Pornografía

ÔĽŅ
Pornografía
¬ęXxx¬Ľ redirige aqu√≠. Para otras acepciones, v√©ase Xxx (desambiguaci√≥n).
La gran epidemia de pornografía, ilustración francesa del siglo XIX.

El t√©rmino pornograf√≠a procede del griego ŌÄőŅŌĀőĹőŅő≥ŌĀőĪŌÜ√≠őĪ (porne es "prostituta" y graf√≠a, "descripci√≥n", es decir, "descripci√≥n de una prostituta"). Por tanto, en sentido estricto designa la descripci√≥n de las prostitutas y, por extensi√≥n, de las actividades propias de su trabajo. Hay que decir, sin embargo, que el t√©rmino es de aparici√≥n muy reciente, pues en la Antigua Grecia nunca se us√≥ la palabra "pornograf√≠a". Modernamente se entiende por pornograf√≠a todos aquellos materiales, im√°genes o reproducciones que representan actos sexuales con el fin de provocar la excitaci√≥n sexual del receptor. Desde la d√©cada de 1970, las pel√≠culas y fotograf√≠as con dicho contenido sexual expl√≠cito recib√≠an la clasificaci√≥n X, para diferenciarlas de las de erotismo m√°s suave (S).

La Real Academia Espa√Īola define a la pornograf√≠a como "el car√°cter obsceno de las obras literarias o art√≠sticas"[1] Es decir, todo lo que ofenda al pudor y que se represente art√≠sticamente. En el Segundo Simposio Nacional Multidisciplinario de Sexualidad Humana, en Argentina, se ha considerado que la actual pornograf√≠a desvirt√ļa la sexualidad humana, expres√°ndola en formas violentas, ya sea expl√≠citas o impl√≠citas, y siempre en una relaci√≥n de poder y servidumbre de la mujer hacia el hombre o, en ocasiones, inversamente.[2]

Espect√°culo pornogr√°fico anunciado a la entrada de una sex shop.

La pornograf√≠a se manifiesta a trav√©s de multitud de disciplinas, como cine, escultura, fotograf√≠a, historieta, literatura o pintura, y ha logrado un gran auge en medios como las revistas pornogr√°ficas e inclusive el audio (tel√©fono er√≥tico), y √ļltimamente Internet.

Contenido

Historia

Bien podría decirse que la pornografía es casi tan vieja como el mundo. En tiempos prehistóricos se dibujaban o se hacían estatuillas con caracteres sexuales exagerados: con senos enormes, tal y como las Venus paleolíticas, o con falos prominentes. Sin embargo, en aquella época, la intención de estas representaciones no era excitar sexualmente, sino pedir a los dioses fertilidad y buenas cosechas.

En la India hay templos hinduistas construidos hace m√°s de 2.500 a√Īos con decorados en relieve o esculturas que muestran parejas en el momento de la c√≥pula. En China se han descubierto dibujos y grabados de la √©poca de la dinast√≠a Chin con representaciones en pleno acto sexual.

En las ruinas de las ciudades griegas se han encontrado desde jarrones con dibujos de parejas en el momento del coito hasta murales y textos con clara intencionalidad er√≥tica. Las ruinas de la ciudad de Pompeya, en el sur de Italia, sepultada por una erupci√≥n en 79 d. C., son como una c√°psula de tiempo que ha permitido conocer c√≥mo se divert√≠an los romanos. Los restos del principal burdel de la ciudad muestran numerosas escenas de sexo.

El surgimiento del cristianismo convirti√≥ a las manifestaciones gr√°ficas de sexualidad en un tab√ļ, pero no desaparecieron del todo, pues resurgieron en el Renacimiento, bien abiertamente o bien de manera discreta o encubierta. La escultura que hizo Bernini de Teresa de √Āvila la muestra en una pose que muchos interpretan como en un √©xtasis org√°smico. En concreto el √©xtasis m√≠stico se considera el equivalente espiritual al orgasmo f√≠sico.

Fotografía del siglo XIX, de autor anónimo

La pornograf√≠a, tal como la conocemos hoy en d√≠a, surgi√≥ con la aparici√≥n de la fotograf√≠a. Pocos a√Īos despu√©s de que Daguerre inventara su daguerrotipo ya se hac√≠an las primeras fotos de desnudos y las primeras fotos de parejas en el momento del coito. En Gran Breta√Īa existe una fotograf√≠a tomada hacia el a√Īo 1890 que muestra una mujer realizando sexo oral a un hombre, en lo que ser√≠a la primera foto pornogr√°fica en un pa√≠s anglosaj√≥n. La invenci√≥n del cinemat√≥grafo ampli√≥ a√ļn m√°s la producci√≥n de pornograf√≠a, sobre todo despu√©s de la Segunda Guerra Mundial. En los Estados Unidos, la llamada revoluci√≥n sexual de los a√Īos sesenta permiti√≥ que temas de sexualidad se trataran m√°s abiertamente. Una consecuencia indirecta de estos cambios sociales fue el aumento en la producci√≥n gr√°fica de material de contenido er√≥tico. De hecho, en 1959 el posterior prol√≠fico realizador Russ Meyer rueda su primera pel√≠cula "El Inmoral Sr. Teas", que marcar√≠a el inicio de la carrera de explotaci√≥n del desnudo femenino en el cine, sin alcanzar todav√≠a la explicitud del actual Porno; a estas pel√≠culas de corte er√≥tico se las denominaba nudies. Durante su posterior desarrollo, en la d√©cada de 1970 se realizaron una serie de pel√≠culas, algunas con notable √©xito comercial, entre ellas, Deep Throat (Garganta Profunda), Taboo e Inside Jennifer Wells.

En la d√©cada de 1980 lleg√≥ al p√ļblico a trav√©s de videos. Con la difusi√≥n masiva del video, millones de personas en todo el mundo pudieron ver pel√≠culas porno en la privacidad de sus hogares, sin tener que asistir a un cine porno, lo que resultaba algo embarazoso. Las estrellas pornogr√°ficas, como Cicciolina o Rocco Siffredi, se hicieron populares y ampliamente conocidas. Con el surgimiento de Internet, el porno ha alcanzado una expansi√≥n a√ļn mucho mayor. Las pel√≠culas de Jean Yves Le Castel, Rocco Siffredi y Cristoph Clark marcan un antes y un despu√©s en la historia del cine pornogr√°fico.

Tipos de pornografía

Aunque pueden realizarse varias clasificaciones seg√ļn los participantes, la tem√°tica o las posturas, una forma muy extendida de agrupar los g√©neros pornogr√°ficos es de menos a m√°s expl√≠cito (ya sean las posturas de pose o las acciones representadas). De esta manera estar√≠an:

Softcore

Artículo principal: Porno softcore

Es el género pornográfico en el que las escenas de sexo no se muestran de forma explícita. En el cine y la televisión, en particular, no incluye primeros planos de genitales (masculinos ni femeninos) y tampoco muestra en detalle penetraciones y felaciones. Los actores o modelos suelen tapar una parte de sus cuerpos. Este género lo han practicado y practican muchas mujeres y hombres más o menos famosos, como Demi Moore en la película Striptease. También se emplea en la publicidad, aunque este uso ha sido criticado por organizaciones feministas.

Mediumcore o pornografía convencional

Es aquella donde los modelos ense√Īan la totalidad del cuerpo en posturas m√°s o menos provocativas.

Las famosas revistas Playboy o Penthouse son quizá los ejemplos más conocidos de este tipo de pornografía. Pese a existir clasificaciones que las colocan en el apartado anterior.

Hardcore

Artículo principal: Porno hardcore

Es el género pornográfico más extremo, pues muestra explícitamente el acto sexual, ya sea vaginal, anal u oral, o con aparatos o cualquier otro tipo de utensilios.

Este tipo de pornograf√≠a se subdivide seg√ļn la orientaci√≥n sexual: heterosexual, homosexual (masculino o femenino) y bisexual. Las primeras pel√≠culas pornogr√°ficas y la gran mayor√≠a de las pel√≠culas actuales son heterosexuales; las pel√≠culas gays son las segundas m√°s vendidas y producidas. Existe tambi√©n la variante del g√©nero transexual (hombres transformados en mujeres por medio del consumo de hormonas y uso de vestimenta) y la zoofilia (actos sexuales con animales).

Legalidad

Mapa del mundo de la pornograf√≠a (18 +) leyes      La pornograf√≠a legal      La pornograf√≠a legal con algunas restricciones      La pornograf√≠a ilegal      Informaci√≥n no disponible

La situación legal de la pornografía depende de cada país y del tipo de material. En algunos países todas las formas de la pornografía son ilegales, mientras que otros tienen leyes muy liberales sobre la pornografía de adultos. Los actores que participan en películas pornográficas deben ser mayores de edad.

  • En los Estados Unidos, las restricciones que se han autoimpuesto las compa√Ī√≠as obligan a los actores a someterse a ex√°menes m√©dicos regularmente a fin de detectar enfermedades de transmisi√≥n sexual, sobre todo sida. En este pa√≠s existe una red de salas espec√≠ficas para todas las pel√≠culas donde aparezca vello p√ļbico (es el l√≠mite marcado por su legislaci√≥n para catalogar a una pel√≠cula como pornogr√°fica).
  • La pornograf√≠a infantil est√° prohibida en todos los pa√≠ses.[cita requerida]
  • Muchas legislaciones restringen la pornograf√≠a que muestra actos violentos o con animales.
  • En algunos pa√≠ses isl√°micos, todo tipo de pornograf√≠a es ilegal, hasta el punto de que puede afectar incluso a billetes bancarios (por ejemplo, un billete franc√©s que reproduc√≠a el conocido cuadro "La libertad guiando al pueblo", fue considerado pornogr√°fico en algunos pa√≠ses integristas, ya que en esta obra el personaje central femenino muestra un pecho descubierto).[cita requerida]
  • En la Rep√ļblica Popular China todas las formas de la pornograf√≠a son ilegales.[3]

Opiniones sobre la pornografía

Salman Rushdie defiende la pornografía como indicador de la libertad de expresión.

Actualmente existe una corriente de pensamiento que considera a la pornograf√≠a como una nueva forma de arte, que tiene por objeto mostrar la belleza de la sexualidad humana. Los que sostienen este parecer se√Īalan que muchas formas de arte en un principio fueron menospreciadas, infravaloradas o incomprendidas, como ocurri√≥ con las obras de arte del Postimpresionismo del pintor holand√©s Vincent Van Gogh, al cual nunca se le reconoci√≥ ning√ļn valor significativo a sus obras durante su vida. Tanto fue as√≠ que incluso una se√Īora de su √©poca us√≥ uno de sus cuadros para tapar un hoyo de su gallinero. Manifiestan que el mundo cambia constantemente y siempre ha cambiado, que cambian los intereses o aparecen nuevos intereses, y cambia el arte y aparecen nuevas formas de arte.

Algunas personas, como el productor de pornograf√≠a Larry Flynt y el escritor Salman Rushdie, han argumentado que la pornograf√≠a es vital para la libertad y que una sociedad libre y civilizada debe ser juzgada en funci√≥n de su disposici√≥n a aceptar la pornograf√≠a.[4] Esta teor√≠a se ve reforzada por el hecho de que muy pocos reg√≠menes dictatoriales permiten o permitieron la pornograf√≠a; ya sean estos confesionales, como la Espa√Īa de Francisco Franco, o comunistas, como la Kampuchea Democr√°tica.[cita requerida]

Por otro lado, su existencia provoca un fuerte rechazo en determinadas culturas o sectores conservadores de la sociedad. En contra de la pornografía se argumenta que:

  • Puede convertirse en un vicio adictivo pernicioso para el individuo.
  • Que es degradante para la mujer.
  • Que es utilizada con fines comerciales.
  • Que la pornograf√≠a explota la libido, erotizando el cerebro.
  • Que √©sta induce a personas sin criterio formado a objetizar al sexo opuesto.
  • Que los individuos con pobre formaci√≥n moral y cultural pueden ser inducidos mediante su lectura o visualizaci√≥n, a explorar sus propias fantas√≠as libidinosas transgrediendo valores √©ticos y consider√°ndolo ofensivo para las buenas costumbres.
  • Que la pornograf√≠a s√≥lo es para individuos con criterio formado.
  • Que desvirt√ļa el acto sexual como la m√°xima manifestaci√≥n del amor.
  • Que, siendo una manifestaci√≥n de angustia sexual, causada por la represi√≥n social, desvirtuar√≠a el acto de todo erotismo en la cotidianidad de la vida en pareja, acarreando as√≠ la insatisfacci√≥n y el deseo por nuevas experiencias.

La cr√≠tica a la pornograf√≠a proviene principalmente de dos direcciones: por una parte, de los conservadores y religiosos, y por otra de algunas feministas.[cita requerida]

Los conservadores religiosos tildan la pornograf√≠a de inmoral y consideran que el sexo est√° reservado para las parejas casadas y que la proliferaci√≥n de la pornograf√≠a da lugar a un aumento de lo que llaman comportamientos inmorales en la sociedad. Religiones con amplio n√ļmero de adeptos en todo el mundo, como el cristianismo, condenan la existencia de la pornograf√≠a. Por ejemplo, para esta religi√≥n el acto sexual debe orientarse a ser una fuente de felicidad mutua que ayude a unir a una pareja heterosexual y que por medio de este acto ocurra la procreaci√≥n. Tambi√©n el Islam condena tajantemente la pornograf√≠a.

Muchas formas de pornografía, por lo tanto, estarían en contra de este concepto.

Algunos cr√≠ticos feministas, especialmente estadounidenses, consideran que la pornograf√≠a degrada a las mujeres al utilizarlas como objetos sexuales para el disfrute de los hombres, ya que de hecho, en la gran mayor√≠a de las pel√≠culas y fotograf√≠as el hombre tiene un papel dominante. Tambi√©n la critican por estar en su inmensa mayor√≠a dirigida a un p√ļblico masculino, generalmente heterosexual, y por lo tanto ofrecer una visi√≥n muy unilateral de la sexualidad.

Suele darse un especial rechazo, en relación con la pornografía en su vertiente más dura, como puede ser la que explota el sadismo, el sadomasoquismo, la zoofilia o la necrofilia.

Otros estudios que han resaltado las consecuencias negativas de la pornografía son los siguientes:

  • Los profesores Dolf Zillman de la Universidad de Indiana y Jennings Bryant de la Universidad de Houston encontraron que la exposici√≥n repetida a la pornograf√≠a tiene como resultado una satisfacci√≥n disminuida con la pareja, una disminuci√≥n en la valoraci√≥n de la fidelidad y un aumento mayor en la importancia del sexo sin compromiso.
Jenna Jameson, la Reina del Porno. Con más de 200 películas, es la actriz porno con más éxito de la historia.[5]
  • Un estudio realizado por el doctor Reo Christensen[6] de la Universidad de Miami en Oxford, Ohio, encontr√≥ que la pornograf√≠a deja la impresi√≥n en los espectadores de que el sexo no tiene relaci√≥n con la intimidad; que no est√° relacionado con el amor, el compromiso o el matrimonio; que formas extra√Īas del sexo dan la mayor satisfacci√≥n (como zoofilia) y que el sexo irresponsable no tiene consecuencias adversas.
  • Adem√°s, en una serie de estudios efectuados por los doctores Elizabeth Oddone-Paolucci y Mark Genuis de la Fundaci√≥n Nacional para la Investigaci√≥n sobre la Familia y la Educaci√≥n (National Foundation for Family Research and Education), as√≠ como el doctor Claudio Violato de la Universidad de Calgary, se observaron numerosos cambios en las percepciones con respecto a la sexualidad y la conducta sexual despu√©s de exponer repetidamente voluntarios a la pornograf√≠a (es decir, seis sesiones semanales de 1 hora). Estos incluyen la trivializaci√≥n de la violaci√≥n como una ofensa criminal, el aumento de la insensibilidad hacia la sexualidad femenina y el descontento con las relaciones sexuales.

En cambio, algunos otros estudios han demostrado la inexistencia de un v√≠nculo entre la pornograf√≠a y la violencia sexual. Es el caso del estudio sociol√≥gico del investigador canadiense Simon Louis Lajeunesse, profesor asociado de la Universidad de Montreal, quien despu√©s de investigar el tema durante dos a√Īos lleg√≥ a la conclusi√≥n de que para la mayor√≠a de los usuarios se trata, m√°s bien, de satisfacer una fantas√≠a marginal debido a su monosexualidad (expresi√≥n original del fil√≥sofo franc√©s Michel Foucault) y que ser√≠a abusivo extrapolar casos patol√≥gicos. Los hallazgos de su estudio fueron, en resumen, los siguientes:

  • De todos los entrevistados (un total de dos mil estudiantes universitarios, sobre todo mujeres), un grupo de 20, todos heterosexuales, aceptaron hablar de sus h√°bitos de ver pornograf√≠a.
  • Todos los entrevistados indicaron que buscaban pornograf√≠a en Internet.
  • Pr√°cticamente todos los varones miran videos pornogr√°ficos, pero eso no afecta sus relaciones con las mujeres ni tampoco su comportamiento sexual. Por ejemplo, los varones que miran pornograf√≠a no son, en realidad, m√°s violentos sexualmente que quienes no los miran.
  • Una diferencia significativa fue que los solteros consum√≠an dos veces m√°s pornograf√≠a (tres sesiones de 42 minutos por semana, en promedio) que quienes viv√≠an en pareja (1.7 sesiones de 27 minutos, en promedio).
  • Solteros o no, casi todos ven pornograf√≠a en solitario, y no desean compartir ese momento √≠ntimo con ninguna otra persona, ni siquiera con su pareja.
  • Algunos de los usuarios de pornograf√≠a la integran en un programa m√°s amplio.
  • Otro de los comportamientos frecuentes es el de que los varones suelen seleccionar las escenas que les gustan y oprimen el bot√≥n de "avance r√°pido" (FFWW) en las que les disgustan o que no les interesan. Se trata, en este √ļltimo caso, de escenas de violencia o, tambi√©n, de eyaculaciones colectivas, que los usuarios consideraron muchas veces "repugnantes".
  • Los varones buscan en la pornograf√≠a fantas√≠as que ya hab√≠an tenido cuando tuvieron su primer encuentro sexual, en general alrededor de los 12 a√Īos de edad. Sin embargo, su "guion" se desvanece al toparse con la realidad.
  • Tanto la hip√≥tesis del espejo (la suposici√≥n de que las personas consumidoras de pornograf√≠a desear√°n llevar a cabo, en la vida real, lo que vieron en pantalla) como la hip√≥tesis de la catarsis (que indica que la pornograf√≠a libra a los usuarios de algunas pulsiones y "purifica" al espectador) son nulas. En opini√≥n del autor del estudio, los varones separan claramente sus fantas√≠as de la vida real.[7] [8]

El problema de la piratería

En a√Īos recientes, la producci√≥n mundial de pornograf√≠a se ha visto duramente afectada por el problema de la pirater√≠a online, que ha puesto el porno alcance de muchos a un costo irrisorio. En sitios de video online (YouPorn, RedTube), servicios de alojamiento de archivos (RapidShare, Megaupload), redes p2p (BitTorrent, MLDonkey), y otros sitios los usuarios pueden ver o descargar todo tipo de filmes pornos, desde peque√Īos fragmentos de 10 minutos de duraci√≥n hasta pel√≠culas completas de 1 hora o m√°s, de forma completamente gratuita y sin pagar un centavo, lo que ha ocasionado enormes p√©rdidas a la industria, al punto de haberla puesto en una crisis terminal.

En Estados Unidos, el principal productor mundial de porno, las principales empresan han registrado descensos en sus ganancias de entre 25% y 40%. A fines de 2010 corr√≠an rumores de que los estudios m√°s importantes se hab√≠an visto obligados a despedir a numerosos actores y actrices y a disminuir su producci√≥n, mientras que los estudios m√°s peque√Īos hab√≠an desaparecido. En Europa la situaci√≥n parece ser similar.

En Am√©rica Latina, la pirater√≠a ha tenido efectos devastadores en Brasil y Argentina, los dos principales pa√≠ses productores del g√©nero en la regi√≥n. En el primero, la empresa Brasileirinhas admiti√≥ en 2008 que sus ventas hab√≠an ca√≠do considerablemente, aunque sin mencionar n√ļmeros, mientras que 100% V√≠deo, la principal cadena de videoclubes del pa√≠s, decidi√≥ retirar los DVD pornos de sus estanter√≠as, debido a la escasez de demanda de los clientes (que a menudo los obtienen gratis de internet). En Argentina, en tanto, de las dos empresas productoras que exist√≠an en 2009, una ces√≥ sus actividades y la otra se encuentra a punto de cerrar.

Referencias

  1. ‚ÜĎ Pornograf√≠a
  2. ‚ÜĎ Consideramos que la pornograf√≠a es una descalificaci√≥n de la sexualidad internalizando ideas destructivas en asociaci√≥n con la misma. Someter a manceb√≠a es la definici√≥n m√°s clara, pues es as√≠, asociado al sexo est√° el sometimiento a la esclavitud: 1) en lo que se ve (generalmente del hombre hacia la mujer) y 2) hacia el que ve. Se trata de imponer la modalidad de vida que enfrenta, divide. En este caso con un gancho tan fuerte como es el hacer permitido "lo prohibido": el sexo. Creemos que una relaci√≥n gozosa y gratificante en la sexualidad es una relaci√≥n en √≠ntimo y solidario contacto cotidiano y, viceversa, una pareja en reales condiciones de igualdad, solidaridad, respeto mutuo y l√≥gicamente correspondencia en el deseo er√≥tico es una pareja que goza plena y satisfactoriamente de la sexualidad. Todo lo que se contrapone con este estilo de vida, que es necesidad b√°sicamente humana, y trata de imponer ese contrario a trav√©s de lo que muestra, es lo que consideramos pornograf√≠a. m√°s en Pornograf√≠a y Represi√≥n de la Sexualidad
  3. ‚ÜĎ http://www.state.gov/g/drl/rls/hrrpt/2009/eap/135989.htm
  4. ‚ÜĎ Baxter, Sarah, Brooks, Richard. ¬ęPorn is vital to freedom, says Rushdie¬Ľ, Times Online, Times Newspapers, 08-08-2004. Consultado el 08-11-2007. ¬ęPornography exists everywhere, of course, but when it comes into societies in which it‚Äôs difficult for young men and women to get together and do what young men and women often like doing, it satisfies a more general need.... While doing so, it sometimes becomes a kind of standard-bearer for freedom, even civilisation.¬Ľ
  5. ‚ÜĎ ¬ęThe (Porn) Player¬Ľ. by Matthew Miller, Forbes magazine (4 de julio de 2005). Consultado el 1 de febrero de 2007.
  6. ‚ÜĎ Book review: Your Child in an X-Rated World: What You Need to Know to Make a Difference
  7. ‚ÜĎ ¬ęLa Jornada: Desmiente estudio v√≠nculo entre pornograf√≠a y violencia sexual¬Ľ.
  8. ‚ÜĎ ¬ęAre the effects of pornography negligible?¬Ľ.

Bibliografía

  • Hunt, L. (ed.): The Invention of Pornography. Zone Books. New York, 1993. ISBN 0-942299-68-X.
  • Hyde, H. M.: A History of Pornography. Heinemann. London, 1964.

Véase también

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Sinónimos:

Mira otros diccionarios:

  • Pornografia ‚ÄĒ steht f√ľr: Pornograf√≠a (1993), brasilianischer Kurzfilm des Regisseurs Murilo Salles aus dem Jahr 1992 Pornografia (2003), polnisches Kriegsdrama des Regisseurs Jan Jakub Kolski aus dem Jahr 2003 Pornograf√≠a (Kurzfilm), spanischer Kurzfilm… ‚Ķ   Deutsch Wikipedia

  • pornografia ‚ÄĒ /pornogra fia/ s.f. [dal fr. pornographie, der. di pornographe pornografo ]. [trattazione o rappresentazione esplicita di soggetti o immagini osceni che stimolano eroticamente il lettore o lo spettatore: l industria della p.¬†] ‚Ė∂‚óĬ†oscenit√†, porno ‚Ķ   Enciclopedia Italiana

  • pornografia ‚ÄĒ s. f. 1.¬†Estudo ou descri√ß√£o da prostitui√ß√£o. 2.¬†Descri√ß√£o ou representa√ß√£o de coisas consideradas obscenas, geralmente de car√°ter sexual. 3.¬†Qualquer coisa (livro, revista, filme, etc.) de cariz sexual com inten√ß√£o de provocar excita√ß√£o. 4.¬†A√ß√£o ‚Ķ   Dicion√°rio da L√≠ngua Portuguesa

  • pornografia ‚ÄĒ {{/stl 13}}{{stl 8}}rz. Ňľ IIb, blm {{/stl 8}}{{stl 7}} zdjńôcia, filmy, przedstawienia teatralne, druki itp. eksponujńÖce treŇõci nieprzyzwoite, zwŇāaszcza stosunki pŇāciowe, obliczone na wywoŇāanie podniecenia seksualnego u odbiorc√≥w i na zysk… ‚Ķ   Langenscheidt Polski wyjaŇõnieŇĄ

  • pornograf√≠a ‚ÄĒ (De porn√≥grafo). 1. f. Car√°cter obsceno de obras literarias o art√≠sticas. 2. Obra literaria o art√≠stica de este car√°cter. 3. Tratado acerca de la prostituci√≥n ‚Ķ   Diccionario de la lengua espa√Īola

  • Pornograf√≠a ‚ÄĒ (Del gr. pornographos < porne, ramera + grapho, describir.) ‚Ėļ sustantivo femenino 1 Car√°cter obsceno de una obra literaria o art√≠stica que pretenda excitar de forma morbosa la sexualidad. 2 ARTE, CINE, ESPECT√ĀCULOS, LITERATURA Obra art√≠stica o ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • pornografia ‚ÄĒ 1. Pornografia mińôkka ¬ępornografia pozbawiona agresji i patologii¬Ľ: UwaŇľam jednak, Ňľe tzw. pornografia mińôkka nie jest Ňľadnym problemem. Nie powinny do niej mieńá jedynie dostńôpu dzieci i mŇāodzieŇľ. CKM 5/2001. 2. Pornografia twarda ¬ępornografia… ‚Ķ   SŇāownik frazeologiczny

  • pornografia ‚ÄĒ por¬∑no¬∑gra¬∑f√¨¬∑a s.f. 1. CO trattazione o rappresentazione esplicita, in scritti, disegni, film, fotografie, ecc., di soggetti di carattere erotico e ritenuti osceni: una campagna contro la pornografia, il mercato della pornografia, combattere il… ‚Ķ   Dizionario italiano

  • pornograf√≠a ‚ÄĒ {{ÔľÉ}}{{LM P31086}}{{„Äď}} {{SynP31833}} {{ÔľĽ}}pornograf√≠a{{ÔľĹ}} ‚ÄĻpor¬∑no¬∑gra¬∑f√≠¬∑a‚Äļ {{„Ää}}‚Ėć s.f.{{„Äč}} Obscenidad y falta de pudor en la expresi√≥n de lo relacionado con el sexo. {{‚ėÖ}}{{Ôľľ}}ETIMOLOG√ćA:{{ÔľŹ}} Del griego pornogr√°phos (el que describe la… ‚Ķ   Diccionario de uso del espa√Īol actual con sin√≥nimos y ant√≥nimos

  • pornografia ‚ÄĒ por|no|gra|fi|a Mot Pla Nom femen√≠ ‚Ķ   Diccionari Catal√†-Catal√†


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.