Anacleto González Flores

Anacleto González Flores

Anacleto González Flores
Nacimiento 13 de julio de 1888.
Tepatitlán, Jalisco.
Fallecimiento 1 de abril de 1927.
Guadalajara, Jalisco.
Venerado en México.
Beatificación 2005
Canonización En trámite.
Festividad 1 de abril.

Anacleto González Flores (n. Tepatitlán, Jalisco, 13 de julio de 1888 - m. Guadalajara, Jalisco, 1 de abril de 1927) fue un laico, dirigente intelectual del movimiento cristero en el occidente mexicano, reconocido tanto por su resistencia en contra del gobierno de Plutarco Elías Calles y en pro de la Iglesia católica por lo que algunos sectores católicos le han impuesto el mote de " el Gandhi mexicano" , fue fusilado bajo el pretexto de asesinar a soldados federales.

Contenido

Primeros años

Anacleto González nació en Tepatitlán, Jalisco, el 13 de julio de 1888. Hijo de Valentín González Sánchez, un humilde tejedor de rebozos y de María Flores Navarro, también de cuna humilde. Fue el segundo de doce hermanos. Recibió el sacramento del bautismo al día siguiente de su nacimiento, en la parroquia de San Francisco de ese lugar, por el presbítero Miguel Pérez Rubio.

Su padre, con tendencias anticlericales, muchas veces prohibió a su esposa asistir al templo con sus hijos; pero ella, valiéndose de las continuas salidas que su esposo hacía de Tepatitlán, enseñó a sus hijos la religión católica.

La infancia de Anacleto fue modelada por la rigidez de su padre, el afecto de su madre, y la pobreza del hogar. Su padre conservaba como un estigma el ser hijo bastardo de un terrateniente del lugar llamado Ramón González, y quiso por todos los medios lavar esa afrenta. Inculcó a sus hijos la tenacidad, el amor por las letras, la disciplina y el deseo de aprender un oficio; les enseñó personalmente las primeras letras y los hizo memorizar un largo discurso patrio. Durante la dictadura porfirista sufrió prisión por dos años acusado del delito de sedición.

Inició sus estudios en su pueblo natal como alumno del profesor Heriberto Garza, destacado pedagogo que había asimilado el positivismo de Augusto Comte. Durante su adolescencia Anacleto consideraba que la religión debía pertener a la esfera de la vida privada, y que su práctica no debía trascender a la vida pública.

Su juventud transcurrió entre el telar para confeccionar rebozos, instalado en el domicilio paterno, la banda de música del pueblo, que afinó sus oídos y su voz, y el liderazgo ejercido sobre un grupo de muchachos de su edad. Ya entonces era un caudillo peculiar: no toleraba el lenguaje soez ni las injusticias.

En 1905 asistió a una tanda de ejercicios espiritua­les impartida por misioneros llegados de Guadalajara. Leyó por entonces los Estudios Filosóficos sobre el Cristianismo, de Augusto Nicolás, las obras de Jaime Balmes y los discursos del poblano Trinidad Sánchez Santos. Destinó buena parte de su tiempo a la enseñanza del catecismo y a visitar enfermos.

Fue tan notorio su cambio de vida entre los años 1905 y 1908 que un sacer­dote allegado a su familia, don Narciso Cuéllar, le propuso cursar el bachillerato en el Seminario Auxiliar de San Juan de los Lagos, fundado dos años antes. Este mismo sacerdote obtuvo el permiso de la familia y se comprometió a solventar la pensión de la escuela.

Anacleto inició con notable aprovechamiento los estudios. De su afán intelectual, cultivado antes de ingresar al Seminario, dan cuenta sus calificaciones, al grado de pronto estar en condiciones de suplir al maestro, en ocasiones con ventaja. Será desde entonces el Maestro, o más familiarmente, el Maistro Cleto.

Estancia en el seminario

No ingresó al internado del seminario sino como alumno de la madre denominada Matiana, su integridad lo llevó a discernir, casi desde el principio, que su vocación no era el sacerdocio. Por esa razón declinó la propuesta de sus superiores para ser enviado al Colegio Pío latinoamericano de Roma a cursar la teología. En su lugar marchó, en 1913, su compañero Higinio Gutiérrez. Tuvo claridad en sus aspiraciones y a pregunta expresa del profesor de historia, el padre Lino Pérez, sobre su vocación y carrera, respondió: "Quiero ser abogado para luchar por la Iglesia y por la Patria".

Los estudios realizados según el plan académico de entonces le proporcionaron una formación humanística. En seis años acreditó otros tantos cursos de religión, tres de historia, tres de latinidad, dos de griego, tres de filosofía, dos de matemáticas, uno de francés, uno de sociología y uno de astronomía.

La vida intelectual no le impidió inmiscuirse en las preocupaciones sociales de su época. En 1912 viajó por vez primera a la ciudad de México, para mostrar al presidente Francisco I. Madero la chifladura de un inventor provinciano. La misión fracasó, no así su entusiasmo por participar en la nueva conformación social, y se afilió por entonces al Partido Católico Nacional. Pasó las largas vacaciones del verano de ese año realizando campañas de proseli­tismo a favor del instituto político en la región de Los Altos. Ya en el Seminario de San Juan de los Lagos, al enterarse de la ofensiva estadounidense contra el Puerto de Veracruz, organizó su primer grupo de orientación social, la Patriae Phalanx, con casi un centenar de estudiantes. La vida de esta organización no tardó en apagarse, más, con todo y ser breve, encendió la llama de muchos, llamados a ser destacados prohombres, y también, por ironías de la vida, adversarios irreconciliables.

En la capital del Estado

En 1913, concluidos los estudios de bachillerato, tras agradecer el apoyo de sus bienhechores, decidió incorporarse a la vida pública. A finales de ese año, acompañado de quien será su inseparable amigo y colaborador, Miguel Gómez Loza, representó a Tepatitlán en la convención del Partido Católico, celebrado en Guadalajara.

Por estas fechas, junto con otros alteños, se estableció en Guadalajara, en la casa de la señora Jerónima Sonora España, de donde derivó el apodo de "Gironda" para su casa y de girondinos para sus asistidos.

Se inscribió en la Escuela Libre de Derecho, sostenida por la Sociedad Católica. En 1914, siguiendo las directrices de la encíclica Rerum Novarum, y gracias al sano influjo del eminente sociólogo Miguel Palomar y Vizcarra, conformó algunos sindicatos católicos.

Con el fin de suplir un poco la falta de instrucción ética y religiosa, ausente en las escuelas oficiales, impulsó la creación de los siguientes círculos de estudios: Donoso Cortés, de oratoria; Agustín de la Rosa, de apologética; Aguilar y Marocho, de periodismo; Ozanam y Mallincrodt, de materias libres; León XIII, de sociología. Por otra parte, para asegurar su manutención, impartía clases particulares de latín y de historia.

En el mes de julio, en la ciudad de Guadalajara fue tomada por las tropas del general Álvaro Obregón. Muchos edificios eclesiásticos -la Catedral, el Seminario Conciliar, el hospital de San Martín de Tours- fueron expropiados por las tropas carrancistas. Los ataques perpetrados a las iglesias irritaron a la mayoría de la población al grado de inclinar la simpatía de sus habitantes a favor de los partidarios del guerrillero Francisco Villa.

El movimiento armado

Anacleto desempeñó oficios como la venta al menudeo de cigarrillos, tahonero de panadería y sobrestante en una construcción. En espera de tiempos mejores, dejó la ciudad en los últimos días de 1914, radicándose en el municipio de Concepción de Buenos Aires, Jalisco, donde su hermano Severiano ejercía el cargo de subrecaudador de rentas. En esa población, se ocupó de la catequesis infantil y de la atención de una pequeña tienda de comestibles, propiedad de su hermano. En mayo de 1914 cruzaron Concepción de Buenos Aires las tropas de villistas comandadas por el general Antonio Delgadillo; se dirigían a Guadalaja­ra, ciudad que estaban dispuestos tomar. Anacleto, agobiado por los cinco meses de penosa inactividad, se dio de alta en la tropa villista, como tribuno, secretario y redactor de proclamas.

La Primera organización que creo muy joven se llamó "Falange de la Patria" creada en 1910 en su pueblo donde sus miembros tenían que aprender ejercicios militares y ares y oratoria.

En las orillas de Guadalajara se añadieron al contingente de Delgadillo los alteños acaudillados por el bravo sacerdote y coronel Miguel Pérez Rubio, quien había bautizado a Anacleto. En el campamento villista, Anacleto arengó a las turbas invitándolas a sostener el ideal y a rescatar los valores de la causa. La aventura pronto llegó a su fin. A raíz de un desaguisado con el gobernador villista de Jalisco, Julián Medina, el general Antonio Delgadillo, el padre Miguel Pérez y otros, fueron pasados por las armas, en diciembre de 1915, en el pueblo de Poncitlán. Cuentan que Anacleto escapó de la muerte gracias a la providencial circunstancia de encontrarse impartiendo una lección de catecismo a un grupo de niños del pueblo. Su efímera aventura villista lo desilusionó totalmente de la opción por la lucha armada.

Andanzas apostólicas

De nuevo en Guadalajara, en 1916, reanudó su quehacer académico; restableció el círculo estudiantil de la Gironda, fundó un centro de catequesis para los niños del barrio del Santuario de Guadalupe.

Perteneció, un tiempo, a una asociación hispanista, la Unión Latinoamericana, promovida por el argentino Manuel Ugarte, más, al advertir algunos excesos que él no aprobaba, decidió separarse del grupo.

Importante fue el apoyo que Anacleto brindó al joven Luis B. Beltrán y Mendoza, interesado en aprovechar el éxito de los Círculos de Estudio para fundar en Guadalajara la Asociación Católica de la Juventud Mexicana. El 17 de julio de 1916, con la aprobación del Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez, se inauguró la organización dentro de la cual pudo construir toda una estructura de acción social en la que fue pródigo en celo e iniciativas. Las actividades de la A.C.J.M. no tardaron en llegar a grupos cada vez más numerosos.

Distribuyó su tiempo Libre en impartir clases particulares de latín e historia, el periodismo y el apoyo a los círculos de la A.C.J.M. sin descuidar su preparación profesional como abogado.

En medio de la intensa actividad, mantuvo participaba de la Eucaristía; dedicaba tiempo a la oración y a la contemplación, y mantenía a lo largo de la jornada.

Para fortalecer su espiritualidad, ingresó a la Congregación Mariana de Señor San José y a la venerable Orden Tercera Franciscana Seglar, cuya ascesis lo nutrió.

Con el propósito de ofrecer a los católicos criterios para refutar el discurso cada vez más agresivo de los carrancistas y demás revolucionarios norteños, quienes habían incluido en la nueva Constitución algunas disposiciones que lesionaban los privilegios clericales, fundó y editó, el 1º de julio de 1917, el Semanario católico La Palabra. Fustigó desde esta tribuna los atropellos de los anticlericales y la débil resistencia opuesta hasta entonces por los católicos. También publicó por estos días su primer libro, Ensayos, una colección de discursos y conferencias, prologadas por Efraín González Luna.

Ese mismo año, una enmienda a la Constitución Federal declaró inválidos los créditos escolares expedidos por planteles académicos no reconocidos por el Estado. A los 30 años de edad, Anacleto se encontró en la disyuntiva de desistir en su propósito de obtener un grado académico, o empezar sus estudios de nuevo. Eligió esto último; una a una, revalidó las asignaturas dispuestas por los planes de estudio oficiales. Cinco años invirtió en acreditar con nota suprema todas las materias requeridas para obtener el título de abogado, reconocido por las autoridades estatales.

A partir de 1918, se ostentó como el jefe nato de los católicos jaliscienses, acrisolado en la adversidad. El título se lo ganó en julio, cuando al ser promulgados por el Congreso del Estado los decretos anticlericales números 1913 y 1927, él encabezó la resistencia que echó por tierra ambos preceptos.

En este año, además de sus clases particulares, de asistir a las cátedras de su facultad, de colaborar intensa­mente en la integración de los sindicatos católicos, quiso seguir atendiendo los círculos de estudio de la A.C.J.M. Dictó conferencias y discursos y escribió múltiples artículos periodísticos en los Semanarios La Época, El Obrero, Restauración y, por supuesto, en La Palabra. Si se añade a esta actividad febril la revalidación de sus estudios de bachillerato y de leyes, su afán por leer todo tipo de literatura con tal de que lo acerque al pensamiento contemporá­neo, sus denodados empeños por resistir los embates gubernamentales en contra de la libertad religiosa, y su pobreza, mantenida en los límites del decoro, deberá concluirse que tenacidad semejante no podría existir sin una raíz vital más honda que la ambición humana; una visión sobrenatural capaz de iluminar todas las circunstancias de la vida como parte de un proyecto trascendente.

A pesar de las ocupaciones ya mencionadas, el afecto se dio su debido lugar, pues de este tiempo data su relación de noviazgo con la que será su esposa, María Concepción Guerrero Figueroa, una pobre hospiciana, sin padres conocidos, sosteni­da por la caridad de la señorita Apolinaria Camacho Moya, hermana del sacerdote Vicente María, de los mismos apellidos. Durante los cuatro años que anteceden a su matrimonio todos los días recibió la novia -Concha- una encendida esquela de su enamorado.

Colaborador fiel de su Obispo

El 22 de julio de 1918 midieron sus fuerzas el gobierno y los radicales católicos. Ese día, ante centenares de manifestantes, González Flores increpó al gobernador del Estado, general Manuel Macario Diéguez, quien desde el balcón del Palacio de Gobierno había pretendido desentenderse de la multitud dirigiéndoles unas pocas y virulentas palabras.

A partir de esa fecha y durante ocho meses, mantuvieron algunos católicos una férrea resistencia a las disposiciones aludidas, acciones coordinadas en buena medida por Anacleto, apoyado por los jóvenes del A.C.J.M y por mujeres y adultos de toda clase. El arma de mayor efecto, la que más frutos produjo, fue el boicot económico, cuyos efectos, además de conmocionar la economía del Estado, revitalizaron la tímida y adormecida identidad de ALGUNOS católicos jaliscienses. En los primeros meses de 1919, el gobierno del Estado se vio forzado a derogar, por presiones , los controvertidos decretos.

En marzo de ese 1919, durante la inauguración de un nuevo centro de la A.C.J.M., en la ciudad de México, triunfó como orador. Hombre de su tiempo, en la trabazón de sus discursos se descubren las virtudes y aún los defectos de la época: "ampulosidad, redundancia y artificio", pero, por encima de éstos, campean la fuerza de su verbo, la honestidad y la coherencia de vida.

En la tercera década del siglo XX, la vocación intelectual de Anacleto, a fuerza de hacer acopio, produce síntesis; un reguero de iniciativas; sus discípulos y amigos lo admiran, lo respetan y lo obedecen. es recordado por figuras tales como Efraín González Luna, Agustín Yáñez, Antonio Gómez Robledo, Heriberto Navarrete y Jorge Padilla, por decir algunos nombres.

Anacleto, como ávido lector, cuenta entre sus autores a Shakespeare, Rolland, Ibsen, Nietzsche, Rodó y muchos más. Con este acervo, pudo elaborar una muy particular visión del cosmos, la llamada Filosofía de la resistencia, cuya novedad consiste en ofrecer los postulados de una contrarrevolución que no sea "una revolución al contrario sino lo contrario de una revolución".

Quiso colaborar con lo que llamaba la "instauración del reinado de Cristo";por ello Apeló a cual­quier estrategia conveniente, por ejemplo, algo inédito para su época, otorgar a la mujer un lugar destacadí­simo en el desempeño de actividades sociales estratégicas.

Su proselitismo no conoció límites. Formaba, sin caer en lo chocarrero, amenos corrillos con albañiles, operarios y labradores. Con los humildes, bien dotado oportunas anécdotas, aderezadas con el lenguaje coloquial y llano de su infancia; las oportunas sugeren­cias del antiguo rebocero, maestro de obras, panadero, quincallero, eran escuchadas con interés y conquistaban al más variado auditorio; a la vez, matizaban la invitación, el consejo o la prédica.

Fue aprehendido el 10 de julio de 1919 junto con Pedro Vázquez Cisneros y Jorge Padilla, directivos de la A.C.J.M. de Guadalajara.

Un año después, en 1920, se afilió a la sociedad secreta "Unión de Católicos Mexicanos", (la U o la Base, de la que sería director en Jalisco), creada por Luis María Martínez, entonces presbítero de la diócesis de Morelia y años más tarde arzobispo de México. El episcopado de aquel tiempo supo de la existencia de esa sociedad secreta, a la que pertenecieron muchos sacerdotes y destacados católicos. Por tratarse de una asociación de resistencia católica, por la seguridad tanto de sus afiliados como por la salvaguarda de sus objetivos y de sus estrategias, la U mantuvo en secreto sus actividades.

En abril de 1922 Anacleto González Flores recibió su título y su licencia como abogado. En su despacho de abogado acudían los pobres a solicitar sus servicios. No les cobraba e incluso les brindaba ayuda económica.

Vida conyugal

El 17 de noviembre de 1922, en la capilla de la A.C.J.M., contrajo matrimonio con María Concepción Guerrero Figueroa. El matrimonio fue asistido canónicamente por el arzobispo de Guadalajara. Con todo, la huérfana sostenida por la caridad de los Camacho Moya no estaba destinada a ser la esposa que esperaba. Los nuevos esposos se establecieron en la Capilla de Jesús, una antigua barriada de Guadalajara. Las ilusiones de la esposa por alcanzar prestigio social y comodidades no tardaron en chocar con la sobriedad de su marido, quien acercaba al hogar lo necesario para garantizar una vida digna, pero excluía lo superfluo. A los reproches de su esposa respondía con mesura; sus palabras más que indignación expresaban cariño y tolerancia.

Clausura del Seminario Conciliar

En diciembre de 1924, El titular del poder ejecutivo local, J. Guadalupe Zuno, ordenó la clausura del Seminario Conciliar de Guadalajara. Para oponerse a la avalancha de agresiones sistemáticas del Gobierno en contra del cierre del Seminario, organizó un Comité de defensa, germen de lo que será la última obra de González Flores, la Unión Popular, creada a principios de 1925, siguiendo los pasos de la Wolksverein, de Ludwig Winhorst, en la Alemania de Bismarck. Los jóvenes de la A.C.J.M. fueron los primeros en sumarse a este esfuerzo. Se trató de activar a todos los católicos del Estado de Jalisco y de sus alrede­dores, aplicando un estatuto simplísimo que comprometiera al mayor número posible de personas. Las poblaciones se dividieron en parroquias, zonas y manzanas, cada cual con sus respectivos jefes, todos coordinados por Anacleto. Como órgano de difusión de la Unión Popular, creó el Semanario Gladium, que en pocos meses alcanzó un tiraje de cien mil ejemplares distribuidos por correos propios.

La Insurreción cristera

Gracias a la disciplina y ejemplo de civilidad de Anacleto, la Unión Popular cundió dentro y fuera de la diócesis; Los Militantes del la A.C.J.M fueron enviados a todo el estado portando tan sólo una carta de presentación del Arzobispo Orozco y Jiménez y las instrucciones básicas para establecer en todos los lugares la Unión Popular. Las mujeres se organizaron en las Brigadas femeninas, con resultados inesperados.

En mayo de 1925 la Santa Sede condecoró a Anacleto con la cruz Pro Eclessia et Pontifice.

Entre tanto, en la ciudad de México, un grupo de católicos, para resistir a los abusos del gobierno de Calles, dieron vida a la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa.

En 1926 la Liga le ofreció una fuerte suma a corto plazo, que junto con los optimistas informes que le dieron respecto a los millones de pesos con que contarían provenientes de los Caballeros de Colón, de compañías petroleras, y de algunos prelados norteamericanos. La Unión Popular implementó una táctica de resistencia pacífica similar a la utilizada en 1918: boicot económico, manifestaciones públicas de luto, aislamiento y repudio al Gobierno.

En 1926, el presidente Plutarco Elías Calles, general revolucionario, promovió la reglamentación del artículo 130 de la Constitución a fin de contar con instrumentos más precisos para ejercer los severos controles que la Constitución de 1917 estableció como parte del modelo de sujeción de las iglesias al Estado aprobado por los constituyentes. Estos instrumentos buscaban limitar o suprimir la participación de las iglesias en general en la vida pública

Ante esta perspectiva, después de haber agotado todos los recursos ordinarios de índole legal y moral, el Episcopado Mexicano, en conformidad con la Santa Sede, determinó suspender el culto público en todas las diócesis de México. Se notificó a los creyentes la decisión y se procedió conforme a ella.

En las últimas semanas de 1926, los emisarios de la Liga presentaron un ultimátum a González Flores: o la Unión Popular apoyaba la decisión de "todos" los grupos católicos de México, o quedaría fuera de esta confederación, para escándalo y división de la causa. Se le presentaron todos los argumentos: la lícita defensa, el apoyo tácito de los Obispos, la condescendencia de la Santa Sede, la solidaridad de las naciones. Para allanar dificultades, la Liga le propuso nombrarlo delegado de la asociación para el Estado de Jalisco.

Un abanico de posibilidades pero sólo una salida honrosa: aceptar la propuesta de la Liga, la resistencia. Hecha su elección, sólo pudo exclamar: “Estaré con la liga y echare en la balanza todo, lo que soy y lo que tengo. Mezclados como van a quedar, demasiado lo se, en el torbellino de una lucha que recomendamos hoy, acudiendo a la razón de la fuerza, Dios haga Fructificar este sacrifico colectivo. No quisiera que alguno estuviera engañando acerca del alcance que tiene esta invitación: los convido a sacrificar su vida para salvar a México”

A finales de diciembre de 1926, Anacleto convocó a una reunión plenaria de jefes de la Unión Popular. Llegaron a Guadalajara representantes de todos los puntos, y a nadie extrañó la resolución tomada, es más, muchos la esperaban con ansia: los jóvenes ilusos y apasionados, incontenibles, sin preparación bélica, sin armas ni pertrechos, sin estrategias,. Después de la convención, se dispuso que en los primeros días del mes de enero iniciaría una guerra de guerrillas. Anacleto acepto la jefatura civil de la resistencia, a Miguel Gómez Loza Se dio a tarea de formar programas de Acción, así como organizar a los grupos armados de cristeros que brotaban por todos lados de la región. ; como secretario quedó el también nombrado jefe de la Unión Popular, Heriberto Navarrete.

Conforme a lo planeado, las escaramuzas y ofensivas contra la autoridad constituida comenzaron los primeros días de enero. Lo simultáneo de los asaltos impidieron al ejército sofocar el conato de guerra civil. Desde la capital del Estado, en refugios sólo conocidos por unos cuantos, Anacleto se enteraba de las acciones, distribuía los recursos y exhortaba a la unidad. “Gladium” era el vehículo de comunicación para todos. A través de esta publicación, la voz del jefe llega a las barrancas, los campamentos y en las poblaciones. Su discurso se tornó combativo. Ya no exhortaba, exigía a los católicos apoyar sin reservas y con heroísmo la defensa de la Iglesia católica. El apoyo de las brigadas femeninas fue la clave para distribuir el material bélico.

El venal jefe de las Operaciones Militares en Jalisco, general de división, Jesús María Ferreira, medró con la situación, en el estado de la situación no podía mantenerse en esas condiciones indefinidamente. Las autoridades civiles de Jalisco sintieron amenazadas sus posiciones cuando de la metrópoli llegaron admoniciones con tonos cada vez más severos, exigiendo sofocar la resistencia de los radicales católicos.

El martirio

El del 1º de abril. Días antes había encontrado refugio en la casa de la familia Vargas González. Tras cuidadosas pesquisas, los agentes del Gobierno supieron su paradero y planearon aprehender en un solo acto a algunos católicos representativos, además de Anacleto, como fueron detenidos Luis Padilla Gómez, secretario de la Unión Popular; Heriberto Navarrete, encargado de la misma; Miguel Gómez Loza, don Ignacio Martínez, el joven Agustín Yáñez, Antonio Gómez Palomar y su hijo Antonio Gómez Robledo y muchos más.

La captura de Luis Padilla Gómez la dirigió el general Ferreira; la de Anacleto se la encomendó al jefe de la policía del Estado, Atanasio Jarero, de triste memoria. Yáñez, Gómez Loza y Navarrete, puestos a salvo oportunamente, no fueron tomados presos, aunque éste último lo sería en la ciudad de México.

Sitiada que fue la casa de los Vargas González, se procedió al arresto de los moradores y al saqueo de la vivienda. Anacleto antes de su aprehensión: fue despertado por las voces de alerta de sus huéspedes; se enfundó en su overol de obrero, su última prenda, corrió al patio de la casa, que advirtió sitiado, regresó al interior y oculto bajo una mesa, destruyó la documentación más comprometedora; hasta él llegaron sus captores. Ninguno de los moradores de la casa portaba un arma. se arrestó a toda la familia. Los hermanos Florentino, Jorge y Ramón Vargas González fueron trasladados al Cuartel Colorado; Anacleto a la Dirección General de Operaciones Militares; a las mujeres se les encerró en la que fuera Casa Episcopal, convertida ahora en Inspección de Policía. Una vez identificados, se remitió a los Vargas González al Cuartel Colorado.

El general Ferreira, urgido por mandato directo de la Presidencia de la República, necesitaba ejecutar cuanto antes a los reos. Ordenó, pues, torturar a Anacleto recurriendo a un refinado suplicio, entonces en boga: suspenderlo de los pulgares, flagelarlo, descoyuntarle los dedos y herirle las plantas de los pies. Un golpe brutal de fusil casi le desencajó el hombro. Ferreira quería saber nombres de personas comprometidas con la resistencia, centros de acopio, procedencia de recursos, pero, sobre todo, el paradero del Arzobispo Francisco Orozco y Jiménez.

La noticia de la captura corrió toda por la ciudad. Un númeroso grupo de personas se agrupaba en las calles aledañas al Cuartel Colorado. Un funcionario público, el magistrado Francisco González, emparentado con los Vargas González, obtuvo el amparo de la Justicia Federal en favor de los reos. Sin embar­go, la sentencia era irrevocable y urgía cumplirla antes que los extremistas Católicos reaccionaran a su modo.

A las dos de la tarde, tras liberar a Florentino, uno de los hermanos Vargas González, los otros prisioneros fueron conducidos al paredón; tras un simulacro de juicio sumarío, acusados del secuestro y asesinato del ciudadano estadounidense E. Wilkins, se les condenó a sufrir la pena capital. Las versiones de la ejecución que proporcionan las diversas fuentes, indican que primero fueron pasados por las armas Luis Padilla Gómez, Jorge y Ramón Vargas González, quedando con vida sola­mente Anacleto. Ferreira, ordenó a un soldado lo apuñaleara por la espalda, con bayoneta , perforán­dole los pulmones. Los certificados de defunción de los ejecutados, asentados la mañana siguiente en distintas partidas, indican que murieron de "herida de bala" en domicilios distintos. En el margen derecho de dos de estos documentos aparece, la firma del Gobernador de Jalisco, Silvano Barba González.

González Flores fue fusilado acusado de asesinar a soldados federales.

En el cadáver de Anacleto se pudieron evidenciar las marcas de los azotes, los pulgares descoyuntados, las plantas de los pies con escoriaciones profundas, el hombro dislocado y la tremenda puñalada que le costó la vida.

Una ambulancia, estilando sangre, trasladó los despojos de los caídos al patio de la Inspección de Policía, donde se les arrojó en el patio. Una turba de curiosos pudo atestiguar la escena. Ferreira, muy turbado, se apersonó en el lugar; exigía continuara los arrestos . La cacería ciertamente continuó; por órdenes de Ferreira fueron arrestados algunos católicos prominentes, entre ellos los hermanos Ezequiel y Salvador Huerta Gutiérrez.

La tarde del viernes 1º de abril, se permitió a los deudos de los occisos disponer de sus restos mortales. Toda la noche, a pesar del riesgo que eso suponía, centenares de personas visitaron el domicilio familiar de Anacleto, y el de las otras víctimas.Por la mañana, miles de tapatíos, acompañaron los restos a su tumba, en el panteón de Mezquitán. En el camino se vitoreó tanto al fallecido como a la causa que defendía, a la religión, a la Iglesia, al Papa y a los Obispos. Los policías no se atrevieron a intervenir.

los diarios en circulación se limitaron a reproducir la versión oficial, plagada de contradicciones. Ferreira, incapaz de urdir una versión coherente de los hechos, se contradijo cuantas veces habló del asunto. .

Semanas más tarde, el general Jesús M. Ferreira fue removido de su cargo; en 1929, durante el interinato del Presidente Emilio Portes Gil, se le degradó. Murió en 1938,Por ironía de la vida, aunque murió en el Estado de Sinaloa, fue sepultado en el cementerio municipal de Guadalajara, muy cerca de los restos de quienes fueron asesinados por mandato suyo.

La muerte de Anacleto legitimó la inconformi­dad de algunos católicos, expresada en la resistencia activa; definió la postura radical del Estado contra los derechos humanos básicos de los ciudadanos y respecto de su conflicto con la Iglesia.

En ediciones póstumas aparecieron dos selecciones de sus artículos periodísticos: Tu Serás Rey y El Plebiscito de los Mártires. Se reeditaron sus Ensayos, aparecidos por vez primera en 1917.

En abril de 1947, al cumplirse veinte años de su muerte, sus restos fueron trasladados al Santuario de Guadalupe de Guadalajara, donde reposan. Fue Beatificado en una ceremonia que se celebró el 20 de noviembre de 2005 en el Estadio Jalisco de la ciudad de Guadalajara, Jalisco junto con otros compañeros mártires por la misma causa. Entre ellos Miguel Gómez Loza, Ezequiel Huerta Gutiérrez, Salvador Huerta Gutiérrez, Luis Magaña Servín, Luis Padilla Gómez, Ramón Vargas González, Jorge Vargas González, José Sánchez del Rio, Leonardo Pérez Larios.

  • Laura Campos Jiménez (2005). Los Nuevos Beatos Cristeros.. México:Las Tablas de Moises.

Plantilla:Www.beatificacionesmexico.com.mx

Este artículo incorpora material de AgenciaCatólica, que mediante una autorización permitió agregar contenido y publicarlos bajo licencia GFDL.
Obtenido de "Anacleto Gonz%C3%A1lez Flores"

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Anacleto González Flores — Infobox Saint name=Blessed Anacleto González Flores birth date=birth date|1888|7|13|mf=y death date=death date and age|1927|4|27|1888|7|13|mf=y feast day=1 April venerated in=Roman Catholic Church imagesize=205px caption= birth place=Tepatitlán,… …   Wikipedia

  • Anacleto (nombre) — Saltar a navegación, búsqueda Este artículo trata sobre el nombre propio. Para el papa, véase Anacleto. Anacleto El papa Anacleto Origen Griego Género Masculino Santoral …   Wikipedia Español

  • Gabriela Flores Peredo — Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas. Puedes añadirlas así o avisar …   Wikipedia Español

  • Märtyrer der Revolution in Mexiko — Als Märtyrer der Revolution in Mexiko verehrt die Römisch katholische Kirche 22 Priester und drei Laien, die während der sog. Guerra Cristera Ende der 1920er Jahre umgebracht wurden. Sie wurden durch Papst Johannes Paul II. am 22. November 1992… …   Deutsch Wikipedia

  • Список блаженных, беатифицированных папой римским Бенедиктом XVI — Официальное имя Портрет Имя при постриге Дата и место рождения Дата и место смерти Беатификация Примечания Флорентина Николь и Гоньи Florentina Nicol y Goñi Мария Аценсиона Святейшего Сердца Иисуса 14.03.1868 24.02.1940 14.05.2005 монахиня,… …   Википедия

  • Cristero War — The symbolism used by the Cristeros referenced Christ the King and Our Lady of Guadalupe …   Wikipedia

  • Francisco Orozco y Jiménez — Saltar a navegación, búsqueda Francisco Orozco y Jiménez (Zamora, Michoacán,19 de noviembre de 1864 Guadalajara, Jalisco, 18 de febrero de 1936). Fue obispo de Chiapas de 1902 a 1912, posteriormente fue arzobispo de Guadalajara. Participó en… …   Wikipedia Español

  • Tepatitlán de Morelos — Municipio de México …   Wikipedia Español

  • Saints of the Cristero War — On May 21, 2000, Pope John Paul II canonized a group of 25 saints and martyrs arising from the Mexican Cristero War. The vast majority are Roman Catholic priests who were executed for carrying out their ministry despite the suppression under the… …   Wikipedia

  • Jean Meyer — Doctor Jean Meyer Barth (born on February 8 1942 in Nice) is a Mexican historian and author of French origin.Meyer obtained bachelor s and master s degrees at the Sorbonne University. He has taught at Sorbonne, Perpignan, the University of Paris …   Wikipedia

Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.