Expedición británica al Everest de 1924


Expedición británica al Everest de 1924

Expedición británica al Everest de 1924

La expedición británica al Everest de 1924 fue la segunda expedición lanzada con el objetivo explícito de escalar la montaña más alta de la Tierra, tras la de 1922, también británica. Tras dos primeros intentos de alcanzar la cima, Edward Norton estableció un nuevo récord de altitud en escalada. George Mallory y Andrew Irvine partieron para realizar un tercer intento, del que nunca regresaron. Desde entonces se especula con la posibilidad de que hubieran logrado alcanzar la cumbre, 29 años antes que Edmund Hillary y Tenzing Norgay. El cadáver de Mallory fue encontrado en 1999, aportando más elementos a las investigaciones, si bien no definitivos.

Contenido

Antecedentes

En los inicios del siglo XX sucesivas expediciones británicas habían fracasado en sus intentos de alcanzar ambos polos geográficos. Alcanzar el denominado "tercer polo", la cima del Everest, se convirtió en una cuestión de orgullo nacional.

El Everest se encuentra en la frontera entre Tíbet, al norte, y Nepal, al sur. Ambos países mantenían sus fronteras cerradas a los extranjeros hasta que en 1920 Tíbet abrió las suyas por primera vez desde 1850, al relajarse la situación internacional, especialmente con respecto a China.[1] Tíbet está situado en Asia Central, una región sobre la que Reino Unido y Rusia ansiaban extender su influencia desde principios del siglo XIX, dando lugar a una rivalidad denominada "El Gran Juego" por los británicos. Tras el anuncio de apertura de fronteras por Tíbet, desde Reino Unido se organizó sin dilación la primera de sus expediciones, que requerían complejas negociaciones por parte de la administración británica de India ante el gobierno tibetano.

El Everest visto desde el glaciar del Rongbuk, muy retraído en la actualidad

La principal desventaja de intentar escalar el Everest desde el lado norte partiendo desde India es la larga marcha de aproximación que hay que realizar. Las expediciones, compuestas por escaladores, porteadores y animales como caballos, asnos y yaks (dependiendo del tipo de terreno y de lo que hubiera disponible) debían emprender el camino en cuanto el largo invierno del Himalaya lo permitiera. Dicha marcha se realizaba partiendo de Darjeeling, al norte de India, en una zona muy cercana al Kangchenjunga. Se dirigían hacia territorio tibetano ascendiendo por los pasos situados al este de esta montaña para después recorrer el valle del río Arun hasta el valle del Rongbuk, que conduce a los pies de la cara norte del Everest. Los expedicionarios llegaban a ella -si todo había ido bien- a finales de abril. Hasta la primera semana de junio, cuando el monzón provoca fuertes precipitaciones en forma de nieve, tenían entre seis y ocho semanas para aclimatarse, establecer los campos de altura e intentar alcanzar la cima.

Las expediciones previas

La de 1924 era la tercera expedición británica, todas ellas organizadas y financiadas por el Mount Everest Committee, que organizó las expediciones con una estrategia militar y contando con varios militares en cada una de ellas.

La primera, en 1921, había realizado durante diez semanas un reconocimiento exhaustivo de las caras este y norte de la montaña, cartografiándolas, así como sus alrededores. Harold Raeburn, líder de la expedición, propuso que la vía más favorable para escalar sería seguir toda la arista nordeste. Mallory, el único participante en las tres expediciones, había señalado entonces otra ruta, desde el collado norte por la arista norte hasta dicha arista nordeste y de allí hasta la cima. Tras encontrar un acceso al collado norte, desde el brazo este del Glaciar de Rongbuk, la ruta fue explorada con detalle. El 24 de septiembre él y Guy Bullock ascendieron hasta el collado norte, situado a 7.020 msnm, confirmando dicha ruta como la más apropiada.[1] Casi más importante que la propia ruta fue establecer la primavera como la mejor época del año para intentar la escalada. Las siguientes expediciones intentarían la gesta entre el fin del invierno y el comienzo del monzón.

Un serio contratiempo fue el fallecimiento por enfermedad durante la marcha de aproximación de Alexander Kellas. Kellas, además de ser el escalador que probablemente más tiempo había permanecido por encima de los 6.000 metros de altitud hasta entonces, era un experto en fisiología humana en altitud que el año anterior había desarrollado un estudio de las especiales condiciones que influían sobre el cuerpo humano al escalar en grandes altitudes, desarrollando rigurosos test sobre el uso de oxígeno suplementario en estas circunstancias.[2]

Durante la expedición de 1922 todos los intentos se realizaron por la vía descrita -y escalada en su inicio- por Mallory. La máxima altitud alcanzada fueron los 8326 m en que George Ingle Finch y Geoffrey Bruce se encontraban el 27 de mayo cuando tuvieron que darse la vuelta debido al agotamiento y a problemas con los aparatos de oxígeno.

La preparación de la expedición

Los problemas financieros de la organización impidieron organizar una tercera expedición en 1923. En efecto, el Mount Everest Committee había perdido 700 libras (entonces una gran cantidad de dinero) en la quiebra del Simla Bank, así que la siguiente expedición tuvo que posponerse hasta 1924.[3] [4]

El escalador y montañero británico George Leigh Mallory pasó el año 1923 de gira por América, promoviendo su próxima expedición al Everest. Allí, lejos del ambiente de Inglaterra, donde el Everest se había convertido en una cuestión nacional, Mallory se encontró con una opinión general que no comprendía la finalidad de una ascensión a la montaña más alta del mundo. La leyenda dice que a la pregunta de por qué escalarla, él se limitó a contestar : "Porque está ahí".

Un importante cambio con respecto a las expediciones anteriores fue la creciente importancia del papel de los porteadores. En la expedición de 1922 se había hecho evidente que muchos de ellos eran capaces de alcanzar grandes altitudes y de aprender rápidamente técnicas de escalada. Se inició entonces un cambio en las estrategias de las expediciones que implicaba una mayor participación de dichos porteadores, hasta que su aportación se situó en un nivel de igualdad con los escaladores foráneos. Este cambio culminó cuando Tenzing Norgay y Edmund Hillary alcanzaron la cima del Everest en condiciones de igualdad en la primera ascensión conocida. El cambio en la relación "sahib - porteador" de las primeras expediciones ha dado lugar a la relación "profesional - cliente" de las expediciones comerciales actuales, donde los "porteadores" sherpas son los escaladores más fuertes y los occidentales son clientes menos capaces y menos experimentados.[3]

Esta expedición de 1924 llevó consigo botellas de oxígeno. La expedición de 1921 también las había llevado, pero tras el fallecimiento de Kellas no fueron utilizadas hasta la de 1922 cuando, bajo la supervisión de George Finch, los escaladores tuvieron que experimentar diariamente con ellas, con desiguales resultados, hasta el punto de que varios de ellos renunciaron a su uso.[3] [5] Este tipo de equipos habían sido mejorados en los dos años transcurridos, pero aún estaban lejos de ser completamente fiables y no había una estrategia clara acerca de la idoneidad de usarlos. En realidad, no sólo se trataba de si realmente resultaban útiles, sino que se abrió un debate -que dura hasta nuestros días- de si podían considerarse un medio honesto para escalar, lo que se definía por el término "by fair mains", enunciado por Mummery medio siglo antes.

El segundo intento

Participantes

El jefe de la expedición fue de nuevo el General Charles G. Bruce, el mismo que lo fuera en la expedición precedente. Era el responsable del equipo y los abastecimientos, así como de contratar a los porteadores y elegir la ruta de acceso.

El Comité eligió el equipo de escaladores, lo cual no fue una decisión sencilla. Repitieron George Mallory, Howard Somervell, Edward "Teddy" Norton y Geoffrey Bruce. George Ingle Finch, uno de los escaladores más preparados para este tipo de expediciones, sino el que más, no fue incluido. La decisión se justificó en que se había divorciado y había dado conferencias pagadas. En realidad, algunos miembros del Comité, especialmente su influyente secretario Arthur Hinks, apercibidos de su capacidad, no querían que un australiano fuese el primero en llegar a la cumbre del Everest. Mallory entonces se negó a participar en la expedición si no iba Finch. Cambió de opinión tras ser persuadido por miembros de la familia real a petición de Hinks.[6]

El Everest visto desde el este. En verde, la ruta intentada en la expedición de 1924. Leyenda: 14-campo base, 9-collado norte, 19-arista norte, 1st-primer escalón, 2nd-segundo escalón, 3rd-tercer escalón, 1-cima. Otros hitos: 12-arista nordeste, 24-campo base de la arista nordeste. En azul, la ruta de acceso desde el collado sur.

Por fin en 1924 una nueva expedición británica llegó al Himalaya. Su comandante era una vez más Charles Bruce, que no tardó en enfermar, por lo que la responsabilidad de tomar decisiones recayó en los escaladores de la expedición: Somervell, Norton y Mallory. Uno de los nuevos miembros de la expedición era Andrew Irvine, de 22 años. Irvine conocía a la perfección el funcionamiento de los aparatos de oxígeno y, si bien carecía de experiencia en alta montaña, había demostrado un comportamiento ejemplar en una expedición a las islas Spitsbergen.

Antes de que ninguna cordada hiciera un primer intento, un temporal sorprendió a cuatro sherpas que estaban realizando tareas de abastecimiento en altura. Tras cuatro días atrapados, y aun cuando el tiempo no mejoraba, Norton, Somervell y Mallory ascendieron para rescatar a los sherpas.

La experiencia agotó a los tres hombres, pero al poco se decidió hacer dos intentos de atacar la cumbre. Somervell y Norton, sin botellas de oxígeno, lo intentarían primero por el Gran Corredor (que en adelante sería conocido como Corredor Norton). Mallory e Irvine lo intentarían después con botellas, tomando la ruta de la arista norte hasta conectar con la arista noreste.

De acuerdo a los planes, la primera cordada partió después de unos días de descanso. Norton y Somervell ascendieron sin oxígeno hasta los 8570 metros. Pero Norton arrastraba una dolencia de garganta que lo agotaba y hubieron de dar media vuelta.

Era el turno de la segunda cordada. Mallory, que ya tenía 38 años, sabía que esta era su última oportunidad de escalar el techo del mundo. Así lo revelan sus últimas anotaciones:

"La suerte está echada. De nuevo por última vez avanzamos por el glaciar de Rongbuk en pos de la victoria o de la derrota final"

El día 7 de junio Malory e Irvine, acompañados por algunos porteadores, partieron hacia la cumbre por la arista noreste. Otros dos escaladores de la expedición, Noel Odell y Hazzard, permanecerían en un campamento en el collado norte como apoyo a la cordada de Mallory. Tras la primera jornada de marcha, el grupo alcanzó los 8160 msnm, donde instalaron el último campamento, el C6. Después, los porteadores descendieron. Al día siguiente Mallory e Irvine partieron hacia la cumbre. Desde su campamento en el collado norte, Noel Odell seguía la progresión de los dos hombres con un telescopio. Suyo es el último testimonio:

Toda la arista somital y la cumbre del Everest se hallaban despejadas. Mis ojos quedaron fijos en el pequeño punto negro que se recortaba en una cresta de nieve situada debajo de un resalte rocoso de la arista; el punto negro se movió. Entonces apareció otro punto negro que se desplazó por la nieve hasta reunirse en la cresta con el primero. Éste se aproximó entonces al gran escalón rocoso y al poco apareció en lo alto; el segundo le imitó. Entonces toda aquella fascinante visión se desvaneció, una vez más, envuelta en nubes”.

Después de aquello nunca se supo más de Mallory e Irvine. En los días siguientes Odell los buscó desesperadamente. Subió en dos ocasiones hasta el campo-6, pero no estaban allí. Él estaba seguro de haberlos visto superar el segundo escalón (aunque con varias horas de retraso), por lo que siempre defendió la tesis de que, antes de morir, habían alcanzado la cumbre.

Véase también

Bibliografía

  • Breashears, David; Salkeld, Audrey (2000). Mallorys Geheimnis. Was geschah am Mount Everest?. Steiger. ISBN 3-89652-220-5.
(Edición en español: Breashears, David y Salkeld, Audrey. La última ascensión. Las legendarias expediciones al Everest de George Mallory. Ed. National Geographic (2000). ISBN 978-84-8298-197-0 )

Referencias

  1. a b fechas clave y resumen de expediciones en everesthistory(en inglés)
  2. Comentario sobre las investigaciones de Kellas(en inglés)
  3. a b c Breashears, Salkeld: Mallorys Geheimnis (La última ascensión).
  4. The Geographical Journal, No.6 1924 (en inglés)
  5. West, John. Journal of Applied Physiology (en inglés)
  6.  «Treachery at the top of the World» The Advertiser (Adelaida). página 3.
Obtenido de "Expedici%C3%B3n brit%C3%A1nica al Everest de 1924"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Monte Everest — Para otros usos de este término, véase Everest (desambiguación). Monte Everest Cara sur del Everest, vista desde Kala Patthar, en Nepal. Ubicación …   Wikipedia Español

  • George Leigh Mallory — Montañero y explorador inglés Nacimiento …   Wikipedia Español

  • Noel Odell — Noel Ewart Odell (25 de diciembre de 1890 21 de febrero de 1987) fue un geólogo y alpinista inglés. En 1924 participó en la Tercera Expedición al monte Everest en la cual perdieron la vida George Mallory y Andrew Irvine en su famosa tentativa por …   Wikipedia Español

  • Andrew Irvine — Saltar a navegación, búsqueda Andrew Irvine Nacimiento 8 de abril de 1902 Birkenhead, Merseyside, Inglaterra …   Wikipedia Español

  • Francis Younghusband — Francis Edward Younghusband Teniente coronel Lealtad …   Wikipedia Español

  • 14 de mayo — << Mayo >> Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa 1 2 3 4 …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.