidrios volc√°nicos (obsidiana) basaltos y nubes ardientes.

Subprovincia de las Sierras de Jalisco Esta subprovincia inserta totalmente en el estado de Jalisco, est√° constituida por dos tipos b√°sicos de topoformas generales: monta√Īas y mesetas. Entre sus extremos norte y sur, las cadenas monta√Īosas se encuentran acomodadas de tal modo que describen la forma de una burda letra "S".

Dentro del √°rea rodeada por la curva superior de la letra quedar√≠an alojados los sistemas de topoformas m√°s occidentales de la vecina subprovincia de las Sierras de Jalisco. Varias cumbres de los n√ļcleos monta√Īosos de rocas √≠gneas que componen la sierra se levantan por encima de los 2.000 msnm, en tanto que las superficies m√°s bajas se encuentran a una altitud de 800 msnm.

La subprovincia de las Sierras de Jalisco presenta los siguientes sistemas de topoformas: Gran Sierra Volc√°nica Compleja o Grandes Estrato-Volcanes, ierra de Laderas Abruptas, Sierra de Laderas Tendidas, Sierra de Laderas Tendidas con Llanos, Sierra Compleja, Escudo-Volc√°n Aislado, Meseta L√°vica, Mesetas L√°vicas asociadas con ca√Īadas, Mesetas Escalonadas asociadas con lomer√≠os, Mesetas Peque√Īas con lomer√≠os, Lomer√≠o Suave asociado con ca√Īadas, Valle de Laderas Escarpadas, Valle de Laderas Tendidas, Valle de Laderas Tendidas asociado con lomer√≠os, Ca√Ī√≥n y Peque√Īo Llano Aislado.

Subprovincia de las Sierras Neovolc√°nicas Nayaritas Un peque√Īo rinc√≥n de esta subprovincia del Eje Neovolc√°nico, penetra en el extremo norte del estado de Jalisco, del que ocupa el 0,007% de la superficie, localizado en parte del municipio de Hostotipaquillo y distribuido en tres sistemas de topoformas que son: una Sierra de Laderas Tendidas, una Meseta L√°vica con Ca√Īadas y un Valle Tendido con Terrenos Ondulados.

Subprovincia Volcanes "El Colima" Esta subprovincia penetra al estado por el este y recibe este nombre debido a sus dos geoformas m√°s representativas, El Nevado "El Colima" y el Volc√°n del Fuego "El Colima". Ocupa apenas el 2,36% de la superficie total estatal; cubriendo totalmente los municipios de Tonila y Zapotitl√°n de Vadillo y parte de los de Zapotl√°n El Grande, Tolim√°n, Tuxcacuesco, Tuxpan, Venustiano Carranza y Zapotiltic. El panorama fisiogr√°fico de la subprovincia est√° integrado por siete sistemas de topoformas: Gran Sierra Compleja o Grandes Estrato-Volcanes Aislados, representados por el Nevado y el de Fuego "El Colima", que est√°n constituidos por andesitas (rocas √≠gneas medias en s√≠lice) y sus altitudes son de 4.240 y 4.220 m respectivamente; Sierra de Laderas Abruptas, que se encuentra sobre la base occidental del Nevado, representada por el Cerro el Petacal, de rocas l√°vicas s√≠licas; los Lomer√≠os Suaves (tobas) asociados con ca√Īadas y los Lomer√≠os Suaves (arenisca conglomerado) integran las amplias faldas que se extienden en torno a los volcanes, surcadas por arroyos radiales; el Valle de Laderas Escarpadas, que es el sistema de ca√Īadas hondas y ramificadas, que sobre la base occidental de los volcanes han labrado sus c√°rcavas; el Peque√Īo Llano Aislado, de origen aluvial que se localiza en el extremo norte; y el Piso de Valle, que est√° formado por el valle plano y angosto del r√≠o Armer√≠a.

Subprovincia de la Escarpa Lim√≠trofe del Sur Solo una peque√Īa parte de esta subprovincia penetra en el estado de Jalisco y abarca una porci√≥n del municipio de Jilotl√°n de los Dolores, con un solo sistema de topoformas, la Meseta L√°vica asociada con Sierras que es un conjunto de mesetas bas√°lticas escalonadas y que descienden hacia el sur, a altitudes de 1.000 a 1.500 msnm interrumpidas por Escudo-Volcanes tambi√©n bas√°lticos.

Provincia Mesa Central Penetra al estado de Jalisco por el noroeste; ocupa el 3,44% de la superficie total estatal y en ella se presentan parte de tres subdivisiones de la provincia que corresponden a la subprovincia Llanos de Ojuelos y las discontinuidades fisiogr√°ficas Sierra de la Cuatralba y Valles Paralelos del suroeste de la Sierra de Guanajuato.

Estas subdivisiones de la provincia poseen patrones característicos de topografía y morfología; presencia y distribución de suelos y vegetación diferentes, por lo que la descripción de suelos, vegetación, posibilidades de uso agrícola, ganadero y forestal, y el estado actual de las formas de producción agrícola, se encuentra referida por regiones

Esta provincia cuenta con una subprovincia llamada Llanos de Ojuelos.

Subprovincia Llanos de Ojuelos Esta subprovincia penetra al noreste del estado y limita al sur con los Altos de Jalisco; inmediatamente al norte de Encarnaci√≥n de D√≠az. Comprende una porci√≥n peque√Īa de la entidad (2.310,297 km¬≤), que cubre totalmente el municipio de Ojuelos y parte de los de Encarnaci√≥n de D√≠az y Lagos de Moreno. Los sistemas de topoformas m√°s representativos de la subprovincia, dentro del estado son: Las Llanuras de Piso Rocoso, cubiertas por suelos someros de aluvi√≥n y salpicadas de peque√Īas charcas; y las Mesetas con Ca√Īadas que se encuentran entre las llanuras. Las Sierras Bajas y los Lomer√≠os probablemente se derivaron de la erosi√≥n de mesetas similares a las ya mencionadas; sus laderas son rectas y su elevaci√≥n es de 2.300 y 2.250 msnm respectivamente. En general, la litolog√≠a de estos sistemas de topoformas est√° constituida por rocas de origen volc√°nico, ricas en s√≠lice.

Provincia de la Sierra Madre Occidental Esta provincia cuenta con dos subprovincias: La de las Sierras y Valles Zacatecanos y la de Las Mesetas y Ca√Īones del Sur

Subprovincia Mesetas y Ca√Īones del Sur Esta Subprovincia se encuentra en casi toda la extremidad norte de Jalisco hasta el l√≠mite sur del extenso ca√Ī√≥n que ha formado el R√≠o Grande de Santiago, quedando su frontera sur-oriental en el estado al norte de la ciudad de Tequila; abarca la totalidad de los municipios Bola√Īos, Huejuquilla el Alto, Mezquitic, Teocaltiche y Villa Guerrero, y parte de los municipios de Colotl√°n, Chimaltitl√°n, Hostotipaquillo, Huejucar, San Mart√≠n de Bola√Īos y Tequila.

Forma parte de la "espina dorsal" de la Sierra Madre Occidental. Su paisaje est√° constituido por altas mesetas, algunas de ellas enormes, que se interrumpen abruptamente por profundos ca√Īones.

La superficie total de esta subprovincia es de 8.165,349 km¬≤ y representan el 10,35% con respecto a la superficie total del estado. Los sistemas de topoformas que se encuentran en esta subprovincia dentro del estado de Jalisco son: Superficie Disectada de Gran Meseta, que son agrupaciones de mesetas de tama√Īo peque√Īo; Peque√Īas Mesetas; Asociadas a Ca√Īadas; Lomer√≠os, que se encuentran como peque√Īos grupos aislados en los Pisos de Valle, generalmente amplios; Lomer√≠os y Ca√Īadas, Piso de Valle con Terrazas; Piso Amplio de Valle con Lomer√≠os y por √ļltimo Ca√Īones.

Biodiversidad

Demografía

Población

Seg√ļn los resultados que arroj√≥ el II Censo de Poblaci√≥n y Vivienda realizado por el Instituto Nacional de Estad√≠stica y Geograf√≠a (INEGI) con fecha censal del 12 de junio de 2010, el estado de Jalisco contaba hasta ese a√Īo con un total de 7 350 682 habitantes, de dicha cantidad, 3 600 641 eran hombres y 3 750 041 eran mujeres.[2] La tasa de crecimiento anual para la entidad durante el per√≠odo 2005-2010 fue del 1.7%.[9] Seg√ļn indica este censo, 4.434.252 de los jaliscienses viven en la zona metropolitana de Guadalajara.[cita requerida] La poblaci√≥n aument√≥ aproximadamente 750.000 habitantes desde el √ļltimo conteo, realizado en 2005.[cita requerida] Hoy en d√≠a, la poblaci√≥n del Estado representa el 6,5 % del total del pa√≠s.

Principales Ciudades
Ciudad Población
Guadalajara 1,494,134
Zapopan 1,243,538
Tlaquepaque 608,187
Tonal√° 478,981
Tlajomulco de Zu√Īiga 416,552
Puerto Vallarta 255,725
Lagos de Moreno 153,855
El Salto 138,585
Tepatitl√°n de Morelos 136,235
Zapotl√°n el Grande 100,519
Ocotl√°n 92,958
Arandas 72,885
Tala 69,046
San Juan de los Lagos 66,279
La Barca 64,274
Zapotlanejo 63,632
Atotonilco el Alto 57,712
Autl√°n de Navarro 57,559
Ameca 57,357
Encarnación de Díaz 51,404
Sayula 45,755
Mascota 40,404
Zonas Metropolitanas
Zona Metropolitana Municipios Población
Zona Metropolitana de Guadalajara *Guadalajara
*Zapopan
*Tlaquepaque
*Tonal√° *Tlajomulco
*El Salto
*Ixtlahuac√°n
*Juanacatl√°n
4 434 252
Zona Metropolitana de Puerto Vallarta *Puerto Vallarta
*Bahía de Banderas (Nayarit)
379 934
Zona Metropolitana de Ocotl√°n *Ocotl√°n
*Poncitl√°n
141 365

Grupos étnicos

Los huicholes son el grupo √©tnico m√°s conocido y numeroso del estado de Jalisco, se concentra principalmente al norte del estado en muncipios como Bola√Īos, Huejuquilla o Villa Guerrero que comparte asentamientos con otros estados como Nayarit y Zacatecas, al sur se encuentra otro grupo ind√≠gena nativo de Jalisco, los nahuas herederos de la lengua azteca quienes radican en los muncipios de Tuxpan y Tonila; y en menor proporci√≥n los pur√©pechas, mixtecos, mazahuas otom√≠es y zapotecos.

Marco socioeconómico

A mediados del siglo pasado, el incremento de la poblaci√≥n de Jalisco en el periodo 1950-1960, present√≥ una tasa de crecimiento anual del orden del 3,4%. El periodo que comprende 1970-1980 muestra un descenso con respecto a la d√©cada precedente, tendencia que se mantiene posteriormente. Se ha observado la disminuci√≥n en el ritmo de crecimiento hasta llegar a un 1,33% del a√Īo 2000 al 2005. En el Alto Santiago, se encuentra la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), la cual es el principal centro de poblaci√≥n de la entidad. Una serie de factores ha generado la conurbaci√≥n de la ciudad de Guadalajara con los municipios lim√≠trofes, lo que ha acelerado el crecimiento de su poblaci√≥n. De acuerdo con cifras de INEGI, para el a√Īo 1950 la poblaci√≥n total del estado de Jalisco era un poco m√°s de 1,7 millones de habitantes, en el a√Īo 2005, √©sta asciende a m√°s de 6,7 millones, junto a este significativo aumento se fueron dando diversas transformaciones demogr√°ficas a nivel subregi√≥n, en especial en el Alto Santiago, que pas√≥ de una participaci√≥n relativa en la concentraci√≥n de poblaci√≥n del 46,6% al 71,2% en este periodo de tiempo. Con base en el √ļltimo registro oficial del a√Īo 2005, la poblaci√≥n total de la entidad suma 6.752.113 habitantes, lo cual representa el 6,5% de la poblaci√≥n total del pa√≠s (103,3 millones); en lo que se refiere a la poblaci√≥n rural, √©sta representa el 13,9% de la poblaci√≥n total del estado y la poblaci√≥n urbana equivale al 86,1%.[10]

Educación

Antiguo Edificio de la rectoría de la U de G.
Véase también: Anexo:Universidades en Jalisco

La ciudad de Guadalajara, capital de Jalisco, es la sede de la segunda universidad fundada en M√©xico, la Universidad de Guadalajara. Esta entidad educativa p√ļblica es la segunda en cantidad de estudiantes en el territorio (despu√©s de la UNAM), (195.116 estudiantes de profesional medio, bachillerato, t√©cnico superior, licenciatura y posgrado).

También es sede de la que es la primera universidad privada de México, la Universidad Autónoma de Guadalajara, por sus siglas U.A.G. La sede principal de la Universidad Autónoma de Guadalajara es Ciudad Universitaria, ubicada en el municipio de Zapopan; en dicho lugar se encuentra la rectoría y la mayoría de las carreras que se imparten. Cuentan también con el Instituto de Ciencias Biológicas, UAG campus Santa Anita (Tlaquepaque), UAG Campus Tepic, UAG Campus Tabasco, Instituto Autónomo de Educación de Tecomán (IAETAC), el sistema de educación básica y media José Vasconcelos en Baja California, y la primaria Antonio Caso más Santa Anita.

Cuenta con dos campus de la universidad privada más importante del país, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Tec de Monterrey).

El Instituto Tecnol√≥gico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), es una universidad privada con sede en la ciudad de Tlaquepaque, Jalisco, M√©xico. Esta instituci√≥n educativa fue fundada en el a√Īo de 1957 y pertenece al Sistema Universitario Jesuita (SUJ) que a su vez forma parte de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs. En este sentido la universidad tambi√©n es nombrada como la Universidad Jesuita de Guadalajara pero es conocida com√ļnmente como el ITESO.

Ofrece 26 programas de licenciatura, 2 de especialidades, 13 de maestría y 3 doctorados. La matrícula del ITESO es de alrededor de 8.000 estudiantes. La Universidad cuenta sólo con un campus, el cual está ubicado al sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara en las inmediaciones de Tlaquepaque donde se encuentran sus diversas instalaciones.

Tres campus de la Universidad del Valle de México, tres campus del Tec Milenium (Tlaquepaque, Zapopan y Ejecutivo), la Universidad del Valle de Atemajac con tres campus (Zapopan, Lagos de Moreno y Puerto Vallarta), la Universidad Panamericana, la Universidad Cuauhtémoc, la Universidad Marista de Guadalajara el Instituto Tecnológico Superior de Arandas, el Instituto Tecnológico Superior de Chapala, el Instituto Tecnológico Superior de Cocula, el Instituto Tecnológico Superior de El Grullo, el Instituto Tecnológico Superior de la Huerta, el Instituto Tecnológico Superior de Lagos de Moreno, el Instituto Tecnológico Superior de Mascota, el Instituto Tecnológico Superior de Puerto Vallarta, el Instituto Tecnológico Superior de Tala, el Instituto Tecnológico Superior de Tamazula, el Instituto Tecnológico Superior de Tequila, el Instituto Tecnológico Superior de Zapopan y el Instituto Tecnológico Superior de Zapotlanejo.

Además, existe el Centro de Investigación y Asistencia Tecnológica del Estado de Jalisco CIATEJ.

De estos centros educativos 18 poseen carreras de ingeniería y otras carreras afines a la industria de la electrónica, como ingeniería electromecánica, ingeniería en tecnologías electrónicas, en tecnologías de la información y comunicaciones, ingeniería industrial, ingeniería de sistemas, teleinformatica, administración de tecnologías de la información, y tecnologías computacionales, entre otras.

Así mismo, en la localidad de Atequiza, Ixtlahuacan de Los Membrillos; cuenta con La Escuela Normal Rural Miguel Hidalgo, fundada a partir de los ideales de la Revolución, es una institución formadora de docentes para el ámbito rural, atendiendo gratuitamente a hijos de campesinos y obreros.

Economía

Artículo principal: Economía de Jalisco
Guadalajara.

Jalisco, el quinto estado en extensi√≥n y el cuarto m√°s productivo de la Rep√ļblica Mexicana (despu√©s del D.F, Estado de M√©xico y Nuevo Le√≥n), ha experimentado un importante crecimiento en su actividad econ√≥mica y comercial durante los √ļltimos a√Īos. Entre los principales productos que forman parte de la comercializaci√≥n del estado destacan los cosm√©ticos, aparatos electr√≥nicos, tecnolog√≠a, farmac√©uticos, construcci√≥n, textiles, tabaco, alimentos y bebidas, art√≠culos deportivos, etc. As√≠ mismo, el sector de servicios tambi√©n ha crecido con intensa pujanza, al igual que el sector tur√≠stico y el financiero.

Este desarrollo intensivo del sector comercial en la entidad es superado por el del Distrito Federal, el Estado de M√©xico y Nuevo Le√≥n. La poblaci√≥n econ√≥micamente activa en el sector agropecuario ha disminuido, mientras que en el sector terciario y secundario ha incrementado su demanda, sobre todo en los servicios y en el comercio. Sin embargo, el estado se distingue por el cultivo de granos como: ma√≠z, sorgo, frijol, arroz, cebada, trigo, ca√Īa de az√ļcar, algod√≥n, c√°rtamo, soya, alfalfa, mel√≥n, papa, jitomate, papaya, caf√©, mango, aguacate, pl√°tano, guayaba, sand√≠a y lim√≥n agrio. Existe ganado porcino, bovino utilizado para abasto, y lechero, ovino, caprino y equino. La actividad pesquera se realiza en los puertos de Barra de Navidad, considerado puerto de cabotaje, en Puerto Vallarta, considerado puerto de altura, y en la laguna de Chapala. Las especies que se obtienen son: huachinango, charal, pescado blanco, tortuga, bagre, carpa, camar√≥n, tibur√≥n, mojarra, rana y popocha. Su actividad industrial es extractiva, minero metal√ļrgica, sider√ļrgica, maquinaria, equipo y material de transporte, productos qu√≠micos, madera, textil, el√©ctrica y electr√≥nica, material fotogr√°fico, alimentaria, bebidas, tequila, cerveza y calzado.

Puerta de Hierro, uno de los principales distritos comerciales de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Turismo

Artículo principal: Turismo en Jalisco

Infraestructura

En Jalisco se localiza la segunda ciudad m√°s poblada del pa√≠s, Guadalajara, que junto con Tlaquepaque, Tonal√°, El Salto, Tlajomulco de Z√ļ√Īiga y Zapopan forman la zona metropolitana de la ciudad. El estado muestra una imagen comercial importante debido a su sistema de comunicaciones y v√≠as f√©rreas, que reflejan un factor importante para ampliar su desarrollo.

El municipio de Villa Hidalgo, el cual esta localizado en Los Altos de Jalisco forma una gran importancia en la economía tanto como del estado y de el país ya que ocupa el tercer lugar en importancia textil en todo el país, ahí se confeccionan principalmente prendas de tejido de punto.

Jalisco cuenta con los siguientes destinos carreteros: Guadalajara-Mazatl√°n-Nogales; Ciudad Ju√°rez-Zacatecas-Lagos de Moreno-Oaxaca-Tapachula y Guadalajara-M√©xico-Veracruz. Cuenta con instalaciones portuarias que aprovechan las condiciones naturales del estero El Salado en Puerto Vallarta, dentro de la bah√≠a de Banderas. Se conecta con los puertos de Manzanillo y Mazatl√°n. Posee dos aeropuertos internacionales: el de Guadalajara y Puerto Vallarta, los cuales sit√ļan a Jalisco dentro de las rutas internacionales m√°s importantes.

Comunicación y Transporte

Dawn Princess en Puerto Vallarta.

Las comunicaciones y transportes son dos actividades importantes para el desarrollo social y económico de el Estado, ya que su función primordial es la de facilitar la integración social y geográfica del territorio para el traslado de personas y bienes.

La ubicación geográfica de Jalisco en el Occidente de la Nación Mexicana es estratégica, lo que le ha valido una privilegiada comunicación, tanto con el Centro, Sur, Este, Norte de la Nación, como con los Puertos del Pacífico, con las entidades vecinas y al interior del Estado.

La participación de las comunicaciones en la formación del Producto Interno Bruto ha generado el 6% del Estado. La estructura interna de este sector ha experimentado algunos cambios, puesto que la evaluación de las actividades tradicionales de correos y telégrafos, se ha visto contrarrestada ante el rápido crecimiento de la infraestructura telefónica, actividad que aumentó su importancia de manera considerable para 1997. Este aumento pone de manifiesto la integración e intercomunicación que a través de este medio está teniendo la entidad.

Carreteras

Carretera estatal n√ļmero 71 en su tramo de subida a La Barca a las comunidades sobre la meseta.
Placas vehículares del estado de Jalisco.

El Estado se encuentra comunicado por una amplia red de carreteras, a trav√©s de las cuales integra a la entidad con el resto del pa√≠s y que, conjuntamente con las carreteras estatales, permite comunicaci√≥n con las 124 cabeceras municipales de la entidad, en una extensi√≥n de 25.303,98 km, de los que: 5.148,28 km corresponden a carreteras libres; 5.148,28 km de red Federal y 3.095,46 km de red Estatal; carreteras de cuota 566,10 km; 5.433,70 km a caminos rurales y 14.155,90 de brechas. Sus principales v√≠as de comunicaci√≥n vinculan a la entidad con el interior de Jalisco, con la capital de la Rep√ļblica y con los principales centros industriales, tales como Monterrey, N.L., Saltillo y Torre√≥n, Coah.; Quer√©taro, Qro.; Le√≥n y Salamanca, Gto.; San Luis Potos√≠ y el Noroeste, Centro y Sur del pa√≠s.

El avance logrado en la construcción de caminos, ha impulsado notoriamente a los municipios que se vincularon a la red carretera, los que experimentaron un aumento en su nivel de desarrollo, dado principalmente en las regiones de alto potencial, lo que tuvo un efecto acelerador de la dinámica social y económica de las zonas favorecidas entre las regiones.

La Capital del Estado cuenta con una eficiente red vial, sobre todo en las vías de entrada y salida a la ciudad, así como de vías rápidas que la cruzan, en las que se localizan los pasos a desnivel en los cruces de las vías de ferrocarril y en vías rápidas.

  • Carretera Guadalajara-Nogales, que permite comunicaci√≥n con los estados del Norte del pa√≠s, los Puertos del Pac√≠fico y la Frontera con los Estados Unidos de Norteam√©rica.

Igualmente existe la vía cuota y libre a Colima, que conecta municipios como Sayula y Zapotlán El Grande con la capital del Estado.

  • Hacia el centro del pa√≠s el Estado se conecta por la carretera Guadalajara-M√©xico, interconectando al sur y sureste del pa√≠s; adem√°s de las carreteras de Guadalajara-Chapala-Jocotepec y La Barca-Ocotlan, dando comunicaci√≥n esta √ļltima al Corredor Industrial del Salto.
  • Hacia el noroeste del pa√≠s la comunicaci√≥n se da a trav√©s de la carretera Guadalajara-Zacatecas-Saltillo, en donde existe comunicaci√≥n con la frontera central con los Estados Unidos de Norteam√©rica.

La carretera Le√≥n-Lagos de Moreno-Aguascalientes y la continuaci√≥n de la carretera Lagos de Moreno- San Luis Potos√≠. As√≠ mismo, la carretera Guadalajara-Colotl√°n, con los ramales a San Mart√≠n de Bolo√Īos y Mezquitic, que integran a la regi√≥n Norte con el resto del Estado.

Red Ferroviaria

Ferrocarril de Guadalajara (Tequila Express Turístico)

En la red ferroviaria convergen tres ejes ferroviarios, que une a la entidad con las regiones del Norte de la rep√ļblica, hasta la frontera con los Estados Unidos de Norteam√©rica; al Sur permitiendo comunicaci√≥n con el Puerto de Manzanillo y con el Centro de la rep√ļblica a trav√©s de la l√≠nea Guadalajara-M√©xico. El Estado cuenta con una longitud de red ferroviaria de 153,22 km de v√≠as. El sistema ferroviario en la entidad establece vinculaci√≥n a trav√©s de las l√≠neas: Guadalajara-Ocotl√°n- La Barca-M√©xico, L√≠nea en que se localiza la mayor parte de la industria de Jalisco, ya que establece comunicaci√≥n con el Corredor Industrial del Salto. La segunda l√≠nea en importancia vincula a Guadalajara con el puerto de Manzanillo, Colima, uniendo a Guadalajara con Zacoalco de Torres, Sayula, Zapotl√°n El Grande y Tuxpan. La tercera comunica a Guadalajara con el noroeste del pa√≠s hacia la frontera norte con los Estados Unidos de Norteam√©rica por Mexicali, B.C. y Nogales, Son.

Infraestructura Aérea

Aeropuerto Internacional de Guadalajara.

Es innegable la importancia del crecimiento de la infraestructura a√©rea, a pesar de las buenas comunicaciones terrestres en la entidad. Este incremento se ve reflejado no s√≥lo en cuanto al movimiento de pasajeros, sino tambi√©n en el de transporte de express y carga. La aviaci√≥n comercial comunica al Estado por medio de un importante n√ļmero de compa√Ī√≠as a√©reas nacionales y extranjeras. Para ello cuenta con dos aeropuertos internacionales operados por el grupo aeroportuario del pac√≠fico, el aeropuerto internacional de Guadalajara Don Miguel Hidalgo, el aeropuerto internacional de Puerto Vallarta Lic. Gustavo D√≠az Ordaz, el aeropuerto nacional de Uni√≥n de San Antonio, Lic. Primo de Verdad y Ramos as√≠ como tambi√©n una aeropista de mediano alcance en Colotlan, Tuxpan, Mascota y recientemente en Tomatlan.

El Aeropuerto Internacional de Guadalajara "Miguel Hidalgo", ubicado en el municipio de Tlajomulco de Z√ļ√Īiga, se encuentra a 13 km de la ciudad de Guadalajara.

El transporte a√©reo en el interior Estado toma tambi√©n relevancia, ya que cubre las √°reas en donde la comunicaci√≥n terrestre se encuentra escasamente desarrollada. Este transporte de aeronaves peque√Īas, se apoya en una terminal anexa al Aeropuerto Internacional de Guadalajara y en 63 aeropistas localizadas en los diversos destinos dentro del Estado, conectando a lugares como: Zapotl√°n el Grande, Talpa, La Barca, Mascota, Autl√°n, Barra de Navidad, entre otras.

Comunicación Marítima

Puerto Marino: Puerto Vallarta (Barco Carnival Pride Turistico)

Jalisco cuenta con un Puerto Marino: Puerto Vallarta, considerado tanto pesquero y de turismo, como de tr√°fico de altura; √ļltimamente ha adquirido cierta importancia comercial. No obstante, la producci√≥n de Jalisco se mueve hacia los mercados exteriores a trav√©s del Puerto de Manzanillo localizado en el estado de Colima a 313 kil√≥metros de Guadalajara por la autopista Guadalajara-Colima, el cual proporciona servicios de altura y cabotaje. Con la reconstrucci√≥n y modernizaci√≥n del puerto mencionado, se asegura un tr√°fico mar√≠timo m√°s fluido y una protecci√≥n y cuidado mayor a las mercanc√≠as.

Telecomunicaciones y Correos

Las telecomunicaciones han tenido un amplio desarrollo en los √ļltimos a√Īos, estando Jalisco comunicado por la red nacional y con el resto del mundo.

El Estado cuenta con una eficiente red telegráfica y postal, así como con un amplio sistema telefónico que permita la comunicación fluida de mensajes, tanto al interior del Estado como al resto del país e internacionalmente, y con un sistema de radiocomunicación que permite integrar aquella área donde la instalación de otros servicios resulta demasiado onerosa.

La Zona Metropolitana de Guadalajara se encuentra unida a la red nacional e internacional de telmex y microondas que constituye la columna vertebral de las telecomunicaciones en el pa√≠s, canalizado a trav√©s del sistema de servicios de telese√Īalizaci√≥n, telecontrol, teleinformaci√≥n y al sistema telef√≥nico de larga distancia, lo que le ha permitido una comunicaci√≥n mayor con otras grandes ciudades del interior del pa√≠s y el resto del mundo.

En general todas las cabeceras municipales tienen servicio de correo, quedando por ser incorporadas algunas localidades debido al incremento en la población.

Teléfonos

Tienda Telmex

El servicio telef√≥nico es la actividad que presenta m√°s participaci√≥n y mayor dinamismo en su crecimiento: (7,5% promedio anual del sector). En diciembre de 1997, la cobertura telef√≥nica se increment√≥ en m√°s de 51.000 l√≠neas con respecto a 1996; en este √ļltimo a√Īo quedaron digitalizadas el 100% de las l√≠neas en la Zona Metropolitana de Guadalajara. El servicio se concentra en la parte central del Estado, principalmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara que en marzo de 1998 absorbe 409.969 l√≠neas residenciales instaladas, 61.259 l√≠neas comerciales instaladas y cuenta con 52.435 l√≠neas disponibles. En las √°reas rurales se ha visto incrementado el servicio, tratando de integrar a las zonas m√°s aisladas, y en las urbanas, se considera suficiente para cubrir la demanda.

En 1998 en el Estado existían 13,47 líneas por cada mil habitantes.

Cultura

Torta ahogada plato típico tapatío.
Arte de los huicholes de Jalisco.
Mariachi tìpico de Jalisco.

Las tradiciones de un pueblo, con el sabor de México.

Véase también: Gastronomía de México

Gastronomía

La cocina jalisciense ha contribuido ampliamente a dar fama internacional a la gastronomía mexicana. Los platillos jaliscienses tienen una relación directa con los productos locales como el maíz, el fríjol, la calabaza, el trigo, el agave y los árboles frutales

Algunos de los platillos m√°s representativos son: la birria, el pozole blanco o rojo, los sopes, el guacamole, frijoles charros, el menudo, las tortas ahogadas, la carne en su jugo, las enchiladas rojas y verdes, la cuachala, los tamales de elote, el borrego al pastor y los tamales de frijol entre mucha m√°s variedad.

Entre sus dulces sobresalen el alfajor, palanquetas de cacahuate o pepitas de calabaza, cocadas, dulces en conserva, dulces de leche, la jericalla, perones enmielados rojos, algodones, bu√Īuelos, camote y calabaza enmielada.

Mientras que en sus bebidas el tequila, aguamiel, pulque, tejuino y aguas frescas de frutas naturales, marcan la distinción.

La cocina jalisciense es un espacio en el que se unen, por un lado la elaboraci√≥n de platillos, en los que se distinguen los guisados, salsas, a√ļn las m√°s picantes, dulces y bebidas que se destacan por su apariencia y exquisito sabor, por otro lado los utensilios y productos necesarios para su preparaci√≥n.

Deportes

Artículo principal: Deporte en Jalisco

Deportes tradicionales

La charrería es considerado un deporte nacional en México y el emblema del estado de Jalisco.


Con frecuencia se dice que el deporte nacional de los mexicanos es la charrer√≠a, no se atrubuye su origen dentro del estado pero si es el estado de Jalisco que mayor emblema le ha dado a este deporte. Este deporte es derivado de las faenas de los caporales en las haciendas ganaderas. Su origen data de la √©poca colonial, y se atribuye a Maximiliano de Habsburgo, segundo emperador de M√©xico, la creaci√≥n del traje de charro en su forma definitiva. La pr√°ctica de la charrer√≠a est√° limitada a un sector muy peque√Īo de la poblaci√≥n, debido al elevado costo de la manutenci√≥n del caballo y de los aperos necesarios (indumentaria, accesorios). El reconocimiento como deporte nacional es m√°s bien honor√≠fico, porque como otros supuestos s√≠mbolos mexicanos, no tiene declaraci√≥n oficial. La versi√≥n popular de la charrer√≠a es el jaripeo, presente en casi todas las fiestas de los pueblos.

Deportes profesionales

Otros deportes

El boxeo y la lucha libre gozan igualmente de buena reputación. En la primera disciplina, boxeadores jaliscienses.

La fiesta taurina es también muy seguida, sobre todo en el centro del país, siendo la plaza más importante: La Monumental Plaza de Toros de Guadalajara, así como otas plazas importantes como la de Autlán de Navarro.

Participación de México en el mundo

Por otra parte, Jalisco optiene la sede de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 que inician en el mes de octubre. Guadalajara es la primera sede mexicana en celebrar eventos de importante magnitud deportiva después de la Ciudad de México que había sido la sede principal duranta varias décadas.

Referencias

  1. ‚ÜĎ La Diputacion Provincial y El Federalismo Mexicano - http://books.google.com.mx/books?id=i_GK_-6deKIC&lpg=PA227&ots=eyvDzsrMIz&dq=22%20De%20Mayo%20De%201824%20durango&pg=PA227#v=onepage&q=&f=false
  2. ‚ÜĎ a b Instituto Nacional de Estad√≠stica y Geograf√≠a (ed.): ¬ęPrincipales resultados por localidad 2010 (ITER) - Jalisco¬Ľ (XLS) (2010). Consultado el 5 de marzo de 2011.
  3. ‚ÜĎ fuente: INEGI. carta de climas, 1:1.000.000
  4. ‚ÜĎ Mongraf√≠as de la Revoluci√≥n Mexicana
  5. ‚ÜĎ Historia de M√©xico
  6. ‚ÜĎ Constituci√≥n de Jalisco de 1917
  7. ‚ÜĎ √Ālvaro Obreg√≥n - elbalero.gob.mx
  8. ‚ÜĎ Answers.com
  9. ‚ÜĎ Instituto Nacional de Estad√≠stica y Geograf√≠a (ed.): ¬ęTasa de crecimiento media anual de la poblaci√≥n por entidad federativa, 1990 a 2010¬Ľ (2010). Consultado el 5 de marzo de 2011.
  10. ‚ÜĎ Fuente INEGI II Conteo de Poblaci√≥n y Vivienda. 2005

Véase también

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Jalisco ‚ÄĒ Estado Libre y Soberano de Jalisco √Čtat libre et souverain de Jalisco ‚Ķ   Wikip√©dia en Fran√ßais

  • Jalisco ‚ÄĒ Jalisco ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • Jalisco ‚ÄĒ er en delstat i Mexico. Jalisco har et areal p√• 79,085 km¬≤ og har for tiden en konflikt med nabostater over nogle af disses kommuner. Vest for Jalisco ligger Stillehavet, mod nordvest den mexicanske delstat Nayarit, mod nord Zacatecas,… ‚Ķ   Danske encyklop√¶di

  • Jalisco ‚ÄĒ ¬† [xa lisko], Bundesstaat Mexikos, 78 630 km2, (2000) 6,3 Mio. Einwohner, Hauptstadt Guadalajara. Jalisco erstreckt sich vom Pazifik weit ins Landesinnere, im S√ľden √ľber ein K√ľstenbergland bis in die Cordillera Neovolc√°nica (mit dem Nevado de… ‚Ķ   Universal-Lexikon

  • Jalisco ‚ÄĒ es uno de los 31 estados de M√©xico y se ubica al occidente del territorio. Colinda con los estados de Nayarit hacia el noroeste; con Zacatecas, Aguascalientes y San Luis Potos√≠ hacia el norte; con Guanajuato hacia el este y con Colima y Michoac√°n ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Jalisco ‚ÄĒ √©tat du Mexique, au N. O. de Mexico, bord√© par le Pacifique; 80 836 km¬≤; 5 302 680 hab. Cap. Guadalajara. La civilisation pr√©colombienne du Jalisco, c√īti√®re, est dat√©e des IVe VIIe s ‚Ķ   Encyclop√©die Universelle

  • Jalisco ‚ÄĒ (Xalisco, spr. cha ), einer der pazifischen K√ľstenstaaten Mexikos (s. Karte ¬ĽMexiko¬ę), zwischen 18¬į38 ‚Äď23¬į26 n√∂rdl. Br. und 101¬į30 ‚Äď105¬į42 westl. L., grenzt im W. an den Stillen Ozean, im N. an Tepic und Durango, im O. an Zacatecas und Guanajuato ‚Ķ   Meyers Gro√ües Konversations-Lexikon

  • Jalisco ‚ÄĒ (Xalisco, spr. cha ), mexik. Staat, an der K√ľste des Stillen Ozeans, 86.752 qkm, (1900) 1.153.891 E.; Hauptort Guadalajara. ‚Äď Vgl. Barcena (1888) ‚Ķ   Kleines Konversations-Lexikon

  • Jalisco ‚ÄĒ [h√§ lńďs‚Ä≤koŐĄŐā] state of W Mexico, on the Pacific: 30,941 sq mi (80,137 sq km); pop. 5,303,000; cap. Guadalajara ‚Ķ   English World dictionary

  • Jalisco ‚ÄĒ Infobox Settlement name = State of Jalisco other name = native name = nickname = Jalisco es M√©xico settlement type = motto = imagesize = image caption = flag link = State flag of Jalisco flag size = 140px image seal size = image shield = Jalisco… ‚Ķ   Wikipedia


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.