Martín Lutero

ÔĽŅ
Martín Lutero
Para otros usos de este término, véase Lutero (desambiguación).
Martín Lutero
Luther46c.jpg
Lutero a los 46 a√Īos de edad
(Lucas Cranach el Viejo, 1529)
Nacimiento 10 de noviembre de 1483
Eisleben, Electorado de Sajonia, Sacro Imperio Romano Germ√°nico
Fallecimiento 18 de febrero de 1546 (62 a√Īos)
Eisleben, Sacro Imperio Romano Germ√°nico
Ocupación Teólogo
Cónyuge Catalina de Bora
Firma
Autograf, Martin Luther, Nordisk familjebok.png

Mart√≠n Lutero (10 de noviembre de 1483 ‚Äď 18 de febrero de 1546), nacido en Eisleben, Alemania como Martin Luder,[1] despu√©s cambiado a Martin Luther, como es conocido en alem√°n, fue un te√≥logo, fraile cat√≥lico agustino y reformador religioso alem√°n, en cuyas ense√Īanzas se inspir√≥ la Reforma Protestante. Inaugur√≥ la doctrina teol√≥gica y cultural denominada luteranismo e influy√≥ en las dem√°s tradiciones protestantes. Su exhortaci√≥n para que la Iglesia regresara a las ense√Īanzas de la Biblia, impuls√≥ la transformaci√≥n del cristianismo y provoc√≥ la Contrarreforma, como se conoce a la reacci√≥n de la Iglesia Cat√≥lica Romana frente a la Reforma protestante. Sus contribuciones a la civilizaci√≥n occidental fueron m√°s all√° del √°mbito religioso, ya que sus traducciones de la Biblia ayudaron a desarrollar una versi√≥n est√°ndar de la lengua alemana y se convirtieron en un modelo en el arte de la traducci√≥n. Su matrimonio con Catalina de Bora el 13 de junio de 1525 inici√≥ un movimiento de apoyo al matrimonio sacerdotal dentro de muchas corrientes cristianas.

Contenido

Primeros a√Īos de vida

La Casa de Lutero, donde vivi√≥ entre los 14 y 17 a√Īos mientras asist√≠a a una escuela privada en Eisenach.

Hijo de Hans y Margarette Lutero, Martín nació el 10 de noviembre de 1483 en Eisleben (Alemania) y fue bautizado el día que se celebraba la festividad de San Martín de Tours. En 1484 su familia se trasladó a Mansfeld, donde su padre dirigía varias minas de cobre. Habiéndose criado en un medio campesino, Hans Lutero ansiaba que su hijo llegara a ser funcionario civil para darle más honores a la familia. Con este fin, envió al joven Martín a varias escuelas en Mansfeld, Magdeburgo y Eisenach.

En 1501, a los 17 a√Īos, Lutero ingres√≥ en la Universidad de Erfurt, donde tocaba el la√ļd y recibi√≥ el apodo de El fil√≥sofo. Lutero recibi√≥ el grado de bachiller en 1502 y una maestr√≠a en 1505, como el segundo de 17 candidatos.[2] Siguiendo los deseos de su padre, se inscribi√≥ en la Facultad de Derecho de esta universidad. Pero todo cambi√≥ durante una tormenta el√©ctrica en 1505. Un rayo cay√≥ cerca de √©l mientras se encontraba de regreso de una visita a la casa de sus padres. Aterrorizado, grit√≥: ¬ę¬°Ayuda Santa Ana! ¬°Me har√© monje!¬Ľ. Sali√≥ con vida y abandon√≥ la carrera de Derecho, vendi√≥ sus libros con excepci√≥n de los de Virgilio y entr√≥ en el monasterio agustino de Erfurt el 17 de julio de 1505.[3]

Su vida monástica y académica

El joven Lutero se dedic√≥ por completo a la vida del monasterio, empe√Ī√°ndose en realizar buenas obras con el fin de complacer a Dios y servir a otros mediante la oraci√≥n por sus almas. Se dedic√≥ con mucha intensidad al ayuno, a las flagelaciones, a largas horas en oraci√≥n, al peregrinaje y a la confesi√≥n constante. Cuanto m√°s intentaba agradar a Dios, m√°s se daba cuenta de sus pecados.[4]

Johann von Staupitz, el superior de Lutero, concluy√≥ que el joven necesitaba m√°s trabajo para distraerse de su excesiva reflexi√≥n, y orden√≥ al monje que comenzara una carrera acad√©mica. En 1507 Lutero fue ordenado sacerdote, y en 1508 comenz√≥ a ense√Īar Teolog√≠a en la Universidad de Wittenberg. Lutero recibi√≥ su grado de bachiller en Estudios B√≠blicos el 9 de marzo de 1508. Dos a√Īos despu√©s realiz√≥ una visita a Roma, que lejos de redituarle espiritualmente, le caus√≥ una gran decepci√≥n al percatarse del estado vano y mundano en el cual hab√≠a ca√≠do la curia romana.[5] El 19 de octubre de 1512, Mart√≠n Lutero recibi√≥ el grado de Doctor en Teolog√≠a y el 21 de octubre de 1512 fue "recibido en el Senado de la Facultad de Teolog√≠a", d√°ndole el t√≠tulo de Doctor en Biblia. En 1515 fue nombrado vicario de su orden, quedando bajo su cargo once monasterios.[6]

Durante esta época estudió el griego y el hebreo para profundizar en el significado y los matices de las palabras utilizadas en las Escrituras, conocimientos que luego utilizaría para la traducción de la Biblia judía .

Teología de la gracia de Lutero

Las ansias de obtener grados acad√©micos llevaron a Mart√≠n Lutero a estudiar las Escrituras en profundidad. Influido por la vocaci√≥n humanista de ir ad fontes (¬ęa las fuentes¬Ľ), se sumergi√≥ en el estudio de la Biblia y de la Iglesia primitiva. Debido a esto, t√©rminos como la penitencia y la probidad tomaron un nuevo significado para Lutero, convencido ahora de que la Iglesia hab√≠a perdido la visi√≥n de varias verdades centrales que el cristianismo ense√Īaba en las Escrituras, siendo una de las m√°s importantes de ellas la doctrina de la justificaci√≥n s√≥lo por la fe. Lutero empez√≥ a ense√Īar que la salvaci√≥n es un regalo exclusivamente de Dios, dado por la gracia a trav√©s de Cristo y recibido solamente por la fe.[7]

M√°s tarde, Lutero defini√≥ y reintrodujo el principio de la distinci√≥n propia entre la Ley de Mois√©s y los Evangelios que reforzaban su teolog√≠a de la gracia. Como consecuencia, Lutero cre√≠a que su principio de interpretaci√≥n era un punto inicial esencial en el estudio de las Escrituras. Not√≥ que la falta de claridad al distinguir la Ley Mosaica de los Evangelios era la causa de la incorrecta comprensi√≥n del Evangelio de Jes√ļs en la Iglesia de su √©poca, instituci√≥n a la que responsabilizaba de haber creado y fomentado muchos errores teol√≥gicos fundamentales.

La controversia por las indulgencias

Homenaje a Lutero en una calle de Heidelberg.

Además de sus deberes como profesor, Martín Lutero sirvió como predicador y confesor en la iglesia de Santa María de la ciudad. También predicaba habitualmente en la iglesia del palacio, llamada también "de todos los santos", debido a que tenía una colección de reliquias donde había sido establecida una fundación por Federico III de Sajonia. Fue durante este periodo cuando el joven sacerdote se dio cuenta de los efectos de ofrecer indulgencias a los feligreses.

Una indulgencia es la remisi√≥n (parcial o total) del castigo temporal que a√ļn se mantiene por los pecados despu√©s de que la culpa ha sido eliminada por absoluci√≥n. En aquella √©poca, cualquier persona pod√≠a comprar una indulgencia, ya fuera para s√≠ misma o para sus parientes muertos que permanec√≠an en el Purgatorio. El fraile dominico Johann Tetzel hab√≠a sido reclutado para viajar por los territorios episcopales de Alberto de Brandeburgo (arzobispo de Maguncia) vendiendo indulgencias. Con el dinero obtenido por dicho medio, se esperaba financiar la edificaci√≥n de la bas√≠lica de San Pedro en Roma, Italia, y comprar un obispado para Alberto de Hohenzollern.

Lutero vio este tr√°fico de indulgencias no solo como un abuso de poder, sino como una mentira, que, no teniendo base en las Escrituras, podr√≠a confundir a la gente y llevarla a confiar solamente en la mentira de las indulgencias, dejando de lado la confesi√≥n y el arrepentimiento verdadero. Lutero predic√≥ tres sermones contra las indulgencias en 1516 y 1517. Pero su enojo sigui√≥ creciendo y, seg√ļn la tradici√≥n, el 31 de octubre de 1517 fueron clavadas las 95 tesis en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg como una invitaci√≥n abierta a debatirlas. Las tesis condenaban la avaricia y el paganismo en la Iglesia como un abuso, y ped√≠an una disputa teol√≥gica en lo que las indulgencias pod√≠an dar. Sin embargo, en sus tesis no cuestionaba directamente la autoridad del Papa para conceder indulgencias.

Las 95 tesis de Martín Lutero[8] fueron traducidas rápidamente al alemán y ampliamente copiadas e impresas. Al cabo de dos semanas se habían difundido por toda Alemania y, pasados dos meses, por toda Europa. Este fue uno de los primeros casos de la Historia en los que la imprenta tuvo un papel importante, pues facilitaba una distribución más sencilla y amplia de cualquier documento.

Respuesta del Papado

Despu√©s de hacer caso omiso a Lutero diciendo que era un "borracho alem√°n quien escribi√≥ las tesis" y afirmando que "cuando est√© sobrio, cambiar√° de parecer",[9] el Papa Le√≥n X orden√≥ en 1518 al profesor dominico de teolog√≠a Silvestre Mazzolini investigar el tema. √Čste denunci√≥ que Lutero se opon√≠a de manera impl√≠cita a la autoridad del Sumo Pont√≠fice, al mostrar desacuerdo con una de sus bulas, por lo que declar√≥ a Lutero hereje y escribi√≥ una refutaci√≥n acad√©mica de sus tesis. En ella mantuvo la autoridad papal sobre la Iglesia y conden√≥ cada "desviaci√≥n" como una apostas√≠a. Lutero replic√≥ de igual manera y se desarroll√≥ una controversia.

Mientras tanto, Lutero tomó parte en la convención agustina en Heidelberg, donde presentó una tesis sobre la esclavitud del hombre al pecado y la gracia divina. En el curso de la controversia por las indulgencias, el debate se elevó hasta el punto de dudar del poder absoluto y de la autoridad del Papa, debido a que las doctrinas de "Tesorería de la Iglesia" y la "Tesorería de los Méritos", que servían para reforzar la doctrina y práctica de las indulgencias, se basaban en la bula Unigenitus (1343) del Papa Clemente VI. En vista de su oposición a esa doctrina, Lutero fue calificado de hereje, y el Papa, decidido a suprimir sus puntos de vista, ordenó llamarlo a Roma, viaje que no se realizó por problemas políticos.

Lutero, que antes profesaba obediencia implícita a la Iglesia, negaba ahora abiertamente la autoridad papal y apelaba a que se efectuara un concilio. También declaraba que el papado no formaba parte de la inmutable esencia de la Iglesia original.

Deseando mantenerse en términos amistosos con el protector de Lutero, Federico el Sabio, el Papa realizó un intento final de alcanzar una solución pacífica al conflicto. Una conferencia con el chambelán papal Karl von Miltitz en Altenburgo, en enero de 1519, llevó a Lutero a decidir guardar silencio en tanto así lo hicieran sus oponentes, escribir una humilde carta al Papa y componer un tratado demostrando sus respetos a la Iglesia católica. La carta escrita nunca fue enviada, debido a que no contenía retractación alguna. En el tratado que compuso más tarde, Lutero negó cualquier efecto de las indulgencias en el Purgatorio.

Cuando Johann Eck ret√≥ a Carlstadt, un colega de Lutero, a un debate en Leipzig, Lutero se uni√≥ a este debate (27 de junio‚Äď18 de julio de 1519), en el curso del cual neg√≥ el derecho divino del solio papal y la autoridad de poseer el "poder de las llaves", que seg√ļn √©l hab√≠a sido otorgado a la Iglesia (como congregaci√≥n de fe). Neg√≥ que la pertenencia a la Iglesia cat√≥lica occidental bajo la autoridad del Papa fuera necesaria para la salvaci√≥n, manteniendo la validez de la Iglesia Ortodoxa de Oriente. Despu√©s del debate, Johann Eck asegur√≥ que hab√≠a forzado a Lutero a admitir la similitud de su propia doctrina con la de Jan Hus, quien hab√≠a sido quemado en la hoguera.

La brecha se ensancha

Lutero a través de los acontecimientos

Martín Lutero.

De esta forma, no había esperanzas de paz. Los escritos de Lutero circulaban ampliamente por Francia, Inglaterra e Italia en 1519, y los estudiantes se dirigían a Wittenberg para escuchar a Lutero, quien publicaba ahora sus comentarios sobre la Epístola a los gálatas y su Operationes in Psalmos (Trabajo en los Salmos).

Las controversias generadas por sus escritos llevaron a Lutero a desarrollar sus doctrinas más a fondo, y su "Sermón en el Sacramento Bendecido del Verdadero y Santo Cuerpo de Cristo, y sus Hermandades" extendió el significado de la eucaristía para el perdón de los pecados y el fortalecimiento de la fe en aquellos quienes la reciben, apoyando además a que se realizara un concilio para restituir la comunión.

El concepto luterano de "iglesia" fue desarrollado en su Von dem Papsttum zu Rom (En el Papado de Roma), una respuesta al ataque del franciscano Augustín von Alveld en Leipzig (junio de 1520); mientras que su Sermon von guten Werken (Sermón de Buenas Obras), publicado en la primavera de 1520, era contrario a la doctrina católica de las buenas obras y obras de supererogación (aquellas efectuadas por encima de los términos de la simple obligación), mantenía que las obras del creyente son verdaderamente buenas en cualquier llamado secular (o vocación) ordenado por Dios.

Los tratados de 1520

La Nobleza Alemana

La controversia en Leipzig (1519) hizo que Lutero tomara contacto con los humanistas, particularmente Melanchthon, Reuchlin y Erasmo de Rotterdam, y que mantuviera relaciones con el caballero Ulrich von Hutten, quien a su vez influyó al caballero Franz von Sickingen. Von Sickingen y Silvestre de Schauenburg querían mantener a Lutero bajo su protección, invitándolo a su fortaleza en la eventualidad de que no se sintiera seguro en Sajonia a causa de la proscripción papal.

Bajo estas circunstancias de crisis y confrontando a los nobles alemanes, Lutero redact√≥ A la Nobleza Cristiana de la Naci√≥n Alemana (agosto de 1520), donde encomend√≥ al laicado, como un sacerdote espiritual, la reforma requerida por Dios pero abandonada por el Papa y el clero. Por primera vez, Lutero se refiri√≥ p√ļblicamente al Papa como el Anticristo.[10] Las reformas que Lutero propon√≠a no s√≥lo se refer√≠an a cuestiones doctrinales, sino tambi√©n a abusos eclesi√°sticos: la disminuci√≥n del n√ļmero de cardenales y demandas de la corte papal; la abolici√≥n de los ingresos del Papa; el reconocimiento del gobierno secular; la renuncia del papado al poder temporal; la abolici√≥n de los interdictos y abusos relacionados con la excomuni√≥n; la abolici√≥n del peregrinaje da√Īino; la eliminaci√≥n del excesivo n√ļmero de d√≠as santos; la supresi√≥n de los conventos de monjas, de la mendicidad y de la suntuosidad; la reforma de las universidades; la abrogaci√≥n del celibato del clero; la reunificaci√≥n con los bohemios y una reforma general de la moral p√ļblica.

El Cautiverio Babilónico

Lutero escribi√≥ pol√©micas doctrinales en el transustanciaci√≥n, afirmaba la presencia real del cuerpo y la sangre de Cristo en la eucarist√≠a, pero rechazaba la ense√Īanza de que la eucarist√≠a era el sacrificio ofrecido a Dios.

Con respecto al bautismo, ense√Ī√≥ que tra√≠a la justificaci√≥n s√≥lo si se combinaba con la fe salvadora en el receptor. Sin embargo, manten√≠a el principio de la salvaci√≥n incluso para aquellos que m√°s tarde cayeran y se reivindicasen.

Sobre la penitencia, afirmó que su esencia consiste en las palabras de la promesa de exculpación recibidas por la fe. Para él, sólo estos tres sacramentos podían ser considerados como tales, debido a su institución divina y a la promesa divina de salvación conectada con ellos. Estrictamente hablando, sólo el bautismo y la eucaristía son sacramentos, dado que sólo ellos tienen un "signo visible divinamente instituido": el agua en el bautismo y el pan y el vino en la eucaristía. Lutero negó en su documento que la confirmación, el matrimonio, la ordenación sacerdotal y la extrema unción fueran sacramentos.

Libertad de un Cristiano

De manera análoga, el completo desarrollo de la doctrina de Lutero sobre la salvación y la vida cristiana se expuso en su libro En la libertad de un Cristiano (publicado el 20 de noviembre de 1520), donde exigió una completa unión con Cristo mediante la Palabra a través de la Fe, la entera libertad de un cristiano como sacerdote y rey sobre todas las cosas externas, y un perfecto amor al prójimo.

La excomunión de Lutero

El Papa advirti√≥ a Mart√≠n Lutero el 15 de junio de 1520, con la bula papal Exsurge Domine, de que se arriesgaba a la excomuni√≥n, a menos que en un plazo de sesenta d√≠as repudiara 41 puntos de su doctrina seleccionados de sus escritos. En octubre de 1520 Lutero envi√≥ su escrito En la Libertad de un Cristiano al Papa, a√Īadiendo la frase significativa: "Yo no me someto a leyes al interpretar la palabra de Dios". Mientras tanto, se hab√≠a rumoreado en agosto que Eck hab√≠a llegado a Meissen con una prohibici√≥n papal, la cual se pronunci√≥ realmente el 21 de septiembre. Este √ļltimo esfuerzo de Lutero por la paz fue seguido el 12 de diciembre por la quema de la bula, la cual tomaba efecto en un plazo de 120 d√≠as, y el decreto papal en Wittenberg, defendi√©ndose en su Warum des Papstes und seiner J√ľnger B√ľcher verbrannt sind y su Assertio omnium articulorum. El Papa Le√≥n X excomulg√≥ a Lutero el 3 de enero de 1521 mediante la bula Decet Romanum Pontificem.

La ejecución de la prohibición, sin embargo, fue evitada por la relación del Papa con Federico III de Sajonia y por el nuevo emperador Carlos V quien, viendo la actitud papal hacia él y la posición de la Dieta, encontró contraindicado apoyar las medidas contra Lutero. Este fue a Worms diciendo que "Iría allí aunque hubiese tantos demonios como tejas en los tejados".

Dieta de Worms

Artículo principal: Dieta de Worms

El 3 de enero de 1521 fue publicada en Roma la bula papal, Decet Romanum Pontificem, por la que León X excomulgaba a Lutero.[11]

El emperador Carlos V inauguró la Dieta imperial de Worms el 22 de enero de 1521. Lutero fue llamado a renunciar o reafirmar su doctrina y le fue otorgado un salvoconducto para garantizar su seguridad.

Lutero se present√≥ ante la Dieta el 16 de abril. Johann Eck, un asistente del Arzobispo de Tr√©veris, present√≥ a Lutero una mesa llena de copias de sus escritos. Le pregunt√≥ a Lutero si los libros eran suyos y si todav√≠a cre√≠a en lo que esas obras ense√Īaban. Lutero pidi√≥ un tiempo para pensar su respuesta, el cual le fue concedido. Lutero or√≥, consult√≥ con sus amigos y mediadores y se present√≥ ante la Dieta al d√≠a siguiente. Cuando se trat√≥ el asunto en la Dieta, el consejero Eck le pidi√≥ a Lutero que respondiera expl√≠citamente: "Lutero, ¬Ņrechaza sus libros y los errores que en ellos se contiene?", a lo que Lutero respondi√≥: "Que se me convenza mediante testimonios de la Escritura y claros argumentos de la raz√≥n ‚ÄĒporque no le creo ni al Papa ni a los concilios, ya que est√° demostrado que a menudo han errado, contradici√©ndose a s√≠ mismos‚ÄĒ por los textos de la Sagrada Escritura que he citado, estoy sometido a mi conciencia y ligado a la palabra de Dios. Por eso no puedo ni quiero retractarme de nada, porque hacer algo en contra de la conciencia no es seguro ni saludable". De acuerdo con la tradici√≥n, Lutero entonces dijo estas palabras: "¬°No puedo hacer otra cosa; esta es mi postura! ¬°Que Dios me ayude!"[12]

En los siguientes días se hicieron conferencias privadas para determinar el destino de Lutero. Antes de que la decisión fuese tomada, Lutero abandonó Worms. Durante su regreso a Wittenberg desapareció.

El emperador redactó el Edicto de Worms el 25 de mayo de 1521, declarando a Martín Lutero prófugo y hereje, y prohibiendo sus obras.

Exilio en el castillo de Wartburg

Castillo de Wartburg en Eisenach.

La desaparici√≥n de Lutero durante el viaje de regreso de Wittenberg fue planeada. Federico el Sabio dispuso que una escolta enmascarada a caballo capturase a Lutero y lo llevase al castillo de Wartburg en Eisenach, donde permaneci√≥ cerca de un a√Īo. Le creci√≥ una amplia y brillante barba, tom√≥ el atuendo de un caballero y se asign√≥ el pseud√≥nimo de Junker J√∂rg (Caballero Jorge). Durante este periodo de estad√≠a forzada, Lutero trabaj√≥ a paso firme en la traducci√≥n del Nuevo Testamento.

La estancia de Lutero en Wartburg fue el comienzo de un periodo constructivo de su carrera como reformador. En su ¬ędesierto¬Ľ o ¬ęPatmos¬Ľ de Wartburg (como le llamaba en sus cartas), empez√≥ a traducir la Biblia, imprimi√©ndose el Nuevo Testamento en septiembre de 1522. Adem√°s de otros escritos, prepar√≥ la primera parte de su gu√≠a para p√°rrocos y su Von der Beichte (Sobre la confesi√≥n), en la que niega la confesi√≥n obligatoria y admite la sanidad de las confesiones privadas voluntarias. Tambi√©n escribi√≥ en contra del arzobispo Albrecht, a quien oblig√≥ a desistir de reiniciar la venta de indulgencias.

En sus ataques a Jacobus Latomus, avanz√≥ en su visi√≥n de la relaci√≥n entre la gracia y la ley, as√≠ como en la naturaleza comunicada por Cristo, distinguiendo el objetivo de la gracia de Dios para el pecador, quien, al creer, es justificado por Dios debido a la justicia de Cristo, de la gracia salvadora que mora dentro del hombre pecador. Al mismo tiempo puso √©nfasis en la insuficiencia del ¬ęprincipio de justificaci√≥n¬Ľ, en la persistencia del pecado despu√©s del bautismo y en la inherencia del pecado en cada buena obra.

Martín Lutero predicando en el Castillo de Wartburg, cuadro de Hugo Vogel.

Lutero a menudo escrib√≠a cartas a sus amigos y aliados respondiendo o pregunt√°ndoles por sus puntos de vista o por consejos. Por ejemplo, Philipp Melanchthon le escribi√≥ pregunt√°ndole c√≥mo responder a la acusaci√≥n de que los reformistas renegaban del peregrinaje, del ayuno y de otras formas tradicionales de piedad. Lutero le respondi√≥ el 1 de agosto de 1521: ¬ęSi eres un predicador de la misericordia, no predicas una misericordia imaginaria, sino una verdadera. Si la misericordia es verdadera, debes padecer el pecado verdadero, no imaginario. Dios no salva a aquellos que son s√≥lo pecadores imaginarios. S√© un pecador y deja que tus pecados sean fuertes, pero deja que tu confianza en Cristo sea m√°s fuerte, y regoc√≠jate en Cristo, quien es el vencedor sobre el pecado, la muerte y el mundo. Cometeremos pecados mientras estemos aqu√≠, porque en esta vida no hay un lugar donde la justicia resida. Nosotros, sin embargo, dice Pedro (2¬™ Pedro 3:13), estamos buscando m√°s all√° un nuevo cielo y una nueva tierra donde reine la justicia¬Ľ.

Su habitación en el castillo de Wartburg, en Eisenach.

Mientras tanto, algunos sacerdotes sajones hab√≠an renunciado al voto del celibato, en tanto que otros atacaron la validez de los votos mon√°sticos. Lutero en su De votis monasticis (Sobre los votos mon√°sticos) aconsej√≥ tener m√°s cautela, aceptando en el fondo que los votos eran generalmente tomados ¬ęcon la intenci√≥n de la salvaci√≥n o la b√ļsqueda de justificaci√≥n¬Ľ. Con la aprobaci√≥n de Lutero en su De abroganda missa privata (Sobre la abrogaci√≥n de la misa privada), pero en contra de la oposici√≥n firme de su prior, los agustinos de Wittenberg realizaron cambios en las formas de adoraci√≥n y suprimieron las misas. Su violencia e intolerancia, sin embargo, desagradaron a Lutero, que a principios de diciembre pas√≥ unos d√≠as entre ellos. Al regresar a Wartburg, escribi√≥ Eine treue Vermahnung... vor Aufruhr und Emp√∂rung (Una sincera amonestaci√≥n por Mart√≠n Lutero a todos los cristianos para guardarse de la insurrecci√≥n y rebeli√≥n). Aun as√≠, Carlstadt y el ex-agustino Gabriel Zwilling demandaron en Wittenberg la abolici√≥n de la misa privada y de la comuni√≥n bajo las dos especies, as√≠ como la eliminaci√≥n de las im√°genes de las iglesias y la abrogaci√≥n del magisterio.

Matrimonio y familia de Martín Lutero

Retrato de Catalina von Bora, esposa de Martín Lutero, por Lucas Cranach el Viejo. 1526. Wartburg-Stiftung, Eisenach, Alemania.

El 8 de abril de 1523, Lutero le escribe a Wenceslaus: "Ayer recib√≠ a nueve monjas de su cautiverio en el convento de Nimbschen". Lutero hab√≠a decidido ayudar a escapar a doce monjas del monasterio cisterciense en Nimbschen, cerca de Grimma en Sajonia, sac√°ndolas del convento dentro de barriles. Tres de ellas se marcharon con sus parientes, mientras que las otras nueve fueron llevadas a Wittenberg. En este √ļltimo grupo se encontraba Catalina de Bora. Entre mayo y junio de 1523 se pens√≥ que la mujer se casar√≠a con un estudiante de la Universidad de Wittenberg, Jerome Paumgartner, aunque probablemente su familia se lo neg√≥. El Dr. Caspar Glatz era el siguiente pretendiente, pero Catalina no sent√≠a "ni deseo ni amor" por √©l. Se supo que se quer√≠a casar con Lutero o con Nicol√°s von Amsdorf. Lutero sent√≠a que no era un buen marido, ya que hab√≠a sido excomulgado por el Papa y era perseguido por el Emperador. En mayo o a principios de junio de 1525 se conoci√≥ en el c√≠rculo √≠ntimo de Lutero su intenci√≥n de casarse con Catalina. Para evitar cualquier objeci√≥n por parte de sus amigos, actu√≥ r√°pidamente: en la ma√Īana del martes 13 de junio de 1525 se cas√≥ legalmente con Catalina, a quien afectuosamente llamaba "Katy". Ella se mud√≥ a la casa de su marido, el antiguo monasterio agustino en Wittenberg, y comenzaron a vivir en familia. Los Lutero tuvieron tres hijos y tres hijas:

  • Johannes, nacido el 7 de junio de 1526, quien posteriormente estudiar√≠a leyes y llegar√≠a a ser funcionario de la corte, falleciendo en 1575.
  • Elizabeth, nacida el 10 de diciembre de 1527, muri√≥ prematuramente el 3 de agosto de 1528.
  • Magdalena, nacida el 5 de mayo de 1529, muri√≥ en los brazos de su padre el 20 de septiembre de 1542. Su muerte fue muy dura para Lutero y Catalina.
  • Mart√≠n, hijo, nacido el 9 de noviembre de 1531, estudi√≥ Teolog√≠a pero nunca tuvo un llamado pastoral regular antes de su muerte en 1565.
  • Paul, nacido el 28 de enero de 1533, fue m√©dico, padre de seis hijos y muri√≥ el 8 de marzo de 1593, continuando la l√≠nea masculina de la familia de Lutero mediante Juan Ernesto, que se extinguir√≠a en 1759.
  • Margaretha, nacida el 17 de diciembre de 1534, casada con el noble prusiano George von Kunheim, pero falleci√≥ en 1570 a la edad de 36 a√Īos; es el √ļnico linaje de Lutero que se mantiene hasta la actualidad.

La Guerra del Campesinado

La Guerra o Revuelta de los campesinos (1524‚Äď25) fue una respuesta a la doctrina Luterana, la cual influy√≥ fuertemente en la clase baja trabajadora, compuesta principalmente por campesinos. Esta clase trabajadora ret√≥ de manera impl√≠cita la autoridad que los nobles ten√≠an sobre √©stos. Las revueltas de los campesinos se hab√≠an producido a peque√Īa escala desde el siglo XIV, pero ahora muchos campesinos cre√≠an err√≥neamente que los ataques de Lutero a la Iglesia y la jerarqu√≠a de la misma significaban que los reformadores les ayudar√≠an en su ataque a las clases dominantes. Dado que los sublevados percib√≠an lazos profundos entre los pr√≠ncipes seculares y los pr√≠ncipes de la Iglesia, interpretaban equivocadamente que Lutero, al condenar a los segundos, condenaba tambi√©n a los primeros. Las revueltas comenzaron en Suabia, Franconia y Turingia en 1524, obteniendo apoyo entre los campesinos y nobles afectados, muchos de los cuales pose√≠an deudas en ese periodo. Cuando Thomas M√ľntzer lleg√≥ a ser l√≠der del movimiento, las revueltas desembocaron en una guerra, que jug√≥ un papel importante en la fundaci√≥n del movimiento anabaptista. Inicialmente Lutero parec√≠a apoyar a los campesinos, condenando las pr√°cticas opresivas de la nobleza que hab√≠an incitado a muchos campesinos. Debido a la dependencia que Lutero ten√≠a en el apoyo y la proteccion de los pr√≠ncipes y la nobleza, ten√≠a miedo de disponerlos en su contra. En Contra las Hordas Asesinas y Ladronas del Campesinado (1525) incentivaba a la nobleza a que castigara r√°pida y sangrientamente a los campesinos. Muchos de los revolucionarios consideraron las palabras de Lutero como una traici√≥n. Otros desistieron al darse cuenta de que no hab√≠a apoyo ni de la Iglesia ni de su oponente principal. La guerra en Alemania termin√≥ en 1525, cuando las fuerzas rebeldes fueron masacradas por los ej√©rcitos de Felipe I de Hesse y de Jorge de Sajonia en la batalla de Frankenhausen, en la que seis mil sublevados perdieron la vida. En total perecieron durante todo el conflicto entre cien mil y ciento treinta mil sublevados, seg√ļn diferentes estimaciones.

La Biblia alemana de Lutero

Biblia de Lutero de 1534.

Cuando Lutero tradujo la Biblia al idioma alem√°n, la mayor√≠a de la sociedad era analfabeta. La Iglesia ten√≠a el control del conocimiento, sus miembros eran estudiosos y educados, en contraste con la sociedad analfabeta que adquir√≠a sus conocimientos a trav√©s de la transmisi√≥n oral, la memorizaci√≥n y la repetici√≥n de los textos b√≠blicos. Lutero hizo posible el acceso al conocimiento, la informaci√≥n y la educaci√≥n, desmitificando la Biblia con el fin de lograr la b√ļsqueda de la verdad. Lutero facilit√≥ la propagaci√≥n del protestantismo, siendo la primera persona que imprimi√≥ un libro, - la Biblia alemana - la cual tradujo de un manuscrito sagrado a la lengua materna de esa naci√≥n. De esta forma le rest√≥ el poder a la Iglesia cat√≥lica romana sobre el pueblo alem√°n, y precurs√≥ la reforma protestante, que ocurri√≥ gracias a la impresi√≥n de la Biblia que Lutero hab√≠a traducido. La intenci√≥n de Lutero era que el pueblo tuviera acceso directo a la fuente sin la necesidad de intermediarios, haciendo posible la interpretaci√≥n libre de los textos sagrados y la erradicaci√≥n del analfabetismo en la sociedad alemana. La traducci√≥n de la Biblia la inici√≥ durante su estad√≠a en el castillo de Wartburg en 1521. Estando escrita √©sta en lat√≠n medieval, Lutero la tradujo al griego para posteriormente hacerlo al idioma alem√°n, con la ayuda de diccionarios en griego, lat√≠n, hebreo y alem√°n. √Čste deseaba traducirla del griego al alem√°n, con la intenci√≥n de revelar las escrituras con exactitud. Inicialmente s√≥lo incluy√≥ el Nuevo Testamento, ya que los textos originales del Antiguo Testamento no estaban escritos en lat√≠n o en griego. El Antiguo Testamento estaba escrito en caldeo-arameo (idioma que carece de vocales en el sistema escrito; compuesto por letras consonantes) y solamente los rabinos conoc√≠an qu√© letras se escrib√≠an. Lutero utiliz√≥ una edici√≥n griega del Nuevo Testamento que originalmente fue escrita en griego por Erasmo, texto que m√°s tarde fue llamado Textus Receptus. Durante el proceso de traducci√≥n, Lutero visit√≥ pueblos y mercados cercanos con la intenci√≥n de investigar el dialecto com√ļn de la lengua alemana. Escuchaba a las personas hablar, para as√≠ poder transcribir en lenguaje coloquial. La traducci√≥n se public√≥ en septiembre de 1522, lo que caus√≥ gran conmoci√≥n en la iglesia cat√≥lica romana. Lutero le dedic√≥ la Biblia alemana a Federico El Sabio, a quien estimaba grandemente.

Lutero tenía una mala percepción de los libros de Ester, Hebreos, Santiago, Judas y del Apocalipsis. Llamaba a la epístola de Santiago una "epístola de paja", encontrando que era muy poco lo que apuntaba a Cristo y su obra salvadora. También tenía duras palabras para el Apocalipsis, del que decía que no podía "de ninguna forma detectar que el Espíritu Santo lo haya producido".[13] Tenía razones al cuestionar la apostolicidad de estos libros, debido a que la iglesia primitiva los catalogaba como antilegomena, lo que significaba que no eran aceptados sin reservas, al contrario que los canónicos. Aun así Lutero no los eliminó de su edición de las Escrituras. Lutero incluyó como apócrifos aquellos pasajes que, encontrándose en la Septuaginta griega, no lo estaban en los textos masoréticos disponibles en aquel entonces. Estos fueron incluidos en las primeras traducciones, pero luego omitidos y calificados como "de buena lectura", pero no como palabra inspirada por Dios. La exclusión de estos textos fue adoptada desde un comienzo por casi todos los evangélicos.

La primera traducci√≥n completa al alem√°n, inclusive el Antiguo Testamento, se public√≥ en 1534 en seis tomos y fue producto del esfuerzo com√ļn de Lutero, Johannes Bugenhagen, Justus Jonas, Caspar Creuziger, Philipp Melanchthon, Matth√§us Aurogallus y George R√∂rer. Lutero continu√≥ refinando su traducci√≥n durante el resto de su vida, trabajo que fue tomado como referencia para la edici√≥n de 1546, el a√Īo de su muerte. Como se ha mencionado anteriormente, el trabajo de traducci√≥n de Lutero ayud√≥ a estandarizar el alem√°n del Sacro Imperio (desde el cual se construir√≠a la naci√≥n alemana en el siglo XIX) y es considerado como uno de los pilares de la literatura alemana.

Mart√≠n Lutero en su Comentario sobre San Juan reconoci√≥ que hab√≠an recibido la Biblia por medio de la Iglesia cat√≥lica apost√≥lica y romana: "Estamos obligados a reconocer a los papistas que son ellos los que tienen la Palabra de Dios, que la hemos recibido de ellos, y que sin ellos no tendr√≠amos ning√ļn conocimiento de √©sta".

Transformaciones en la liturgia y el gobierno de la iglesia

Lutero revis√≥ la liturgia en su Deutsche Messe (Misa Alemana) de 1526, estipulando c√≥mo deb√≠an ser los cultos diarios y la catequesis. Aun as√≠, se opon√≠a a una nueva ley de formas e inst√≥ a que se mantuvieran las otras liturgias. Aunque Lutero apoyaba la libertad cristiana en estas materias, tambi√©n estaba a favor de mantener y establecer uniformidad lit√ļrgica entre aquellos que compart√≠an la misma fe en un √°rea dada. Vio en la uniformidad lit√ļrgica una expresi√≥n f√≠sica de unidad en la fe, mientras que la variaci√≥n lit√ļrgica era un posible indicador de variaci√≥n doctrinal. No consideraba una virtud el cambio lit√ļrgico, especialmente cuando era hecho por personas o congregaciones, pues le complac√≠a conservar y reformar lo que la iglesia hab√≠a heredado del pasado. Conserv√≥ el bautismo de infantes, por tradici√≥n, en contra de la oposici√≥n anabaptista la cual solo admit√≠a el bautismo de adultos, por lo que conden√≥ a sus miembros.

La transformaci√≥n gradual de la administraci√≥n del bautismo se realiz√≥ en el Taufb√ľchlein (Cuadernillo Bautismal) (1523, 1526).

En mayo de 1525 tuvo lugar en Wittenberg la primera ordenación evangélica. Lutero había rechazado la visión católica romana de la ordenación como un sacramento. Un servicio de ordenación, con la imposición de manos junto con una oración en un servicio congregacional solemne, era considerado suficiente.

Para suplir la falta de altas autoridades eclesi√°sticas debida a que muy pocos obispos adoptaron la doctrina reformadora en tierras alemanas, Lutero sostuvo a partir de 1525 que las autoridades seculares deber√≠an tomar parte en la administraci√≥n de la iglesia. Estas tareas no eran necesariamente exclusivas de las autoridades seculares, y Lutero hubiera preferido que recayeran en manos de un episcopado evang√©lico. Declar√≥ en 1542 que los pr√≠ncipes evang√©licos s√≥lo ser√≠an "obispos de urgencia" y preconiz√≥ que los poderes eclesi√°sticos pudieran ser ostentados por congregaciones cristianas,[14] si bien decidi√≥ esperar el curso de los acontecimientos y ver qu√© hac√≠an los p√°rrocos y estudiosos para que descubrieran por s√≠ mismos cu√°les eran las personas apropiadas. Los resultados de su viaje a Sajonia (1527-29) le hicieron ver que los p√°rrocos y estudiosos no estaban preparados para tal responsabilidad, siendo necesario que se mantuvieran las estructuras eclesi√°sticas tal y como fueran dise√Īadas al principio de la Reforma.

Lutero tuvo especial interés por la educación. En sus diálogos con George Spalatin en 1524 se planeó un sistema escolar, declarando que era deber de las autoridades civiles el proveer escuelas y el velar por que los padres enviaran a sus hijos a ellas. También apoyaba el establecimiento de escuelas primarias para la educación femenina.

Mientras tanto, las iglesias luteranas en Escandinavia y muchos estados bálticos mantuvieron el Episcopado Apostólico y la sucesión apostólica, incluso aquellas que habían adoptado la teología antipapista de Lutero.

Visiones eucarísticas y controversias

La naturaleza de la eucarist√≠a se convirti√≥ en un tema importante en la vida de Lutero. Rechazaba la doctrina cat√≥lica romana de la transubstanciaci√≥n, pero manten√≠a la presencia real del cuerpo y la sangre de Cristo bajo el pan y vino sacramental. Apoyaba el significado literal de las palabras "Este es mi cuerpo", "Esta es mi sangre". Sintetiz√≥ sus creencias sobre el tema en su Catecismo Menor al escribir: "¬ŅQu√© es el Sacramento del Altar? Es el verdadero cuerpo y sangre de nuestro Se√Īor Jesucristo en el pan y el vino, entregado a nosotros cristianos para comer y beber, instituido por Cristo mismo". Rehusando definir el misterio de la Eucarist√≠a con conceptos como la consubstanciaci√≥n, Lutero utiliz√≥ la analog√≠a patr√≠stica de la doctrina de la Uni√≥n Personal de dos naturalezas en Jesucristo para ilustrar su doctrina eucar√≠stica "por analog√≠a del hierro puesto en el fuego donde ambos, fuego y hierro, unidos en el hierro al rojo vivo, se mantienen a pesar de todo sin cambio", un concepto que √©l llam√≥ "Uni√≥n Sacramental."[15]

La doctrina de Lutero se diferenciaba de la de Carlstadt, Zuinglio, Leo Jud y Ecolampadio, quienes rechazaban la presencia real. Carlstadt, Zuinglio y Ecolampadio daban diferentes interpretaciones a lo estipulado por Cristo: Carlstadt interpretaba el "Esto" de "Esto es mi cuerpo" como la acci√≥n de Cristo apunt√°ndose a s√≠ mismo. Zuinglio interpretaba el "es" como "significa" y Ecolampadio interpretaba "mi cuerpo" como "un signo de mi cuerpo". En la controversia que se suscit√≥, Lutero le responde a Ecolampadio en el prefacio de Syngramma Suevicum (Escritos Suabos), exponiendo sus puntos de vista en el Sermon von den Sakramenten. . . Wider die Schw√§rmgeister (Serm√≥n en el Sacramento. . . Contra los Esp√≠ritus Fan√°ticos) y en Dass diese Worte. . . noch feststehen (Estas Palabras . . . Todav√≠a se Mantienen Firmes), y m√°s exhaustivamente en Vom Abendmahl Christi Bekenntnis (Confesi√≥n con respecto a la Cena del Se√Īor) (1528).

Debido a los peligros de las medidas de la Segunda Dieta de Espira en 1529 contra el protestantismo, y a la coalici√≥n del Emperador con Francia y el Papa, el Landgrave Felipe deseaba una uni√≥n de todos los reformistas, pero Lutero se declar√≥ opuesto a cualquier alianza que ayudara a la herej√≠a, aunque acept√≥ la invitaci√≥n del Landgrave a asistir a una conferencia en Marburgo (1529) para resolver las materias en controversia. En dicha dieta el 19 de abril de dicho a√Īo 19 delegados, 5 pr√≠ncipes y 14 ciudades protestaron contra la derogaci√≥n de la tregua de tolerancia acordada en la Dieta de Worms y por eso se les llam√≥ protestantes a los partidarios de Lutero. En Marburgo, Lutero se enfrent√≥ a Ecolampadius, mientras que Melanchthon fue antagonista de Zuinglio. Aunque establecieron una armon√≠a no esperada en otros aspectos, no se pudo alcanzar un acuerdo en la Eucarist√≠a. Lutero rehus√≥ llamar a sus oponentes "hermanos", aunque les deseaba paz y amor. Lutero estaba convencido de que Dios hab√≠a cegado los ojos de Zuinglio, por lo que no pod√≠a ver la doctrina verdadera de la Cena del Se√Īor. Con su habitual estilo pol√©mico, Lutero denunci√≥ a Zuinglio y sus seguidores llam√°ndolos "fan√°ticos" y "demonios".

Los mismos pr√≠ncipes hab√≠an suscrito los Art√≠culos de Schwabach, respaldados por Lutero como una condici√≥n para la alianza con √©l. Las bases de Lutero en materia de doctrina eucar√≠stica part√≠an del entendimiento simple y directo de las palabras de Cristo, si bien daba importancia al sacrificio corporal de Cristo y al hecho de ofrecer ese mismo cuerpo a los comulgantes en la Eucarist√≠a. Cuando Zuinglio excluy√≥ la posibilidad de la presencia real por la incapacidad de la naturaleza humana de Cristo para bilocarse o estar en otra parte que no fuera un lugar concreto, Lutero reafirm√≥ la integridad de la uni√≥n hipost√°tica: Cristo no est√° dividido y dondequiera que est√© es Dios, incluso como hombre. Lutero citaba como evidencia los tres modos de la presencia seg√ļn Guillermo de Ockham: "local, circunscrita" (estando en un lugar a la vez, ocupando espacio y teniendo peso), "definitiva" (desligado del espacio pero estando donde se precise) y "repletiva" (llenando todos los espacios a la vez) para introducir la probabilidad de que el cuerpo y la sangre de Cristo est√©n realmente presentes en la Eucarist√≠a.[16]

Lutero sostuvo que la sola recepci√≥n de la comuni√≥n es in√ļtil sin fe. Insisti√≥ en que los imp√≠os e incluso las bestias que toman y beben los elementos consagrados, comen y beben la sangre y el cuerpo de Cristo, pero el beber y comer "indignamente" les ser√≠a juzgado (1¬™ Corintios 11:29). Aunque no compart√≠a la visi√≥n de que la Eucarist√≠a fuese s√≥lo una simple conmemoraci√≥n, reconoci√≥ la existencia de una dimensi√≥n conmemorativa. En cuanto al efecto del sacramento en los creyentes, recordaba con fervor las palabras "fue entregado por todos vosotros", poniendo as√≠ √©nfasis en la expiaci√≥n y en el perd√≥n mediante la muerte de Jesucristo.

Los Catecismos Menor y Mayor

Federico III pidi√≥ a Lutero en 1528 que visitara las iglesias locales para determinar la calidad de la educaci√≥n cristiana que recib√≠a el campesinado. Lutero escribi√≥ en el prefacio del Catecismo Menor, "¬°Piedad! ¬°Buen Dios! ¬°Qu√© miseria tan abundante he observado! La gente com√ļn, especialmente en las villas, no tiene conocimiento de ninguna doctrina cristiana, y muchos pastores unidos son incapaces e incompetentes para ense√Īar". Como respuesta, Lutero prepar√≥ los Catecismos Menor y Mayor. Se trata de materiales de instrucci√≥n y devoci√≥n que Lutero consideraba como los fundamentos de la fe cristiana, entre los que se encontraban los Diez Mandamientos, el Credo apost√≥lico, el Padrenuestro, bautismo, confesi√≥n y absoluci√≥n, la eucarist√≠a y oraciones. El Catecismo Menor iba dirigido a la gente sencilla, mientras que el Mayor a los pastores.

La Dieta de Augsburgo y la cuestión de la resistencia civil

La aparici√≥n de un enemigo com√ļn a todo el Sacro Imperio (el ej√©rcito turco) cambi√≥ el escenario pol√≠tico: ahora Carlos V buscaba la unidad para poder hacer frente a la nueva amenaza, para lo cual se convoc√≥ en 1530 la Dieta de Augsburgo, con el fin de aclarar de forma definitiva la relaci√≥n del Imperio con el protestantismo. Lutero, pr√≥fugo del Imperio, permanec√≠a a salvo en Coburgo, inspirando desde all√≠ el discurso de Melanchthon ante el Emperador. Si bien Mart√≠n Lutero se abstuvo de mantener una actitud autoritaria, no le agrad√≥ la delicadeza y la cautela de Melanchthon, porque √©ste no lleg√≥ a plantear cambios doctrinales, salvo el de la abolici√≥n del papado. El Emperador, forzado por la guerra contra los turcos y contra la Liga de Esmalcalda (un ej√©rcito organizado por los pr√≠ncipes en defensa del protestantismo), consigui√≥ asegurar la unidad mediante la Paz de Nuremberg de 1532, que retrasaba la soluci√≥n definitiva del problema hasta que se celebrara un Concilio General. Desde la Dieta de Espira (1529), el problema se hab√≠a transformado en algo de suma importancia. La cuesti√≥n radicaba en que la Dieta de Espira hab√≠a decidido en 1526 que de ninguna manera aceptar√≠a la imposici√≥n del Edicto de Worms, que permit√≠a matar a Lutero sin miedo a sanciones. Esa misma Dieta consagraba la tolerancia religiosa bajo el lema Cuius regio, eius religio (es decir, A cada regi√≥n la religi√≥n de su Se√Īor). Nuevamente en la Dieta de Espira de 1529, y ante la intenci√≥n de los cat√≥licos de anular la tolerancia adoptada en 1526, los reformistas emitieron una airada queja de protesta, motivo por el cual se les llama desde entonces "protestantes". Ahora la Paz de Nuremberg establec√≠a la aceptaci√≥n de los reformistas en el seno del Imperio. Esta situaci√≥n se vio forzada por la situaci√≥n pol√≠tica del momento, ya que si el Emperador se opon√≠a a la paz, los pr√≠ncipes se ver√≠an legitimados para realizar o apoyar una resistencia armada contra Carlos V, cuyo poder empezaba a estar seriamente amenazado por los turcos.

Este contexto pol√≠tico tuvo su dimensi√≥n teol√≥gica en la llamada cuesti√≥n de la desobediencia civil. Hasta ese instante Lutero sosten√≠a que de ning√ļn modo desobedecer√≠a al Emperador, incluso si su decisi√≥n era equivocada. De esa manera se opuso a cualquier alianza entre los pr√≠ncipes, ya fuera ofensiva o defensiva. Mart√≠n Lutero mantuvo esta actitud incluso ante la Liga de Esmalcalda. Pero su posici√≥n fue cambiando poco a poco al escuchar la opini√≥n de juristas que aseguraban que, en los casos de notoria injusticia p√ļblica, las propias leyes imperiales otorgaban derecho de resistencia. Fue en 1531 cuando acept√≥ la posibilidad de adoptar la desobediencia civil en su escrito Warnung an die lieben Deutschen (1531), siempre y cuando se efectuara "por las causas correctas". M√°s tarde, en cartas escritas en 1539, se retractar√≠a de tales afirmaciones.

Lutero y los judíos

Portada del libro antisemita "Sobre los judíos y sus mentiras" escrito por Martín Lutero (1543).

Las opiniones de Lutero sobre los jud√≠os han sido descritas como antisemitismo racial o religioso[17] o como antijuda√≠smo.[18] En los inicios de su carrera pensaba que los jud√≠os no hab√≠an cre√≠do en Jes√ļs a causa de los errores de los cristianos y de la proclamaci√≥n de lo que para √©l era un evangelio impuro. Suger√≠a que responder√≠an favorablemente al mensaje evang√©lico si se les presentaba de la forma adecuada. Cuando descubri√≥ que no era as√≠, atac√≥ con furia a los jud√≠os.

En su Von den Juden und ihren L√ľgen (Sobre los jud√≠os y sus mentiras), publicado en 1543, escribi√≥ que deb√≠an realizarse contra los jud√≠os acciones como quemar las sinagogas, destruir sus libros de oraci√≥n, prohibir predicar a los rabinos, ¬ęaplastar y destruir¬Ľ sus casas, incautarse de sus propiedades, confiscar su dinero y obligar a esos ¬ęgusanos venenosos¬Ľ a realizar trabajos forzados o expulsarlos ¬ępara siempre¬Ľ. Seg√ļn la opini√≥n del Dr. Robert Michael, parece que Lutero tambi√©n aprobaba el asesinato de jud√≠os.[19]

Para el historiador brit√°nico Paul Johnson, Sobre los jud√≠os y sus mentiras es el ¬ęprimer trabajo del antisemitismo moderno y un paso de gigante en el camino hacia el holocausto¬Ľ. Cuatro siglos despu√©s de haber sido escritos, los nazis citaron los ensayos de Lutero para justificar la Soluci√≥n Final. Algunos estudiosos han atribuido la Soluci√≥n Final nazi directamente a Mart√≠n Lutero.[20] Sin embargo, otros refutan este punto de vista.[21]

Desde la década de 1980, los grupos y organizaciones de la Iglesia luterana han condenado estos escritos, aunque no consideran que Lutero fuese antisemita.[22]

Lutero con respecto a la brujería y magia

Lutero compart√≠a la creencia medieval de que la brujer√≠a exist√≠a y era antag√≥nica al cristianismo. Es por ello que las brujas y los hechiceros fueron perseguidos tanto en los territorios protestantes como en los cat√≥licos. Lutero compart√≠a algunas de las supersticiones sobre la brujer√≠a que eran comunes en su tiempo. Aseguraba incluso que las brujas, con la ayuda del demonio, pod√≠an robar leche simplemente al pensar en una vaca.[23] En su Catecismo Menor Lutero ense√Īa que la brujer√≠a era un pecado contra el segundo mandamiento.[24]

Otros escritos de Lutero

Firma de Martín Lutero.

El n√ļmero de libros atribuidos a Mart√≠n Lutero es bastante alto. Sin embargo, algunos estudiosos de Lutero creen que muchas de tales obras fueron al menos esbozadas por algunos de sus amigos, como Melanchthon. La fama de Lutero les daba una audiencia potencial mayor que la que hubieran obtenido de ser publicados bajo los nombres de sus verdaderos autores.

La m√°s completa colecci√≥n de los voluminosos escritos de Lutero es Weimar Ausgabe (Edici√≥n de Weimar), que consta de 101 vol√ļmenes infolio, aunque s√≥lo una fracci√≥n de estos escritos ha sido traducida.

Algunos de sus libros explican cómo se establecieron las epístolas con su canonicidad, hermenéutica, exégesis y exposición, y muestran cómo se integran los libros de la Biblia entre sí. Destacan entre ellos los escritos sobre la Epístola a los Gálatas, en los cuales se compara a sí mismo al Apóstol Pablo en su defensa del Evangelio (por ejemplo, el comentario en Lutero y la Epístola a los Gálatas).

Lutero también escribió sobre la administración civil y eclesiástica y sobre el hogar cristiano.

El estilo literario de Lutero era polémico, en parte porque cuando le apasionaba un tema llegaba a insultar a sus oponentes. Al igual que otros reformadores era muy intolerante con otras creencias y con los puntos de vista opuestos al suyo[25] y esto puede haber exacerbado la Reforma protestante en Alemania.

√öltimo viaje de Lutero y muerte

El √ļltimo viaje de Lutero a Mansfeld lo realiz√≥ debido a su preocupaci√≥n por las familias de sus hermanos y hermanas, quienes continuaban en la mina de cobre de Hans Lutero, que estaba amenazada por las intenciones del Conde Albrecht de Mansfeld de controlar esa industria para su beneficio personal. La controversia involucr√≥ a los cuatro condes de Mansfeld: Albrecht, Philip, John George y Gerhard. Lutero viaj√≥ dos veces hacia fines del a√Īo 1545 con el objetivo de participar en las negociaciones para llegar a un acuerdo. Fue necesaria una tercera visita a principios de 1546 para completar las negociaciones. El 23 de enero Lutero dej√≥ Wittenberg acompa√Īado por sus tres hijos. Las negociaciones concluyeron con √©xito el 17 de febrero. Pasadas las 8 de la tarde de ese d√≠a, Lutero sufri√≥ dolores en el pecho. Al irse a la cama or√≥ diciendo: ¬ęEn tus manos encomiendo mi esp√≠ritu; me has redimido, oh Se√Īor, fiel Dios¬Ľ, tal y como se oraba habitualmente cuando llegaba la hora de la muerte. A la una de la madrugada despert√≥ con un agudo dolor de pecho y fue envuelto con toallas calientes.

Sabiendo que su muerte era inminente, le agradeci√≥ a Dios por haberle revelado a su Hijo, en quien √©l hab√≠a cre√≠do. Sus compa√Īeros Justus Jon√°s y Michael Coelius gritaron: ¬ęReverendo padre, ¬Ņest√° listo para morir confiando en su Se√Īor Jesucristo y confesando la doctrina que ense√Ī√≥ en su nombre?¬Ľ Un distintivo ¬ęs√≠¬Ľ fue la respuesta de Lutero. Muri√≥ a las 2:45 del 18 de febrero de 1546 en Eisleben, la ciudad donde naci√≥. Fue enterrado en la Iglesia del Palacio de Wittenberg, cerca del p√ļlpito desde el cual hab√≠a transformado al cristianismo.

Su legado

Monumento a Martín Lutero en Erfurt.

Martín Lutero fue el principal artífice de la Reforma Protestante, en la que tuvo un papel mucho más destacado que otros reformadores. Gracias a la imprenta, sus escritos se leyeron en toda Alemania y ejercieron influencia sobre otros muchos reformadores y pensadores, dando origen a diversas tradiciones protestantes en Europa y en el resto del mundo.

Tanto la Reforma protestante como la consecuente reacción católica, la Contrarreforma, supusieron un importante desarrollo intelectual en Europa, por ejemplo, mediante el pensamiento escolástico de los jesuitas en el caso del catolicismo. Por su traducción de la Biblia, Lutero es considerado además uno de los fundadores de la literatura en alemán.

En los territorios luteranos disminuy√≥ grandemente el poder absoluto de los reyes. Cat√≥licos y protestantes sostuvieron entre s√≠ terribles guerras religiosas. Un siglo despu√©s de las protestas de Lutero, una revuelta en Bohemia provoc√≥ la Guerra de los Treinta A√Īos, un conflicto entre cat√≥licos y protestantes que arras√≥ gran parte de Alemania y acab√≥ con la vida de cerca de un tercio de la poblaci√≥n.

Veneración

Est√° elevado a los altares por la Iglesia anglicana, la cual celebra su festividad el 31 de Octubre y por la Iglesia episcopal en los Estados Unidos de Am√©rica, la cual tiene el 18 de Febrero como su d√≠a lit√ļrgico.

Referencias

  1. ‚ÜĎ www.luther.de: Infancia y juventud
  2. ‚ÜĎ Schwiebert, p. 128.
  3. ‚ÜĎ Schwiebert, p. 136.
  4. ‚ÜĎ Roland H. Bainton, "The Gospel," en Here I Stand: a Life of Martin Luther (New American Library, 1950), pp. 40-42.
  5. ‚ÜĎ Vidal, p. 108
  6. ‚ÜĎ Ibid.
  7. ‚ÜĎ Markus Wriedt, "Luther's Theology," en The Cambridge Companion to Luther (Cambridge University Press, 2003), pp. 88-94.
  8. ‚ÜĎ www.luther.de: 95 tesis
  9. ‚ÜĎ Philip Schaff, History of the Christian Church (Charles Scribner's Sons, 1910), 7:99; W.G. Polack, The Story of Luther (Concordia Publishing House, 1931), p. 45
  10. ‚ÜĎ Mart√≠n Lutero, An Open Letter to The Christian Nobility of the German Nation Concerning the Reform of the Christian Estate, 1520, trad. C. M. Jacobs, en Works of Martin Luther: With Introductions and Notes, Volumen 2 (A. J. Holman Company, 1915; Project Wittenberg, 2006)
  11. ‚ÜĎ Le√≥n X excomulga a Mart√≠n Lutero
  12. ‚ÜĎ Frase extra√≠da de la p√°gina de luteranismo alem√°n.
  13. ‚ÜĎ WELS Q&A.
  14. ‚ÜĎ Mart√≠n Lutero, "A Nicholas Hausmann (Wittenberg,) 29 de marzo de 1527," Tr. Gottfried G. Krodel, en Trabajos de Lutero ed. Gottfried G. Krodel (Fortress Press, 1972), 49:161-164; Weimar Ausgabe Briefwechsel (abreviado: WABr) 4:180-181.
  15. ‚ÜĎ Contra los Profetas Celestiales (1525) y Confesi√≥n con respecto a la Cena del Se√Īor (1528) citados en F.L. Cross, ed. The Oxford Dictionary of the Christian Church, Oxford, 1958, p. 337.
  16. ‚ÜĎ Trabajos de Lutero 37:214-15.
  17. ‚ÜĎ Paul Johnson, A History of the Jews, (HarperCollins Publishers, 1987), p. 242.
  18. ‚ÜĎ Uwe Siemon-Netto, "Luther and the Jews." Lutheran Witness 123 (2004) No. 4:19.
  19. ‚ÜĎ Robert Michael, "Luther, Luther Scholars, and the Jews," Encounter 46 (1985) 4:343.
  20. ‚ÜĎ William Shirer, "The Rise and Fall of the Third Reich" (Simon and Schuster, 1990), 91, 236.
  21. ‚ÜĎ Uwe Siemon-Netto, The Fabricated Luther: The Rise and Fall of the Shirer Myth, (Concordia Publishing House, 1995), 17-20.
  22. ‚ÜĎ "Q&A: Luther's Anti-Semitism", Iglesia Luterana - S√≠nodo Missouri.; "Declaration of the Evangelical Lutheran Church in America to the Jewish Community", Iglesia Evang√©lica Luterana en Am√©rica, 18 de abril de 1994.; "Statement by the Evangelical Lutheran Church in Canada to the Jewish Communities in Canada", Iglesia Evang√©lica Luterana en Canad√°. 12 - 16 de julio de 1995.; Time to Turn. Las Iglesias Evang√©licas Protestantes en Austria y los Jud√≠os. Declaraci√≥n del S√≠nodo General de la Iglesia Evang√©lica A.B y H.B., 28 de octubre de 1998; "Christians and Jews: A Declaration of the Lutheran Church of Bavaria", 24 de noviembre de 1998. Impreso en Freiburger Rundbrief 6:3 (1999), 191-197.
  23. ‚ÜĎ Mart√≠n Lutero, Sermon on Exodus, 1526, 16, pp. 551-53.
  24. ‚ÜĎ Mart√≠n Lutero, Luther's Little Instruction Book, Trad. Robert E. Smith, (Fort Wayne: Project Wittenberg, 2004), Catecismo Menor 1.2.
  25. ‚ÜĎ The Protestant Inquisition

Véase también

Iglesias Luteranas afiliadas

Otras iglesias luteranas no afiliadas

Bibliografía

  • Atkinson, James. Lutero y el nacimiento del protestantismo. Madrid: Alianza Editorial, 1980. ISBN 84-206-1315-0.
  • Fevre, Lucien. Mart√≠n Lutero: un destino. M√©xico, D. F.: Fondo de Cultura Econ√≥mica, 1956. ISBN 968-16-0549-7.
  • Fliedner, Federico. Mart√≠n Lutero: su vida y su obra. Editorial Clie, 1983. ISBN 84-7228-563-4.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 1: Romanos (r√ļstica). Editorial Clie, 2003. ISBN 84-8267-364-5.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 2: G√°latas. Editorial Clie, 1998. ISBN 84-7645-988-2.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 3: Tito, Filem√≥n y Hebreos. Editorial Clie, 1999. ISBN 84-8267-066-2.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 4: Selecciones de 1¬™ Corintios. Editorial Clie, 2001. ISBN 84-8267-136-7.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 5: 1a Timoteo. Editorial Clie, 2001. ISBN 84-8267-137-5.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 6: 1¬™ y 2¬™ Pedro, Judas y 1¬™ Juan. Editorial Clie, 2001. ISBN 84-8267-197-9.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 7: Mateo: Serm√≥n del Monte y el Magn√≠ficat. Editorial Clie, 2002. ISBN 84-8267-198-7.
  • Lutero, Mart√≠n. Comentarios de Mart√≠n Lutero Vol. 8: Evangelio de Juan caps. 1-4. Editorial Clie, 2002. ISBN 84-8267-243-6.
  • Lutero, Mart√≠n. Escritos pol√≠ticos. Editorial Tecnos, Madrid, 1986. Traducido por Abell√°n, Joaqu√≠n. ISBN 84-309-1267-3.
  • Moreno, Alfonso Mar√≠a. Mart√≠n Lutero: historia de una rebeld√≠a. Bilbao : Mensajero, 1985. ISBN 84-271-1435-4
  • Oberman, H. Lutero. Madrid, 1991.
  • O'Neill, Judith. Mart√≠n Lutero. Akal Ediciones, 1991. ISBN 84-7600-548-2
  • Schwiebert, E.G. Luther and His Times. St. Louis: Concordia Publishing House, 1950. ISBN 0-570-03246-6.

Filmografía

  • 1953: Martin Luther, pel√≠cula teatral, con Niall MacGinnis como Lutero; dirigida por Irving Pichel. Nominaciones a los Premios de la Academia por cinematograf√≠a en blanco y negro y direcci√≥n de arte/escenarios. Relanzada en 2002 en DVD en 4 idiomas.
  • 1974: Luther, pel√≠cula teatral, con Stacy Keach como Lutero.
  • 1981: Where Luther Walked, documental presentando a Roland Bainton como gu√≠a y narrador, dirigido por Ray Christensen (lanzamiento en VHS en 1992), ISBN 1-56364-012-0
  • 1983: Martin Luther: Heretic, presentado en televisi√≥n con Jonathan Pryce como Lutero, dirigido por Norman Stone.
  • 2002: Martin Luther, una pel√≠cula hist√≥rica de Lion TV/PBS serie Imperio, con Timothy West como Lutero, narrada por Liam Neeson y dirigido por Cassian Harrison.
  • 2003: Lutero, pel√≠cula alemana rodada en ingl√©s, con Joseph Fiennes como Lutero y dirigido por Eric Till.

Enlaces externos


Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Mart√≠n Lutero ‚ÄĒ (Eisleben, 10 de noviembre de 1483 18 de febrero de 1546) fue un Te√≥logo alem√°n cuya ruptura con la iglesia cat√≥lica romana puso en marcha la Reforma protestante ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Mart√≠n Lutero ‚ÄĒ Alegr√≠a Mi risa es mi espada, y mi alegr√≠a, mi escudo. Arte La m√ļsica constituye el mejor alivio para un hombre preocupado. Gracias a ella el coraz√≥n vuelve a estar contento, se reconforta y se renueva. Envidia Poseo tres perros feroces:… ‚Ķ   Diccionario de citas

  • Lutero (desambiguaci√≥n) ‚ÄĒ Lutero puede referirse a: Mart√≠n Lutero (1483 1546), precursor de la Reforma Protestante. Lutero (2003), pel√≠cula alemana sobre el reformador protestante, dirigida por Eric Till. Martin Luther (1953), pel√≠cula norteamericana sobre el reformador… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Martin Bucer ‚ÄĒ Nacimiento 11 de noviembre ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Lutero (2003) ‚ÄĒ Lutero es una pel√≠cula alemana dirigida por Eric Till. Luther T√≠tulo Lutero Ficha t√©cnica Direcci√≥n Eric Till Direcci√≥n art√≠stica Christian Schafer Ralf Schreck ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Martin Luther King ‚ÄĒ Martin Luther King, Jr. Nombre alternativo Reverendo ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Mart√≠n ‚ÄĒ puede referirse a: Contenido 1 Nombre 1.1 Personajes 2 Apellido 2.1 Personajes 3 ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Martin Agricola ‚ÄĒ (Ňöwiebodzin, 6 de enero de 1486 Magdeburgo, 10 de junio de 1556) fue un compositor renacentista y te√≥rico musical alem√°n, cuyo apellido en alem√°n puede escribirse como Sohr, Sore, o Sorre. Fue el primer m√ļsico que compuso para las Iglesias… ‚Ķ   Wikipedia Espa√Īol

  • Lutero, Mart√≠n ‚ÄĒ (Martin Luther) ‚Ėļ (1483 1546) Agustino alem√°n. Fue el art√≠fice de la Reforma protestante. Los abusos y defectos de la curia romana le hab√≠an impresionado ya en una visita hecha a Roma en 1510, e inspir√°ndose en una ep√≠stola de san Pablo elabor√≥… ‚Ķ   Enciclopedia Universal

  • Lutero ‚ÄĒ Lutero, Mart√≠n ‚Ķ   Enciclopedia Universal


Compartir el artículo y extractos

Link directo
… Do a right-click on the link above
and select ‚ÄúCopy Link‚ÄĚ

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.