Pedro de Viñaburu

Primera página de la Cartilla
Nombre impreso en la Cartilla

Pedro de Viñaburu, también conocido como Pedro Viñaburu e incluso Villaburu. Desconocemos su fecha de nacimiento y la de su muerte. Maestro boticario navarro del siglo XVIII, natural de Olite (Navarra). Fue miembro del antiguo colegio de boticarios de San Cosme y San Damián de Pamplona. Publicó en 1729 un libro para el aprendizaje de los nuevos boticarios titulado Cartilla Pharmaceutica, chimico-galenica, en la que se trata de los cánones de Mesué. Por desgracia, es lo único que se conoce de él. Se sabe que el libro fue usado como libro de texto para los aprendices de boticario (nombre que recibían los estudiantes de farmacia en aquel tiempo) en el Reino de Navarra y en España en general durante el siglo XVIII.

Botica en el Barroco


Contenido

Origen

Viñaburu, natural de Olite

Según se deduce del contenido del libro, nació en Olite,[1] ciudad de la Comunidad Foral de Navarra, dentro del Reino de España. En ningún momento se cita la fecha de nacimiento, pero en la introducción, uno de los censores de nombre Manuel Rodrigo y Andueza, médico del Colegio de San Cosme y San Damián de Pamplona, autor de un libro sobre termalismo de título Libro de los prodigiosos baños de Thyermas (Pamplona, 1713), que ejercía su profesión en el Hospital Real y General de la ciudad, afirma que escribe el libro a la edad de treinta años. Como la primera edición del libro está fechada en 1729, deducimos que nació hacia el año 1700. Por otros datos recogidos en su Cartilla sabemos que tenía botica en la calle Zapatería de Pamplona.

Viñaburu tenía botica en la calle Zapatería
Pamplona en 1845


Su obra

Su obra conocida es la Cartilla pharmaceutica, chimico-Galenica[2] El libro tuvo dos ediciones, una de 1729 y otra de 1778. La edición de la que se conservan mayor número de ejemplares es la segunda. Es dudoso que viviera el autor a los setentayocho años, por lo que deducimos que fue el interés de su familia, sus herederos o el del propio colegio de San Cosme y San Damián, el que propició la reimpresión. La cartilla es un ejemplo más de un estilo de enseñanza de la farmacia del siglo XVIII y del siglo XVII. Se trata de unas obras de carácter educativo para ayudar a las nuevas generaciones de boticarios a adquirir los conocimientos suficientes para obtener la aprobación o título de boticario. El examen se realizaba en cada territorio de España y el encargado de otorgar el título y de realizar el examen corrsepondiente era el protomédico, delegado por las autoridades del Rey de España para autorizar tanto a médicos como a farmacéuticos o boticarios al ejercicio de su profesión. La parte práctica, se podía aprender en la propia botica junto al maestro boticario, pero la parte teórica debía ser aprendida de textos realizados al efecto. En el caso del texto de Viñaburu, su Cartilla pharmaceutica, chimico-galenica está realizada en estilo que él mismo llama dialogético. Este estilo consiste en una breve explicación de la teoría y luego se introducen un junto de preguntas y respuestas, que el alumno debe memorizar. Por eso estas cartillas, de las que hay muchos autores en estos siglos mencionados, se han llamdo también catecismos. En muchos casos las preguntas y las respuestas están en latín, si bien, como ya era un idioma poco utilizado en el siglo XVIII, normalmente viene seguida de un traducción más o menos literal del contenido latino. El alumno debía aprender todo, y las preguntas que aparecen recogidas en la cartilla, son las que debía responder al Protomédico a la hora de hacer el examen de boticarios. La Cartilla consta de 230 páginas, incluídas 15 de índices. Los Cánones de Mesué abarcan hasta la página 179. Desde esta página, se continúa la Cartilla intentando el autor introducir algunos conceptos químicos modernos, sin conseguirlo del todo, pues, probablemente desconocía muchos de los nuevos contenidos de la materia que ya autores españoles como Félix Palacios habían explicado ya sobre las teorías de Lemeri y otros adelantados de su época. Junto con el libro de Pedro Montañana, Examen de un practicante boticario, se puede decir que cierran una época de la formación de los farmacéuticos en España.


Análisis de la Cartilla

La cartilla analiza uno por uno los diez cánones de Mesué. Si bien unifica los dos últimos y por tanto la parte de los cánones de Mesué tiene sólo nueve capítulos.

Capítulo I. De la substancia

Abarca de la página 3 a la 39. Desde la página 12 comienza lo que el autor llama la explicación interrogativa y que es un conjunto de preguntas y respuestas en torno a la explicación teórica que antes ha expuesto y donde también se introducen conceptos nuevos.[3]

Definición de la Farmacia

Define conceptos como medicamento, farmacia, animal, vegetal... Distingue entre medicamentos simples y los compuestos, explicando sus diferencias. en la página 19 comenta en su cuadro de preguntas y respuestas que el arte farmacéutica se divide en teórica y práctica. Se plantea si las serpientes y las víboras son diferentes entidad y dice que tanto Mesué como Andrómaco, Galeno y Dioscórides dicen que ambas cosas son lo mismo, pero que Lemery en su curso de Química diferencia ambos tipos de animales. Esto implica que, frente a las críticas de algunos coetáneos, Viñaburu conocía muy profundamente todas las teorías en uso en el momento, y desde luego toda la teoría farmacéutica tradicional. En la página 23 cita a Cristóbal de Acosta, en su libro sobre los medicamentos simples publicado en Amberes en 1593,[4] esto vuelve a incidir en la idea de que la Cartilla de Viñaburu está muy documentada. En la página 24 sobre la Coloquíntida, cita a Arnaldo de Vilanova. En la página 26 define substancia como "substantia secundum Mesué ibi est illa, quae resultat quatuor primis elementis, ex qua complexione variae, ac diversae medicamentorum substantia proceantur, esto es, que substancia según Mesué es rarefacción y condensación y las cuatro cualidades comunes de los elementos, que se hallan en todo compuesto". Desde este punto comienza a analizar la sustancia sutil, la gruesa y otro tipo de texturas de las sustancias, cita en la página 28 a Navascués, que bien puede ser Juan Navascués, otro navarro.[5]

En la página 32 empieza a tratar de los purgantes, los tipos que existen y otras características. En la página 36 cita nada menos que a Aristóteles, lo cual ratifica aún más lo documentado del libro. El capítulo de la sustancia termina con un cuadro resumen de lo aprendido en preguntas y respuestas en la página 38.

Capítulo II. De la complexión

Tras una breve introducción, de tres páginas, comienza de nuevo el método de la cartilla, de preguntas y respuestas. Viñaburu la llama explicación interrogativa. Explica las gradaciones en la complexión, por ejemplo, la manzanilla es caliente en primer grado, los marrubios en segundo etcétera.

En la página 52 termina el capítulo con el cuadro resumen.

Cuadro resumen de la complexión

Capítulo III. Del tacto

El tacto mide lo duro y lo blando, lo liso y lo áspero. En la página 54 empieza la explicación interrogatoria. Se pregunta qué es el tacto y se define "tactus est iudex et explorator omnium qualitatum tangibilibum". Se da la característica, poco frecuente de que al margen del texto, se hacen anotaciones para orientar al lector, en este caso pone "tactus quid?", y responde "tactus tangibilium iudex". Añade que galeno dice que el tacto se halla especialmente en las extremidades de los dedos. En la página 56 al margen cita a "Navas." en su obra "Theo I", que bien puede ser de nuevo Juan de Navascués en su Methodus medicamentorum. En la página 58 se plantea si es mejor que las medicians sean blandas (líquidas) o duras (píldoras), llega a la conclusión de Mondinus,[6] de que son mejores las blandas. De nuevo demuestra Viñaburu un amplio manejo de todas la fuentes antiguas disponibles. Este capítulo del tacto termina sin cuadro resumen.

Capítulo IV. Del olor

El olor bueno es saludable en medicina. Distingue muchas ca´racterísticas en relación con el olor. Llama a Navascués "Dr. Navasquesio" que es el mismo con el que lo citan Chiarlone y Mallaina. Cita de nuevo a Aristóteles, a Galeno y a Hipócrates en este capítulo. Al final cita a un tal Valeriola y a Valles[7]

Capítulo V. Del sabor

En la página 67 se refiere al sabor según los cánones de Mesué. Se trata de un análisis muy completo de todas las características en torno al sabor que pueden tener las sustancias, sabor ácido (azedo), dulce, insípido...Cita abundantes ejemplos. En la página 76, luego la introducción teoórica es extensa, se comienza la explicación interrogatoria. De nuevo habla de Mondinus y cita a Juan Navascués. Plinio dice que hay diez tipos de sabores, Fernelio dice que son nueve, pero él considera que son ocho, agudo, amargo, salado, untuoso, dulce, insípido, estíptico, o acerbo y aceroso. Desde este punto, da ejemplos de cada uno de los sabores, así la pimienta es aguda, amarga es la hiel, acetoso o agrio es el limón.

En este capítulo cita otro autor, un tal Tagautius, que no puede ser otro que un autor francés del siglo XVI, Jean Tagault, autor de una obra titulada De purgantibus medicamentis simplicibus en 1549. De nuevo, se prueba la excelente documentación de Viñaburu. En la página 97, el capítulo del sabor es extenso, comenta sobre el vinagre (acetum) y del agraz. Termina con la manera en que el boticario puede ayudar a hacer los medicamentos más eficaces con su acción y su trabajo, cambiando las características originales de las substancias en cuanto al sabor.

Acaba el capítulo en la página 102 con un cuadro resumen.

Capítulo VI. Del color

El autor ya en la parte teórica indica que no es buen elemento para elegir los medicamentos, poque algunos varían de color y porque es necesaria la presencia de luz para poder apreciar esta característica. Dedica sólo cinco páginas a este tema, de la 102 a la 107.

Capítulo VII. Del tiempo

El tiempo ayuda a conocer la ciencia de las medicinas, dice Viñaburu. Por su extensión, conseidera este capítulo como uno de los más importantes. Unas, siendo frescas, son más seguras, otras más dañinas y esto debe conocerlo el boticario.

En este capítulo cita a Andrés Laguna, médico del Papa Julio III. La caractrística del tiempo es tan importante que la misma sustancia puede no ser eficaz (es algo que podríamos relacionar remotamente con el concepto actual de la caducidad).

En la página 109 dive que el boticario ha de ser "docto herbolario" y debe conocer los ciclos de las plantas, cuando nacen, crecen y cuando se acercan a su final. En la página 114, comienza la explicación interrogatoria, donde cita a Dioscórides, xeplica cómo debe ser la recolección de las plantas, en la que se deben considerar ocho cosas, colectar cuando lo manda el arte, en el signo que conviene (referencia esotérica, siempre unida al mundo de la farmacia), cuando el cielo esté sereno, en lugar seco, en tierra libre, que no esté cercana a otra planta de mala calidad, que no esté enferma la propia planta y la última que no tenga manchado su color natural.

Define hierba según las ideas deTeofrasto, discípulo de Aristóteles. Luego dedica un buen conjunto de preguntas y respuestas a tratar las partes de la planta y sus características. En este capítulo cita a Zacutus (doctísimo Zacuto).[8] En la página 131 cita a Cristóbal de Acosta y a Miguel Martínez de Leache, su paisano navarro y antecesor en las tareas de escritor de una Cartilla y comentarista de los cánones de Mesué.

Luego dedica varias páginas a diferenciar los zumos de los licores, las leches, las lágrimas, las gomas y otros tipos de productos medicamentosos que se obtienen de las plantas sobre todo.

Termina el capítulo en la página 149 con otro cuadro resumen que juzga los medicamentos por antiguos o recientes.

Capítulo VIII. Del lugar

Capítulo IX. De la vecindad y singularidad

Continúa la Cartilla. Arte químico

Importancia de su labor

Pedro de Viñaburu realiza un libro sobre los diez cánones de Mesué. Como es sabido, estos cánones resumen o estructuran la doctrina de Galeno de Pérgamo, médico del siglo II de nuestra era, cuyas teorías duraron hasta bien entrado el siglo XVIII. Este es un caso único en la historia, una teoría científica que dura alrededor de dieciseis siglos.

Como hemos visto, el autor cita y trabaja sobre la obra de Aristóteles, Galeno, Hipócrates, Mesué, Juan Navascués y un buen conjunto de autores anteriores a él. También conoce a Lemeri, paradigma de las nuevas doctrinas químico-farmacéuticas.

Al realizar cuadros resumen, hace aún más fácil para el estudiante interiorizar lo que ha explicado.

En ocasiones cita al autor en latín, pero siempre traduce para hacer asimilable la doctrina al aprendiz.

En resumen, se trata de un libro excepcionalmente estructurado, pedagógico y que cumple con su misión de enseñar a los aprendices. El problema es que llega con cien años de retraso. Miguel Martínez de Leache y Fray Esteban de Villa habían tratado lo mismo con mayor o menor acierto en el siglo XVII. Por eso no faltan quienes le critican por ello. No obstante, es de suponer que con todo el esfuerzo que le supuso este trabajo, de alguna manera encontró compensación en su labor.


Incógnitas sobre la figura de Pedro de Viñaburu

Al margen de una biografía adecuada, fecha de nacimiento y muerte, dónde se formó, con quién lo hizo y otros datos de su formación como maestro boticario, queda por conocer si realmente escribió y publicó el libro que promete en su prólogo "si recibieses con agrado esta Cartilla, ofrezcote en agradecimiento otro tratado acerca de elecciones y preparaciones, que tengo empezado, y continuaré si Dios me diere vida. No tengo más que decirte, sino que procures corresponderme. Vale."

Texto en el que anuncia otro tratado


Bibliografía

  • Chiarlone, Mallaina, Ensayo sobre la Historia de la Farmacia. Madrid 1847.
  • Chiarlione, Mallaina, Historia de la Farmacia. Madrid 1865.
  • Gomez Caamaño, José Luis. Páginas de Historia de la Farmacia. Barcelona. 1982.
  • Folch Andreu, R. Elementos de historia de la Farmacia. Madrid 1923.
  • Gil-Sotres, P. La obra del boticario de Tudela, Miguel Martinez de Leache. Albarelo II etapa número 5.
  • Peralta-Reglado, JM. Las obras para la instrucción de los boticarios en la España del siglo XVIII: análisis y aportaciones.Tesis doctoral. Universidad de Alcalá, 2004.
  • Peralta Reglado JM, Gomis, A. Las cartillas farmacéuticas publicadas en España en el siglo XVIII. Ars Pharm, 2006; 47(1): 22-36.
  • Puerto Sarmiento, F.J. (1997), El mito de Panacea. Compendio de Historia de la Terapéutica y de la Farmacia, Madrid, Doce Calles.
  • Alegre Pérez, M.E.; Gil Alegre, M.E. (1992), La Farmacia en el siglo XIX, Madrid, Akal.
  • Burckhardt, T. (1994): Alquimia. Significado e imagen del mundo, Barcelona, Piados.
  • Camacho Arias, J. (2001), Fleming. La prodigiosa penicilina, Madrid, Nivola.
  • Carmona i Comet, A.M. (2001), Història de la farmàcia, Barcelona, Gràficas Signo.
  • Cowen, D.L.; Helfand, W.H. (1994), Historia de la Farmacia, 2 vols., Barcelona, Doyma.
  • Esteva de Sagrera, J. (1988), Apuntes de historia de la farmacia, Universidad de Barcelona, Departamento de Farmacia.
  • Esteva de Sagrera, J. (2004) Historia de la Farmacia, los medicamentos, la riqueza y el bienestar. Barcelona
  • Folch Jou, G. (dir.) (1986), Historia general de la farmacia: el medicamento a través del tiempo, 2 vols., Madrid, Sol.
  • García Ballester, L. (1989): La medicina a la Valencia medieval. Medicina i societat en un país medieval mediterrani. València, Alfons el Magnànim.
  • García Ballester, L. (2001), La Búsqueda de la salud: sanadores y enfermos en la España medieval, Barcelona, Península.
  • Girona, J. (1992), Apuntes para la historia de la Química Farmacéutica Bayer, Barcelona, Bayer.
  • Laín Entralgo, P.(1974), Farmacología, farmacoterapia y terapéutica general, En: P. LAIN ENTRALGO, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. VI, pp. 259-267.
  • Laín Entralgo, P., Inmunoterapia e inmunología, En: P. LAIN ENTRALGO, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. VI, pp. 192-202.
  • Lopez Piñero, J.M., Patología y clínica (en el siglo XIX), En: P. LAIN ENTRALGO, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. V, pp. 255-267; vol. VI, p. 123-155.
  • Lólpez Piñero, JM (dir.) (1988-1992), Historia de la Medicina Valenciana, 3 vols., València, Vicent García.
  • López Piñero JM, Navarro Brotons, V (1995), Història de la ciència al País Valencià. Valencia. Alfons el Magnànim.
  • López Piñero, J.M.; Terrada, M.L. (2000), Introducción a la medicina, Barcelona, Crítica.
  • Malo García, P. et al. (1995), El Monitor de la Farmacia y de la Terapéutica, Madrid, Centro Farmacéutico Nacional.
  • Marco Cuéllar, R., La histología y citología (en el Romanticismo), En: P. LAIN ENTRALGO, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. V, pp. 205-220.
  • Martín Martín, C. (1995), La farmacia en la América Colonial: el arte de preparar medicamentos, Granada, Universidad de Granada.
  • Martínez Calatayud, J(coord.) (1998), Ciencias farmacéuticas, del amuleto al ordenador, Valencia, Fundación Universitaria San Pablo C.E.U.
  • Muñoz Calvo, S. (1994), Historia de la farmacia en la España moderna y contemporánea, Madrid, Síntesis.
  • Needham, J., dir. (1974), La química de la vida. México, Fondo de Cultura Económica.
  • Pagel, W., Paracelso, vol. En: P. LAIN ENTRALGO, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. IV, pp. 107-118.
  • Pardo Tomás, J. (2002), El tesoro natural de América. Colonialismo y ciencia en el siglo XVI: Oviedo, Monardes, Hernández, Madrid, Nivola.
  • Pelt, J.M. (1971). Los medicamentos. Barcelona, Martínez Roca.
  • Puerto sarmiento, F.J. (2001), El hombre en llamas: Paracelso, Madrid, Nivola.
  • Puerto Sarmiento, F.J. et al. (coords.) (2001), Los hijos de Hermes. Alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, Madrid, Corona Borealis.
  • Puerto Sarmiento, F.J. (2003), La leyenda verde. Naturaleza, sanidad y ciencia en la corte de Felipe II (1527-1598) Valladolid, Junta de Castilla y León.
  • Terrada, M.L.; López Piñero, J.M., La citología y la histología (en el positivismo), En: P. Laín Entralgo, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. VI, pp. 36-46.
  • Theodorides, J., La microbiología médica, En: P. LAIN ENTRALGO, dir., Historia universal de la medicina, Barcelona, Salvat, vol. VI, pp. 75-192.
  • Uriach i Marsal, J. (1996), Aportación hispanoamericana al nacimiento de la famacopea en Europa, Sevilla, Academia Iberoamericana de Farmacia.


Véase también


Enlaces externos

Blogs dedicados a Pedro de Viñaburu: pedrodevinaburu.blogspot.es, pedrodevinaburu.blogspot.com


Notas y referencias

  1. De hecho, lo cita en la primera página de su libro y consta tanto en la edición de 1729 como en la de 1778.
  2. El nombre completo es Cartilla pharmaceutica, chimico-galenica. En la cual se trata de los Canones de Mesue, y algunas definiciones chimicas, para utilidad de la juventud.
  3. Por ejemplo, define farmacia como el arte que enseña a elegir, preparar y componer los medicamentos para el mejor uso de ellos
  4. Oriundo de Portugal, según Chiarlone y Mallaina, fue cirujano en Burgos y era muy aficionado a la botánica. Debió vivir en el siglo XVI. Página 278.
  5. Natural de Sangüesa, del siglo XVI. Autor de una especie de farmacopea basada en los cánones de Mesué. Véase Chiarlone-Mallaina, Historia de la Farmacia. páginas 259-260
  6. Mondinus no puede ser otro que Mondino de Liuzzi de Bolonia, el primer anatomista humano, nacido en 1275 y muerto en Italia en 1326. Tiene una obra fundamental conocida como Anatomia Mundini. Salamanca, 1540
  7. Valles puede ser Francisco de Valles (1524-1592), apodado el divino, natural de Covarrubias, provincia de Burgos. Autor de siglo XVI que fue protomédico de Felipe II. Escribió un buen conjunto de libros de gran relevancia para la época. Comentaria in libros Hippocratis, Comentaria in pronosticum Hippocratis, Controversariarum medicarum et philosopharum, Comentarii de urinis, febribus et pulsibus, illustria in Cl. Galeni, Commentaria in aphorismos et libellum de alimento Hippocratis y el famoso Tratado de las aguas destiladas
  8. Conocido en España como Abraham Zacuto, Abraham Zacutus Lusitanus, de Portugal (como su nombre indica), fue un médico y filósofo portugués de cierto renombre en el siglo XVII. Nació en 1575 y murió en 1642. Pertenecía a una familia de estudiosos de diferentes disciplinas desde el siglo XIII. Chiarlone y Mallaina apuntan que puede provenir el nombre del hebreo Tsacuth, que significa resplandor y pureza. Página 344.

Wikimedia foundation. 2010.

Mira otros diccionarios:

  • Pedro Montañana — Saltar a navegación, búsqueda Primera página del Examen de Montañana Pedro Montañana fue un farmacéutico aragonés asentado en Zaragoza, Visitador de Boticas del Reino de Aragón,[1] miembro del colegio d …   Wikipedia Español

  • Boticario — Saltar a navegación, búsqueda Botica medieval Un boticario (también llamado apothicario o apothecario) es aquella persona que está en una oficina de farmacia o botica (que proviene de la voz griega apotheka, almacén o tienda de víveres). Hasta el …   Wikipedia Español

  • Mesué — Mesué, Juan Mesué o Mesué , el joven. Supuesto científico árabe que realizó los famosos Cánones, sobre la doctrina médica de Galeno de Pérgamo y las teorías de Avicena. Muchos autores creen que se trata de un grupo de alumnos de Avicena o Ibn… …   Wikipedia Español

  • Colegio de San Cosme y San Damián (Pamplona) — Grabados de San Cosme y San Damián patronos de muchos colegios profesionales de medicina y farmacia El Colegio de San Cosme y San Damián (Pamplona) fue llamado durante muchos años Cofradía de San Cosme y San Damián de Pamplona, fundada el 31 de… …   Wikipedia Español

  • Miguel Martínez de Leache — Portada de Controversias pharmacopales. Miguel Martínez de Leache. Boticario navarro de gran renombre en el siglo XVII. Autor de un conjunto de libros relevantes sobre la farmacia y teoría farmacéutica galenista imperante en su tiempo. Contenido… …   Wikipedia Español

  • Cartilla farmacéutica — Saltar a navegación, búsqueda Texto usado por los maestros boticarios y los aspirantes a ser boticarios para aprender la parte teórica del examen al que eran sometidos los jóvenes para obtener la maestría. Contenido 1 Origen 2 Algunos ejemplos 3 …   Wikipedia Español

  • Francisco Brihuega — Saltar a navegación, búsqueda Primera página del Examen de Brihuega Francisco Brihuega fue un boticario español del siglo XVIII a quien se considera el más ilustrado de la época post galenista de entre los autores de una cartilla farmacéutica. Es …   Wikipedia Español

  • 1729 — Para otros usos de este término, véase mil setecientos veintinueve. Años: 1726 1727 1728 – 1729 – 1730 1731 1732 Décadas: Años 1690 Años 1700 Años 1710 – Años 1720 – Años 1730 Años 1740 Años 1750 …   Wikipedia Español

  • Esteban de Villa — Saltar a navegación, búsqueda Primera página del Examen de Boticarios Fray Esteban de Villa ejerció la farmacia en el hospital de San Juan de Burgos durante el siglo XVII. También fue administrador de la botica del hospital de Sixto III en la… …   Wikipedia Español


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.